domingo, 1 de abril de 2018

Mixed Bathing Vol. 1 - Cuarto Baño

Mixed Bathing in Another Dimension
Volumen 1
Cuarto Baño
“Baño de la Muerte, Baño Caliente Hirviendo, Baño Súper Intenso”

Así que me paré en el páramo, cara a cara con un monstruo. Era un gembólico, un monstruo de pelo marrón grisáceo, una cola negra y un gran cuerno que sobresalía de su frente blanca. Los gembólicos eran herbívoros, pero fácilmente se asustaban, así que a menudo atacaban a la gente que se acercaba demasiado. Cuando él empujó su cuerno hacia delante, lo desvié hacia la izquierda con el lado de mi escudo redondo.

"¡Te tengo!"

Entonces, giré mi cuerpo con mi pierna izquierda y ataqué con mi hacha ancha tan fuerte como pude hacia el cuello indefenso del gembólico. Fue un golpe fuerte. No conseguí cortarle el cuello, pero sentí su espina dorsal romperse. El gembólico cayó al suelo, inmóvil, y suspiré. "¡Excelente trabajo, Sir Touya!"


Después de sacar mi hacha y ponerla en el suelo, junté mis manos y oré para que el alma del gembólico descansara en paz. En este mundo, ofrecer una oración después de derrotar a un monstruo permitía que uno absorbiera parte del poder de bendición del monstruo como una mejora. No había una manera fija de hacer la oración, así que cada uno hacía lo suyo. Algunos incluso bailaban, así que pensé que no habría problema en juntar mis palmas.

En términos de mejorar las estadísticas y subir de nivel, las batallas reales hacían el trabajo mucho más rápido que la práctica. Yo no tenía planes de enfrentarme al Señor Demonio o a los oficiales del ejército demoníaco que cumplen sus órdenes, pero sabía que tendría que luchar contra monstruos más pronto que tarde, lo que significa que la sugerencia de Rulitora de ir a cazar era en realidad una buena idea. Esto me daría experiencia de batalla real, y me permitiría aumentar mi nivel al mismo tiempo.

Ya ha pasado una semana desde que llegué al asentamiento de la tribu Torano'o. Iba a cazar temprano por la mañana, practicaba con mi libro de texto mágico y creaba agua por la tarde, luego me acostaba temprano por la noche, día tras día.

"Hmm. Los perros carroñeros están mirando hacia aquí."

Los ojos de Rulitora se centraron en tres monstruos parecidos a perros escondidos a la sombra de una roca. Cada uno era de un tamaño más grande que un lobo, y tenían un patrón punteado único en su piel. A menudo iban tras las sobras de comida y limpiaban los botines de los pescadores, así que la gente los llamaba perros carroñeros. Estos monstruos eran algo común en toda la tierra baldía, y ahora, ellos fijaban su vista en el gembólico que acabo de derrotar. Si los ignoraba, me seguirían hasta el asentamiento, lo que podría poner a los niños en peligro. No tenía otra opción que luchar.

Dejé mi hacha ancha en el suelo, luego desenvainé mi daga y me acerqué al perro carroñero. Este era el tipo de monstruo que había derrotado por primera vez, hace una semana. Sólo hubo uno en ese momento, pero era rápido, y difícil de seguirle el ritmo con el uso de mi hacha ancha y pesada. Al final, seguí moviendo mi hacha salvajemente hasta que ocasionalmente golpeaba algo.

Esta vez, no quería luchar. Una daga sería suficiente para derribar al perro carroñero que saltó hacia mí, y yo sabía por experiencia que una daga ligera con sus rápidos y pequeños movimientos haría más fácil luchar contra uno de estos. Cuando el primer perro carroñero me atacó, lo golpeé por el costado con mi escudo, como había hecho con el gembólico, y luego empujé mi daga a la garganta del segundo perro carroñero que me saltó por detrás. Después de sentir que mi daga se adentraba más de lo que preví, rápidamente la saqué de él y volví a mi hacha ancha.

Necesitaba mantener la guardia arriba. Cuando giré mi escudo hacia el primer perro carroñero, este estaba listo para saltar hacia mí otra vez. En vez de tomar la peor parte con mi escudo, intervine mientras el perro carroñero saltaba y me preparé para contrarrestarlo con mi escudo. Golpear a un enemigo con el escudo de uno era conocido como golpe de escudo, pero también existía una técnica conocida como el contragolpe. Después de que golpeé al perro carroñero de nuevo, seguí y lo acabé con mi hacha ancha antes de que pudiera volver a levantarse.

"¡Sir Touya, detrás de usted!"

Mientras el repentino grito de Rulitora resonaba, levanté el escudo y volteé para ver al tercer perro carroñero babeando y revelando sus afilados colmillos. La bestia saltó hacia mí, y entré en pánico – no sería capaz de contrarrestar a tiempo con mi hacha ancha. Bloqueé frenéticamente con mi escudo, pero ya no me quedaba tiempo, así que tampoco pude contrarrestarlo.

"¡Lanzamiento de Piedra!"

Rulitora corrió hacia mí con su guja, pero antes de poder alcanzarme, piedras redondas volaron directamente hacia el lado del tercer perro carroñero.



Sorprendido por el repentino giro de los acontecimientos, Rulitora se detuvo. Yo, por otro lado, ya sabía de dónde habían salido las balas.

"Eso estuvo cerca.”

Miré en la dirección de la voz y vi a Clena y Roni. Ambas llevaban un simple abrigo como yo, y Clena sostenía su delgada espada con los brazos cruzados. No sabía mucho sobre de las balas que acababa de ver, pero aparentemente era uno de sus hechizos.

Me habían estado viendo pelear desde lejos. Había pasado una semana entera desde que las curé, y como resultado parecían estar en deuda conmigo. Clena seguía siendo cautelosa conmigo, probablemente porque yo había tocado muchas partes diferentes de su cuerpo. Después de la curación, decidieron quedarse también en el asentamiento, ya que no había forma de que pudieran volver a casa sanas y salvas por su cuenta. Terminaron durmiendo en mi tienda. Los hombres lagarto no tenían tiendas para huéspedes, y sólo habían puesto una para mí, ya que yo era una excepción especial. Clena y Roni no insistieron en conseguir una tienda propia, y decidieron que si tenían que dormir en la de otra persona, preferirían que fuera con otro ser humano.

Después de todo lo que había pasado, Roni intentó mediar entre nosotros diciendo: "era necesario para el tratamiento". Sí, lo siento, pero por supuesto que estaba excitado todo el tiempo. Cuando vi cuan pura era Roni que estaba preocupada por nosotros, me hizo odiarme a mí mismo.

A pesar del hecho de que tenía la guardia en alto, asumí que Clena salía a cazar conmigo porque aún prefería eso a estar rodeada de hombres lagarto que no conocía. Normalmente mantenía la distancia, pero venía a ayudarme cuando las cosas se ponían difíciles.

“Puedes usar tu magia clerical de luz, ¿verdad? ¿Por qué no lanzas hechizos? Si hubieras convocado a un espíritu de luz y lo hubieras puesto en espera, podrías haberte salvado solo,” dijo Clena.

"Oh, ¿puedes usarlo de esa manera también?" Parecía un buen consejo.

Honestamente, nunca había considerado esa estrategia.

“Supongo que de verdad eres un principiante, Sir Touya...", añadió Roni.

"Sí. Por eso intentaba luchar sin usar magia, para entrenarme.”

Al principio, había luchado contra un solo perro carroñero, pero ahora podía enfrentarme a un gembólico, que era un monstruo aún más fuerte. A pesar de que eran monstruos, yo había dudado cuando se trataba de quitarles la vida, e hice que Rulitora viniera a rescatarme cuando uno casi me atrapó. Pero un día, cuando vi a un joven hombre lagarto llegar a casa herido por una cacería, me di cuenta de algo: sin la ayuda de Rulitora y de los otros hombres lagarto, yo habría terminado de la misma manera. Eso me permitió cortar mis emociones y luchar contra los monstruos, lo que a su vez me hizo crecer. Normalmente uno podría sentirse tentado a tener un poco más de confianza o dejarse llevar, pero afortunadamente, no tenía que preocuparme por nada de eso.

"Sir Touya, ¿partimos por hoy?" Preguntó Roni.

"Sí, buena idea.”

"Roni, es hora de que regresemos también,” dijo Clena.

"¡Sí, Lady Clena!"

Durante la semana pasada, me había acostumbrado a esta vida. Pero cuanto más fuerte me sentía, más lejos parecía Rulitora de mí. Imaginé que ahora era capaz de entender realmente lo fuerte que él era, lo cual había estado rondando mi cabeza hasta ahora completamente. Clena también me superaba en términos de habilidad mágica, lo cual era evidente en la precisión de su puntería con el perro carroñero. No fui tan estúpido como para ganar falsa confianza en una situación como esta.

"Gracias por ayudarme antes, Clena."

Una vez que le di las gracias, Clena miró en la otra dirección. "Oh, no fue nada." Ella tenía las mejillas rojas. Tenía su guardia en alto contra mí, pero no me odiaba.

Rulitora levantó al gembólico que yo había derrotado, con facilidad. "Vámonos, entonces." Ese era mi tercer gembólico del día, y él los llevaba todos sin problemas.

Dejamos a los perros carroñeros donde estaban. La carne de gembólico se podía comer, pero la carne de perro carroñero tenía un hedor que la hacía incomible. Probablemente se debía a lo que comían. Ya que dejamos los cadáveres allí, acabarían comiéndolos otros monstruos carnívoros.

Una vez que regresamos, vi gente reunida frente a la entrada del asentamiento.

"¡Ohh! ¡Sir Touya ha vuelto!"

"¡Sir Touya! ¡Aquí!" Algunos hombres lagarto que me vieron empezaron a gritar.

"¡Vamos, Rulitora!"

"¡Sí, señor!" Rulitora y yo asentimos hacia el otro, y luego corrí hacia el grupo.

Estaban rodeando a otros dos hombres lagarto. Uno sangraba del hombro y el otro del muslo. Puse mi mano sobre las heridas y usé la Luz Sanadora para curarlas. En un abrir y cerrar de ojos, las heridas desaparecieron. Mi semana de entrenamiento ciertamente había valido la pena. Después de agotar todo mi MP y luego restaurarlo día tras día, mi habilidad mágica había aumentado muchísimo.

"No me curaste lentamente a propósito, ¿verdad?" Preguntó Clena.

"Créeme, no lo hice." Eso era sólo un testamento de cuánto yo había crecido. Cuando terminé de curarlos, me lavé la sangre de las manos y les llamé. "¿Qué pasó allá atrás? ¿Dejaron la guardia baja?" Ofendidos, los dos guerreros replicaron rápidamente. "¡Ni un poco!"

"¡Nos aseguramos de derrotar a los monstruos!"

Después de vivir allí durante una semana, aprendí a distinguir las expresiones faciales de los hombres lagarto. Los jóvenes guerreros señalaban el cadáver de un buey dorado, que asumí que habían derrotado. Como su nombre indica, los bueyes dorados eran monstruos salvajes que poseían pelajes dorados.

Escuché a Roni hablando con Rulitora detrás de mí. "Nunca había visto ese tipo de monstruo antes."

"Porque los hemos estado evitando,” respondió él. El buey dorado era uno de los monstruos más fuertes del vacío, así que Rulitora se había estado asegurando de que un muchacho inexperto como yo no acabara enfrentándose a él demasiado pronto.

"¡Elógielos, Sir Touya! Esos tres mataron un buey dorado por su cuenta.” Dokutora palmeó a un guerrero que estaba cerca de él por la espalda y dejó salir una carcajada.

"¡Vaya! ¡Eso es increíble!"

El hombre lagarto que Dokutora estaba palmeando había estado en un equipo con los otros dos. Básicamente, la idea de poner a cada uno de los diez guerreros que sobrevivieron a la batalla con el gusano de arena a cargo de tres jóvenes lagartos había resultado ser un éxito. Al igual que yo había mejorado durante la semana pasada, el joven hombre lagarto había ganado mucha experiencia de batalla bajo la tutela de los veteranos de la tribu.

Después de estar tan preocupado por el futuro de su tribu, el jefe guerrero Dokutora parecía simplemente extasiado. A través de la caza en grupos de cuatro, habían aprendido a trabajar en equipo, e incluso recientemente empezaron a mezclarse con otros miembros para probar diferentes combinaciones.

"Oh, y Sir Touya, me aseguraré de que entreguen el pelaje del monstruo más tarde."

Después de ver a los jóvenes guerreros curarse, Dokutora tomó al buey dorado y se fue con él. El pelaje dorado del monstruo estaba realmente más cerca del color del desierto o de la tierra de este páramo - en otras palabras, era un color que se camuflaba y era apreciado como un pelaje raro en las ciudades humanas. Como la tribu Torano'o vivía en un lugar tan caluroso, necesitaban carne, pero no tenían mucho uso para el pelaje, así que yo decidí aceptar todo el pelaje de buey dorado como agradecimiento por el agua.

Después de almorzar, nos trasladamos a la reserva y arrojamos toda el agua que yo había recolectado del Baño Ilimitado. Luego, entré al Baño Ilimitado para escapar del sol e hice un poco de estudio.

La reserva no era sólo un agujero que cavaron en el suelo, sino que tenía la forma de una mano y mortero y estaba revestido con vidrio en el interior. Gracias a eso, el agua no se filtraba hacia la tierra, permitiendo que el agujero sea utilizado como una reserva apropiada. Había numerosos lugares como este en el vacío, y la tribu Torano'o los usaba regularmente. Podía ver unos cuantos árboles creciendo en el borde del agujero, y había suficiente espacio para tumbarme cerca de uno y aún estar a la sombra.

El agujero era sorprendentemente grande, tanto que cuando lo vi por primera vez, dejé salir un grito ahogado. También me sorprendió la poca cantidad de agua que quedaba en él. El anciano sugirió que los agujeros habían sido creados por grandes bolas de fuego, lo que me hizo preguntarme: ¿cuán grande tenía que ser una bola de fuego para derretir el suelo? A pesar de lo que pudo haber sucedido aquí en el pasado, fue el tipo de idea que hizo temblar mi columna vertebral. Según Clena y Roni, había una posibilidad de que el agujero hubiera sido creado por una explosión perdida durante la batalla que había ocurrido en el reino del desierto. ¿Qué tipo de batalla ocurrió entre el Rey Sagrado y el Señor Demonio?

Por supuesto, la tribu Torano'o no tenía el poder para crear una nueva reserva. Después de que su depósito fuera destruido por el gusano de arena, tuvieron, en cierto modo, suerte de que sólo había creado un agujero que hizo que el agua se filtrara. Normalmente, los gusanos de arena evitaban el agua, por lo que el simple hecho de que se hubiera topado con su reserva era bastante malo, y todo había sido un horrible golpe de mala suerte para la tribu Torano'o.

Mientras arrojábamos el agua a la reserva, Rulitora cuidaba mis espaldas. Como hacía demasiado calor como para que se quedara ahí con su equipo, dejó su armadura de escorpión gigante dentro de la tienda. Yo también tenía calor, así que me había quitado toda la armadura y sólo llevaba ropa ligera.
Hoy, Clena y Roni estaban más cerca de mí que cuando fuimos a cazar, posiblemente porque hacía mucho calor.

"Todavía no estás completamente a la sombra, ¿verdad?" Pregunté. "No te ordenaré que te acerques a mí, pero no te haría daño acercarte un poco más al agua."

"... ¿No harás nada raro?" Preguntó Clena.

"No, no lo haré. ¿He hecho algo en esta semana que pasó?"

"... supongo que no."

Yo no había hecho ni una sola cosa. La única vez que toqué a Clena fue cuando sané sus quemaduras. Quería bañarme con ella, pero no quería obligarla a hacerlo y lograr que me odiara. Después de todo, desde entonces, ninguna de las dos había pisado el Baño Ilimitado, y en vez de eso se lavaban con agua dentro de la tienda. Aunque sí me pidieron jabón y toallas.

Por eso, no tenía ganas de usar el Baño Ilimitado solo. Tuve que salir de la tienda mientras ellas se lavaban, así que yo me lavaba con los hombres lagarto en la reserva. Dejar que mi cuerpo flotara en el agua mientras contemplaba un cielo claro y estrellado era realmente divertido, y algo que me costaría mucho recrear en mi mundo natal. El Baño Ilimitado era cómodo con todos sus muebles, pero éste era un placer diferente que no podrías experimentar con un baño en interior.

También sentí menos resistencia hacia el bañarme con los hombres lagartos de lo que sentí hacia bañarme con el anciano del templo. La primera vez que saqué un poco de agua, me bañé con una joven mujer lagarto y su hijo. Eso puede sonar excitante, pero recuerda, ella se veía igual que los hombres lagarto machos. Pero quizás era mejor que todos se vieran muy diferentes a los humanos normales.

El problema eran los niños del asentamiento. Ojalá dejaran de sumergirse en el agua y nadaran hacia mí. Parecían cocodrilos cuando hacían eso, y daba mucho miedo. También parecían disfrutar de poder sorprenderme. Afortunadamente, pude llegar a ser un buen amigo no sólo de los niños, sino de todos los demás en el asentamiento durante esa semana. Bañarse en las mismas aguas que ellos puede haber ayudado un poco.

Además, permítanme decir para que conste que no hubo problemas con el uso de jabón en la reserva. Lo noté por primera vez cuando Clena y Roni usaron mi jabón, pero por alguna razón, el agua en la que había sido usado se purificaba así misma. Cualquier resto de jabón que quedara se volvía incapaz de retener su forma, y simplemente se disolvía. Mi jabón no sólo era superior, sino también ecológico.

"Lady Clena, oyó a Sir Touya..." Roni habló.

"... Bien." Una vez que Roni la incitó, Clena se acercó un poco más a mí. Pasábamos por este tipo de cosas casi todos los días. Mientras vacilaban en acercarse a mí, yo las invitaba a las dos dentro del Baño Ilimitado. "Es agradable y fresco aquí. Entren.”

"Bi-Bien..."

Cuando se quitó los zapatos y entró en el área de vestuario, la cara de Clena cambió de tensa a relajada. Con los tres dentro, el baño se sentía bastante apretado, pero yo podía bajar la temperatura del agua para que fuera un refrescante baño frío.

Hacía tanto calor afuera que las dos estaban sudando. "Aquí, tomen algunas toallas."

"... Gracias." Clena tomó la toalla sin resistirse.

A pesar del calor exterior, el interior del baño estaba agradable y ventilado, gracias al agua fría. Tenía algunas tazas listas y les eché agua fría para refrescarnos. Heh heh heh... ¡Esto se siente tan bien que, una vez que lo experimenten, nunca podrán escapar!

En serio, aunque, no es mi intención hacerles nada malo. Es sólo que llevábamos una semana viviendo en la misma tienda, así que quise intentar que dejaran de mantener cierta distancia de mí, y esperaba que el baño frío fuera lo mejor para hacerlo. Gracias a mi crecimiento de MP, podía crear agua por un período más largo, lo que permitía que la reserva se llenara mucho más rápido de lo que había planeado. Ahora, estaba un tercio llena, y los niños hombres lagarto ya eran capaces de jugar cerca del borde del agua.

Cuando vi eso, le hice una pregunta a Rulitora. "Ustedes los hombres lagarto se meten al agua a menudo, ¿verdad?"

"Sí, ya que nos ayuda a sobrellevar el calor.” Técnicamente, nunca se bañaban, pero se sumergían en el agua todos los días.

"¿Por qué están los baños fuera de los límites?"

"Por el...' vapor', ¿es así? No podemos soportarlo. Nos impide abrir los ojos y nos hace sentir que nuestros cuerpos están siendo envueltos por algo. Muy incómodo."

Parecía que los hombres lagarto de arena eran más reacios a bañarse de lo que yo pensaba.

Pasamos las siguientes horas en paz. Entonces, las orejas de Roni empezaron a temblar repentinamente.

"¿Eh?" murmuró ella.

"Roni, ¿qué pasa?"

En vez de contestarle a Clena, Roni dejó el Baño Ilimitado, cerró los ojos y puso sus manos alrededor de las orejas. Una vez que me di cuenta de que se estaba esforzando en oír, mostré un dedo hacia los niños que jugaban cerca del agua y les hice callar. Obedientemente pusieron sus manos sobre sus bocas y se callaron.

"Lo sabía... La gente se acerca. Diciendo que hay problemas.”

“¿Problemas? Tal vez los que salieron a cazar hoy descubrieron algo."

¿Pero qué podrían haber encontrado en este páramo estéril? Aunque, si los hombres lagarto dicen que hay problemas, probablemente sea algo malo...

"Oye, tal vez deberíamos regresar." Clena me tocó el hombro. A juzgar por su mirada tenue, probablemente había estado teniendo pensamientos similares.

"De acuerdo. Roni, ¿de dónde vienen las voces?"

"Por allí."

"Hacia Júpiter", agregó Clena.

"Rulitora, ve y vigila por si acaso,” le dije. "Sacaré a los niños de la reserva.”

"Entendido.” Rulitora inmediatamente recogió su guja y corrió en la dirección que Roni señalaba.

Mientras él inspeccionaba el área, saqué a los niños del agua y les di algunas toallas que había preparado. Estaría bien si aún estuvieran un poco mojados. Una vez que revisé para asegurarme de que no faltaba nadie, llevamos a los niños al asentamiento.

Después de que nos dimos prisa, encontramos que los guerreros que habían estado gritando ya habían regresado al asentamiento, y una multitud se había reunido cerca de la entrada. Dokutora era tan grande que su cabeza salía un poco de la multitud. Una vez que nos acercamos, Rulitora le llamó. "¡Dokutora!"

"¡Oh, Rulitora! ¿Los niños están contigo? Estaba a punto de ir a buscarlos.”

“Sí, nos dimos cuenta de las voces y los trajimos de vuelta. ¿Qué ha pasado?"

"Bueno... Se acerca una horda de monstruos.”

Mientras los escuchábamos hablar, Clena y yo intercambiamos una mirada.  Instantáneamente, recordé a la multitud de monstruos de los que las había salvado. Escuché que los hombres lagarto no habían sido capaces de erradicarlos por completo, así que lo más probable es que estos fueran los supervivientes.

Olvidándose de nuestra sorpresa, Rulitora y Dokutora continuaron hablando.

Según los guerreros, que ahora estaban sentados en el suelo, un pequeño hombre encapuchado había estado dirigiendo la horda.

"¡¿El tipo al que derribé?!" Dije en voz alta.

Allí había un hombre pequeño encapuchado liderando a los monstruos que atacaron a Clena y Roni... ¿Podría ser el mismo tipo?

"¿Estaba montando un jabalí menor?" Pregunté.

"Sí. ¿Lo conoces?"

"Para cuando ustedes llegaron a escena, él ya había sido aplastado por los monstruos detrás de él."

"... debe ser uno duro, entonces."

Me imaginé que el hombre debió haber sufrido un pequeño daño al ser pisoteado de esa manera, pero tal vez era realmente duro – o tal vez había sido capaz de esquivar rápidamente hasta salirse de peligro. De cualquier manera, si este hombrecillo era el mismo, necesitábamos tener cuidado.

"¿Pero qué han estado haciendo la semana pasada?" Clena interrumpió.

"Tal vez no tienen a nadie que pueda usar magia clerical, así que tuvieron que esperar a que sus heridas sanaran". Roni adivinó.

"Esa es una buena pregunta", respondió un joven guerrero.

Quizás se estaban preparando para algo. ¿O podría ser algún tipo de trampa?

Dokutora también parecía un poco tenso. Pero las palabras que salieron de la boca del joven guerrero disiparon – no, erradicaron todas mis preguntas.

"La cosa es... la horda de monstruos parecía más grande que la última vez. Cinco veces más grande."

“¡¿Cinco veces más?!”

Con mis preguntas erradicadas, no tenía otra opción que aceptar la crisis más grande que había enfrentado hasta ahora. No me extraña que Dokutora se vea tan tenso. No me digas que ese hombrecito pasó toda la semana reuniendo tantos monstruos como pudo...

"Eso me recuerda", dijo Clena. “He oído hablar de cierto tipo de magia que permite a los demonios controlar monstruos. A veces incluso invocan a monstruos y luego los ponen bajo su control, así que tal vez eso es lo que le permitió reunir a tantos.”

"Invocar, ¿eh?" Era extraño pensar que esta magia era similar a la que me había traído aquí.

"Umm..." Roni ladeó su cabeza preocupada, quizás porque se había dado cuenta de lo grave que se había vuelto mi cara.

"Oh no, estoy bien, estoy bien." En respuesta, estreché su mano e intenté pasarlo por nada.

La pregunta ahora era si podíamos ganar o no contra una horda de monstruos que era cinco veces más grande que la anterior. Este asentamiento ya había perdido a muchos de sus veteranos en el ataque del gusano de arena. Incluso si la caza en grupos de cuatro había enseñado a los jóvenes guerreros a luchar, dudaba de que fueran capaces de enfrentarse a semejante turba y salir ilesos.

Cuando miré a mi alrededor, vi lo solemne que se había vuelto todo el mundo – sentí como si estuviéramos asistiendo a un funeral. Probablemente todos se dieron cuenta de lo difícil que sería proteger el asentamiento. Poco a poco, todos empezaron a susurrar cosas a la persona más cercana a ellos, y cuando miré sus caras, pude ver que no era nada constructivo. Mientras tanto, Clena y Roni se habían movido y se estaban escondiendo a mis espaldas. El empeoramiento del estado de ánimo las debe haber asustado.

Para salir de este punto muerto, decidí proponer un plan. Mientras cuidaba a Clena y Roni tras de mí, llamé a Rulitora. "Rulitora, ¿cuántas reservas usa la tribu Torano'o?”

"¿Qué? Bueno, llueve en diferentes lugares dependiendo de la estación del año, y es difícil cazar durante esos períodos, así que siempre nos movemos al lugar donde la estación lluviosa acaba de terminar.”

En otras palabras, se trasladaban a una reserva llena que no iba a recibir más lluvia. “¿Podrían moverse a otra reserva, entonces? Puede que no tenga agua ahora, pero fácilmente puedo hacer algo al respecto.”

"Bueno..."

"No.” Mientras Rulitora vacilaba, el anciano intervino por él. "Si nos damos la vuelta y huimos aquí, los monstruos podrían demoler la reserva."

No podía pensar en algo para refutarle.

Los hombres lagarto dependían del agua limitada que llenaba las reservas durante las estaciones lluviosas para sobrevivir, así que perder una por completo era una cuestión de vida o muerte. No importaba lo amenazante que fuera su enemigo, no podían permitirse el lujo de huir. Yo tampoco podía quedarme aquí para siempre, sobre todo porque hacía más calor durante el verano. Yo apenas podía soportar el calor ahora gracias al Baño Ilimitado, y no tenía ninguna confianza en que podría soportarlo si las cosas se volvieran aún más intensas. La única manera de resolver este problema parecía ser que la tribu Torano'o se moviese a otra área, pero no tenía el poder para garantizar su seguridad después de que yo dejara el vacío. Al final, me di cuenta de que la idea de tirar todo por la borda y correr era irresponsable.

"Sir Touya. Ir al oeste es la forma más rápida de dejar el vacío. Debería tener el poder de hacerlo, incluso con sus piernas humanas. Si sigue hacia el oeste, encontrará una carretera que le llevará a un pueblo humano.”

"... Hey." Mi voz de repente se hizo baja. Sabía lo que el anciano intentaba decir.

“Esta zona está a punto de convertirse en un campo de batalla. Sir Touya, usted debe escapar y sobrevivir, cueste lo que cueste.” Sí, me estaba diciendo que huyera – que abandonara la tribu Torano'o y huyera.

Una vez que me dijeron que me fuera, inmediatamente preparé mis cosas, volví a mi tienda y me senté en el suelo sin extender un poco de tela.

"... Oye, ¿qué vas a hacer?" Preguntó tímidamente Clena.

No tenía respuesta para ella. Roni también parecía preocupada, y sus hombros temblaban suavemente, como si tuviera miedo. Fuera de la tienda, oía más ruido que de costumbre, y veía siluetas de los hombres lagarto corriendo de un lado a otro de la pared blanca de la tienda. Se estaban preparando para luchar.

Quiero ayudarlos de alguna manera... Pero, ¿qué puedo hacer? Necesité la ayuda de Clena cuando me enfrenté a sólo tres perros carroñeros... A este paso, seré una carga para todo el mundo. El anciano dijo que podrían conservar el agua hasta la estación lluviosa, pero honestamente, no estoy seguro de creerle. También me dijo que yo ya les había ayudado lo suficiente. Que no podían causarme más problemas...

Rulitora también tenía la intención de quedarse en el pueblo. Se disculpó por tomar esa decisión a pesar de convertirse en mi raver, y dijo que nos daría suficiente tiempo para escapar. Sabían que, en el mejor de los casos, sus posibilidades de victoria eran bajas, pero era cuestión de supervivencia.

Honestamente, tenía miedo. Pensé que podría ser capaz de ser útil aunque no pudiera luchar, gracias a Luz Sanadora, pero aún así tenía miedo. Tenía miedo de estar en el campo de batalla. Me había vuelto capaz de cazar durante la semana pasada, pero mi miedo me enseñó que sólo había pasado debido a la seguridad que sentía al ser cuidado por Rulitora y los demás. Pero también tenía miedo de lo que pasaría si hacía lo que me decían y huía. La tribu Torano'o tenía pocas posibilidades de victoria. Había demasiados monstruos. ¿Qué pasaría si ellos fueran aniquilados después de que yo huyera? Probablemente me torturaría la culpa por abandonarlos. Tenía miedo de luchar, pero también de eso.

"Clena, Roni, ¿ustedes están...?"

"Te dejaremos eso a ti.” Clena interrumpió.

"No podemos escapar del vacío sin su agua, Sir Touya..." añadió Roni.

"Lo siento si esto parece duro, pero no es exactamente el tipo de situación en la que podemos elegir la mejor opción."

Clena y Roni iban a dejar sus destinos en mis manos. Ahora ya tenía aún más responsabilidad que asumir. Tenía pocas esperanzas de ganar si peleaba, pero me haría prisionero de la culpa si huía. En esta situación, un héroe probablemente pelearía. Honestamente, no me importaba si actuaba o no como un héroe, pero no era como si eso hiciera que huir pareciera la mejor decisión.

Cuando envié a Clena y Roni una mirada para pedir ayuda, vi la cara de Haruno por un momento. Si yo huyera aquí y sobreviviera, ¿podría mirar con orgullo a Haruno a la cara cuando nos reuniéramos? De ninguna manera. Ni siquiera podría estar en su presencia por más tiempo. Me avergonzaría demasiado. Y eso me llenaría de arrepentimiento.

Mientras miraba hacia el suelo, las caras de los hombres lagarto vinieron a mí. Dokutora y su fuerte risa. El anciano solemne y sus expresiones faciales difíciles de leer. Los jóvenes guerreros que siempre se esforzaban al máximo por más heridos que estuvieran. Los traviesos niños, y el resto de los aldeanos.

Es cierto. Si abandono la tribu Torano'o aquí, me arrepentiré para siempre.

Eso lo resuelve todo. No voy a huir. Me quedaré con ellos y lucharé. Puedo ser una carga si lucho normalmente, pero debería ser capaz de apoyarlos con mi magia clerical.


Cuando miré hacia arriba, Clena y Roni me miraban con ojos preocupados.

"Vas a pelear, ¿verdad?" Clena me preguntó, después de ver mi cara.

"Sí." Asentí, y ella dio un pequeño suspiro. A juzgar por su falta de sorpresa, supuse que esperaba esto desde el principio.

"¿Ves?" Dijo ella. "Te dije que acabaría quedándose, ¿no?"

"Bueno, Sir Touya fue lo suficientemente amable como para salvarnos cuando estuvimos en problemas, también..." Roni parecía insegura de cómo responder a la declaración triunfal de Clena, así que me sonrió incómoda.

Espera... ¿Ellas creen que soy una persona valiente que no puede ignorar a la gente que está en problemas? No... ¡Quizás hasta piensen que soy un héroe! Saben que soy un Héroe de la Diosa, después de todo...

Quería asegurarme de que había aclarado este malentendido, así que les llamé. "Sólo para que lo sepan, lo hago porque no quiero arrepentirme de haber huido."

"¿Y a quién le importa? No te culparía por huir en una situación como ésta.”

"Además, no podrías tomar esta decisión sin al menos un poco de valentía,” añadió Roni.

Era como si ambas pudieran leer mi mente. Por supuesto, tenía sentido que la gente en este mundo supiera exactamente qué tan aterradores realmente pueden ser algunos monstruos.

"¡Relájate, eso es mejor a que digas alguna mentira!" Dijo Clena con una sonrisa, y sus palabras fueron sorprendentemente tranquilizadoras. Ella se veía frágil cuando curé sus quemaduras, pero en ese momento, parecía una mujer verdaderamente confiable. "...no estás pensando en nada raro, ¿verdad?"

Lo siento. Estaba recordando cuando curé las quemaduras de tus pechos.

Una vez que decidimos que íbamos a quedarnos, nos preparamos para luchar, en lugar de huir, y luego salimos de la tienda. Roni me ayudó a ponerme mi brigandina. Era de un tipo diferente a la mía, pero la armadura de metal que llevaba Clena era difícil de ponérsela sola, así que Roni estaba acostumbrada a ayudar. Gracias a eso, ella era una asistente extremadamente hábil. Podía sentir los ojos de los aldeanos sobre nosotros mientras caminábamos hacia los guerreros. Rulitora fue el primero en notarnos.

"Sir Touya, ¿por qué va vestido así?"

"Necesitas un escuadrón de curación, ¿verdad?" Sonreí, y Rulitora se volvió hacia Dokutora en shock. Yo estaba tratando de actuar genial, y esperaba que no hubiera salido mal.

"¡Yo planificaré nuestra estrategia!" Clena declaró orgullosamente frente a los guerreros Torano'o.

Rulitora y los demás la miraron con incredulidad, pero Roni se puso en frente y se los explicó nerviosamente. "Veran… Lady Clena viene de una familia de estrategas..."

A pesar de la vaga explicación de Roni, llegué a la conclusión de que Clena provenía de una familia que estudiaba tácticas militares. La educación obligatoria no existía en este mundo, lo que significaba que Clena probablemente provenía de una familia de nobles militares o caballeros. A juzgar por la forma en que andaba y su ornamentada espada, tenía sentido. La tribu Torano'o no tenía ni idea de la estrategia, especialmente porque no habían pensado en pelear en grupos de cuatro hasta que yo lo mencioné, así que decidí mediar y escuchar lo que ella tenía que decir.

"Aun así, no hay mucho que podamos hacer en una situación como ésta,” comenzó Clena. Ella terminó sugiriendo un plan para dejar el asentamiento y atacar a los monstruos de frente. Allí, los guerreros se dividirían en dos grupos: uno para detener a la turba, y otro para atacarla desde un lado. El asentamiento de la tribu Torano'o estaba situado en el centro de un páramo llano, y sólo tenía una valla simple a su alrededor, lo que lo hacía bastante inadecuado para defenderse. Rulitora y los demás acordaron que sería difícil luchar y proteger el asentamiento al mismo tiempo, así que aceptaron el plan. Según Clena, este plan no funcionaría contra un ejército humano, pero sería efectivo contra una turba de monstruos, ya que se quedarían sin órdenes con un solo golpe sólido. A cambio, eliminar a quien controlaba a los monstruos era una necesidad absoluta.

El pequeño hombre encapuchado. Incluso sin el plan, no había manera de que pudiéramos ignorar a alguien que tenía la habilidad de quintuplicar sus fuerzas en una sola semana.

Los guerreros se dividían en un grupo delantero y otro trasero y marcharon. El grupo de adelante defendería de los ataques de la turba, mientras que el grupo de atrás daría la vuelta y atacaría por el costado. Clena, Roni y yo planeábamos pararnos en la parte de atrás del grupo delantero. La única pregunta que quedaba era quién comandaría cada grupo. Rulitora y Dokutora eran buenos candidatos, pero Rulitora quería usar su armadura de escorpión gigante para ayudar en la defensa, y Dokutora se negó rotundamente.

"Soy el actual jefe guerrero,” dijo. "Es mi trabajo proteger el asentamiento.”

"Hmm..." Una vez que escuchó eso, Rulitora se volvió incapaz de mantenerse firme – especialmente considerando cómo había renunciado a su puesto como jefe guerrero y abandonó el asentamiento – y decidió unirse al grupo de ataque.

Rulitora probablemente había querido usar su armadura para convertirse en el escudo de todos. Pero en la misma línea, su guja era mucho más fuerte que las lanzas que usaban Dokutora y los otros hombres lagarto. Que trabajara duro como atacante parecía ser la mejor opción.

Una vez que salimos un poco de la aldea, la enorme horda de monstruos apareció delante de nosotros. Estaban más cerca de lo que esperábamos. Si nos hubiéramos ido incluso un poco más tarde, podríamos habernos visto obligados a luchar contra ellos en una zona que podría haber acabado dañando el asentamiento. Dokutora detuvo a los guerreros, y nos preparamos para enfrentarnos al enemigo.

"Touya, ¿puedes convocar a tres espíritus de luz?" preguntó Clena.

"¿Quieres enviarlos como un ataque preventivo?"

"Sí, pero no quiero que golpees a los monstruos. Voy a utilizar tu poder para otra cosa."

"Oh, ya veo."

Hice lo que Clena me dijo y llamé a tres espíritus de luz, lo que me costaba casi nada de MP. Clena poseía un hechizo que le permitía tomar prestado el poder de varios espíritus para atacar. El Lanzamiento de Piedras que ella usó para ayudarme cuando estuvimos cazando había sido magia impulsada por espíritus de tierra. En este mundo existían personas que podían tomar prestado poder de ciertos espíritus y usar su magia. En el caso de los espíritus de la tierra, eran conocidos como geomantes. Clena, sin embargo, podía tomar prestado el poder de casi cualquier espíritu. Era un tipo de magia muy singular, algo que había aprendido de la prueba y error, más que de un libro de texto o de un profesor. Y como nunca había encontrado a nadie más que pudiera hacer algo así, ella no tenía un título de geomante. Aparentemente, nunca había pensado en autonombrarse así.

"Si puedes tomar prestado el poder de los espíritus... ¿Quizás podrías llamarlo magia espiritual?" Le pregunté.

"Realmente no tengo un nombre para eso, pero supongo que no está mal,” respondió Clena. "La llamaré magia espiritual."

"¿Seguro que no necesitas pensarlo mejor?"

Al final, nuestra conversación llevó a Clena a adoptar el nombre de "magia espiritual" que yo le había propuesto. Ya que la magia en este mundo era dividida como "magia clerical y todo lo demás", todo lo que caía en la segunda mitad era categorizado de una manera sorprendentemente azarosa.

"Lady Clena, el fuego está listo."

"Gracias, Roni."

Debajo de nosotros, en el suelo, Roni había iniciado una fogata para tomar prestado el poder de los espíritus de fuego. La magia espiritual de Clena tenía un inconveniente – sólo podía tomar prestado el poder de los espíritus que existían a su alrededor. En otras palabras, si ella estuviera en el interior donde no hubiera viento, no podría obtener energía de los espíritus del viento. Si ella estuviera fuera y el sol brillara, podría tomar prestado el poder de los espíritus de luz de esa manera, pero invocándolos le permitía absorber más poder con menos MP. Por eso Roni estaba haciendo fuego – para llamar a los espíritus del fuego al lado de Clena.

Roni era experta en este tipo de cosas. Tenía un alto nivel de STR y TEC, y era como una especie de chica multiusos. Incluso era todopoderosa cuando se trataba de las tareas domésticas. Sin embargo, todo esto era debido a su raza licaón. Ella tenía una estadística de STR baja en comparación con otros licaones, pero seguía siendo tan fuerte como un humano adulto promedio. Lo mismo ocurría con los hombres lagarto de arena – las habilidades físicas de los demi-humanos eran realmente asombrosas.

"Um, Sir Touya. ¡El fuego está caliente, así que por favor ten cuidado!" gritó ella.

"E-Está bien,” respondí.

Aparte del hecho de que ella tenía orejas de lobo donde deberían haber estado sus orejas humanas, y una cola de lobo saliendo de su trasero, se veía exactamente igual que un humano, y en realidad era bastante linda. Mientras yo seguía mirando a Roni, la turba de monstruos se acercó lo suficiente como para poder ver a cada monstruo en particular, y vi perros carroñeros, gembólicos y bueyes dorados entre la multitud.

"No puedo encontrar al tipo encapuchado,” murmuré. "Tal vez está escondido en la parte de atrás, o escondido en otro escuadrón..."

"No hay otro escuadrón." Clena rápidamente echó abajo una de mis ideas.

"¿Dónde está tu prueba?"

"He oído que los demonios tienen formas de controlar a los monstruos, pero no pueden usar monstruos que no existen. Dudo que haya podido reunir tantos en sólo una semana.”

"Entonces, ¿cómo...?"

"Con magia de invocación, sería difícil, pero no imposible. Especialmente si convocó a monstruos de las cercanías.”

"En otras palabras, ¿el encapuchado usaba magia para reunir a tantos? ¿Y por eso no puede haber otro escuadrón? Porque si se aleja demasiado de ellos, no podrá controlarlos.”

"...Sorprendente. No esperaba que te dieras cuenta de todo eso por ti mismo.”

"¡Wow! ¡¿Cómo lo has armado tan bien?!" gritó Roni.

"...Supongo que tuve suerte." Acababa de hacer una suposición basada en todos los juegos a los que había jugado, pero parecía que estuve en lo cierto. Clena y Roni me miraron sorprendidas, y no parecía que fuera a poder darles una explicación que ellas entendieran, así que decidí quedarme callado y hacerme el tonto.

"¡Hora de nuestro ataque preventivo!" Clena desenvainó su espada y la levantó al cielo. Pronto, los tres espíritus de luz se reunieron en la cima y formaron un gran orbe de luz. "¡Hazlos volar! ¡Flash!"

En el instante siguiente, parecía que el orbe se iba a expandir aún más – entonces, se transformó en un rayo de luz que cortó horizontalmente a través de la turba. Una vez que pasó, una explosión retardada sacudió el suelo, y algunos de los monstruos del frente salieron volando.

"¡Ahora!"

Siguiendo a Clena, Rulitora y los otros hombres lagarto comenzaron a arrojar piedras a los monstruos. Las piedras que iban desde el tamaño de pelotas de béisbol hasta balones de fútbol podían causar graves daños cuando se lanzaban desde los brazos de los hombres lagarto. Ante una lluvia de proyectiles de piedra, los monstruos se acobardaron y se detuvieron.

"¡Vamoooos!"

Instantáneamente, el grupo de Dokutora sacó sus lanzas y atacó. Su objetivo era recibir todo el peso de los ataques de los monstruos y detenerlos en su camino, pero no había necesidad de que se quedaran de pie y esperaran hasta que los monstruos llegaran a ellos. Después de que la magia de Clena y el grupo de Rulitora lanzaron piedras, un poderoso ataque frontal podría permitirnos ganar la ventaja. Esta era la clave de la estrategia de Clena.

Una vez que el ataque de Dokutora tuvo éxito, Rulitora comenzó a moverse. "¡Está bien! ¡Síganme!"

Con eso, él guiaba a los guerreros para que pudieran golpear a la turba. Mientras tanto, los humanos permanecíamos en el centro y apoyábamos a los guerreros defensores desde atrás.

"¡Lady Clena!" gritó Roni. "¡Ese está en problemas!"

"Sólo se está concentrando en lo que tiene delante... ¡¡Flecha de Llamas!!"

Roni continuó escaneando la primera línea y le hacía saber a Clena cuando alguien estaba en problemas. Cada vez que Clena recibía la señal, lanzaba una Flecha de Llamas, y un dardo ardiente se levantaba del fuego e iba hacia un monstruo. Ahora que los guerreros y los monstruos luchaban codo con codo, no podía lanzar más hechizos como Flash, pero podía atacar a monstruos individuales con hechizos como Flecha de Llamas. Como Clena no podía seguir el ritmo de los lanzamientos y encontrar gente por su cuenta, Roni usaba su vista para ayudar.

Mientras tanto, era mi trabajo usar Luz Sanadora para curar a quien fuera herido. Sin embargo, a todo el mundo le seguía yendo bastante bien, así que no tuve nada que hacer. No tenía tan buena vista como para ayudar a Roni, y como no podía desperdiciar mi MP, no tuve más remedio que quedarme a ver cómo se desarrollaba la batalla.

Parecía que los hombres lagarto habían ganado por el momento, pero como los monstruos nos superaban en número, nadie podía parar. Eran unos diez estutes desde donde yo estaba hasta las líneas de batalla, y podía oír rugidos y gritos de enojo haciendo eco. Esto era un campo de batalla. Pensé que me había acostumbrado un poco a la lucha, pero esto era mucho más intenso y aterrador de lo que nunca había sido la caza.

Pero no tenía tiempo de asustarme. A mi lado, Clena y Roni cumplían con su deber sin pestañear. No me importaba verme genial, pero tampoco quería parecer patético. Traté de fortalecer mis temblorosas piernas, y continué mirando directamente al campo de batalla mientras los pensamientos en mi mente iban a mil. ¿Voy a pelear así algún día?

"¡Ahí está! ¡Puedo ver a Rulitora!" Alguien gritó.

Justo cuando los monstruos recuperaron la compostura y empezaron a hacer rotroceder a Dokutora, el grupo de Rulitora entró por el costado. Los monstruos fueron tomados por sorpresa, y perdieron completamente su impulso. Mientras tanto, Rulitora y sus guerreros nunca dejaron de correr hacia adelante. Mientras miraba, recordé lo grandes que eran Dokutora y Rulitora. Sus cabezas siempre permanecían por encima de la multitud, así que podía ver exactamente lo que estaban haciendo.

Los movimientos de Rulitora eran especialmente impresionantes. Con un golpe de su guja, envió a varios monstruos a volar por los aires. Incluso cuando no estaba usando su habitual carga hacia adelante, podía balancear su arma y abrirse camino a través del enemigo, como si estuviera cortando un camino a través de la selva. Esta era la fuerza de un ex jefe guerrero Torano'o de Nivel 29. Dokutora, el actual jefe guerrero, no parecía tan llamativo como Rulitora porque estaba ocupado bloqueando los ataques de los monstruos. Probablemente estaba al nivel de Rulitora en términos de fuerza.

Parecía que el plan de Clena había sido un éxito. La balanza se inclinaba a nuestro favor. Aun así, no es como si no hubiéramos sufrido ningún daño. Una vez que unos pocos guerreros resultaron gravemente heridos, otros se acercaron para tomar sus lugares, mientras yo los sanaba con la Luz Sanadora.

Pronto, me encontré con un joven guerrero que había recibido de frente la carga de un buey dorado. Tenía una gran herida en el costado derecho, y la sangre brotaba a borbotones. Yo necesitaba tocar la herida para usar Luz Sanadora, así que puse mi mano sobre el agujero corneado.

"¡Gggh...!”

"¡Aguanta!" Le dije.

Sentí que mis manos tocaban algo húmedo y blando. Pero este guerrero había sido herido después de arriesgar su vida para luchar – no podía permitirme sentir miedo. Por el momento, sólo podría detener la sangre, pero era mejor que dejarlo seguir luchando sin sanarlo.

"...Gracias,” dijo. "Puede hacer el resto una vez que la pelea haya terminado."

"No hagas nada demasiado apresurado,” le dije.

El joven guerrero puso una mano en su lado palpitante y volvió al campo de batalla. Estaba preocupado, pero no pude detenerlo. Si él no estuviera allí, los otros guerreros tendrían una carga mayor que soportar. Una vez que lo vi partir, preparé un poco más de agua para el siguiente guerrero. No quería tocar a alguien con las manos ensangrentadas.

Después, curé a cinco guerreros más. Durante ese tiempo, tres monstruos se lograron colar a través del frente de batalla, pero los guerreros defensores los derribaron por nosotros. Gracias al grupo de Rulitora, el número de monstruos siguió disminuyendo. Entonces, una vez que sané al sexto, oí una voz que venía de adelante. Sonaba extrañamente chillona e irritante.

"¡Maldita sea! ¡No pueden dejar que lleguen más lejos!"

Una vez que detuve el sangrado del guerrero, miré en la dirección de la voz. No puedo decir lo que dijo después de eso, pero sabía que lo había oído en alguna parte antes.

"Esa voz de ahora mismo..."

"Creo que ese es el hombre encapuchado que nos perseguía,” dijo Roni, mientras sus orejas temblaban.

"Si podemos derrotarlo, al que invocó a estos monstruos, ¿ganaremos?"

"Para que lo sepas,” respondió rápidamente Clena, “derrotarlo no hará desaparecer a los monstruos que invocó. ¿Recuerdas cómo fue pisoteado la última vez, pero los monstruos seguían por ahí?"

"Ahora que lo mencionas..."

Con la magia de invocación, el proceso constaba de tres partes: la invocación en sí, la asunción del control y la devolución de lo invocado a su ubicación original. Dependiendo de lo que se invocase, algunas cosas podían ser devueltas instantáneamente derrotando al invocador, pero eso no parecía aplicarse a los monstruos del tipo bestia.

"Tal vez yo también estoy siendo controlado...", comencé.

"No, no,” dijo Clena. "Podríamos saberlo de un vistazo si lo estuvieras." Aparentemente, uno podía darse cuenta mirando a los ojos de la criatura – normalmente había algún tipo de diferencia entre ellos, como que estuvieran vidriosos o se vieran oscuros.

"¿Por qué estos lagartos se interponen en mi camino? ¡Maldito sea ese estúpido héroe!"

"... ¿Huh?"

No pude evitar reaccionar cuando escuché la chillona voz por segunda vez, y estaba bastante seguro de que lo había oído decir "héroe". En otras palabras, la razón por la que ese pequeño hombre encapuchado había reunido a tantos monstruos y atacado era porque sabía que uno de los héroes convocados estaba aquí. También era extraño cómo los monstruos que cargaban estaban preocupados por no dejarnos avanzar. Honestamente, no tenía sentido. Pensé en ir al frente de batalla para averiguar más, pero no me pareció posible a juzgar por la cantidad de guerreros que seguían cambiando y por la cantidad de heridos con los que tenía que lidiar. Mientras tanto, el grupo de Rulitora siguió derrotando a los monstruos hasta que, de repente, tuvieron menos de su lado que nosotros.

Si vamos a capturar a ese tipo, tengo que decírselo a Rulitora de inmediato. Entonces, escuché esa voz molesta una tercera vez.

"Ingratos... ¡Bien, que sea a su manera!"

Instantáneamente, una columna de luz surgió del suelo. Rulitora intentó cortar con su guja hacia él, pero fue desviado con un fuerte ruido, como si su espada hubiese golpeado algo fuerte.

"No me digas que es una barrera ritual..." murmuró Clena mientras miraba a mi lado.

"¿Una barrera ritual?"

"Una barrera usada para proteger a un lanzador cuando intenta activar un gran hechizo. ¡Debe estar intentando invocar algo enorme!"

Cuando miré de nuevo a la columna de luz, vi a Rulitora y Dokutora haciendo equipo. A pesar de sus esfuerzos, parece que no pudieron atravesar.

"¡Atrás! ¡Una onda expansiva estallará cuando la invocación tenga éxito!" Gritó Clena.

Hicieron lo que ella dijo, y se alejaron corriendo de la columna de luz. Inmediatamente después, llamas azules cayeron sobre el suelo, y algunos guerreros gritaron. Algunos de ellos no pudieron huir lo suficientemente rápido, y fueron devorados por el fuego.

Detrás de las llamas, vi una gran sombra oscilando. Algo flotaba muy por encima de la cabeza de Rulitora.

Una vez que las llamas se dispersaron, vi un gigantesco globo ocular inyectado de sangre flotando en el cielo. No me molesté en mencionárselo a nadie, pero se sentía como una escena de batalla de un videojuego. Visualmente, parecía una bombilla gigante con cosas fibrosas colgando de ella, como las que se veían sumergidas en cultivos de agua. En el centro del orbe había un ojo enorme, mientras que los tentáculos de aspecto venenoso, venas, o lo que fueran, se extendían desde el fondo. Desde abajo, parecía realmente espeluznante, y el ojo en sí era enorme. Rulitora probablemente no podría agarrarlo aunque extendiera sus brazos hasta el límite.

El gigantesco globo ocular inyectado de sangre nos miró. ¿Cómo es que un monstruo como ese va a atacarnos?

"¡Mwa ha ha ha ha! Ya se divirtieron, lagartos, pero ahora es el momento de enseñarles lo tontos que fueron al desafiar al gran Maius!" declaró el hombre llamado Maius, en voz arrogante. Debe haber tenido mucha confianza en su monstruo ocular gigante.

Quizás debido a la visión, los monstruos que quedaban habían empezado a correr en direcciones aleatorias. Gracias a eso, ahora teníamos una vista clara de Maius, que estaba de pie justo debajo del globo ocular.

Maius se quitó la capucha. Su piel no sólo era pálida, era de un blanco claro, y su cabeza no tenía pelo. Tenía el cuerpo de un niño, y aunque no podía ver su rostro tan claramente, parecía el de un anciano. Maius no parecía muy fuerte, pero considerando cómo acababa de invocar a ese enorme globo ocular, asumí que su poder mágico no era nada de lo que burlarse.

El globo ocular gigante era la verdadera amenaza aquí. Después de un grito de Clena, todos los guerreros lanzaron sus lanzas al globo ocular, pero todo lo que tuvo que hacer fue sacudir sus tentáculos para desviarlas. La guja de Rulitora era la única arma que parecía cortar a la criatura, pero el daño era insignificante. Esperaba que algunas de las otras lanzas acabaran golpeando a Maius en su lugar, pero desafortunadamente los tentáculos las derribaron a todas. Así que por eso está parado debajo de él.

"¡Clena!" La llamé.

Yo no sabía que ella ya estaba preparada. "¡Estoy en ello! ¡Flecha de Llama!"

Disparó un dardo directo al globo ocular, pero una vez más, los tentáculos lo bloquearon. Sólo parecían tentáculos, y no tenían base vegetal, así que ni siquiera se quemaban. Los guerreros levantaron sus lanzas y se pusieron en posición, pero dudaron, ya que sabían que las armas no funcionarían.

"¿Ahora te das cuenta de lo poderoso que soy?" Quería corregirlo y decirle que era el poder del globo ocular, no su poder, pero pensé que ahora no era el momento. En cualquier caso, Maius parecía muy orgulloso de haber conseguido desviar todos nuestros ataques. "¡Ahora para que prueben mi verdadero poder!"

Con eso, Maius levantó un dedo hacia el cielo – y el globo ocular sobre él. Pronto, vi una poderosa luz ardiendo dentro de la pupila. Escuché un gruñido, y asumí que venía del globo ocular. Pero Clena y los defensores estaban mirando a su alrededor, preguntándose de dónde venía el sonido.



Ya que sonaba como un gruñido, probablemente nunca imaginaron que vendría del globo ocular sin boca. El grupo de Rulitora también parecía perturbado, especialmente porque no tenían forma de atacar.

"Sir Touya, tengo miedo..."

Parecía que Roni era la única que se había dado cuenta de la inminente perdición a la que nos enfrentamos, y sus orejas estaban caídas. También parecía que más luz se había reunido en el centro del inmenso ojo que nos miraba. ¿Qué iba a hacer esa luz? Maius era el único que lo sabía. Sin embargo, yo tenía una suposición bastante buena, basada en todos los juegos y cosas a las que había estado expuesto.

"¡Todo el mundo, corran a los lados! ¡Ahora!" Una vez que escucharon mi voz, todos los guerreros empezaron a moverse. Clena y Roni se quedaron atrás por un segundo, así que agarré sus manos y tiré de ellas.

"¡Fueeeeego!”

Al momento siguiente, el globo ocular disparó un rayo que hizo un enorme agujero donde acabábamos de estar.

Ahora que entendí el ataque, emití un grito. "¡¿Estás bromeando?! ¡Ese tipo no tiene ningún respeto por el género de fantasía!"

Así es, era un rayo. El globo ocular acababa de dispararnos un masivo rayo láser.

El rayo infundió miedo incluso a los guerreros de la tribu Torano'o, los que entraron en pánico y retrocedieron. En respuesta, el globo ocular disparó sin piedad otro rayo e hizo otro enorme agujero en el suelo. Los bordes del agujero estaban quemados, y el olor me picaba la nariz. Si alguno de nosotros fuera golpeado por eso, probablemente no viviremos para arrepentirnos.

"Mwa ha ha ha ha! ¡No pueden seguir corriendo para siempre!"

El globo ocular disparó un tercer rayo, que aterrizó en el punto donde yo acababa de estar parado. Parecía que el globo ocular apuntaba a por mí, lo que confirmaba que Maius sabía que yo era un Héroe de la Diosa.

De pronto, recordé cómo Cosmos el Héroe había sido atacado por demonios. Maius debe haber sido el dueño de los ojos que Rulitora sintió en nosotros cuando nos fuimos. Deben habernos seguido desde Júpiter, luego se encontraron con Clena y Roni por casualidad y empezaron a perseguirlas.

"¿Qué pasa? Ni siquiera pueden defenderse, ¿verdad? ¡Vamos, quiero que se asusten aún más! ¡Arrástrense ante mí! ¡Arrodíllense ante mí y admitan su derrota!"

Como aún no habíamos contraatacado, Maius actuaba como si ya hubiera ganado, pero lo ignoré por el momento. Tenía asuntos más importantes en los que centrarme. Por suerte, el globo ocular no podía seguir disparando rayos sucesivamente. Una vez que disparaba uno, necesitaba algo de tiempo para recargarse. Además, una vez que terminaba de cargar, no podía cambiar de dirección, lo que significaba que siempre tendríamos la oportunidad de evadir. Eso significaba que no tendríamos que seguir corriendo por ahí para siempre, y también podía mantener a otras personas fuera de la línea de fuego.

"¡Que todo el mundo se aleje de donde sea que mire ese ojo! ¡Dispara el rayo cuando deja de moverse!" Grité en voz alta, para que todos pudieran oírme.

"¡Bi-Bien!" Una vez que me oyeron, el grupo de Rulitora se apartó de la línea de visión del globo ocular. Esto les dejó sin tiempo para atacar, pero como ese rayo era una muerte instantánea, realmente no teníamos otra opción. Clena se fue con los defensores, mientras que Roni seguía corriendo conmigo por miedo.

"¡Tch! ¡Muy inteligente!" Maius había estado parloteando hacia sólo unos momentos, pero ahora parecía mucho menos confiado, y sorprendido de que nos hubiéramos dado cuenta fácilmente de cómo funcionaba el rayo.

Aun así, eso no significaba que esta batalla se hubiera vuelto más fácil para nuestro bando. Correr de un lado a otro estaba minando nuestra resistencia, y todavía estábamos en el proceso de ser acorralados.

Tenemos que pensar en algo, de lo contrario esa cosa seguirá reduciendo nuestra resistencia hasta que pueda atraparnos, y eso está a sólo unos momentos, por desgracia. Casi fui golpeado muchas veces, y sólo había escapado por poco gracias a que Roni tiraba de mi mano.

"... ¡Ya sé!" De repente, se me ocurrió una idea. No sabía si realmente haría algo, pero valía la pena intentarlo. "¡Roni, dame una mano!"

"¡Sí!"

"¡Y todos los demás, sigan corriendo para ganar tiempo!"

"¡Oye, al menos podrías explicarte!" Clena gritó por detrás, pero no tuve tiempo de explicarle.

Después de esquivar el enésimo rayo, abrí rápidamente la puerta del Baño Ilimitado y salté dentro. "¡Apúrate y cierra la puerta!"

"¡S-Sí!" Después de saltar conmigo, Roni cerró frenéticamente la puerta, entonces ya no se oía el gruñido del ojo.

Era imposible que nada llegara al Baño Ilimitado desde el exterior, lo que significaba que podíamos prepararnos aquí en paz. Sin embargo, si nos demorábamos demasiado, podía poner a Clena y a los demás en peligro, así que teníamos que darnos prisa.

"Roni, esto es lo que sigue..."

"¡Bien! ¡Apurémonos!" Y así, Roni me ayudó a preparar algo. Después de unos minutos, nuestros planes estaban completos. Tomé nuestra arma especial, mientras Roni abría la puerta y echaba un vistazo a lo que estaba pasando afuera.

"El ojo no se mueve,” dijo. "Y el demonio aún está debajo de él."

"Saltaremos después de que dispare el siguiente rayo láser.”

"...¿Rayo láser? ¿Se refiere a esa luz?"

"...Sí, esa cosa." Parecía que la palabra 'rayo láser' no significaba nada para la gente de este mundo. ¡Concéntrate! No puedes perder esta oportunidad. Saqué todos los pensamientos innecesarios de mi mente y me concentré.

"¡Disparó el rayo!" gritó Roni. "¡Ahora!"

"¡Vamos!" Roni abrió la puerta, y yo me apresuré afuera.

El globo ocular gigante flotaba en el mismo lugar, con chispas alrededor de su pupila. Parecía como si acabara de terminar de disparar un rayo láser. Debajo estaba Maius, protegido por los tentáculos. Tampoco se movía.

Después de mirar a mí alrededor, vi que había nuevos agujeros, pero no había hombres lagarto caídos. Clena también estaba en buenas condiciones, lo que significaba que todo el mundo había podido seguir esquivando sin problemas. No puedo desperdiciar esta oportunidad. Rápidamente saqué mi arma secreta – la manguera – y la apunté un poco hacia arriba, hacia el globo ocular.

"¡Ahora, Roni!" Grité y sentí que las vibraciones se mecían a través del brazo que sostenía la manguera. Justo después de que Roni abriera la puerta, había vuelto al baño ilimitado. "¡Toma esto, ojo!"

El agua surgió de la manguera, creando un amplio arco, y asaltó al ojo flotante. Cuando Roni oyó la señal, abrió el grifo al que estaba conectada la manguera. El globo ocular intentó protegerse con sus tentáculos, pero a diferencia de las lanzas, que sólo tenían que ser desviadas una vez, estaba impotente contra el líquido. Y como apunté un poco hacia arriba con la manguera, el agua se derramó sin piedad por todo el globo ocular.

"Mwa ha ha ha ha! ¡Idiotas! ¡De todas las cosas para intentar... ¿Realmente creen que eso va a detener a mi...?!" La voz de Maius fue cortada por un chillido rompe tímpanos que explotó del globo ocular. A estas alturas, yo tenía mucha curiosidad por saber de dónde venía esa voz. "¡Imposible! ¡¿Cómo puede dañarse por mera agua?!"

"¡¿Quién dijo que era mera agua?!" El agua que había disparado era mucho más que eso, porque había vertido una botella entera de champú por la manguera.

El agua mezclada con champú ahora salpicaba todo el ojo. No estaba seguro de si funcionaría o no, pero si ese ojo era como un ojo humano, entonces valía la pena intentarlo.

"¿¡No me digas que este es el poder del héroe... Blergh?!"

Maius fue callado una vez más – en esta ocasión por el globo ocular mismo. Incapaz de soportar todo el dolor, el ojo había caído directamente hacia abajo, aplastando a Maius. No había forma de que saliera ileso.

Dándome cuenta de que esta era nuestra oportunidad, rápidamente llamé a Rulitora. "¡Rulitora! ¡Acábalo!”

"¡Sí, señor!”

Rulitora estaba de pie más cerca del globo ocular que los otros guerreros, probablemente para poder actuar como señuelo, lo que le permitió comenzar inmediatamente una carga hacia delante con su guja. Alcanzó el globo ocular en un abrir y cerrar de ojos, luego levantó su arma y la bajó con un estruendoso zumbido. Ese ataque cortó al globo ocular en dos.

Por fin, los tentáculos se detuvieron. Parecía que habíamos ganado. Una vez que vieron detenerse los tentáculos, los otros guerreros se sentaron exhaustos.  Me imaginé que estaban cansados de correr tanto. Dokutora, que seguía de pie, se acercó al globo ocular y luego tomó bruscamente a Maius, que en ese momento parecía un trapo sucio y golpeado. Quería escuchar lo que él tenía que decir, pero parecía que eso ya no era posible. Oh bien. Debería sentirme feliz de que hayamos conseguido ganar esta.

"Bueno, reúnan a todos los que están heridos... ¡Tendré que curarlos uno por uno!" Después de descansar un poco, claro.

Si tuviera que ponerlo en términos de los RPG, yo era el clérigo, o el curandero del grupo. Ahora, tenía que regresar y usar la Luz Sanadora para curar apropiadamente a todos aquellos cuyo sangrado había detenido temporalmente. Comencé a curar a los heridos más graves primero, pero sólo llegué a la mitad antes de desmayarme. Sentí que usar más MP me inmovilizaría completamente. Sólo quedaban los heridos leves, así que decidimos curarlos a todos mañana y regresamos al asentamiento. El resto de los hombres lagarto estaban ocupados recolectando carne y pelaje de los monstruos mientras yo trabajaba en la curación, y de acuerdo con Dokutora, este había sido su mayor botín hasta ahora. Ahora que nuestra batalla contra la inmensa horda de monstruos había terminado, parecía que todo había sido una gran cacería.

Por cierto, no pudieron obtener nada del gran globo ocular. Recordé cómo se comían a menudo los ojos de atún, así que pensé que podría ser comestible, pero desafortunadamente, nadie estuvo a la altura del desafío
– incluyéndome a mí. Sin otra opción, le pedí a Clena que se deshiciera de él junto con el cadáver de Maius.

Mientras veía las llamas elevarse, junté mis manos. Necesitaba hacer esto antes que nada para subir de nivel, pero tampoco podía ignorar la sensación de que este era un buen momento para orar. Los hombres lagarto se dieron cuenta de que yo estaba rezando, aunque no entendían exactamente para qué era, así que siguieron el ejemplo y ofrecieron oraciones a su manera.

Esa noche tuvimos un gran banquete. Los hombres lagarto planeaban curtir las pieles y ahumar la carne que habían recogido en la batalla, pero también cocinaron una parte para la cena. Debido a lo mucho que había, sólo cocinar un poco de ella creó lo suficiente para un banquete a gran escala. Roni también tuvo la amabilidad de añadirle sabor a nuestra carne.

Junto a nosotros, Rulitora y Dokutora estaban enfrascados en una acalorada discusión, y como los niños que se habían encariñado conmigo en cambio estaban absortos en la carne, yo estaba a solas con Clena y Roni. Ellas se veían cansadas por todo lo que habían hecho, especialmente Clena, que me habló en un tono lánguido.

"Hey Touya, ¿qué vas a hacer de ahora en adelante?"

"Bueno, primero necesito llenar la reserva..."

"¿Y después de eso?"

"Después de eso... Todavía no he pensado en ello." Cuando dije eso, ella me miró fijamente a la cara.

Tenía la sensación de que sabía lo que ella quería decir. Su objetivo era encontrar el reino del desierto, que existió en algún lugar del desierto en el centro del vacío. El reino del desierto solía pertenecer al Señor Demonio, y ya que fui convocado como un héroe para luchar contra el Señor Demonio, no podía actuar como si esto no tuviera nada que ver conmigo.

Clena miró más allá del asentamiento al desierto mientras hablaba. "Al parecer, hace 500 años, antes de que se destruyera el reino del desierto, esta zona todavía estaba llena de vegetación.”

"¿Pasó algo en la batalla entre el primer Rey Sagrado y el Señor Demonio?" Le pregunté, y Clena agitó la cabeza.

"Bueno, algo sucedió que fue lo suficientemente grande como para crear esas reservas, pero no conozco los detalles. Por eso quería ir al reino del desierto, para poder averiguarlo.”

"Ya veo..."

Reflexioné sobre esto por un momento. Clena y Roni me miraban con los ojos llenos de expectativa, pero yo estaba más interesado en esta historia de lo que ellas creían. Después de todo, la única razón por la que me llamaron fue para poder hacer algo con respecto al Señor Demonio, que supuestamente estaba a punto de romper su sello – pero no tenía detalles sobre él. El como la gente seguía hablando de detener al Señor Demonio, me parecía extraño que nadie supiera de dónde venía ni qué era exactamente... Pero si toda esa historia hubiera sido simplemente borrada, entonces tendría sentido. Quizás la clave para desvelar los misterios detrás de esa historia perdida estaba en el reino del desierto.

Honestamente, no quería luchar contra el Señor Demonio, y quería evitarlo si era posible. Al mismo tiempo, sabía que no podía quedarme de brazos cruzados y huir si pasaba algo. Con eso en mente, quizás sería útil investigar la tierra donde nacieron el Señor Demonio y los demonios mismos.

"Pensé que los hombres lagarto de arena podrían saber algo al respecto..." dijo Clena, mientras miraba hacia otro lado.

Seguí sus ojos hacia el anciano. Por la palabra "anciano", mucha gente podría imaginar a un viejo pequeño con la espalda doblada, pero eso no se aplicaba a la tribu Torano'o. Aquí, los ancianos ascendían de los jefes guerreros, y el anciano que estaba ante nosotros ahora no era más pequeño que Rulitora o Dokutora. Era difícil saber si un hombre lagarto era viejo, joven, macho o hembra a primera vista, pero sus escamas se volvían más duras a medida que crecían, y las escarpadas escamas de este anciano, con su descolorido tono ámbar, me decían lo viejo que era.

"Vine a agradecerles por salvar a mi gente y al asentamiento..." El anciano entrecerró los ojos. "Hay algunas tradiciones orales que los ancianos heredamos, pero todas están relacionadas con el liderazgo de la tribu, así que no estoy seguro de que pueda ser de ayuda..." Sacudió lentamente la cabeza.

Desafortunadamente, las tribus de los Torano'o no poseían tradiciones orales relacionadas con el reino del desierto – pero Clena se mantuvo obstinadamente firme.  "¡Espere un minuto! ¡Escuché que ustedes descienden de los habitantes del reino del desierto!"

"Oh sí, yo también escuché eso. Pero, ¿hay algo de verdad en ello?" Le pregunté.

El anciano negó casualmente lo que habíamos dicho. "Me temo que eso es incorrecto." Según el anciano, la tribu Torano'o se trasladó a este páramo después de que ya se había convertido en un vacío. Sus ancestros habían viajado a través de la costa y habían entrado en el vacío desde el sur, e incluso habían evitado el desierto cuando viajaron al extremo norte. Una tradición oral de la tribu advertía acerca de acercarse al desierto debido a los peligros que había dentro, pero esto era simplemente una advertencia acerca de los peligrosos monstruos que existían allí.

"Pero..." Al darse cuenta de que no habíamos encontrado nada, Clena bajó la cabeza, mientras Roni la de daba apoyo frenéticamente.

"Oh, pero hay una... No estoy seguro de si está conectada con el reino del desierto, pero hay una tradición oral que habla de los demonios,” dijo el anciano.

"¿No está relacionado con el desierto?"

"No directamente". Clena y Roni miraron al anciano mientras hablaba. "Como les dije, nuestros ancestros entraron por el sur."

"Después de que ya se había convertido en el vacío."

"Sí. Llegaron a esta tierra después de ir hacia el oeste alrededor del desierto.... Pero en el camino, fueron atacados por demonios.”

"¿Atacados por demonios? No en el desierto, ¿sino en el páramo?" Pregunté, y el anciano asintió.

"No estoy seguro de los detalles, pero en el lado oeste del páramo había una gran puerta que rebosaba de demonios. Y más allá de la puerta había un enorme túnel subterráneo.”

"Un túnel subterráneo... ¿que conducía al desierto?" El anciano volvió a asentir, afirmando mi suposición.

Clena también parecía entender lo que esto significaba. Ella se inclinó hacia adelante y apoyó su barbilla en mi hombro mientras escuchaba. Podía sentir algo realmente suave que se me presionaba en la espalda. De hecho, se sentía como si dos grandes montículos se estuvieran aplastando fuertemente contra mí, pero a ella realmente no parecía importarle.

"Entonces, el anciano de la época trabajó junto con el jefe guerrero para destruir la puerta para que nadie pudiera volver a pasar por ella."

"¿Entonces no está completamente sellada?" Preguntó Clena, sólo para estar seguros.

El anciano se rió y agitó la cabeza. "No tenemos hechizos ni técnicas que puedan lograr esas cosas."

Cuando Clena y yo oímos eso, nos miramos y asentimos. "Vale la pena comprobarlo... ¿Puede decirnos dónde está la puerta?" Le pregunté.

"Es parte de nuestras tradiciones orales, pero supongo que podríamos hacer una excepción.”

Después de decir eso, el anciano miró a Clena y a Roni. Se sentía en deuda conmigo, pero no parecía querer decírselo también a las chicas.

Una vez que se dio cuenta de que estaba siendo observada, Clena se levantó. Sentí que la suavidad dejaba mi espalda y me volví para mirarla.

Entonces, dijo algo totalmente inesperado. "¡Está bien! ¡No me importa! Después de todo... ¡Necesito arriesgar mi vida con Touya para pagarle por lo que hizo por mí!"

"¡¿Arriesgar su vida?!" Chilló Roni.

En respuesta, murmuré débilmente: "...¿Qué?"

Junto con el anciano, Rulitora y Dokutora, que habían estado sentados a su lado todo el tiempo, parpadeaban confundidos. Recientemente me di cuenta de que los hombres lagarto parpadeaban más de lo normal cada vez que se sorprendían.

Me di cuenta de que tenía que hacer algo, así que me levanté y me volví hacia Clena. "Espera un minuto. ¿De qué estás hablando?"

"Hiciste lo suficiente por mí para ganarte esto. Eso es todo lo que quiero decir."

"¿Y qué hice exactamente?"

"Como dije antes, salvaste mis ‘dos’ vidas, ¿recuerdas?”

En otras palabras, todo lo que realmente había hecho fue salvar a Clena y Roni y curar sus quemaduras, pero para Clena, también la había salvado del destino de ser una mujer noble cubierta de feas cicatrices.

"Ahora mismo, no puedo pagarte con dinero ni nada de eso. Técnicamente, en una situación como esta lo mejor que podría hacer es convertirme en tu esposa, pero sigo siendo..."

"No, creo que arriesgar tu vida es mucho más de lo necesario.” Cuando pensaba en ello como en salvar a una damisela en apuros, o en cómo en las historias donde los padres ofrecían a sus hijas a la gente que les salvaba, podía entenderlo. En el caso de Clena, aunque fue repudiada, todavía tenía orgullo de su noble nacimiento. "No hay razón para que vayas tan lejos..."

"Tú fuiste demasiado lejos." Clena colocó suavemente una mano sobre su pecho.

Me quedé sin palabras. Cuando la miré a la cara, entendí todo. Clena no estaba diciendo esto porque sentía que no tenía elección. Realmente se estaba ofreciendo a mí a cambio de que salvé su vida. Miré un poco hacia abajo, y no pude evitar notar cuán firme y curvilíneo era su cuerpo. Y sólo tenía 15 años.

Clena realmente era una chica linda, con su cabello plateado, sus grandes ojos brillantes y su adorable cara. Permítanme ser honesto: ella quería arriesgar su vida por mí, y solox ese sentimiento fue suficiente para hacerme súper feliz.

"Dejemos todo eso de la 'vida' por un momento,” le dije. "¿Significa esto que estás dispuesta a ayudarme a buscar el reino del desierto?"

"Sí, por supuesto,” contestó ella. "Yo también quiero encontrarlo, ¿sabes?"

Al final, decidí cerrar las cosas aceptándola como miembro del equipo por el momento. No me llames cobarde, ¿de acuerdo? Ella empezó a hablar de arriesgar su vida por mí de repente, así que me quedé sin palabras. Clena y Roni habían estado buscando el reino del desierto desde el principio, así que ya habían estado arriesgando sus vidas incluso antes de que yo me involucrara – lo que significaba que Rulitora y yo les daríamos una mejor oportunidad de sobrevivir. Y además, ¿por qué iba a rechazar la oportunidad de viajar con dos chicas tan lindas? Ganar más miembros para mi grupo y tener la fuerza suficiente para bañarse con todas ellas estaba en la misma línea con la promesa original que había hecho con Haruno, Sera y Rium.

Una vez que tomamos una decisión, me volví hacia el anciano. "Anciano, ellas dos son miembros de mi grupo ahora. Si insiste en no decírmelo con ellas presente, las enviaré de vuelta a la tienda.”

"Hmm... Que así sea. Aunque es parte de nuestras tradiciones orales, esta no es exactamente una de las líneas más importantes.”

Ya que la tribu Torano'o vivía principalmente en el lado norte del vacío, la información que pertenecía al lado oeste no era tan importante para ellos. Sin embargo, no era algo que él pudiera decirle a cualquiera, pero yo estaba preparado para asumir la responsabilidad por Clena y Roni ahora que eran miembros de mi equipo.

"Está situado en el oeste..."

Todos tuvimos problemas para seguirlo cuando el anciano nos explicó la ubicación exacta de la puerta. Los hombres lagarto parecían tener formas únicas de dar direcciones.

Por suerte, Rulitora había estado escuchando, así que no teníamos que preocuparnos.

"Está bien. Sé dónde está eso.”

Roni sacó un mapa de la tienda para que pudiéramos confirmar la ubicación. "Rulitora,” dije. "¿Dónde está exactamente la puerta en este mapa?"

"No puedo estar seguro del punto exacto con este mapa... Pero creo que es por aquí.” Rulitora y Dokutora miraron el mapa, y luego trazaron un círculo alrededor del lado oeste del vacío. Terminó siendo un círculo bastante grande.

"No, creo que es un poco más al sur." El anciano extendió su mano y golpeó con su mano una garra en el extremo sur del círculo. No teníamos una ubicación exacta, pero ciertamente eso redujo las cosas. En este punto, el siguiente curso de acción era ir allí y encontrarla por nosotros mismos.

"Así que una vez que salgamos del vacío hacia el oeste, ¿tenemos que bajar un poco hacia el sur?" Preguntó Clena, mientras trazaba una ruta a lo largo del mapa.

"Podemos dirigirnos hacia Ceresópolis, y luego movernos hacia el este desde allí,” dijo Roni, señalando una de las grandes marcas de pueblos. Tenía el mismo aspecto que la marca de Júpiterópolis, y tenía escrito 'Ceresópolis' al lado.

"¿Qué clase de reino es Ceres?" Le pregunté.

"Son conocidos por su agricultura,” respondió Roni.

"Así que, un bonito reino rústico, ¿eh? ¡Supongo que esa será nuestra próxima parada!"

No podíamos irnos hasta que yo terminara de llenar la reserva, pero sí podíamos empezar a prepararnos. El anciano tuvo la amabilidad de que toda la tribu nos ayudara a prepararnos. No tuvimos más remedio que recoger comida para nuestro viaje desde el asentamiento, así que estaba realmente agradecido. Por supuesto, debido al lugar, teníamos una selección bastante limitada, pero no estaba preocupado.

"Voy a volver a la tienda a descansar un poco. ¿Qué hay de ti, Rulitora?"

"¿Podría quedarme a beber con Dokutora y los otros?"

"Claro, ¿por qué no? No necesito que me protejas mientras estemos en el asentamiento.”

"¡Muchas gracias!"

Aunque él era mi raver, no tenía intención de quitarle a Rulitora su libertad, y ahora era el momento perfecto para dejar que él hiciera lo que quisiera.

"Clena, Roni, ¿qué van a hacer ustedes dos?"

"Si vas a volver a la tienda, Touya, entonces iremos contigo." Clena estaba tan cansada que no tenía fuerzas para disfrutar del banquete.

"Por favor, sosténgase sobre mi hombro, Lady Clena." Roni parecía estar todavía en buena forma, pero había decidido volver a la tienda con Clena y descansar con nosotros.

Una vez que volví a la tienda, se me ocurrió algo. ¿Qué vamos a hacer con los baños esta noche? No tengo energía para volver a la reserva...  yo estaré bien sin bañarme por un día, ¿pero qué hay de Clena y Roni?

"Clena, Roni, ¿quieren lavarse? Si es así, saldré fuera.”

"¿Oh? Buen punto..." Clena miró al techo por un momento, luego cruzó los ojos y miró hacia abajo, profundamente pensativa. Finalmente, levantó la cabeza. "... ¿Quieres usar el Baño Ilimitado... juntos?"

Ella actuaba de forma casual, pero podía oír lo aguda que se había vuelto su voz. Su cara era de un rojo brillante, y sus ojos parecían muy preocupados.

"¿Huh? ¿Qué?" Roni miraba ansiosamente entre Clena y yo.

"Cálmate, Clena. ¿Qué es esto tan de repente? Quiero decir, estoy feliz... Muy feliz, pero..." Ante su repentina petición, no estaba exactamente tranquilo, pero sabía que no nos serviría de nada perder el control de nuestras emociones. Hice todo lo que pude para hablar con una voz tranquilizadora, para tratar de calmar a Clena. "Primero hablas de arriesgar tu vida por mí, y ahora esto... Te estás adelantando demasiado."

"Pero, yo..."

"Sé que tienes tu orgullo como noble. Y no estoy tratando de restarle importancia al hecho de que sané tus quemaduras... De hecho, me enorgullece haber podido eliminar hasta la última herida y hacer que tus senos vuelvan a ser prístinos.”

"¡En ese caso–!"

"Pero oírte decir que vas a arriesgar tu vida por mí es demasiado pesado como para lidiar con ello. ¿Los nobles causan problemas a la gente para pagarles? No lo hacen, ¿verdad?"

"Urk..."

"Ninguno de nosotros está tranquilo ahora mismo. Necesitamos refrescarnos."

"...Bien." Parecía como si hubiera conseguido calmarla por el momento. Junto a ella, Roni frotó su pecho con alivio.

Extendí un gran paño en el suelo dentro de la tienda y senté a Clena y a Roni. Decidí preparar un poco de agua fría para ayudarles a relajarse, pero cuando abrí la puerta del Baño Ilimitado, los hombros de Roni se movieron. "Eso es grosero, Roni", la regañó Clena.

Roni dejó que sus hombros cayeran. "Lo-Lo siento". Era tan lindo como sus orejas y su cola siempre se movían de acuerdo con sus emociones.

Tomé tres vasos, entré en el Baño Ilimitado, los llené hasta el borde con agua fría y pasé dos a Clena y Roni. Extendí un paño frente a ellas, tomé la taza que quedaba y me senté.

Después de que Clena bebió un poco de agua, me habló con voz tranquila. "De acuerdo. Ahora quiero volver a discutir el asunto del baño juntos.”

"No puedo usar el Baño Ilimitado a menos que esté dentro de él. Aun así, odiaría tener que mantener a los miembros de mi equipo fuera mientras lo uso yo solo.”

"Supongo que puedo entenderlo", dijo Clena, mirando a Roni. "Roni, o supongo que los licaones en su conjunto tienen una costumbre similar." Se refería a los demi-humanos lobos, la raza de Roni. "Siempre piensan en el rango primero cuando hay mucha gente presente. Son extremadamente leales, así que a menudo son contratados como sirvientes en Junópolis.”

"Interesante..." Supuse que era similar a cómo los perros domésticos ordenaban a las personas en términos de rangos incluso dentro de las familias, y en algunos casos, los perros se consideraban en un rango más alto que sus amos. Por supuesto, decir "Eso suena como un perro" para ella sería como decir "Estás actuando como un lobo" para un humano, así que me contuve.

"Yo quiero tratar a Roni más como una amiga que como una sirvienta, pero parece que ella no puede dejar de actuar reservada, así que me hace sentir mal que ella sea la única que interpreta su papel todo el tiempo.”

"Veo que tú también tienes tus problemas, Clena."

"Supongo". Clena y yo nos miramos y nos reímos. Sabes, quizá podamos llevarnos bastante bien...

"¡Pero somos amo y sirviente!" Roni protestó.

"Es verdad que eres mi raver personal, Roni. Ella fue la única que vino conmigo cuando mi familia me repudiaba.”

"¿Ah, sí?" No sabía por qué Clena había sido repudiada, pero me pareció mejor no tocar ese tema. En cualquier caso, la relación maestro-sirviente de Clena y Roni era exactamente como me la imaginaba.

"Ojalá pudiéramos ser más cercanas, sin preocuparnos por nuestro estatus,” dijo Clena.

"Pero yo..."

"¿Ves cómo actúa?"

Clena era la ama actual de Roni, así que era natural que ella actuara como una sirvienta. Pero como Clena quería que actuaran como amigas en pie de igualdad, no estaba satisfecha con eso.

"¿No puedes usar tu autoridad como su ama para liberarla de la servidumbre?" Le pregunté.

"Necesitas dinero para hacer eso. Y como está ligado a la ciudadanía, cuesta bastante,” respondió Clena. Supuse que eso significaba que estaba fuera de discusión, ya que Clena había sido desheredada. "Ojalá pudiéramos ser un poco más amigables la una con la otra, eso es todo."

"Es imposible. Soy un licaón..." Roni bajó los hombros una vez más.

Ella también quería ser buena amiga de Clena, pero aparentemente su herencia de licaón lo impedía. Cuando tomé esto en cuenta, pude ver que desde el punto de vista de Roni, ella y Clena pertenecían a un grupo en el que Clena poseía el rango más alto. Debido a eso, las costumbres licaonas de Roni no le dejaron otra opción que actuar como un leal sirviente de Clena. Esta era probablemente una de las razones por las que los licaones eran tan populares sirvientes en Junópolis.

¿Hay algo que pueda hacer por ellas? Muy pronto, se me ocurrió una idea.

"Clena, Clena, espera un minuto."

"¿Qué pasa?"

"Préstame tu oído un momento. Acabo de pensar en algo."

"¿Qué?" Clena se arrastró hacia mí y le susurré mi idea al oído. "Ya veo. ¿Eso podría funcionar?"

"¿En serio? ¿Te gusta mi idea?"

"¡No tengo problemas con eso! ¿Qué hay de ti?"

"¿Por qué iba a quejarme en este momento?"

"Supongo que tienes razón. En ese caso, será mejor que lo intentemos.”

Y así, mi siniestro complot tuvo éxito. Bueno, no era tan siniestro, supongo. Clena se volvió hacia Roni con una gran sonrisa en la cara. "Roni, escucha lo que Touya tiene que decir."

"¡Bi-Bien!" Roni hizo lo que se le dijo y rápidamente ajustó su postura.

Miré de frente a la cara de Roni, luego miré la cara de póquer de Clena y empecé a hablar. "Roni, Clena, quiero que se conviertan en mis nuevas compañeras de equipo. Pero para tener toda esa charla sobre arriesgar sus vidas por el momento. ¿Estamos bien hasta ahora?"

"Por mí está bien. Sin embargo, no olvidaré las dos vidas que salvaste.”

"¡Yo tampoco!" añadió Roni.

Sabía que no podía acabar con toda la charla sobre la "deuda", ya que infringiría el orgullo de Clena y Roni, así que primero quería que Roni aceptara ser miembro de mi grupo, tal como estaba planeado. "Y Clena es tu maestra, ¿verdad, Roni?"

"¡Sí!" dijo Roni con una feliz sonrisa. Eran ama y sirviente, pero me di cuenta de que Roni admiraba mucho a Clena.

"Pero creo que Clena quiere ser un poco más amistosa contigo, Roni."

"Sí..." La sonrisa en la cara de Roni se transformó rápidamente en una expresión deprimida. Era muy fácil de leer.

Parecía como si Roni no pudiera relajarse a menos que supiera que alguien tenía un rango más alto que ella. Esto vino de su sangre de licaón, lo que hizo que fuera un problema difícil de solucionar, pero también me dio la oportunidad de probar una estrategia específica.

"Roni, tú y Clena me deben sus vidas,” le dije.
 
"¿Eh? Oh, sí. Por supuesto."

Mientras miraba lo nerviosa que se veía Roni, continué. Me sentí un poco culpable, como si la intimidara un poco, pero Clena ya me había dado permiso, esa era mi excusa. "Nuestro otro miembro, Rulitora, es mi raver. Con eso en mente, ¿quién crees que tiene el rango más alto dentro de nuestro grupo? ¿Quién es el líder?

"Ese es... usted, Sir Touya."

"Entonces, como tu líder, tengo una orden para ti. De ahora en adelante, quiero que actúes como la amiga de Clena.”

"¿Entendido, Roni?" Clena sonrió. Parecía muy satisfecha.

Roni se veía sorprendida, pero una vez que entendió lo que estaba pasando, una sonrisa apareció en su cara y respondió con entusiasmo.

"¡Sí!"

Cuando Clena escuchó esa respuesta, su cara empezó a brillar. Los instintos de Licaón de Roni eran la única razón por la que actuaba como sirviente. Al final, ella también pensaba personalmente en Clena como una amiga.

"Roni, de ahora en adelante, vamos a ser amigas, no amo y sirviente,” dijo Clena. "¡Estoy deseando que pase!"

"¡Sí, Lady Clena!" Roni seguía refiriéndose a Clena de la misma manera, pero su actitud parecía haberse vuelto mucho más suave.

Mirar la sonrisa extática en la cara de Clena también me hizo muy feliz. Ella debe haber estado encantada. Los Licaones detectaban las filas dentro de los grupos y obedecían al líder. Por lo tanto, Roni había tratado instintivamente a Clena como su líder. Por eso me imaginé que todo lo que necesitábamos era alguien que tuviera un rango más alto que Clena. En otras palabras, yo – el que les salvó la vida a las dos. Yo simplemente me convertiría en el líder del grupo, mientras que Roni podría seguir siendo la raver de Clena. Esperaba que engañar la lealtad instintiva de Roni fuera todo lo que necesitábamos para que actuara más amigablemente. Puede parecer que estaba intentando controlar a Roni para mí mismo, pero Clena me había dado permiso sin pensarlo dos veces. Quizás porque había sido repudiada, Clena no tenía ningún problema con este tipo de cosas, pero si podía o no hacerse amiga de Roni era muy importante para ella.

"Si planeas usar nuestra deuda como excusa para robarme a Roni, entonces te diría que no, pero no lo harás, ¿verdad, Touya? Vamos a permanecer juntos, ¿no?"

"Por supuesto. Tengo conciencia, ¿sabes?"

"Entonces no tengo problemas con esto. ¡No cuando se trata de ti, Touya!" Dijo Clena con una sonrisa.

"Muchas gracias, Sir Touya." Roni asintió profundamente.

El problema ahora era si yo sería capaz o no de aceptar esta situación, pero ya había renunciado a preocuparme. Rulitora y yo éramos básicamente como jefe y empleado en ese momento. Rulitora no llevaba un registro de su edad exacta, pero aparentemente tenía más de 30 años, y cuando estábamos juntos nos veíamos como un adulto y un niño, así que era difícil para mí mirarlo como un amigo. Después de todo, Rulitora ya se había casado y tuvo hijos. Desafortunadamente, habían muerto en la batalla contra el gusano de arena, que había sido una de las razones por las que decidió venderse a sí mismo como un raver. Esto era parte de la razón por la que eventualmente caímos en una relación de jefe y compañero de trabajo. En todo caso, era lo más parecido a como un leal sirviente actuaría hacia el joven señor al que servía. Sólo tenía que tener cuidado de no convertirme en un joven señor estúpido.

"Recuerda, yo no tuve problemas en aceptar el comportamiento de Rulitora,” agregué.

"¿También te trataban así en tu otro mundo?" preguntó Clena.

"¡Para nada!" Me reí. Nací en una familia común y corriente, así que le respondí honestamente. "Me convertiré en el tipo de hombre al que Rulitora estará orgulloso de servir. Estoy listo para crecer."

Había jurado ser más fuerte para bañarme con Haruno y las demás, pero esto significaba básicamente lo mismo. Tenía que subir a ese tipo de estatus de alguna manera, o de lo contrario nunca podría bañarme con quienes quiero.

"Con ese objetivo en mente, esto no es nada. Y si eso resuelve tu problema también, Clena, entonces es la guinda del pastel.”

"¿Guinda... del pastel?"

"Significa que yo no podría ser más feliz."

A veces, había frases que no se traducían a través de la bendición de la Diosa de la Luz, lo que causaba algunos problemas. Los matices de ciertos refranes y modismos podían traducirse, pero eso no aseguraba que todo tuviera sentido, así que había que tener cuidado. Si hubiera un modismo que coincidiera en este mundo, simplemente se traduciría a ese, pero si no hubiera uno aplicable, se traduciría tal como está, usando el idioma de este mundo. Por ejemplo, nombres propios como nombres de monstruos y nombres de personas como Clena y Roni, simplemente me eran transmitidos como sonidos, sin ser traducidos. Otra desventaja era cómo me permitía leer y escribir, pero como no estaba acostumbrado a escribir en este idioma, me tomó mucho tiempo acostumbrarme. Había mucha gente en este mundo que no sabía leer ni escribir, así que el sólo hecho de poder entenderlo me daba más que suficiente habilidad, pero aun así.

De todos modos, lo siguiente que supe es que Clena me miraba fijamente con una sonrisa de oreja a oreja. Parecía muy feliz. Cuando pensé y recordé cómo había estado tan preocupada por Roni a pesar de estar al borde del colapso debido a sus quemaduras, me di cuenta de lo buena persona que era ella. No podía entender qué clase de familia noble querría desheredar a una chica así. Sin embargo, no parecía muy preocupada por ello, así que pensé que sería una mala idea que tocara ese tema. Además, gracias a su familia, yo había conseguido tanto que Clena y Roni se unieran a mí como nuevos miembros del equipo, así que decidí estar agradecido en su lugar.

Aquí, me gustaría hacer un pequeño análisis de cómo pensé que yo había aparecido ante Clena y Roni. Yo era un hombre sospechoso que viajaba con un hombre lagarto de arena. Ellas no tuvieron otra opción que entrar en una tienda de campaña conmigo, sin tener idea de lo que planeaba hacerles, pero para su sorpresa, les ayudé. Incluso curé todas sus quemaduras, que podrían haberles dejado cicatrices por el resto de sus vidas. Puede que parezca un poco engreído, pero espero que hayan encontrado algún encanto, o incluso algún tipo de "brecha" entre mi apariencia y mi personalidad. De cualquier manera, estaba agradecido de que Clena y Roni hubieran llegado a confiar en mí.

"Hablando de eso, ¿tú y Roni siempre han viajado juntas, Clena?" Le pregunté.

"Encontramos a varias personas que dijeron que se unirían a nosotros en el camino desde Junópolis hasta aquí, pero Lady Clena dijo que no podíamos confiar en ninguna de ellas,” respondió Roni.

"Todos eran más o menos bandidos. ¿No me digas que realmente pensaste que se podía confiar en ellos, Roni?"

"Eran sospechosos,” dijo Roni sin rodeos. Su sangre de licaón también daba un sentido del olfato extremadamente bueno, como el de un lobo. "¡Pero usted huele muy bien, Sir Touya!"

"Oh, gracias. Apuesto a que todo es gracias al Baño Ilimitado.”

Aparentemente, yo olía bien. Probablemente tenía algo que ver con el hecho de que usaba jabón del Baño Ilimitado para mantenerme limpio. Como siempre, mi don era útil en las cosas más extrañas.

"También estaba el problema de si podíamos o no mencionar algo sobre el reino del desierto,” agregó Clena.

Puesto que toda la historia del reino del desierto había sido borrada de toda la Alianza del Olimpo, buscarla se había convertido en algo parecido a meter la nariz en algún tema tabú. Como yo estuve interesado en el reino del desierto como lugar de nacimiento del Señor Demonio, y parecía digno de confianza, se habían llevado una impresión lo suficientemente buena como para ignorar el hecho de que apenas me conocían. Básicamente, fue como si hubieran encontrado a alguien con los mismos intereses. Podía entenderlo – especialmente cuando pensaba en cómo todos éramos creyentes éticos del mismo mito. Al final, también sentí que podría llevarme bien con Clena.

"Ahora, sobre el baño..." dijo ella.

"¿Todavía quieres seguir con eso? Me encantaría, ¿pero están seguras de que siguen de acuerdo con esto?" Clena parecía estar bien, así que terminé dudando. "Por supuesto, si sólo quieren usar el agua, puedo verter agua caliente en el barril que usan como siempre."

Pero Clena rápidamente echó mi propuesta por la ventana. "¿Por qué no solo te bañas con nosotras?" Por supuesto, mientras decía esto, sus mejillas también se volvían de un violento tono rojo.

"Como dije, no te salvé para forzarte a hacer cosas así." Intenté recordárselo.

"No me avergüenzo de nada en mi cuerpo. Y tú preferirías hacer las cosas así, ¿verdad?" Mientras hablaba, Clena caminó hacia mí e hizo su declaración ante mis ojos. Parecía que ella estaba forzando eso un poco.

Cuando la miré directamente desde mi posición sentado en el suelo, sus pechos redondos me impidieron verle la cara, pero estaba seguro de que se veía absolutamente triunfante. "... ¿Qué pasó con toda esa vergüenza que mostrabas cuando te estaba curando?" Le di un empujoncito.

En respuesta, Clena rodó sus ojos hacia el lado y empujó su cara hacia mí. "Un hombre extraño en el que no estoy segura de poder confiar, y un hombre en el que sí confío. ¿Por qué actuaría de la misma manera hacia ambos?"

"Touché.” Ella tenía razón. Clena había decidido confiar en mí, por eso ahora actuaba así.

"Creo que tienes oportunidad para crecer, pero esa falta de confianza te está reteniendo. Parece que todavía estás en un nivel bajo, así que supongo que es inevitable.”

"Déjame en paz."

"Un hombre de otro mundo como tú llegó hasta aquí con sólo un hombre lagarto de arena como compañía, así que apuesto a que no estás acostumbrado a viajar en grupo. No te preocupes, te ayudaré,” dijo Clena, con una risa divertida. Honestamente, no podría estar más agradecido. "Además, esta también es una forma de que te pague por adelantado."

¿Pagarme... por qué? Yo no tenía ni idea de lo que ella estaba hablando.

Entonces, Clena me dio otra sonrisa y continuó. "Por tu crecimiento y tu futuro."

"¿Porque soy un Héroe de la Diosa?"

"Esa es una razón, pero la principal es tu magia."

"¿Magia? Pero sólo puedo usar cosas básicas."

"Usaste esa magia básica para sanar mis quemaduras sin dejar una sola cicatriz, ¿no? Eso es mucho más sorprendente de lo que crees que es.” Clena colocó una mano sobre su pecho. Ella parecía algo feliz. "Acabas de comenzar a estudiar la magia clerical, pero ¿cuánto crees que se suele tardar en lanzar un hechizo?"

"Para Luz Sanadora, depende del tamaño de la herida, pero toma menos de un minuto convocar a un espíritu de luz."

"Eso es lo normal para la magia regular. Pero durante la semana pasada, has estado usando tu MP por más de seis horas al día con el fin de alimentar tu don. Y sólo vas a seguir usándolo de esa manera. ¿No crees que es increíble?"

"Pero mientras no lo use demasiado, apenas siento estrés físico."

"Sin embargo, el hecho de que lo uses continuamente es suficiente para mejorar tu MP. Y probablemente tu estadística MEN, también. La próxima vez que actualices tu tarjeta de estado, apuesto a que parecerá una locura. También recibiste una bendición de la Diosa de la Luz, recuérdalo.”

Las tarjetas de estado no eran lo suficientemente convenientes para mostrar las estadísticas en tiempo real, lo que significaba que las mías mostraban actualmente las estadísticas que yo había tenido antes de partir. Pensé que las batallas en las que había participado durante la caza mejorarían mis estadísticas físicas, pero si Clena está en lo cierto, entonces mi MP y MEN también van a crecer mucho. Si la fórmula fuera un minuto por hechizo, entonces lanzaría 360 hechizos por día. Cuando lo veo de esa manera, supongo que realmente me he estado entrenando a fondo.

"¿Así que estás diciendo que soy alguien por quien vale la pena apostar?" Le pregunté.

"Añadiendo el hecho de que nos salvaste, y lo que discutiste con la tribu Torano'o, creo en ti ahora."

"Eso suena un poco calculador..."

"No sé con quién me estás comparando, pero estoy siendo honesta. Además, estoy segura de que en quien sea que estés pensando debe querer algo de ti también.”

"¿Quiere algo de mí...?"

Estaba pensando en Haruno, por supuesto. Cuando miraba hacia atrás, me pareció que la atracción de Rium hacia mí venía de la simple curiosidad, mientras que no podía negar que Haruno y yo habíamos buscado consuelo y santuario el uno en el otro. Sera era tan distraída que no tenía ni idea de lo que quería.

Huh. Así que eso es lo que quiere decir. De repente, entendí. Le había prometido a Haruno que nos bañaríamos una vez que fuéramos más fuertes, pero esa fuerza significaba el poder para hacer frente a una amenaza que proliferara en este mundo. Haruno probablemente había visto algún tipo de potencial en mí, y yo había decidido que quería ser lo suficientemente fuerte para estar a la altura de sus expectativas. Hasta ese momento, sólo había pensado vagamente en volverme lo suficientemente fuerte para cumplir mi promesa, pero gracias a las palabras de Clena, estaba empezando a ver los detalles concretos. Quería ganar el poder para sobrevivir en este mundo, y volverme lo suficientemente fuerte para proteger a las chicas. También quería ganar éxito y estatus social en este mundo – lo que significaba que tenía que responder a las expectativas de Clena y protegerla a ella y a Roni.

"De acuerdo. Er, quiero decir, gracias. Gracias a tus palabras, Clena, he conseguido una imagen más concreta de mi objetivo.”

"Me alegro de haber podido ayudar. Espero grandes cosas de ti.” Cuando habló, parecía un poco aliviada.

La miré a los ojos, y ella me miró fijamente. A pesar de ser desheredad, no había abandonado su orgullo como noble. Era una mujer segura de sí misma. En su mente, supongo que confiaba en mí como uno confiaría en una buena inversión. Algunas personas pueden sentirse enojadas por eso y llamarla conspiradora o calculadora, pero yo no me sentía de esa manera.

Clena creía que yo me iba a levantar para hacer grandes cosas. Si me enfadaba allí, entonces estaba destinado a fracasar. Aceptar su confianza y responder a ella fue el camino correcto. Necesitaba sentirme seguro y orgulloso de que ella confiara en mí, y hacer todo lo posible para no defraudarla.

"Bien, entiendo. Ahora, por favor, aprovecha esta oportunidad para decirme exactamente lo que quieres de mí.” Cuando dije esto, Clena me sonrió.

"De acuerdo. Parece que hay algunas cosas que no entiendes de este mundo, así que te lo explicaré desde el principio.”

"Por favor, hazlo.”

"Te conté cómo fui repudiada y desheredada, ¿verdad? Nosotras nos fuimos de viaje después de eso, y no hemos pertenecido a ninguna organización desde entonces. ¿Lo entiendes?"

Asentí. Si la llamara desempleada y sin hogar, probablemente ella se enfadaría.

"Lo que quiero es que te conviertas en un hogar al que podamos volver, Touya."

"En otras palabras, ¿su guardián?"

Clena asintió con ojos solemnes. Ya que Clena y Roni fueron desheradadas por su familia, tuvieron que apoyarse mutuamente por su cuenta. Probablemente tampoco habían podido encontrar a ningún miembro de equipo debido al reino del desierto y cómo fue borrado de la historia. Tal vez eso tuvo algo que ver con la razón por la que eran repudiadas.

Entonces aparecí yo – un Héroe de la Diosa que salvó sus vidas y parecía tener algún potencial para el futuro. También, yo era uno de los pocos humanos que estaba dispuesto a ayudarlas a buscar el reino del desierto, lo que se traducía en herejía en la Alianza del Olimpo. No me extraña que no puedan ignorarme. Si estuviera en el lugar de Clena, haría cualquier cosa para intentar unirme a mi grupo. Después de todo, había muy pocas posibilidades de que llegaran solas al reino del desierto. Era calculador, pero tenía más sentido que asumir que se había enamorado de mí a primera vista.

"Aún así..." murmuré. "¿Sería demasiado codicioso pedir un poco de amor también?"

"¿Eh? Eso viene después, ¿verdad? Además, a estas alturas, creo que ya te tengo mucho cariño...,” contestó Clena con cara seria.

Parecía que la filosofía detrás del amor y el matrimonio en este mundo difería un poco de la mía – aunque había oído que las cosas solían ser similares hace mucho tiempo. Estar rodeado de chicas lindas sonaba como la fantasía masculina suprema, pero sabía que las cosas nunca eran tan dulces en la realidad.

"Cuando me tocaste por primera vez, me sorprendí, pero me salvaste y todo..." dijo Clena. "Y negarse a huir y luchar en esa última batalla te dio muchos puntos extra. Me hizo sentir que podía contar contigo en una crisis.”

"¡Yo tenía miedo de la culpa que sentiría si huía, de verdad!"

"Sí, he llegado a ver eso como uno de tus puntos lindos." Clena sonrió maliciosamente.

"...Bueno, gracias." Estaba tan avergonzado que tuve que apartar la mirada de ella.

Para cambiar de tema, hablé con Roni a continuación. "¿Y tú qué quieres, Roni?"

"¿Eh? ¿Puedo decir algo también?"

"Por supuesto.”

"Roni, solo acepta su oferta,” añadió Clena.

"Uhhhh, umm..." Roni cruzó los brazos y pensó.

Como es la sirvienta de Clena, ¿siempre se ve a sí misma como la mitad de un todo?

Entonces, los oídos de Roni temblaron, y ella me habló con voz dulce e infantil.

"Ummm, por favor hágase buen amigo mío y de Lady Clena!"

Oh no. Siento que algo caliente va a salir a borbotones de mi nariz. ¡Es demasiado linda!  "... ¿Puedo abrazarte?" Le pregunté.

"¿Eh? ¿Qué?"

"Touya irá por la derecha, y yo por la izquierda." Resultó que Clena había estado pensando exactamente lo mismo.

"¡¿Qué?!"

Emparedamos a Roni, luego la abrazamos tan fuerte como pudimos y frotamos nuestras mejillas contra las suyas. Al principio, Roni parecía desconcertada, pero luego su cara se relajó, y empezó a verse feliz. Ella es tan linda.

"Oye, ¿no crees que ya es hora de que nos demos un baño?" Después de darle un poco de amor a Roni, Clena me invitó a bañarme con ella una vez más. Sus mejillas estaban carmesí como siempre, y su voz sonaba algo como un chillido.

Sinceramente, me alegró mucho la idea de bañarme con ella, pero aún no estaba seguro de si era una buena idea o no. Si tomo en cuenta la discusión que acabamos de compartir, puedo ver que es una ventaja que podrían ofrecer a cambio de mi protección. Por otro lado, no tienen nada más que ofrecerme en primer lugar.... En ese caso, ¿debería aceptar honestamente sus sentimientos y tener cuidado de no pedirles demasiado?

"... Está bien,” dije. "Hagámoslo. Clena, Roni... ¡Quiero que se bañen conmigo!"

He tomado una decisión. Voy a bañarme con ellas, y a protegerlas.

"Esos son los ojos que me gusta ver,“ dijo Clena. "Roni, ¿qué dices?"

"Oh, yo también me uniré, por supuesto. ¡Por favor, déjeme lavarle la espalda!" Con una gran sonrisa, Roni movió la cola y accedió a bañarse con nosotros.

Ella estaba actuando como una sirvienta, lo más probable es que a propósito. Actualmente, ella estaba vestida con una camisa de manga larga y pantalones bajo su armadura, pero apuesto a que se vería muy bien con ropa de Maid. También pensé que sería bueno ponerle un kimono y hacerla lucir como una dependienta de posada al estilo japonés. Ella era tan obediente que casi me preocupaba, pero también me hizo querer hacer todo lo posible para protegerla.

Cuando miré a Clena, vi que también le estaba dando a Roni una sonrisa cálida y protectora. Probablemente se sintió de la misma manera que yo. Cuando nuestros ojos se encontraron, ambos nos mostramos sonrisas llenas de amor. En ese momento, nos entendimos completamente. Ambos necesitábamos hacer todo lo posible para proteger a Roni.

"¿Pero está segura de que está de acuerdo con esto, Lady Clena? Últimamente, su barriga se ha vuelto un poco..."

"¡Nadie te pidió que mencionaras eso!" Clena gritó rápidamente, con la cara roja.

"¡Sí, señora!"

Aunque parecía enfadada, la cara de Clena se veía un poco feliz. Roni probablemente nunca le había dicho algo así antes. De cualquier manera, me faltó el coraje para comentar la situación, así que me resigné a verlas tontear en silencio.

Unos momentos después, entramos en el Baño Ilimitado. Clena y yo llevábamos mudas de ropa, mientras que Roni traía una tabla de lavar y un palo de madera. Durante nuestros viajes, la hora del baño sería la oportunidad perfecta para lavar la ropa. Después de todo, ¿dónde más podríamos conseguir tanta agua a la vez?

"¿Eh? ¿Qué es esto?"

Vi que había algo rojo en la esquina del vestuario, así que fui a recogerlo. Resultó ser las bragas de color rojo brillante que Clena había estado usando cuando curé sus quemaduras. Aparentemente, ella se las había vuelto a poner, y como yo sólo había estado usando el Baño Ilimitado para sacar agua y jabón, tampoco las había notado.

"¡Hey! ¡Devuélvemelas!"

A Clena no le molestaba que nos bañáramos juntos, pero esto parecía demasiado embarazoso. Con la cara roja una vez más, me las quitó de las manos. Trató de esconder las bragas detrás de su espalda, pero yo no iba a entender nada de esto.

"Espera, Clena. ¡Muéstrame esas bragas una vez más!"

"¡¿Qué?! Pero..."

"¡¿Por qué las dejaste aquí?!"

"... ¿Huh?" Clena parecía absolutamente estupefacta.

"Hasta ahora, siempre me he asegurado de que no quedara nada aquí antes de cerrar la puerta."

"Uhh.... ¿Por qué?"

"Toda el agua caliente que dreno vuelve a mi reserva de MP. Si te hubieras dejado las bragas aquí, también podrían haberse convertido en mi MP.”

"Um... Eso es, uh..." Pude entender lo incómodo que la hacía sentir. Ni siquiera estoy seguro de cómo me siento yo acerca de que las bragas de alguien se conviertan en mi MP. No entendía cómo funcionaba realmente, pero siempre me había asegurado de no dejar nada dentro aparte de lo que estaba originalmente allí, así que en realidad había realizado un experimento improvisado con sus bragas.

"A juzgar por lo estiradas que son, estoy segura de que son las bragas de Lady Clena." La valoración de Roni confirmó que las bragas eran de Clena.

"¡No las llames estiradas!" Parecía que tanto su trasero como sus senos estaban en medio de un crecimiento acelerado.

"...estoy seguro de que todos tenemos muchas cosas en la cabeza ahora, ¿pero qué tal si nos bañamos ya?" Les sugerí.

"Sí. Por supuesto, vamos.” Clena probablemente estaba feliz de vernos dejar de hablar de sus bragas, así que estuvo de acuerdo con una cara exasperada.

Primero, Roni se quitó la ropa sin dudarlo. Miré su cuerpo de pies a cabeza. Aunque era una Licaón, sus uñas no se veían muy afiladas. Los Licaones tenían colas, pero no se hacían agujeros en los pantalones, y en su lugar tenían una cuerda atada a una muesca en la cola que usaban para atarla alrededor de la cintura. Cuando se desabrochó el cinturón, noté que llevaba bragas bajas. Aparentemente en este mundo, las bragas bajas eran populares ya que no ejercían presión sobre el abdomen. Tampoco se interponían en el camino de las colas, que era un mérito que sólo existía en un mundo de fantasía como este.

"¡Sir Touya, Lady Clena, yo ya estoy desnuda!" Roni estaba orgullosa de pararse como Dios la trajo al mundo, sin esconderse ni un poco. En este punto, era refrescante ver a alguien tan abierto como ella.

A pesar de que Rium se veía pequeña para su edad, era bastante madura psicológicamente. Por el contrario, Roni tenía la misma edad que Clena, aunque era un poco más pequeña. Sus senos no eran grandes, pero ciertamente sobresalían en un grado saludable. Su cintura era delgada, su trasero pequeño, y su forma se veía perfectamente curvada para una mujer de su edad. También tenía piernas largas y delgadas. En otras palabras, se veía físicamente normal para su edad, pero parecía un poco infantil por dentro.

De cualquier manera, era un regalo para la vista. Cuando alboroté su pelo espeso y voluminoso, ella entrecerró los ojos como si se sintiera bien y aceptó mi mano. Pude sentir directamente cómo me admiraba, y su sonrisa se veía muy radiante. Era tan linda que no pude resistirme a frotarla suavemente en la cabeza una vez más.

"¿Eh? Lady Clena, ¿pasa algo?" Preguntó Roni.

Clena seguía inquieta y aún no se había quitado la ropa. Parecía estar bien hasta que entramos, pero quizás el que habláramos de su cuerpo la había puesto más tímida de lo normal.

Cuando Clena se fijó en ella, se sonrojó y tímidamente me preguntó algo. "Hey, Touya. ¿Puedo hacerte una pregunta?"

"¿Qué?"

"¿Crees que soy... gorda?" Sus ojos solemnes me decían lo preocupada que estaba.

Decidí responder honestamente. "Creo que tu cuerpo redondito es muy sexy."

"Umm..."

"Es así, hablo en serio."

Clena parecía un poco molesta, pero yo lo decía en serio. Es cierto que en comparación con el cuerpo compacto y los rasgos de niña de Roni, Clena parecía más rellenita sobre todo – no iba a negarlo – pero la curvatura de su cintura y su cuerpo grueso la hacían desbordar de un encanto voluptuoso. Simplemente pensé que sería grosero llamar a alguien como ella 'gorda'. Después de todo, si fuera realmente gorda, no habría podido viajar desde Junópolis, en el norte, hasta este páramo. Su cuerpo tenía que estar bien entrenado, especialmente cuando se consideraba cómo era capaz de sostener tan bien sus explosivos pechos. Pero no se veía musculosa, sino más bien suave y femenina. Ese era otro de sus milagros.

"...supongo que esa es la esencia de lo que siento. ¿Qué te parece?"

Al terminar mi apasionado monólogo, Clena se quedó congelada, con la cara ardiente de roja. Parecía que no sabía qué decir, pero yo acababa de hacer todo lo posible para responder honestamente a su pregunta, así que esperaba que me diera un respiro.

Finalmente, como si no pudiera soportarlo más, soltó un grito. "¡Muy bien! ¡Me desnudaré! ¡¡Vamos, mira todo lo que quieras!!"

Mientras se quitaba la camiseta con energía, sus pechos se revelaban con un gran movimiento, envueltos por una tela y un sujetador anaranjado. Luego, se quitó los pantalones, permitiendo ver su voluminoso trasero y bragas del mismo color. Su piel era tan blanca que sus venas sobresalían, así que parecía que prefería ropa interior de colores, y tenía varios conjuntos diferentes.

"¡¿Y bien?!" En ropa interior, Clena se cruzó de brazos y se me reveló con orgullo. Claramente lo estaba haciendo para ocultar lo avergonzada que estaba, y se sintió un poco forzado. "Más importante aún, ¿por qué sigues vestido? ¡Apúrate y desnúdate!"

Cuando Clena me gritó con su rostro rojo brillante, por fin me di cuenta de que yo también estaba vestido.

"Permítame ayudarle, Sir Touya," dijo Roni.

"Oh, no, estaré bien. Puedo quitarme la ropa yo solo.”

Como nunca antes nadie me había ayudado a desvestirme, la idea me hizo sentir más infantil y avergonzado que cualquier otra cosa. Rulitora y yo nos ayudábamos a ponernos la armadura ya que era imposible hacerlo solos, pero esas eran dos cosas diferentes. Roni me miró decepcionada, pero yo resistí sus ojos y me quité la ropa. Pero tal vez algún día, cuando me convierta en un héroe exitoso, cosas así serán comunes en mi vida....

Clena y yo terminamos de desvestirnos casi al mismo tiempo. Si mis palabras le habían ayudado a recuperar su confianza, o si simplemente había dejado de preocuparse, estaba de pie orgullosa con las manos en las caderas, como si no tuviera nada de qué avergonzarse. Sin embargo, su cara estaba roja – lo que significaba que estaba avergonzada después de todo. Aún así, no podía creer lo enorme que eran. Antes de darme cuenta, estaba encantado con ella.

"Lo siento, pero creo que deberías usar una toalla después de todo. Las dos."

Al darme cuenta de la crisis inminente dentro de mí, les pedí a ambas que usaran toallas – mientras me aseguraba de imprimir sus hermosos cuerpos en mi mente. Podía imaginarme fácilmente cómo irían las cosas si todos decidiéramos bañarnos desnudos: estaría demasiado ocupado tratando de mantener la calma para disfrutar de cualquier cosa.

"Mu-muy bien. Toma, Roni, ponte esto.” Clena estaba actuando decepcionada, pero parecía aliviada.

"De acuerdo.”

Sabía que Clena había estado conteniendo su vergüenza. Al ver lo alegre que se puso, me di cuenta de que había tomado la decisión correcta y me até mi propia toalla a la cintura. Ahora, por fin estábamos listos para entrar en la bañera.

Una vez que entré al baño con la toalla puesta, le expliqué cómo usar el grifo, la ducha, el jabón y el champú. Clena y Roni no tenían nada más que toallas de baño, así que era muy excitante, pero hice todo lo posible para mantener la calma y explicar las cosas correctamente. La gente en este mundo sabía cómo usar jabón y toallas, pero todo lo demás era completamente nuevo para ellos. "Sé cómo usar el jabón, pero no el champú..." Eso es lo que Clena me dijo cuando les presté champú y jabón hace una semana. Mi jabón era similar al que tenían aquí, pero nunca habían visto un líquido como mi champú, así que entendí por qué reaccionaban así.

"¿Qué tal si les lavo el pelo a las dos y aprenden a usarlo de esta manera?" Le pregunté.

"...Bien," dijo Clena.

"Iré primero entonces, Lady Clena,” dijo Roni con una cara solemne, y luego se sentó en el banquillo.

Probablemente sintió que estaba a punto de convertirse en mi conejillo de indias. No era nada que diera susto, pero como era algo que experimentaba por primera vez, pude entender cómo se sentía.

"¿Los licaones tienen temperaturas más altas que los humanos?" Le pregunté.

"No creo que la de ellos sea tan diferente. ¿Por qué?" Preguntó Clena.

"Sólo quería asegurarme para la temperatura de la ducha."

Por lo general, era mejor ajustar la temperatura de la ducha un poco más alta que la temperatura corporal al lavar la cabeza, así que usé el panel para aumentarla un poco. Entonces, me senté detrás de Roni, mientras Clena se sentaba a mi lado en el borde de la bañera. El baño era estrecho, así que no había espacio para poner nada entre nosotros. Le dije a Clena que mirara para que pudiera aprender, pero parecía muy avergonzada y sólo me miraba de vez en cuando. Eso sólo me hizo sentir más avergonzado.

Intenté recuperar la cordura y miré el pelo color crema de Roni, sólo para darme cuenta de la gran cantidad que había. Bajaba hasta la cintura, pero el volumen era increíble, y el hecho de que ella fuera tan delgada sólo hacía que pareciera que había aún más. Encima de eso, era tan encrespado que mentiría si lo llamara cualquier cosa menos descuidado. Su pelo era salvaje y rebelde.

"Primero, tienes que mojar el pelo,” le dije.

"¡Sí!"

Dejé salir un poco más de agua caliente y le mojé el pelo. Roni sonrió, disfrutando de la sensación mientras el agua tibia se derramaba sobre ella. Cuando era niño, ayudaba a mi amigo a bañar a su perro de pelo largo en su casa, y esto me lo recordó. Las orejas de bestia de Roni estaban justo donde las orejas de un humano habrían estado, y una esponjosa cola de lobo se extendía desde su trasero y se deslizaba a través de un espacio en su toalla. Clena probablemente la había ajustado por ella. Aunque estaba concentrado en el pelo de Roni, no me había preocupado por sus orejas o su cola. Cuando dejé que la ducha mojara su cola, Roni se estremeció, como si sintiera cosquillas.

"¿Eso siempre vierte agua caliente a la misma temperatura? Wow..." Clena se maravillaba mientras miraba entre la ducha y el panel de control.

Nunca lo había pensado realmente, pero esto era mucho más que una rara curiosidad para la gente de este mundo. Como había tanto, me tomó un tiempo, pero finalmente logré mojar todo el cabello de Roni, y luego corté el agua de la ducha.

"Hmm. Su cabello se siente dañado. Tendremos que empezar con el producto de tratamiento.”

Como el cabello de Roni estaba dañado, primero le puse un poco de productos para el tratamiento en el cabello, el que le cayó por la espalda y luego lo masajeé suavemente.

"¿Qué estás haciendo?" preguntó Clena.

"Este producto de tratamiento ayuda a embellecer el cabello dañado. Normalmente, la gente lo usa después del champú, pero cuando lavas el cabello largo, es mejor masajearlo primero.”

"Hmm... Así que no es jabón, ¿eh?" Clena estudió el frasco. Supongo que era más como un suplemento nutritivo que un jabón.

"Ahora el champú. Roni, cierra bien los ojos. Si las burbujas entran en ellos, te dolerá.”

Cuando hablé con ella, Roni volvió a la realidad y sonrió. "¡Así que es como el jabón! ¡Entiendo!”

Mientras hablaba, la cola de Roni se movió y me hizo cosquillas en el estómago. Clena y yo nos miramos y nos reímos, luego me puse un poco de champú en la mano y se lo eché en la cabeza a Roni. En vez de usar mis uñas, me aseguré de usar las yemas de mis dedos para masajearlo y lavar el cuero cabelludo en lugar del cabello. Lo mismo sucedió con sus orejas y su cola. Cuando toqué sus orejas, Roni soltó un lindo chillido.

"Bien, espera un minuto con la espuma en la cabeza."

"Esto toma mucho tiempo..." Dijo Clena.

Después, agregué un poco de agua y utilicé mis manos para lavar suavemente la espuma, luego la terminé con un tratamiento basado en cómo se sentía el cabello dañado. El cabello de Roni parecía estar sufriendo mucho, así que hice un curso completo.

Una vez que terminé de lavar su cabello, me encargué de él suavemente. En otras palabras, no se podía frotar ni masajear – necesitaba no `limpiarle' el pelo, sino más bien ‘absorber la humedad' de él. Íbamos a sumergirnos en la bañera después de esto, así que absorbí toda la humedad que pude, y luego le envolví una toalla alrededor del cabello para que no entrara más agua. Como tenía tanto pelo, se veía más gracioso de lo que debería.

"¿Có-Cómo se siente?" preguntó Clena con curiosidad.

"Uf..." Roni se había relajado tanto que no podía responder.

Parecía que ella realmente lo había disfrutado, así que cerré mi puño a modo de victoria tras de ella. Eso fue todo lo que Clena necesitó para averiguar cómo procedería esto. Se le puso la cara roja y me miró como si tuviera algo que decirme.

"Ahora te toca a ti, Clena,” le dije. "Pero a este paso, parece que Roni no será capaz de aprender nada..."

"¿Podemos preocuparnos por enseñarle la próxima vez? Yo también quiero lavarme el pelo,” respondió ella.

"Claro. Bien, Roni, ven aquí y toma el lugar de Clena.”

Cuando senté a Roni en el borde de la bañera, parecía que iba a caer hacia atrás, así que la moví detrás de mí. Una vez que se sentó, Roni se agachó y se frotaba contra mi espalda. Se había derretido. Era linda, y me alegró sentirla contra mi espalda, así que la dejé hacer lo que quiso en silencio.

"Parece que será fácil lavarte el pelo, Clena."

"Roni tiene demasiado.”

"Muy cierto.”

Mientras hablábamos, empecé a lavarle el pelo a Clena. Sólo llegaba hasta sus hombros, así que no llevó mucho tiempo. Cuando lo toqué, me di cuenta de que no estaba tan dañado como el de Roni, así que decidí que el acondicionador sería lo mejor. Qué bueno que decidí hacerla usar una toalla. Si estuviera desnuda ahora mismo, probablemente estaría demasiado avergonzado como para actuar tan tranquilo.

Seguí los pasos adecuados y lavé suavemente el cabello plateado de Clena. Todo lo que tengo que hacer es asegurarme de no mirar hacia abajo, y estaré bien. Hombre, las toallas se vuelven sorprendentemente transparentes cuando se mojan...

"Hey,” dijo Clena, cuando terminé de aplicar el acondicionador y empecé a lavarle el cabello.

"¿Qu-Qué?"

No parecía tan encantada como Roni, pero sus mejillas estaban sonrojadas.

"¿Puedo lavarte el pelo también, Touya?"

"¿Para practicar?"

Ella me miró y asintió.

No podía negar que mi cabello sería el perfecto muñeco de práctica. "De acuerdo entonces, por favor, hazlo."

Con eso, cambié de lugar con Clena. Roni todavía estaba fuera de sí, así que la hice sentarse con las piernas cruzadas frente a mí cuando me senté en el banquillo. Fue tan adorable cómo frotaba su cuerpo contra mí.

Dudo que quieran leer sobre un tipo al que le lavan el pelo, así que me saltaré esa parte. Clena estaba tan concentrada en lavarme bien el cabello que empujaba su cuerpo contra mí hasta que sus tetas me tocaron la espalda, y luego se alejaba una y otra vez. Aunque no podía ver su cara, me di cuenta de lo asustada que estaba, lo que era muy lindo.

Desafortunadamente, no tenía nada que enseñarles en cuanto a lavar su cuerpo. Clena y Roni se sorprendieron al ver lo bien que hacía burbujas mi jabón, pero aparte de eso, todo era igual que en su mundo.

Primero, Roni lavó la espalda de Clena. Ambas parecían estar jugando y divirtiéndose mucho.



Por supuesto, tenían que quitarse las toallas para lavarse el cuerpo, y en ese sentido, yo estaba agradecido de que el jabón hiciera burbujas tan bien.

Clena terminó de lavarse primero, así que se puso la toalla y entró en la bañera. Cuando se sumergió, el exceso de agua se desbordó por encima. Era una bañera pequeña, así que era de esperar.

De repente, Clena se sonrojó, como si finalmente se hubiera dado cuenta de que yo la había estado mirando con una sonrisa dentada todo el tiempo. Entonces, ella usó ambas manos para salpicar un poco de agua caliente en mi dirección. Actué irritado, pero en el fondo lo estaba disfrutando en secreto, por supuesto.

"¡Usted es el siguiente, Sir Touya!" Roni hizo un gesto con una sonrisa.

Aparentemente, ella iba a lavarme la espalda. Obviamente no tenía ninguna razón para declinar, así que cambié de lugar con Clena y me senté delante de Roni.

Después de lavarme la espalda, Roni se metió en la bañera, que era demasiado pequeña para que pudiéramos entrar los tres a la vez. En otras palabras, tuve que lavar el resto de mi cuerpo por mi cuenta mientras ellas dos estaban en la bañera. Noté que Clena me miraba tímidamente, a pesar de que me había quitado la toalla para lavarme el cuerpo. Por supuesto, yo las había estado mirando fijamente a las dos todo el tiempo que se lavaron, así que no podía culparla exactamente.

Después de lavarme, me cambié con Roni. Sólo para que lo sepas, no estaba muy contento de exponerme ante ellas. Sólo me había tomado mi tiempo para darle espacio a Roni para calentar.

Clena parecía querer remojarse un poco más, así que me senté a su lado. Mientras tanto, Roni recogió la tabla de lavar y el palo y comenzó a lavar la ropa. Nos habíamos bañado por turnos durante mis experimentos en el templo, así que era la primera vez que me sentaba en la bañera con otra persona. Realmente se sentía apretado. Roni era delgada, así que ella y Clena probablemente habían cabido bien, pero mi físico masculino y el cuerpo rellenito de Clena no nos dejaron otra opción que empujarnos uno contra el otro.

Al final, Clena y yo empujamos nuestras espaldas hacia los lados opuestos de la bañera y nos sentamos uno frente al otro. No había espacio suficiente para estirar las piernas, así que yo abrí las mías mientras Clena se sentaba entre ellas.

Clena... Entiendo que te avergüences demasiado de mirarme a la cara, o tal vez no quieras que yo te mire a la cara a ti, pero de cualquier manera... ¡No mires hacia abajo! Estoy haciendo lo mejor que puedo para resistir esto, ¿de acuerdo?

Encima de eso, los brazos de Clena estaban empujando sus tetas hacia arriba y creando un escote increíble.

"¿No puedes hacer nada sobre lo apretado que es esto?" Preguntó ella.

"Siempre ha sido de este tamaño... Así de grandes son los baños privados donde vivo.”

"¿Baños privados? ¿Qué tan ricos son tu gente?"

"Bueno, no sé si otros países, pero es bastante normal tener uno en el mío. También he estado usando champú desde que era un niño, ¿sabes?"

"No me extraña que estés tan acostumbrado a esto... Tu mundo suena increíble."

Mientras hablábamos, me recordó cómo todavía vivía en otro mundo, a pesar de que me estaba bañando en un lugar muy familiar. El cabello plateado de Clena y el cabello color crema de Roni eran cosas que raramente veía en casa.

"Me pregunto si los dones crecen." Le pregunté. "Ya sabes, como los niveles y estadísticas."

"Probablemente sí, basado en el crecimiento personal."

"Oh. Bueno, no parece que esto vaya a ser útil en la batalla sin importar cuánto crezca, así que ojalá pudiera al menos encontrar una forma de hacerlo un poco más cómodo.”

"Sí, ojalá los tres pudiéramos al menos caber..." Clena miró a Roni. Seguí sus ojos y vi a Roni golpeando felizmente la ropa con su palo de madera. Parecía ser una fan del estilo de lavado a golpes. Se oía un repiqueteo, pero tal vez porque nací en el Japón moderno, me pareció muy incómodo que no tuviéramos una lavadora.

"De cualquier manera, verla tranquiliza el corazón..."

Tan pronto como puse una cara tonta, Clena me miró fijamente. "Ella es mía. Tú eres el líder del equipo, Touya, pero yo soy la maestra de Roni, y no lo olvides.”

Clena me había dado el puesto de líder del equipo y me había permitido convertirme en el nuevo blanco de la lealtad instintiva de Roni, pero no estaba dispuesta a dejarme tener a Roni para mí. Entendí exactamente cómo se sentía ella. Pero yo no era de los que se callan y retroceden, así que le respondí a Clena con una declaración honesta. "No te preocupes. Eventualmente, no importará, ya que tú también serás toda mía.”

"...espero grandes cosas de ti,” dijo Clena, mientras apartaba tímidamente su mirada.

Ahora que me había bañado con ellas, Clena esperaba grandes cosas de mí a cambio. Necesitaba tomar la responsabilidad apropiada, como hombre.

Después de salir del baño, esparcimos un gran paño en el suelo y nos preparamos para ir a dormir. La tela no era muy gruesa, pero como el suelo estaba cerca de la arena, no nos dolía la espalda. Las colas de los hombres lagarto se interponían si intentaban dormir boca arriba, así que todos dormían boca abajo acurrucándose. Pero nosotros no necesitábamos ir tan lejos, los tres íbamos a hacer fila y dormir uno al lado del otro.

Hasta ayer, Clena y Roni habían pertenecido a un grupo diferente al mío, pero como ahora éramos un equipo oficial, quería que probáramos a dormir juntos. Nos peleamos un poco por quién podía dormir en el medio, pero al final, Roni se impuso. La lucha por el centro había empezado entre Clena y yo, pero al final, Roni parecía muy entusiasmada por la oportunidad, así que decidimos cedérsela. También usamos una cuerda delgada que Clena tenía en sus cosas para colgar la ropa lavada dentro de la tienda.

Mientras veía a Roni tararear y felizmente colgar las bragas rojas, naranjas y dos blancas, le hice una pregunta a Clena. "¿Siempre cuelgan la ropa lavada por la noche?"

"¿Qué, quieres colgarla durante el día y sentarte a esperarla?"

La miré por encima del hombro. "...Oh, ya veo."

Pensé que colgar la ropa bajo el sol era la mejor manera de secarla, pero los viajeros estaban ocupados trasladándose durante el día. Y no es como si pudieran usar su ropa interior como bandera o algo así.

"La gente sólo lava la ropa así en las ciudades. Si encuentras una cabaña abandonada, supongo que podrías descansar allí unos días y hacerlo en el mismo lugar.”

"Sí, eso tiene sentido."

"¿Qué hiciste en tu camino desde Júpiter?"

"Nos llevó un día llegar a las montañas desde Júpiter, luego un día cruzar las montañas, luego otro día llegar al páramo y a la horda de monstruos."

Clena no podía creer lo que oía. "Qué horario tan loco..."

Aunque había sido necesario para salvar a la tribu Torano'o, yo también pensaba que había sido una locura. Por cierto, la tribu Torano'o dejaba su ropa a las esposas del asentamiento. Normalmente, sólo lavaban los taparrabos que llevaban puestos, así que no estaban acostumbrados a lavar grandes cargas de ropa, pero como el taparrabos era una prenda duradera hecha para viajar, no tenían que preocuparse de que se rompieran ni nada.

"¿No conoces el lugar donde la tribu Torano'o cuelga todos sus taparrabos?" Le pregunté.

"No, siempre te estoy siguiendo cuando andas por ahí."

Ahora que lo mencionó, me di cuenta de que también le había estado dejando mi ropa sucia a las esposas de los hombres lagarto, y nunca había ido allí. Como Clena siempre se había quedado conmigo, no había forma de que ella lo supiera.

"Dudaría en colgar la ropa fuera de la tienda," dijo Clena, "pero tal vez un lugar así funcionaría."

"De acuerdo entonces, te guiaré allí a primera hora de la mañana. De esa manera, todo debería secarse antes del almuerzo.”

"Pensándolo, con este clima..." El sol era muy fuerte en estos lugares.

"¡Ya terminé!" gritó Roni.

"Gracias por el trabajo duro, Roni,” le dije.

Cuando terminó de colgar la ropa, Roni se acercó y se sentó sobre la tela. Su cola se movía amigablemente.

Terminados los preparativos, decidimos irnos a dormir. Cuando miré al techo, pude ver el sostén de Clena colgado en la tienda de campaña y las estrellas en el cielo nocturno detrás de él. Me hizo sentir un poco avergonzado, así que me volteé de lado.

Roni ya estaba durmiendo profundamente en el medio, y cuando miré más allá de ella, mis ojos se encontraron con Clena, que también se había volteado sobre su costado. Oh no, esto es mucho más embarazoso.

"¡¿Por qué te diste la vuelta también?!" Susurró ella.

"Sentí que recordaría lo que la cosa que cuelga del techo normalmente esconde..."

"Urk... No importa. Gira para el otro lado.” Ya no podía ver su cara, pero adiviné que estaba roja.

De espaldas a las dos, traté de quedarme quieto. Todavía estaba un poco nervioso, y no estaba tan cansado como ellas, así que tuve problemas para dormir.

Entonces, oí a Clena susurrar desde detrás de mí. "Hey, Touya..." Cuando estaba decidiendo si debía o no darme la vuelta antes de responder, ella siguió adelante. "Cuida bien de nosotras a partir de mañana, ¿de acuerdo?"

Sentí un poco de timidez en su relajada voz. Me pregunto qué clase de cara está poniendo. En el momento en que me vino ese pensamiento, me di la vuelta y la miré.

"Sigue mirando para otro lado..."

"No, quería ver tu cara..." Me encontré incapaz de continuar mi oración. No había pensado en lo que haría después de mirarla.

Mientras trataba de entender por qué nos mirábamos fijamente, Roni agarró las manos de ambos y las empujó hacia su pecho, de modo que los tres nos tomamos de las manos en un semiabrazo.

"Tenemos que llevarnos bien..." dijo Roni con una sonrisa boba. Parecía que hablaba en sueños.

Deslicé mi mano un poco hacia adelante y entrecrucé mis dedos con los de Clena. Una vez que lo hice, ella movió su mano hacia mí y agarró la mía de vuelta. Esta vez, cuando nos miramos el uno al otro, ambos teníamos sonrisas suaves en nuestras caras. Me sentí muy bien.

Con las manos conectadas, nos fuimos a dormir, mirándonos bajo la luz de la luna que se deslizaba a través de la tienda.

El asalto de Maius había sido un giro inesperado, y me habían dicho que estaría bien que me escapara. Sin embargo, me alegré de haberme quedado y peleado.

Fuera de la tienda, podía oír a la tribu Torano'o disfrutando de su banquete. Clena se veía en paz, mientras que Roni estaba felizmente dormida. Me habría perdido todo esto si hubiera elegido huir. Estoy tan contento de haber conseguido reunir el poco coraje que tenía allí.

Entonces, algo llamó mi atención – más allá de los modestos montículos de Roni, sobre los que actualmente reposaba mi mano, pude ver el generoso escote de Clena, anidado justo debajo de su cabeza. Me había puesto antes frenéticamente una toalla de baño para no tener que experimentar la tortura de contenerme en su presencia, pero quizás me había precipitado un poco. No, esto es malo. Todavía tengo muchas más personas con las que bañarme: Haruno, Sera, Rium, y todas las demás mujeres hermosas que todavía no he conocido. Para hacer eso, hay cosas que necesito adquirir. Para proteger a las mujeres de este mundo, necesito poder, estatus y fama. Y más que nada, necesito la fortaleza mental para soportar bañarme sin toallas con una chica. Sé lo que pretendo... Sí... Ese baño masivo con el que una vez soñé... Mientras miraba los blancos pechos de Clena y reafirmaba mi determinación, cerré los ojos y caí en el sueño.


Baños Termales
“Los Sentimientos de Haruno”

Mi nombre es Haruno Shinonome. Soy una estudiante de secundaria de 16 años en una escuela de chicas. Ahora mismo, estoy en otro mundo, donde hago lo mejor que puedo como Heroína de la Diosa.

De camino a Atenea, nos detuvimos en un pequeño pueblo. No había una gran posada o templo allí, así que tomamos prestada una capilla y montamos una tienda de campaña en los alrededores. Como yo era una heroína, Sera, Rium y los tres caballeros del templo de los que nos hicimos amigos nos permitieron usar la capilla como refugio.

"¡Rin!" Sandra regañó a Rin, que no había perdido tiempo en acostarse en un largo banco dentro de la capilla.

Rin era un año mayor que yo, y tenía su cabello ondulado peinado en dos colas de caballo en miniatura. Era delgada y elegante, así que a menudo le pedía consejos de moda. Ella realmente sabía mucho.

Sandra, por otro lado, era alta, y mantenía su cabello azul en una cola de caballo. Ella tenía 18 años. Rin no era exactamente una vaga, pero era inteligente y siempre trataba de tomar el camino fácil, que a menudo molestaba a la más severa y seria Sandra.

"Voy a ayudar afuera. Sandra, ¿puedo dejarte esta zona a ti?"

"Por supuesto, Sera."

Sera y Sandra se llamaban por su nombre de pila. Tenían la misma edad y habían crecido juntas en Júpiterópolis. Una vez que Sera terminó de orar, trajo a Rium y se preparó para hacer la cena.

"Haruno, déjame ayudarte a quitarte la armadura."

"Gracias, Lumis."

Lumis, la chica que me estaba ayudando a quitarme la armadura, era muy delgada y pequeña, tanto que la gente a menudo pensaba que era más joven que yo, pero en realidad teníamos la misma edad – 16 años. Ella era con quien yo me llevaba mejor, y la única de las peregrinas que no se refería a mí como ‘Lady Haruno'.

Una vez que terminé de quitarme la armadura, fue mi turno de ayudar a Lumis. Actualmente tenía el pelo castaño en una cola de caballo lateral, pero solía tener un estilo de pelo corto que a menudo hacía que la gente la confundiera con un chico. No podía entender por qué – ¡ella era demasiado linda para eso!

Cenamos, pero aún era demasiado temprano para dormir, así que me senté dentro de la capilla y pensé un poco.  "Oiga, Lady Haruno." Rin me llamó, probablemente porque se había dado cuenta de que estaba aburrida. "¿Puedo hacerle una pregunta? ¿Qué le gusta de Sir Touya?"

"... ¿Um?"

Bueno, eso es bastante abrupto. Supongo que de repente quiere hablar de amor conmigo. ¿Qué somos, niñas de primaria en una excursión? Me gusta, pero... ¿Cómo lo sabe ella? Oh, debe habernos visto besándonos... Eso fue tan vergonzoso.

"Oye, Rin..." Sandra intentó detener a Rin con una mirada exasperada. Pero los ojos de Rin brillaban, y no la detendrían.

"¿Cuál es el problema? Necesito saber cómo se siente Lady Haruno, de lo contrario no sabré si está bien animarla o no.”

Lumis, te ves demasiado interesada por tu propio bien. Y Sera, te estás poniendo roja y todo eso, pero es tan obvio el cuanto quieres escuchar la respuesta.... No voy a decir nada, sin embargo. Digo, es demasiado vergonzoso. Y mi cara ya está ardiendo. Mis mejillas deben estar rojas como cerezas.

Recogí a Rium y le envié mis pensamientos a Touya, dondequiera que estuviera bajo el cielo estrellado. Al principio, él parecía un poco aterrador, pero pronto me di cuenta de que no lo era en absoluto. Era un pervertido, pero también una persona amable que se preocupaba por nosotras. Lo sé, lo sé, eso aún lo hace un pervertido.

Me habían presentado a varios candidatos de sexo masculino, pero todos parecían querer utilizarme, sobre todo con fines impuros. Me sentía más como si me estuvieran preparando un matrimonio arreglado que para buscar aliados con los que viajar, y dudaba que eso sólo estuviera en mi mente. Matrimonio político, ya sabes, ese tipo de cosas. Tal vez por eso él empezó a gustarme. En comparación con ellos, Touya actuaba mucho más considerado conmigo, así que me gustaba más. Tampoco, nunca hizo nada que no me gustara.

Comprendí que la razón por la que me gustaba probablemente se debía también al hecho de que era una de las pocas personas en las que podía confiar y sentirme cerca en este mundo alienígena. Pero Touya me salvó de tener que mirar un cabello sin brillo y recordar que estaba en un mundo completamente diferente. Cuando me llevó de compras para ayudarme a acostumbrarme a salir a este mundo, parecía una cita, así que estaba un poco emocionada. Honestamente, decidí besarlo esa noche porque quería quemar su memoria en mi corazón antes de que nos separáramos. Era la primera vez que alguno de nosotros besaba a alguien, así que pensé que se convertiría en un recuerdo importante. Al menos, eso es lo que esperaba.

No sirve de nada llorar por el hecho de que él vaya a bañarse con otras chicas por primera vez en lugar de conmigo. Esta es una decisión que tomé. Y no he renunciado a Touya. Me gusta, ¿recuerdan? Además, él dijo que quería bañarse con Sera, Rium y conmigo. Se me ha ocurrido mi propio plan, y creo que incluye conocer a sus nuevos amigos. Estoy seguro de que Touya sólo hará equipo con gente buena, después de todo. Por eso necesito apresurarme y ser lo suficientemente fuerte para sobrevivir en este mundo, para poder..."

"...Haruno."

"¿Hm? ¿Qué pasa, Rium?"

"Estás hablando."

"...¿Qué?" Mientras miraba a mi alrededor, vi a todas mirándome con ojos gentiles.

Estaba tan avergonzada que escondí mi cara. Estaba segura de que debía estar roja hasta las orejas.

Mi nombre es Haruno Shinonome. Soy una estudiante de secundaria de 16 años de una escuela de chicas. Ahora mismo, soy una chica que está enamorada de Touya Houjou.

Fin del Volumen 1

3 comentarios: