sábado, 21 de julio de 2018

Mixed Bathing Vol. 3 Segundo Baño - El Baño Sin Fondo de Acero Negro


Mixed Bathing in Another Dimension

Volumen 3

Segundo Baño - El Baño Sin Fondo de Acero Negro

Maldita sea, me impresionó un poco.

Me quedé sin palabras frente a un poema enmarcado escrito por el propio Ficus, colgado dentro de la tienda de la Marca Ficus en Hefestópolis. Si me hubiesen preguntado “¿cuál es la figura histórica que más admiras?” En este momento, podría haber dejado escapar “el gran pervertido Ficus,” como mi respuesta.


Después de saber por Haruno que la Marca Ficus había hecho ropa interior para un gigante y una pequeña hada, me puse un poco curioso y empecé a investigar en profundidad sobre el gran pervertido Ficus. Aparentemente había vivido una larga vida, hasta casi 100 años. Murió hace más de 200 años, lo que significa que nació hace 300, más o menos al mismo tiempo que Atenea.

La familia sagrada y el templo de la Diosa de la Luz estaban trabajando en las sombras en aquel entonces, y la inclinación contra los semihumanos probablemente todavía era fuerte durante el período en el que él creció. A pesar del período de tiempo, este pervertido aún proclamaba audazmente que no le importaba si alguien era humano o semihumano — él sólo quería que usara sostén y bragas. Puede haber sonado bastante idiota, pero se necesitaron agallas para hacer lo que él hizo.

Por ejemplo, las bragas bajas que se exhiben en la fachada de la tienda. Desde el punto de vista de los japoneses modernos, parecían estar diseñadas exclusivamente para el estilo, pero en realidad también tenían utilidad. El diseño nació para resolver el muy práctico problema de que las bragas no se interpongan en el camino de la cola de un semihumano. Este fue uno de sus legados, pensando en ello. Roni usaba ese tipo de bragas todos los días, que es exactamente lo que el gran pervertido hubiera querido. Aunque no por eso estaba más convencido de imitar su estilo de una sola hoja como ropa formal.


Había pasado medio mes desde que nuestro grupo empezó a quedarse en el taller barra residencia del herrero ketolt, Pardoe Paul. Ayer llegó la noticia de Haruno de que ella había partido de Ateneápolis.

Nuestra armadura mágica, la Devoradora de Magia, necesitaba tiempo para dejar que el poder mágico se estabilizara antes de afinarse más, así que usamos el tiempo libre para ir de compras hoy. Nuestro principal objetivo era recoger el traje de sirvienta que habíamos ordenado para que Rakti pareciera una raver obrera. Habíamos hecho el pedido hacía medio mes, pero como queríamos uno personalizado que se pudiera llevar durante el viaje y pedimos varios a la vez, había llevado un tiempo completarlo.

Y ahora mismo, acababa de explicar a los artesanos lo que era un “futón” para un pedido. La explicación había tomado un tiempo, ya que el concepto de un futón no existía en este mundo, pero pensé que los artesanos tenían la idea básica. Rium era la única de las chicas que se quedó a escuchar la explicación de mi futón, pero se había cansado y ahora estaba durmiendo la siesta junto a Rulitora.

Parecía que Clena y las demás aún no habían terminado de comprar, así que decidí echar un vistazo a la tienda por el momento.

“Este lugar parece que está medio pensado para niños.”

“¿Quieres decir que la ropa es pequeña? Tal vez es porque hay un montón de ketolts aquí.”

Pensando en la Marca Ficus en Jupiterópolis, los pasillos de la tienda eran lo suficientemente grandes como para que cupiera Rulitora, ya que la ciudad tenía todo tipo de ravers, muchos de los cuales vivían allí como ciudadanos de clase media después de completar sus condiciones de empleo. Ceresópolis, por otro lado, era una nación agrícola que los ravers semihumanos evitaban, por lo que las pasarelas se hacían sin semihumanos grandes en mente. Y aquí en Hefestópolis, los pasillos eran lo suficientemente anchos para Rulitora, pero las exhibiciones de la tienda eran todas muy pequeñas, posiblemente para acomodar los pequeños ketolts de la zona.

“¿Significa eso que la mitad de los clientes aquí son ketolts?”

“Probablemente, sí.”

Una raza de semihumanos llamados glaupis había sido expulsada una vez de Ateneápolis, pero aparentemente nada de eso ocurrió en esta ciudad. Según lo que Pardoe me dijo más tarde, el templo de la luz había intentado desterrar a los ketolts de esta nación una vez. Esa fue una historia de hace 200 años. Sin embargo, Hefestópolis y Ateneápolis tenían una diferencia clave. Esta nación tenía minas y herreros, y los herreros talentosos estaban entre los más respetados aquí. El templo de la luz invadió la nación y trató de expulsar a los ketolts, pero estos respondieron proclamando, “¡Encuentren herreros que puedan hacer un mejor trabajo que nosotros!” Aparentemente el templo de la luz no podía estar a la altura de esa demanda.

A juzgar por la forma en que los clérigos del fuego se esforzaron por comprobar si estábamos de acuerdo con los semihumanos cuando les pedimos una buena recomendación de herrero, los herreros humanos de esta ciudad no podían competir con los ketolts. Según Shakova, era una diferencia en la forma en que manejaban las piedras de fuego. Esa diferencia llevó a las posiciones relativas entre los dos templos ahora. Recordé cómo un clérigo del templo de la luz había venido a saludarme en mi camino hacia aquí, y cómo tres clérigos del templo del fuego lo hicieron a un lado. Pensé que sería mejor que el templo de la luz se retirara completamente en ese momento, pero deben haber tenido sus razones.


“Perdón por la espera.” Y mientras esos pensamientos corrían por mi cabeza, Mark llegó cargando sus bolsas.

Mark Remus, un gato atigrado naranja. Era el hijo de Shakova Remus. Él y la hija de Pardoe, la ketolt de color blanco puro llamada Crissa Paul, habían venido con nosotros a comprar hoy.

Él había comprado guantes de cuero para trabajar. Eran particularmente resistentes al fuego, hechos de la piel de monstruos llamados lagartos rojos que vivían alrededor del Monte Lemnos. Sin embargo, incluso esos guantes no tenían ninguna posibilidad contra la energía del fuego producida por la intervención divina. Los guantes estaban en la lista de compras hoy porque todos los que tenían se habían quemado.

“¿Dónde está Crissa y el resto?”

“Siguen comprando. No hay nada que podamos hacer en estas situaciones aparte de estar callados y esperar.”

Crissa acompañó a Clena y a las otras chicas de compras.

“No es algo que podamos ayudarles a elegir, a menos que quieran que lo hagamos.”

“Sí...”

Mark frunció las cejas en el momento en que mencioné el nombre de Crissa. Él tenía 15 años y aparentemente estaba enamorado de Crissa. Crissa tenía 18, un año más que yo. Las familias de Pardoe y Shakova habían estado unidas durante mucho tiempo, así que ella era una amiga de la infancia y como una hermana mayor para él. No sólo eso, sino que Crissa era una chica popular y atractiva en su vecindario. Ella y yo nos llevábamos bien, así que no era de extrañar que se hubiera puesto cauteloso conmigo.

Pero no te preocupes, Mark. Yo pensaba que Crissa era linda, pero era una ketolt con forma de gato. Dudaba de que alguna vez empezaría a sentir algo por ella.

Fue lindo ver a otro gato como él desconfiar de mí, sin saber lo que yo pienso al respecto. Después de todo, su mayor problema ahora mismo sería el hecho de que Crissa no pensaba en él más que como un amigo de la infancia que era como un hermanito para ella. Bueno, era divertido verlos desde el banquillo.


“¡Gracias por esperar!”

Las chicas se nos acercaron, después de haber terminado sus compras. Rakti lideraba el grupo, saltando hacia nosotros con su uniforme de sirvienta.

“... ¿No es un poco corto?”

Ella había comprado su uniforme de sirvienta, pero la falda parecía un poco corta. Yo no conocía bien los uniformes de sirvienta aquí, pero recordé que los del castillo de Júpiter eran más largos que eso. Más que un uniforme de sirvienta, el traje parecía como el de las lindas camareras que se veían en café. Clena llegó un momento después para responder a mi pregunta.

“Esto es lo normal para las sirvientas que trabajan fuera, ¿sabes?”

“¿En serio?”

“Sería difícil huir si algo pasara y ella llevara una falda larga.”

Estos trajes cortos de sirvienta eran utilizados originalmente para las criadas que trabajaban fuera de castillos y mansiones. Estar dentro de la ciudad no garantizaba la seguridad, por lo que las faldas tenían que ser lo suficientemente cortas para que pudieran correr en caso de que surgiera algo.

“Así que, ¿por qué no podíamos simplemente comprarle la ropa de viajero normal?”

“Es importante que las sirvientas sean reconocibles de un vistazo. Es decir, es importante poder decir que son el raver de alguien digno de mención.”

“Ya veo...”

Así que si alguien tratara de ponerle la mano encima a la sirvienta, sabrían que tendrían una pelea con el empleador. A veces eso puede causar problemas, pero apuesto a que ayudaba a evitarlos la mayor parte del tiempo.

Los empleadores viajaban largas distancias con más frecuencia en estos días, por lo que los trajes de sirvienta se habían vuelto más resistentes a su vez. El traje de Rakti era uno de esos robustos.

“¿Qué te parece? ¿Se ve lindo?” Rakti dio una vuelta, lo que hizo que su falda se agitara. Pude ver sus piernas esbeltas y flexibles cubiertas de medias de un blanco puro desde debajo de la falda.

Al parecer, las medias eran una marca registrada de las sirvientas que viajaban largas distancias. El césped y otros peligros diversos podían dañar sus piernas, así que esta protección era algo natural.

“¡Te ves linda, Rakti!”

“¡Yaaay!”

En cualquier caso, Rakti se veía linda con su uniforme de sirvienta. Ella saltó y me abrazó en respuesta a mis elogios. Tal vez me había hecho más fuerte, pero fui capaz de atrapar y sostener su pequeño cuerpo con bastante facilidad. Luego, como estaba feliz de estar al mismo nivel que yo por una vez, me mostró una sonrisa radiante y frotó su mejilla con la mía.

El uniforme de sirvienta era azul índigo con un delantal blanco con volantes. Me preguntaba si este era un buen diseño para ropa de viaje, pero recordé que el abrigo de Clena también era un vestido.

Según Roni, los materiales del delantal eran diferentes de los habituales. Priorizaban la robustez más que la ligereza. No se veía muy diferente desde afuera, pero noté que el brillo estaba un poco apagado.

Clena y Roni también fueron a buscar la ropa que habían pedido. Ponemos todas nuestras compras en una bolsa para que Roni las lleve.


“¿Has terminado por tu lado?”

“Sí, nos probamos nuestra ropa arreglada y todas se ven bien.”

“Ahora, volvamos.”

Ya veo, así que se demoraron porque se habían probado la ropa. Ese era un paso vital para conseguir ropa hecha a medida.

“Oh, Roni. Yo puedo llevar eso por ti.”

“¿Eh? No podría hacer que llevara nuestras cosas, Sir Touya...”

“Déjame al menos hacer eso, como hombre.”

“Entonces déjame a mí tomarla.”

Intenté quitar la bolsa de las manos de Roni, pero la mano de Rulitora vino en picada desde arriba y recogió la bolsa, mientras él aún seguía con Rium en la espalda.

“No intentes robar los trabajos de tus asistentes.” Clena me golpeó en la parte de atrás de la cabeza cuando yo aún estaba con la guardia baja por la interrupción sorpresa.

Y entonces finalmente me di cuenta. Yo quería recoger nuestras pertenencias como hombre, pero ahora mismo se suponía que era el dueño de Roni. Traté de tenerlo en mente antes, pero lo había olvidado por completo hace un momento.

“L-lo siento, Roni.”

“No, gracias por preocuparse por mí.” Me disculpé, pero Roni me perdonó con una mirada un poco avergonzada. La interrupción sorpresa de Rulitora debe haber sido una forma de seguir mi error también.

“Rulitora, lleva nuestras cosas.”

“Entendido.”

Así es como se suponía que debía actuar como su dueño. Le di una orden a Rulitora y él respondió con un digno asentimiento.

“Um... ¿yo estuve actuando mal también?” Rakti le preguntó a Clena mientras se aferraba a mí.

“...Está bien mientras Touya esté contento, pero trata de comportarte en público.”

“¡Entendido, profesora!” Rakti levantó vigorosamente la mano en respuesta a Clena. Déjame recordarte que esta era la Diosa de la Oscuridad con la que estábamos tratando.


“¿Llevo eso por ti, Marky?”[1]

“...No es miuacesario.”

Crissa sonrió y trató de llamar la atención de Mark, pero él le apartó la cabeza, avergonzado. Ella no pareció en absoluto sorprendida por su actitud y en su lugar se rió un poco. Esto podría haber sido algo cotidiano para ellos. Hasta lo llamaba “Marky.” Se sentía como si ella estuviera un nivel por encima de él la mayor parte del tiempo, pero quería pensar que eso era sólo nuestra imaginación.


Después de eso, fuimos a ver cómo el incidente de Haruno había influido en el mercado raver por aquí. Pero tan pronto como llegamos, vi un tablón de madera que colgaba justo sobre la entrada con la inscripción “¡Aniquilar la injusticia!” Escrito en letras de este mundo sobre él, y no pude evitar reírme un poco.

Decidí reunir alguna información de un transeúnte, y aparentemente ya se había corrido la voz en el templo de Júpiter acerca de que el pastor del templo de la luz en Ateneápolis estaba involucrado en este incidente. El templo ordenó entonces que se investigara cada templo de la luz en cada ciudad-estado. No se encontró ningún perpetrador en esta nación, ya que la demanda de ravers criminales era baja y no se obtendría ningún beneficio de falsificar nada. Pregunté por qué los ravers criminales no eran más solicitados aquí, ya que parecían encajar perfectamente para trabajar en las minas, y Mark respondió a mi pregunta.

La minería de piedras de fuego era el primer trabajo asignado a los aprendices de herrero. Era el primer paso para poder discernir la calidad de las piedras de fuego. Si querías hacer algo bueno, tenías que empezar por recoger piedras de fuego que fueran grandes y de alta calidad. Según Mark, a los herreros humanos les costaba trabajo darse cuenta de eso.

Por lo tanto, ser minero era reconocido como un trabajo honesto en esta nación, y no había necesidad de reunir ravers criminales ya que había mucha gente haciendo cola para el trabajo. Sobre todo, el Monte Lemnos era un lugar sagrado para los seguidores de la Diosa del Fuego. Más de uno pensó que prefería trabajar en las minas antes que enviar criminales allí.

Y tal vez era sólo yo, pero pensé que “no se obtendría ningún beneficio” sonaba como un argumento más convincente que simplemente “¡Nunca cometería fraude!”

En ese sentido, lo primero que necesitaba este país eran guardias en el Monte Lemnos para proteger las minas de los monstruos – ravers de batalla. Lo segundo eran los ravers obreros que atendían las necesidades de la casa. Había muchos ravers semihumanos que venían aquí en busca de empleo como guardias.


Ahora que habíamos terminado todo lo que teníamos que hacer, volvimos a casa de Pardoe. Aunque se parecía a cualquier otro taller en el exterior, el otro lado del edificio era una mansión bastante lujosa. Era un buen indicador de cómo los herreros expertos se clasificaban socialmente en esta nación. No estaríamos usando el altar con la columna de piedra de fuego hoy, así que era tiempo de lecciones de magia y práctica.

“...Te ayudaré.” Rium, que había estado durmiendo sobre Rulitora todo este tiempo, se despertó y ofreció su ayuda.

Yo ya había aprendido más de 10 nuevos hechizos en el transcurso de este semestre. Considerando que me había tomado tres días aprender Invocar Espíritu de la Tierra, ahora estaba progresando al doble del ritmo de entonces.

“¡Invocación Espiritual!” Dije, y una bola de fuego se formó en la punta de mi dedo. Acabo de convocar a un espíritu de fuego. El calor me picó en la punta de los dedos, así que rápidamente solté la bola de fuego. El espíritu entonces comenzó a cambiar su forma a mi voluntad.

De acuerdo con los clérigos del fuego, la llama podría ser disparada como una bola, una flecha o una lanza. A cada uno de ellos se les llamaba “bola de fuego,” “flecha de fuego” y “lanza de fuego,” y eran tratados como hechizos diferentes, pero todos derivaban de la invocación del espíritu de fuego.

Si ponía demasiado MP en el hechizo, el poder del fuego se me escaparía de las manos, así que necesitaba tener cuidado. Quiero decir, si no fuera por los guantes rojos de piel de lagarto que Pardoe me había dado cuando le dije que estaría practicando hechizos de clérigo del fuego, mis manos ya estarían quemadas hasta estar negras. La primera vez que probé el hechizo, los guantes se incendiaron. Desde entonces, había tenido cuidado con la cantidad de MP que usaba, y mi segundo par de guantes aún estaba intacto.

Además de eso, había aprendido unos cuantos hechizos más de luz y tierra también. Los hechizos de oscuridad todavía no me iban bien. Según Rakti, los hechizos eran sólo para demonios, y aunque pudiera usarlos, me llevaría bastante tiempo.

No importa cuán apilados estuvieran mi MP y mi MEN, no habría llegado tan lejos si los libros de texto fueran mi único recurso. Había una razón en particular por la que había progresado tan rápido. Esa noche, volví a ver a las diosas en mis sueños.

Sí, había estado viendo a estas diosas en mis sueños todas las noches. Le pregunté a Rakti qué estaba pasando cuando me desperté, pero ella dijo que ni las otras diosas lo sabían.

El archi-clérigo que había formado parte del grupo del primer rey sagrado, San Pilaca. Incluso él había sido bendecido por las cinco diosas en ese momento, pero nunca le había pasado algo así.

Aparentemente las diosas podían percibir los pensamientos de las otras, y Rakti me dijo que la razón por la que la Diosa de la Luz había estado enojada conmigo antes era porque no había estado invocando nada más que a los espíritus de la tierra cuando debería haber estado practicando más magia de luz.

En cuanto a lo que esas diosas hacían conmigo cada noche, me enseñaban magia. La Diosa de la Luz estaba especialmente entusiasmada con ello.

No podía moverme en mis sueños. Tampoco podía oír lo que decían. Entonces, ¿cómo estaba aprendiendo magia de ellas, te preguntarás? Ahora mismo, la Diosa de la Luz tenía numerosos libros volando frente a mí como si estuviéramos en un concurso. Cada libro tenía dibujos que explicaban en detalle cómo usar cada hechizo. Sí, las diosas estaban usando mi único sentido, la vista, para enseñarme magia. Esos libros de texto eran mucho más fáciles de entender que los que me habían dado los templos. Esa era la única razón por la que había estado aprendiendo hechizos tan rápido.

Estaba el archi-clérigo que había sido bendecido por las cinco diosas hace mucho tiempo, luego yo, que ahora tenía cuatro bendiciones, aunque una de un templo que no era el principal. Fui la primera persona desde San Pilaca en lograr algo parecido, y las diosas querían ayudarme a crecer y aprender más hechizos.

Últimamente la columna de piedra de fuego había estado consumiendo mucho más de mi MP de lo habitual, y cierta persona no lo estaba tomando muy bien. La Diosa de la Luz, no es de extrañar. Como resultado, la mayoría de los hechizos que había aprendido eran hechizos clericales de luz.

¿Por qué llevaba gafas y un traje con falda? Hasta ahora había estado usando un vestido que llegaba hasta los tobillos, así que sus piernas desnudas que se extendían más allá de su falda eran demasiado radiantes para mis ojos. Su cabello rubio sedoso que originalmente había usado como cola de caballo ahora estaba atado en un bollo limpio. Sabiendo que mis pensamientos serían transmitidos, me preguntaba si su cabello se dañaría al atarlo así, y a la noche siguiente ella usó su cabello en una cola de caballo simple atada al nivel del cuello.

La Diosa del Fuego llevaba un chándal. Tenía una camiseta sin mangas debajo de la chaqueta. Una espada de bambú sería muy apropiada para el resto de su apariencia.

Ella era, como debería decirlo, del tipo del que te puedes hacer amigo fácilmente. El día que aprendí a convocar a los espíritus del fuego, ella felizmente desordenó mi cabello.

La Diosa de la Tierra llevaba una blusa blanca y una falda de tubo, así como medias. Llevaba una bata de laboratorio blanca encima de eso. Las tres parecían profesoras en fila.

Sus increíblemente bien dotados artículos prácticamente se le estaban saliendo de la blusa, e incluso ahora se sentía como si se le fuera a salir un botón en cualquier momento. De hecho, pude ver su escote y sostén desde los espacios entre los botones. Ella era, de hecho, la diosa de las cosechas abundantes. Encima de eso, a ella no parecía importarle en absoluto, y siempre me recibía con una vista espléndida cada vez que venía a enseñarme. Sería un gran problema tener una profesora tan saludable como ella en la escuela.

Después de que me despertaba y le preguntaba a Rakti sobre todo esto, me dijo que cada uno de nosotros tenía influencia sobre las imágenes del otro dentro del sueño. Ya veo, así que cuando me enseñaban hechizos en mi sueño, empecé a imaginarme un ambiente escolar también. Podría entender por qué las diosas empezaron a vestirse como maestras, entonces. Pero en ese caso... ¿por qué Rakti llevaba una mochila roja de escuela primaria en mi sueño? ¿Esa era su imagen de sí misma o la mía? No pude confirmarlo con ella ni siquiera después de que despertamos.


Después de medio mes de haber aprendido magia en un ambiente que pondría celosos a todos los hombres del mundo, mi armadura la Devoradora de Magia finalmente se terminó de afinar. Había disminuido de tamaño, y yo lo describiría como un “elegante demonio negro.” Según Pardoe, en realidad no había disminuido de tamaño, sino que había sido pseudo-encogida para ajustarse a mi talla.

Estoy a punto de entrar en un tema totalmente práctico y realista, pero los artículos mágicos eran extremadamente caros. Especialmente un juego completo de armadura metálica, que se volvería más difícil de vender en el momento en que cambiara su tamaño. Como resultado, se le había puesto un hechizo que permitía que la armadura se redujese al tamaño de su portador.

Ese hechizo estaba justo en la cima del arsenal de hechizos de artesanos. Su nombre era “Alteración,” y era una habilidad indispensable que se utilizaba en objetos mágicos raros. No podía convertir un objeto más pequeño en uno más grande, ni podía modificar el peso de un objeto, por lo que tenía sus límites a la hora de cambiar el tamaño de un objeto. La Devoradora de Magia, que fue creada hace más de 500 años, aún con eso no tenía ese hechizo.

Para tener una idea de lo grande que era el hechizo Alteración, sólo unos pocos, incluso entre los herreros de primera clase en Hefestópolis, podían usarlo. La razón por la que Pardoe había pedido a Shakova que le ayudara a afinar la Devoradora de Magia no era otra que el hecho de que él sabía cómo usar Alteración.

Vertió la magia en todas y cada una de las partes de la armadura usando la bendición de la Diosa del Fuego, el calor divino de mi MP, y un martillo. La afinación había tomado un mes debido a lo difícil que era entender el proceso.

“¿No son los cuernos y garras un poco grandes?”

“Ahí están los conductores, así que no podemos cambiarlos.” Originalmente, toda la magia se realizaba a través del cuerpo de una persona. Imaginen a una persona que se enfrenta a un enemigo con la palma de la mano apuntando al frente, a punto de lanzar un hechizo, eso era esencialmente todo. Si te sientes tan inclinado, también puedes lanzar el hechizo desde tu frente o desde cualquier parte de tu cuerpo.

Por el contrario, un conductor era un elemento que se podía sostener en la mano o llevar en el cuerpo, y luego canalizar el hechizo a través de este. Era como si un mago lanzara un hechizo con su varita, y el hechizo salía de la joya en la parte superior de la varita. Con la forma en que la magia en este mundo funcionaba, la joya en la punta de la varita actuaba como el conductor, y mientras la propia varita pudiera canalizar la magia, la magia podría ser disparada desde la joya en la punta con sólo agarrar una parte de la varita.

El martillo que Pardoe usaba también era un conductor. El proceso era esencialmente el mismo que el de la magia de cristal de Rium.

En el caso de la Devoradora de Magia, los conductores estaban ubicados en las palmas de los guantes, las garras cortas pero afiladas que crecían en la parte posterior de los guantes, y el casco, o más específicamente, los dos cuernos que crecían en la frente del casco. Además, ordené que se colocara otro juego de conductores en la parte inferior de los zapatos de las grebas.

Como el pseudo-encogimiento no funcionaba en los conductores, esas piezas eran todas de un tamaño mayor que el resto, pero nunca fueron demasiado grandes en primer lugar, así que lo acepté como parte del diseño.

La armadura fue originalmente diseñada para lucir aterradora, pero la alteración de tamaño evitó que la Devoradora de Magia se viera demasiado misteriosa y le dio un aspecto ligeramente más limpio. Pardoe dijo que el diseño había cambiado un poco ya que le vertió magia con su martillo. Shakova había intentado que la armadura volviese a parecer más fantástica, pero Pardoe evitó que se dejase llevar. Pardoe se disculpó por el cambio en la apariencia de la armadura, pero no quería que pareciera aterradora o llamativa, así que debería haberle dado las gracias en su lugar.

Shakova, que se veía algo cansado junto a Pardoe, parecía un poco insatisfecho con el aspecto del diseño, pero sus ojos seguían brillando. Mark parecía triunfante, aunque todo lo que hacía era ayudar aquí y allá. Por último, Crissa se había conmovido hasta las lágrimas, secándose los ojos con un pañuelo.


“¡Miauora entonces, pruébeselo!”

“Déjeme ayudarlo.”

“¡Yo también ayudaré!”

Dejé que Rulitora y Roni me ayudaran a entrar en la Devoradora de Magia. Era mucho más pesada que la brigantina que había estado usando hasta ahora, pero no tanto como para darme problemas al moverme. Mi campo de visión disminuyó cuando me puse el casco, pero supongo que es algo inevitable.

“¡Touyaaaa! ¡Te ves tan genial!” Rakti inmediatamente gritó tan pronto como me puse todas las partes. Esta era una armadura que habíamos obtenido originalmente en Hadesópolis, así que el diseño debe haber sido su aliado.

A su lado, Rium me dio un pulgar con los ojos brillantes. La armadura parecía bastante intimidante. Me preguntaba si me veía como un guerrero veterano con esto puesto.

“¿Qué tal? ¿Algún lugar donde se sienta miaupretado para miauverse?”

“Déjame probar... Roni, Rulitora, retrocedan por ahora.”

Después de que los dos se alejaron a una distancia segura, empecé a moverme para probar la armadura en todo mi cuerpo. El metal hacía ruidos con cada movimiento, pero nada parecía obstruir mis movimientos. Parecía que yo tampoco debería tener problemas en una batalla real.

“...¿Y qué clase de baile es ese?”

“Radio calistenia.” Una cierta pista estaba sonando en mi cabeza en ese momento. Una armadura intimidante haciendo radio calistenia debe haber parecido bastante surrealista para todos los que miraban a mi alrededor.

Luego, revisé todos los conductores. Presioné mis manos contra el suelo en el patio, invoqué a los espíritus de la tierra a través de mis palmas, e hice que dos pilares surgieran del suelo a una distancia de donde estaban los otros. Me levanté, apunté con el puño a cada uno de los pilares, luego invoqué a los espíritus del fuego a través de las garras en el dorso de mis manos y los disparé a los pilares, derribándolos. Hasta ahora todo bien.

El daño a mí mismo era mínimo si formaba los espíritus de fuego a través de mis garras. Las garras se mantuvieron del tamaño perfecto para mi uso.

Luego, traté de invocar a los espíritus de luz de los cuernos del casco. Dos bolas de luz se formaron en la parte superior de cada cuerno. No hay nada malo en este lado, tampoco.

Como un aparte, era un poquito más lento que de costumbre cuando invocaba a los espíritus a otra cosa que no fueran mis manos ya que tenía que concentrarme más. Tendría que seguir practicando para que eso fuera más fácil.

Los últimos fueron los conductores en las plantas de mis pies. Esos fueron los que pedí que colocaran de nuevo. Había una razón por la que les pedí que hicieran todo lo posible por hacer eso por mí. Un juego completo de armadura de metal era pesado. Lo sabía, y lo sentía ahora que la tenía toda puesta. Por supuesto que planeaba hacerme más fuerte con esta armadura en el futuro, pero siempre me cansaré de tener que correr con este traje pase lo que pase. Así que pensé en una posible solución.

Primero, bajé mis caderas un poco, luego posicioné mis piernas a lo ancho de los hombros para mantener mi equilibrio. Entonces invoqué a los espíritus de la tierra desde debajo de mis pies y los controlé.

“¡De acuerdo, éxito!” Al momento siguiente, estaba dando vueltas mientras aún usaba la Devoradora de Magia. Esto fue un gran éxito para comprobar la funcionalidad del conductor.

Los otros deben haberme visto como una armadura completa en una postura defensiva deslizándose por el suelo sin mover los pies. Bien, estaba usando los espíritus de tierra para mover el suelo bajo mis pies. Eso hacía que el suelo se deslizara y me permitía moverme a grandes distancias de una sola vez. Como yo controlaba el suelo con mi propio MP, moverme era aún más fácil que patinar o esquiar. Y como no me movía de arriba a abajo, era más tranquilo que caminar.

Sin embargo, perdería el equilibrio durante giros bruscos y paradas repentinas. El poder comenzaba en mis pies, pero necesitaba controlarlo con todo mi cuerpo. Necesitaría practicar y entrenar esta habilidad también.

Necesitaba una capa y preferiblemente protectores de hombros si quería llevar esto en batalla, pero aparentemente era difícil encontrar metal hecho de los mismos materiales que mi armadura. Le preguntaría a Pardoe y a los otros sobre eso más tarde. Los protectores de hombros también servían como decoración, así que quizás debería hablar con Shakova sobre ello también. Hubo una última cosa que le pedí a los herreros que prepararan para nosotros.

“Lo tengo justo aquí para usted, miau~”

Esto era algo en lo que habían estado trabajando durante nuestro tiempo libre, como por ejemplo cuando habíamos ido de compras, y parecía que se había terminado justo a tiempo.

Era una espada. La espada era de un estuto alto y bastante ancha, una espada larga. Dudaba de poder usarla con una mano. La hoja estaba afilada y ondulada, como una espada flamígera[2]. Las espadas flamígeras normalmente sacrificaban fuerza debido a su ondulado patrón. Sin embargo, esta espada era tan voluminosa como una tabla de madera, tenía una hoja ancha, y era lo suficientemente grande como para ser llamada una espada grande.

La hoja era de color negro. Un kanji cursivo estaba grabado en ella, diciendo “Rey Demonio del Sexto Cielo.”

Rakti parecía asustada y se escondió detrás de Rium, lo que no la tranquilizó ni un poco. Estaba temblando mientras se agarraba a los hombros de Rium.

Si, este era el marcador de tumba que el primer rey sagrado había preparado para sellar al rey demonio, pero terminó sellando a la Diosa de la Oscuridad, Rakti, en su lugar. Yo había pedido convertirlo en una espada. Me preguntaba qué hacer con él ya que lo recuperamos del castillo del rey demonio, pero como confirmamos que tenía un poder absoluto contra los demonios, le pedí a Pardoe que lo convirtiera en una gran espada para nosotros.

Sentí un peso denso al agarrarlo con las dos manos. Todo el mundo me miró en silencio mientras yo blandía la espada como una espada de kendo. Hizo un sonido agudo al cortar el viento. Nunca había aprendido esgrima o kendo, así que no podía ser llamado bueno con una espada sin importar cómo lo miraras. Necesitaría algo de entrenamiento en esto también si quisiera usarlo en una batalla real.

Decidí llamarlo “Espada Tumba.” “Espada Marcador de Tumba” sonaba un poco raro. Aunque “Espada Marcador de Tumba” le sonaría gracioso a cualquiera del Japón moderno, apuesto a que a la gente de este mundo no le importaría. Esperaba que Haruno entendiera mi proceso de pensamiento para el nombre poco creativo y no se riera de mí. Esperaba.

Pero por si acaso, decidí contactar con ella para pedirle su opinión sobre mi “sugerencia” de nombre.

Si había un problema, sería que, aunque esta era un arma antidemonios definitiva que incluso podía sellar a la Diosa de la Oscuridad, no era nada más que una robusta y gran espada mágica para todos los demás. Bueno, eso ya la convertía en un arma impresionante, pero sólo en una de las muchas que habíamos encontrado en Hadesópolis. Hicimos que los herreros evaluaran y seleccionaran cualquier arma que pareciera fácil de usar, y luego las mantendríamos como nuestra baza para el futuro.


“¡El trabajo de la armiaudura ya está hecho!”

“¡Es hora de excavar en ese montón de tesoros como acordamos!”

“...¿Ni siquiera necesitan tomarse un descanso?”

Pardoe y Shakova recordaron claramente nuestro acuerdo de guardar las otras armas para después de que la armadura fuera hecha a medida. Debieron estar cansados, pero su respiración estaba enloqueciendo.

Por supuesto, yo también recordé nuestro acuerdo. También tenía curiosidad por la montaña de armas que habíamos amontonado en un rincón del jardín.

Miré a Crissa y la encontré limpiándose las lágrimas de nuevo, por una razón diferente esta vez. Hacía tiempo que había renunciado a intentar detenerlos. Me di cuenta de que ella sabía por experiencia lo difícil que era sacarlos de este estado una vez que estaban en él. Sin embargo, había algunas cosas que necesitaban hacer antes de zambullirse en esa montaña.

“No se olviden de comer. Y tú estás sucio, así que ve a bañarte—”

“¡Me niego!”

“...me lo imaginaba.”

Una cosa que había aprendido al quedarme con ellos durante el pasado mes fue que los ketolts, como su apariencia exterior implicaba, tendían a odiar los baños. O mejor dicho, tenían sus propios métodos para mantenerse limpios que eran comparables pero diferentes a los humanos.

Sí, ese era el proceso de aseo. Asear a otra persona implicaba intimidad romántica, y en general era una parte muy importante de su cultura. Por supuesto, no se lamían después de un día de trabajo de herrero o de lo contrario estarían comiendo hollín. Así que un baño era la solución aquí, pero cualquiera que se negara a tomar un baño en este estado tendría que odiarlos hasta la médula.

Pardoe era infame por su odio al agua entre su grupo de amigos. A menudo se jactaba de su piel cubierta de hollín como si fuera un símbolo de su orgullo. Aparentemente, se fabricaban cepillos de cepillado automático para este tipo de ketolts.

El sucio Pardoe y la blanca Crissa. Su enorme diferencia en limpieza probablemente vino de Crissa aprendiendo con el ejemplo de lo que no debía hacer su padre.

Shakova, por otro lado, era un monstruo del orden. Tal vez no te hayas dado cuenta por su ropa de trabajo, pero según Mark, le gustaba vestirse a la moda. Se bañaba después de un duro día de trabajo y se arreglaba después. Pero ni siquiera él se acercaba a los baños con agua caliente, así que era fácil saber cuánto odiaba bañarse.

“Al menos toma un baño. O si no, sólo dejaré que Shakova haga las valoraciones.”

“¡¡Hisss!!”

No podíamos dejar al casi negro Pardoe así como estaba, así que intenté negociar un poco con él. Algunos de los artículos de la pila eran de tela, así que no podíamos dejar que se mancharan por todas partes. Pardoe podría haber estado gritando de terror, pero Crissa parece más feliz, así que lo llamé un éxito.

En esa nota, aparentemente Mark era lo opuesto a su padre en que odiaba los baños, pero desde que supo que Crissa prefería la limpieza, se bañaba todos los días. Ah, ser joven.


Transportamos las armas para ser valoradas afuera para que las miraran los herreros, luego decidimos ir al templo del fuego y agradecer a los clérigos. Después de todo, la razón principal por la que pudimos adaptar la armadura fue porque nos presentaron a Pardoe. Compramos algo de carne como donación.

Me había dejado la Devoradora de Magia puesta para mostrarles cómo se veía, pero no mencionemos el poco de conmoción que causé porque pensaron que yo era un monstruo invasor. Cuando el anciano del templo se enteró del alboroto en la puerta principal, empezó a rodar por el suelo riéndose.

Bueno, la Devoradora de Magia daba bastante miedo por fuera. De hecho, claramente me hacía ver como el malo cuando la usaba. No había mucho que pudiera hacer al respecto, ya que la habíamos sacado de la armería del rey demonio.

De todos modos, cuando el anciano se enteró de que la adaptación había terminado, nos presentó el campo de entrenamiento que los clérigos y seguidores usaban día a día. El campo de entrenamiento estaba rodeado de asientos de público, así que habría sido más exacto llamarlo estadio.

El anciano debe haber sabido que yo necesitaba algo de tiempo para “entrar” en mi nueva armadura. Pensaba que era un hombre de mente abierta y musculoso que no hacía más que reírse, pero en realidad prestaba atención a nuestras necesidades. Aproveché la oportunidad y visité el campo de entrenamiento todos los días durante la semana siguiente. Estaba dándolo todo con la armadura muy bien, pero mi entorno había cambiado en los últimos días.

“Ohh, ¿esa es...?”

“La armadura del castillo del rey demonio...”

“Escuché que ni la herrería de los Pauls pudo con ella...”

Tres gatos y un humano estaban sentados en los asientos del público. Todos ellos tenían conexiones con la herrería y querían echar un vistazo a la Devoradora de Magia después de oír hablar de ella. Aparentemente se corrió la voz de que incluso Pardoe, el herrero de Hefestópolis, no pudo ni darle un retoque a la armadura, pero aún así hizo un intento usando la bendición de la Diosa del Fuego.

Y entonces los informes sobre Hadesópolis, localizado en medio del vacío, comenzaron a extenderse. Haruno había empezado a dar la información en Ateneápolis. La fuente de información sólo se suponía que era el templo de la Diosa de la Luz, pero de alguna manera se empezó a correr la voz desde el templo de otra diosa. Al final, la gente se preguntaba de dónde venía exactamente la información, y mi nombre empezó a llamar la atención por ser el Héroe de la Diosa que había derrotado a un general demonio.

En este punto, no era difícil adivinar que mi Devoradora de Magia había venido de Hadesópolis. Y entonces, naturalmente, todo el mundo se dio cuenta de que yo había ido a Hadesópolis. Ya había predicho esto, de hecho. Como me imaginé que esto pasaría, hice que Clena y las otras se quedaran mientras entrenaba con Rulitora.

Esa fue también la razón por la que dejé que el público siguiera mirándome. Si no fuera así, ya habría dejado el campo de entrenamiento hace mucho tiempo. No solo había aceptado que las cosas saldrían así, sino que había dado el visto bueno para que Haruno corriera la voz.

La primera y más importante razón fue que Haruno y Sera estarían en mayor riesgo si la información permaneciera oculta, ya que estaban rodeadas por las peregrinas que eran seguidoras de la Diosa de la Luz. El hecho de que fueran seguidoras de la Diosa de la Luz no significaba que fueran de ciega confianza, así que necesitaba una forma de separar al grupo de Haruno del resto de ellas. Hubiera sido peligroso cortar la relación entre ellas cuando ella era aún nueva e inexperta, pero sus exterminaciones de monstruos funcionaron perfectamente para hacer más fuerte a Haruno. Por eso pensé que estaría bien difundir la información. O mejor dicho, le había dado luz verde a Haruno para compartir lo que sabíamos con el público. Como resultado, todas menos tres peregrinas se habían ido del lado de Haruno, pero apuesto a que esas tres serían capaces de proteger bien a Haruno.

Por supuesto, tampoco asumí que yo estuviera a salvo por mi lado. Cuando mi Devoradora de Magia todavía estaba en afinamiento, Mark me había preguntado algo. “¿Por qué mantienes el Baño Ilimitado en secreto?” Preguntó.

De hecho, no estaba tratando de ocultar mi Baño Ilimitado. No estaba escondiendo el Baño en sí, sino más bien, el hecho de que no tenía otro don que aquel Baño. No tenía un don para la batalla como la Bala Ilimitada que tenía el héroe Cosmos, y no quería que nadie lo supiera. Quería que siguieran pensando que tenía algún tipo de poder desconocido.

En ese momento, no sabía cómo usar ningún arma y sólo conocía el más básico de los hechizos clericales. Si mi don se hubiera revelado entonces, también se habría revelado que no tenía poder de lucha, y esencialmente me habrían dejado desnudo. Pensándolo de esa manera, era obvio por qué necesitaba ocultar la existencia de mi Baño Ilimitado. Aunque también era cierto que, en aquel entonces, me daba vergüenza anunciar “¡el baño mixto es mi don!”

Le expliqué todo lo que pude a Mark, pero no estaba seguro de cuánto entendió. Probablemente sólo pensó que yo debería estar más orgulloso de mi don ya que era tan conveniente.

Así que había mantenido mi baño ilimitado en secreto por esas razones cobardes de entonces, pero ahora mis estadísticas de MP y MEN se habían disparado de mi tarjeta de estado y yo tenía mis hechizos de clérigo. También tenía mi Devoradora de Magia y varias armas más y objetos que habíamos recuperado del castillo del rey demonio. Y sobre todo, obtuve el logro de matar a un general demonio en Hadesópolis. Así que la filtración de información podría haberme expuesto a la amenaza del peligro, pero ahora tenía los recursos adecuados para defenderme de ella. Haruno era importante para mí, pero también lo eran Clena y las otras chicas. No podía tomar a una u otra a la ligera. Sólo recomendé esta filtración de información después de asegurarme de que ambas partes estarían a salvo.

También tenía dos objetivos propios.

Uno era mi reputación como héroe. Quizás sonaba un poco esnob, pero esto plantaría mi reputación en tierra firme y me permitiría volver a ver a Haruno algún día. Para volver al tema original, esa fue la razón por la que seguí utilizando el campo de entrenamiento incluso sabiendo que había gente observando. Se podría decir que estaba montando un espectáculo.

Los rumores de que yo había traído una aterradora armadura del castillo del rey demonio, y el rumor de que había derrotado a un general demonio en algún lugar, se transformaron en un rumor de que yo había matado a un general demonio en el castillo del rey demonio. Y entonces, como podían verme usando la Devoradora de Magia en persona, ese rumor empezó a ganar credibilidad. Tal vez me estaba llenando un poco de mí mismo para pensar de esta manera, pero ver a un lagarto gigante pelear contra la figura de un demonio negro convencería a la gran mayoría de la gente de que la historia era cierta. En realidad, no había obtenido la Devoradora de Magia antes de derrotar a Pez Dorado, pero eso no importaba.

El grupo de ketolts que había venido a verme seguía mirando nuestra simulación de batalla mientras susurraban entre ellos.



Shakova estaba entre ellos, o mejor dicho, parecía que lo habían arrastrado para explicar las cosas.

Aparentemente las preguntas sobre cómo funcionaba mi Carrera Espiritual, que era hecha a partir de Invocación Espiritual de Tierra, estaban entre las más frecuentes. Bueno, estaban viendo mi enorme conjunto de armadura deslizándose sin esfuerzo a velocidades muy superiores a las de una carrera normal. Por supuesto que la gente tendría curiosidad.

Había pasado esta semana acostumbrándome a “dirigir” la armadura, y ahora me deslizaba a velocidades masivas que deben haber parecido muy inestables desde la perspectiva de alguien ajeno. Era sorprendentemente fácil guiarme mientras me movía. Necesitaba planear cuándo parar.

Rulitora también recibía mucha atención de nuestras batallas simuladas. La gente se asombraba de cómo este raver de batalla había logrado bloquear todos mis golpes.

Sabía cómo se sentían. Durante toda esta semana de simulacros de batallas, aún no le había dado ni un solo golpe.

Apuesto a que el marcador sería más, aunque me dejara a mí mismo usar la magia. Me estaba absteniendo de lanzar cualquier hechizo para entrenar, al menos esa era mi excusa.

Mi segundo objetivo era sentar las bases, por así decirlo. Hicimos que Pardoe y los otros evaluaran las armas que habíamos traído de Hadesópolis ahora. Shakova dijo que ayudaría con las evaluaciones cuando tuviera tiempo, pero ahora mismo se estaba ocupando de responder a las preguntas de cualquier persona del público. Era un poco presumido.

Los Objetos que se habían evaluado se clasificaron en tres categorías: Artículos mágicos, artículos que no son mágicos y que todavía tienen valor como antigüedades, y artículos viejos normales.

No dudamos en qué hacer con respecto a esta última categoría. Debido a que la mayoría de ellos ya no podían ser usados, tampoco podían ser vendidos. Cerca del 70% de las armas que habíamos obtenido de Hadesópolis pertenecían a esta categoría. Tratamos de reforjar cualquiera de las armas que parecieran necesitar una pequeña reparación, y si eso no funcionaba, simplemente reciclábamos el metal en ollas, sartenes y utensilios.

Entre los artículos viejos normales, cerca del 20% de ellos podían ser reforjados. Pero si se mira de otra manera, el 80% de ellos podrían ser reutilizados como chatarra. Shakova dijo que, si también juntáramos cualquier adorno de metal, podríamos tener un montón.

Este tipo de trabajo lo dejaron para los aprendices, en este caso Mark. Como era un trabajo de aprendiz, no nos costó tanto, y el precio se fijó fácilmente como el valor de la chatarra compensado por el cargo de servicio. Todo fue transportado al taller de Shakova, y como era un pedido grande, hizo que otros aprendices en el vecindario vinieran a ayudar e hicieron una gran fiesta. Aparentemente, oportunidades como ésta no se presentaban muy a menudo, y no podían dejar pasar la oportunidad de que otros aprendices aprendieran y participaran en esta “fiesta.” No hacía falta decirlo, pero el siempre llamativo Shakova era el que estaba detrás de este alboroto. Esto fue parte de sentar las bases para mí, así que no me molesté en retenerlo.

Las armas que habíamos traído eran excepcionales tanto en cantidad como en calidad. Eran antigüedades intactas, ya que prácticamente habíamos traído con nosotros el propio almacén del rey demonio. Si no fuera por mi Baño Ilimitado, no habríamos podido llevar tanto con nosotros. Lo que nos llevó al siguiente número: cómo explicaríamos tener tanto que vender. ¿Cómo obtuvimos tanto en primer lugar?

Una solución sería vender los artículos de uno en uno, pero como seguíamos almacenando armas de calidad, la gente se preguntaba cómo las habíamos conseguido. Incluso existía la posibilidad de que la gente nos acusara de vender falsificaciones. Pero si añadimos mi nombre a esto, como el héroe que regresó vivo después de derrotar a un general demonio en el castillo del rey demonio, el escenario cambiaría un poco. Los productos a la venta tendrían ahora cierto poder de persuasión. Sólo diríamos que las armas fueron las que trajo el Héroe de la Diosa.

Esta era la base de cómo venderíamos los artículos antiguos y mágicos. Permítaseme explicar las dos categorías restantes de armas.

Primero estaban las antigüedades, teníamos la opción de venderlas o mantenerlas con nosotros. No servían para ningún uso práctico y sólo podían exhibirse como objetos de colección. Tenían un valor histórico, por lo que el sólo hecho de poseer uno aumentaría el valor de una colección. Tampoco tendríamos problemas para almacenarlas en el Baño Ilimitado.

Como eran bienes de un reino en ruinas, definitivamente alcanzarían un alto precio. El principal problema sería que tendríamos que encontrar a alguien que recolectara este tipo de bienes.

Por último estaban las armas con hechizos lanzados sobre ellas —aún estábamos indecisos sobre qué hacer con estas. Podrían valer una enorme suma en el mercado, eso era seguro. Sin embargo, las armas mágicas se consideraban muy difíciles de encontrar. Había una falta de ellas. No era como si no hubiera ninguna en el mercado, pero los artículos alineados en las fachadas de las tiendas solían ser cosas hechas con el hechizo más rudimentario de los artesanos.

“¿Cuál es el hechizo, por cierto?”

“A prueba de óxido, miau.”

Eso fue un extracto de mi conversación con Pardoe el otro día. A prueba de óxido era un hechizo artesanal elemental que simplemente dificultaba la oxidación de los objetos metálicos. Aparentemente era un hechizo muy valorado en el sur, donde estaba cerca del océano.

Aparentemente existían monstruos que solo recibían daño contra armas mágicas, pero incluso un hechizo como ese haría que el arma fuera efectiva contra ellos. Sólo que un hechizo más débil significaba un poder de ataque más débil.

Lo que quería decir después de todo eso era que, si podíamos guardarnos las armas mágicas para nosotros mismos, entonces esencialmente no tenía sentido venderlas. Además, las armas no eran lo único que habíamos traído de Hadesópolis.

Primero, estaba la estantería mágica que evitaba que todos los libros del interior se deterioraran. Además, teníamos muebles de aspecto caro, joyas y otros adornos, y unas cuantas monedas de oro en el cofre. Las monedas de oro eran de hace 500 años, pero ya que era una moneda común en la Alianza Olimpo, todavía se pueden utilizar hoy en día. Teníamos suficientes monedas de oro para llevarnos a través de nuestros viajes para la siguiente vez, así que podíamos hacer los avalúos ahora y vender nuestros artículos en otro país. De hecho, Pardoe y Shakova mismos dijeron que los artículos alcanzarían precios más altos en otro país. Los adornos sobre todo se venderían mejor en un país que “usara” las cosas que, en Hefesto, que “hacía” las cosas. Sonaba obvio ahora que lo pensaba.

Según Clena, había un país del sur a lo largo de la costa llamado Neptunópolis, el “país de los comerciantes,” y puede que valga la pena visitarlo. Pero antes de eso, quería tener algo de experiencia en el mundo real luchando con mi armadura.


Después de terminar mi entrenamiento, regresé a la mansión de Pardoe, donde Clena y los demás vinieron a saludarme. Por supuesto, ya me había quitado la armadura. Hefesto era todavía un país caliente. Caminar con una armadura completa de color negro puro era un poco... no, muy agotador.

Tan pronto como entré en el patio, Rakti saltó hacia mí en su traje de sirvienta y me dio un gran abrazo. Entonces Rium trotó hacia mí y le acaricié la cabeza. Luego, Roni trató de acercarse a mí en diagonal por detrás, vistiendo el mismo uniforme de sirvienta que llevaba Rakti, pero Clena la sujetó y me recibió con una sonrisa cálida. Mirándola con el vestido sin mangas que hasta un aficionado podría decir que estaba bien hecho, me recordó que ella era una aristócrata. Aunque tenía una espada colgando de su cintura. La ligera capa transparente que llevaba puesta evocaba una sensación de frescura en contraste con este país caliente justo al lado de un volcán.

Roni dijo que la Clena del pasado nunca se ponía nada sin mangas a pesar de la temperatura porque estaba preocupada por su imagen corporal. Se había traumatizado al ser tratada siempre como la gorda cuando era joven. Pero cada noche, a través de mis palabras, comportamiento y acciones, le decía que no había nada de qué preocuparse y que me parecía bastante atractiva. Los resultados de eso se materializaron cuando ella ahora llevaba un vestido sin mangas como este.

Quiero decir, tal vez era un poco carnosa, pero no era gorda en absoluto. Esto no era una cuestión de mis preferencias personales, sino que ella era honestamente tan delgada como cualquier chica ordinaria de la ciudad. Yo diría que las jovencitas alrededor de Clena en ese entonces eran demasiado delgadas.

Pensando en ello, la princesa de la familia real que el héroe Cosmos había logrado invitar a su grupo también era bastante delgada. Tal vez esa era la vibración que los nobles de este mundo querían tener.

“¿Qué estás haciendo...?” preguntó Clena, con sus mejillas enrojecidas. Accidentalmente empecé a mirarla fijamente.

“No, sólo me preguntaba... si te pellizcaras la grasa de la panza todas las noches.”
“¿Quieres ir a la segunda ronda de entrenamiento?”

Murmuré mi respuesta, lo que hizo que Clena acercara su cara y pusiera una mano en la empuñadura de la espada que colgaba de su cintura.

Sólo digo esto por si acaso, pero todo lo que hacía, desde lavarles el pelo a las chicas, lavarles la espalda, tocarles el vientre hasta tocarles en cualquier otro lugar, siempre se hizo con su permiso explícito. Clena tenía a Roni como su asistente que se ocupaba de sus necesidades diarias, pero Rium y Rakti no tenían otro asistente personal aparte de mí, y a Roni también le gustaba que yo la lavara en el baño. Clena no quería ser la única que quedara fuera, así que me dejaba lavarle el pelo todos los días.

La habilidad en la que me había vuelto más competente desde que fui convocado a este mundo podría haber sido en realidad tratar el cabello de otras chicas. En serio. Aunque la mitad de eso se debió al champú que mi MP creaba.

“Por cierto, ¿quiénes son?” Acerqué mi cara a la de Clena hasta que nos apoyamos el uno en el otro lo suficiente para que nadie más lo oyera. Yo estaba mirando a seis hombres armados que se habían reunido en la entrada de la mansión de Pardoe. Dos de ellos estaban de pie estoicamente erguidos a la izquierda y a la derecha de la puerta. Los cuatro restantes no tenían tanta presencia, pero tampoco parecía que estuvieran holgazaneando.

Todos llevaban armadura ligera. Parecían ravers de batalla de un vistazo por la forma en que sus fornidos brazos estaban expuestos desde sus hombros hacia abajo, pero mirando más de cerca, noté que su armadura estaba fuertemente decorada con exquisitos adornos. Su armadura ligera se debió muy probablemente a las temperaturas de Hefesto, y sus posiciones requerían que mantuvieran su apariencia exterior en forma.

Entonces Roni se me acercó, de puntillas para susurrarme al oído: “Sir Touya, tiene un invitado. Mire hacia allá.”

“¿Un carruaje? Parece de clase alta.”

Roni señaló hacia el patio de Pardoe, donde vi un carruaje de aspecto elaborado estacionado junto al nuestro. Nuestro carruaje era un vagón cubierto de cuatro ruedas que se veía típicamente en las películas occidentales usadas para viajar largas distancias. El otro era un carruaje rojo de primera y de buen aspecto.

“Así que esos seis son los guardias del dueño del carruaje... ¿hay más dentro?”

“Hay cuatro más adentro.”

“Todos parecían muy fuertes.”

“...No me sorprende.”

Era bastante obvio por los seis de la entrada. He mejorado reconociendo este tipo de situaciones últimamente.

“Deben ser clientes ya que están dentro de la tienda, pero... ¿quién es?”

“Bueno... te vas a sorprender.”

“¿Qué?” Me acerqué a la puerta principal mientras conversábamos, pero entonces la puerta de repente se abrió de golpe y un gran pelirrojo salió.

“¡Ohh, tú debes ser el Héroe de la Diosa, Touya!”

Su piel estaba bronceada por el sol. Su pelo rojo, corto y encrespado, se extendía para formar patillas y un bigote en la cara, haciendo que pareciera un león. La forma en que se rió a carcajadas mientras mostraba sus dientes blancos me recordó a los clérigos en el templo del fuego. Su altura rivalizaba con la de Rulitora, y estaba vestido con lo que parecía una kurta india. Era blanco puro y parecía que estaba a punto de desgarrarse de su abundante cantidad de músculo. Podía adivinar por el extravagante bordado de su chal que debe haber sido alguien bastante importante.

Me vio y empezó a dar grandes pasos en mi dirección, así que rápidamente le susurré a Clena, “...¿Quién es él?”

“...¿No puedes decirlo al mirarlo?” Clena respondió sin mirarme fijamente. Ella tenía razón, podía adivinarlo, pero desearía estar equivocado.

“¡Hahahah! ¡He oído hablar de tus logros! Hmm, tu cuerpo está bien tonificado.” El hombre se detuvo ante mí y me agarró de los hombros, luego de los brazos, y finalmente me frotó vigorosamente el pelo mientras reía como si fuera un niño pequeño.

Rium y Rakti se escondieron a mis espaldas, y Roni a las de Clena. Rulitora estaba mirando fijamente algo en la cabeza del hombre. Debía tener una vista despejada desde su altura, pero yo tenía que mirar hacia arriba para ver un rastro de ella.

“...¿Es usted Su Majestad, el Rey?”

“¡De hecho, tienes razón! ¡Soy Hefesto XIV!”

Había una brillante corona dorada en la cabeza del hombre que carcajea ante nosotros, aunque pequeña comparada con su gran cuerpo. Eso podría significar sólo una cosa: él era el rey de Hefestópolis, uno de los cuatro reinos dentro de la Alianza del Olimpo.

“Su corona parece tener orejas de gato.”

“¡Claro que sí! ¡Son para imitar las orejas de los ketolts!”

El problema principal de su apariencia eran las orejas de gato en su corona, lo que lo hacía parecer un hombre musculoso, barbudo y con orejas de gato. Descubrí más adelante que la corona fue diseñada así por respeto a los herreros ketolt que apoyaban este reino.

Ahora bien, ¿qué se debe hacer en esta situación? Pensé mientras miraba la espalda de Hefesto XIV mientras entrábamos en la mansión de Pardoe.

La familia real de Hefesto tenía 300 años de historia. Habían llegado al poder justo en el momento en que Ateneápolis fue tomada. La familia probablemente tenía algunas conexiones con la familia sagrada y el templo de la Diosa de la Luz. Sin embargo, la corona de la familia real tenía orejas de ketolt, el propio Hefesto XIV era un seguidor de la Diosa del Fuego, y parecía estar en buenos términos con los ketolts.

“He oído todo sobre ti de mi hermano menor.”

“¿Hermano menor?” El Rey se dio la vuelta para hablar conmigo, pero yo sólo ladeé la cabeza porque no me sonaba de nada.

“El anciano del templo. ¡Ese es mi hermano menor, en el templo de la Diosa del Fuego!”

Mis ojos se abrieron de par en par en respuesta. Clena y los demás tampoco pudieron ocultar su sorpresa. Se veían similares ahora que lo pensaba. Si le quitaras la barba al rey delante de nosotros, se vería casi idéntico al anciano del templo. Así que ese tipo era el hermano menor del rey, ¿eh?

“Por cierto, ¿dónde está esa armadura negra? Vine aquí para verla.”

“La guardé. No podía quedármela puesta con este calor.”

“Ahh... bueno, es comprensible. Yo también estaba bastante cargado dentro de mi carruaje. Supongo que estaría un poco más fresco aquí si tuviéramos algunos clérigos del viento alrededor.”

¿Así que la magia de los clérigos del viento fue el reemplazo de los ventiladores eléctricos? Aunque el calor en Hefestópolis realmente requería algunos acondicionadores de aire.

El rey había querido ver mi armadura la Devoradora de Magia, pero nos habría hecho perder la concentración en el campo de entrenamiento del templo, así que vino aquí y había estado observando a Pardoe evaluar nuestras antigüedades. Cuando se enteró de que yo había regresado, no pudo quedarse quieto y se apresuró a saludarme en la puerta principal. Era muy ligero de pies para alguien de su tamaño. No veía nada de lo que estábamos valorando aparte de las antigüedades, ni sospechaba de la cantidad de artículos, así que no teníamos por qué preocuparnos por ahora.

Normalmente nos hubiéramos reunido en la sala de recepción, pero en su lugar fuimos directamente a la herrería de Pardoe. Uno de los dos guardias que estaban en la puerta entró con el rey. La habitación del herrero era decentemente grande, pero ahora mismo las antigüedades estaban alineadas no sólo en el escritorio y los estantes, sino también en la ropa esparcida a lo largo del suelo. Sólo había un camino para caminar de la puerta al escritorio.

De mi grupo, sólo entramos Clena y yo. Tal vez hubiera sido mejor para mí entrar por mi cuenta, pero Clena era mi último recurso para hacer juicios durante nuestras conversaciones.

Cuando los cuatro entramos en la habitación, Pardoe nos miró y, en silencio, volvió a prestar atención a su trabajo de evaluación. Este felino— digo, persona— se mantuvo impávido ante la presencia del rey. Aunque quizá acababan de terminar sus presentaciones antes de que yo llegara.

“Por cierto, ¿es cierto que todo lo que el Sr. Paul está valorando fue recuperado del castillo del rey demonio en Hadesópolis?”

Así que Hefesto XIV llamaba a Pardoe “Sr. Paul.” Realmente era importante que tuviera un apellido.

“Sí, es verdad. Hadesópolis estaba en medio del vacío, bajo tierra.”

“Hmm...” Hefesto XIV cayó en un profundo pensamiento en mi respuesta, luego tomó un escudo y envainó la espada del suelo. El escudo era un escudo de caballero con un patrón de escamas, mientras que la espada era un estoque delgado. Ninguno de los dos parecía demasiado llamativo, pero estaban decorados con elegantes adornos.

“Oh...” Clena dio un pequeño grito ahogado cuando los miró.

“¿Te has dado cuenta, jovencita?”

“S-sí.”

La miré, sin saber lo que estaba pasando, y ella me devolvió la mirada. Intentaba ver si yo reaccionaba. Luego volvió a mirar a Hefesto XIV y continuó hablando. Ella me estaba cubriendo, que aún no lo había descubierto.

“Los símbolos en el escudo y la empuñadura del estoque...” Dudó en terminar su frase. ¿Era algo malo?

“Son el escudo de la familia real de Hefesto.”

“¡¿Qué?!” El rey terminó la oración de Clena. Yo grité sorprendido y luego me volví para verlo a la cara.

“¿Huh? Hadesópolis fue destruido hace 500 años, así que... ¿huh?”

La familia real de Hefesto se formó hace 300 años, después de la destrucción de Hadesópolis. No habría tenido sentido que el escudo de la familia real de Hefesto apareciera en algo desde allí. ¿Habíamos descubierto algo que no debíamos? Podríamos escribirlo como falso, pero si fuera real, entonces esto sería una prueba de que había alguna relación entre el rey demonio y la familia real de Hefesto. Aunque no sabía de dónde venía la diferencia de 200 años.

Sentí cómo se me drenaba la sangre de la cara.

“Oh no, no te preocupes. No voy a sellar tu boca sólo porque tengo una espada en mis manos. Si quisiera hacer eso, lo haría con mis propias manos, ¿sabes?”

Hefesto XIV notó que me había puesto pálido y me ofreció palabras de aliento. El contenido de estas era un poco perturbador, pero era cierto que el delgado estoque parecía que se rompería tan pronto como intentara moverlo con sus musculosos brazos.

“Se preguntarán por qué el escudo de la familia Hefesto existió hace 500 años... pero nuestra familia real en realidad se remonta más allá de la familia sagrada.”

“...¿En serio?”

“La familia real de Hefesto, que se formó hace 300 años, era la “familia real humana,” pero antes existía otra familia. La familia real Ketolt.”

“...¿Los ketolts?” Miré a Pardoe, que me devolvió un asentimiento.

“En ese entonces, teníamos la antigua familia real, y la actual es considerada la nueva familia real,” explicó Pardoe sin mirar para arriba en absoluto. Aparentemente esto no era ningún tipo de información secreta.

“Nunca lo supe...” Clena tenía los ojos muy abiertos y parecía sorprendida. Así que ella tampoco había oído hablar de esto antes.

“Bueno, no es algo que surja en una conversación a menudo. Muchos de los ciudadanos aquí tampoco tienen ni idea.” Hefesto XIV dijo, y luego se rió a carcajadas.

Esta información era un escándalo, pero el grupo en cuestión no parecía afectado, y Pardoe también se unió a la risa. ¿Qué estaba pasando aquí? No podía entender la situación y le di vueltas hasta que el rey me habló.

“Me enteré de lo que pasó en Atenea. Sin embargo, había una gran diferencia entre nuestro reino y el de Atenea.”

“¿Diferencia?”

“El intento de apoderarse de Hefesto fracasó.”

“...¿Es eso algo que usted debería decir cómo rey?”

“No es más que un cuento tonto en este momento.”

Él explicó que la nueva familia real había usurpado con éxito el trono en ese entonces, pero que debido a las diferencias en el poder tecnológico, no fueron capaces de ahuyentar a los ketolts.

“Entonces, ¿por qué la nueva familia real sigue en el poder? Si eso fuera cierto, entonces la adquisición debería haber contado como un fracaso.”

“Eso es lo que mis antepasados pensaban también, pero...”

“La vieja familia real les permitió quedársela, miau.”

“...¿¡Por qué!?” Clena exclamó sorprendida ante las palabras de Pardoe antes de que yo pudiera.

Miré al guardia con la boca todavía abierta, y él también asintió con una mirada sombría en su cara. Parecía una historia bastante conocida.

“La antigua familia real estaba compuesta por doce familias que estaban emparentadas entre sí. Todas eran familias de herreros, y la más hábil representaba al país como rey.”

Aparentemente la familia Paul y la familia Remus habían sido parte de ella.

“¿Así que la antigua familia real estaba emparentada?”

“Todas las familias de herreros con apellidos aún lo están.”

Ya que los herreros trabajaban juntos desde hace mucho tiempo, todas las familias comenzaron a entremezclarse naturalmente. Era un hecho tan simple que nadie pensó en traerlo aquí.

No estaba juzgando, pero siempre había pensado que la mansión de la familia Paul era un poco grande para un herrero. Me había preguntado si ser un buen herrero podría generarle tanto dinero, pero tenía sentido ahora que sabía que era descendiente de la antigua familia real y que era esencialmente tratado como un aristócrata aquí.

“Pero ¿por qué? Por lo que tengo entendido, los herreros Ketolt fueron los que mantuvieron unido el reino, y podrían haber recuperado el trono en cualquier momento.”

“Bueno... ser el rey era un fastidio, supongo.”

“......¿Huh?”

“Fue hace mucho tiempo, así que tampoco conozco los detalles, pero incluso si hubiéramos perseguido a la nueva familia real en ese momento, la familia sagrada podría haber seguido atacándonos.”

“Sí, ese fue el caso. Escuché la historia de lo que pasó en Atenea de Haruno.”

“Así que al final, decidimos empujar el trabajo de rey sobre ellos.”

“Oh...” Entendí de lo que estaban hablando ahora. El rey y doce familias de la época probablemente también se habían dado cuenta. Incluso si la nueva familia real gobernaba sobre Hefesto, no tenían manera de expulsar a los herreros ketolt. Los ketolts habrían sido más felices empujando la responsabilidad de ser rey sobre otra persona y centrándose en su trabajo de herrero. Había escuchado que un trabajador calificado era más difícil de reemplazar que el CEO de una compañía, y este debe haber sido exactamente el caso. Ya veo, así que la opción de dejar a la nueva familia real en su lugar habría sido ciertamente tentadora.

“La única condición que la antigua familia real estableció fue que la nueva familia real tuviera que convertirse en seguidora de la Diosa del Fuego. Hemos sido seguidores desde entonces, y oye, no tenemos quejas al respecto.” Hefesto XIV dijo, y luego estridentemente flexionó sus bíceps. Los músculos de su pecho también se movieron un poco.

Él estaba completamente adoctrinado, eso era obvio. Bueno, mientras fuera feliz.

En cualquier caso, esa fue la razón por la que la antigua familia real tenía el mismo escudo. La corona de orejas de gato era algo que la nueva familia real había hecho para reconocer a los ketolts, pero los ketolts en ese momento estaban aparentemente desconcertados, preguntándose por qué habían llegado tan lejos. La nueva familia real en ese entonces era un grupo de nobles enviados por la familia sagrada en ese tiempo, y el templo de la luz también había enviado a su propio grupo de pastores. Sin embargo, una vez que la nueva familia real se pasó a la Diosa del Fuego, los pastores fueron expulsados y enviados corriendo de regreso a Júpiter. Aun entonces, quedaba una pizca de fe en la Diosa de la Luz, y eso nos trajo al templo de la luz en este reino ahora.

Ahora que lo pienso, Rakti había dicho que el rey demonio había sido convocado como resultado de que Pez Dorado actuara precipitadamente como un clérigo. Las acciones de la familia sagrada y del templo de la luz después de la derrota del rey demonio fueron puramente en contra de las enseñanzas de la Diosa de la Luz, según Sera. Desde esa perspectiva, la misma Diosa de la Luz podría ser considerada una víctima de todo esto también. Sentí que podía verla bajo una nueva luz durante mi sueño de esta noche.

La nueva familia real probablemente no tuvo más remedio que seguir las órdenes de las doce familias. La herrería era su principal industria; esencialmente dirigía su economía. Si la familia real siquiera hubiera enfurecido a las doce familias, podrían haber sido expulsados en un abrir y cerrar de ojos. Todo lo que tenían que hacer era detener su herrería y el reino se derrumbaría. No es broma, ese era el poder que tenían.

Mirándolo de otra manera, mientras la nueva familia real fuera fiel a la Diosa del Fuego, proveyera cobertura contra la familia sagrada y el templo de la luz, y no se inmiscuyera en el trabajo de los ketolts, podrían descansar tranquilos. Se habían rendido y se habían unido al otro bando de alguna manera, pero luego gobernaron y protegieron este reino durante los últimos 300 años.

La culminación de todos esos años de historia estaba ahora flexionando sus músculos y posando extravagantemente ante mí. No sabía si reír o llorar. Aunque cuando miré al flexible rey y al exasperado Pardoe, me di cuenta de que esta era una manera perfectamente buena para que los humanos y los semihumanos coexistieran.

“Ahh, y sobre este escudo y esta espada. ¿Me los darías?”

“¿Los quiere de vuelta en la familia real de Hefesto?”

“Por supuesto, te daré una compensación adecuada... No, ¿qué tal si me los legas y te entrego un premio?”

“¿De manera oficial?”

“Ciertamente.”

El escudo y la espada no me habían sido dados formalmente por la familia real, y deben haber estado preocupados de que el escudo de la familia real pudiera ser usado para deshonrar su nombre. Miré a Clena, que me dio un asentimiento. Parecía que no había problemas.

“¿Hay algún procedimiento que debamos seguir?”

“Oh, no es necesario, no es necesario. Aunque tendremos que llevar a cabo una ceremonia para entregarte la recompensa.”

“Pensé que no podríamos saltarnos eso. Puedo aceptar eso, entonces.” Uno de los guardias detrás del rey estaba presionando su estómago, pero decidí no tocar lo que estaba tratando de hacer. En cualquier caso, el escudo y la espada con el escudo de la familia real podrían haber valido una cantidad inimaginable, pero no tenía ningún uso práctico para ellos. Así que lo mejor sería entregarlos a la familia real, y luego cambiarlos por algo para lo que tengamos un poco más de uso.

“¿Hay algo que te gustaría?”

“No tengo nada específico que se me ocurra... pero apreciaría algo que sólo pudiera conseguir aquí.”

“Es una petición muy exigente, en cierto modo.”

“Supongo que lo es.”

“Bueno, ahí lo tenemos. Pensaré en algo apropiado para premiarte.”

“Gracias por la oferta. Por favor, adelante, tome el escudo y la espada.”

“¡Lo haré!”

Me preguntaba si estaba bien dejar que se los llevara sin pedir un valor de compensación exacto, pero este era el rey con el que estábamos hablando. Sería mejor dejarle hacer lo suyo sin armar un escándalo. En el peor de los casos, recibiríamos una medalla o una carta de reconocimiento a cambio, pero, aun así, habríamos ganado una conexión con la familia real a cambio de algo que obtuvimos casi gratis. Seguía siendo positivo en términos netos. Sobre todo, no esperaba que este rey gigante delante de mí hiciera algo tan monótono. Parecía más del tipo que intentaba sorprenderte con algo fuera de lo convencional. Estaba bastante seguro de eso. Así que decidí esperar a ver qué se le ocurría, para bien o para mal.

“Oh, ¿deberíamos mostrarle la armadura mágica también?”

“Hmm, aquí no, no. Demasiado estrecho. ¡Salgamos al área de recepción!”

“Haré que Rulitora la traiga, entonces.”

Hefesto XIV sólo quiso la espada y el escudo de la sala de herrería y no mostró interés en ninguna de las otras antigüedades. Nos llevó de vuelta al área de recepción. Rulitora estaba un paso por delante de nosotros y ya había traído a la Devoradora de Magia a la recepción, sosteniéndola como una muñeca blindada. Hefesto XIV ordenó a uno de sus guardias que llevara la espada y el escudo al carruaje de afuera.

La mesa y las sillas en el área de recepción eran de un tamaño adecuado para que los humanos se sentaran. También deben haber tenido muchos clientes que no eran Ketolt. Nos sentamos frente al rey, que tenía dos guardias detrás de él. Clena, Rium y yo nos sentamos en el sofá, mientras Rulitora, Roni y Rakti estaban detrás de nosotros. Los tres eran considerados ravers, así que así fue como tuvimos que arreglarnos. Con la forma en que estaba Rakti, ella me hacía sentir menos asustado y más culpable por hacer que la Diosa de la Oscuridad se mantuviera en pie.


Crissa salió de la habitación para hacernos unas bebidas, y ni un momento más tarde, Hefesto XIV se levantó para admirar la Devoradora de Magia. Sus ojos brillaban de emoción. También debe haber estado curioso porque una armadura de cuerpo entero era una vista rara en este reino caliente.

Tras un rato inspeccionando la armadura desde todo tipo de ángulos, Crissa regresó con una bandeja de plata con bebidas en la mano. Nos trajo un tipo de bebida llamada “Lassi.” Se describía simplemente como un yogur batido y bebible. Se puede endulzar, salar o mezclar con frutas o especias según se prefiera, y se puede hacer como yogur espeso o delgado y ligero. Crissa había hecho lassi con fruta triturada mezclada, exactamente como yo lo hubiera querido. Había una rebanada de fruta posada en el borde de cada vaso. Fue agradable y refrescante, especialmente relajante ya que yo acababa de regresar del entrenamiento.

Una vez preparadas todas las bebidas, Hefesto XIV regresó a su asiento, tomó un trago de lassi, y de repente empezó a hablarme.

“Por cierto, tengo una pregunta para ti.”

“¿Qué pasa?”

“Dijiste que habías derrotado a un general demonio... ¿qué clase de demonio era?”

“¿Se refiere a cómo se veía...?”

“Sí.”

No sabía a dónde quería llegar, pero no tenía nada que ocultar, así que le respondí honestamente.

“Era un pez dorado... oh espere, no existen en este mundo. Era un demonio que parecía un pez pequeño. Era un clérigo de la Oscuridad, y el que invocó al mismísimo rey demonio. Podía usar magia para controlar todas las armas metálicas y armaduras a su alrededor.” Lo describí con la mayor precisión posible, pero de una manera que no lo hacía parecer demasiado fácil de derrotar sin exagerar demasiado.

Sin embargo, la cara de Hefesto XIV se volvió triste después de eso.

“Hmm... eso no está bien.”

“¿No está bien? ¿Qué quiere decir?”

“Se dice que los generales demonio han estado viviendo en un lugar cerca del Monte Lemnos.”

“...¿los sobrevivientes de los generales demonio?”

“Creías que habías derrotado a un general demonio, pero no hay forma de que un pez haya vivido en ese ambiente.”

Pez Dorado había muerto al hervirlo. No habría sobrevivido a las altas temperaturas.

“¿Qué clase de lugar es?”

“En primer lugar, hace calor. Aunque eso es obvio ya que está tan cerca de un volcán. Está rodeado por acantilados escarpados en tres lados y está justo más allá de un área que lanza gas volcánico venenoso.”

“Eso suena loco...” Aparentemente, ni siquiera los monstruos que vivían en el volcán se acercaban a esa zona.

“Encima de eso, el gas arde increíblemente vicioso, así que el área está constantemente protegida por pilares de fuego.”

“Así que esencialmente está diciendo que se mantengan alejados.” Obtuvo un puntaje completo en términos de aislamiento, pero cero en términos de habitabilidad.

“Podemos verlos, pero no podemos acercarnos a ellos. Quienesquiera que vivan allí deben tener personalidades terribles.”

“Estoy de acuerdo con eso.”

Hefesto XIV estaba apretando el puño mientras explicaba la situación en un tono con desagrado. Debe haberse sentido increíblemente frustrado al saber dónde estaba el posible escondite de los generales demonio, pero sin poder hacer nada al respecto.

“Bueno, asegúrate de mantenerte alejado de eso también.”

Hefesto XIV preguntó sobre Hadesópolis después de eso. Cuando le expliqué que el antiguo reino estaba esencialmente en ruinas, con arena lloviendo desde sus cielos, pareció solemne, como si hubiera imaginado la nación en ruinas en su mente. Hablamos un rato más, luego el rey tomó a sus guardias y se fue. Mientras veíamos salir el carruaje, Clena murmuró repentinamente a mi lado: “Hey, Touya.”

“¿Hm? ¿Qué pasa?”

“Sobre el escondite del general demonio...”

“Oh sí. El gas venenoso es una verdadera molestia... ¿Crees que podríamos alejar el gas si tuviera la bendición de la Diosa del Viento?” No importa lo inflamable que sea el gas venenoso, los pilares de fuego no serían un problema si tan sólo pudiéramos eliminar el gas en sí. Ese era el único método que se me ocurría.

Sin embargo, Clena había inventado algo aún más inteligente que eso.

“Podríamos cruzar esa barrera de gas si fuéramos tú y yo.”

“... ¿Cómo es eso?”

“Hay un hechizo llamado Velo de Agua entre mi magia espiritual. Es un hechizo que crea un escudo de agua alrededor de la gente. Se supone que se usa como una burbuja de aire para que puedas respirar dentro del agua, pero también puede proteger contra el fuego y el gas.”

Ya veo, así que este hechizo creaba una pared de agua alrededor de alguien. Debería ser capaz de protegerte contra el fuego si puede hacer lo mismo con el agua, y los gases probablemente no podrían penetrar tampoco. Sin embargo, la magia espiritual de Clena funcionaba de tal manera que necesitaba una fuente de fuego de la que poder sacar provecho si quería usar magia espiritual de fuego. El velo de agua necesitaría una gran cantidad de agua para funcionar, y no había manera de que el agua estuviera presente alrededor de un volcán. Sin embargo, yo podría aportar una solución a este problema.

“Tú puedes sacar agua de tu Baño Ilimitado, y yo conjuraré el velo de agua. Podríamos cruzar las barreras de gas así, ¿verdad?”

Tendría que sacar agua del baño una y otra vez, pero el plan parecía factible.

“¿Quieres intentarlo? Hará calor ahí dentro.”

“Oh, ¿no lo sabías? En realidad, es bastante agradable y refrescante dentro del velo de agua.” Clena dijo, y luego me mostró una sonrisa traviesa.

Así que nuestro siguiente objetivo era el escondite de los generales demonio, rodeado de gas ardiente y venenoso y acantilados mortíferos.



[1] Para quienes esto se les haga raro, esta es la forma de traducir el “-chan” japonés, que tienen los gringos en empresas dedicadas al rubro de la traducción y comercialización al occidente de novelas.
[2] Espada flamigera es una espada que tiene su hoja ondulada en vez de recta como las espadas convencionales.


1 comentario: