sábado, 10 de febrero de 2018

Re:Master Magic Capítulo 94 - Vómito



Re:Master Magic

Capítulo 94 - Vómito

Sentado, miré hacia el mar, que se había calmado.

¿El objeto que cayó del Kraken se hundió en el fondo del mar?

Mientras pensaba que era una vergüenza, Milly apoyó sus piernas contra mis hombros.


Cuando la miré, parecía tener la cara verde, y estaba tapando su boca con sus manos.

[¿Estás bien, Milly?]

[... no creo... no me siento... muy bien...]

Los ojos de Milly estaban huecos y ella jadeaba por aire. ¿Se esforzó tanto que está mareada por beber en exceso la medicina de recuperación de magia?

Supongo que no se puede evitar.

Me agaché frente a Milly y me di la vuelta, de modo que mi espalda estuviera mirando hacia ella. Ella se confundió un poco por esto.

[Vamos, te llevaré en mi espalda.]

[... Un...]

Normalmente, ella se avergonzaría por este tipo de cosas y dudaría, pero ahora mismo no tiene suficiente fuerza para eso. Se tambaleó hacia mí, y puso todo su peso sobre mi espalda.

El calor que se transmite a mi espalda está caliente.

Sus respiraciones que rozan mi oreja, también son pesadas, así que pude decir que estaba en una condición considerablemente mala.

[Heave... ho...[1]]

Moví las manos para sostener la cintura de Milly, y mientras me levantaba, Lydia y Claude nos miraban con expresión de preocupación.

[¿Están bien?]

[Te daré un poco de medicina para el mareo más tarde, ¿de acuerdo?]

Milly no tenía suficiente energía para responder correctamente, y sólo podía asentir con la cabeza a las palabras de preocupación de sus dos amigas.

Decidí llevar su ligero y pequeño cuerpo hasta la cabina.

Quizás ella seguía sufriendo las secuelas de la lucha, pero el barco seguía sacudiéndose al avanzar.

La Milly que estaba en mi espalda estaba muy callada; en un marcado contraste con su actitud habitual.

Milly exhala dolorosamente. Esto es realmente malo.

[Te acostaré en la cama pronto, ¿de acuerdo?]

Después de decir esto, creo que ella asintió mientras aún tenía su cabeza rozándome el hombro.

Llegando por fin delante de la habitación, Claude nos abre la puerta.

Cuando estaba a punto de entrar, Claude y Lydia me miraron con los ojos como platos.

¿Qué es lo que pasa? Justo cuando estaba pensando esto, sentí que algo caliente fluía por mi espalda.

Cuando alcancé la falda de Milly con las yemas de mis dedos, la cosa que fluía estaba caliente al tacto e inmediatamente entendí todo.

[... ¿Acabas de vomitar?]

Noté que el cuerpo pequeño de Milly temblaba en mi espalda.

Empecé a oír un pequeño sollozo y sus brazos estaban abrazando y apretando mi cuello.

Claude y Lydia parecían no saber qué decir en este momento.

Después de exhalar un suspiro, acosté a Milly en mi cama. Ella estaba cubriéndose la cara con ambas manos y las lágrimas goteaban por su cara como gotas de lluvia.

Tanto su cara como su ropa estaban pegajosas con vómito y estaba en un estado terrible.

[... -o siento... lo siento]

Después de vomitar una vez, ¿se recuperó lo suficiente para poder hablar?

Milly se estaba disculpando conmigo y habló de forma temblorosa mientras lloraba. Le di una palmadita en la cabeza, acariciándola suavemente.

[Tonta, no te preocupes por una cosa tan insignificante. Aunque la ropa se ensucie un poco, es sólo cuestión de lavarla, ¿sabes?]

[... Pero... Uuuu...]

Aunque intenté consolarla, Milly no paró de llorar.

Cielos, realmente le importa algo tan trivial.

Soltando una amarga sonrisa, seguí acariciando la cabeza de Milly y esperé hasta que se calmó su sollozo.

Después de un rato, Milly se cansó y se durmió, y finalmente separé mi mano de su cabeza.

[Se quedó dormida, ¿verdad?]

[Sí, pero si ella fuera tan gentil como para hacerlo regularmente, sería muy linda.]

[Zeph-chi, no eres muy honesto, ¿verdad~?]

Lydia usa su codo para frotarlo contra mi cabeza.

Oi, ¿puedes parar con eso, baka?

Pero aun así, se me está enfriando la espalda.

Me quité la ropa que estaba cubierta por el vómito de Milly y empecé a limpiarme el cuerpo, cuando hice esto tanto Claude como Lydia apartaron sus ojos.

Realmente no me importaría aunque me vieran...

Después de poner mi ropa sucia en una bolsa, me senté junto a Milly y la cama crujió y se balanceó.

Milly dormía con una expresión tranquila en su cara, y yo la levanté suavemente sosteniendo la nuca de su cuello y desabroché la cinta que llevaba puesta.

Desabrochando los botones de su ropa uno por uno, apareció una pequeña hinchazón.





Desabrochando todos los botones, en el momento en que estaba a punto de quitarle la chaqueta.......

[¿¡E-E-Espera... Zeph-kun?! ¿¡Qué estás tratando de hacer!?]

[¡P-Po-Podemos tomar el relevo aquí, ¿de acuerdo?! ¡Zeph-chi debería salir! ¡Vamos, vete rápido!]

La voz de las dos chicas resonó por toda la habitación.

Todavía estaba medio desnudo, pero me echaron de mi habitación y me obligaron a quedarme afuera.

[... Esto está un poco frío.]

Bueno, si sólo estaban cambiando la ropa de Milly, estoy seguro que deberían terminar en cualquier momento...

Pero en serio, ¿de qué se preocupan esas dos? Sé que dije que Milly era linda, pero quise decir que era adorable como niña.

No soy el tipo de hombre que se excitaría al ver a una chica tan joven.

Los marineros seguían corriendo alrededor del barco ruidosamente.

Eso fue por la magnitud de esta pelea, e incluso puede ser posible que la nave haya sido dañada en algún lugar.

Mientras miraba a mí alrededor, vi a un hombre caminar lentamente hacia mí.

[La batalla de hace un rato fue espléndida.]

[Mu...]

El hombre era de complexión mediana y parecía un caballero; era el mercader de hace poco tiempo.

Tomamos una gran cantidad de su medicina mágica de recuperación, ¿así que quizás vino aquí para quejarse?

En aquel entonces, no parecía que le importara, pero, al ver cómo su cabello ondulado se deslizaba hacia atrás, parecía ser una persona bastante astuta y calculadora.

Tal vez, cuando nos vio, olfateó el olor del dinero.

En mi opinión, parecía un comerciante muy capaz.

Justo cuando tenía mis dudas, se volvió hacia mí con una sonrisa refrescante.

[Soy yo quien debería darle las gracias. La cantidad de medicina mágica de recuperación que usted nos proporcionó no pudo haber sido barata.]

[No no, no es gran cosa. Después de todo, ustedes me salvaron la vida y pude ver algo increíble.]

Después de decir eso, el hombre sacó una hoja de papel de su chaqueta y me la entregó.

Cuando eché un vistazo, las palabras "Tienda Comercial Moneda de Plata propiedad de Adrei Sombre" estaban escritas.

[La verdad sea dicha, en realidad dirijo una tienda en la capital. Si viajan entre el continente oriental y el continente del norte, sin duda pasarán por la capital al menos una vez. Por supuesto, por favor vengan a visitar mi tienda.]

Esta tienda, la Moneda de Plata, era algo que también existía en mi vida anterior, y durante ese tiempo fue una gigantesca tienda general situada en la capital.

Tenía todo tipo de medicinas de recuperación, herramientas convenientes, pergaminos mágicos y equipo defensivo, era una tienda de bienes generales completa, capaz de rivalizar con algunas de las incompetentes tiendas especializadas, y muchos aventureros solían comprar allí.

Hablando del nombre Adrei, parece ser el gerente de la tienda.

Pensar que me encontraría con él en un lugar como este.

[¿Así que es el gerente de la Moneda de Plata? No esperaba que alguien como usted saliera personalmente para viajar y vender mercancías.]

[Oh, ¿estabas familiarizado con mi tienda? Es mi principio tratar personalmente los productos que se venden para asegurar su calidad.]

De hecho, este es un hombre capaz de montar una tienda muy grande.

Sólo por su comportamiento, pude decir que no era una persona común.

[¿Puedo oír tu nombre?]

[Zeph. Mi nombre es Zeph Einstein; las personas con las que estaba antes son mis compañeras.]

[Hou, aunque sigas siendo un niño... ¡Woops! No quise ser grosero. Después de todo, posees una capacidad asombrosa.]

[No necesita halagarme. Tampoco me gusta preocuparme por ser demasiado cortés.]

[La edad no tiene nada que ver con el poder de alguien. Zeph, ¿no lo crees tú también?]

[Supongo.]

Ambos nos reímos entre nosotros y uno de los marineros que nos vio tenía una expresión desconcertada en su cara.

[Parece que me llevo bien contigo. Cuando llegues a la capital, pase lo que pase, por favor ven a visitar mi tienda Moneda de Plata.]

[Sí, lo haré.]

Adrei pidió un apretón de manos y yo le tendí la mano a cambio.

Si voy a la capital, estoy seguro que la tienda Moneda de Plata la visitaremos.

Tal vez hasta pueda obtener un buen servicio debido a nuestra relación.

[A propósito, Zeph-dono...]

Tras terminar el apretón, Adrei se agachó y acercó su cara a la mía.

[... en cuanto a esa chica enérgica y hermosa, ¿podría pedirte su buen nombre?]

[¿A quién te refieres?]

[La de pelo rubio largo atado a la izquierda y a la derecha...]

Después de decir eso, Adrei sonrió e hizo una pose atando su propio pelo a la izquierda y a la derecha.

[No puedo hacer eso.]

Hice una respuesta inmediata.

Cuando lo declaré tan decisivamente, la cara de Adrei se volvió muy solitaria, me hizo una corta reverencia y se fue.

Retomando mis anteriores observaciones, parecería que en realidad había bastantes tipos ahí fuera que les gustan las chicas que se ven muy jóvenes.

Aunque fuera a la capital, probablemente sería lo mejor si no llevara a Milly a la tienda Moneda de Plata...


[1] Creo que esto hace referencia al Yo, Heave Ho! Un cantico utilizado antiguamente por marineros para mantener un ritmo constante al momento de cargar/transportar cosas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario