jueves, 22 de marzo de 2018

Remake Our Life! Prólogo - Desde el otoño de 2016


Remake Our Life!

Prólogo - Desde el otoño de 2016


La ciudad de Iruma, al norte de la prefectura de Saitama. Yo estaba en el segundo piso de un departamento, a unos cinco minutos de la estación más cercana. Con un teléfono en la mano, he estado hablando sin parar con la persona al otro lado de la línea durante unos buenos treinta minutos.

"Bueno, umm, como dije... no tiene sentido preguntarme a mí. No sé nada más que usted. No es como si supiera a dónde fue- ¿Eh?… ¿La tienda? Por lo general, estaría en el club de alterne de la calle Propeller, pero ahora mismo no tiene el dinero para eso... ¿el... hogar de su familia? Creo que estaba en... ¿Toyama? No, espere…. ¿Ishikawa tal vez? Recuerdo que estaba en algún lugar de por allí..."

Una mirada al reloj me dijo que eran casi las 2 PM.


"Sí, sí. Le informaré si descubro alguna información nueva sobre su paradero. No es como si estuviera en deuda con él o algo así. Ni siquiera he recibido mi salario desde hace medio año. Tuve que vivir en la oficina durante tres meses porque me echaron de mi apartamento por la no paga del alquiler.… Seguro, seguro. Entendido. Bien entonces…."

Con eso, colgué el receptor haciendo algo de ruido.

"Fuuu..."

Suspirando, llamé a la persona que estaba a mi lado.

"Presidente, terminé la llamada.”

Unos momentos más tarde, una voz llamó; el ser viviente bajo la mesa que estaba acurrucado dentro de un futón comenzó a retorcerse.

"¡Guau, una actuación bastante espléndida de Hashiba-kun~! ¡Muchas gracias! ¡De verdad gracias!"

El anciano regordete que salió desde abajo levantó la mano y dejó que una sonrisa flotara en toda su cara.

"Esos hombres, hay rumores sobre ellos; solían ser una pandilla de yanquis. Tienen rostros amenazantes, y sus ojos tienen esta mirada aguda e inhóspita. Honestamente, no me va bien con ese tipo de cosas. Hace poco, uno de ellos me dijo que me sacarían uno de mis ojos si no devolvía el dinero.”

"Presidente…"

Una vez más, suspiré, luego giré mi taburete hasta la mitad para quedar de cara a él. Tener que lidiar con una llamada de su cliente, siendo interrogado sobre los retrasos en el cronograma... no es tarea fácil. Y el que debe hacerlo, soy yo. Me da ganas de suspirar un poco más.

"¿Por qué no habla con ellos como adultos? Incluso si huye de un lugar a otro, no hay posibilidad de que...”

"¡Lo entiendo! ¡Lo entiendo, Hashiba-kun! Tal como está, el único final aburrido al que llegaré es que me arrojen a la Bahía de Tokio, atado a una roca grande y mi deuda de 50 millones.”

"Si ese es el caso-"

"¡Pero por favor, créeme! Si este manga en progreso resulta bien, ¡habrá 30 millones esperándome en el otro lado! Pero antes de eso, no podemos dejar que lo descubran, ¡o mis planes se reducirán a nada!"

"Haa.”

Trabajo en una compañía de juegos, y el presidente aquí es el presidente de dicha compañía. Entonces... ¿exactamente por qué está hablando de un manga? En cualquier caso, él fue influenciado para hacerlo, sin lugar a dudas...

"¡Este proyecto es increíble! ¡El primero de su tipo; lanzado tanto en papel como en dispositivos digitales! ¡El mismo trabajo se puede leer libremente desde tu teléfono inteligente o tu PC! ¡Y añadiendo a todo eso, el autor es un veterano en su oficio, ya que tiene experiencia en la escritura de la popular Shonen Zamp!"

Sacó una tablet y comenzó a mostrarme el sitio web, a pesar de que yo no se lo pedí. No era un sitio web como los que estaba acostumbrado a ver. No importa qué ángulo o configuración tratara de ver, su diseño era claramente anticuado. Este es un diseño que solo verías hace unos 10- no, hace 20 años.

"Presidente, ¿este sitio web está monetizado?"

"¿Monetizado? ¿A qué te refieres?"

Parecía muy perplejo.

"... El editor afiliado, ¿quién es?"

"Nadie. No tiene uno.”

"¿Va a venderlo por volumen? ¿Cómo va a ganar ingresos?"

"Usando ese sistema de cuota de membresía. ¡Oh, no necesitamos cobrarles inmediatamente!

Nos vamos a encontrar con una gran reacción si dejamos a los suscriptores en un desconocimiento sobre la tarifa. Una vez que se enteren, tendremos una avalancha de quejas o cancelaciones masivas.... ¿Este tipo en serio no lo ve?

"Eso es imprudente. Si no lo hace cumplir con los modelos de ingresos actuales.”

"¡Ese tipo de cosas no importa! ¡Siempre y cuando valga la pena leer las obras, las gestionaremos de una forma u otra!

"¡No lo hará!" ¡Golpeé mi puño contra el escritorio!

El presidente chilló. "¿Puedes por favor parar eso? La violencia no soluciona nada, ya sabes...”

"Entonces, debido a su personalidad imprudente y crédula y su incapacidad para planificar a futuro, los empleados decentes de esta empresa han estado renunciando desde hace un tiempo, ¿no es así? Corríjame si estoy equivocado."

"Re-Realmente no tienes que ser tan directo..."

"¡Pero tengo que hacerlo! ¿El animador principal? ¿El escritor de escenarios? ¿El programador principal? Incluso aquellos muchachos en contabilidad, quienes desesperadamente trataron de rescatar las finanzas de esta compañía en quiebra, ¡han empacado todo! Usted tenía todo un equipo, pero todos abandonaron el barco, ¿verdad?”

"¡Eso es-!…Tienes razón. Los perdí a todos. Todos... excepto Hashiba-kun.”

"Llegué demasiado tarde para renunciar. De hecho, yo-"

"Pero gracias a ti, '¡Lindo Trasero! ~¡La historia del trasero de la chica bonita~' fue lanzado! ¡Realmente me salvaste por un peldaño, y recuerda que ese no fue el único caso en el que me salvaste! Entonces, por favor, ¿podrías prestarme ese poder en este nuevo negocio?”

"... Antes de eso, todavía hay muchas cosas que debo hacer..."

Girando el banquillo hacia atrás, me volví para mirar al monitor LCD.

Todavía hay una gran cantidad de correos electrónicos de la compañía no leídos que necesitan ser revisados.

Todos ellos trataban de los gastos impagos del creador o de que el cliente no podía contactarse con él.

"De todos modos, ya deje de perseguir sueños. Es bueno tener ideas, pero ser presidente significa que tiene que ser realista sobre las cosas. ¿Lo entiende?"

Haa, suspiré otra vez.

"Bueno, ya que ha llegado a esto, tan reacio como estoy, seguiré adelante con usted, presidente. Por lo menos, por favor, encárguese de sus deudas y centrémonos en el próximo trabajo..."

En el medio de mi discurso, ¡Puf! Tan pronto como levanté mi línea de visión, el presidente había desaparecido.

"¡Espera, eh, ¿¡P-Presidente!?"

Incluso después de mirar el piso no tan espacioso, no pude encontrarlo.

"¿A dónde huyó...?"

Lo busqué alrededor de dos, tres veces más. En la tercera,

"¡Kyaaaaa! P-Por favor perdónenme.”

Un patético grito de sorpresa resonó desde el exterior del edificio.

Confundido, me levanté y miré por la ventana.

"¡Bastardo! Entonces aquí es a donde huiste, ¿eh? Tch, pensé que no habría forma de que estuvieras aquí, pero me equivoqué.”

Había dos tipos con camisetas negras flanqueando al presidente en ambos lados, levantándolo por sus brazos.

"¡No! ¡Eso está mal! ¡No me estaba escondiendo! ¡Solo estaba compadeciéndome de mi empleado! ¡Vino a llorar a mí, entonces-!"

"Sí, sí. Te escucho, te escucho. Ahora sube al auto, todo está bien.”

"¡Nooo! ¡Deténganseee! ¡¡Odio los autooooos~~~~~~~~~~~~~~~!!"

Lo empujaron hasta el asiento trasero de la camioneta blanca con un bate de metal. La puerta se cerró rápidamente. ¡Bang!

El automóvil se dirigió al oeste, con el sombrío sonido del motor cada vez más distante, y el presidente con ellos.

Pronto, la sombra del auto desapareció. El olor que salía del tubo de escape se desvaneció. Todo el entorno se desvaneció, y sin embargo, yo seguí mirando inmóvil el lugar donde el automóvil desapareció.

El sol comenzó a caer en el horizonte poco a poco.

"... Bueno, supongo que ahora estoy realmente desempleado..."



Kyouya Hashiba, 28 años.

Nací y crecí en una ciudad provincial en la prefectura de Nara, en el oeste, y me gradué de una universidad privada local. Traté de conseguir el trabajo de mis sueños como desarrollador de videojuegos, pero no me fue nada bien. Terminé siendo vendedor de autos. No estaba satisfecho, así que seguí trabajando sin olvidar mi sueño. Fue cuando estaba trabajando en una tienda de juegos en Akihabara que conocí al presidente de cierta compañía de juegos. Logré caerle bien y fui invitado por él para ayudarlo a hacer realidad su visión. A la edad de 26 años, terminé en la compañía como director... de una compañía de juegos Eroge.

Sin embargo, la compañía... no cumplió el sueño del presidente.

En ese momento, el presidente dijo que estaba consiguiéndose a un animador principal famoso para meterlo a bordo, pero después de 5 minutos de que el correo electrónico fuera enviado a él, lo rechazaron. Al final, el animador clave que conocí durante mis días de vendedor de tienda apareció después de muchas suplicas por mi parte. Se fue después, debido a que el presidente intentó algunos avances sexuales rápidos. ¿El famoso escritor del que el presidente se jactaba que conocía? Además de no responder a nosotros, subió un "Rudo Email de Petición de Mierda vino a mí de www." en sus redes sociales. Al final no pudimos conseguir un escritor. ¿La trama? Escrita por el presidente. Todo dependía del presidente por su delirante idea de que los grandes "del rubro" se unieran. El desarrollo del juego se encontró con un montón de problemas porque el presidente no obtuvo los recursos necesarios para la producción. Y debido a que comenzamos la producción sin ninguna prueba, nos perdimos la fecha de lanzamiento por medio año, posponiéndolo durante un año entero, incluso al final de todo.

Ese es a menudo el caso. Pinta una imagen muy cruel de la industria de los eroge, pero es cierto.

"De verdad…. ¿Qué pasó con ese tipo? Ese presidente..."

Cuando la gente se fue, tuve que asumir como relevo. Sin un animador principal, de alguna manera logré hacer unos dibujos, aprendiendo de la imitación. Cuando el artista de la computadora desapareció, logré dar color mientras luchaba con el software de animación, de alguna manera sacando un trailer del juego. Grabación de voz, escritura de guiones, programación... lo que sea, yo lo hacía.

Incluso con mi sacrificio, el juego acabó sin terminar. Ese programa utilizado que el presidente promocionaba estaba lleno de agujeros. En el momento del quinto parche, el juego era algo estable. Sin embargo, nadie lo notó más.

Mi trabajo increíblemente duro terminó dejándome solo 5.000 yenes en mi billetera. Eso es todo; no hay nada más.

Derrotado, compré un boleto para el último autobús a Nara y lo abordé.

¿El destino? Mis padres en casa.

Al final, el presidente nunca regresó. Al final, nunca me dieron mi salario. Al final, me echaron porque nunca pude pagar el alquiler. Al final, incluso fui desalojado del edificio donde estaba la oficina. No había nada más que hacer que tirar la toalla y volver con mis amigos.

Había esperanzas; varias personas en la industria que se pusieron en contacto conmigo para disculparse por el fiasco, y me invitaron a ir con ellos. Si quisiera, podría permanecer en esa línea de trabajo.

Sin embargo, ya estaba completamente harto de eso.

Incluso si hubiera disfrutado de un trabajo en la industria de los Eroge, mi lado harto de todo por trabajar con ese tipo de persona, incluso con mis ojos perspicaces, me hizo querer vomitar ante la idea.

Es posible que esté cansado de todo, pero no se me ocurre nada más.

"¿Hmm? ¿Una notificación...?

Mi smartphone en mi bolsillo vibró.

Era un correo entrante.

Era del Nico Douga[1].

"Ah, la transmisión en vivo de la compañía comenzará a las 9."

Estaba registrado en algunas comunidades de fabricantes de Eroge, algunas de ellas eran para mi trabajo anterior. Por eso, se me avisaría cada vez que se lanzara un nuevo programa. La transmisión en vivo de esta vez fue para una empresa importante en la industria: Saku Seed Soft.

Como eran casi las 9, enchufé los auriculares y comencé a ver.

"... ¿Un nuevo anuncio para un proyecto? Ahora dónde está eso... oh, aquí."

Saku Seed Soft es un veterano en la industria que obtiene grandes ganancias. Son un fabricante excelente que produce juegos y programas en 3 líneas estables.

Sin embargo, a cambio de la estabilidad, los creadores y el personal eran casi las mismas personas todo el tiempo. Por lo tanto, eran criticados por productos que siempre han sido "Carentes de un Nuevo Rumbo" incluso con sus ventas consistentes.

Sin embargo, este anuncio era completamente diferente.

"¿Están haciendo una línea completamente nueva? No puede ser... "

Parecía que los espectadores que podrían ser admiradores estaban conmocionados, por lo que tanto la emoción como la cautela se pueden leer en los comentarios.

"¡Gracias por esperar! ¡Bien, entonces es el anuncio del nuevo proyecto!”

El productor barbudo de Saku Seed Soft, una cara famosa en la industria, informaba a todos con una sonrisa. Luego, la pantalla cambia a un trailer.

Era obvio que metieron una gran cantidad de dinero en el trailer. El que yo creé a toda prisa ni siquiera se podría comparar con una fracción de esto.

"¡¿Eh?!"

En la escena en la que fluían los notables creadores, me levanté sin pensar.

En el autobús nocturno, la gente me miró desconcertada por lo que acababa de hacer.

A pesar de eso, no podía apartar mis ojos del smartphone que tenía en mis manos.

En la pantalla, los créditos se muestran a gran escala.

"Diseño de personajes: Shino Akishima."

"Escenario: Kyouichi Kawagoe."

"Canciones: N@NA"

Hubo muchos comentarios como si estuvieran dedicados a ocultar ese nombre.

"Esto tiene que ser mentira... Como se esperaba de Saku Seed Soft.”

Maldecía débilmente mientras me bamboleaba en mi asiento con un golpecito.

Shino Akishama. Ilustrador. Esa chica era la misma animadora principal que se negó a unirse a nosotros en ese entonces. Además, es una de las mejores en el negocio con experiencia en diseños de personajes de anime para televisión. Justo el otro día, me enteré de su primera exposición individual. Debo admitirlo, su art book era mi posesión más preciada.

Kyouichi Kawagoe. Autor de novelas ligeras. De su obra "La Espada Sangrienta del Lamento", una revista que se pretendía para los fanáticos de las novelas ligeras estuvo en primer lugar durante dos años consecutivos, y le valió la segunda calificación más alta de la temporada de anime. Recientemente ha estado trabajando en una novela de literatura para el público en general, cosechando grandes elogios.

N@NA. Una cantautora. Su popularidad se disparó rápidamente después de ser descubierta por sus canciones de anime y Vocaloid en Nico Douga. En este momento, ella tiene una etiqueta importante, liberando hit tras hit. Las entradas para sus conciertos se han convertido en productos sagrados; fácilmente gastaría 100.000 yenes en los sitios de subastas por ellas.

De hecho, soy fan de los tres. Naturalmente, obtuve la colección completa de artículos de los juegos donde Shino Akishima estaba a cargo de la animación, leía cada rincón y esquina de la colección de documentos de Kyouichi Kawagoe y compraba "Ai-bra" (la abreviatura del título de la novela ligera) desde el primer volumen. Incluso (dolorosamente) obtuve un boleto para la transmisión en vivo de N@NA, agité una varilla luminosa hasta que mi brazo lloró para que me detuviera.

El meollo de la cuestión es que estos tipos son las élites de los creadores.

El productor barbudo volvió a aparecer, diciendo deliciosamente que habría una adaptación de anime, una saga Y salida a las novelas. Todo esto iba a suceder uno tras otro inmediatamente después de que salga el juego.

Esos tres parecía iban a alinearse y darles a todos sus saludos, pero decidí apagar la transmisión allí.

"Haa..."

Suspiré, la sorpresa me abrumó.

Además de ser las elites, esos tres creadores realmente compartían una cosa más.

Esos tres... se graduaron de la misma universidad de artes en el mismo año.

Incluso en aquel entonces en la escuela, destacaron. Ellos no fueron los únicos; en aquel entonces había muchas personas talentosas ese semestre. La industria la llamó la "Era de Platino".

"Un juego donde los mejores de la Era de Platino están presentes para hacerla.... Parece una fantasía, realmente.”

Comparado con lo que sucedió en mi "antigua" empresa con el animador principal yéndose a causa del acoso sexual... La diferencia de todo esto hace que quiera reírme.

En los viejos tiempos, me gustaban los juegos.

De vuelta en la escuela primaria hasta la secundaria, me sumergía charlando con mis amigos sobre los juegos. Toda mi mesada en ese entonces terminaba en eso. Una vez me conmovió tan profundamente una obra maestra, que comencé a escribir títulos y ajustes de juegos de mis propias ideas personales en mi cuaderno. Decidí entonces que definitivamente ingresaría a una compañía de juegos en el futuro.

Los sueños se desvanecieron rápidamente frente a la realidad. Me gradué de una universidad regular. Recuerdo la vez que fallé la prueba de aplicación en una compañía de juegos. Por otra parte, noté que no era un trabajo que realmente quisiera hacer.

Es por eso que cuando fui el director de una compañía de Eroge, era realmente feliz.

Aunque lanzó solo algunos títulos pequeños, estaba ayudando a crear el "juego" que anhelaba.

Ese Eroge... Ese eroge que pedí prestado a un amigo, manteniéndome despierto por la noche y haciéndome llorar. Ese Eroge en el que estaba tan conmovido que compré el exquisito tapiz de la heroína con el dinero que ganaba de medio tiempo. Ese Eroge que compré que nos hizo sufrir por una lluvia helada, ya que estaba lloviendo en el evento de lanzamiento. Ese eroge... era mi turno de crearlo.

Ese Eroge... se convirtió en un final malo en el que intenté desesperadamente apoyar a un presidente irracional.

"Pero no tuve…. no tuve elección."

Era una manera horrible de terminarlo todo. Sin embargo, no se equivoquen, ese presidente era un soñador con un ideal para los juegos. Por esa sola razón, le tenía simpatía y cooperaba desesperadamente con él. Debido a que tenía ese sentimiento, incluso cuando llegó el momento en que yo fui el único que quedaba, lancé ese juego sin importar cuáles eran las probabilidades en mi contra.

Sin embargo, ese sueño terminó demasiado pronto.

"A nuestros valiosos pasajeros, el autobús llegará pronto a Shizuoka. El autobús se detendrá por 10 minutos en el área de servicio. Repito…."

El anuncio penetró a través del autobús. Arreglando mi ropa, me preparé para ir al baño.

Por ahora en el streaming, probablemente se estaba llevando a cabo una entrevista llamativa.

Con esos tres creadores hablando, varias personas de todo el mundo lo notarían, soñando con la finalización de ese juego. Lo más importante de todo, tener altas expectativas para ello.

Y luego estoy yo. No hay ninguna persona sensata en el mundo que se detenga y se dé cuenta de que me ocupo de mis asuntos aquí en la estación de servicio.

Estas tres personas de la "Era de Platino". Tenían 2 características más en común.

Los 3 nacieron en 1988.

──Los tres tenían la misma edad que yo.



Tan pronto como regresé a la casa de mis padres, me dijeron que limpiara mi habitación.

Parecía que mi hermana pequeña Miyoko también se estaba quedando aquí. Se casó en Tokio, pero se divorció y terminó siendo madre soltera. Ja... el hermano mayor está desempleado, la hermana menor está divorciada y es madre soltera. Entre nosotros dos, esto solo estaba lleno de altibajos.

No había forma de que no supieran que estaba desempleado. Solo ordené de mala gana la habitación.

"¿Hmm? ¿Esto siempre estuvo...? Esta…."

Una caja de cartón estaba metida en el estante. Mirando dentro, eché un vistazo a mi pasado.

Un cuaderno que estaba lleno de los ajustes para mi delirante juego. Un cuaderno de bocetos que se había llenado hasta el borde después de 5 días, cuando hubo un momento en el que creí en un hilo en línea que decía 'tus habilidades de dibujo serán mejores cuando dibujes todos los días'. Había novelas ligeras y manga a las que me hice adicto también. Todos los tesoros de mi pasado.

Sin embargo, de todos los tesoros de mí pasado dentro, una de las cosas más importantes que debería estar aquí, no estaba.

"¿Hmm? Huh... ¿A dónde se fue esa cosa?

Giré la caja del revés. Nada. Ahora, estaba revolviendo la habitación de adentro hacia afuera. Ni en el escritorio, los espacios en la estantería... no estaba allí.

Mientras estaba lleno de malestar, sentí que la linterna improvisada en mi mano vibraba.

"¿Oh? ¿Una llamada? ¿Hola?"

"Ah, ¿Onii-chan? Siento que tengas que limpiar la habitación~, ¿estás bien ahora?"[2]

Era de mi hermanita Miyoko. Ella nunca se desprendió completamente de su dialecto de Kansai, a diferencia de mí.

"Estoy bien. ¿Qué pasa?"

"Despué’ de que estuvieras arreglando tu’ cosa’, noté que algo de Onii-chan se mezcló con las mía’. Llamé pensando que podrías estar buscando esa cosa o algo así.”

"¿Algo mío? ¿Qué es?"

"Ah sí, era un aviso de aceptación. ¿No atesorabas esa cosa?”

"…Sí. Realmente lo estaba buscando. Serías una salvavidas si pudieras venir a devolvérmelo.”

"No e’ gran cosa, Onii-chan. Bueno, ta’ luego~.”

Terminé la llamada. Aliviado, me dejé caer en la cama, sin siquiera cambiarme la ropa.

Miré hacia el techo. Ese techo... nunca cambió desde esos días de escuela secundaria.

"Esa vez... ¿por qué tomé ese examen? Me pregunto…."

Yo en ese momento era solo un estudiante promedio con calificaciones promedio. Apliqué a varias universidades en el área de Kansai, todas completamente promedio.

... No sé por qué, pero en ese momento apliqué a una escuela más. Era completamente diferente, en otra región.

Colegio de Artes Oonaka, Departamento de Cine. Aquí en la universidad, las personas talentosas eran tan comunes como las ovejas. Es el alma de ese director de animé que todos en el país conocen, donde ese artista de manga élite que dibujó a Akai Honoo pasó la primera mitad de su vida, y la meca de los aspirantes a desarrolladores de juegos. Fue aquí, donde envié esa aplicación diferente.

Era conocida como Oogei, llena de excéntricos. Una universidad excéntrica donde es normal que una quinta parte de los estudiantes abandone. Esta excéntrica universidad... es donde esas tres personas a las que admiro llamaron su alma mater[3].

Había exámenes con guiones y escenarios. Me quedé muy perplejo con el cuestionario. Lo tomé a medias sin pensar si lo aprobé o si fallé. Sin embargo…. "Por alguna razón... fui aceptado".

Si, así es. Por alguna razón, lo logré.

En ese momento, estaba realmente feliz conmigo mismo. Sin embargo, incluso cuando fui aceptado en la universidad que más deseaba, nunca entré.

Si hubiera entrado... si me hubiera hecho compañero de clase de esos 3...

"Jaja, me he convertido en un donnadie para nada especial.”

Si bien era cierto que Oogei me aceptó, no estaba decidido que me volvería de la élite. Las conversaciones de "tal vez si" o "puede que", esas apelan al yo de hoy cuya vida ha sido peor que la mierda.

"…Está bien. Si ese fuera el caso..."

Tratando de imaginarme llevando una vida en Oogei junto con ellos, esos tres que nunca he conocido una sola vez.

Tratando de imaginarme hablando con ellos sobre hacer cosas, discutiendo, enfureciéndonos, llorando, riendo.

Sacando ese impulso de las cosas que habríamos creado como equipo, yendo tan lejos como para hacer algo por mí mismo.

Y luego... y luego...

En ese momento, detuve mis pensamientos caprichosos.

"¿Y qué hay de...?"

Las esquinas de mis ojos se pusieron calientes, y mi visión comenzó a nublarse.

El aire rápidamente corría por mi nariz, con cada pesada respiración.

"Ya es... demasiado tarde.”

Todo terminó hace 10 años en ese día.

El resultado de perseguir caprichosamente un sueño a medias, es el yo de ahora. El resultado de ser recogido por un patético presidente de una patética empresa, es el yo de ahora.

Planeé llevarlo todo hasta el final. Sin embargo, estaba impotente. Para el animador principal al final que dijo que persistiría incluso con las condiciones de mierda. Para el artista que trabajó a pesar del horario de mierda. Yo estaba impotente. No podría darles una respuesta en absoluto.

"¿Exactamente qué era mi vida...?"

Poniendo una sonrisa de auto-tormento, cerré mis ojos suavemente.

Si de alguna manera, si regresara, de vuelta a ese momento.

Recordé el momento en que estaba tomando exámenes.

En ese momento, mi hermanita aún no estaba en la escuela media. En ese momento estaba emocionado de estar tomando exámenes de la universidad.

Cada vez, cuando recibía una notificación de una universidad, mi hermanita la tomaba cautelosamente del buzón para traerla. Ella era como mi barómetro; bajando los hombros y poniéndose deprimida si fuera un fracaso, y estaría saltando de alegría y felicidad con mis dedos entrelazados con los de ella si lograra pasar.

Oí el sonido de alguien subiendo las escaleras.

"Hm, ¿regresó?"

Debido a ese sonido, abrí los ojos.

Para verificar la hora, en este momento extendí mis brazos a mi teléfono-.

"¡Onii-Chan!"

Ella abrió la puerta de la habitación con un fuerte ¡Bang!

"¿Qué pasa, Miyoko? Me sorprendiste... Espera, ¿qué pasa con esa ropa?"

Mi hermana de 24 años, madre soltera con un hijo, estaba por alguna razón parada frente a mí con un uniforme de marinero.

"¿Eh? Bueno, es mi uniforme, por supuesto... "

Mi hermanita respondió con una especie de '¿y qué?'.

"No, eso es... ¿cosplay?"

¿Tu ex esposo tenía ese tipo de pasatiempo?

No he escuchado sobre esa historia.

"¿Qué clase de tonterías idiotas estás diciendo? Dejando eso de lado; ¡¡aquí!!"

Sin preocuparse demasiado por mis palabras, ella empujó un grueso sobre delante de mí.

"¡Onii-chan, felicitaciones! ¡¡Pasaste!!"

........................ ¿Eh?

No, ciertamente dijiste que ibas a traer la notificación de aprobación que se mezcló.

¿La estás pasando tan extravagantemente? ¿Incluso con cosplay?

"Pero lo que dijiste por teléfono-.”

Mientras lo decía, la mano que estaba buscando mi teléfono se detuvo.

No tenía teléfono.

En su lugar había un teléfono celular de varias generaciones atrás.

El caos en mi cabeza comienza.

"¿Eh? ¡Espera un momento!"

Miré alrededor de la habitación una vez más.

Al otro lado de la cama hay un televisor CRT[4]. Al lado había una consola PS2.

Solo había 7 volúmenes de Zero-Ma en el estante, cuando sé que obtuve el set completo. Asterisk... Haganai también... Sus figuras y formas se podían ver en la estantería.

Con mi mente en modo de pánico, corrí al calendario colgado en la pared.

"¿Onii-chan? ¿Algo va mal? Estabas parloteando antes que serías aceptado en una universidad de arte’. Ahora... cuando de hecho pasaste... actúas raro. Lo que me recuerda, ¿por qué estás hablando de repente en japonés estándar?"

Su voz... No pude registrarla en mi mente.

Todas esas cosas desconcertantes saltaron sobre mí en rápida sucesión... Todo eso condujo a la respuesta justo en frente de mí. Aquí, en el calendario....

"... Es el año 2006..."


[1] Nico douga es de forma resumida el youtube para los japoneses.
[2] Siento esto de aquí, la verdad es que la hermana está hablando con el dialecto de Kansai, pero yo nunca he sabido usar una escritura más coloquial o rural cuando se trata de traducir. Podría utilizar mi chileno para hacer algo parecido. Diganme que piensan de ello en los comentarios.
[3] Expresión en Latin. Se utiliza para referirse a una persona o cosa que actúa como impulsora o motora de algo.
[4] Se refiere a esa teles con anchas para atrás. Las cuales fueron reemplazadas luego con los LCDs.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario