martes, 23 de enero de 2018

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 44.5 - Historia Aparte: Regalo de Cumpleaños



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 44.5 - Historia Aparte: Regalo de Cumpleaños


Nota del Autor: Este mundo de fantasía no tiene Navidad, pero quería escribir esto. Una historia del pasado y del futuro. Lo siento por los sentimientos.




El Nido del Pájaro Errante.

Todas las noches, cansados ​​aventureros, mercaderes y peregrinos buscaban descanso allí.
Extraños y conocidos beberían y comerían juntos mientras llevaban a cabo negociaciones y compartían noticias entre ellos. Reían juntos, lloraban juntos, y a veces, se peleaban unos con otros.

Todos los días la posada desbordaba de energía. Sin embargo, cuando caía la noche, el bullicio se extinguía, como si nunca hubiera existido. Después de que los empleados terminaran de limpiar, se irían a la cama, y ​​la posada quedaría en completo silencio.


Él se estremeció. El interior de la cabaña no era más cálido que el exterior.
Wynn cerró la puerta y estiró su cansado cuerpo, que había trabajado desde el amanecer hasta bien entrada la noche.

'Hace un poco de frío, ¿verdad?'

Gruesas nubes cubrían el cielo nocturno.
El viento helado soplaba contra su piel. Se frotó las manos entrelazadas y trotó quieto en el lugar. Hanna le había dado ropa de Mark y Abel, pero no podía protegerse del frío solo con eso, así que no tuvo más remedio que mover su cuerpo.

'Está nevando. Espero que no siga por mucho tiempo.’

Habiendo calentado un poco su cuerpo, Wynn se puso los harapos que servían como su manta.

También había recibido algunas prendas cálidas de cuero, pero todas estaban siendo usadas como parte de la manta.
Mientras estuviera despierto, podría mover su cuerpo para calentarse. Además, la cocina en la que trabajaba era cálida.

Sin embargo, cuando dormía, era una historia diferente. El frío le impedía dormir bien. Este problema también afectaba a muchas personas que dormían en las calles.

En esta época del año, durante sus primeras horas de la mañana corriendo por la ciudad, veía muchas personas temblando tratando de dormir en las calles. Una vez, Leti había sido asustada por un cadáver congelado, así que ahora, él solo la llevaba por calles que estaban mejor en lo que respecta al orden público.

'Cuanto antes me vaya a dormir, antes podré despertar para entrenar.’

Después de un día completo de trabajo, Wynn entregó su agotado cuerpo a la somnolencia.

Un estrépito.

Oyó que la puerta temblaba.

"El viento es bastante fuerte.

Wynn lo ignoró y siguió tratando de dormir.

¡Pero sonó otro estrépito!

Se dio cuenta de que no podía ser el viento. Sonaba como si alguien estuviera tratando de abrir la puerta.

'¿Quién podría ser en este momento?'

Ningún ladrón querría robar de una cabaña tan pequeña.
Wynn se frotó los ojos y luego abrió la puerta.

"¡Onii-chan!"

Una niña pequeña entró corriendo por la puerta abierta hacia la pequeña cabaña de Wynn.

"¿Huh? ¿Leti? ¿Por qué estás aquí?"

Leti era la amiga de la infancia de Wynn, una niña de siete años.
Ella se aferró al sorprendido Wynn, sollozando mientras repetía, "¡Onii-chan, Onii-chan!"

El calor del cuerpo de Leti y su ropa esponjosa y gruesa le dieron a Wynn un respiro del frío congelante, pero el problema de una niña llorando tomó su lugar.

A pesar de que ya había empezado a nevar, debió abandonar su hogar y resistió el viento helado. Ella estaba vestida cálidamente, pero aun así se sentía congelada hasta los huesos.

Wynn fue a la cocina y sirvió un vaso de leche. Añadió un poco de azúcar al vaso y se lo ofreció a Leti, tratando de consolarla.

La leche y el azúcar eran bastante caros, y Hanna lo regañaría severamente si lo usaba sin permiso. Sin embargo, creía que incluso Hanna haría la vista gorda si fuera por Leti.

En el peor de los casos, Wynn estaba dispuesto a recibir el castigo si era para consolar a Leti.

Después de tomarse el vaso con leche tibia, Leti suspiró y comenzó a contarle a Wynn lo que había sucedido.

"Para el debut de Leti, la familia de Leti iba a celebrar una fiesta para su octavo cumpleaños.*
(Leti está hablando en 3ra persona)
No recuerdo la fiesta de cumpleaños de mi hermano mayor, pero para los cumpleaños de mis dos hermanas mayores, mucha gente fue invitada, y hubo una gran fiesta con muchos dulces. También hubo muchos regalos.”

Entonces, inusualmente en ellas, sus hermanas se jactaron de los regalos que les hicieron con su hermanita, que tenía una habitación en la parte trasera de la casa, cuando la visitaban.

"Cuando cumplas ocho años, ¡podrás ponerte un lindo vestido, comer muchos dulces y conseguir un montón de regalos!"

Los ojos de Leti se iluminaban de emoción ante la idea.

'Entonces cuando cumpla ocho años, ¿comeré con toda mi familia, juntos? ¿Hablaremos todos los días?’

Leti había estado llena de anticipación por ese día. Había esperado poder comer los dulces que recibiría con su amado Onii-chan.

Entonces, finalmente, el tan esperado cumpleaños estuvo a un día de distancia. Sin embargo, sus expectativas se desvanecieron.

"No debes salir. Te faltan modales, y tu forma de bailar es pésima. ¡Cielos, ni siquiera puedes escribir! ¡Qué deshonra! ¡Tienes prohibido salir de la habitación!"

Su fiesta de cumpleaños terminó antes de que comenzara.

'¡Eso no es cierto! Yo sé mis modales. ¡Puedo bailar y sé cómo escribir!’

Ella aprendió a leer y escribir con Wynn. Además, elegía un libro para mostrarle a Wynn cada vez. Sin darse cuenta, poco a poco fue capaz de leer libros de magia avanzados. A través de sus prácticas de danza con Wynn, sus habilidades físicas se habían vuelto excepcionalmente buenas para su edad.

Sus modales ciertamente no eran perfectos, pero era aceptable para una chica tan joven como ella.

Las protestas de Leti nunca llegaban a sus padres.

Fue porque el barón que había sido el anterior tutor de Leti había dejado de enseñarle, alegando que ella era una estudiante incompetente.

Sin embargo, Leti no tenía manera de saber eso.

Ella solo pudo meterse en la cama por la miseria de la situación. Había tratado de descubrir qué había hecho mal, pero no pudo encontrar una respuesta. Eventualmente, su soledad la llevó a correr hasta la cabaña de Wynn.

Leti terminó de contar su historia y volvió a sollozar miserablemente.

"Está bien. Yo estoy aquí. Cierto, ¿qué tal si celebramos tu cumpleaños juntos, solo nosotros dos? No durará todo el día ya que tengo trabajo, pero puedo pedirle un tiempo a la tía Hanna.”

Wynn acarició el bonito cabello dorado de Leti y la consoló.

"Vamos a dormir, Leti. Ya es tarde."

Los dos se arrastraron al interior de la cama.

Leti se quedó profundamente dormida, debido a una mezcla de fatiga por el llanto y el alivio de estar con Wynn.

La luz de la luna atravesó las gruesas nubes y fluyó a través de la ventana enrejada que se utilizaba para la ventilación, justo en la inocente cara de Leti.

Wynn limpió con cuidado los rastros de sus lágrimas, así como también la leche alrededor de su boca, antes de acostarse también.

La corriente de aire que sopló a través de la habitación estaba tan fría como siempre, pero debido a la presencia de Leti, la cama estaba un poco más caliente de lo habitual.

"Debo reservar algo de tiempo por la tarde.”

Wynn pensó en cómo podría aumentar el tiempo libre de la tarde mientras luchaba contra las oleadas de somnolencia. Una vez que se le ocurrió un plan, se hundió en un profundo sueño.





La mañana llegó.

Por primera vez desde que decidió convertirse en un caballero, Wynn se saltó su entrenamiento.

Normalmente, Leti se habría unido a él en su rutina. Sin embargo, ella todavía estaba dormida.

Wynn silenciosamente se levantó de la cama y se lavó la cara.

Tenía la intención de pasar toda la tarde jugando con Leti.

Tenía que hacer una maravillosa celebración de cumpleaños para ella. Ya lo tenía todo planeado.

Vertió el agua en el barril grande en varios contenedores más pequeños, y luego limpió el barril. Luego, con un balde en cada mano, corrió hacia el pozo comunal cercano. Él iba y venía entre la posada y el pozo hasta que el barril estuvo lleno, y luego comenzó a limpiar la taberna y la cocina de la posada. Después de eso, lavó y lustró la vajilla, y usó el agua que había sacado del barril para lavar las papas y las otras verduras. Después de lavar las verduras, hizo un inventario de los ingredientes que tenía la posada.

Para entonces, el cielo había empezado a brillar.

Randell y Hanna se despertaron y comenzaron su trabajo.

Wynn informó el estado actual de los ingredientes a Randell.

"Oye, ¿qué pasa contigo hoy? ¡Estás haciendo todo este trabajo antes de lo normal!”

"Bueno, en realidad... Leti estaba triste porque su familia canceló su celebración de cumpleaños. Por eso, ella vino a mi cabaña anoche. Y así, para jugar con Leti esta tarde, me gustaría tener mi tarde libre.”

"Bueno, creo que está bien de vez en cuando.”

Hanna estuvo de acuerdo fácilmente.

Wynn abrió mucho los ojos, sorprendido de que hubiera aceptado tan fácilmente. Randell no estaba menos estupefacto.

"¿Qué sucede? ¿Dije algo extraño? No tengo ningún problema con eso, ya que terminará su trabajo. Sería triste si ella nunca llegara a celebrar su cumpleaños, ¡así que date prisa y termina lo que te falta!"

Con eso, Hanna abrió el libro de cuentas.

Parecía que ella haría las cuentas por él.

Wynn interrumpió a Randell, quien se sorprendió al ver a su esposa actuando de forma tan anormal, fuera de su estupor, para preguntarle qué ingredientes necesitaban comprar. Luego obtuvo el dinero de Hanna y se fue al mercado.

"¿Qué te pasa? Nunca le das a Wynn un descanso.”

Randell todavía no podía entender por qué ella lo había hecho. Hanna levantó la vista del libro de cuentas.

"Dijo una celebración de cumpleaños. Significa que esa chica es de una familia noble.”

Esta única declaración única apaciguó a Randell.





"Hmmm... ¿Huh? ¿Onii-chan?"

Para cuando Leti finalmente se despertó, el sol ya estaba bastante alto en el cielo.

Ella nunca había visitado a Wynn a una hora del día tan tarde.


Salió del cobertizo. A pesar de que era su cumpleaños, las nubes de nieve cubrían el cielo, lo que resultaba en una atmósfera sombría.

'¿Que debería hacer? Me perdí el entrenamiento...

Fuertes emociones burbujearon dentro de ella. Esta vez, no era tristeza, sino enojo y odio hacia sí misma.

‘Incluso dijo que estaríamos juntos.’

Ella se sentía sola e inquieta.

Pequeñas lágrimas cayeron de los ojos esmeralda de Leti.

"¡Oh, Leti!"

Oyó la voz que quería escuchar más que nada. Cuando giró su cuerpo, vio a Wynn, que tenía una amplia sonrisa.

"¿Qué estás haciendo? ¡Vámonos! Ven a lavarte la cara. Llorar no se ajusta a tu bonito rostro.”

"¿Vamos? ¿A dónde vamos?"

"¿No lo dije ayer? ¡Vamos a celebrar tu cumpleaños hoy! Mira, conseguí pan, queso y salchichas de Randell.”

Él estaba sosteniendo una canasta llena de comida.

Un pequeño recipiente de arcilla probablemente contenía jugo de fruta recién exprimido. También vio algunas frutas costosas.

"Whoaa.”

Leti abrió los ojos.

"Supongo que esto no se compararía realmente con lo que tu familia iba a preparar, ¡pero vamos a comer fuera de la ciudad!"

"¡Sí!"

Leti trató desesperadamente de contener sus lágrimas. Sin embargo, las emociones fuertes que habían burbujeado dentro de ella se suavizaron más y más





Había una pequeña colina fuera de la ciudad.

Los dos comieron allí, en el campo de hierba, mientras hablaban de temas tontos e infantiles.

La comida y las bebidas se habían enfriado por el clima, pero Leti aún sentía que era más delicioso de lo que normalmente comía.

Después de que comieron hasta que estuvieron llenos, corrieron por la hierba.


"¡Mira, nieve! ¡Onii-chan, está nevando!"

La blanca nieve parecía bailar mientras flotaba hacia el suelo.

"¡Hey Onii-chan, bailemos!"

Leti agarró la mano de Wynn.

Los dos giraron en un baile que no parecía una danza, con Wynn siguiéndola torpemente. No era un baile que uno pudiera ver en la alta sociedad.

Sin embargo, eso no les importaba.

Leti cantó mientras bailaban.

Incluso después de que Wynn se cansó de la desconocida danza y se sentó, Leti continuó su confuso baile.

Su voz era tan clara como una campana. La nieve parecía bailar con el sonido mientras caía.

La voz de Leti sobrepasaba a cualquiera de los trovadores que se hubieran quedado en el Nido del Pájaro Errante.
Wynn sintió que la figura de Leti, que bailaba en armonía con la nieve, era mucho más bonita que cualquier cuadro que un artista pudiera dibujar.

El tiempo pasó volando rápidamente.

Las puertas de la ciudad cerrarían pronto.

Wynn apretó sus puños mientras observaba a Leti, a regañadientes preparandose para regresar.

Se habían dado un banquete y habían bailado. Lo último que quedaba era darle un regalo.

Mientras estuvo en el mercado abasteciendo la posada, había traído parte del dinero que había estado ahorrando para pagar su ingreso a la Academia de Caballeros.

Le había comprado una lonchera a Randell como cliente.

Luego había comprado un regalo en una tienda de accesorios en el mercado.

De vez en cuando, Leti se detenía a mirar el accesorio.

Leti nunca careció de comida o ropa, pero a diferencia de sus hermanos mayores, nunca había recibido un regalo.

Ella solo había podido observar desde lejos mientras sus hermanas disfrutaban de sus propios regalos.

Esos obsequios eran extraordinariamente caros, y era imposible que Wynn obtuviera alguno de ellos. Sin embargo, había otros que podía pagar que se vendían en los puestos de los mercados.

Aun así, seguía siendo una cantidad de dinero inimaginable para Wynn. Sin embargo, una vez que decidió comprarlo, nunca vaciló. Le pidió al artesano que hiciera el accesorio para un niño.

Había algunas cosas que incluso el dinero no podía comprar.

La sonrisa de Leti era una de ellas.

Tomó un pequeño bulto del fondo de la canasta.

"Leti."

"¿Qué pasa, Onii-chan?"

Wynn tomó las manos de Leti y sacó el contenido del paquete del fondo con su mano derecha.

Leti abrió los ojos.

"Feliz octavo cumpleaños. Toma, tu regalo.”

Avergonzado, Wynn terminó hablando sin rodeos.

La mirada de Leti viajó de ida y vuelta entre el pequeño regalo en sus manos y el rostro de Wynn muchas veces.

Leti entonces sostuvo su presente fuertemente en su pecho.

"… Estoy muy feliz."

Ella rompió a llorar.

"... Estoy muy feliz... muy feliz..."

Ella silenciosamente repitió las mismas palabras una y otra vez.

"O-Oye, estás llorando. ¿Qué-Las puertas están a punto de cerrarse pronto–"

Leti se rio de cómo Wynn estaba tan nervioso.

En ese momento, apareció una brecha en las nubes que cubrían los cielos.

Wynn se quedó sin aliento. La luz hacía parecer que Leti emitía un brillo dorado.

Por un momento, Leti se veía sagrada, inviolable. Él solo podía mirarla en un estupor.

"¿Onii-chan?"

La voz de Leti lo devolvió a sus sentidos.

"A-ah. Cierto, deberíamos irnos.”

Cuando ella vio que la cara de Wynn se había puesto roja, Leti se rio de nuevo.

Sus lágrimas no se detuvieron, pero los sentimientos en su corazón ya no eran negativos.

Ella lloró con una sonrisa.

Ese fue el día en que Leti por primera vez se dio cuenta de sus sentimientos.





"Oye, ¿aún no está lista todavía? Todo el mundo ya se ha cambiado y están esperando, ¿sabe?”

"Sí, estaré allí.”

Ella se miró en el espejo para asegurarse de que su ropa estuviera en orden. Su blazer era de color blanco puro con dobladillos azules. Los dobladillos habían sido bordados con hilo de oro. Era realmente un uniforme digno de un noble.

Solo un puñado de caballeros en el imperio podrían usar ese uniforme.

Leticia trabajaba vigorosamente como miembro de esa orden de caballeros.

'¿Lo recuerdas, Onii-chan?'

Eso había sucedido hace seis años.

Como había sido hecho para un niño, el regalo ya no cabía en su dedo. Ella miró el pequeño anillo de aguamarina.

No era un artículo particularmente caro.

No se ajustaba a la tercera hija de un duque. Más bien, tal vez ni siquiera se hubiera adaptado a una familia plebeya ligeramente acomodada.


Sin embargo, Leticia siempre llevaba el anillo en una cadena de plata alrededor de su cuello.

Nadie lo vería nunca.

Wynn había vivido la verdadera pobreza.

Había trabajado hasta el cansancio todos los días para ahorrar dinero.

Pero no dudo en usar el dinero por el que había derramado su sangre y su sudor para hacer feliz a la joven Leticia.

Le debió haber costado a Wynn una fortuna.

Era inevitable que las maids que la ayudaban a cambiarse de ropa lo vieran, pero no dejaban escapar criticas de sus labios.

Ella nunca le había dicho a Wynn que el anillo todavía colgaba de su cuello.

Su mano derecha tocó el anillo debajo de su uniforme.

Leticia decidió que el día que le diría a Wynn sobre el anillo aún no había llegado.

Ese día seguramente se convertiría en el recuerdo más importante de su vida. Ese día, con Wynn de pie junto a ella, le diría:

"¿Lo recuerdas, Onii-chan? Esa vez…"





Nota del autor: ¡Feliz Navidad!


(Que bonito sienta volver a leer esta novela.) 


1 comentario: