miércoles, 22 de noviembre de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 47 - El Gremio de Aventureros



Yuusha-sama no Oshishou-sama

Capítulo 47 - El Gremio de Aventureros

Este es un mini arco o arco 2.5 de 10 capítulos de la novela, que funciona como un intermedio hacia el volumen 3.

Dondequiera que viviera la gente, también habría una rama del Gremio presente, en la ciudad o pueblo más cercano.

El Gremio de Aventureros tenía sus raíces como un gremio de mercenarios utilizado por el Santuario de Emeldia, un complejo de templos dedicado a adorar a la Diosa de la Creación Anastasia, para protegerse de las influencias extranjeras.

Emeldia finalmente formó su propia organización, los Caballeros Templarios, que se hizo cargo del papel del gremio de mercenarios. Sin embargo, la demanda de los mercenarios continuó durante toda la historia de la humanidad. Mientras la lucha continuara, el gremio de mercenarios continuaría existiendo.

Creció una división entre los mercenarios que solo luchaban en guerras para ganarse la vida, y otros, como personas que hacían trabajos ocasionales o cazadores de tesoros que exploraban las ruinas de antiguas civilizaciones.

Eventualmente, algunos de ellos se separaron del gremio de mercenarios para fundar una nueva organización.

Ese fue el nacimiento del Gremio de Aventureros.

A medida que los monstruos causaban más y más daños, el Gremio de Aventureros crecía rápidamente.

Como sus miembros no solo luchaban en las guerras, sino que también cumplían diversas solicitudes, se convirtió en una institución valiosa para los países devastados por los monstruos.

Para los plebeyos, el gremio era un lugar donde podían confiar en que cualquier solicitud que presentaran sería cumplida por una persona adecuada.

Para la nobleza, el gremio les permitió deshacerse de sus caballeros como defensa contra monstruos, y aplicarlos a asuntos más urgentes.

A veces, el Gremio también recibiría solicitudes relacionadas con problemas importantes del propio país.

Una reunión de talentos diversos: ese era el Gremio de Aventureros.

Simurgh era la capital del Imperio Remulshil.

El Gremio tenía cuatro sucursales en la metrópoli que era Simurgh, en cada barrio de la ciudad.

Y frente al edificio alto de tres pisos que era la rama oriental, había dos niños.

Un niño y una niña.

A juzgar por sus alturas, el chico era un poco mayor que la chica.

Sin embargo, el niño no parecía tener ni siquiera diez años.

Empujó la puerta y entró al edificio.

"Así que este es el Gremio de Aventureros..."

Cuando entró, vio una gran sala frente a él.

Justo delante, vio a tres recepcionistas que trataban con dos aventureros y sus clientes en el mostrador.

A su derecha había diez grandes mesas redondas con seis sillas cada una. Más adelante, vio una barra con diez taburetes alineados a lo largo de ella.

En la pared, había hojas de papel que detallaban varias solicitudes colocadas en un tablero de anuncios.

A su izquierda, todo lo que vio fue un conjunto de escaleras y una pequeña puerta lateral.

El chico alentó a la niña que se aferraba tímidamente a su brazo izquierdo mientras se dirigían al final de la fila de personas frente a las recepcionistas.

Varios de los aventureros sentados en la mesa, y también algunas personas que estaban parados en línea con ellos, miraron con curiosidad a los dos niños.

El Gremio de Aventureros sí tenía niños como miembros.

Algunos de ellos eran hijos de otros aventureros, mientras que otros eran niños que vivían en los barrios marginales de la ciudad.

A diferencia del carterismo y el robo, convertirse en un aventurero era legal.

Al unirse al Gremio de Aventureros, los niños podrían ganar un dinerillo al tomar trabajos ocasionales.

La mayoría de las veces, perdían sus extremidades debido a lesiones o incluso sus vidas en el proceso.

Sin embargo, solo algunos de ellos tenían la suerte de hacer fortuna.

'Algún día, podría convertirme en un famoso aventurero.’

A pesar de que solo una pequeña minoría de aventureros prosperaba, no había fin para los niños que soñaban con tal éxito.

Debido a eso, no era extraño verlos en el Gremio de Aventureros.

Sin embargo, estos dos niños eran especialmente jóvenes.

El niño no parecía ser uno de los chicos que soñaba con convertirse en un aventurero.

Tanto su camisa como sus pantalones estaban cubiertos de parches.

No parecía verse distinto a los niños de los barrios marginales.

Por otro lado, la niña, que trataba desesperadamente de no llamar la atención, destacaba.

Cualquiera podía ver que su ropa era de alta calidad, como si hubieran salido directamente de un libro ilustrado. Se veía asustada por las miradas que se centraban en ella, pero todos los presentes solo podían imaginar lo bonita que llegaría a ser.

Los dos niños eventualmente llegaron al frente de la línea.

"Hola, y bienvenidos al Gremio de Aventureros.”

La señorita que estaba en la recepción sonrió a los niños de aspecto nervioso.

‘¿Me pregunto qué petición de noble o solicitud de empresa presentarán?’

La recepcionista, Lilia, pensó para sí misma mientras observaba a los dos niños.

Ella asumió que la niña era la hija de una persona acomodada, mientras que el niño era su sirviente.

"Umm... Señorita, nos gustaría convertirnos en aventureros.”

"¿Eh? ¿¡Vinieron a volverse aventureros!?”

Lilia dejó escapar una voz asombrada.

Miró sus rostros para asegurarse de haber escuchado correctamente.

La cabeza de la niña apenas sobresalía del mostrador.

Incluso para el hijo de un aventurero, parecía bastante joven.

La persona más joven que se había registrado como aventurero solo tenía apenas la edad del niño.

"Umm, ¿Qué edad tienen ustedes dos?"

"Yo tengo nueve años y ella tiene siete.”

Lilia estaba preocupada.

Eran tan jóvenes.

Incluso los niños de los barrios marginales tenían unos diez años cuando comenzaban a trabajar como aventureros.

En sus tres años trabajando como recepcionista, nunca había visto a niños tan pequeños que quisieran registrarse.

"Umm... ¿No saben que ser aventurero es realmente peligroso? Es muy pronto para ustedes, y mucho más para esta chica de aquí.”

Por supuesto, no todo el trabajo era peligroso, pero no creía que esos niños pequeños, especialmente la niñita, pudieran hacer el trabajo.

El Gremio valoraba su credibilidad.

Si no cumplía con las solicitudes, su credibilidad disminuiría.

Algo más la molestaba.

'No importa lo que pienses, esa chica es de una familia acomodada. ¿Está bien que ella se convierta en aventurera?’

Si deambularan por las calles, ella podría ser secuestrada.

La niña se escondía detrás del chico, por lo que solo podía ver su rostro.

"Está bien. Aunque nos vemos así, nos hemos entrenado por nuestra cuenta.”

'No no no'

En su mente, ella negó con la cabeza.

'Sólo ríndanse, por favor...'

En ese momento, escuchó la voz de un joven aventurero desde la puerta. "¿Qué pasa, Lilia?"

"¿Oh? ¿No son estos los dos mocosos del Nido? "

"Paul, ¿conoces a estos niños?"

Paul, de 18 años, finalmente se había graduado de ser un aventurero novato.

"Sí, no creo que haya nadie que se quede en El Nido que no sepa quiénes son.”

Paul llamó a Lilia, su amor platónico, con una expresión de encanto.

Pero pronto frunció el ceño.

‘A pesar de que son solo mocosos, son bastante rápidos.’

Después de que se había despertado, Paul había hecho su camino desde el Nido del Pájaro Errante hasta el Gremio de Aventureros a través de un callejón.

En el camino hacia allí, había visto a los dos niños en el patio trasero de la posada balanceando alrededor espadas de madera como lo hacían todas las mañanas.

Cuando los vio por primera vez, pensó para sus adentros: 'Qué bueno, que estén tan animados esta mañana'. Pero al mirar más de cerca, se sorprendió de la destreza con que manejaban las espadas y sus cuerpos.

‘Podrían ser más rápidos que... No, no. ¡De ninguna manera es verdad!’

Paul negó con la cabeza, obteniendo una mirada desconcertada de Lilia.

"Ah, ¿no estaría bien dejarles que se registren? Además de la niña pequeña, ese niño puede hacer algo de trabajo.”

Hizo una sugerencia.

"Bien. ¿Puedes escribir tu propio nombre?

"Si puedo."

La mayoría de los niños de los barrios marginales no podían escribir.

Pero el niño escribió su propio nombre prolijamente en los documentos que se le dieron.

Todo lo que tenía que completar era su nombre y edad.

Como muchos aventureros no tenían una residencia fija, eso no era obligatorio.

"Wynn Byrd. Entonces eres Wynn.”

Mientras Lilia escaneaba los documentos, sintió un tirón en la manga.

"¡Leti también quiere hacerlo!"

La niña exclamó, mientras se paraba en la punta de los pies para llegar tan lejos como podía.

"Umm... es demasiado pronto para ti, jovencita.”

"¡Quiero registrarme!"

Ella recién estaba escondida detrás del niño, detrás de la espalda de Wynn, pero ahora estaba tirando de la manga de Lilia tan fuerte como podía.

"Señorita, Leti también ha estado entrenando conmigo, así que está bien.”

En resignación, Lilia sacó otra hoja de registro y se la dio a la chica que se hacía llamar Leti.

"¿También eres capaz de escribir?"

"Lo aprendí de Onii-chan.”

Temblorosa, ella escribió las letras L, E, T, I en el formulario.

"Por favor, esperen un momento."

Con un suspiro, Lilia se levantó.

Sacó dos placas de una caja cerrada y le dio una a cada uno.

"Estas son sus tarjetas de registro. Se han registrado en la rama oriental del gremio de Simurgh. También sirve como su identificación, así que tengan cuidado de no perderla.”

Lilia procedió a explicar el trabajo del Gremio de Aventureros de una manera fácil de entender para los dos niños.

Como novatos, no podían aceptar solicitudes del tablero de anuncios, y en su lugar, tenían que aceptar trabajos que el Gremio les asignaba.

Solo cuando el Gremio reconocía que un novato estaba listo, podrían recibir solicitudes del tablero.

La tarjeta del gremio también podría servir como documentos de identificación.

La prueba de identidad era importante para los aventureros sin una residencia permanente. Sin embargo, en caso de que un aventurero incomodara al Gremio al cometer un crimen, no solo tendría que pagar una multa, sino que, en casos graves, el Gremio podría enviar un asesino detrás de ellos.

'¿Estos niños realmente lo entienden?'

Wynn estaba asintiendo con una expresión contemplativa. Leti, por otro lado, tenía una expresión en blanco en su rostro. Cada vez que Wynn asentía, ella hacía lo mismo.

'Estos niños definitivamente no lo entienden.’

Ella estaba segura de eso.

"Comencemos con algunos trabajos simples.”

Después de terminar su explicación, Lilia sacó un libro que enumeraba las solicitudes disponibles y lo abrió frente a ellos.






"¡Hola!"

"¡Bueenas!"

Dos jóvenes aventureros, Wynn y Leti, saludaron a Lilia alegremente.

"Sí, hola.”

'Estos niños están entusiasmados.’

Los niños lo hicieron aún mejor de lo que Lilia había esperado.

Wynn y Leti habían ido al Gremio hace unos días el mes pasado, pero completaron el trabajo de manera confiable.

A pesar de sus preocupaciones, casi nunca cometían algún error.

Su trabajo consistía principalmente en recados que no podían describirse como "aventura".

Hacían trabajos como buscar artículos perdidos o desherbar la mansión de un rico comerciante.


La mayoría de los aventureros novatos dirían algo como "No me obligues a hacer ese tipo de cosas" o "Haz que un sirviente haga eso".

Sin embargo, tales trabajos no eran recados triviales.

Al completar dichos trabajos fielmente, uno podría formar conexiones con las personas influyentes que solicitaban tales trabajos.

A través de esas conexiones, es posible que recibieran solicitudes designadas de nobles u otros comerciantes, que ofrecían grandes beneficios.

Tales personas influyentes podrían incluso convertirse en patrocinadores del Gremio de Aventureros.

Por eso el Gremio asignaba tales trabajos a los aventureros novatos.

Otros trabajos incluían limpiar las calles, limpiar los acueductos en el centro de la ciudad y trabajar en obras de construcción.

Al hacer tales trabajos, los aventureros principiantes mejorarían su destreza y resistencia, al tiempo que obtendrían conexiones y mejorarían sus habilidades para reunir información.

"¿Hay trabajo para nosotros?"

"Hmm... Déjenme ver.”

Leti estaba de pie en el mostrador en la punta de los dedos de sus pies, solo su cabeza se asomaba sobre el mostrador. Lilia acarició el suave cabello de Leti mientras abría el libro de solicitudes frente a Wynn.

"... ¿Cuidar un gallinero?"

"Sí."

Lilia abrió el mapa de la capital y sus alrededores.

Simurgh estaba cercado por sólidas murallas.

Los barrios bajos bordeaban la pared exterior, más allá de las diversas plantaciones, y más allá de ellas había fértiles pastizales.

Lilia señaló un lugar en esa área.

"La solicitud vino de una granja en estas llanuras. Parece que ha habido algo traspasando el gallinero y los campos.”

"¿Algún lobo?"

"Parece que todavía se desconoce, pero..."

Al darse cuenta de que los ojos de Wynn se iluminaban, Lilia hizo una pausa.

Vio que estaba ansioso por irse, pensó para sus adentros, '¡Uy!'

"... Um, sabes que solo harás guardia, ¿verdad?"

"¿Huh? ¿No derrotaremos al culpable?”

"Todo lo que tienes que hacer es descubrir qué ha estado pasando por los campos.”

Era escandalosamente caro contratar a un aventurero experimentado durante un largo período de tiempo.

Debido a eso, era mejor contratar aventureros novatos para investigar la situación primero.

Solo entonces contratarían a un aventurero adecuado con otra solicitud…

"Es peligroso, entonces no pueden. Dejen que otros aventureros derroten al culpable que arruina los campos.”

"... Pero también somos aventureros.”

"Ustedes mocosos van a aceptar una solicitud de novato, ¿verdad? ¿Qué tal si yo también voy?”

"Oh, Paul. Buenos días."

Al escuchar la conversación entre Wynn y Lilia, Paul los llamó.

Durante su tiempo como aventurero novato, Paul había recibido muchas solicitudes para principiantes.

Como una señal de que se había graduado de ser un novato, el Gremio recomendó a Paul para una solicitud designada.

"¿Qué tal, Lilia? Si hago grupo con estos niños aquí, no creo que corran peligro.”

Sonrojándose levemente, Paul hizo una sugerencia.

"¿Son ganado y ovejas siendo atacadas?"

"No, son pollos y conejos.”

"Entonces lo más probable es que sea una comadreja, un zorro o algún tipo de perro callejero. Si solo son unos pocos, entonces puedo expulsarlos yo mismo.”

"Ya veo... ¿Estás bien con eso, Wynn?"

"Estoy bien con ir con Paul.”

"Bueno, conmigo en el grupo, su parte de las recompensas se vuelve más pequeña. Pero si alejamos al culpable, la bonificación debería compensarlo.”

"Entonces, te los dejo a ti, Paul.”

"¡Ah bien! ¡Déjamelo todo a mí!"

Paul con confianza golpeó su pecho.

Sin prestarle atención a Paul, Lilia una vez más miró el mapa.

La granja de dónde provino la solicitud estaba un poco cerca del bosque en las afueras de la capital.

'Espero que sean solo algunos animales del bosque...'

Después de decirle a Randell, el dueño del Nido del Pájaro Errante, que no volvería esa noche, los tres aventureros partieron.

Pasaron por la puerta exterior de la ciudad y llegaron a la desvencijada colección de chozas rudimentarias: los barrios marginales.

Los barrios bajos estaban habitados por aquellos que eran demasiado pobres como para pagar el peaje de entrada, y los refugiados de otras áreas.

Inevitablemente, la tasa de criminalidad era alta.

Paul advirtió a los dos niños que nunca se perdieran de vista.

Leti estaba especialmente en riesgo.

Ella claramente destacaba por su ropa de clase alta.

Era un objetivo atractivo para el secuestro.

Aparentemente inconsciente de los peligros que el lugar tenía, Leti estaba saltando alegremente.

Preocupado por perderla en el momento en que dejara de mirarla, Wynn se aferró a Leti con fuerza.

Mientras vigilaba a los dos niños, Paul trató de intimidar al grupo de personas que los estaba mirando.

Esa gente llevaba dagas y cuchillos oxidados

Incluso si era un novato, atacar a un aventurero entrenado sería arriesgado para ellos.

Si se mantenía vigilante, no debería ser atacado.

Eventualmente, las chozas construidas con crudeza fueron reemplazadas por campos abiertos cuando llegaron a la zona de plantación.

Paul y Wynn suspiraron simultáneamente, se miraron y luego estallaron en carcajadas.

"¿Qué sucede?"

Leti alzó la vista, encontrando extraño que ambos se echaran a reír.

"No es nada."

Wynn respondió mientras le daba palmaditas en la cabeza.

"Sheesh, ni siquiera hemos comenzado la solicitud.”

Paul tomó un sorbo de la cantimplora que colgaba de su cintura, luego se la ofreció a Wynn.

Estaba llena de jugo de fruta.

Estaba un poco tibia, pero todavía estaba buenísima.

"¡Leti también quiere!"

Wynn le dio la cantimplora.

"Ustedes dos no son en realidad hermanos, ¿verdad?"

"No lo somos. Leti es una amiga.”

"Una amiga, ¿eh? Que agradable. También quiero caminar así con Lilia.”

Refunfuñando suavemente mientras frotaba la cabeza de Wynn, Paul miró a su alrededor.

Interminables campos se extendían hasta el horizonte, y en la distancia, podía echarle un vistazo el bosque.

En el sol poniente, vio las siluetas de los pastores guiando a sus ovejas.

"No creo que lleguemos a nuestro destino antes de que se ponga el sol. Oye, Wynn, haz que Leti siga moviéndose.”

Leti se había detenido a mirar algunas flores en el camino, que habían llamado su atención.

Wynn tiró del brazo de Leti mientras continuaba mirando las flores.

*Sigh* ‘Lilia fue quien recomendó la solicitud, por lo que debería estar seguro, pero ¿por qué me siento incómodo?’

Los pensamientos de Paul se reflejaron en su rostro mientras observaba a Leti decirle a Wynn con entusiasmo acerca de las flores que había visto.

'Ahora que lo pienso, la niña le contó a su familia sobre esto, ¿verdad?'

Leti claramente pertenecía a una familia de clase alta.

"Si un extraño viera esto, ¿no parecería como si estuviera secuestrando a una niña de una familia rica?"

Fue asaltado por la ansiedad mientras caminaba detrás de los dos niños.

Entonces, su preocupación se hizo realidad de inmediato.

"¡Kyaaaa! ¡Un secuestradoor!”

"¡No es lo que parece!"

Habían llegado a la pequeña cabaña de los solicitantes.

La mujer que los estaba esperando les echó un vistazo. Su sonrisa se congeló, y chilló. Paul gritó apresuradamente en respuesta.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario