martes, 2 de mayo de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 07 - Pensamientos de hace cuatro años I



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 07 - Pensamientos de hace cuatro años (I)
 


Incluso antes de que el gallo empezara a cantar, Wynn ya estaba despierto.

Desde que hizo el juramento cuando tenía cinco años, siempre se despertaba en ese momento, sin excepción.

Mirando alrededor de la pequeña habitación, vio a Locke en la otra cama, todavía roncando.

Cuidadosamente, como para no despertar a Locke, se puso la ropa de entrenamiento, agarró su espada de práctica y luego salió de la habitación.

Fuera del dormitorio, el viento del amanecer de primavera era muy frío.

Después de hacer un ligero calentamiento, comenzó a balancear la espada de práctica.

¡Silbido! ¡Silbido!

Sólo el sonido de la espada que cortaba el aire se oía en la tranquila mañana.

Wynn repetía esta escena todos los días.

―No.

Algo estaba mal.

Hoy, algo estaba fuera de lugar, causando que sus oscilaciones de la espada lo estén también.

Dejó de moverse para ajustar su respiración y cerró los ojos con concentración.

Su cabeza estaba llena de pensamientos de su ahora fuerte amiga íntima, Leti.

Podía ver su figura claramente en su mente.

Durante la ceremonia de entrada de ayer...

La ruidosa catedral se calló de inmediato.

Sólo se oían los sonidos de respiración y ligeros movimientos, y en ese silencio una muchacha solitaria caminaba hacia el medio.

En la catedral, había una plataforma alta.

Sus espaldas se enderezaron cuando sus pasos de desamparo exudaron un ambiente frío.

Mientras subía las escaleras, la luz del sol que pasaba por el vitral brillaba en su cabello dorado, y su cabello exudaba un suave resplandor.

La figura de la muchacha atrajo la atención no sólo de los estudiantes y de los maestros, sino también del líder de caballeros, de los funcionarios del templo, y de los nobles invitados.

Sin ninguna tensión, la chica alcanzó la parte superior de la escalera y se volvió lentamente.

En ese momento, inesperadamente, su cuerpo estaba bañado en luz - Todos vieron ese espejismo.

Una presencia increíble.

La visión de la chica dejó a todos sin aliento. Sin embargo…

De repente, su frígida apariencia se convirtió en una suave sonrisa.

Como si el tiempo se hubiera vuelto a poner en marcha, la atmósfera se relajó y, a su alrededor, se oyeron suspiros de alivio.

"¿Cómo están todos? Soy la representante de Freshman, Leticia” dijo Ella-.

Una vez más, el silencio se apoderó de la catedral.

En la catedral se escuchaban los sonidos de la gente.

"Yo fui elegida como la representante, pero a diferencia de ustedes, no estoy apuntando a convertirme en caballero. Dicho esto, tengo mucha experiencia de batalla, que espero compartir con todos ustedes”.

Cerrando los ojos, lentamente puso su mano derecha sobre su pecho.



"Aunque el Señor Demonio ha sido derrotado, todavía hay muchas amenazas para el mundo. Como caballeros, deben proteger a la gente que los rodea. Juntos, aprenderemos. Juntos, trabajaremos. Entonces, algún día, juntos, pelearemos.”

Ella se inclinó lentamente.

Uno por uno, la gente empezó a aplaudir. Pronto, la catedral una vez silenciosa se llenó con el sonido de un atronador aplauso.

Mientras Leticia enderezaba lentamente su cuerpo, la gente de la catedral vio una sonrisa floreciendo en su rostro.

La persona de pie en el escenario durante la ceremonia de entrada de ayer era su amiga Leti.

Si uno miraba a Wynn, lo verían parado al final de la línea de nuevos estudiantes.

‘En sólo cuatro años... Pensar que en esos cuatro años cambiaría eso.’

Sacudiendo la cabeza mientras exhalaba, renovó su concentración.

Pensó en la silueta de Leticia empuñando su espada.

Hasta entonces, su imagen de Leticia fue la de hace cuatro años. Ahora, era capaz de imaginar la figura distinta de Leticia preparando su espada.

La incongruencia en las oscilaciones de su espada ahora mismo era causada por la diferencia entre su imagen de Leti y la realidad.

Por lo tanto, después de reconciliar la diferencia, fue capaz de balancearla correctamente.

La visión de Wynn practicando cada día volvió a la normalidad.

Sin embargo, la escena era un poco diferente hoy en día.

De un vistazo, no había cambiado en absoluto.

Sin embargo, alguien se estaba escondiendo en un edificio, mirando al muchacho dos años mayor que ella, que estaba solamente balanceando su espada.

Era una escena que Leticia había visto todos los días.

En aquellos días, ella misma, había pasado su tiempo de manera similar.

Era como si la escena se estuviera repitiendo en este momento.

Todos los días, el tutor la comparaba con sus hermanas mayores.

Para bien o para mal, sus dóciles hermanas cumplían con las órdenes del tutor y aprendían la etiqueta y el comportamiento que correspondía a una noble señorita, mientras Leticia sólo revivía los malos recuerdos de haber sido regañada por no poder memorizar el alfabeto.

“Ni siquiera puedes hacer estas cosas. Tus hermanas mayores fueron capaces de esto a tu edad, ¿sabes?”

"¿Por qué tus movimientos son tan poco refinados? No hay una pizca de elegancia en ellos.”

Sus padres recibirían los informes del tutor, que contenían sólo elogios para las dos hermanas obedientes.

Una mañana, Leticia se despertó, salió de su habitación y salió de la sombría mansión.

Sin poder hacer nada bien, la regañaban todos los días.

La actitud de su maestro influyó también en los sirvientes.

Hasta los sirvientes la miraban con desprecio.

A pesar de que lo hacían mientras pensaban que no estaba mirando, la chica extraordinariamente perspicaz soportó esas miradas sin romperse.

Y así, corrió.

Con sólo pensar en escapar, huyó de la sombría propiedad.

Aunque había muchos guardias patrullando la gran mansión, la joven Leticia pudo llegar a la puerta sin ser vista.

El joven guardia de la puerta bostezaba con un sonido "Fuaa...".

En ese intervalo, Leticia se deslizó bajo los barrotes, y salió con éxito por la puerta.

Era la primera vez que Leticia vivía fuera de la mansión.

No había elegido un destino en particular.

Simplemente quería huir de las detestables lecciones.

Incluso entonces, Leticia corría en la fría mañana de la capital.

Incluso los adultos podrían perderse en la vasta capital.

Para Leticia, de 6 años, era una gran aventura; Incluso si sólo estaba explorando la recta calle principal.

Caminó por la calle mientras la ciudad aún dormía.

A pesar de la gran aventura que fue emocionante al principio, la chica comenzó a sentirse sola en las silenciosas calles.

Era como si ella fuera la única en el mundo.

Fue aterrador.

Sin embargo, no se agitó.

Sintiendo estos sentimientos que ella no entendía, empezó a caminar, recuperando su espíritu a cada paso.

En ese momento….

Un chico solitario apareció en la tristeza de Leticia.

Sosteniendo un palo de madera, lo balanceaba de todo corazón.

¿Estaba practicando esgrima?

En comparación con su hermano mayor, que estaba aprendiendo esgrima, sus movimientos no eran refinados. Sin embargo, todavía la cautivaban.

A pesar de los movimientos de mala calidad, estaba lleno de vigor y entusiasmo.

Sus ojos brillaban con la luz de la determinación cuando balanceaba el palo mientras apretaba los dientes.

La joven percibió este ambiente.

Había deseado compañía en su pequeña aventura.

El chico se fijó en su mirada y le devolvió la mirada.

Sin pensar, su curiosidad superaba a la vacilación, ella reunió su coraje y se acercó.

"¿Qué estás haciendo?"

"Estoy entrenando."

“¿Eso es interesante?”

“No sé si es interesante o no, pero es agradable.”

“¿También puede Leti hacerlo?”

El chico estuvo de acuerdo, y Leticia cogió un palo caído y lo hizo balancear junto al chico.

En esto, el chico la miró por un rato, mientras exhalaba un suspiro, "Fuu..." y comenzó a balancear con ella.

Aunque movía el palo, a veces observaba a Leticia.

La preocupación y el desconcierto se mezclaban en su rostro.

Era la primera vez en un tiempo que alguien le había prestado atención.

Después del entrenamiento, cuando Leticia finalmente le dijo: "Buenos días" al muchacho, y le preguntó tímidamente si podía reunirse con él mañana, el chico asintió con una expresión desconcertada.

Con la feliz sensación de eclipsar el hecho de que ella había huido de casa, incluso cuando regresó a recibir un regaño estricto de sus padres y el tutor, la sensación no se desvaneció.

Porque ella había encontrado un lugar donde pertenecía.

A partir de entonces, se encontraría con el niño todos los días.

Después de preguntarle al tutor, recibió un bokken.

Después de un tiempo, sus padres ya no prestaron atención a sus escapadas.

Sólo prestaban atención a Reiruzu y a sus dos hermanas mayores, de las cuales el tutor cantaba alabanzas.

Para Leticia, esto era conveniente.

Ese muchacho, Wynn, siempre entrenaba junto con Leti.

Incluso cuando corrían, corría junto a Leticia, sin correr nunca a una velocidad irrazonable.

Incluso cuando practicaba con el bokken, a pesar de ser capaz de manejar los golpes de Leticia, nunca la hirió, sino que poco a poco la instruyó.

Naturalmente entendía las enseñanzas de Wynn, a diferencia de cuando el tutor le daba una cantidad irrazonable de material.

Cuando el tutor le asignó un libro, lo llevaba de la mansión a Wynn, que lo leería felizmente, y trabajarían juntos en su contenido.

En lugar del método del tutor de forzar la información sobre ella, ella lo entendió cuando lo pensaron juntos.

En el año que pasó con Wynn, se sintió crecer y madurar.

Poco a poco fue capaz de comprender las lecciones de espadas y magia de sus hermanos mayores.

Incluso después de que el tutor tuviera la actitud de haber renunciado a ella, ella todavía aprendió magia y esgrima de él.

El tutor ya había renunciado a sus habilidades; Por lo tanto, eran incapaces de reconocer su verdadera habilidad.

Hasta ese fatídico día, cuando el oráculo anunció a Leticia como el "Valiente".

Wynn oscilo silenciosamente la espada.

Leticia sostuvo silenciosamente su mano contra su pecho y cerró los ojos.

Durante su viaje, cuando ocurrieron muchas cosas dolorosas, pensaba en Wynn y se pondría enérgica.

Coraje brotaría.

Cuando ocurrieron esas cosas dolorosas, era porque ella tomaba prestada su inflexible determinación y creyó que podía perseverar.

‘El que me guio fuiste tú. Porque quería reunirnos, no me convertí en sólo el valiente, sino en una persona determinada.’

Leticia pudo ver claramente a Wynn balanceando su espada.

Su capacidad actual estaba lejos de ella en su imagen.

Sin embargo…

Ella des-ocultó su presencia.

Sacando su espada de práctica, saltó de repente de las sombras.

"¡Onii-Chan!"

"¿¡Na... Le-Leti!?"

Golpeando a Wynn con una abrumadora presión, cubrió el suelo entre ellos instantáneamente.

¡Este es mi verdadero poder ahora!

Leticia estaba ahora de pie junto al muchacho al que había querido estar junto durante tanto tiempo.

‘Seguramente, fue por ti, que pude creer y luchar hasta este punto.’

No hay comentarios.:

Publicar un comentario