lunes, 19 de febrero de 2018

Ancient Strengthening Technique Capítulo 114 - Jabalí Demoníaco de Acero Dorado


Ancient Strengthening Technique

Capítulo 114 - Jabalí Demoníaco de Acero Dorado

Los dos caminaron por la calle principal de la Ciudad Hundred Miles. Esta calle estaba repleta de gente, con todo tipo de baratijas y curiosidades por todas partes. Yiye Jiange miró distraída a su alrededor mientras se movía lentamente, antes de preguntar ligeramente: "Qing Shui, ¿estás muy interesado en las bestias y las monturas demoníacas?"

"Sí, pero son sólo mi fantasía. Después de todo, no soy un domador de bestias." Qing Shui se rió.

“¿Domadores de Bestias?” Yiye se rió, y continuó diciendo: "En realidad, las palabras 'domador de bestias' son sólo un título vacío hoy en día. Los verdaderos domadores de bestias no han sido vistos en este mundo de los nueve continentes desde hace mucho tiempo. En cuanto a los actuales 'domadores de bestias', ¡son simplemente expertos que pueden entender algunas palabras simples del lenguaje de una bestia!" Contestó Yiye, algo desdeñosamente.


"Maestra, ¿qué crees que pasó? Estoy algo perplejo.”

"Ahora, todos esos llamados 'domadores de bestias', a pesar de estar al nivel Xiantian, son simplemente falsos. Escuché que hace mucho tiempo atrás, los auténticos domadores de bestias incluso podían domar a las bestias demoníacas estando ellos al nivel de Guerrero Marcial. Esos eran los verdaderos domadores de bestias. Hoy en día, ¿dónde habría domadores de bestias que puedan domar bestias demoníacas por encima de su grado? Esos charlatanes sólo pueden depender de la Píldora Domadora de Bestias para ayudarlos en su cometido.”

“¿Píldora domadora de bestias? ¿Qué es eso?" Qing Shui se dio cuenta de que su conocimiento era demasiado limitado.

“La Píldora Domadora de Bestias es creada usando materiales de una variedad de bestias demoníacas. Después de consumirla, aumentaría el aura del usuario dos veces, permitiendo que las bestias demoníacas sean acobardadas más fácilmente, por un período de 20 horas.”

"¿Qué? ¿Eso es todo? ¿No hay otros efectos?" Preguntó Qing Shui con sospecha.

"¡No!" Yiye se rió, mientras agitaba la cabeza.

"Las Píldoras Domadoras de Bestias deben de ser muy caras, ¿no?" Después de todo, Qing Shui oyó a Yiye Jiange decir que las píldoras eran preparadas con materiales proporcionados por una variedad de Bestias Demoníacas.

"Más de lo que puedas imaginar. Las píldoras para domar bestias son una de las píldoras más valiosas que un alquimista puede inventar. Aunque tuvieras el dinero, puede que ni siquiera esté a la venta. Después de todo, la píldora domadora de bestias requiere unos materiales preciosos de más de 20 tipos de bestias demoníacas. Los núcleos internos y los órganos internos, especialmente. Claro que es cara.” Yiye se rió un poco.

"Pero si ese es el caso, ¿no significa eso que cualquiera puede domar bestias?" Qing Shui siguió preguntando.

"Naturalmente. Como has visto, los cultivadores más fuertes casi todos tienen sus propias monturas. Mientras puedas derrotar a una bestia demoníaca, existe la posibilidad de que te sigan voluntariamente. Sin embargo, esa posibilidad es extremadamente minúscula, aproximadamente 1 de cada 10.000. Así que para aquellos con monturas, probablemente han intentado domar a su bestia unas diez mil veces, hasta un millón de veces.”

Qing Shui sintió alegría en su corazón. 1 de cada 10.000 veces no era nada si él tenía la fuerza de voluntad. Al igual que su técnica de Iaido, ¿no surgieron sus logros actuales después de haber practicado unos pocos cientos de millones de veces?

Después de su caminata, Baili Jingwei y Yiye Jiange se fueron. Antes de irse, Yiye le recordó repetidamente a Qing Shui que no descuidara su cultivo, y que se acordara de hacerla sentir orgullosa en la secta en el futuro.

Después de este asunto, el Clan Yu y el Clan Qing se convirtieron en dos de los clanes con más autoridad en la Ciudad Hundred Miles. Especialmente el Clan Qing, era como si se hubieran originado en la ciudad, y hubieran establecido sus raíces allí hace mucho tiempo. Qing Shui también se convirtió en una existencia especial, con gente envidiándolo.

El clan Yu y las relaciones del clan Qing se estrecharon cada vez más. Este asunto, no sólo no destruyó la reputación de la Posada Yu He, sino que el negocio estaba en auge mayor que antes.

"Qing Shui, prepárate. Es hora de salir de la ciudad a buscar hierbas, así que nos iremos mañana por la tarde.” Qing Yi le recordó a Qing Shui durante su práctica matutina diaria.

Qing Shui recordó que ya había pasado medio año. Cada año, la tienda de medicamentos del clan Qing comerciaba dos veces con el Clan Hua de Ciudad Río Celestial. "Madre, ¿vamos a ir al Clan Hua mañana?"

"No, deberíamos evitar temporalmente ir a Ciudad Río Celestial. Mañana partiremos hacia la cordillera sur de Xinan. Hay muchos puestos de avanzada por allí. Cada año, pasaban la mayor parte del tiempo cazando y recolectando hierbas. Esta vez comerciaremos con ellos, y quizá haya algunas hierbas raras y valiosas que se encuentran solo allí.” Qing Yi se paró en la punta de sus pies para ondular el cabello de Qing Shui. Después de todo, Qing Shui se había vuelto más alto durante este lapso de tiempo.

Qing Hu y Qing Bei no serían disuadidos, y exigieron seguir adelante. Después de que el asunto se esfumó, habían regresado. Los acompañaban muchos otros. Aparte de Qing Luo, Qing He y el abuelo Lin, que era el bibliotecario de la biblioteca oculta del clan Qing, casi todos los demás se habían puesto de acuerdo con Qing Hu y Qing Bei, llegando a la Ciudad Hundred Miles.

Qing Shui se sentía muy feliz en su corazón. "Tal movimiento a gran escala, parece que nuestro clan Qing va a expandir sus negocios aquí en la Ciudad Hundred Miles.”

“Tía, ¡llévame contigo! Te prometo que seré obediente.” Qing Bei tiró de las mangas de Qing Yi mientras que ella la acariciaba adorablemente.

Al final, llevaron a Qing Hu y Qing Bei en su viaje. Además de los dos conductores, los cuatro estaban sentados dentro de un vagón. La bestia que tiraba del carruaje era una bestia toro metálica de bajo grado. Con una altura de 3m y un grosor de 2m, era el tipo favorito de bestia para carruaje entre los comerciantes. Aunque su velocidad era lenta, era robusta y musculosa.

Esta vez, su viaje de ida y vuelta llevaría más de un mes, y después de alguna deliberación, habían elegido el toro metálico como su animal de transporte.

La cordillera del sur se encontraba en dirección suroeste, entre la ciudad Hundred Miles y el pueblo del clan Qing. Detrás de la montaña había una vasta cordillera llena de innumerables bestias, acertadamente llamada "Garganta de la Bestia". Nadie sabía el nivel de peligro dentro del desfiladero. Allí, aparte de bestias demoníacas, también había altas cumbres montañosas y bosques profundos y oscuros, así como pantanos peligrosos. Se decía que ni siquiera los cultivadores del reino Emperador Marcial se atreverían a poner un pie en el "desfiladero de las Bestias". Este lugar era uno de los más peligrosos del continente.

La distancia era comparable a la que había entre la Ciudad Hundred Miles y la Ciudad Río Celestial. Sin embargo, con el toro metálico como su corcel, su velocidad se reduciría a la mitad. En el camino hacia allí, la charla de Qing Bei sonaba incesantemente, mientras que Qing Hu parecía un tanto fuera de lugar. No se sabía si estaba pensando en Lan Yan`er.

"¿Hasta dónde ha llegado tu cultivo?" Los miembros del clan Qing comenzaron este tema de discusión a lo largo del viaje para aliviar su aburrimiento.

Los caminos a las afueras de la Ciudad Hundred Miles, eran sendas desoladas de montaña. Afortunadamente no había demasiadas bestias Feroces o Desoladas que aparecieran alrededor de esta área, razón por la cual Qing Yi accedió a permitir que Qing Hu y Qing Bei fuesen con ella.

Qing Hu se frotó la cabeza mientras respondía tímidamente: "Séptimo grado del reino Guerrero Marcial, aunque no puedo ser comparado con Qing Shui.”

"No te precipites tanto. Sólo trabaja duro en tu cultivo. Prepararé algo bueno para cenar esta noche, te aseguro que te dejaré satisfecho.” Los pensamientos de Qing Shui cambiaron a los frutos de mejora de agilidad y que madurarían de nuevo el próximo año.

“De acuerdo, sé que el hermano Qing Shui sólo me daría cosas buenas. Jeje, ahora aunque estoy en el septimo grado de Guerrero Marcial, la mayoría de los de mi misma generación no son rival para mí. Pero no sé cuánto tiempo pasará hasta que pueda llegar al reino General Marcial.”

Qing Shui estaba feliz viendo cuán serio era Qing Hu en su cultivo. “Relájate, sólo trabaja duro y deja de pensar en ello, seguramente serás capaz de llegar al Reino General Marcial en el futuro. Por el contrario, si sigues forzándote a ti mismo, sería aún más difícil de atravesar.”

"Hermano Shui, no me olvides si hay cosas buenas, jeje." Qing Bei se sentó al lado de Qing Shui mientras adorablemente abrazaba a Qing Shui y declaró eso.

"Aunque me olvide de todos, no puedo olvidarme de ti. ¡Eres la gran dama de nuestro Clan Qing!"

Las palabras de Qing Shui hicieron reír a todos los del carruaje.

————-

¡Montañas del Jabalí Salvaje!

Una semana después, entraron en las Montañas del Jabalí Salvaje. Estas montañas sólo tenían un rango de unos 100 li, y no podían ser consideradas demasiado grandes. Sin embargo, en el lado oriental de la misma, conducía a las Montañas Nubarrón. Niebla y más niebla cubrían las Montañas Nubarrón todo el año. La visibilidad era siempre extremadamente baja, y uno podía básicamente ver las cosas solamente a tres pies delante de sí.

Las montañas del Jabalí Salvaje estaban llenas de innumerables manadas de animales de tipo jabalí. Cuando Qing Shui se dio cuenta de los temibles números, inmediatamente abolió sus primeros pensamientos de subestimar a los jabalíes.

Los jabalíes adultos eran de unos 2-3m de alto, y eran inmensamente musculosos. Sus colmillos medían unos 50 cm de largo, y brillaban con un destello de luz fría. Su tamaño era el doble comparado con los jabalíes del mundo anterior de Qing Shui. Un tinte rojizo parecido a la sed de sangre se podía ver desde sus ojos, haciendo que Qing Shui sospechara que eran simples jabalíes.

Las manadas se podían ver por todas partes. En un pequeño grupo había entre 20 y 30 jabalíes, y dentro de un grupo más grande había varios cientos de jabalíes. Un ataque de un grupo de varios cientos de jabalíes, quizás sólo un cultivador a nivel Xiantian sería capaz de resistirlo.

Normalmente, para los carruajes que atraviesan este camino, tendrían que estar atentos a los ataques de tigres salvajes y manadas de lobos. A menos que fueran cultivadores, la mayoría de la gente no elegiría viajar por esta área.

Qing Yi eligió esta ruta porque había preparado un poco de polvo de tigre esquelético. Mientras el polvo estuviese esparcido sobre el carruaje, los jabalíes no se atreverían a acercarse.

En su camino, todo estuvo en paz. Qing Shui podía ver las actividades de los jabalíes. Su apetito era enorme, y parecía que podían comer cualquier cosa. No sólo eso, su tasa de crecimiento era también rápida, por lo que siempre habría algunos cultivadores probando su suerte al cazar los jabalíes.

De repente, en la distancia, Qing Shui pudo ver a los jabalíes corriendo frenéticamente por todas partes y temblando de pánico. Parecía como si estuvieran huyendo para salvar sus vidas.

"¿Podría haber una bestia demoníaca de alto nivel?" Qing Shui estaba lleno de temor.

"Tía, ¿qué está pasando?" Viendo a los grupos de jabalíes huyendo frenéticamente, Qing Bei preguntó en un tono desconcertado.

"¡Hmm, tal vez haya aparecido una bestia feroz! Está bien, como mucho en esta área sólo habría bestias feroces de alto nivel.” Qing Yi calmó a Qing Bei.

Después de que la manada de jabalíes se dispersó, apareció el alborotador. Después de que Qing Shui y los demás lo vieron, una expresión increíble se vio en sus rostros.

Frente a ellos había un jabalí metálico demoníaco de color dorado. Parece sabio, era algo parecido a los jabalíes, pero no tenía colmillos y el feroz destello de los jabalíes en sus ojos. Hasta parecía algo estúpido.

El jabalí de color dorado parecía tener aproximadamente 1 metro de ancho. Comparado con un jabalí adulto, se veía extremadamente diminuto y algo adorable, pero sus movimientos eran incomparablemente ágiles y veloces.

"¡Jabalí Demoníaco de Acero Dorado!" Una luz brillante parpadeó en los ojos de Qing Shui!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario