martes, 14 de noviembre de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 45 - Nuevos movimientos (I)



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 45 - Nuevos movimientos (I)


"Lo siento mucho, señor".

En una tienda de campaña en la esquina del campamento principal de la Orden de los Caballeros Imperiales, Jade van Cliffdorf revisaba el papeleo. Al oír una voz familiar detrás de él, levantó la vista.

El dueño de la voz era el caballero de mediana edad que había sido un confidente cercano del Marquesado Cliffdorf, quien debería haber estado llevando a cabo una misión de alto secreto.


"Claus. ¿Paso algo?"

El cielo se estaba oscureciendo.

Los caballeros y los soldados estaban ocupados con los preparativos para la expedición del día siguiente y la guardia nocturna.

El ya mayor caballero — Claus, recibió una misión por separado, ya que hubiera sido arriesgado si alguien lo hubiera interrogado. Sin embargo, si había regresado al campamento, un problema debe haber surgido. (Me costó entenderlo, pero este sujeto es el viejo que vio kelvin y el líder que escapó.)

"Lo siento mucho. He perdido a todos los caballeros que Su Señoría me había confiado.”

Al escuchar la disculpa de Claus, la cara de Jade se endureció por un momento.

"¿Qué pasó?"

"Mavis el Valiente, y la milicia del Conde Elstead se interpusieron en el camino. Los prisioneros también han sido liberados.”

"Qué fracaso.”

"Solo puedo disculparme. Merezco ser castigado.”

"Les responderemos la próxima vez. ¿Te aseguraste que en realidad fuera el Valiente?”

"Sí."

"Entonces está bien. ¿Descubrieron el origen de los caballeros muertos?”

"Sus identidades son imposibles de establecer.”

"Borra a todos los que han sido capturados. Sella los labios de cualquiera que pueda arrojar información sobre los orígenes de los caballeros. Utiliza cualquier medio necesario.”

La presencia de Claus se fundió.

Jade arrojó los documentos que había estado leyendo en su escritorio.

‘Había oído que Mavis el Valiente y el Príncipe Alfred tuvieron una entrevista de matrimonio en la villa real, pero esto debe significar que existe una conexión entre el Conde Elstead y el Príncipe Alfred.’

El general Feyl y los otros altos oficiales que lideraban el grupo de avanzada eran prescindibles para la Facción Cliffdorf.

La mayoría de los caballeros ni siquiera estaban a su servicio.

Como un pequeño jugador en la Facción Cliffdorf, el general Feyl se movía alegremente de acuerdo con los deseos de Jade.

Ni siquiera sospechaba que le estaban dando información falsa, y fue llevado a atacar a un ejército de tres mil soldados Petersianos.

Era superado en número de seis a uno.

El grupo de avanzada lucharía en vano, luego sería aniquilado antes de que llegara el ejército principal.

Feyl se retiraría y apenas pusiera un pie en el campamento del ejército principal sería capturado.

Feyl asumiría la responsabilidad de la aplastante derrota sufrida por el ejército.

`Royce van Elstead, y Kelvin Warner...`

Ambos habían sido ayudantes del Comandante Zaunas.

El padre de Jade, Welt van Cliffdorf, estaba a punto de consolidar su poder sobre el ejército cuando Zaunas perturbó su plan.

A través de sus significativos logros durante la guerra contra el Señor Demonio, habían sido promovidos al rango de General. Sin embargo, era solo nominal, y se dejaron estancar en puestos gerenciales. Luego, cuando ocurrió el golpe, ambos fueron degradados al rango Teniente.

Además, él los había puesto en el grupo de avanzada para eliminarlos.

‘No me digas que… ¿podrían haber usado su degradación?'

Debieron haber actuado como los representantes del Príncipe Alfred, que era experto en política burocrática.

Era poco probable que Wynn Byrd se convirtiera en el subordinado de Royce por casualidad.

Escoltar a los civiles en la retaguardia del ejército era la justificación perfecta para evitar pelear contra el enemigo.

Royce había convocado a los caballeros de su territorio sin permiso, pero podía insistir en que estaba protegiendo su territorio para evitar cualquier repercusión. Debido a que el ejército de Elstead actuaría como una distracción, el ejército Petersiano no podría destruir al grupo de avanzada.

'Debo confiar en que mi padre se encargará.’

Había intentado evitar que Royce actuara en su territorio al ocuparlo con un trabajo burocrático sin sentido, pero inmediatamente se convirtió en una amenaza una vez que salió de la capital.

Jade tomó un lápiz y comenzó a escribirle una carta a su padre en el Cuartel General de la Orden de Caballeros Imperiales.

Un incidente surgió del informe de ese solo aventurero.

El Reino de Petersia negó las afirmaciones del Imperio Remulshil de que sus soldados estaban invadiendo el imperio disfrazados de bandidos, y en su lugar afirmaron que los Soldados Imperiales habían tendido una emboscada mientras su ejército estaba llevando a cabo ejercicios militares.

Aquellos que sabían la verdad mantuvieron la boca cerrada, y las tensiones entre el Imperio Remulshil y el Reino de Petersia aumentaron.






Habían pasado unos días desde la batalla en la aldea Doria.

Wynn y los demás escoltaron a la chica, que había terminado como el único aldeano sobreviviente, a la aldea Torc.

Torc estaba en ruinas.

Muchos edificios habían sido quemados.

Ni uno solo se mantuvo intacto.

Los restos se podían ver por todo el pueblo.

Un hedor a podrido llenaba el aire.

Los cuerpos no mostraban señales de ser molestados por perros callejeros, ratas o monstruos, pero sí sufrían de insectos y algunos de los huesos estaban expuestos.

Sherry se quedó boquiabierta ante la vista del pueblo en ruinas, que se había vuelto irreconocible. Dio un paso hacia el pueblo, luego cayó al suelo, vomitando.

Reeno apoyó a Sherry, y la llevó a un árbol cercano con aire más fresco.

Wynn, Locke y Wedge habían conducido a los soldados desde el pueblo de Nest hasta aquí. Los soldados comenzaron a reunir los cuerpos en un solo lugar.

Siguiendo el testimonio de Sherry, los soldados habían registrado el camino entre Nest y Torc.

Si los cuerpos fueran abandonados allí, podría causar que una plaga se propagase.

"Riggs..."

Wynn vio a alguien que conocía de los restos.

Cuando Wynn se convirtió en aventurero, Riggs lo había ayudado de muchas maneras.

Levantó el cuerpo frío y sin vida de Riggs.

Las lágrimas comenzaron a gotear por sus mejillas.

De repente, volviendo en sí, Sherry fue a ayudar a los soldados a recoger los cadáveres. Ella tenía que sentir mucho más pena que él, pero se mantuvo estoica.

Reeno acompañó a Sherry mientras ella trabajaba.

Los soldados amontonaron los restos, junto con cualquier madera utilizable de las ruinas de los edificios, y prendieron fuego.

Si fuera posible, habrían enterrado a cada cuerpo de a uno por vez y estarían de luto por cada uno.

Sin embargo, dado que no habría nadie para mantener un cementerio allí, sus restos podrían terminar siendo desenterrados por perros salvajes, o terminar convirtiéndose en muertos vivientes de toda la energía negativa y el miasma.

Las llamas escarlata iluminaron la cara de Sherry mientras rezaba por el descanso pacífico de los aldeanos.

Cuando Wynn vio las chispas flotando en el cielo nocturno, pensó que parecían almas que ascendían al cielo.

"¿Ahora qué hacemos, me pregunto?"

Después de incinerar a los aldeanos, Wynn y los demás regresaron a Simurgh.

"¿Tienes a alguien con quien puedas vivir?"

Sherry negó con la cabeza.

"Mi madre nunca salió de la aldea Torc. Y como mi padre era un elfo, creo que tendría algunos parientes de ese lado de la familia, pero..."

Sherry se llevó la mano a las orejas, cubiertas por una capucha. Entonces hizo una sonrisa preocupada.

"Ya veo... Es porque eres medio elfo..."

Reeno asintió en comprensión.

Los elfos odiaban a cualquiera que tuviese tanto como la sangre elfa y de otra raza en sus venas.

Poseían longevidad, por lo que tendían a menospreciar a otras razas, viendo su corta vida como un defecto.

Nunca aceptarían a Sherry, a quien se consideraría que tenía sangre contaminada.

Wynn y Locke lo entendieron exactamente por cómo la habían tratado en la aldea de los elfos.

"Por eso, quiero encontrar trabajo en algún lugar de la capital.”

"¿Sabes que la Capital no es el mejor lugar para estar, verdad? Debido a las tensiones entre el Imperio y Petersia, la gente se ha sentido incómoda. Refugiados así están inundando ciudades como la Capital y Clennad, lo que está causando algunas perturbaciones.”

Como hijo de un comerciante, Locke conocía bien la situación.

Montones de refugiados se amontonaban alrededor de las murallas de la ciudad.

Los tugurios crecían, mientras los refugiados construían cabañas rudimentarias.

El orden público se deterioró, a pesar de los esfuerzos de los guardias y caballeros del imperio.

No todos los que intentaban entrar a la ciudad eran refugiados. Algunos habían pagado correctamente el impuesto de entrada y estaban tratando de comenzar una nueva vida en la ciudad.

Esas personas necesitaban trabajo, pero debido a la rápida afluencia de nuevos residentes, había un excedente de mano de obra.

Los jóvenes y sin discapacidad podían alistarse en el ejército como soldados, pero una joven como ella no tenía tantas opciones.

Como medio elfo, esas opciones eran aún más limitadas.

Mientras limpiaban la aldea Torc, Sherry había vendido las pertenencias que tenía con ella para pagar el impuesto de entrada e ingresar a la Capital.

El poco dinero que le quedaba tendría que mantenerla hasta que encontrara trabajo.

"Ya sé, si estás bien con eso, conozco un buen lugar.”

Wynn quería recomendarla al lugar que lo había apoyado: El Nido del Pájaro Errante.

"¿Eh? ¿Un buen lugar?"

Locke inclinó la cabeza.

Había visto trabajar a Wynn, y no creía que el trabajo duro y los bajos salarios fueran muy buenos. (Seguro que Hanna la explota :v)

"Los salarios son bajos, pero si se considera que las comidas están incluidas, no es malo.”

"Pero, Wynn. ¿Qué harás tú? Si Sherry trabaja allí, ¿no perderás tu trabajo?”

"Parece que se está gestando una guerra, así que no creo que pueda trabajar en la posada por un tiempo. Entonces, en lugar de tener que buscar un reemplazo, si le recomiendo a Sherry, ¿no es una situación de ganar-ganar?"

"Estoy bien con cualquier trabajo que pueda conseguir.”

Con eso se decidió, y todos se dirigieron hacia el Nido del Pájaro Errante.

Las horas pico del almuerzo habían pasado, pero eso no significaba que no hubiera más clientes. Mark era capaz de tomar todas las órdenes él mismo, mientras que Randell y Hanna escuchaban a Wynn y Locke explicar las circunstancias de Sherry.

Explicaron que ella era la única superviviente de una aldea arrasada por soldados enemigos.

Sin ningún pariente, y como semielfo, no tenía más alternativa que ir a la capital en busca de trabajo y un lugar para vivir.

Wynn les dijo que, debido al aumento de las tensiones con Petersia, tendría que participar en actividades militares y tendría poco tiempo para trabajar en la posada.

"Ya veo. ¿Qué puedes hacer?"

Después de escuchar su explicación, Randell le hizo una pregunta a Sherry.

"Puedo cocinar, lavar la ropa o limpiar la posada bastante bien. También puedo leer, escribir, contar y usar algo de magia..."

"La magia no es necesaria. Pero es bueno que puedas leer y escribir.”

"Dado que Wynn no estará aquí, tendríamos que contratar a otra persona de todos modos. Si puedes leer y hacer cálculos, entonces eso es suficiente. No tengo ningún problema con eso.”

Los principales huéspedes de la posada eran viajeros, como mercaderes y aventureros.

Randell y Hanna no tenían ningún prejuicio de que ella fuera medio elfo.

La discusión terminó sin problemas, y Sherry comenzaría a trabajar al día siguiente.

"Es un poco estrecho, y hay varias cosas aquí, pero te gustará.


Wynn le mostraba a Sherry el cobertizo detrás de la posada.

Después de perder a sus padres, Wynn había vivido allí durante muchos años. Estaba lleno de recuerdos.

Como Wynn ahora se alojaba en la Academia de Caballeros, Sherry podría vivir allí.

Tímidamente siguió a Wynn al cobertizo y miró a su alrededor.

"Está un poco deteriorado, por lo que tendrás que hacer algunas reparaciones. Perdón por lo apretado que está.”

"Está bien. Soy buena arreglando cosas.”

Sherry le sonrió a Wynn, que se disculpaba.

A ella realmente no le importaba.

Había oído que los sirvientes rara vez tienen una habitación como esta.

Ellos se quedarían en un ático o compartirían una habitación con otra persona.

La habitación apenas podría acomodar a cuatro adultos, pero era relativamente espaciosa para una habitación personal.

El cobertizo olía a moho por el desuso, pero desaparecería una vez que lo limpiara.

En cuanto a prevenir el robo, necesitaría un poco de trabajo.

Wynn estaba reuniendo las pocas pertenencias que todavía quedaban en el cobertizo, cuando escuchó un canto.

"¡Yo comando el poder del mundo, regresa a tu origen!"

Después de que el canto se completó, el pequeño cobertizo se bañó en luz.

"¿Q-Qué?"

Sorprendido, Wynn salió corriendo.

Vio a sus amigos de pie rígidamente afuera.

Siguió sus miradas y vio a una mujer lanzando un hechizo. Sus ojos estaban cerrados por la concentración.

Ondas de luz emanaban de su mano derecha, y los pedazos de madera que formaban las paredes y el techo sufrieron un cambio. Pronto, el cobertizo parecía haber sido construido el día anterior.

La luz gradualmente se desvaneció.

El cobertizo deteriorado parecía como si fuera nuevo.

Los agujeros en los que Wynn había trabajado arduamente para cubrirlos durante años ya no existían.

La mujer respiró hondo, luego se volvió sin decir palabra hacia sus estupefactos espectadores.

Tenía ojos azules profundos, piel blanca inmaculada y cabello verde.

Pero su característica más distintiva fueron sus largas orejas.

"La Gran Sabia Tiara..."

"Necesito hablar contigo. Por favor, ven conmigo a la sede central de la Orden de Caballeros.”

La Gran Sabia, la princesa élfica Tiara Sciurus Belfa, miró fijamente a Wynn a los ojos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario