martes, 29 de agosto de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 33 - Sombras Acercándose (III)



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 33 - Sombras Acercándose (III)

Dos de los pueblos cercanos fueron destruidos por la horda de monstruos.

La noticia fue difundida por los vendedores ambulantes que se dieron cuenta y escaparon de las zonas atacadas. El jefe del pueblo inmediatamente transmitió la decisión de abandonar el pueblo y huir.

El lugar al que huyeron fue la Fortaleza de Nest.

El jefe juzgó que sería el lugar más seguro ya que la orden de caballeros estaba allí.

Sin embargo, los monstruos de cuatro patas podían moverse rápidamente.

Afortunadamente, ellos serían escoltados por los caballeros que fueron previamente notificados, por lo que los aldeanos de la Aldea Torc podrían llegar a la fortaleza.

Sin embargo, los aldeanos que venían huyendo de lugares más allá de la aldea de Torc llegaron con lesiones graves.

Las espaldas de la gente que buscaba desesperadamente la fortaleza mostraban cortes por garras y grandes mordiscos de las mandíbulas.

Incluso los muchos caballeros que habían sorteado para salvar a los aldeanos fueron asesinados, uno tras otro.

Contra el inminente enjambre de monstruos que inundaban la tierra, tuvieron que cerrar las puertas que habían luchado hasta el límite para abrirse, de modo que incluso una más de la miríada de refugiados pudiera entrar.

Pero la puerta era inútil contra los monstruos que podían volar, e incluso el masivo muro de piedra no se podía confiar en que retuviera a los monstruos más grandes.

Los decrecientes caballeros fortificaban desesperadamente sus defensas, pero incluso una niña como ella podía ver que era un esfuerzo desesperado.
Los monstruos aullaban incesantemente fuera del fuerte.

Los muros exteriores de la fortaleza temblaban de vez en cuando.

Si los monstruos voladores comenzaran a atacar, el fuerte ya habría caído ante ellos.

Eso era si intentaban prolongar su desesperación y terror.

Algunas personas, medio enloquecidas por la desesperación, culpaban a su entorno.

Sólo para evitar ser asesinados por los monstruos, algunos habían saltado de la torre principal, suicidándose.

En una sección de la fortaleza, la gente simplemente se acurrucó en la desesperación y el terror.

La chica sólo podía temblar.

No gritó, sino que lloró suavemente, mientras su cuerpo temblaba en los brazos de su madre.

Volando sobre sus cabezas, los monstruos alados lanzaban gritos extraños.

Cada vez que escuchaban los extraños gritos, la gente agachaba la cabeza y miraban al suelo.

Entonces, cuando los monstruos volaron lejos, sin falta, las miradas de la gente se reunieron en la torre principal.

Oyeron de los caballeros que el que fue proclamado El Valiente por la diosa Anastasia estaba allí.

¿Qué estaba haciendo El Valiente?

¿Por qué no alejaba a los monstruos?

En su temor, la gente comenzó a murmurar quejas hacia El Valiente.

Todo el mundo, incluyendo a la niña, sentía resentimiento de que la existencia llamada El Valiente estuviera en la torre principal y se escondiera.

—Hasta que vieron a esa chica.

Aquella chica caminó a través de la gente, que se sorprendió, por la puerta abriéndose de la torre principal; Su espalda estaba recta y su expresión era fría.

Esa chica parecía tener la misma edad que ella, o tal vez incluso más joven.

A pesar de que aún estaba en su infancia, su bello rostro no fue traicionado con ningún miedo, incluso frente a tal espanto, ella sonrió para alentar a la gente asustada.

‘Es El Valiente-sama.’

Ella misma no podía distinguirlo solo mirando su apariencia, pero por los susurros a su alrededor, supo que la chica que salía de la torre era El Valiente.

A pesar de sólo darle una fugaz mirada, la apariencia de esa chica estaba claramente impresa en su mente.

Caminó hacia las puertas del fuerte, y pronto...

Los monstruos rugieron y gritaron.

Explosiones y choques continuaron.

Los gritos de muerte de los monstruos fueron escuchados.

No queriendo oír los sonidos que se escuchaban afuera, cerraron desesperadamente sus ojos y cubrieron sus oídos; manteniendo la guardia durante mucho tiempo.

Eventualmente, los sonidos fuera de la fortaleza cesaron— la chica llamada El Valiente abrió la puerta del fuerte y volvió.

El cuerpo de esa chica estaba cubierto de heridas.

De su brillante cabello dorado, que era como la luz del sol recolectada, hasta su impecable piel blanca, todo su cuerpo estaba manchado tanto por su sangre como por la sangre de los monstruos.

El cuerpo entero de aquella chica seguía emitiendo un fuerte espíritu de lucha, que la gente de alrededor podía sentir inconscientemente y se quedó sin habla, y ella arrastró sus pies hacia ellos.

Sintiendo lástima por esa apariencia, la chica quería llamarla cuando—

“No puedes.”

Su padre le tomó el brazo.

Ella miró el rostro de su padre y lo vio lleno de terror.

Obedeció las palabras de su padre, y una vez más la miró.

Ni siquiera podía imaginar lo difícil que era una batalla, y las heridas de su cuerpo debían ser extremadamente dolorosas.

Qué terrible era haber enfrentado la intención asesina de todos esos monstruos.

No podía comprenderlo.

El Valiente regresó después de destruir a todos los monstruos y proteger el fuerte, pero no recibió ni una palabra de gratitud. En cambio, las miradas de todo el mundo estaban llenas del mismo miedo y temor que su padre mostraba.

¿Por el bien de quien luchó ella...?

Sólo una persona, la mujer elfa que era su compañera, fue a abrazarla.

A propósito, las miradas de las dos se encontraron.

En ese momento, se dio cuenta.

Los ojos de esa chica estaban rojos e hinchados.

A pesar de eso, esa chica sonrió, como si la alentara.

Sus propias lágrimas se derramaron.

Debió de ser por el alivio después de todo ese terror, que ella empezó a llorar.

A pesar de estar herida hasta el punto de llorar, esa chica todavía podía sonreírle.

Al ver esa figura lamentable, se derramaron más lágrimas.

Su ternura también transmitía el aislamiento y la soledad que sentía...





Había transcurrido aproximadamente cuatro años desde entonces.

"E... estamos salvados. Son de Nest..."


Con esas palabras, el miedo y la desesperación de esa vez volvieron.

Entonces, pensó en El Valiente, la chica que tenía la misma edad que ella.

¿Fue capaz de alcanzar la felicidad después de derrotar al Señor Demonio?

Esa chica que era conocida como El Valiente probablemente no recordaba el momento en que sus ojos se encontraron.

Pero si ella tuviera la oportunidad de conocerla algún día, claramente expresaría su gratitud.

'Muchas gracias.'

Sólo esa frase.

Recordó el alivio de apenas haber llegado a Nest con vida.

Tal vez los otros aldeanos se sintieron de la misma manera.

Era inevitable que se relajaran de tanta tensión.

Sin embargo—

Sintió una sensación de malestar.

Sus padres estaban tan eufóricos como los demás aldeanos.

El sentimiento de inquietud creció.

Fueron engañados de alguna manera.

De repente, pensó en el muchacho aventurero de la misma edad que ella que había montado en una dirección diferente.

Según la conversación entre su padre y uno de los aldeanos, también había habido varios aventureros que se adelantaron para notificar a la Ciudad de Nest.

Aquellos aventureros también eran jóvenes, y también habían montado caballos hasta la ciudad.

Sin embargo, ¿no debería el ejército imperial estacionado en Nest haber llegado a caballo primero?

Cuando llegó a esa conclusión, sintió un temor escalofriante.

‘¡Esos podrían ser aliados de los bandidos!’

Cuando llegó a esa conclusión, los caballeros montados habían llegado a su grupo.

“¡Ellos no son de Nest!”

"¡Uwaaaaaaaa! ¡¡¡¡Son de Petersiaaaaaaaaaa!!!!"

Los aldeanos intentaron huir, pero fueron pisoteados hasta la muerte o atravesados ​​por lanzas.

"¡¡GAAAAAH!!"

"¡Papi! Debe—"

El padre de la niña fue golpeado por un caballo y el carro fue sacudido, por lo que su cuerpo delgado también cayó de costado.

Con un choque, todos los equipajes se dispersaron en el aire, cuando el carro se volteó.

Ella estaba vagamente consciente de que el carro le caía encima, y entonces todo se volvió negro.





Cuando la niña recuperó su conciencia, estaba oscuro a su alrededor.

No, había un poco de luz.

Pronto se dio cuenta de que la luz provenía de una pequeña grieta entre el carro derrumbado y el suelo.

'¿Qué está pasando?'

Mirando a su alrededor mientras levantaba la mitad superior de su cuerpo, recordó lo que había sucedido.

Fueron atacados por personas que parecían ser aliados del grupo de bandidos.

Recordó la visión cruel de su padre en el suelo después de ser enviado a volar por un caballo.

"... ¡¡¡!!!"

"¡Papi!" Ella estaba a punto de llamarlo, luego rápidamente cerró la boca.

Podía oír el sonido de pasos metálicos a su alrededor.

Los atacantes seguían allí.

Cuando escuchaba más de cerca, también podía oír los sollozos de las jóvenes.

Además, había varias de ellos.

Reconoció algunas de esas voces. Con un escalofrío, se acurrucó en posición fetal.


'Estoy asustada.'

‘No quiero morir.’

'Sálvenme.'

‘Aterrador... aterrador.’

‘¿Dónde están mamá y papá?’

‘No vengan aquí.”

'Duele.'

Su mente tuvo varios pensamientos.

A diferencia de la Fortaleza de Nest, no tenía a sus padres para abrazarlos.

Parecía que estaba escondida en el espacio entre el carro derrumbado y un hueco en el suelo

Había una pequeña concavidad junto al camino.

Cuando la carreta se dio la vuelta, ella fue enviada a volar al agujero, y el carro terminó cubriéndola.

Gracias al perfecto posicionamiento de la carreta en el suelo, pasó inadvertida por los que causaron este desastre.

Si la hubieran encontrado...

Aunque ella nunca lo había experimentado antes, podía entender lo que estaba sucediendo fuera.

Definitivamente habría sufrido si la hubieran encontrado.

“Era lo que temíamos, comandante. Se dirigían a Nest.”

"Antes de que terminemos las cosas, tenemos que asegurarnos de que nadie descubra quién lo hizo. Es bueno que tuvieran mujeres aventureras, pero es mejor terminar las cosas dejando que esos bandidos manejen el resto.”

"¡Sí señor!"

Estaban hablando cerca de ella.

Contuvo la respiración, temblando.

Los sollozos que no reconocía eran los aventureros que habían ido antes que ellos.

En otras palabras, la advertencia no llegó a Nest.

Las esperanzas de los aventureros que se quedaron en el pueblo sin esperar refuerzos, luchando en una batalla sin esperanza, no se cumplieron.

Ella lloró en silencio.

Era mortificante.

Incluso entonces, no podía hacer nada.

Sólo podía seguir esperando en la zanja en la que había tenido la suerte de caer, hasta que las personas que asaltaron a los aldeanos se fueran.

Esta vez, ni siquiera aquella chica, El Valiente, la salvó.

Sólo podía contener la respiración y mantenerse escondida.

Mientras, cubría sus oídos para no oír los gritos de las chicas del pueblo, y las aventureras.


1 comentario: