jueves, 25 de enero de 2018

No Fatigue Capítulo 63 - Registro de Aventureros



No Fatigue: 24-jikan Tatakaeru Otoko no Tenseitan

Capítulo 63 - Registro de Aventureros

"――Perdón por mi intrusión.”

No sé si eso fue lo correcto, pero cuando entré en el Gremio de Aventureros, dentro estaba la pareja de padre e hijo Moria-san y Miguel, Hoffman-san, y, por alguna razón, Beck también estaba allí.

"¿Huh? Oro... no, es Edgar.
Estoy seguro de que hoy era..."

Interrumpiendo a Miguel que había comenzado a hablar, dijo Moria-san.

"Oh, ¿cuál es el problema?"

"No, realmente no tengo ningún asunto aquí, pero Melby dijo que deberíamos ir a ver la cara de Miguel de vez en cuando.”

"¿Eh? Yo... ah, yo dije eso.
Ha pasado un tiempo, Miguel.
¿Has estado bien?"

"¿Huh? Ah, sí.
El entrenamiento de mamá es duro, pero lentamente me he acostumbrado.”

Miguel dijo con orgullo.
Ignorando la mirada triunfal de Miguel, comencé a hablar con Beck.

"Beck, ¿por qué estás tú aquí?"

"Mn, en realidad, tenía algo de qué hablar con Hoffman-san.”

"¿Algo que hablar?... Ah, no, no tienes que decirme si no quieres.”

"Está bien.
Hoffman-san dijo que él también asumía el papel de tanque del equipo, así que solo quería pedirle consejo.
Ya que me di cuenta de que debía ser mucho más fuerte.”

Probablemente, Beck también tiene momentos en los que recuerda el incidente.
Él dijo que no puede seguir en deuda con la casa Chrebl para siempre, y anteriormente dijo que quería encontrar su propio camino independiente como aventurero.

"Ya veo. Si eres tú, Beck, estoy seguro de que serás un buen tanque.”

"Gracias.
Pero te estás refiriendo a mis Habilidades, ¿verdad?”

"No puedo decir que eso tampoco sea un factor, ¿pero no lo dijiste tú mismo?
'Después de todo, ¡soy el hijo del Caballero Vajra Dikreos Wawn!
¡Como si pudiera dejar a mis camaradas y darle la espalda al enemigo!'"

"¡E-espera, detente, es embarazoso!"

"No es embarazoso en absoluto, fuiste realmente genial.”

"... Aunque lo llamaste un favor no deseado en aquel entonces.”

"En aquel entonces, ambos sentíamos lo mismo.
Lo que quiero decir es que tú ya tienes esa resolución.”

Mientras Beck y yo estábamos teniendo una discusión así,

"Oh…
¿Dijiste Caballero Vajra Dikreos Wawn...?”

Hoffman-san se acercó y preguntó.

"¿Lo conoce?"

"Ya sea que lo conozca o no... se dice que hay una persona así en Sonoraat, un famoso caballero.
Escuché que fue traicionado en una guerra interna y murió... "

"… Así es.
Papá fue asesinado mientras me cubría.
Luego, <Yatagarasu> me lavó el cerebro..."

Hoffman-san puso su mano sobre la cabeza de Beck, que estaba murmurando con una cara oscura.

"... Murió protegiendo a alguien importante.
Como se esperaba de un Caballero Vajra.
Incluso para mí, el poder proteger a otra persona mientras muero... no tengo la confianza para hacerlo.”

"Hoffman-san..."

Parecía haber algún tipo de entendimiento entre Beck y Hoffman-san que solo alguien que asumiera el papel de tanque entendería.

"Entonces, Beck también aspira a ser un aventurero, eh.
Siento que soy el único que queda atrás.”

Cuando murmuré eso,

"Oh, ¿todavía no te has registrado para ser un aventurero, Edgar?
…Oh, es cierto."

Como si recordara mi edad, Moria-san llegó a un entendimiento.

"Pero no hay límite de edad para registrarse en el gremio.
Los padres aventureros también vienen a registrar a sus hijos.
Bueno, en ese caso, los niños se convierten en aventureros por conveniencia, a fin de hacer los recados para sus padres más fácil.”

"Heh, entonces hay algo así..."

"Ya que tenemos la oportunidad, ¿te gustaría intentar registrarte también, Edgar?
Si solo es la tarifa de servicio, no me importa pagarla.”

"¿Eso está bien?
Bueno, yo mismo pagaré la tarifa de servicio.”

"Está bien.
Después de todo, hoy es... Quiero decir, eres el hijo de Julia y el amigo de Miguel, y ante mi te ves como un niño.
Simplemente déjale esas cosas a esta hermana mayor de Rango A.”

Diciendo eso, Moria-san se acercó al mostrador del gremio.

"Ah, Miranda.
Quiero registrar a alguien nuevo..."

"Sí, está bien.
¿Es ese niño de allí?”

"Correcto, su nombre es..."



"――¡ESPEREN UN MINUUUTO!"



El que de repente levantó la voz y las detuvo fue―― yo.

"¿Q-qué sucede? Esto no es nada sorprendente, ¿verdad?"

"Moria-san, préstame tu oído por un momento.”

"¿Qué pasa? Vaya..."

Con estas palabras, Moria-san se inclinó y giró su oreja hacia mí.
Murmurando, le dije mi petición.

"Ehhh..."

Después de encomendar a Moria-san, salí por las puertas del gremio y me fuí.



――Me escabullí a través de las puertas del Gremio de Aventureros.

Justo cuando salía por la puerta, una mirada grosera y escrutadora fue enviada desde el bar adjunto al gremio.
En el bar había muchos hombres que poseían el aire de verdaderos aventureros veteranos, y una caballero pelirroja estaba apoyando su espalda contra la pared.

Me acerqué al mostrador y,

"――Me gustaría registrarme como aventurero.”

Me dirigí a la recepcionista.
La recepcionista era la chica del cartel del gremio.
Era una belleza con una buena figura en sus tempranos veinte, pero su falta de sonrisa era una deficiencia.

"Bueno, entonces, escribe tu nombre en este formulario――"

Fue cuando la recepcionista comenzó a hablar.

"Oye, oye, ¿hablas en serio?
¡Como si un niño pequeño como tú fuera apto para ser un aventurero!
¡Mocoso, vete a casa y chupa los pechos de tu mamá o algo así!
¡Gyahahaha!"

El que dijo eso, viniendo a pelear, era un aventurero de cara roja que había estado bebiendo con sus compañeros hasta ese momento.
Tenía una complexión grande y una gran cicatriz en su rostro.

Inocentemente ignoré las palabras del hombre y le pregunté a la recepcionista.

"... oiga, alguien está tratando de pelear conmigo.”

"El gremio no participará en una pelea entre compañeros aventureros.
Por favor, resuelvan este asunto entre ustedes mismos.”

"¿Huh? Entonces está bien que haga lo que quiera, ¿verdad?”

Cuando digo eso con una sonrisa, el hombre con cicatrices se apodera de mi hombro.

"¡Oye, mocoso de mierda!
¿Qué dices ahora?

"¿Qué? ¿Eres sordo?
Eso es fatal para un aventurero.
¿No es mejor que te retires antes de perder la vida, viejo?”

"¿¡QUÉ. ACABAS. DE. DECIR!?
¡Imperdonable!
¡No creas que puedes burlarte del aventurero de rango C,
Perro de Caza Andrew Joe!”

El hombre―― Andrew desenvainó su espada.

"¡Espera, Andrew-san!
El derramamiento de sangre dentro del gremio es...”

"¡Cállate!"

Usando [Discernir], evité el corte de Andrew por un margen fino como un papel. Luego salté sobre su pecho, lanzando [Psicoquinesia] en el chaleco de Andrew y lanzándolo con fuerza contra la pared.

"¡Guaaaah!"

Andrew gime.

"He-hey, Andrew el
Perro de Caza ha sido derrotado por un recién llegado..."
"Ese niño, es tan genial... ¡estoy enamorada! ¡Solo quiero abrazarlo!"

Podía oír tales murmullos derivando desde la dirección del bar.

"De todos modos, me gustaría registrarme pronto.”

"¡Ah, s-sí! ¡E-es esta forma!"

Tomé el bolígrafo con despreocupación, escribí mi nombre y mi campo de experiencia en el formulario de registro de aventureros y se lo entregué a la recepcionista.

"Con esto, tu registro está completo.”

Asintiendo con la cabeza ante las palabras de la recepcionista―― me dieron un golpe en la cabeza.

"¡Ay!"

"¿Cuánto tiempo vas a seguir actuando? ¡Vaya!"

Quien me golpeó fue, naturalmente, Moria-san.

"Oye, Andrew, ¡no sigas mintiendo allí para siempre!"

"Sí, sí."

El hombre que había sido golpeado contra la pared (o al menos simuló que lo había hecho) se levantó.

"Oye, chico, actué junto con lo que me dijeron, así que, ¿no me traeras algo de alcohol?"

"Sí, gracias, señor.
――Ah, señorita camarera, ¡envíe algo de alcohol a la mesa de ese tipo! Aquí está el dinero."

Le di una moneda de plata a la mesera que pasaba, y traté a Andrew-san, que cooperó con la obra, así como a los otros extras, con un poco de alcohol.
Por cierto, esta moneda de plata no era parte de la concesión que me dio Julia-kaasan. Fue algo que saqué de las habitaciones de los ejecutivos cuando dejamos <Yatagarasu>.

"――Déjenme agregar esto por si acaso, cuando los compañeros aventureros afiliados al gremio tienen una disputa, una regla general es que ambas partes tienen la culpa.
Para preservar la naturaleza de nuestros aventureros, se aplica un castigo estricto a los aventureros que pelean.
Por ejemplo, cuando una parte saca su espada como lo que sucedió en ese momento, es casi seguro que sea expulsado del gremio.
Se considerará que la parte impugnada actúa en defensa propia al nivel mínimo necesario, pero será castigado si se excede, se degrada en rango o incluso se expulsa en el peor de los casos.
Esto se debe a que ha habido incidentes en el pasado donde la gente ha peleado, haciendo que la otra parte saque primero las espadas y dando la vacía excusa de que es legítima defensa propia.
Los aventureros son seres libres, por lo que tendremos problemas si se convierten en forajidos.
Sinceramente te pido que actúes con más discreción.”

Independientemente de si se trataba de una actuación o no, habiendo permanecido inexpresiva desde el principio, la recepcionista dijo eso.
Ella estaba inexpresiva, pero inesperadamente podría ser alguien que se meta en las cosas fácilmente, como alguien que se había alistado para ayudar con el acto.
Por cierto, el formulario de registro de aventurero que presenté a la recepcionista era genuino.

"... Entonces, ¿de qué se trataba exactamente esta farsa?"

Mirándome con ojos de reproche, Miguel preguntó.

"Pero, cuando se habla de registrarse como aventurero, esto te viene a la mente, ¿verdad?"

"Bueno, este es ciertamente un desarrollo común en las sagas de los aventureros.”

Dijo Moria-san, encogiéndose de hombros.
Ah, entonces también las tenían en este mundo.

"Entonces, si estamos hablando de la continuación de esta escena, el jefe de estos aventureros delincuentes que derribaste haría su aparición y atacaría al protagonista, un nuevo aventurero, en un callejón.”

"Hmm, entonces así son las cosas, ¿eh?"

Mientras honestamente admiraba eso,

"――Vamos a intentar seguir esa ruta una vez, ¿de acuerdo?"

Dijo Moria-san, poniendo un ojo vigilante sobre mí.

"¡Oi, tú! Escuché que fuiste bastante rudo con mis hermanos más jóvenes antes.
¡Creo que tengo que enseñarle a un novato insolente sobre las leyes de esta ciudad!”


Hablando con buen ánimo, parecía que Moria-san era una fanática de ese tipo de sagas.

"¡Heh, adelante si puedes!"

…¿Es algo como esto?

Y así, yo, Moria-san, Hoffman-san, Miguel y Beck decidimos dirigirnos al área de entrenamiento detrás del gremio.
Por cierto, Andrew y los demás, incluso los aventureros borrachos, también vinieron, pero... bueno, está bien.



1 comentario: