martes, 7 de agosto de 2018

Yuusha no Oshishou Capítulo 54 - Demonio (II)


Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 54 - Demonio (II)

Nubes de polvo y llamas giraban mientras una onda de choque ondulaba por los alrededores.
Hubo un estruendo cuando el suelo tembló. Olas de intenso calor y aire obligaron a todos a cubrirse la cara.
Wynn depositó su cuerpo en el suelo para evitar que la explosión le mandara a volar.

Qué fuerte, Eliza se maravilló mientras se protegía la cara con las mangas de su túnica.

El polvo que volaba por el aire impedía que sus ojos se abrieran completamente, y luchó por encontrar a Leti.
Tratando de ignorar el ardor en sus ojos, finalmente la vio.
Leti se había agachado para cubrirse de la onda expansiva que se avecinaba.
Cada vez que se invocaba un hechizo, el lanzador era rodeado del maná residual, que funcionaba como un escudo, protegiéndolo.
Cuanto más fuerte era el hechizo, más maná había, así que el escudo de Leti debería haber bloqueado la mayor parte de la onda expansiva.
“Bola de fuego” era uno de los hechizos ofensivos más básicos, pero el que Eliza lanzó ni siquiera se podía comparar con el que Leti acababa de conjurar.
A pesar de usar un hechizo que sobrepasaba las habilidades de Eliza, Leti no parecía cansada en absoluto.

Si es así, hasta un demonio...

“¡Awoooooooooo!”

Los pensamientos de Eliza fueron interrumpidos por un aullido parecido al de un lobo.
Al mismo tiempo, una luz granate atravesaba el infierno.
Las llamas se dispersaron cuando el humo se elevó desde donde el lobo fue visto por última vez.

“No... de ninguna manera...” tartamudeó Eliza con los ojos abiertos.

“¡Imposible!” Louis gritó con incredulidad.

“Vaya, eso fue sorprendente. No pensé que aquí habría un mago fuerte.”

Veldaroth había atravesado las llamas, pero aun así salía humo de su cuerpo.
Su brazo derecho había crecido en varios tamaños, la luz granate pulsaba a lo largo de él.

“Había mucho maná, pero no sé por qué usó llamas normales. Supongo que todavía está verde, ¿eh?”

Eliza rechinó los dientes cuando oyó por qué el demonio estaba ileso.
La bola de fuego que Leti había lanzado era el mismo hechizo que el de Eliza.
Ella imaginó el hechizo exactamente de la misma manera que Eliza, así que Leti no canalizó su maná eficientemente en el hechizo.
Como dijo Veldaroth antes, Eliza estaba lejos de ser un mago de primera clase.
Era hábil... para ser una aventurera. Comparada con los caballeros del imperio y los magos de la corte, era una mera novata.

Esto era evidente en el hechizo Bola de Fuego que había lanzado.
Por cada diez unidades de maná que usaba para hacer la bola de fuego, sólo dos, como mucho, encantaban las llamas.
Dos de las ocho unidades restantes se gastaron lanzando el hechizo, y cinco se usaron para crear llamas normales.
La unidad restante se convirtió en el escudo del maná residual.
La habilidad de un mago dependía en gran medida de su propia comprensión, que se ampliaba adquiriendo conocimientos de grimorios arcanos y experiencia obtenida del ensayo y el error.
Los magos con experiencia tendían a superar a los novatos porque podían encantar más de las llamas a través de su conocimiento y experiencia acumulados.
A diferencia de la mayoría de los seres vivos y monstruos, que podían ser heridos por las llamas ordinarias, los demonios eran diferentes. Veldaroth sólo podía ser afectado por dos décimas partes del poder mágico total utilizado para el hechizo — las dos décimas partes encantando las llamas.

“Más... Ojalá hubiera usado más maná...” lamentó Eliza, consumida por el arrepentimiento.
Como Leti simplemente imitó la “Bola de fuego” de Eliza, incluyendo su defectuosa composición mágica, el hechizo fue carente y no alcanzó todo su potencial.

“Tú pareces más interesante que estos tipos de aquí”.

Veldaroth volvió su mirada sanguinaria hacia Leti.
Los aventureros podían sentir la intensa y sofocante presión.
La cara de Leti se congeló de terror cuando la sed de sangre se concentró en ella.
No podía hacer ruido. Sus pies temblaban, sus dientes castañeaban.
Lágrimas salían de sus ojos y caían por sus bonitas mejillas de porcelana.

“Oye, muéstrame ese hechizo otra vez. Ven a jugar conmigo.”

“¡Eek!” Leti sólo podía emitir un chillido de miedo.

“Suspiro... Sólo una mocosa. Demasiado asustá pa’ pelear. ¿Qué sucede? Quiero ver otro de esos. ¿O es lo mejor que puedes hacer? Si es así... te voy a matar, ¿sabes?” Amenazó Veldaroth mientras le enseñaba los dientes a Leti, que estaba congelada y pálida.

Señalando con su mano derecha a la niña, le dijo: “Si no puedo jugar contigo, mejor te mato. Si te dejo vivir, te convertirás en un juguete muy peligroso.”
La luz granate se reunió en la punta de la mano derecha de Veldaroth y creció rápidamente en tamaño.

“¡Leti!”
Un momento antes de que la magia de Veldaroth hiciera pedazos la cabeza de Leti, Wynn corrió a su lado y la agarró del brazo.
Corrió mientras la arrastraba.
La luz granate se perdió su objetivo y golpeó el suelo, enviando escombros al aire.
Wynn abrazó a Leti para protegerla de los fragmentos que volaban hacia ellos.

“Ugh...” Leti oyó a Wynn gemir en medio de la violenta tormenta de escombros.
Cuando el polvo finalmente se asentó, ella abrió los ojos y vio al niño abrazándola con fuerza.

“¿O... Onii-chan...?”
“¿Estás bien, Leti?,” preguntó Wynn mientras la sangre fluía de su frente y brazos.

“Onii-chan... sangre... hay sangre...”
“No es gran cosa. Más importante, ¿te lastimaste, Leti?”
Llorando, Leti agitó la cabeza.
Ella trató de abrazarlo, pero Wynn la alejó suavemente.
Se levantó y preparó su espada mientras se movía protectoramente frente a ella.

“Qué valiente de tu parte,” se mofó el demonio.

“¡Onii-chan!” gritó Leti.

Dejándola atrás, Wynn dio vueltas alrededor de Veldaroth.
Se movió en zigzag y parecía estar intentando apuñalar el torso de Veldaroth. De repente, se agachó y apuntó su ataque a los pies del demonio.
Sin embargo, justo antes de que su espada golpease, Veldaroth saltó al aire.
Wynn saltó detrás de él y movió su cuerpo en preparación para atacar al demonio en vuelo.

“¿Eh?”
Pero Veldaroth había escapado de su visión.

“¡Te mueves bien, pero eres demasiado lento!”
“¿¡!?”

Cuando Wynn aterrizó, intentó darse la vuelta rápidamente.
Vio a Veldaroth cargando contra él.
Wynn trató de ponerse en posición defensiva, pero Veldaroth empujó su pierna derecha contra el plexo solar de Wynn antes de que pudiera hacerlo.
Voló por el aire en un arco. Rebotó una, dos, tres veces.

“¡Onii-chan!”
“¡Wynn!”
A pesar de los gritos de Leti y Paul, Wynn no se movió.
La pálida luz se desvaneció de la espada caída junto a él.

“Ooh, se desmayó. Bueno, me divertí, así que pararé hoy.”

Veldaroth miró a los aventureros.
Levantó tres dedos y dijo: “Tres días. Les daré mucho tiempo. Deberían poder recuperar su maná para entonces. Después de eso, los mataré a todos, empezando por esa chica, y luego a esa mocosa avian. El gran Señor Demonio me ordenó matar avians cada vez que los encontrara. Y el maná de esa chica es demasiado peligroso para dejarla vivir.”

Veldaroth sonrió salvajemente. Casi parecía como si su boca estuviera a punto de separarse de la amplitud con la que mostraba sus colmillos.
“Y una vez que mate a esos dos mocosos, el resto de ustedes serán los siguientes. No crean que podrán huir de un demonio como yo, ¿verdad? Si quieren vivir, prepárense para mí. ¿No será divertido?”

Riendo a carcajadas, Veldaroth saltó del suelo sin esfuerzo.
Desapareció en unos momentos, llevándose consigo la intensa presión.
Ninguno de los aventureros que dejó atrás pudo moverse ni un centímetro.

“Estamos condenados. No podemos vencer a ese... ese demonio,” suspiró Oort mientras se ataba una tablilla a su roto brazo izquierdo.

“Ni la magia de Eliza ni la de Leti pudieron herir a ese monstruo,” susurró Paul mientras lloraba.

“No creía que los demonios fueran tan fuertes,” murmuró Louis mientras miraba fijamente al fuego.
El primer golpe de Veldaroth lo había dejado fuera de combate, y se sintió más molesto por ese hecho que preocupado por sus posibilidades de vencer al demonio.
Su frustración había crecido mientras veía a Wynn enfrentarse al demonio.
El niño estaba dormido en el regazo de Eliza.
Como ella se había quedado sin maná, los lugares donde él había sido herido por guijarros sólo podían ser tratados con ungüento y luego vendados.
A juzgar por las manchas rojas en el vendaje que tenía alrededor de la frente, sus heridas deben haber sido muy dolorosas.
Leti había llorado hasta dormirse mientras se aferraba a Wynn.
Los aventureros no podían regresar a Simurgh, ni siquiera a la casa de Laura, porque los dos niños estaban marcados para morir cuando Veldaroth regresara en tres días.
No tendrían más remedio que esperar pacientemente a que Leti se despertara y los llevara de vuelta.
Los aventureros también estaban exhaustos.

“No podemos vencer a ese demonio. Tenemos que pedirle ayuda a la Orden de Caballeros.”
“¿Actuará la Orden de Caballeros?,” preguntó Eliza.

Los demonios no aparecieron imprudentemente a la lucha por capricho.
Las verdaderas razones eran desconocidas, pero los eruditos teorizaban que se debía a su bajo número. Los demonios evitaban dispersar sus fuerzas por miedo a ser aplastados por deidades, espíritus o dragones si lo hacían.
Por eso, a pesar de una diferencia tan abrumadora en el poder individual, la humanidad había sido capaz de construir y mantener una línea de defensa.
Las fuerzas principales del Señor Demonio eran monstruos completos. Este era el conocimiento que los humanos habían adquirido durante décadas de guerra.

“Pero no tenemos elección. Quizá no nos escuchen, pero escucharán al Gremio de Aventureros.”
“De cualquier manera, tendremos que esperar a que pequeña Leti se despierte,” dijo Louis, poniendo fin a la discusión, y se callaron.
El único sonido era el crepitar del fuego. Observaron en silencio mientras las chispas se dirigían lentamente hacia el cielo.


3 comentarios:

  1. Uff, ya tenia sintomas de abstinencia, espero sigan saliendo mas rapido porque este tardo bastante xD

    ResponderEliminar
  2. Muy buena, esperando más capitulos.

    ResponderEliminar