lunes, 19 de junio de 2017

Ancient Strengthening Technique Capítulo 63 - Cenando con una Belleza



Ancient Strengthening Technique

Capítulo 63 - Cenando con una Belleza

El tiempo momentáneamente parecía detenerse, ya que Qing Shui inconscientemente se demoró en esa posición incómoda, sus manos se extendieron automáticamente y sostuvieron a Yu He por su cintura. Sin ser invitado, Qing Shui parecía haber perdido todo el sentido del pensamiento consciente mientras sus instintos se hacían cargo. Suavemente, comenzó a frotar la nariz y los labios en el área de contacto, hipnotizado por la fragancia. Se lamentó el hecho de que un fino trozo de suave tela sedosa le impedía ascender al cielo.

“¡Eh, maldito mocoso! ¡Ya basta!” Yu He gritó frenéticamente en pánico, momentáneamente sorprendido de su ingenio con un ligero toque de rabia que enturbiaba su tono.

Qing Shui, atónito, con vergüenza quitó las manos mientras gradualmente inclinaba la cabeza. Sólo para ver un par de labios rojos fruncidos de disgusto. Se veían en sus ojos indicios de furia fría. "Qué hermoso" el pensamiento fue fugaz, ya que cruzó la mente de Qing Shui antes de que se recuperara. Se las arregló para tartamudear "ummm es... no es mi culpa, de repente se detuvo, por lo que me topé con usted. ¡Fue un accidente!" Qing Shui se frotó la nariz mientras evitaba los ojos de Yu He. Al cabo de un rato, el feroz semblante de Yu He se ablandó visiblemente. ¿Quién podría llegar a permanecer enojado durante mucho tiempo cuando Qing Shui era tan adorable?

Yu He miró sin palabras a Qing Shui, y no pudo evitar pensar: "¿Es este tipo pequeño destinado a ser mi perdición? A pesar de que es más joven que yo, ya podría ser considerado un adulto. Si fuera algún otro tipo que me hiciera eso, lo habría lisiado al instante..."

Yu He no pudo evitar ruborizarse levemente ante las acciones de Qing Shui. Hubo incluso un momento de excitación climática inexplicable en el contacto anterior.

Haciendo una pausa para estabilizarse, Yu He dijo con cierta ira: “Vámos, si te atreves a hacer eso otra vez, te voy a castrar.”

Qing Shui, con su actuación brillante inmediatamente asumió una postura sumisa, y respondió con los ojos de cachorro: "No podrá ser, todavía quiero casarme y tener hijos en el futuro, así que todavía necesito mi pajarito".

"Suficiente, vamos. Sólo sabes aprovecharte de mí. ¿Sigues actuando puro? Hmph, debes pensar que los ojos de esta hermana mayor se han quedado ciegos. Tu actuación no es mala, pero no lo suficientemente buena. Te voy a ignorar a partir de ahora." Las palabras de Yu He dejaron a Qing Shui pasmado. ¡A pesar de que era cierto que él era normalmente un hombre lujurioso, pero realmente no tenía control sobre lo que pasó antes!

Después de eso, se dirigieron al nivel superior de la posada, y fueron a la habitación al lado del espacio que el Clan Qing había cenado anteriormente. En el momento en que entraron en la cámara, Qing Shui tuvo una fuerte impresión de que este lugar pertenecía a una dama. Había un sofá esponjoso que tenía espacio para tres, una mesa amarilla hecha de madera de piña, fondos de pantalla de cielo azul y nubes y paneles de madera para el piso. También había un débil olor de orquídeas que impregnaba toda la habitación, dando una sensación refrescante a los ocupantes. Yu He cerró la puerta después de que entraran, mientras sonreía ligeramente a Qing Shui.

Esta cámara, posiblemente pertenecía a Yu He. Qing Shui dedujó.

Volviendo la cabeza, vio a Yu He, que estaba recostada en el sofá blanco. Su piel blanca de jade complementada con su traje de guerrero blanco, esos hermosos ojos negros puestos en esa cara exquisita, bordeaba la elegancia casi hasta el punto de la nobleza. Aquella graciosa y esbelta figura que se inclinaba hacia atrás hacía que su sangre hirviera de excitación.

Observando la reacción de Qing Shui después de mirarla, Yu He no pudo evitar sonreír ligeramente. Sin embargo, esa sonrisa se desvaneció rápidamente de su rostro cuando un calor enrojeció sus mejillas rápidamente. Aparentemente, los recuerdos de lo que ocurrió antes estaban todavía frescos en su mente. Qing Shui se sintió sorprendido por la reacción de Yu He, y para ahorrarle la vergüenza, cambió rápidamente el tema.

"Hermana mayor, ¿puedo mirar dentro de tu habitación?" Qing Shui ya sabía la respuesta, pero aun así, no pudo resistirse a preguntarle a Yu He.

"No." Yu He rechazó directamente la petición. De hecho, su elegancia mezclada con un toque de franqueza, dio una sensación extremadamente cómoda a Qing Shui.

"¡Toc Toc!"

"Entre." Yu He dijo, después de oír el golpe en la puerta.

Xinyue entró en la habitación, llevando un gran plato con una deliciosa sonrisa flotando. Qing Shui sabía que éstos deberían ser los dos peces negros que traía antes.

"Pequeña señorota, el tío Hong ya no podía controlarse, y se había comido uno de los peces. Si no fuera por mí recordándole sus órdenes, me temo que no quedaría nada de los dos.”

Después de que Xinyue dejó el plato, Yu He le invitó a probar el pescado con ellos. Después de todo, si las habilidades culinarias del tío Hong eran consideradas la segunda en toda la Ciudad Hundred Miles, entonces no habría nadie que se atreviera a decir que era de primera categoría.

"Está bien, justo ahora, cuando el tío Hong comió el primer pescado, él me ofreció algo también. El sabor era realmente más allá de mis expectativas, nunca antes habíamos saboreado algo tan delicioso." Xinyue respondió, antes de salir corriendo.

"¡Esta pequeña mocosa descarada!" Yu He sonrió.

El ambiente se puso un poco... extraño. Un hombre y una mujer, solos en una habitación, donde él la miraba silenciosamente. Esto le causó a Yu He estar ligeramente frenética, ya que podía sentir que la mirada que usaba cuando Qing Shui la miraba, era parecida a alguien mirando a su propia mujer. Había rastros de adoración, amor, admiración y orgullo...

"¿En qué estoy pensando? Es sólo un niño pequeño. Después de todo, soy mayor que él por 10 años, ¿por qué estoy todavía fantaseando? Dentro de unos años, después de que yo envejezca y me arrugue, apuesto a que ni siquiera se molestara en darme otra mirada.” Yu He se reprendió en silencio.

Sintiendo sus mejillas calientes, Yu He le dijo apresuradamente: “¡Vamos, probemos las habilidades culinarias del tío Hong!” Yu He usó sus palillos y cogió un pedazo de carne de pescado, antes de colocarlo elegantemente en su delicada boca. Tales acciones graciosas eran muy agradables a la vista. Qing Shui no tenía ninguna inclinación en comer, mientras miraba a Yu He. Simplemente observarla comiendo le trajo una sensación de satisfacción que le llenó de placer.

"¡Es demasiado delicioso! ¿Cuándo las habilidades del tío Hong se volvieron tan buenas? ¡Incluso otros chefs famosos en este mundo, no serían capaces de producir tal sabor!"

De repente, Yu He finalmente notó que Qing Shui no estaba comiendo, pero todavía la miraba de forma idiota. Ella sabía que Qing Shui había venido aquí con otros motivos, pero era incapaz de averiguar lo que él realmente quería.

Después de contemplar, Yu He no perdió más tiempo y empezó a sacar de nuevo. Qing Shui estaba extremadamente deprimido cuando vio que un tercio del pez ya había sido terminado por Yu He. ¿Cómo podía perderse esta oportunidad de cenar con una chica hermosa?

Llegando a sus sentidos, Qing Shui comenzó a devorar vorazmente, similar a un lobo voraz. Mientras Yu He, por otro lado, todavía estaba comiendo con gracia. La disparidad entre sus estilos de comer se hizo aún más evidente por el lío que Qing Shui estaba haciendo en su lado de la mesa.

"¡Delicioso!" Qing Shui se frotó el estómago.

Yu He miró a Qing Shui con una expresión que se extendía entre diversión y sospecha. "Puedes seguir adelante y decirme la verdadera razón por la que estás aquí hoy. Aunque admito que este pez es uno de los mejores que he comido, no creo que sea tu único propósito de venir aquí hoy."

"Jeje, sólo quería poder disfrutar de la cena con usted. Si no hay señoras hermosas para la compañía, no importa que tan celestial el plato sepa, todavía sabría cómo cenizas para mí."

"Niño tonto, las damas hermosas flotan de izquierda a derecha cada vez que abres la boca. ¿Sabes lo que son las chicas hermosas?" Yu He no pudo evitarlo, y provocó a Qing Shui.

"¡Las chicas hermosas están ahí para ser apreciadas!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario