viernes, 30 de junio de 2017

Inside The Cave of Obscenity Vol.2 Capítulo 06 - Una Placentera Corrupción



Inside The Cave of Obscenity

Volumen 02 Capítulo 06 - Una Placentera Corrupción

"¡Ku-hu, uu-nnaaa!"

Con ambas manos sujetas por encima de su cabeza, la caballero—Alfira—retorcía su cintura de un lado a otro como para soportar algo.

Su pelo púrpura coincidía con el ritmo creado por su cintura, resonando mientras sus caderas se movían seductoramente. Sin embargo, ella no estaba mirando directamente al frente, sino más bien al techo y paredes de roca circundantes.

Hizo todo lo posible para no mirar lo que estaba sucediendo justo ante ella.

La caballero de blanco Fiana estaba en un lugar un poco lejos de ella. Sus brazos estaban igualmente atados por encima, pero parecía estar inconsciente, ni siquiera temblando.

"¡Ahí! ¡Justo ahí! ¡Más profundo!”

"Nn, haah—mis tetas, no te detengas..."

Frente a la chica había dos mujeres, una con el pelo plateado y la otra con el pelo rubio, que estaban siendo violadas por monstruos limos.

Un tentáculo tan grande como un brazo de niño se empujaba contra Frederica con la fuerza suficiente para levantar sus talones del suelo.

Dejando a un lado sus caderas, cada vez que ella era presionada con suficiente vigor para penetrar su cuerpo, sus pechos se sacudían violentamente. Este era un espectáculo que ciertamente haría que cualquier hombre estallara en la lujuria carnal sólo por estar allí, pero como una mujer que pronto se le haría lo mismo, no podía verlo.

Mientras tanto, Satia no tenía un tentáculo insertado en ella. En vez de eso, su mitad inferior estaba siendo acariciada por el tentáculo del Black Ooze, mientras que su pequeño pecho era lamido y masajeado por las crías limo.

Cubiertos por los limos translúcidos, los pezones encima de sus pechos modestos se habían vuelto considerablemente grandes. El desequilibrio desencadenó una sensación bastante obscena.

Satia dejó salir su voz mientras miraba sus propios pezones siendo amasados ​​y tirados ​​a través del limo.

Ambas mujeres estaban siendo violadas al mismo tiempo que Alfira, pero eran diferentes de la caballero. Permanecieron así por voluntad propia, aceptándolo. Sus posiciones se ampliaron hasta el ancho de los hombros para no caer, sus cuerpos sensibles aceptaron incluso los movimientos más ligeros de los limos. Y, sobre todo, gimieron de placer con la boca abierta.

Todo esto sumado a algo que Alfira simplemente no podía entender.

"—Nn, huu..."

Al tener a las dos mostrándose de esa manera ante ella, la mitad inferior de Alfira estaba siendo atormentada por el limo que aún estaba dentro de su uretra.

El veneno paralítico del limo todavía estaba afectando a Alfira, pero sus efectos se habían debilitado considerablemente.

Ahora sentía algo de fuerza en sus piernas, incluso podía moverlas libremente, ya que no estaban sujetas.

Sin embargo, la caballero, sabiendo muy bien que debía escapar, simplemente se mordía los labios para contener la voz mientras frotaba sus muslos juntos, soportando esta vergüenza infernal.

Las personas violadas por monstruos eran un espectáculo extraordinariamente anormal.

Además, las personas aceptaron los avances de los monstruos y se sumergieron en el placer.

Sea en la ferocidad o en la ternura, estaba en un nivel que ningún hombre humano podría alcanzar.

Para una persona normal como Alfira, lejos de entenderla y abrazarla, sentiría repugnancia.

Incapaz de mirar directamente al espectáculo, la caballero desvió su mirada de ellas, aguantando todo mientras se mordía los labios.

“¿Fuaaah?”

También parecía que Alfira sentía el tormento que su uretra estaba recibiendo. Una estimulación absolutamente imposible de alcanzar y desagradable a través de una vida ordinaria asaltó a la mujer caballero.

Si sus manos estuvieran libres, podría haberse tapado los oídos y acurrucarse en un rincón de la habitación para temblar. Los seres humanos estaban siendo violados por monstruos, aceptando sus avances, e incluso su propia uretra se estaba expandiendo. Viendo esta realidad acabar, era obvio que ella no querría oír nada y sacarlo todo de su mente.

El sonido de los gritos apasionados de las dos mujeres penetró en las orejas de la caballero, mientras el limo que violaba su uretra continuaba incesantemente haciéndole sentir una sensación extraña.

Ahora empapada por sus propios jugos de amor, sus pantalones se sentían asquerosos de usar. Su armadura y espada fueron alejadas de ella cuando fue traída aquí y dejada de nuevo en la cueva. No sabía dónde estaban.

Insegura acerca de quedarse solo con su gruesa ropa, Alfira hizo todo lo posible para evitar mirar la locura frente a ella, mientras retenía su voz.

“¿¡Nnaah! ¡¡A-aaah!!? ¡¡Me-Me vengo... po-por favor, no maaaaass!!"

Su hermoso cabello rubio se extendió, el enloquecido cuerpo de Frederica se arqueó por un instante. Después de eso, convulsionó extrañamente unas cuantas veces como si se hubiera roto.

Sus pechos, tan atractivos que eran atrayentes incluso para las mujeres, se sacudían por los espasmos. Sin embargo, eran estrechados por tentáculos como si estuvieran siendo ordeñados en el siguiente momento.

"¿¡Huaaaah!? ¿O-ow? ¡Pe-pero todavía estoy...! "

Su cuerpo todavía convulsionando fue empujado y presionado para mantenerlo balanceándose hacia arriba y hacia abajo. Igualando esto, el limo también continuó masajeando sus pechos mientras que tiraba y amasaba sus pezones.

Sus gritos expresaban cuán intenso era el clímax al que había llegado, la expresión de la belleza se enrojecía aún más con el placer, su lengua salia mientras ella jadeaba como un perro.



Que la belleza tuviera que aceptar el intenso tormento porque ella no era capaz de soportar sin que las restricciones del limo pasaran por la mente de Alfira.

No se le permitió colapsar. Esta mujer que goteaba con tantos jugos de amor y saliva no podía ser la misma persona que antes.

Alfira pensó en cómo termina el sexo normal una vez que el hombre y la mujer alcanzaran el clímax una vez. No tenía experiencia en el asunto, pero sí lo sabía.

Ella sabía sobre la indiferencia que seguía a un clímax, causando la vacilación hacia hacerlo otra vez. Aun así, a pesar del clímax de Frederica y decir lo mismo, el Black Ooze no mostró señales de detenerse.

¿Cuánto tiempo continuaría? Por la forma en que iban las cosas, ella moriría por venirse demasiado. A pesar de darse cuenta de eso, Frederica parecía como si aceptara cualquier cosa que llegara.

"......"

De esa manera, ella fue llevada a un clímax una y otra vez, ni una vez se veía como si estuviera siendo violada contra su propia voluntad.

Su cuerpo entero era molestado por los tentáculos, el área más vital de la mujer estaba siendo perforada con tanta fuerza que parecía que podría romperse. Era una especie de sexo donde se le usaba como una muñeca.

Esto era algo que no existía en el conocimiento de Alfira, era una clase de sexo desconocido.

“¿? Ah.”

Al darse cuenta de que había sido cautivada por la voz de Frederica en algún momento, Alfira se apresuró a evitar su mirada.

Se sintió avergonzada de terminar tan fascinada por ella.

(Tengo que salir de alguna manera...)

"¿¡Nnaaah!?"

Pero en ese momento, el limo en su uretra comenzó a moverse hacia adelante y hacia atrás. Su cuerpo ya se había calentado al ver lo que le estaba pasando a Frederica y Satia, por lo que todo su cuerpo temblaba con fuerza.

Ella no se orinó porque su vejiga se había vaciado antes, pero escuchó el aplastamiento de otras secreciones que desbordaban de su vagina.

Quería cubrirse los oídos después de oír esos lascivos sonidos que provenían de su propio cuerpo, pero el tentáculo que retenía sus manos no se soltó.

Quería escapar de este infierno lo antes posible.

Este lugar asustó a Alfira. Los monstruos eran los enemigos de este mundo. Sin embargo, había personas que aceptaban a estos monstruos violadores.

Además, estaban justo delante de ella. Mujeres como ella aceptaban los avances de estos monstruos.

Tenía un miedo insoportable.

Temía que ella misma pudiera convertirse en esas mujeres.

Aun así, a pesar de estar hechos de limo, los tentáculos que sostenían sus muñecas contenidas por encima eran fuertes. Los esbeltos brazos de Alfira no podían romper el control.

Sólo sentía una repugnante sensación pegajosa cada vez que intentaba romperla.

"¿A-ah? No-No chupes mis tetas..."

La siguiente cosa que llegó a los oídos de Alfira era lo opuesto a la respiración bestial de Frederica, era la voz infantil de Satia.

Acariciada por el Black Ooze y varios limos de color, la niña no parecía sentir ningún dolor en absoluto mientras sus pechos eran masajeados. La única emoción que podía oír en su voz era el placer.

Sus piernas temblaban ligeramente mientras recibía las caricias en su pecho, por lo que la ligera estimulación en sus pechos debía haber sido más suave.

Aunque sus pequeños pechos estaban siendo frotados, su forma sólo cambió un poco. Podía ver los pezones de la niña a través del moco. Estaban estirados y presionados tan fuertemente que parecían que podían romperse.

Una vez más, esto era algo obsceno.

Su cuerpo inmaduro manchado de limo, parecía haber sido manchado por el placer y cayó de la virtud.

"Goshujin-sama... Satia, también... hágaselo a Satia taaambien..."

Parecía como si pudiera colapsar al instante cuando se le quitaran las restricciones, pero un tentáculo le impedía caer, suavemente agarrándola. En lugar de limitarse a sus manos, no le permitió caer para restringir su cintura.

Sus manos ahora libres intentaron dispararse hacia su entrepierna, hacia su punto más vital como mujer, ya que ella no estaba satisfecha con el placer ligero que había recibido hasta entonces.

La muchacha parecía linda, como una muñeca, pero después de verla sucumbir al placer y tratar de empezar a consolarse, Alfira tragó saliva.

Sin embargo, un tentáculo capturó su mano derecha, no permitiendo que llegara a su vagina. Un poco de su pelo plateado que estaba atado a una cola lateral se le pegaba a la mejilla, su expresión de muñeca desprendía una sensación de seducción.

"... Por favor, misericordia..."

Abriendo sus piernas que todavía estaban siendo acariciadas por los tentáculos negros, ella sobresalió su cintura y, con una postura muy miserable para una chica tan hermosa como Satia... invitó a los tentáculos.

Aun así, la caballero sólo podía ver una timidez juvenil en la expresión de la chica que hacía una pose tan embarazosa. La brecha entre el cuerpo de la niña y su expresión causó que el estado de ánimo se sintiera aún más anormalmente inmoral.

"¿? ¡Uaaah! ¡¡Aaah, aaah!!"

Un tentáculo inadecuado se abrió camino en la flor que era del tamaño parecido al cuerpo de Satia.

Las secreciones salían de ella, arrastrando sus delgadas piernas y creando una piscina propia en el suelo.

Incapaz de soportar su inserción, su pequeño cuerpo se sacudió y sus rodillas cedieron. Su vagina se extendió al límite, su rostro parecía estar sufriendo.

Sin embargo, aunque Satia todavía hacía todo lo posible para mantenerse de pie, estaba claro que estaba en su límite.

Los tentáculos de moco envueltos alrededor de ella parecían casi amables mientras la sostenían.

"¿Goshujin-sama? ¡A-allí! ¡¡Todo el camino deeeentro!!"

El límite de Satia ya había sido alcanzado.

Todavía carecía de experiencia sexual y la profundidad de su vagina no era demasiado, por lo que el tentáculo alcanzó su punto más profundo inmediatamente.

Cuando la entrada de su vientre, lo que podría llamarse el mayor punto débil de una mujer, fue presionada nuevamente, su pequeño cuerpo entró en espasmos increíbles al llegar al clímax.

Y, al igual que con Frederica, el tormento no terminó incluso después de que culminara.

"¿¡Nnaa!? ¡Huuu, haaah! ¡¡Aaah!! ¿Aan? ¡¡Aaaaah!!”

En lugar de ser traspasada violentamente como Frederica, Satia fue manejada con tanto cuidado.




Incluso ahora, la sensación de tener un objeto extraño en su uretra todavía asaltó al caballero.

Inevitablemente, ella comenzó a sentirse insatisfecha.

(Tengo que escapar... antes, antes...)

"Haah, haah-nn, fuuu... ah..."

Todavía brillando la pasión de las dos mujeres, Alfira trató de quitar las restricciones de sus brazos en pánico.

Los dientes que una vez solían morder sus labios ahora estaban abiertos, su boca dejaba escapar respiraciones cálidas y superficiales.

Sus dientes blancos jugaban con la luz, su lengua apenas era visible más allá de ellos.

Enrojeciendo hasta llegar a sus oídos, era prácticamente un milagro que sus ojos mantuvieran un brillo de claridad, porque su expresión ya había sido deformada por la lujuria.

"Haah-detente, aléjaaaate..."

La sensación continua, entorpecedora que estimulaba su uretra era molesta. Quería probar y correr, pero su mente tratando de soportar se estaba desgastando poco a poco.

La atadura de sus muñecas empezaba a disminuir lentamente, pero su cintura al contrario tenía espasmos.

Los deseos carnales se hicieron paso más allá de la voluntad del caballero influenciando su cuerpo. Obligada a orinar, su cuerpo anticipaba el placer que pronto sentiría.

"¡Maldita sea, maldita sea... no, no...!"

Alfira, que luchaba desesperadamente por quitarse las ataduras, empezó a repetir la misma palabra una y otra vez en delirio.

Aun así, sus movimientos eran terriblemente torpes en comparación con cuando empezó. Ya ni siquiera podía poner fuerza en los dedos.

Aun así, la razón por la que no renunció a su voluntad de escapar era porque temía que no moriría como caballero, sino como mujer.

Alfira ni siquiera quería imaginar cómo sería ser violada como esas dos mujeres.

La caballero que sólo conocía las relaciones sexuales normales, incluso en las historias que había oído, lo que estaba pasando ante sus ojos era,

Algo enteramente desconocido para ella.

Miró a Fiana, que aún estaba desmayada.

Fue en ese momento.

"¿¡Uuaaahn!?"

El limo dentro de su uretra comenzó a empujar hacia adelante y hacia atrás con una intensidad sin precedentes.

Trabajada por el limo, su uretra había crecido alrededor de lo suficientemente grande como para que una barra delgada encajara en su interior.

En un estado en el que su entrepierna era estimulada aún con su ropa todavía puesta, había fracasado y se había excitado plenamente.

Ella era incapaz de contener sus jadeos debido a la súbita emoción que la atravesaba. Sus ojos se fueron hacia a sus párpados mientras su voluptuoso cuerpo convulsionaba muchas veces.

Su visión vaciló. Incluso perdió la sensación en su cuerpo, así que mientras sus ojos seguían forzando su camino hacia arriba, dejó todo al instinto y siguió convulsionando.

"Uu-ah..."

(¿N-no-no hay manera... Yo-yo... me-me vine...?)

¿Por cuánto tiempo convulsionó?

¿Un instante? ¿Varios minutos?

La habitual sensación dolorosa e insípida aún estimulaba a la mujer, por lo que acabaría pasando por espasmos intermitentes, más pequeños.

Sin embargo, al estar algo acostumbrada a la estimulación, ella calmadamente pensó en su estado actual.

Ella se había venido. Llegado al clímax. Un orgasmo.

Al igual que la vez que se enfrentó al Black Ooze en la cueva, se vio obligada a sentirlo a pesar de su estado de extrema confusión.

Consciente de que su uretra estaba siendo violada mientras veía a las dos mujeres tener relaciones sexuales—había llegado al clímax como mujer.

Asombrada, se dio cuenta de eso... y las lágrimas salieron de sus ojos.

"¿¡Haa-uahnn!? ¿¡E-espera—estoy—!?"

Los movimientos pistonescos del limo aceleraron otra vez. Ya no podía ver a ninguna de las otras mujeres.

Cerró los ojos con fuerza mientras se mordía el labio con suficiente fuerza para causarle dolor. Ella hizo todo lo posible al tratar de soportar el placer que asaltaba su cuerpo.

El limo responsable de darle ese placer forzado y violentamente forzó su camino dentro de ella.

Ya desarrollada desde su apertura hasta su vejiga e incluso a pesar de sentir un dolor agudo debido a su intensidad, su uretra lo sentía como placer.

Un licencioso líquido salió de su vagina aún intacta, mojando su ropa interior y los pantalones.

Su cintura ignoró lo que ella dijo mientras convulsionaba.

Aunque Alfira empezó a luchar con un renovado vigor debido a la súbita brutalidad del limo, no pudo quitar las ataduras de sus muñecas.

"¿¡Nna-aaah!? ¿¡De-Detente!? ¡¡No te muevas!!"

Los dedos que había estado usando para tratar de quitar las estrechas restricciones también. Ella era incapaz de poner ninguna fuerza en ellos.


Además, su cuerpo una vez más sucumbió al placer que se precipitaba en ella a través de su uretra. Incapaz de defenderse de las oleadas, cayó de nuevo en un ataque violento de convulsiones.

"¡Ah...!"

Incapaz de soportarlo, alcanzó su segundo clímax.

Un breve grito salió de su boca, su cabeza cayó hacia atrás mientras sus ojos giraban bajo sus párpados todavía cerrados.

Ella forzó sus ojos a abrirse. Las paredes alrededor de ella estaban cubiertas de moco de limo que jugaba con la escasa cantidad de luz. Sin embargo, no prestó atención a nada de eso.

Todavía aturdida, sólo podía pensar en la realidad de su clímax una vez tras otro.

"A-ah—n-no... det—nte..."

Su voz contenía placer, seguro... pero también albergaba un fuerte miedo.

Estaba asustada.

Incluso Alfira había experimentado la masturbación muchas veces. Sin embargo, nunca había llegado al clímax.

Ella fue capaz de satisfacerse alcanzando una vez y podía enfriar cualquier repentino destello de excitación para hacer su trabajo como caballero.

Por lo tanto, este fue el primer clímax consecutivo de la caballero... y plantó una semilla de emoción y miedo en ella.

Alfira miró en pánico. Lloraba por las réplicas de su clímax y tragaba la saliva que se había acumulado en su boca, mientras miraba la mitad inferior de su cuerpo.

Ella no era capaz de detener los espasmos de su cintura. No podía poner ninguna fuerza en su cuerpo que acababa de llegar al clímax.

Y no podía soportar el placer.

A pesar de estar todavía vestida, en realidad se sentía aún más avergonzada que si estuviera desnuda.

Mordiéndose desesperadamente el labio, intentó apretar sy uretra para detener al limo.

"¡¡¡Detente, para para para deteeeente!!!"

Todavía implorando frenéticamente, puso todo lo que tenía en la mitad inferior de su cuerpo.

Cuanto más trataba de detenerlo, más poderosa era la extraña sensación dentro de su bajo vientre. El placer que obtuvo de ello se hizo más y más fuerte también.

A pesar de que sabía en algún lugar en su mente que esto no detendría lo que estaba a punto de suceder, no podía dejar de intentarlo. Puso cada gota de fuerza de voluntad y fuerza que tenía en el intento, tanto que su vagina y caderas comenzaron a temblar extrañamente—aun así, el resultado no cambiaría. Sólo retrasaría lo inevitable unos pocos segundos.

El malestar en su uretra creció con el paso del tiempo. Junto con una sensación dolorosa en su vejiga—el limo se precipitó en su vejiga.

“—…”

No podía hablar. No salió ningún sonido. No sabía qué había pasado. Sólo podía sentir una sensación de libertad en su abdomen cuando su cuerpo perdió toda fuerza. Incluso su expresión se soltó para emparejar su cuerpo. En cuestión de segundos, pasó de parecer una mujer adulta a tener una expresión vergonzosa en su rostro.

Incapaz de ver la forma en que se veía en este lugar sin espejos, Alfira exhalaba un suspiro debido a la sensación extremadamente agradable que la atravesaba desde ese sentimiento de libertad.

"Aah... aaah..."

La voz estaba confusa.

¿De quién era la voz?

No sabía de quién salía aquella voz mientras se ponía allí con una mirada desenfocada.

Lo único que sabía... era que se sentía bien.

Era un placer demasiado grande para ser un clímax ordinario. Ese clímax invadió su mente como un veneno mortal, llevándose incluso la sensación de disgusto que sentía.

Su cintura temblorosa no se acomodó por un rato. Incluso esos pequeños movimientos reverberarían en su vejiga, haciéndole sentir aún más placer.

“Aaah…”

Varios fluidos corporales se escaparon de ella, diciendo que había alcanzado el éxtasis completo.
*
Consecutivamente llevada a un clímax desde un órgano excretor del que ella nunca debía haber sentido placer... Alfira, por fin llego… estaba asustada.

(¿¡De-de nuevo!?)

Como si estuviera esperando a que Alfira recuperara su conciencia, el limo dentro de su uretra reanudó sus actividades.

En cuanto a por qué se sentía aún más opresivo que antes, eso era porque había absorbido el jugo que había estado recogiendo dentro de su vejiga.

No era que pudiera comprobar su tamaño, pero de repente sintió que su uretra y vejiga podrían ser tiradas por completo.

Su lengua salió, su propia voz se unió a las otras dos en la oscuridad de la mina abandonada.

La sensibilidad de su cuerpo había aumentado después del clímax, lo que le permitió sentir al limo dentro de su uretra aún más.

No sólo sentía sus violentos movimientos de atrás adelante, sino incluso las ondulaciones en la superficie del cuerpo líquido. Estaba llegando a su clímax una vez más.

Ella sabía que este la obligaría a sentirse desesperada, pero no podía detenerlo.

No podía ni siquiera después de intentar resistir. No pudo escapar ni siquiera después de intentarlo.

"¡¡No, no, nooooo!!"

Ya convulsionando desde hace algún tiempo, su mitad inferior empezó con convulsiones aún más fervientes.

Una voz teñida de miedo surgió de su garganta.

"¿¡A-aaah!? ¿Hii? ¡Det... eeente!"

La caballero estaba siendo atormentada.

Las convulsiones que asaltaban su cuerpo se volvían cada vez más intensas sin fin visible.

Lo mismo sucedía con su jadear. Ya no tenía ni siquiera una pizca de intención en retenerlos, continuó exclamando.

(¡¡¡No, no, para, detén eso!!!)

Ella pensó eso, pero las únicas cosas que salían de su boca eran jadeos sin sentido.

Al mirar a Frederica y Satia, lo único que Alfira sintió fue la desesperación cuando alcanzó el clímax por su uretra.

(Yo-yo no soy, yo no soy como ellas- ¡¡Aaaaah!!)

No como ellas. Alfira gritaba repetidamente en su mente que no era como aquellas mujeres que habían aceptado a los monstruos.

Sin embargo, su cuerpo estaba aceptando la tortura uretral del limo. Ya ni siquiera sentía dolor por ello.

Su cabeza colgaba mientras su cintura seguía temblando por el placer cristalino.

"¿Ha-hah... Haah-haaaah?"

Aquella sensación embobadora y agradable la estimulaba desde el interior.

Su pelo morado pegado a su mejilla se sentía desagradable.

Justo en ese momento, el tentáculo que contenía sus muñecas se soltó. Alfira, incapaz de poner ninguna fuerza en su mitad inferior después de ser llevada al clímax tantas veces, simplemente cayó al suelo.

Sus ojos se cerraron en anticipación por el dolor de su mejilla golpeando el suelo humedecido por el limo, pero lo que ella sentía era una sensación suave.

Cuando abrió los ojos, vio una cama de moco negro debajo de ella.

“¿Ah?”

Aflira se incorporó, las rodillas y su trasero todavía tocaban la cama de moco.

Sus hombros se movían hacia arriba y abajo violentamente. Sus ojos estaban húmedos y pesados debido al placer, la nitidez que alguna vez tuvieron habían desaparecido.

Y más que nada, incluso sin el veneno paralítico, su mitad inferior se había quedado entumecida por el placer excesivo.

Su cintura incluso ignoraba lo que su mente le decía que hiciera y continuó convulsionando.

“A-ah…”

De repente, el monstruo, algo que ella debería haber odiado, empujó su tentáculo justo delante de ella.

Moviéndolo como para mostrarlo
expuso su majestuosidad a Alfira.

(Algo como eso está
dentro... de ellas...)

Gulp.

Alfira tragó saliva.

Su vientre palpitaba ligeramente. Sus rápidos y superficiales jadeos se intensificaron gradualmente.

Sin embargo, eso era algo que Alfira no había notado.

A pesar de que ella miraba el tentáculo como si estuviera a punto de cavar, no hizo nada
siguió esperando que el tentáculo diera el siguiente paso.

Había desarrollado su uretra y le había mostrado a las dos mujeres ciegas de la lujuria.

También se le hizo comprender instintivamente el concepto de tener relaciones sexuales con un monstruo.

A través de su cuerpo femenino, este monstruo le hizo entender que era una existencia inimaginable para los humanos. Era una que daba placer a través del coito.

¿Qué clase de violación era?

También le habían enseñado eso.

¿Es por eso?

"De-Detente..."

Su resistencia era débil, tanto que incluso le sorprendió.

No era la voz de un caballero, sino la de una mujer. Alfira lo sintió.

Ella lo sentía.

No era la voz de un caballero que cazaba monstruos, era la voz de una mujer que temía ser violada. No tenía ninguna armadura. No tenía una espada en la mano. En este momento, ella era una mujer. No un caballero.

"Para
— ¿¡Nnn!?"

Su segundo intento de resistencia se detuvo ante la repugnante sensación de que el tentáculo entraba en su escote.

Haciendo el mejor uso de su auto característico viscosidad, se movió a través del valle que era presionado firmemente junto por su ropa.

Continuando con sus ataques, se envolvió alrededor de sus dos pechos.

Alfira no sabía exactamente qué estaba pasando ya que estaba pasando bajo su ropa, pero podía sentir un sonido viscoso procedente de sus pechos.

"Kuh
¡A-Asqueroso...!"

Eso era una mentira.

A pesar de que estaban siendo empujados rudamente, en lugar de dolor, sólo transmitió una sensación de placer entumecedor.

Ya que ella no sabía lo que estaba sucediendo porque estaba sucediendo bajo su ropa, debido a los sonidos lascivos, ella sentía como si estuviera siendo tratada como un objeto. La sensación de no poder resistir estaba tallada en su cuerpo.

Al menos intentó agarrar sus propios pechos con sus manos ahora libres para mantenerlos en su lugar.

"¡Uu
Nnn!"

Sin embargo, ella no fue capaz de detenerlos, ni de atrapar el tentáculo por encima de su ropa.

Con destreza maniobraba alejándose de las manos tratando de atraparlo, el tentáculo continuó violando la suave piel de Alfira.

Desde el punto de vista de una tercera persona, su agarrar sus propios pechos hacía que pareciera que se estaba masturbando.

De hecho, la estimulación de sus propias manos era algo que Alfira no podía ignorar.

Mientras el tentáculo de moco estimulaba suavemente su piel, sus propias manos masajeaban sus pechos intensamente.

"¡¡Haah, haah!! ¿¡O—Otra vez me veeeengo!?"

"¿Huuu? Ha, hah... ma... maaas—"

El intenso jadeo de Frederica y los dulces susurros de Satia hicieron cosquillas en los oídos de Alfira.

Y más que nada


"Kuh
Haah... Nn, nuu..."

Ella sin duda oyó sus propios suspiros calientes también.

El placer de la violación de su uretra, la estimulación de su pecho masajeado, y el jadeo que se dirigía a sus oídos. Todos y cada uno de ellos excitaron a la mujer llamada Alfira.

Las dos manos que había estado usando para tratar de atrapar el tentáculo, en algún momento, se detuvieron en sus pechos. Sus muslos se frotaban unos contra otros, insatisfechos.

Las lágrimas se desbordaban de sus ojos mientras la saliva se desbordaba de sus labios entreabiertos.

(Mierda, mierda
para mí... en un lugar como este...)

Ella gritó de pesar, las lágrimas fluían por sus mejillas.

Pero sus emociones no le preocupaban al Black Ooze.

Este limo era un monstruo después de todo. No le importaba lo que sentían los humanos. Darles el placer
eso era solamente llevar a las madres a la condición óptima.

"Kuh... ¡para!"

El tentáculo que había estado violando su pecho se movió de forma abrupta mucho más violentamente.

Sin embargo, la caballero se dio cuenta de que no lo hacía para darle más placer.

Incluso después de moverse de una manera que ciertamente tentaría a un hombre, ella no fue capaz de escapar de la meta del limo.

"¿¡Noooooo!?"

Su ropa estaba abierta desde el interior.

Con su ropa gruesa y su camisa apretada que había estado atando sus pechos fuera del camino, el limo fue expuesto ante sus ojos.

No sólo se hizo visible el tentáculo, sino también sus pechos viscosos que olían a una mujer en celo. Se estremecían, ondulaban y mostraban lo suaves que eran.

Sin embargo


"¡Tu-Tú!
— ¡¡Definitivamente... te mataré!!"

Sus pezones. Las cosas que deberían haber estado en sus pechos no se veían en ninguna parte.

Tenía senos generosos, con una areola ligeramente grande, pero no tenía pezones, sólo una línea horizontal en cada seno.

(Fui vista
¿¡Por un monstruo?!)

Para Alfira, su pecho no era nada más que un complejo... tenía pezones invertidos.

A pesar de que era un monstruo, sentía cólera por tener a alguien viéndola
— y tristeza.

Aunque se había asociado con varios hombres, ninguno de ellos estaba bien con los pechos de Alfira.

Para la caballero, comprendió que sus pechos eran diferentes de los de los demás. Y que los suyos no eran normales.

Los hombres deseosos se enfriarían después de ver su pecho, nunca avanzando más allá de eso. Es por eso que sólo tenía una escasa cantidad de conocimientos sobre el sexo.

Por lo general, al ver algo diferente, la gente estaría atenta.

Pero eso era simplemente algo por lo que la gente se preocupaba. En cuanto al Black Ooze, era trivial.

Ahora que Alfira sólo llevaba pantalones, él extendió un tentáculo hacia el pecho.

"Nn."

Cambiando de la manera que había estado usando hasta ahora, comenzó a masajear su pecho suavemente, como lo hizo con Satia.

Sus senos bien desarrollados cambiaron de forma mientras jugaban con ellos, causando no una poca cantidad de ruidos viscosos.

Al ver que sólo su pecho era utilizado como juguete, poco a poco, Alfira comenzó a mover su propia cintura. Incluso ella no se había dado cuenta de eso, sin embargo.

Y sobre todo


(Mis pezones, están
)

Palpitante. Ellos palpitaban. Iba a romperse. Si esto continuaba, ella sentía que se rompería.

Esta premonición llenó la mente de Alfira.

Aunque trataba de aferrarse al tentáculo con las manos, estaba hecho de moco y, por lo tanto, no podía contenerlo. Apenas hizo otro sonido obsceno, viscoso.

El tentáculo estaba tratando sus pechos como juguetes, incluso mientras ella se aferraba a él. Ocultos dentro de sus pechos, sus pezones latían cada vez más fuertemente.

"Pa-Para
"

Ella siguió tratando de atrapar el tentáculo a pesar de no ser capaz de aferrarse a este, haciendo que su respiración se hiciera más pesada.

La sensibilidad de su cuerpo había aumentado después de alcanzar el clímax varias veces, por lo que Alfira estaba actualmente excitada a un nivel que nunca había estado antes.

(¿Por qué, estoy
?)

¿Por qué sentía esto de un monstruo? Incapaz de pensar en el tabú, se sintió peor que una desgraciada bestia.

Los monstruos eran los enemigos de la humanidad. La Humanidad cazaba monstruos. Esa era la forma del mundo.

Por lo menos, Alfira diría que toda la humanidad, aparte de las dos que estaban satisfechas justo ante ella, era así.

(No soy como ellas
)

Tenía que ser diferente.

Incluso si ella fue llevada al clímax por este monstruo, incluso si ella sentía placer, incluso si ella fuera violada por él
Ella era diferente.

Una neblina llenó su mente.

Sus pensamientos estaban oscurecidos.

Ignorando sus intenciones, su cuerpo convulsionó y el interior de su pecho se puso dolorido.

Alfira conocía este sentimiento. Era el signo de algo que fue grabado en su cuerpo este día, el signo que estaba a punto de venirse.

(Po-por qué
)

Apretó los dientes, cerró los ojos... e intentó dejar de jadear.

Llevada hasta aquí, era imposible para ella soportar el clímax. Como alguien con poca experiencia
no, como alguien sin experiencia en estar expuesta al placer que un monstruo podía traer, era imposible para Alfira.

Aun así, la razón por la que hizo todo lo posible para tratar de soportarlo, fue porque era natural que ella lo hiciera como un ser humano que había dedicado su cuerpo y alma a vivir como un caballero.

Ese orgullo, esa dignidad, es lo que trató de respaldar a Alfira y de mantenerla en marcha.

Pero una cosa tan trivial como ésa no era de ninguna importancia para los limos.

En lo que se refiere a estos, los sentimientos o el disgusto que el dueño del cuerpo femenino tuviera hacia ellos eran inconsecuentes.

Por eso, por mucho tiempo que Alfira tratara de resistir, perseverar y negar todo, lo que haría el Black Ooze no cambiaría.

"Uuuuun
"

La punta de un tentáculo que estaba masajeando los pechos de Alfira se adelgazó ante sus ojos.

Esto también era algo que los humanos no podían hacer.

En cuanto a lo que buscaba el hilado tentáculo, el objetivo era el pico de uno de sus senos bien desarrollados, su pezón, siempre tan escondido dentro de su modesta areola.

"¡Kuh, detente!"

Retenida por los tentáculos, su mitad superior del cuerpo se sacudió violentamente mientras trataba de escapar de ellos. Era casi como si acabara de recordar que debía hacerlo.

Sin embargo, la restricción de los tentáculos era todavía fuerte. Después de alcanzar el clímax una y otra vez, su cuerpo no fue capaz de utilizar ni siquiera la mitad de su poder normal y no pudo escapar.

Al final, ella dejó de intentar al punto que las únicas cosas todavía temblaban eran su largo cabello púrpura y sus abundantes senos.

Por lo menos, sus intentos actuales de escapar ahora le hacían sentir su abundante pecho, ahora sólo podían ser vistos como su intento de atraer a un hombre.

"... O-ow
"

Sólo era ventajoso para el lado que estaba haciendo la restricción.

Cuando el tentáculo que apretaba sus pechos lo hacía con más fuerza, ella
que había abandonado sus luchas hasta ese punto parecía patética.

El tentáculo adelgazado se sostenía frente a la hendidura horizontal de su seno derecho y apuntaba hacia el pezón escondido en su interior.

Nuuh...

Incapaz de apartar la mirada de él, se mordió el labio.

En sus preparativos para mantenerse alejada de los gemidos, no tenía cabida para ocuparse de su expresión. Sus ojos estaban abiertos de par en par, su mente concentrada en sus pezones invertidos de los que ella tenía un complejo.

Si no podía escapar, no tenía otra opción más que soportar.

En sus oídos había voces de otras dos personas.

La orden de caballeros se había puesto en marcha para investigar esta mina, así que definitivamente habría un equipo de búsqueda enviado si no volvían.

Así que hasta que llegara ese momento, sólo necesitaba aguantar.

Como si se hubiera olvidado de sus éxitos consecutivos hasta ese momento, su expresión
aunque todavía mostraba cierto temor mantenía una fuerte voluntad.

En ese momento, como si esperara a que Alfira se preparara adecuadamente, el delgado tentáculo se deslizó en el fino agujero de su areola, haciendo cosquillas en su pezón invertido.

"¿¡Nguuuh!?"

Pero eso fue suficiente para que su cuerpo se sacudiera. Alfira era incapaz de siquiera controlar la reacción de su propio cuerpo ante algo tan simple como eso.

Esa estimulación fue un choque bastante desconocido para Alfira. No teniendo amigas con los pezones invertidos, ella no podía consultar a nadie sobre esto, ni ella había hecho algo tan extremo como tocarlos ella misma.

Cuando el viscoso tentáculo infiltró su agujero haciendo uso de sus características, un dolor agudo golpeó contra la mente de Alfira.

Había estado viva durante veintisiete años. Durante ese tiempo, ella nunca había tocado sus pezones y nunca había sentido este tipo de estimulación.

Su pezón, sensible al punto de rivalizar con su clítoris, le daba a Alfira tanto placer que parecía dolor.

"¡Detente, detente! Eso es
"

Consciente de que sus ojos se habían humedecido, ella todavía trataba de resistirse, su confianza aún se mantenía allí.

Sin embargo, los labios que se habían estado mordiendo para suprimir su voz se separaron. En lugar de un gemido, lo que salía de su boca era una voz exigente por el bien de preservarse.

Trató desesperadamente de sacar los tentáculos de su pezón invertido moviendo su cuerpo, pero la estimulación que recibió se intensificó con cada sacudida.

Aun así, no podía callarse. La estimulación de su pezón era simplemente demasiado fuerte. Se había consolado en el pasado a través de su vagina y clítoris, pero nunca con sus pezones.

Lo contrario podría ser cierto si fuera una mujer común. Sin embargo, como era la primera vez que los pezones de Alfira habían sido estimulados, ella no fue capaz de encontrar una manera de soportar la estimulación y simplemente continuó sacudiendo su cuerpo en un inútil intento de alejar los tentáculos que se enrollaban alrededor de sus pechos.

Esto creó un círculo bastante vicioso. Un placer sordo se extendió a través de sus pechos con cada sacudida, así como se intensificaba la estimulación de su pezón que estaba siendo lamido y molestado dentro de su pecho.

"Hu, uuun. Ha-hah
de-dete-detente, por favor..."

Esta vez, un segundo tentáculo apareció, apuntando hacia su pecho izquierdo. Este también era más delgado que un dedo humano.

Alfira sabía lo que eso significaba.

(¡Apártate! ¡Deten
)

No era la voz segura de un caballero. Era una mujer.

Se deslizó adentro.

Junto con eso, un ruido vino de dentro de sus pantalones mojados.

“Hiii…”

El limo dentro de su uretra reanudó sus actividades.

Su atención se centró en sus pechos, fue prácticamente un ataque sorpresa. Incapaz incluso de tener tiempo suficiente para pensar en el asunto, se tensó alrededor del tentáculo dentro de su uretra. Como resultado de su tensar, sintió la sensación de que el tentáculo se movía dentro de su uretra más fuerte.

Era como si el limo conociera el momento en que la mente de Alfira tenía un hueco en su armadura.

Al igual que las caricias hasta este punto era simple juego de niños, el tentáculo envolviendo todo su cuerpo se puso vivo.

"¡Para!"

Su uretra violada por debajo de sus pantalones, los pechos de la parte superior de su cuerpo desnudo eran atormentados.

Su mente había dejado de funcionar correctamente por un momento.

Su boca permanecía abierta como si hubiera olvidado cerrarla. Saliva salía de ella, moviéndose por sus labios. Sus pechos estaban cubiertos de moco mientras los tentáculos continuaban masajeándolos.

Su visión se humedeció. Ni siquiera Alfira supo si eran lágrimas nacidas de humildad o alegría, pero su rostro estaba teñido de placer en todos los aspectos.

Los ojos, una vez fuertes de voluntad, que adornaban su rostro, ahora lloraban lágrimas que goteaban de sus bordes. La saliva le salía de la boca y el moco goteaba de su nariz. Este no era el moco de los tentáculos que manchaba su bello rostro, oh no, este era el fluido antiestético de Alfira.

Si hubiera un espejo delante de ella, ¿qué pensaría aquella mujer de sí misma?

"Nng
uuuu..."

Su moco brillaba, un tentáculo se sostenía frente a su débil boca abierta.

Moviéndose lentamente mientras alejaba la saliva que cubría el área alrededor de su boca, contaminando sus brillantes labios. Una vez que sus labios estaban completamente cubiertos de moco, olía el olor acre de la sangre.

Frunciendo su cara debido al olor, trató de apartar su rostro del tentáculo.

Sin embargo, su rostro sólo podía moverse de lado en la medida en que su cuello le permitiera girar. Por lo menos considerando que estaba restringida.

Disfrutando de la débil resistencia de Alfira, el tentáculo no sólo contaminaba sus labios, sino también la nuca, las orejas y las mejillas.

"¿Keh, dete—¡hyu!?”

Mientras trataba de gritar una vez más para que los tentáculos se detuvieran, dejó escapar una voz estridente debido a la súbita sensación de estimulación de sus pechos.

Cuando miró hacia su pecho para ver qué había pasado, su pezón izquierdo había salido.

Sus ojos se abrieron de par en par, ella no podía creerlo.

Era algo que siempre había estado ocultándose dentro de su areola, algo que debería haber estado dentro de su pecho.

Esta era la primera vez que lo veía y sentía que era incluso más brillante que su areola. Aunque su falta de pigmentación se debía a que nunca antes había estado expuesta al aire libre, Alfira no tenía conocimiento de nada de eso.

A diferencia de su areola, su inocente pezón era absolutamente embarazoso para ella.

El rubor en sus mejillas se profundizó aún más, ella no podía apartar la vista de su pezón.

Para la mujer, el delgado tentáculo que se acercaba a su pezón se veía terriblemente similar a un instrumento de tortura.

"¡¡Detente!!"

El tentáculo había llegado a su pezón más rápido de lo que podía gritar.

Así, simplemente la había tocado. No era esa estimulación clara que había sentido cuando le había lamido el pezón dentro de su areola.

Sin embargo, la visión de su pezón siendo succionado en el moco translúcido era algo que probablemente nunca habría visto de vivir una vida normal.

“¡Huann...!”

Un gemido seductor salió de su boca.

La estimulación de su pecho derecho sacudió su mente. Sabía que ver no ayudaría, pero lentamente volvió su mirada hacia este. Ella no podía detener las ideas salvajes que aparecían dentro de su mente debido a perder toda capacidad de resistir después de que su cuerpo estuviera restringido.

Al igual que su pecho izquierdo, un pezón había aparecido desde su areola en su seno derecho. También era de un color fresco y brillante.

Y a diferencia de lo que estaba sucediendo con su pezón izquierdo, éste tenía un delgado tentáculo enrollándose alrededor de él en la base. El tentáculo se movía exactamente como había sido con sus pechos de antemano, esta vez retorciendo el pezón.

"A-ah... aah..."

El tentáculo ponía más fuerza en sus acciones, poco a poco, poco a poco.

Siguiendo paralelamente con eso, los gemidos procedentes de Alfira también crecieron.

Cubierta con el mucus brillante del limo, su mitad superior, movida por el placer, se miraba mucho como una serpiente. Ella se movió de manera similar con su mitad inferior, todavía escondido detrás de su pantalón, su trasero se deslizaba por el duro suelo.

Sin embargo, debido a su forma de estar medio sentada, el único placer que sentía era la caricia de los tentáculos en la parte superior de su cuerpo y su uretra.

"Maldita sea, maldita–uuu..."

No fue suficiente.

No podía satisfacerla.

Y aún más que eso, estaba enojada de que las reacciones de su cuerpo se hubieran vuelto tan vergonzosas.

Se había forjado como caballero. Había vivido como caballero. Estaba orgullosa de sí misma... como caballero.

Sin embargo, a pesar de eso, tener su pecho expuesto por el monstruo mientras la provocaba simplemente la hacía empujar sus caderas.

Era insoportable para ella.

Ahora, derramaba lágrimas de pesar, no de placer. Aunque sabía que el llanto no ayudaría en nada, no podía detenerse.

"¡Yo... no quiero esto! ¡¡No, no nooooo!!"

En el momento en que gritó, sintió que algo se rompía.

¿Era su orgullo como caballero que había sido construido y reforzado hasta ahora, o era su orgullo como mujer que había estado hasta ahora soportando el tormento del Black Ooze?

Independientemente de eso, junto con su voz, sus pezones inocentes eran tirados, era lamida, su uretra fue penetrada, y su clítoris era masajeado.

Mirando hacia el cielo con saliva y moco corriendo por su rostro, no pudo ocultar su expresión obscena mientras se elevaba hacia otro clímax.

¿A qué se basó este recuento? No podía recordar cuántas veces había llegado al clímax en este corto período de tiempo. Era innumerable. En este punto, ya se había vuelto incapaz de tener esos pensamientos adecuados.

"¡Fuah, no! ¿dewwent, ¡e-eeeiii!?”

Sus pechos eran tirados mientras ella yacía recostada, el pezón que había sido entrelazado por el fino hilo de tentáculo fue tirado y el pezón que estaba siendo aspirado y masajeado alrededor fue tratado con aún más fuerza.

Su pose hacía parecer que los tentáculos la mantenían suspendida por sus pechos. La mujer, incapaz de resistir la intensa estimulación, gritó.

"¡Hu-huaaah—!"

Y luego la estimulación en su parte inferior aumentó también.

Las acciones del tentáculo en su uretra ya la habían convertido en una zona erógena bastante espléndida.

Alfira quizás ya sería capaz de orinarse por el orgasmo. La sensación agradable en su uretra era simplemente demasiado tremenda.

Los efectos del veneno paralítico ya habían desaparecido por completo, pero todavía no había sentido ningún dolor. ¿Qué pensaría la mujer caballero, que era una mujer bastante seria, de los cambios en su cuerpo si se diera cuenta de eso?

"Dwet, dwetente..."

El cuerpo de esta mujer estaba perfectamente preparado para concebir a un niño.

Al menos, eso es lo que concluyó el limo negro después de sus experiencias en la violación de los cuerpos de las madres llamados Frederica y Satia.

Clink.

A diferencia de los gemidos coquetos y la voz nasal hasta el momento, era un sonido metálico. Era de los pantalones de Alfira. Su cinturón.

Con la premonición de que este sonido no significaba nada bueno para ella, Alfira sacudió débilmente la cabeza.

Ya había perdido la fuerza para negar con su boca.

Su cuerpo fue levantado en el aire. Su pecho, hombros, abdomen y rodillas levantadas tambien, parecía un niño siendo ayudado a orinar

"Po-por favor..."

Un grupo de búsqueda definitivamente seria enviado para localizar y salvar a la orden de caballeros.

Dijeron que venían a esta mina abandonada, así que era cuestión de tiempo.

Sin embargo, ¿cuántos días tardarían en llegar finalmente a esta mina? Más bien, ¿cuántos días le tomaría al equipo de búsqueda formarse?

... Mientras tanto, la realidad era que ella sería violada por este monstruo continuamente. Esto no era algo que ni Alfira, un experimentado caballero, pudiera soportar.

Ser violada por un monstruo no era una situación para la que se preparasen en primer lugar. Lejos de estar preparados, nadie se habría imaginado la posibilidad.

Si fuera un ser humano. Si fuera un bandido, o tal vez un grupo de esclavistas, ella pudo haber sido capaz de hallar una manera hablando para de salir de ello.

Pero esta cosa que la violaba era el enemigo de la humanidad, un monstruo. Estaba mucho más asustada al ver el estado al que Frederica y Satia habían sido llevadas justo ante sus ojos.

Temía perder su virginidad.

Temía que la violaran.

Temía que no pudiera respirar.

—Temía que ella le daría la bienvenida.

Exactamente porque había mujeres que daban la bienvenida a los monstruos justo ante ella, su sensación de miedo se sentía como si pudiera convertirse en una realidad, dispuesta o no.

"No, para, para... Fiahh, Fiana-samaaa—"

Ella pidió ayuda. Movió su cuerpo, dando la mínima cantidad de resistencia.

Pero su resistencia estaba completamente agotada. El moco que contenía a la caballero no se rompía por sus débiles movimientos, el Black Ooze ni siquiera podía sentirlo como picazón.

Su cinturón fue quitado mientras lo hacía, seguido de sus gruesos pantalones.

En cuanto a lo que apareció debajo, bueno, era un par de bragas negras lisas. Así como ella puso el valor en el sentido práctico, habría elegido probablemente el color porque ni siquiera una mancha se destacaría en ellos.

Sólo por el placer de su cuerpo, incluso su órgano excretor se había convertido en algo de lo que sentía placer. Al echar un vistazo más de cerca a sus bragas, sólo se vería un cambio de color alrededor de la zona de la entrepierna.

Pero esas bragas ocultaban el trágico estado de las cosas.

"Detente, detente-no, par—"

Cuando el tentáculo pasó por la parte superior de sus bragas y salió por una de las piernas, se deslizó hasta las rodillas.

Con eso, aunque no era visiblemente aparente, un líquido que no era limo y orina se filtró en una línea entre su entrepierna y bragas.

Alfira podía saber lo que ocurría al verlo. Debido a su postura, su mirada inevitablemente caía en sus genitales. Ella podía entender a través de cuánto dolor había sobre la situación con sus genitales. Al menos, tenía la intención de entender.

Pero en realidad, como Alfira estaba mucho más húmeda de lo que ella había esperado, sus labios aún no traspasados se habían partido ya ligeramente.

“U-uuu…”

Sentía vergüenza y desesperanza.

Incapaz de manejar adecuadamente las emociones arremolinándose dentro de su mente y colgando la cabeza de vergüenza, una vez más comenzó a llorar.

Al mismo tiempo, el limo y los tentáculos que habían estado estimulando sus pechos y uretra dejaron de moverse.

Ni siquiera se preguntó si había terminado. Cuando pensaba en cómo podría humillarla aún más que ahora, lloró aún más.

Este no era el final. Alfira sabía muy bien que había más por venir.

Es decir, ¿el futuro de Alfira no se puso delante de sus ojos?

"Te lo ruego—"

La voz de Alfira se filtró.

La voz de la mujer era débil.

"—por favor, para."

Al mismo tiempo con sus murmullos, el tentáculo acariciaba sus labios.

Con un sentimiento de disgusto y excitación, sus caderas se estremecieron.

De aquí en adelante, Alfira sería violada.

No era tan grande. No era el arma de destrucción masiva que atacaba a Frederica, al menos. Era ligeramente más pequeño que el de un hombre adulto incluso.

Aunque Alfira no podía distinguir la diferencia debido a su falta de experiencia, esto era algo que el Black Ooze había considerado.

La sensación de dolor conduce a un desperdicio en las relaciones sexuales. Había aprendido esto de sus actos con Satia. Por otra parte, su implantación en Frederica—que codiciaba placer—no fue tan suave como lo hizo con Satia.

No sabía realmente si el placer tenía alguna relación con la concepción dentro de sus cuerpos madre.

Sin embargo, como experiencia del anécdota, el Black Ooze había aprendido que los cuerpos de la madre sumergidos en placer puro fácilmente eran más capaces de concebir a un niño.

"Dwe-Detwen... para, por favor..."

El sonido de los líquidos que se apiñaban el uno en el otro podía ser oído mientras el moco del Black Ooze y las secreciones de Alfira se mezclaban.

Se frotó contra sus labios como si un hombre quisiera masturbarse con la parte más profunda de sus muslos, que rozó de nuevo su clítoris, haciendo que su cintura saltara.

Este era un fenómeno fisiológico, no la intención de Alfira. Aunque ella lo sabía, se sintió traicionada por las reacciones de su cuerpo, aún más lágrimas de arrepentimiento y vejación se derramaron por sus mejillas.

"Detente."

Un poco de fuerza fue puesta en el tentáculo frotando contra sus labios.

Alfira se mordió el labio, sabiendo lo que pasaría a través de este sentimiento.

Al menos suprimiría su voz. Convenciéndose de eso por enésima vez. Una vez más se aferró a su resistencia fallida.

"—"

Su vagina, nunca antes desflorada, fue penetrada por el tentáculo.

Sentía una abrumadora sensación de opresión e intimidación.

No podía entender por qué las dos estaban jadeando y gimiendo con gritos de placer, debía haber algo mal con ellas.

Alfira abusó de las dos ante ella dentro de su mente. Al hacerlo, trató de convencerse.

Ella maldijo a esa gente con algo mal con ellas, eran las dos delante de si: Frederica y Satia. No a sí misma.

Ella maldijo ese algo como que aceptar de buena gana a un monstruo era imposible.

Pero el Black Ooze no tenía prisa, ya que lentamente desenrolló la tensión en el cuerpo de Alfira. Como si estuviera tratando de no romper su himen, iba y venía a través de la entrada de la vagina innumerables veces.

Este era el mismo tipo de comportamiento que se exhibió en su uretra de antemano.

En vez de hundirse repentinamente, gradualmente, poco a poco, poco a poco, adaptaría su cuerpo.

"Fu-uhn, nn... nnn"

El dolor que ella esperaba nunca llegó.

Incluso esa sensación de opresión que había sentido al principio desapareció en poco tiempo.

Era como rodar por una pendiente después de eso.

Una vez que el área cerca de su entrada se había relajado, lo que siguió a continuación fue que el limo dentro de su uretra comenzó a moverse. La vejiga muy dentro de su uretra y la base de su clítoris eran presionadas juntas.

Su vejiga vacía ya no gritaba de dolor, sino que transmitía una agradable sensación que absolutamente ningún humano había sentido antes.

Lo mismo sucedía con su clítoris. ¿Cómo algún humano podría haber sentido su clítoris siendo estimulado por detrás?

De la misma manera, con sus brillantes pezones, el derecho fue jalado por el tentáculo en forma de cuerda y provocado.

Su pezón izquierdo fue lamido, retorcido y era completamente visible a través del moco transparente.

Ella sentía como que abundantes fuegos artificiales de colores se iban dentro de su cabeza.

Sus ojos miraban hacia la superficie rocosa de las paredes pero no veían nada, simplemente derramaban lágrimas. Los labios que había estado mordiendo se separaron ligeramente, su lengua brillante y dientes bellamente blancos se volvieron visibles desde dentro.

"Detente…"

Su cuerpo se aflojó.

Ella no podía poner ninguna fuerza en él en absoluto.

Aún suspendida por el Black Ooze, Alfira había terminado tan débil que ni siquiera pudo resistirse vocalmente.

El Black Ooze, habiendo adquirido las técnicas y el conocimiento de docenas de hombres, era demasiado hábil para complacer a Alfira, que apenas había sabido de estos actos.

Cada vez que sus pezones eran estimulados, el clítoris, la uretra o la vagina, el cuerpo del caballero reaccionaría de una manera divertida.

Parecía completamente un juguete dado a un niño, un niño llamado Black Ooze.

"Fuah-ahnnn, uu..."

El juguete trago de vuelta su saliva.

Cada vez que el juguete era estimulado, soltaba un gemido, reaccionando incluso a la menor de las estimulaciones. La forma en que saltaba de un lado a otro entre el borde del placer y la resistencia era divertida.

"Ha-aah. Nnuu-sho, bi-een... "

"Go, shu... shamaaaa..."

Frederica y Satia fueron las primeras en colapsar.

Podría decirse que era natural, ya que habían empezado a ser violadas mucho antes de que Alfira se despertara, pero el estado de esas dos era lamentable.

Sus cuerpos habían sido enteramente cubiertos de mucosidad, su pelo abundante se aferraba tanto a su cuerpo como a sus mejillas.

Por encima de todo, una clara cantidad de líquido nuboso del limo salía de sus vaginas.

El semen que no tenía espacio para permanecer dentro de ellas se desbordaba, bajando por sus muslos.

Alfira no sabía qué clase de semen tenía un monstruo. Sin embargo, lo que sí sabía era que un ser humano definitivamente quedaría impregnado si eso se vertiera en él.

Las expresiones del dúo parecían increíblemente felices, encantadas y satisfechas... Por encima de todo, las dos voluntariamente traían tentáculos que estaban cerca de sus rostros a sus bocas, acariciándolos con sus lenguas y frotándose sus mejillas contra ellas. Intentaban complacer a los tentáculos.

(... Ah.)

¿Se volvería así también?

(Aaah...)

¿Ella también desearía satisfacer voluntariamente a estos monstruos?

“¡A-ah-hiiiin!”

Otro tentáculo comenzó a amasar su clítoris.

Mientras maldecía que su cuerpo alcanzaría el clímax de solo eso,

Sentía miedo, humillación, vergüenza y placer. Cada uno de esos sentimientos y cada uno de los diversos fluidos que la cubrían deformaron su expresión.

“¡¡A, alé-... aléjate, de miii!!"

Shlink.

Alfira sintió como si oyera el sonido de algo desgarrándose.

4 comentarios:

  1. Quisiera un H-RPG al estilo de esta historia o mas CG para disfrutar viendo como es violada esta erofu XD

    ResponderBorrar
  2. Muy erótico pero al final esto es solo sexo nada de historia yo creía que limo iba a evolucionar o algo pero esto es solo el limo violando a todas las mujeres que pasen por la cueva esto ya perdió el sentido está bueno por el NTR pero nada más ya que la historia no tiene sentido

    ResponderBorrar
  3. Vaya volvi a leer la novela y era interesate al inicio pero ya siento que se volvio monótono pense que el limo evolucionaria para volverse humano o algo parecido pero nada en fin volvere cuando traduzcas mas capitulos (͡° ͜ʖ ͡°) bueno un saludo y como siempre muy buena traduccion :)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bueno, ya somos 2. Pero aun asi a ver como sigue, aunque sea que avance de a poco.

      Borrar