lunes, 14 de enero de 2019

Maestro de Nada Capítulo 9 - El comienzo de una rutina


Vine a Otro Mundo como un Aprendiz de Mucho y Maestro de Nada para Viajar mientras Confío en la Velocidad


Capítulo 9 - El comienzo de una rutina


Han pasado dos semanas desde que me registré por primera vez.

Desde entonces, he sido ridiculizado y llamado Conejo Negro todos los días. Después de eso, Ness debe haber oído hablar de la posada en la que me alojaba, porque me hizo una visita.

“Asagi, uh.... lo siento... Yo, uh, no pensé que esto terminaría así...”

“Está bien. Nadie sabe realmente lo que va a pasar con cualquier cosa.”

“Puede que sea verdad, pero...”

Parecía muy sincero al respecto. Aquí no había cultura de arrodillarse en el suelo, pero bajó la cabeza de forma lamentable. No podía enfadarme con él después de verlo así. No había malicia en la cara de Ness, aunque él había sido el primero en llamarme de aquella forma. Sin embargo, al principio hubo claramente un poco de desprecio.

Este fue sólo un caso de todos los demás haciendo mucho ruido como los tontos que eran. El gremio era civilizado cuando Gardo y los otros estaban allí, pero los borrachos se burlaban en un grado inquietante una vez que estos se iban.

Sí, hubo días en que Gardo y Ness no estaban en el gremio. Diablos, recientemente hubieron más días en los que habían estado fuera. Los dos trabajaban en equipo y se enfrentaban juntos a misiones avanzadas. La última fue hacia el sur de este pueblo.... se internaron en el bosque por una puerta diferente a la que yo había entrado, y mataron a algunos orcos. Todo esto les llevó cinco días, así que la casa del gremio fue el peor ambiente posible durante ese tiempo. No importaba cuánto se burlaban y rieran, el gremio no intervenía. Por supuesto, interferiría con peleas que podrían resultar en lesiones, pero tenían la regla de no entrometerse en nada más. Uno debe establecer su propia posición por sí mismo. Esa era la regla. Lo sabía porque la chica ratón de biblioteca del contador de ‘PREGUNTAS Y OTROS’ me lo dijo. Su nombre era aparentemente “Flo.” En realidad nunca se presentó como tal, pero estaba en su etiqueta con su nombre.

“¿Qué harás hoy?”

Estaba de pie en el mostrador de peticiones, que he visitado muy a menudo recientemente. Estaba sosteniendo un trozo de papel roto que recibí de un aviso que estaba clavado en el pizarrón de peticiones.

“Ah, ‘Recolección de Medicina’ otra vez, ya veo. Así que trabajarás en el bosque. Por favor, muéstrame tu tarjeta de estado.”

Ya la tenía en la mano, así que la puse sobre el mostrador.

“Sí, gracias. Por favor, espera un momento. ...Sí, la información de la petición está ahora registrada. Buena suerte, y que tengas un buen viaje.”

La trabajadora del gremio sonrió gratamente y me devolvió mi tarjeta de estado. Acepté la tarjeta y repetí las palabras que ahora me son familiares.

“Estado, abrir.”


Nombre: Asagi Kamiyashiro
Raza: Humano
Trabajo: Aventurero (Rango: G)
NV: 10
PS: 180/180
PM: 70/70
FUE: 58      VIT: 50
AGI: 190    DES: 90
INT: 44       SUE: 11

Habilidades: Aprendiz de Todo, Maestro de Nada.

Magia: Ninguna

Petición actual: Recolección de Medicina.

Todo el equipo:
Cabeza - Ninguno
Cuerpo - Armadura de cuero
Brazos - Guantes de cuero
Piernas - Ninguno
Pies - Zapatos de cuero
Arma - Espada de hierro
         - Espada corta de hierro

Accesorios - Ninguno


Bueno, la petición estaba ahí. Di las gracias y me puse en marcha. Y por supuesto, los insultos habituales llegaron volando.

“Oye, ¿el Conejo Negro también se siente vegetariano hoy?”

“¡Buwajajajaja! ¡Le encantan sus hojas!”

Aventureros de mierda. Venían aquí al bar cuando aún era mediodía y bebían. Una vez les pregunté cuándo trabajaban y me dijeron que estaban bebiendo del dinero que ganaban otras personas. Pero eso no significa que nunca hayan trabajado. Todos ellos formaban parte de diferentes grupos. O en otras palabras, ‘Clanes’ con los que estaban registrados, y se turnaban para ganar dinero. Era una regla establecida para ellos, que aparentemente impedía las peleas por ‘cuyo dinero’ se estaba gastando. Era una reunión de bastardos. Todos ellos. Los odiaba.

“Esas plantas pueden ser usadas para cualquier cosa, y son muy útiles el tenerlas.”

“¡Estamos tan bendecidos de tener al Conejo Negro, con su afición por las hojas! ¡¡Jajajaja jajaja!!”

No tenía intención de discutir con ellos, pero esos palos unilaterales me ponían de los nervios. Pero no tenía sentido devolver el fuego. Suspiré una vez y luego dejé el gremio atrás.

Me dirigí hacia el área de reunión de las hierbas medicinales a la que siempre iba. Esta es la única petición que he estado haciendo desde que me convertí en aventurero. Aunque era bastante aburrido, era buena para hacer dinero. Pero las apariencias claramente significaban algo aquí, y había poca gente que aceptaba esta petición. Excepto por ‘rocas’ como yo.

Sin embargo, esta petición no era más que una excusa para ir al bosque. Mis verdaderos objetivos eran los goblins. Vi que mi nivel había aumentado en 10 cuando acababa de comprobar mi estado. Cuando llegué al nivel 6 y fui al mostrador de recompensas, la amistosa trabajadora del gremio me había preguntado acerca de por qué mi nivel de repente estaba más alto. Sólo dije entonces, que me encontré con un goblin y no tuve más remedio que pelear. La matanza de goblins estaba restringida a los aventureros de Rango F, por lo que normalmente se les habría prohibido a los de rango G como yo.

Así que usé la medicina como excusa para invadir los bosques. Por supuesto, también recogí hierbas. Y pude usar el dinero que gané a través de ello para comprar algunos equipos. La armadura era una pieza usada que se vendía en la tienda de armaduras. Mi espada era un arma de prueba hecha por un aprendiz de herrero y salió muy barata. El viejo corquete fue fundido y convertido en una espada corta. Con mi espada y mi espada corta en la mano y la ayuda de la habilidad única ‘Aprendiz de todo...,’ ahora era del tipo luchador a dos manos.

“Ho Asagi. ¿Vas a ir al bosque?”

“Russell.”

Estaba parado junto a la puerta. Supongo que hoy estaba a cargo del lado sur.

“Así es. Volveré antes de que se ponga el sol.”

“Ah, ya has caminado por las colinas. Estoy seguro de que podrás manejar la noche.”

Él dio una risa gutural. Yo suspiré.

“No quiero volver a dormir en un árbol...”

“¡Jajaja! ¡Esa historia es un clásico!”

Hace un tiempo, Russell había venido a ver cómo estaba yo, durante una cena en la posada. Fue entonces cuando le conté toda mi historia de venir a Fhiraldo, y aparentemente, la parte de dormir en un árbol le había divertido. Se había reído tanto que tenía lágrimas en los ojos. Seguía riéndose de mí y, sin embargo, fue uno de los pocos momentos en los que sentí una sensación de consuelo.

“Ugh... De todos modos, mejor me voy.”

“¡Sí, ten cuidado!”

Me golpeó con una palma en la espalda. El dolor era una señal de confianza. Su actitud hacia mí no había cambiado, incluso cuando vio a otros ridiculizarme como el Conejo Negro. Era una buena persona. Maris, la posadera, también era una persona amable que siempre tenía una sonrisa cuando me saludaba. Incluso había ofrecido un descuento del cincuenta por ciento al cabo de una semana y yo pedí que se extendiera mi estadía. Por supuesto, rechacé su oferta....

En cualquier caso, ahora me dirigía al bosque. Para elevar mi nivel mientras recogía hierbas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario