martes, 7 de noviembre de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 44 - Confesión Bajo el Árbol de Luz (II)



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 44 - Confesión Bajo el Árbol de Luz (II)

Con su último aliento, el segundo al mando del jefe lanzó un hechizo de explosión.

Como pretendía, la explosión causó con éxito que sus aliados regresaran a la aldea Doria, pero el sonido también alertó a Royce sobre el hecho de que la situación había cambiado.

Royce, junto con la joven mujer que lo estaba esperando, corrieron hacia Doria.

"¿Tienes miedo?"

Respirando pesadamente mientras se movía, Royce le hizo una pregunta. Su cara estaba oculta por la capucha que llevaba. La joven no respondió, y simplemente puso sus ojos en línea recta mientras caminaba.

Impaciencia, miedo, dolor

Ella se dirigía a un campo de batalla, pero no mostraba ninguna de esas emociones, sino más bien, mostraba una determinación y una resolución sólidas.

Se centraba en caminar hacia adelante. No respondió la pregunta, ni sus ojos flaquearon.

Royce se burló en silencio mientras alejaba su mirada de la chica para mirar hacia adelante una vez más.

'Bueno, es una reacción natural.’

Ella estaba con Kelvin, Wynn y Locke cuando se encontraron con Royce. En ese momento, pudo ver claramente la cautela en su rostro.

A pesar de tener alrededor de treinta y tantos años, su vientre era tan grueso como un barril de cerveza, su cabeza era calva, su rostro era redondo y blando, y su mentón estaba flácido. Además, sus ojos penetrantes y evaluadores hacían que pareciera que siempre estaba tramando algo siniestro.

El propio Royce no se dio cuenta de lo repugnadas que estarían las mujeres al verlo por primera vez.

Su apariencia no daba una primera impresión favorable, y además de eso, sus interacciones en ese momento no podían llamarse positivas. No se le podía culpar por desconfiar de Royce.

Hablar mientras se movían agotaba su energía.

Royce no intentó comenzar otra conversación con la chica.






Eran tres contra doscientos.

Contra una diferencia tan abrumadora en números, el equipo de Wynn normalmente no tendría ninguna posibilidad de ganar.

Pero el enemigo desconfiaba del hecho de que solo había tres de ellos.

Efectivamente, el anciano que parecía ser el líder envió cinco caballeros y alrededor de una docena de bandidos bajo su mando hacia ellos.

Probablemente sospechaban que algún tipo de emboscada los esperaba.

Si atacaban imprudentemente la plaza, podrían enfrentar una andanada coordinada de magia de ataque a distancia desde todos los lados.

"¡Sepárense!"

Wynn y los demás tuvieron suerte de que solo hubiera unas pocas personas.


Los tres huyeron a diferentes partes de la aldea.

Wynn se precipitó a un edificio cercano de dos pisos.

Nunca podría ganar contra los caballeros montados, por lo que se movió a un lugar donde los caballeros no podían permanecer a caballo.

"¡Detente ahí!"

"¿¡No estoy actuando como un pilluelo de la calle ahora mismo!?"

Con ese pensamiento, Wynn corrió escaleras arriba.

¡Entonces escuchó un golpe! Los tres hombres abrieron la puerta de madera de una patada y luego se precipitaron tras él.

"Jejeje... te topaste con un callejón sin salida.”

"Te voy a masacrar por mirarnos en menos.” (Leerse con voz de delincuente juvenil)

Gritaron mientras lo atacaban.

Mientras esperaba en lo alto de las escaleras, Wynn esquivó una lanza y cortó al primer hombre que cargaba.

Sería una cuestión diferente si se enfrentara a caballeros fortalecidos mágicamente, pero contra simples bandidos y mercenarios, el entrenamiento diligente de Wynn le dio la ventaja, a pesar de ser superado en número.

Mientras estaba desbalanceado por la cuchillada en su pecho, Wynn lo pateó con todas sus fuerzas.

"¡Whoa!"

"¡Mierda!"

El hombre se cayó, chocando con las dos personas detrás de él, y todos terminaron cayendo por las escaleras.

Sin una segunda mirada a los hombres al pie de las escaleras, Wynn entró corriendo en la habitación en la parte superior, y luego saltó por una de las ventanas.

Antes de entrar corriendo al edificio, confirmó que había un cobertizo al lado. Planeaba aterrizar encima de eso.

Por un momento, a Wynn le preocupaba que los tablones que componían el tejado cedieran, pero aterrizó a salvo.

Con el impulso del salto corrió por el techo.

Entonces, saltó una vez más.

"¿Qué? Tú-... ¡Agh!”

Chocó contra un caballero a caballo, y ambos cayeron al suelo.

Uno de ellos había esperado la caída, mientras que el otro no, por lo que el que la esperaba, se levantó más rápido.

También fue una suerte que la armadura que usaban fuera diferente.

La armadura de cuero de Wynn era más ligera que la armadura de metal que llevaba el caballero, así que se levantó más rápido.

Haciendo caso omiso del caballero caído, montó en el caballo y agarró las riendas.

"¡Locke!"

Wynn cabalgó hacia Locke, que estaba peleando en un callejón entre dos casas, donde los caballos no cabían.

"¿¡Qué!?"

Al ver que sus oponentes se apartaban apresuradamente del camino, Locke corrió hacia el caballo de Wynn y saltó sobre él.

"Me salvaste allí, Wynn.”

"¡Están detrás de nosotros! ¡Alguna magia no estaría mal!”

"¡Ustedes dos, vengan aquí!"

Después de haber robado un caballo, Kelvin tomó la iniciativa. Su cuerpo estaba empapado en sangre. Wynn decidió que probablemente era la sangre de sus oponentes.

Cuando Wynn y Locke se acercaron a donde Kelvin estaba peleando, vieron un caballo que había perdido la pierna derecha. A su lado, podían ver las figuras de dos enemigos asesinados.

Wynn se preguntó cómo Kelvin incluso derrotó a un caballero montado.

Al ver que habían robado los caballos, el enemigo se dio cuenta de que probablemente no había una emboscada.

Todos los caballeros entraron en acción.

"¡Locke!"

"¡Estoy en ello!"

Aferrado a la espalda de Wynn, Locke usó magia de viento para desviar las flechas. Tuvieron suerte de que solo hubiera dos caballos.

Después de todo, Locke solo podía proteger un área pequeña.

"¡Al bosque!"

Con esas órdenes de Kelvin, cabalgaron por los angostos senderos del bosque

Los caballeros los persiguieron.

"¡Me ayudaste con las flechas!"

Con Lock sosteniéndose de él, Wynn le dio las gracias.

Locke podía desviar las flechas con magia de viento, pero no podía defenderse por completo contra el aluvión de magia de ataque.

En primer lugar, los tres no estaban montados a caballo y llevaban una armadura ligera. Los caballeros deben haber pensado que no eran más que aventureros o mercenarios.

Ni su magia ni sus flechas golpeaban a su objetivo.

A caballo, era difícil lanzar magia de ataque, e incluso si disparaban flechas, Locke cambiaba la trayectoria de ellas usando magia.

Los caballeros lentamente estaban alcanzando a Wynn y Locke. Aunque los caballeros estaban equipados con una armadura pesada, sus caballos aún podían moverse más rápido que un caballo con dos personas en él. Por otro lado, los caballos de Kelvin, sin agobios, ya los habían dejado muy atrás.

"¡Mierda, ¿todavía no hemos llegado?!"

Locke, que había estado observando sus espaldas para evitar ser golpeado por flechas, gritó.

En ese momento—

"¡Capitán Royce!"

Kelvin llamó a Royce, a quien había visto correr con pasos pesados.

"Hah... Hah... La gente... huyó al bosque... Rápidamente... te dejo el resto.”

Kelvin detuvo su caballo justo al lado de Royce. Mientras tanto, el caballo de Wynn y Locke pasó corriendo junto a ellos.

Fue entonces cuando comenzó la batalla.





"Oye, Onii-chan..."

Leticia sonrió, su rostro era iluminado por las bocanadas de luz que emanaban del árbol.


"Entiendo bien por qué me dices que no pelee. Realmente necesitaba darme cuenta de que había involucrado a Onii-chan—"

Cortando la protesta de Wynn, Leticia acarició suavemente la mejilla del chico.

Miró a Wynn cariñosamente. Sus ojos a veces estaban teñidos de dolor, pero pronto se aclararon.

"Gracias, Onii-chan. Gracias por preocuparte por mí, pero debo disculparme.”

Deteniéndose un momento, Leticia miró hacia abajo. Luego miró hacia atrás con resolución en sus ojos.

Miró directamente a Wynn con una expresión seria y resuelta.

"Lo siento. El que me enseñó la calidez de la bondad humana fuiste tú. El que me enseñó a pelear fuiste tú. Porque te conocí, me di cuenta de que no estaba sola en este amplio mundo. Es por eso que quiero caminar a tu lado. Quiero pelear junto a ti. Incluso si tengo que lastimar a los demás, incluso si la gente comienza a llamarme un monstruo, incluso si toda la humanidad me llama Señor Demonio. Todavía quiero caminar a tu lado. Ese es mi egoísmo. Lucharé por mi propia voluntad.

"― Incluso si el mundo no me reconoce, mientras tú lo hagas, eso es suficiente.”





Wynn y Locke pasaron junto a Royce. Entonces, la persona al lado de Royce entró en acción.

Fue solo por un instante, pero la figura encapuchada se encontró con los ojos de Wynn.

Wynn se mordió los labios con frustración.

'En este momento, no soy digno de estar a su lado. Pero algún día...'

Kelvin subió a Royce al caballo, mientras miraba hacia la figura encapuchada y los caballeros enemigos.

'Esto es malo…'

El cuerpo de Kelvin tembló cuando sintió un deseo abrumador.

'Quiero pelear. Quiero masacrar con todo mi ser.’

A pesar de decirle a Wynn y a Locke que huyeran del ejército de doscientos hombres en Doria, estaba reprimiendo el deseo de ir hacia adelante. Por supuesto, no creía que fuera a ganar.


No creía que fuera a perder ante un grupo de cien mercenarios y bandidos, pero había cien caballeros más. Contra caballeros montados, solo podría derribar tres o cuatro en el mejor de los casos.

Saboreaba la euforia que sentía al marcar el límite entre la vida y la muerte.

Estaba dispuesto a arriesgar su vida para sentir esa oleada de placer.

Los doscientos hombres ante él se veían deliciosos. Eran presas de primera clase.

La sed de sangre aumentaba.

No podía contenerlo más

"Oye, Kelvin. Tu mala costumbre está saliendo de nuevo.”

Royce, que finalmente había subido al caballo, llamó a Kelvin, haciendo que recuperara la cordura.

"… ¿De qué está hablando? De todos modos, ¿no debería perder algo de peso, Capitán? Compadezco al caballo por tener que soportar una carga tan pesada.”

"Urgh... lo siento mucho.”

Kelvin recuperó la calma e hizo una réplica desenfadada.

Asegurándose de que Royce se aferraba con fuerza, instó al caballo a avanzar.

La figura encapuchada ni siquiera miró a Kelvin.

Esta ni siquiera reaccionó a la hostilidad, o más bien, a la sed de sangre, que había silenciado a los caballeros que habían peleado con Wynn y los demás cuando llegaron al campamento por primera vez.

'Ya veo. Qué monstruo. Eso estuvo cerca. Casi lo corto.”

Si Royce no hubiera notado la sed de sangre de Kelvin y lo hubiese llamado, lo habría cortado. Royce había interactuado con Kelvin durante mucho tiempo. Era fácil para él decir lo que su subordinado estaba pensando.

"Pero parece que solo discutimos todo el tiempo.”

Royce luchaba desesperadamente por mantener el equilibrio sobre el caballo.

Sonriendo interiormente al ver los esfuerzos de su superior, Kelvin decidió que tendría que discutir los hábitos alimenticios y la relación con las mujeres del conde Elstead en algún futuro próximo.

Justo cuando Royce y Kelvin finalmente comenzaron a moverse, los caballeros perseguidores encontraron una figura encapuchada en el medio del camino.

La figura encapuchada estaba parada en medio de un pequeño claro frente a ellos.

Al verla bloqueando su camino, el líder de los caballeros levantó la mano para detener a sus sobordinados.

Los caballeros se dividen en dos grupos. Uno para aprehender la figura encapuchada, y otra para continuar la persecución.

¡Whoosh! Sintieron una ráfaga de viento, y antes de que lo supieran, la persona encapuchada había desenvainado su espada.

Un largo surco en el suelo apareció frente al grupo que estaba a punto de continuar su persecución.

"¡Quién demonios eres!"

Uno de los caballeros gritó.

La figura se quitó la capucha. Pudieron ver el cabello dorado ondeando en el viento y un par de ojos verde esmeralda.

La impresionante belleza de la joven hizo que la mayoría de los caballeros se quedaran sin palabras, pero algunos temblaron de miedo.

"Magia... ¡Ra-Rápidamente, lancen magia! ¡¡Todos, denle con todo lo que tengan!!"

Uno de los caballeros, temblando de miedo, perdió el control y comenzó a gritar.

Algunos de los caballeros hechizados recobraron el sentido e intentaron lanzar un hechizo a toda prisa.

Sin embargo, la cantidad de hechizos lanzados estaba muy por debajo de las expectativas del caballero.

Incluso entonces, las pocas Flechas de Fuego que se lanzaron golpearon a la joven, encendiendo el área con furiosas llamas.

"¡Imbéciles! ¡Les dije a todos ustedes, y con todo su poder!"

Sin embargo, los aliados del caballero solo regresaron miradas desconcertadas ante sus gritos de impaciencia.

Había una razón.

Ella ciertamente era una mujer hermosa, pero eso era todo. Más bien, el fuego que acababan de lanzar era excesivo. Aunque era parte de sus órdenes, muchos de los caballeros sintieron que sería una pena matar a una mujer tan joven y hermosa.

"¡De nuevo! ¡Disparen la próxima descarga!”

Ninguno de sus aliados simpatizaba con los gritos desesperados del caballero.

Pero cuando las llamas se calmaron y el humo se aclaró, los perplejos caballeros también palidecieron.

Finalmente entendieron por qué ese caballero estaba tan frenético.

La joven no se había movido ni un paso.

La ropa de la joven ni siquiera estaba chamuscada, y ni uno de sus cabellos se desordenó.

Ella se quedó allí con valentía, como si nada hubiera sucedido.

La mayoría de ellos tenían el estado de Chevalier. No eran pobres, pero no eran particularmente ricos.

Por eso ninguno de ellos la había visto en persona. A lo sumo, solo habían visto su aspecto en un retrato.

Sabían de ella. Sabían que ella solo tenía catorce años. Sabían que tenía cabello dorado, ojos esmeralda y una cara hermosa. También sabían que ella era la tercera hija del Duque Mavis, uno de los nobles prominentes del Imperio Remulshil.

Poco a poco se dieron cuenta de quién era ella.

Mavis El Valiente—Leticia van Mavis—estaba de pie delante de ellos.

"Primero que nada, todos ustedes han cometido un error. No dudaré en matarlos a todos. Si tuviera alguna duda, no habría podido sobrevivir a mi viaje. Por eso, ninguno de ustedes saldrá vivo de aquí. Por favor prepárense.”

"¡Waaaaaaaaah!"

Esta vez, todos los caballeros lanzaron un hechizo con todas sus fuerzas.

Con un estallido violento, las numerosas flechas de fuego crearon una columna de llamas en el cielo.

"¡Ataquen! ¡Ataquen! ¡Ataquen!"

Ya no sabían quién estaba gritando. Todo el mundo estaba lanzando tantos hechizos como podían.

Daban todo de sí en cada hechizo que lanzaban.

Eventualmente, después de haber gastado tanto poder mágico como pudieron, los caballeros se hundieron en el suelo, jadeando por aire.

Todas sus miradas estaban pegadas a un punto.

El furioso infierno disminuyó gradualmente. De repente, una violenta ráfaga de viento sacudió todo el humo.

Leticia emergió del humo, sin una quemadura en ella, o una mota de ceniza en su ropa.

"¡Eeeek!"

"¡Un monstruo!"

Las filas una vez ordenadas de caballeros se dispersaron y huyeron en pánico.

Desechando su orgullo y reputación, los caballeros intentaron huir hacia el bosque, empujando a sus supuestos aliados a un lado mientras huían.

Pero fue inútil.

"¿Qué-Qué?"

"¿Cómo terminamos aquí?"

Deberían haber huido al bosque, pero en el siguiente instante, se encontraron de nuevo donde estaban. Los que huyeron hacia la aldea Doria también terminaron en ese mismo claro. (Seguro Leticia uso su sharingan para hacer un genjutsu.)

"Bosque de ilusiones— el bosque es nuestro dominio. Para protegerlo, lancé un hechizo de barrera.”

Apareció un solo elfo: era Tiara Sciurus Belfa.

Una sola persona lanza un hechizo de barrera que normalmente requeriría el poder mágico de varias personas para lanzarlo.

"¡Imposible! Los elfos no interfieren con las luchas humanas, ¿verdad?”

"¡Esto es un problema diplomático!"

"Nosotros los elfos no estamos interfiriendo. Simplemente estamos protegiendo el bosque.”

El tono desapasionado de Tiara empapó las protestas de los caballeros indignados.

"A-Ah..."

Sin ningún lugar donde huir, los caballeros miraron a Leticia. Ella lanzó innumerables bolas de luz roja.

Casualmente les envió esas luces.

Los caballeros recitaron al instante un hechizo de barrera. Era fruto de su entrenamiento diario. Sin embargo, esa barrera fue perforada rápidamente.

Muchos caballeros cayeron con gritos de angustia.

Solo quedaba un puñado de ellos. La mayoría de ellos había usado todo su poder mágico para atacar a Leticia desde el principio.

Habían sido lo suficientemente hábiles para notar el poder abrumador de Leticia.

No habían bloqueado el hechizo de la chica, pero debido a que la barrera absorbía la mayor parte del poder, simplemente los enviaron a volar. Todo su cuerpo les dolía, y sus extremidades estaban dobladas en direcciones antinaturales. Estaban al borde de la muerte.

Habían perdido toda la voluntad de luchar.

Leticia suspiró.

"Gracias, Tiara.”

"Simplemente estaba protegiendo el bosque. Los elfos no interferimos en las peleas entre humanos. Lo siento, uno de ellos escapó.”

La normalmente inexpresiva Tiara, mostraba una extraña expresión de remordimiento.

"¿El líder?"

"Sí."

Mientras los caballeros estaban cautivados por Leticia, una persona había observado silenciosamente la situación.

Debió haber escapado de alguna manera mientras la línea de visión de Leticia estaba oculta por el segundo aluvión de llamas.

Para cuando ella había limpiado el humo, el hombre no estaba a la vista.

Él tenía suficiente poder para romper el hechizo de barrera de la Gran Sabia.

‘Pude haber dejado escapar a un enemigo peligroso.'

Mientras pensaba eso, Leticia dio media vuelta y echó a correr hacia donde Wynn estaría esperando.


2 comentarios: