lunes, 19 de junio de 2017

Ancient Strengthening Technique Capítulo 62 - Colisión accidental



Ancient Strengthening Technique

Capítulo 62 - Colisión accidental

"¿¡Qué piensas, apestoso mocoso, por qué estás salivando?!"

Qing Shui se puso en marcha, y rápidamente se secó los costados de la boca con las manos, pero no había rastros de saliva ahí. Sus acciones fueron extremadamente cómicas, y causó que Qing Yi agarrara su estómago cuando ella estalló de risa.

Qing Shui estaba junto a Qing Yi, mientras observaba los peces, gambas, cangrejos y tortugas de diferentes tamaños nadando perezosamente en el estanque. Un día en su reino espacial equivalía a cien días aquí. El plan de Qing Shui consistía en reemplazar de manera intercambiando una porción de los peces en el reino espacial con los peces aquí.

Sin embargo, un día más tarde ocurrió un problema inesperado. Los peces negros del primer lote que habían sido liberados en el estanque de cristal habían crecido más y más feroces. En realidad, comenzaron un frenesí de alimentación, y devoraron a los otros peces más pequeños. "..." Pensar que Qing Shui había considerado tantos aspectos antes de implementar su plan, sin embargo, pasó por alto algo tan simple.

Qing Shui suspiró deprimido mientras miraba los pocos peces y tortugas que quedaban dentro del estanque de cristal. Todos estos peces restantes eran la crema de la cosecha. Se desconocía si la razón se debía a que los peces negros eran de la misma especie, por lo que se canibalizaban entre sí, o si se debía a otros factores. A pesar de todo esto, las tortugas estaban a salvo. Parece que los dientes de los peces negros todavía eran incapaces de penetrar las conchas defensivas de las tortugas.

A través de los efectos de dilatación del tiempo, en el lapso de unos días los peces negros ya habían crecido hasta ser de un pie de largo. Las tortugas de río negras habían crecido hasta aproximadamente el tamaño de una palma. Curiosamente, mientras los peces negros se volvían cada vez más feroces, las tortugas de río negro se volvieron mucho más ágiles y listas.

En el estanque del Jardín de las Cien Medicinas, Qing Shui se deslizó en algunos peces y tortugas de río que tomó del reino espacial. Tal vez era la existencia de los lirios acuáticos, o tal vez había más variedades de criaturas marinas en este estanque normal, o porque el ambiente había cambiado, pero los peces negros parecían ser menos feroces. No mostraban ninguna inclinación para devorar a los otros peces ahora.

Cultivar, siempre fue el foco principal de Qing Shui.
Así que la mayor parte del tiempo pasado dentro del reino espacial, fue utilizado por Qing Shui para intentar romper la barrera del 48º ciclo de Qi circulado. A pesar de que Qing Shui estaba atrapado en el 48º ciclo, los años de cultivo incesante ya habían ampliado sus canales de energía, fortaleciendo sus huesos y músculos por un gran margen. Después de todo, la Técnica de Fortalecimiento Antiguo era una técnica que se enfocaba en el temple del cuerpo. No fue sorprendente para Qing Shui el adquirir otros beneficios a pesar de ser incapaz de romper. Además, Qing Shui tenía una intuición muy fuerte de que una vez que rompiera el 49º ciclo de Qi circulado, estaría por lo menos en el apogeo de Houtian.

La noche sin sueños pasó rápidamente. Por la mañana, como de costumbre, Qing Shui guiaría a Qing Shi en las complejidades del Puño Rápido Solitario. Después del desayuno, Qing Shui salió de la tienda del clan, caminando a un lugar remoto antes de entrar en el reino espacial, y recuperó dos peces negros y los transfirió a un cubo de agua medio lleno. Qing Shui cubrió el cubo de agua con una tapa, antes de lentamente pasear por las calles, haciendo su camino a la posada Yu He. Por supuesto, no se olvidó de admirar las vistas de las bonitas damas en las calles.

En poco tiempo llegó a la posada Yu He.

"Señor, ¿estás solo?" Una jovencita, vestida con un traje sexy de camarera, sonrió profesionalmente mientras atendía a Qing Shui.

¡No me sorprende que el negocio de la posada fuera tan bueno!
¡Todas las camareras aquí, no sólo estaban usando trajes sexy, eran todas la crema de la cosecha, bellezas de alta clase! Anteriormente, cuando Qing Shui estuvo aquí, había centrado su atención mucho en Yu He, y no tuvo la oportunidad de admirar estas bellezas.

"Oh, estoy aquí para encontrarme con tu jefe. Sólo puedes decirle que mi nombre es Qing Shui, ella debería estar dispuesta a reunirse conmigo." Qing Shui sonrió levemente mientras admiraba la belleza de la camarera.

"Muy bien, por favor espere un momento".

Después de que la camarera se fue, Qing Shui, con calma y sereno, sin cerrar los párpados, siguió contemplando a todas las camareras de la posada. Esos trajes ajustados eran atractivos en el sentido de que no lo revelaban todo. Sólo mostraban furtivamente algunas de las áreas cruciales, como la mitad del área del busto, el cuello, los hombros, las rodillas. Invocaban deseos desenfrenados, dejando poco a la imaginación. Especialmente los contornos de sus pantalones bien formados, las piernas blancas como la nieve, y las formas de la brecha de ruptura. Esta combinación de factores definitivamente atraería a los hombres a visitar el lugar, incluso la comida la succionarían. En su mundo anterior, Qing Shui sabía que, siempre y cuando dejaras propina a las damas, podrías acariciarlas un poco. Sin embargo, no se atrevió a intentarlo aquí.

Aquellos culitos alegres y largas piernas bien formadas, junto con la piel blanca como la nieve de las camareras, causó que Qing Shui sintiera una picazón en su corazón.

"¿Son bonitas?" Una voz encantadora llena de magnetismo susurró en el oído de Qing Shui.

"¡Extremadamente!" Qing Shui espontáneamente lo dejó escapar. Después de eso, volvió la cabeza y vio a Yu He mirándolo con una expresión que sólo se podía describir como sonriente, pero no una sonrisa. "¡Mierda!" Qing Shui tragó saliva.

Una figura graciosa, vestida con un traje de guerrera femenina de color blanco, le daba a Yu He una sensación encantadora y santa. Sintiendo una incomparable súplica, aquellos labios rojos y bien formados, y con esa expresión de sonrisa, pero sin ser sonrisa en su rostro, dejó a Qing Shui con la boca abierta.

"¡Ehh, usted se ve mucho mejor!" Qing Shui exclamó apresuradamente, aunque un poco torpemente.

Yu He echó un vistazo a Qing Shui con la diversión brillando en sus ojos. Sin embargo, mirando sus ojos claros, Yu He podía sentir que Qing Shui estaba siendo sincero. Qué adorable, pensar que cien frases de alabanzas de otros hombres no podían compararse con una frase de este joven.

"Vamos, hoy deja que la hermana mayor traerte una comida!" Yu He dijo felizmente.

"Bien, pase esto a su chef, estos son los ingredientes crudos para nuestra comida de hoy. Definitivamente le dará una sorpresa." Qing Shui pasó el pequeño cubo de agua a Yu He.

Yu He Miró sospechosamente a Qing Shui, antes de abrir la tapa del cubo de agua. Después de eso, ella jadeó ligeramente en estado de shock. En el agua, había dos peces negros, aparentemente llenos de vitalidad. El brillo de sus escamas, y el brillo en sus ojos... éstos eran dos pescados de calidad de grado superior que no podrían incluso ser comprados incluso si tuvieras el dinero. Sin embargo, tenía la sensación de que la razón detrás de la visita de Qing Shui, no era nada tan simple como simplemente comer con ella.

"Xinyue, pase esto al tío Hong; Haz que él personalmente los cocine para nosotros".

Yu He pasó el pequeño cubo a una de las camareras mientras le instruía.

"Vamos, sigue a tu hermana mayor" Yu He llevo a Qing Shui de la mano mientras subían las escaleras.

Qing Shui se tomó su tiempo, admirando esa figura elegante y refinada de Yu He. Con ella caminando delante, podía tomar su tiempo para disfrutar admirando la luz temblorosa de su fino trasero mientras subía las escaleras.

Entrenado por esa visión, Qing Shui no se dio cuenta de que Yu He había parado. Perdido en un aturdimiento, Qing Shui continuó moviéndose, y de repente "Ploff", resonó el sonido dichoso de algo que ascendía a los Nueve Cielos. Qing Shui había presionado accidentalmente su rostro, justo en el fino trasero de Yu He. En ese instante, Qing Shui sintió como si estuviera flotando. La sensación de la suavidad, así como la elasticidad bien tonificada de los músculos, junto con una sensación de fragancia entumeciendo su mente, le robó el alma. Esto lo dejó en un estado abrumado de éxtasis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario