sábado, 19 de mayo de 2018

No Fatigue Capítulo 80 - La Reminiscencia de Alfred (Final)


No Fatigue: 24-jikan Tatakaeru Otoko no Tenseitan


Capítulo 80 - La Reminiscencia de Alfred (Final)

[Después del interrogatorio, finalmente entendemos el objetivo del enemigo.]

Reuní a Julia, Poporus y a cuatro de mis jefes de escuadrón y les expliqué la estrategia del enemigo que obtuvimos de los interrogatorios.

En primer lugar, el verdadero objetivo de la alianza de Señores Feudales de Sonorat del Sur era atraer al ejército del Reino de Santamana a su ubicación y destruirnos. En otras palabras, la alianza había logrado su objetivo.

Debido a sus números inferiores, tramaron empujar al ejército del reino a Golhatta y utilizar la ventaja geográfica.

Por esa razón, dejaron intencionalmente el fuerte a medio terminar, dejando sólo un pequeño número de soldados en el fuerte, y colocaron a los otros soldados en la cresta para una emboscada. Por supuesto, para destruir el ejército del Reino de Santamana con la estrategia de Hikisanbou.

[Sin embargo, según el interrogatorio, esa no es su única estrategia.]

La alianza había previsto la posibilidad de que aún así no podrían destruir las fuerzas del Reino, incluso con la estrategia de Hikisanbou, debido a nuestro abrumador número.

En caso de que el ejército del Reino fuera demasiado duro para destruirlo, la alianza renunciaría temporalmente a atacar y retrocedería.

Pero, el plan va aún más profundo a partir de este punto.

[La alianza pretenderá retirarse de nuevo al fuerte, y luego, en su lugar, pasarán de largo. En otras palabras, harán que parezca que están abandonando el fuerte.]

[¿Eh? ¿Así que ni siquiera se quedarán en el fuerte en el que pusieron todo ese esfuerzo?]

Preguntó Julia-san con una mirada de perplejidad.

[Aparentemente, habían planeado dar el fuerte al Reino de Santamana para empezar. No saben si el Reino decidirá usar el fuerte o destruirlo después de esta campaña, pero en cualquier caso, tenemos que poner a nuestros soldados dentro. Por eso, aunque se están retirando, la alianza mantendría su formación detrás del fuerte.]

Después de recibir daños menores de la estrategia de Hikisanbou, el ejército del Reino optaría por entrar en el fuerte, dándoles la oportunidad de reorganizarse. Aunque está incompleto, el fuerte era más fácil de proteger que de atacar.

[Asumiendo que realmente pongamos soldados en ese fuerte, ¿qué planean hacer ahora?]

Preguntó Poporus-san.

[Planean quemar el fuerte.]

[¿¡Quemarlo!?]

[A pesar de que los muros exteriores son de piedra, el interior es de madera. Además, prepararon algunos trucos para asegurarse de que el fuego se propague fácilmente. En otras palabras, convertir el fuerte en un ataúd gigante para encarcelar a nuestro ejército y quemarnos a todos y cada uno de nosotros.]

Los soldados enemigos con los que nos encontramos anteriormente eran magos y sus unidades de escolta fueron arregladas para quemar el fuerte, después de que el ejército del Reino de Santamana entrara en él.

Después de confirmar que el ejército de Santamana había entrado en el fuerte desde este lugar, que tiene una gran distancia de observación, se acercarán al fuerte y dispararán hechizos y flechas de fuego para quemarlo.

Por supuesto, será difícil prenderle fuego con una sola unidad. Unidades similares de magos y soldados se dispersaron por todo el fuerte y se supone que le prenderán fuego, atacando en oleadas, cuando se les dé la señal.

[¡Espera un segundo! ¿No es su objetivo invadir Santamana y saquear la comida de la región productora de granos en nuestra zona noroeste? El fuerte es su punto de apoyo para la invasión, así que ¿por qué lo quemarían si es tan importante...?]

[Una vez que el ejército atacante de Santamana haya sido acabado, la alianza puede invadir el reino sin mucha resistencia. Nosotros redujimos la defensa de Ranzrack para aumentar el número de nuestros soldados para esta campaña. Una vez que lo capturen, no les importará este fuerte. Sus líneas de suministro pueden ser estrechas, pero ni siquiera tienen comida en primer lugar, así que no importa.]

[Increíble......]

Poporus-san se quedó sin palabras.

Puedo entender ese sentimiento. Un plan desesperado donde un solo error podría llevar a su ruina.

Si lo piensas, como punto de apoyo para atacar Santamana, la posición de la fortaleza a medio terminar no es tan buena. Si su plan era cavar un camino a través de la cresta, deberían haber atacado inmediatamente. El hecho de que estén construyendo tranquilamente un fuerte para protegerse es definitivamente extraño.

[Haaah... será que se piensan las estrategias bastaaante.]

Murmuró Julia-san, su expresión era indescriptible.

Como se espera de un país que está constantemente en estado de guerra civil, son expertos en la planificación de estrategias complicadas.

[Entonces, ¿qué estamos planeando hacer, Prin Alfred-san?]

Ella preguntó.

Tenía la sensación de que su habla está volviéndose cada vez más informal. Me pregunto si era porque se está confiando a mi alrededor.

[El General Fergusson está haciendo todo lo posible para luchar contra su estrategia. Bueno, no esperaría menos de un comandante tan audaz y valiente.]

[¿Valiente? Es una forma extraña de pronunciar "estúpidamente imprudente,” ¿no?]

No pude evitar sonreír irónicamente ante su aguda observación.

[
En este caso, Julia tiene toda la razón. El herido General Fergusson, probablemente reunirá a nuestra fuerza principal para perseguir al ejército de la alianza. Y entonces, definitivamente aceptará la invitación de estos y pondrá a nuestros soldados en el fuerte...]

[El enemigo leyó a nuestro comandante como un libro abierto.]

Murmuró Poporus-san.

Me temo que lo más probable es que sus palabras fueran ciertas.

[
Esperaba enviar un mensajero para explicarle al general Fergusson la estrategia de nuestro oponente, pero en estos momentos estamos en lo más profundo del territorio del enemigo. Envié un mensajero, pero me pregunto si podrá llegar a tiempo.....]

Tan pronto como dije eso, los capitanes se callaron, todos miraron intensamente.

[No pongan esa cara. Está bien, tengo un plan.]

[¿Un plan, Señor......?]

Asentí al capitán que hizo la pregunta.

[Nosotros vamos a quemar su fuerte primero. Por muy valiente que sea, el general Fergusson no colocará a nuestros soldados en una fortaleza en llamas, ¿no?]

Todos sonrieron irónicamente después de escuchar mis palabras.

[Aun así, ahora mismo, los enemigos están esperando cerca del fuerte. Pasar a través de ellos y quemar el edificio será difícil. Si es posible, vamos a apuntar cuando los soldados enemigos hayan pasado por el fuerte, pero...]

[Pero en ese momento, los soldados del Reino habrían empezado a entrar en el fuerte, ¿no?]

[.......correcto.]

Todos nos quedamos en silencio por un momento.

[Con mi magia, puedo encender el fuego a distancia siempre y cuando no estemos muy lejos, ¿sabes?]

Popurus escuchó la sugerencia de Julia.

[Si Julia-san comienza el fuego ella sola, ¿no se extinguiría fácilmente?]

[Bueeeno~, supongo. Si puedo acercarme lo suficiente, probablemente pueda prepararles un buen regalo, pero aún habrá soldados de la Alianza alrededor, así que...]

Después de su respuesta, Julia se calmó con una mirada de preocupación.

Una vez más, nos quedamos en silencio un rato.

Sorprendentemente, el que rompió el silencio fue Poporus-san.

[Alfred-dono. Tengo un plan.]

[¿Un plan?]

[Va así...]

Poporus explicó entonces su plan.

Era un plan bastante arriesgado... pero si lo lográbamos, la recompensa será proporcional.

Y así, tomé la decisión.



Ubicación: Delante del fuerte

Los braseros están iluminados alrededor del campamento de la Alianza de Señores Feudales del Sur de Sonorat.

Los tres, Julia, Poporus y yo, íbamos hacia el brasero más grande.

Desde el frente, sin intenciones de escondernos.

[
—¡Alto! ¿Quién está ahí!?]

Un guardia frente al campamento nos interrogó después de notar nuestra presencia.

El que debe responder aquí es Poporus.

[Disculpe, buen señor, me hicieron creer que esto es un campamento de Sonorat, ¿no? ¿O he cometido un error?]

[Sí lo es... ¿Y tú eres?]

[No soy más que un humilde vendedor ambulante. Me llamo Poporus.]

[Tenemos suficientes suministros militares, si eso es lo que estás vendiendo.]

[No, esta vez no estoy aquí por negocios.]

[¿No estás aquí por negocios? ¿Qué quieres decir exactamente? Detrás de ti... ¿tus acompañantes son aventureros?]

El soldado nos observó a Julia y a mí con una mirada de sospecha y murmuró.

Así es.

Yo me había deshecho del equipo del Reino de Santamana y en su lugar llevaba un uniforme tomado de un soldado derrotado de Sonorat. Debido a la prolongada guerra, el Ejército de Sonorat no pudo estandarizar su equipo. Con lo sucio que estaba el uniforme, ni siquiera sospecharían nada si dijeras que eres un aventurero. Por supuesto, ya había raspado el emblema de Sonorat.

...Por lo general, como comandante del grupo de exploradores y ayudante del ejército principal, no debería mostrarme delante del enemigo.

Pero los caballeros sobrevivientes del grupo de exploradores eran todos caballeros leales y estereotipados, que simplemente no tenían la flexibilidad para hacer este trabajo. Ninguno de ellos era apto para este pesado tipo de trabajo de improvisación, así que decidí salir yo mismo.

Además, no podía quedarme atrás y esperar mientras Julia y Poporus estaban en peligro, cuando ni siquiera eran caballeros.

[Así que vendedor ambulante, ¿qué quieres aquí? La batalla con el ejército del Reino de Santamana se reanudará en cualquier momento. Si sigues quedándote aquí, terminarás involucrado y morirás.]
[Se me fue ordenado por soldados del Shogun Shidnam que entregara una orden para sus tropas... Usualmente, nosotros los vendedores ambulantes no recibimos este tipo de petición, pero con lo sanguinarios que parecían los soldados del Shogun, no hay forma de que me niegue.....]
[¿Por qué estás tú aquí y no el mensajero?]
[Yo también me lo pregunto. No tenía conocimiento de la razón, pero a juzgar por lo que dijeron los soldados, parece que ellos también habían encontrado y pedido a otros transeúntes que hicieran lo mismo.]
[Entonces, ¿por qué eres el único aquí?]
[No lo sabría decir... Considerando el hecho de que los caballeros de Santamana se habían mostrado en la región, tal vez...]
[Fueron capturados, ya veo.
Si es así, ¿está el enemigo bloqueando nuestras comunicaciones? Escuché que el comandante enemigo no era del tipo que lucha con trucos.
...No, no tiene sentido pensar en eso ahora mismo. Dame esas órdenes.]

Poporus sacó de su bolsillo las "ordenes" y se las entregó al soldado.

Sus manos temblaban un poco, pero es comprensible.

Afortunadamente, el soldado parecía haberlo tomado como un simple nerviosismo. No le hizo caso y recibió la carta.

Las ordenes eran, por supuesto, una falsificación.

Según Poporus-san,

Es porque Sonorat estaba en un estado de confusión. La toma de las calles, el establecimiento de puestos de control y la recaudación de "impuestos" siguen siendo considerados bastante mansos. No faltan señores feudales corruptos que se apropian de productos y bienes sin pagar, llamándolos "materiales requisados.”

Como resultado, muchas órdenes falsificadas están circulando entre los comerciantes que van y vienen de Sonorat. Incluso los funcionarios de aduanas sospecharían que los documentos son falsos, pero temen al hombre de arriba, por lo que no causan ningún problema a los comerciantes con las órdenes.

Además, si busca a través de los canales oficiales, puedes incluso adquirir las herramientas para la falsificación. Si eso ocurre incluso con los pedidos oficiales, fabricar pedidos simplificados en tiempos de guerra es un juego de niños en comparación.

Esa era la situación.

No es algo que sucedería en el ejército del Reino de Santamana, pero la Alianza de los Señores Feudales del Sur es una reunión de varios grupos. Es difícil para un señor distinguir entre las letras de las ordenes reales y las falsificadas cuando provienen del territorio de otro señor.

Para nuestra sorpresa, el soldado abrió la carta de las ordenes en ese mismo momento y comenzó a leerla.

Eso significa que este tipo no es un simple vigía, debe tener un cierto grado de estatus.

Mirando su pobre equipo, que debería ser uno de los oficiales, pude ver claramente la difícil situación en la que se encontraba su alianza.

El soldado miró la carta con cara de preocupación.

El contenido del formulario es el siguiente.

—Detengan el plan temporalmente. Esperen refuerzos dentro de la fortaleza—

[Hey, vendedor ambulante. ¿Es realmente una carta del ejército del Shogun Shidnam?]

[Sí. Por supuesto que lo es.]

[...... ¿hay alguna posibilidad de que esto fuera una falsificación del ejército del Reino de Santamana?]

Mi corazón dio un vuelco después de escuchar las cautelosas palabras del soldado.

[Llegamos por la carretera desde el lado de Sonorat. Incluso si es de una unidad que no está bajo las banderas del Shogun Shidnam, estoy seguro de que no es del Reino de Santamana.]

[…… Es así. Oigan, aventureros en la parte de atrás, ¿a qué ciudad pertenecen?]

La pregunta me tomó desprevenido, y no se me ocurrió una respuesta.

Entonces Julia intervino.

[Yo me estoy quedando en la ciudad de Fauno, pero estuve en Golhatta hasta el año pasado.]

Ella contestó.

¿Te parece bien? ¿Esa clase de respuesta está bien?

Empecé a preocuparme, pero entonces el soldado contestó.

[Es cierto que Golhatta se ha convertido en una guarnición del ejército de la Alianza de los Señores Feudales del Sur. Debe ser difícil para los aventureros hacer sus actividades. También existe la posibilidad de que sean reclutados si la situación de guerra empeora. ......¿ustedes son de esos tipos que odian la situación y huyeron?]

[Al-kun y yo somos recién casados. Lo siento por la gente de Golhatta después de cuidarme durante tanto tiempo, pero... no puedo permitirme nada peligroso.]

Julia se sonrojó y me agarró del brazo con una mano y acarició la parte inferior de su estómago con la otra.

...Entendiendo el significado de ese gesto, mi sudor frío fluyó como una cascada.

El soldado también la miró.

[Ya veo... Especialmente en este tipo de tiempos, debemos cuidar de las vidas que están a punto de llegar. Yo también tuve que dejar a mi mujer y a mi hijo atrás, en nuestra ciudad natal...]

[Deben estar preocupándose mucho de usted...]

Contestó Poporus-san.

[No, no es algo de lo que deban preocuparse...
En cualquier caso, la situación parecía ser más complicada de lo que se ve.
Después de herir al jabalí con nuestra estrategia, se suponía que teníamos que encerrar a la bestia cojeando dentro de la jaula y asarla entera. A juzgar por el hecho de que no hemos recibido ninguna comunicación, parece que la estrategia del fuerte fue un fracaso. Si es así, puedo entender por qué nuestros aliados usaron este método para enviarnos una orden de retirada....
No, ahora no es momento de dudar. Debo comenzar nuestro retiro inmediatamente.
De todos modos, gracias por su trabajo. Aquí está su paga—]

Diciendo eso, nos dio 4 monedas de oro.

Después de reducir el contenido de oro varias veces, las monedas de oro de Sonorat estaban actualmente en un mal estado, pero todavía valen alrededor de 10 piezas de monedas de plata de Santamana.

Eso demuestra lo valioso que es este trabajo.

Pero,

[... ¿Señooor? ¿Por qué hay 4 monedas?]

Julia-san preguntó, mientras yo me preguntaba lo mismo.

[Hay una para cada uno de ustedes.
Incluyendo a aquel que aún no ha nacido.]

El soldado lo dijo mientras sonreía.

Los tres nos congelamos después de ver esa sonrisa inocente.

[Muchísimas gracias. Que la fortuna de la guerra esté con usted.]

Poporus se las arregló para dar una respuesta, siendo la primera persona que regresó a sus sentidos.

[Gracias. Ustedes también deberían tener cuidado. Todavía hay caballeros de Santamana por aquí, y los soldados de la alianza también se están levantando para luchar.]

Al principio parecía intimidante, pero era un buen tipo.

Nos dimos la vuelta, como para sacudir la culpa de nuestros corazones, y abandonamos el campamento de la Alianza.

Poco después, volvimos al lugar donde nos encontramos con el escuadrón enemigo y nos reagrupamos con los otros caballeros.

Desde aquí, en lo alto de la cresta, podíamos observar claramente el estado de la fortaleza.

El ejército de la alianza, que antes se instaló frente al fuerte, se podía ver moviéndose gradualmente hacia el interior.

[Parece que fuimos capaces de engañarlos sin ninguna complicación.]

Dijo Poporus con expresión compleja.

[Sí. Definitivamente me siento culpable por esto... Pero esto es la guerra.]

Respondí, mi propia expresión no era mejor.

Todo es justo en la guerra. Pero al mismo tiempo, los enemigos también tienen a sus propios amigos y familiares esperando que regresen a casa. Desearía poder olvidar ese hecho mientras lucho.

[Es la gente de Sonorat la que empezó esto primero.... Vamos.]

Dije como para cortar la debilidad dentro de mi corazón y comenzamos a bajar de la montaña, dirigiéndonos hacia el fuerte.

[Julia-san, ¿estás lo suficientemente cerca?]

[Sí.]

Es raro que ella esté tan callada. Tal vez quede algo dentro de ella después de engañar a ese soldado.

[Esto es lo que yo te dije que hicieras. Tú no eres responsable de ello.]

[No, esta fue mi decisión. Por eso... lo haré hasta el final.]

Después de su respuesta, lentamente respiró hondo y dibujó runas mágicas en el aire.

Ella dibujó cuatro, no, cinco, seis... ¿¡si-siete runas!?

[
                         λ     λ   ]

Recitando un hechizo que yo nunca antes había oído, Julia-san era la imagen misma de la seriedad.

Aparentemente, su control sobre el hechizo no era perfecto, a juzgar por los incontrolables y ardientes vientos que asolaban su entorno.

El fuego abanicó su pelo, y sombreó las líneas de su cara.

Me cautivó ver a Julia intentando desesperadamente controlar el hechizo, y la enorme cantidad de maná que desbordaba de ella no era la única razón.

[¡¡
Tormenta de Fuego!!]

Ella completó su hechizo.

Un orbe de llama similar en tamaño con
Bola de Fuego voló de su mano y se deslizó en un hueco en la pared del fuerte.

Inmediatamente después, las llamas carmesí devoraron completamente los muros del fuerte y su interior.

Sólo podíamos ver parcialmente la situación dentro del fuerte desde este lugar, pero la magia de Julia-san era furiosa dentro de las paredes, y parecía que se había extendido a las estructuras de madera. Gritos y chillidos estruendosos se podían escuchar desde el interior del fuerte.

[....... ¡Ugh!]

[¡Julia-san!]

[B-Bien... Estoy bien... Pero probablemente no pueda hacer nada más. Sí, lo sabía, el hechizo aún está incompleto......]

Julia-san había agotado completamente su MP después de lanzar ese gran hechizo de 7 runas.

Un poder tan horrendo... ¿y eso vino de un hechizo incompleto?

[¡Ya es suficiente! ¡Muy bien, volvamos donde Poporus-san y reagrupémonos con el ejército!]

Con Julia-san agotada, la llevé en brazos y di órdenes a los caballeros que la rodeaban.

No debería haber ningún otro soldado de la alianza por aquí.

Con la prioridad de reagruparnos con la fuerza principal, dimos la espalda a la fortaleza en llamas y corrimos por la montaña tan rápido como pudimos.

◆◆◆

Poco después, nos reagrupamos con el ejército principal dirigido por el comandante Fergusson.

La fuerza principal estaba en medio de la preparación para perseguir al enemigo una vez que vieran el fuego del fuerte.

Parecía que el valiente general iba a meter la cabeza en una fortaleza en llamas.

Me quedé estupefacto. Ninguna palabra podría describir tal locura.

Me apresuré hacia la tienda del general Fergusson para informar de lo ocurrido.

[Hemos logrado nuestro objetivo estratégico de destruir el fuerte.
Pasar más tiempo aquí no tiene sentido, por no decir que es peligroso.]

El objetivo de esta campaña era prevenir la invasión de la Alianza de Señores Feudales del Sur de Sonorat.

Con su desesperada estrategia rota, la alianza ya no sería una amenaza.

Existe la posibilidad de que todavía intenten entrar a la fuerza en Santamana debido a la escasez de comida que se avecina detrás de ellos, pero deberíamos ser capaces de repelerlos fácilmente si centramos nuestra fuerza en la Fortaleza Ranzrack. Ya que actualmente las fuerzas aliadas no tienen el suministro para comprometerse a un asedio.

Por otra parte, el ejército del Reino de Santamana se había visto muy disminuido por la estrategia de hikisanbou.

No sabemos cuántos soldados fueron quemados en ese ataque de fuego, pero una vez que todo se calmó, ellos perderían su ventaja numérica, o quizás incluso incurrirían en una desventaja.

Deberíamos retirarnos a la frontera de Santamana y preparar a nuestras tropas para repeler la alianza atacante.

Pero,

[¡No bromees conmigo! ¡¡Ellos me han puesto en ridículo, ¿y tú me dices que los deje ir?!! ¡¿No tienes tu orgullo de guerrero, medio elfo?!!]

La cabeza de nuestro feroz comandante seguía hirviendo de humillación después de quedar atrapado en la trampa del enemigo.

No regresaría a Santamana hasta que los hiciera pagar. Su resolución se veía claramente en su rostro.

[... Yo, aquí mismo, ahora mismo, parado aquí no como un elfo, sino como un orgulloso soldado del Reino de Santamana.
Mis palabras son una observación objetiva de la situación.
Una vez más, debo solicitarlo. ¡Por favor, de la orden para una retirada!]


[¡Solo vayaaase ya!
¡Si el enemigo se ha recuperado de su confusión, ¿no seremos nosotros los que estemos en desventaja?!]

Julia, que todavía se apoyaba sobre mi hombro, gritó impaciente.

[¡Silencio, niñita! ¡Y además, con tu magia, podemos acabar con esos bastardos!]

[¡Espere un segundo! ¿Quién fue el gran comandante que redujo su gran ejército de 30 mil hombres a la mitad yendo directamente a una distracción que sólo engañaría a un niño? ¿No fue usted, comandante Fergusson?
Dejando eso a un lado, sus subordinados habían puesto todo su empeño en una estrategia que había cambiado nuestra situación, ¿¡y va a dejar que todo eso se desperdicie sólo por su estúpido "orgullo"!?
Encima de todo eso, ahora confía en la ayuda de esta "humilde niñita aventurera.” ¡Hay límites a lo desvergonzado que puede llegar a ser!]

[E-E-Esta... ni... ni-ni-ni-niñita...]

La cara de Fergusson estaba teñida de rojo por la ira y se desmayó en el acto.

[¡Ma-marques-sama!]

Su ayudante se apresuró a llegar justo a tiempo para apoyar al marqués.

Él estaba echando espuma ahora, sus ojos habían girado hacia atrás.

Un silencio opresivo —o hilarante, dependiendo de tu punto de vista— cubrió la tienda.

Todos los presentes miraron a su alrededor con ojos torpes pero agitados... finalmente, todos ellos miraron a un solo punto.

Un punto— Así es. Desafortunadamente, me miraban a mí.

Cierto, ahora que el marqués se ha derrumbado, soy el noble de más alto rango aquí.

No, en primer lugar, a pesar de que todo el mundo trataba a mi respetado pueblo sólo de nombre, sigo siendo el vicecomandante del ejército.

El hecho de que Julia y yo fuéramos la causa de la inconsciencia del marqués sería un problema, pero todos los presentes en este lugar habían visto cómo ocurrió.

Sólo el ayudante del marqués me miraba fijamente, con la cara frunciendo el ceño.

Me aclaré la garganta y declaré.

[...nos retiramos. ¡Hagan los preparativos!]

Y así, regresamos al Reino de Santamana.

En el camino de vuelta, el enemigo nos persiguió y orquestó un ataque tremendo, pero de alguna manera nos las arreglamos para sobrevivir gracias a Julia-san.

Entré en Ranzrack y reforcé nuestra defensa, pero la Alianza se retiró sin intentar siquiera rodear la Fortaleza.

Al final, con la destrucción del fuerte del enemigo y mi éxito al liderar el ejército de expedición de regreso a salvo, yo fui la estrella del espectáculo.

Fue un poco más tarde que noté el título
Destructor del Fuerte agregado a mi estado.

El marqués Fergusson fue acusado de haber malgastado la vida de sus caballeros y soldados, y su nobleza fue rebajada a la categoría de conde. Fue forzado a retirarse, y su territorio también fue reducido por un gran margen.

◇◇◇

[—Entonces ¿qué hay de Julia-kaasan?]

[Después de eso, presenté solicitudes personales en la ciudad de Fauno varias veces. Y tarde o temprano, sucedió naturalmente... Sí, así fue.]

[¿Naturalmente? Papá, tú fuiste el que hizo esas peticiones personales. Diría que todo lo que hiciste fue intencional, ¿no?]

[Sí, bueno.....]

Conmocionado, Alfred-Tousan se rascó las mejillas.

[Estaba realmente agitado cuando anunciamos nuestro matrimonio. El gremio de aventureros empezó a armar un escándalo porque un noble se llevó a su ídol.]

[Entonces, ¿qué pasó entonces?]

[Umm, yo... le pedí al gremio que escogiera al mejor aventurero para pelear conmigo en un combate y les pedí que me reconocieran.]

[Guau... no está mal, papá.]

Él siempre se veía tranquilo, pero papá es inesperadamente un hombre muy agresivo.

Incluso la razón de porque el "Destructor del Fuerte" en la noche también es materia de leyendas....

[...Ed, ¿estás pensando en algo raro ahora mismo?]

[¿Eh? ¡N-No.......!]

Volví los ojos y estaba a punto de dar una excusa, pero en ese momento,

[¿De qué están hablando?]

Julia-kaasan pasó por aquí.

[Ah, es la historia de cuando te conocí por primera vez.]

[¿Eh? ¿La historia sobre esas peticiones personales?]

[Esa no. La de la Campaña de Golhatta....]

[Pero, ¿no fue la primera vez que nos conocimos cuando me escogiste para una búsqueda?]

[¿De qué estás hablando? Estoy bastante seguro de que fue durante Golhat—]

[¿No... recuerdas?]

[¿Recordar qué?]

[Fue mucho antes de eso. Recuerdo haber aceptado una petición de Al-kun. Lo fue... sí, lo fue cuando Kanan seguía viva y yo seguía siendo una aventurera novata.]

[Si es así, entonces probablemente le pedí al gremio que enviara a un prometedor aventurero novato en la solicitud personal en ese momento.]

[Oh, ¿así que fue asíii? Sí, fue una petición para escoltar a Al-kun, su esposa, también David-kun de la ciudad de Fauno a la capital.]

Lo dijo mientras se ponía las manos en las mejillas, con aspecto nostálgico.

[¿Por qué contrataste a un aventurero como escolta cuando tenías a tus caballeros?]

Le pregunté.

[Fauno tenía mucho trabajo con la temporada de arpías, pero era arriesgado en todas las demás temporadas. Es por eso por lo que pongo este tipo de peticiones dirigidas a nuevos aventureros como una forma de "obra pública,” usando las palabras de Ed... Para mí, también es una buena oportunidad para conectarme con los aventureros locales... Y también, cuando llevas muchos caballeros escoltas, el costo de permanecer en la capital salta por un margen considerable. En comparación, sólo tenemos que pagar por sus costos durante el viaje para poder contratar aventureros.]

Papá me lo explicó.

[Ya veo... Entonces, en ese momento, ¿cómo veía mamá a papá?]

[Yo pensé que eran una perfecta pareja, la clase de relación que yo anhelaba. También, Al-kun y Kanan-san fueron amables con los aventureros.]

[Es porque nosotros solíamos hacer trabajos de aventureros usando nombres falsos mientras estudiábamos en la academia militar. Así que entiendo un poco de las dificultades de los aventureros.]

[Pero eso sólo lo hizo aún más sorprendente durante ese tiempo en Golhatta. A los aventureros de alto rango no les gusta pedir un guía durante una guerra. Pero recordé a Al, así que decidí aceptar la petición. Pero cuando llegué, me sorprendió ver a un elfo de corazón increíblemente frío. Cuando supe que el elfo era Al-kun, me sorprendió aún más.]

[Ya... veo.]

[Pensé que él había cambiado. Había oído hablar del "Noble de Hielo,” pero no sabía lo que le había pasado a Kanan, así que al principio pensé que el poder se le había subido a la cabeza y lo había cambiado.
Pero cuando lo vi protegerme sin dudar, una simple aventurera contratada, y cuando lo vi preocuparse por sus subordinados caballeros, me sentí aliviada de que realmente no hubiera cambiado tanto. Y así... Umm... Pensé, quería ayudarlo...]

Julia-kaasan se sonrojó levemente mientras lo decía.

[Cuando lo pensé, sentí que podía usar
Tormenta de Fuego aunque todavía estaba en desarrollo... Y cuando intenté lanzarla, tuvo éxito sin complicaciones por primera vez. En ese momento, mi control aún era débil, así que el hechizo no estaba listo para el combate real, pero...]

[¡Wha...! Espera justo ahí, Julia. Así que el
Tormenta de Fuego en ese momento era—]

[Sip, ¡la primera vez que tenía éxito!]

Alfred-tousan se congeló. Si pudiera abrir más la boca, se le dislocaría la mandíbula.

[Pero... En ese momento, dijiste que si te acercabas lo suficiente.]

[Sí, quiero decir, dije "probablemente", ¿no? Tú dijiste "déjamelo a mí" con tanta confianza que pensé que ya entendías lo que quería decir y creías en mí.]

Debido a que mi madre es del tipo intuitivo, si ella pensaba que algo estaba dentro de su capacidad, probablemente sea cierto. Pero para papá, que es el tipo de persona que piensa en todos los detalles minuciosos, debe haberse sentido como una persona que no se dio cuenta de lo endeble que era el puente por el que pasó hace años, hasta ahora.

Ya que papá se congeló, nuestra sesión de entrenamiento con lanzas tuvo que terminar.

[Supongo que no podemos llamarlo más
Alfred, el Príncipe de Hielo, ahora es Alfred, la Estatua de Hielo.]

Y así, ella dijo con suficiencia... Pero mamá, recuerda quién le hizo eso.

—y así, el segundo año que pasé en la capital se fue en un abrir y cerrar de ojos, y cumplí 3 años.

Anterior | Índice | Siguiente

3 comentarios: