lunes, 25 de diciembre de 2017

Ancient Strengthening Technique Capítulo 99 - Extraordinario Alquimista Poderoso



Ancient Strengthening Technique

Capítulo 99 - Extraordinario Alquimista Poderoso

Qing Shui no notó la expresión reflejada en los ojos de Yu He. Pero esa mirada no se escapó a la atención de Yu Donghao. ¡Este momento, la alegría que sintió, era indescriptible!

"¡Jajaja!" Yu Donghao no pudo controlar su risa mientras la mano que sostenía a Qing Shui temblaba de emoción.

"No pensé que iba a sobrevivir para ver este día. ¿Cómo puedo agradecerte? ¿Qué tal esto? ¡Solo dime qué puedo hacer por ti! ¡Mientras pueda hacerlo, lo haré!

Yu Donghao terminó su frase mientras movía su mirada a sabiendas a Yu He. Yu He bajó la cabeza con vergüenza, sin atreverse a mirar a su abuelo ni a Qing Shui.

"Viejo maestro Yu, usted es demasiado cortés. Yo no traje un regalo de celebración para que pudiera celebrar su 80º cumpleaños. Considere este trato como mi pequeño regalo." Qing Shui sonrió.

"No, ¿cómo puedo aceptar esto? Independientemente de las solicitudes que hagas, mientras esté dentro de mis posibilidades, definitivamente te ayudaré con eso.”

Viendo cuán apasionado era Yu Donghao, Qing Shui asintió. De alguna manera, pudo entender la impotencia y la desesperación del viejo, que pasó de ser un Xiantian a estar lisiado. ¡Vivía una vida peor que la muerte!

"¿Alguna solicitud?" Qing Shui miró a Yu He. Ella notó esa mirada, mientras apartaba frenéticamente su vista, su corazón latía rápidamente.

"Cualquier cosa." Yu Donghao dijo sinceramente.

"Aunque su Dantian está algo recuperado, si quiere recuperar el poder que tenía en Xiantian, aún necesitará medio año más de tiempo. Espero que medio año después, pueda disolver el matrimonio entre la Hermana Yu y su familia política. En los últimos años, ella siempre ha estado sufriendo en silencio.”

"Naturalmente. Incluso si no hicieras esta solicitud, aun así lo haré. Eso no cuenta, dame otra solicitud." Exclamó Yu Donghao. Él estaba nadando en alegría, esto era algo que había anhelado durante incontables años, siempre esperando pero sin atreverse a perderse en su imaginación. Ahora, parece que la recuperación ya no era una cosa tan lejana en comparación con antes.

Qing Shui negó con la cabeza. "Permítame esperar por ahora, si necesito su ayuda en el futuro, volveré para pedirla.”

Restos de decepción brillaron en los ojos de Yu He. Yu Donghao lo notó, mientras decía. "Qing Shui, ¿por qué no te consideras mi nie......"

"Abuelo, descansemos primero, usted y Qing Shui deben estar cansados. Qing Shui ha gastado mucha energía, hablemos de otros asuntos más tarde." Yu He intervino.

"Está bien, ¡hablaremos de esto en el futuro!" Yu Donghao suspiró.

Qing Shui no sabía por qué Yu He intervino. Todavía estaba mirando las agujas doradas en sus manos, perdido en sus pensamientos.

"Qué técnica tan celestial....." Las llamas se elevaron en el interior del corazón de Qing Shui.

"En los próximos días, ayudaré al anciano a hacer más sesiones de acupuntura. Tres días después, su Qi debería poder circular por completo. Después de una semana, debería poder comenzar a caminar nuevamente. Mientras siga circulando su Qi, en medio año, creo que su fuerza se recuperará hasta el punto más alto de donde alguna vez usted estuvo", exclamó Qing Shui. Sin embargo, le recordó al Viejo Maestro Yu que se tomara las cosas con calma, ya que todo sería contraproducente si actuaba demasiado apresurado.

Qing Shui suspiró, si su fuerza actual estuviera en la cuarta capa de la Técnica de Fortalecimiento Antiguo, solo necesitaría un día para sanar a Yu Donghao. Sin embargo, ya estaba extremadamente satisfecho con los resultados de sus experimentos. De hecho, podía curar algo que la gran mayoría del mundo de los nueve continentes consideraba incurable. Por no hablar de esperar medio año para recuperarlo hasta su poder original. Incluso si fuera a esperar entre 5 y 10 años, la gente todavía estaría extremadamente dispuesta a hacerlo.

Después del tratamiento, el banquete ya hubo terminado.

"¡Qing Shui, gracias!" Exclamó alegremente Yu He mientras llevaba a Qing Shui a la puerta.

"¿Por qué me das las gracias, por qué te has vuelto tan cortés?" Qing Shui se encogió de hombros mientras conducía el caballo, y caminó junto con Yu He a las calles de la Ciudad Hundred Miles. El sol de la tarde alargaba sus sombras mientras caminaban.

"Jeje, no me puedo imaginar, que tú, Qing Shui, en realidad conocías una técnica de curación tan milagrosa. ¿Eres un alquimista?" Yu He miró a Qing Shui como una luz desconocida y brillante, parpadeando sus ojos.

"Jeje, lo sabrás en el futuro." Murmuró Qing Shui. Después de todo, todavía estaba muy lejos de ser considerado como un alquimista. Los alquimistas, todos tenían posiciones veneradas y un estatus extraordinario en el mundo de los nueve continentes. Había muy pocos poderes que voluntariamente antagonizarían a un alquimista.

"¡Mocoso apestoso, todavía me guardas secretos!" Yu He hizo un puchero.

"¿Quién eres tú? ¡Solo le diré mis secretos a mi esposa!", Bromeó Qing Shui, mientras sus ojos brillaban.

Una expresión tímida apareció en la cara de Yu He. De repente, ella sintió que de Qing Shui, a pesar de ser más joven, tenía una sensación de dependencia hacia él. ¡De alguna manera, sin saberlo, había madurado desde el pequeño chico del que solía burlarse, hasta un hombre de verdad que podía pararse frente a ella, protegiéndola!

"¿Estás pidiendo una golpiza?" Yu He apretó sus delicadas manos en un pequeño puño mientras iba a golpear a Qing Shui. Él esquivó los golpes de Yu He cuando el aire a su alrededor se llenó de risa.

Para desearle bien al Viejo Maestro Yu, el Clan Shi, el Clan Ding y el Clan Situ enviaron a alguien. Los que vinieron eran de la segunda o tercera generación, como Ding Lang, Ding Yuan y Ding Bao.

Qing Shui deseaba mucho volver a ver a Shi Qingzhuang, pero ella no aparecía en la lista de los que vinieron que representaban al Clan Shi para el banquete del Clan Yu.

La gente que vino del Clan Situ, fue Situ Bu Fan, y una figura líder que tenía un aura funesta. Yu He dijo que esta persona no era otra que la generación más joven a cargo, Situ Ba. Qing Shuo frunció el ceño. Podía sentir débilmente el intento asesino apenas enmascarado que emanaba de este tipo.
Qing Shui no tenía idea de que la entrepierna de la persona que explotó, ¡no era otra que la del hijo de Situ Ba! Sin embargo, incluso si lo supiera, Qing Shui aún habría explotado el pequeño pájaro de Situ Shang de todos modos.

Después de establecer una hora con Yu He para regresar mañana y emplear sus técnicas de agujas para tratar a Yu Donghao, Qing Shui se fue. Ahora, no quería nada más que un avance al cuarto nivel de la técnica de fortalecimiento antiguo.

Pasó el tiempo, y después de una semana, Yu Donghao realmente logró recuperar la movilidad de sus piernas. Aunque los canales de energía todavía estaban en un estado de recuperación, a través de la nutrición del Qi Antiguo, así como una abundancia de hierbas espirituales para apoyar la recuperación, la gran velocidad de recuperación de Yu Donghao, era solo de esperar.

Yu Donghao, alguien que estuvo lisiado durante 10 años, repentinamente recuperó la movilidad de sus piernas. Esta noticia hizo que algunos clanes se entristecieran, y otros se alegraran.

Según el rumor que Yu Donghao difundió, había un alquimista asombroso y extraordinariamente poderoso que lo trataba. Este rumor pronto fue tratado como la verdad del Evangelio. Después de todo, el propio Yu Donghao era el mejor ejemplo.

Esto hizo que Qing Shui se riera. Misteriosamente, a través de medios sin sentido, de alguna manera se había convertido en un asombroso alquimista de algún tipo.

Situ Ba, que antes había querido vengarse atacando al Clan Qing, en realidad se contuvo por este rumor.

Qing Shui estaba muy cerca de Yu He... Extremadamente cerca. Yu Donghao trataba a Qing Shui incluso mejor que a su propio nieto. El equilibrio de poder en la Ciudad Hundred Miles estaba a punto de ser interrumpido. Esto causó que Situ Ba se sintiera extremadamente inquieto y aprensivo.

Qing Shui ignoraba los sucesos del mundo externo. La barra de progreso de su alquimia ya había alcanzado el 10.8%. Para lograr el 100%, todavía quedaba bastante distancia por recorrer. Había pasado una semana, pero todavía no había noticias sobre Wenren Wu-Shuang. Incluso la pandilla Lobo Verde parecía haber desaparecido sin dejar rastro.

Aunque Qing Shui admiraba al líder de la pandilla, no había ninguna garantía de que este tuviera éxito.

"Ha pasado una semana, si cabalgaban en caballos veloces, ya deberían haber llegado a la Ciudad Río Celestial. Me pregunto si ya encontraron a Wu-Shuang. Aunque su destino final, el Clan Xue, ya lo conocían, todavía puede haber incidentes inesperados." Qing Shui apretó el puño. Se estaba poniendo cada vez más nervioso.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario