sábado, 24 de marzo de 2018

Re: Master Magic Capítulo 105 - Simio Gigante (II)


Re: Master Magic

Capítulo 105 - Simio Gigante (II)

Shirushu respiraba entrecortadamente mientras venía hacia aquí, pero una vez que vio nuestros rostros se vio aliviada y se echó a reír.

Por el contrario, después de verla, nuestras caras se pusieron pálidas.

Una intensa pelea está a punto de suceder, pero es imposible que se vaya ahora que ya está aquí...


[¡Shirushu, huye!]

[Tsk.... ¡¿No te dije que te quedaras?!]

Este era el peor momento.

Ya es hora de que el Simio Gigante cambie a modo berserk.

Pensar que ella simplemente saldría en este tipo de situación...

[¡Zeph-san, Milly-san!]

[¡Idiota! ¡Rápido, ven aquí!]

En el momento en que extendí mis manos hacia ella, una figura gigantesca apareció a su espalda.

――El Simio Gigante, estaba en su modo berserk.

Su cabello gris estaba teñido de negro, perdiendo una porción de su tamaño, el monstruo se encogió un poco pero ganó más masa muscular, se convirtió en una versión más delgada.

El Simio Gigante era originalmente un monstruo de tipo agilidad, pero una vez que entra en su estado berserk se vuelve aún más rápido y cualquiera que entre en el rango de ataque de la bestia...... no puede escaparse.

El Simio Gigante lanza sus fuertes brazos hacia el costado del vientre de Shirushu.

[¡Shirushu!]

Un sonido sordo resonó y con un solo golpe del Simio Gigante, el cuerpo de Shirushu salió a volar por los aires.

Mientras escuchaba el grito desgarrador de Milly, recitaba el hechizo de Protección Segura, pero no lo hice a tiempo.

Una nube de polvo se levanta cuando su cuerpo cae al suelo con un ruido sordo, y termina cerca de un tronco de árbol, inmóvil.

Los ataques físicos de este jefe son bastante severos.

El poder de su ataque era suficiente para causar que el aventurero promedio se desmayara si fueran impactados por él.

Teniendo en cuenta lo bajo que está Shirushu, recibir ese golpe significaría...

Un mal presentimiento sube por mi espina.

Sin embargo, no tuve tiempo para quedarme aturdido.

Mi primera prioridad es derrotar a este monstruo y hacerme camino.

Inmediatamente me concentré en el Simio Gigante que estaba rugiendo en voz alta.

[Hagamoslo, Milly.]

[.... U-Un.]

Milly está considerablemente impactada, pero no era en la medida en que no pudiera moverse.

Enfrentándome a la muerte muchas veces, constantemente me he encontrado con este tipo de situaciones de vida o muerte.

Aun así, Milly aún me sigue.

Milly golpea sus temblorosas piernas con la palma de sus manos e intenta recuperar la compostura.

Apretando la mandíbula para detener el temblor de sus dientes, abrió los ojos y miró al Simio Gigante.

(―――― Si ella está así, probablemente podamos hacerlo.)

Si podemos derrotar a este monstruo rápidamente e inmediatamente aplicar magia curativa a Shirushu, es muy probable que ella sobreviva.

Palmeo la pequeña espalda de Milly para subir su espíritu.

Y luego, Shirushu se movió un poco de donde estaba.

[U..... Ahh......]

A pesar de que estaba sangrando por la boca, todavía podía gemir un poco y mover los dedos.

Parece que ella todavía está respirando.

Milly también muestra una expresión ligeramente aliviada.

En el momento en que volvimos nuestra atención hacia Shirushu, hubo un sonido del monstruo pateando la tierra bajo sus pies y el Simio Gigante corrió hacia nosotros.

――――¡¡Es rápido!!

No tengo tiempo para evadir.

Empujo a Milly hacia el otro lado y recibo un cabezazo del Simio gigante.

Un dolor agudo recorre mi cuerpo, pero después de salir volando y girar una vez, logré aterrizar a salvo en el suelo.

Gracias al hechizo de Protección segura que lancé sobre mí mismo, pude evitar daños mayores.

[Guardián de la Tierra, cubre mi cuerpo con tu protección y conviértete en mi escudo... ¡Protección segura!]

Mientras evitaba los árboles grandes y los trozos de roca arrojados hacia mí, relancé mi hechizo Protección Segura.

Después de todo, resultaría realmente malo si recibiera un solo golpe de ese ataque sin este hechizo.

Con agilidad, logramos evitar la mayoría de los proyectiles arrojados sin problemas.

A pesar de que fueron una gran cantidad de escombros, si sabíamos la dirección general de la que procedían, era una tarea fácil de hacer.

[¡¡GOOOOOOOOOOH!!]

Entrando rápidamente junto con su rugido, Milly es amedrentada por su ataque, pero inmediatamente contraataca con su propio Vendaval Azul.

Cuando el ataque del tornado rasga su cuerpo, el Simio Gigante se libera del ataque y se esconde nuevamente en el bosque.

Después de eso, una gran cantidad de rocas y árboles fueron arrojados nuevamente hacia nosotros, así que volví a aplicar el hechizo de Protección Segura a Milly mientras evitaba los proyectiles...

Cuando me di cuenta, había una gran cantidad de rocas y árboles en el entorno que empeoraban la nube de polvo en el área.

Aumentando la cantidad de obstáculos a nuestro alrededor, ¿estaba tratando de sellar nuestros movimientos?

―――¿Eso es lo que está buscando...?

Sin embargo, sigue siendo una táctica superficial.

Después de todo, simplemente tengo que quemarlo nuevamente para deshacerme de los obstáculos.

Lanzando Cuadrado Temporal, recito Onda Roja y Onda Negra en la suspensión de tiempo.

Un viento explosivo y llameante barre los obstáculos, y el área a nuestro alrededor se volvió lo suficientemente espaciosa otra vez.

Concentrándome en su figura que estaba oculta por todo el humo con Alcance del Explorador, traté de obtener información sobre nuestro enemigo.

(.... ¿No se está moviendo?)

Estaba seguro de que iba a atacar a la mínima que pudiera, pero...

Pensando que esto era extraño, esperé hasta que el humo se aclarara.

El humo se desvanece, la gigantesca figura del monstruo aparece una vez más y sostenía algo en la mano.

―――― Era Shirushu, quien había sido golpeada previamente.

El Simio Gigante usaba sus gruesos brazos para llevar a Shirushu y era casi como si la estuviera usando como escudo.

Tal vez fue después de ser trasladada, pero Shirushu parece haber despertado.

[Uu... Zeph-sa.... Cough….]

El cuello de Shirushu está ligeramente torcido y el Simio Gigante le impide hablar más.

Mirando cuánto dolor estaba sufriendo, Milly jadea.

[Ah.... ¿Shiru...... shu.....?]

[¡Tsk.....!]

De hecho, incluso Milly no podía ocultar más el temblor de su cuerpo, es comprensible.

Escuché que el Simio Gigante tenía una gran cantidad de inteligencia, y tenía la costumbre de apuntar a la debilidad de sus oponentes... Pero pensar que usaría este tipo de estrategia.

Sin perder el hecho de que estábamos paralizados, el Simio Gigante salta hacia Milly.

Milly recibe un golpe penetrante por las robustas manos del Mono y su pequeño cuerpo es arrojado al bosque.

Fue golpeada mientras todavía no se recuperaba del shock, los árboles emitieron crujidos al romperse muchas de las ramas mientras ella se desvanecía aún más en el bosque.

[¡¡Millyyyyy!!]

Usando a Shirushu como una especie de escudo y golpeando brutalmente a Milly, mi vista se tiñó de rojo.

[¡¡Voy a matarte….!!]

Riendo y despotricándose mientras daba patadas al suelo, el mono gigante se volvió hacia mí y envió un ataque.

Cuando me agacho para evitar el golpe, una aterradora cantidad de viento por los efectos del golpe sacude mi cabello.

Aunque tenía una velocidad asombrosa, su técnica era pobre, si lo comparaba con Lydia, el Simio era muy inexperto.

No solo eso, ¡sino que después de evitar el golpe, me reveló una oportunidad!

(¡Cuadrado Temporal!)

El Simio ahora estaba en una posición desprotegida y yo estaba pensando en lanzarle una lluvia de hechizos, pero durante la fase de suspensión de tiempo, me detuve a pensar.

Justo en frente de mis ojos estaba Shirushu en sus brazos.

(¡Mierda, este hijo de perra...!)

Sin encontrar un lugar óptimo para apuntar ―――― El tiempo se agotó.

El Cuadrado Temporal canceló su efecto, y no tuve más remedio que retroceder en ese momento, la bestia lanzó su otro pie diestramente hacia mí.

Apenas lo logré, logré usar mi brazo para defenderme, pero aun así fui lanzado por el golpe hacia algunos árboles.

[¡Cough……!]

[¡Zeph-san! ¡¡Zeph-san!!]

Maldita sea, esto es más problemático de lo que pensé que sería...

Necesito pensar otra manera...

Escuché los gritos de Shirushu y su voz estaba muy frenética.

(¿No hay algo... Algo que pueda hacer ...?)

Tambaleándome sobre mis pies, tomo mi posición de combate lentamente.

Al ver lo mal que estaba, las esquinas de los ojos de Shirushu se estaban poniendo llorosas.

[¡Para! ¡Si quieres a alguien solo llévame a mí!]

Shirushu gritaba con tristeza a la bestia, pero su voz pareció no llegar a sus oídos. En este momento, este monstruo estaba tratando de deshacerse de la amenaza frente a él, que era yo.

(¡Primero necesito dedicarme a la recuperación...!)

Concentrando mi mente, comencé a recuperar mi Maná.

Tal vez estaba tratando de pasarlo bien torturándome hasta la muerte, pero el Simio Gigante se acercaba lentamente.

[….. Para…]

Concentré todo mi enfoque en el Simio Gigante que se me acercaba con pasos pesados ​​y lo único que tenía en mente ahora era esquivar su próximo ataque.

¡Necesito golpearlo sin alcanzar a Shirushu...!

[….. ¡Para…..!]

Los pies del mono gigante se hunden lentamente en el suelo preparándose para saltar.

――――¿Está viniendo?

Me preparé para evitar el ataque entrante en cualquier momento...

[¡Para, ahora mismo!]

Una fuerte voz explota y sacude el bosque y tanto el Simio Gigante como yo dejamos de movernos momentáneamente.

Y luego el gorro de sacerdotisa de Shirushu cayó al suelo, y poco después sus pies aterrizaron en la tierra.

El Simio Gigante miraba confundido cómo se había liberado y miraba hacia Shirushu, que había escapado.

Luego mueve su mirada hacia lo que Shirushu estaba agarrando en su mano.

Finalmente, el Simio Gigante entiende la cosa que había en sus pequeñas manos y abre sus ojos ampliamente.

Lo que Shirushu sostenía casualmente en su mano, era tan grueso como un tronco, era un brazo negro y peludo.

―――― Era el brazo derecho del Simio Gigante que se suponía que la estaba reteniendo en este momento.

Los ojos y el cabello de Shirushu están teñidos de rojo y algo así como unas orejas de perrito sobresalen de su cabeza.

Luego, ella lentamente levantó la vista hacia el Simio Gigante con una mirada fiera.


1 comentario: