lunes, 4 de junio de 2018

Erogenous Beauty Salon Vol. 1 Capítulo 2 - Por Qué la Súcubo está Trabajando Lejos de Casa


Erogenous Beauty Salon by Succubus Girls

Capítulo 2
“Por Qué la Súcubo está Trabajando Lejos de Casa”

“¿Una su-súcubo?”

Cuando Kazuki repitió su declaración mientras estaba sentado en el borde de la cama, Karen se sonrojó un poco y asintió mientras estaba sentada a su lado. Tenía alas en la espalda, orejas puntiagudas y una larga cola que crecía cerca del coxis. Con el traje de baño, parecía una especie de cosplay, pero no se trataba de maquillaje especial o accesorios y las alas y la cola crecían claramente de su cuerpo.

“Sé que te costará creerlo, pero es verdad.... Cada año, algunas de nosotras trabajamos aquí. Venimos de un mundo que existe junto a este... un mundo demoníaco, supongo que podría llamarse así.”

Ella continuó explicando que este era su segundo año en este mundo, así que había estado en contacto con la cultura humana lo suficiente como para encontrar un poco vergonzoso llamar a su hogar un mundo demoníaco. En cualquier caso, él tuvo que creerle después de ver las alas y la cola por sí mismo. Eso significaba que había un mundo demoníaco donde vivían un montón de súcubos.

“Pero ¿por qué dejarían los súcubos su mundo para venir al nuestro...? ¡Espera, no puede ser!”

Las historias con este tipo de escenario eran a menudo acerca de una invasión de otro mundo, pero Karen debe haber sentido su alarma porque rápidamente movió sus manos para negarlo.

“¡N-n-no! Um... Es cierto que nuestro mundo se enfrenta a una serie de problemas... y estamos visitando este para resolverlos. Pero...”

“¿Qué clase de problemas? ¿Y cómo los están resolviendo...?”

No estaba seguro si debía preguntar, pero ella parecía pensar que tenía sentido explicarlo todo ahora que él había visto su verdadera forma. Ella asintió y le contestó.

“En pocas palabras, estamos trabajando fuera de casa.”

“...Quieres decir, um... ¿ganando dinero? ¿Por eso dirigen este salón?”

Pero él dudaba de que la moneda humana pudiera ser cambiada por moneda del mundo demoniaco. La obtención de una moneda extranjera que no permitiera el comercio o las transacciones parecía carecer de sentido.

“No, no se trata de dinero. Por supuesto, necesitamos algo de ello para nuestras vidas aquí, así que no está mal decir que sí ganamos dinero con el salón. Y como especie, los súcubos son expertos en técnicas relacionadas con la belleza y la salud, así que eso funciona bien.” Karen continuó explicando sus preguntas. “Pero... supongo que se podría decir que abrimos el salón no para ganarnos la vida, sino para cumplir nuestro verdadero propósito de trabajar fuera de casa.”

“… ¿? Um, no estoy seguro de lo que quieres decir...”

No era tanto que Karen estaba dudando como que estaba tratando de elegir sus palabras cuidadosamente. Sus ojos se movían como si estuviera construyendo una explicación en su cabeza.

“Sí... Dada la situación, probablemente debería decirlo ya.”

Cuando finalmente dijo eso, su expresión se tensó y miró directamente a Kazuki.

“Los dos mayores problemas a los que se enfrenta nuestro mundo... son la disminución de la tasa de natalidad y la disminución de las fuentes de alimento.”

(¿Una tasa de natalidad decreciente? Supongo que en todas partes se trata de lo mismo.)

Kazuki se sorprendió un poco al escuchar acerca de un problema extrañamente realista al que su propio país estaba buscando una solución. También sintió una extraña curiosidad sobre cómo funcionaba la reproducción de los súcubo, pero por ahora lo dejó a un lado. Esta última era probablemente la cuestión más apremiante para ella.

“Cuando dice fuentes de alimento... um, sólo para estar seguros... no se refiere a los humanos, ¿verdad?”

“En realidad... podrías argumentar que sí.”

Esa respuesta provocó un escalofrío en la columna vertebral de Kazuki. Ella había dicho que no estaban invadiendo, pero si estaban aquí para secuestrar humanos para comer, entonces era efectivamente una invasión después de todo. También él empezó a preocuparse porque había sido traído aquí para ese propósito, así que sintió como se le drenaba la sangre de la cara.

Pero Karen continuó frenéticamente cuando se dio cuenta de que se estaba poniendo pálido.

“¡No te preocupes! ¡No hacemos nada para dañar a los humanos! ¡De hecho, nuestra meta es hacer que ustedes se sientan realmente bien! Así que es una relación ideal en la que todos ganan.”

“¿Es eso cierto?... Espera, ¿eh?”

Estaba abrumado por la intensidad de su insistencia, pero luego repitió mentalmente lo que ella había dicho.

(Sentirse muy bien... ¿eh? ¿¡Ehhhhh!? No, ¿eh? Estás bromeando, ¿¡verdad!?)

Cuando pensó en sus movimientos especiales en los juegos RPG, eso parecía perfectamente natural. Y cuando miraba más de cerca, pudo darse cuenta de que los ojos de Karen estaban calientes y húmedos, y ella no paraba de mirarle la entrepierna, que sólo tenía una toalla sobre ella después de su segunda eyaculación.

“¿Así que la comida de un súcubo es...?”

“Sí... el semen de un hombre. No sé de otros mundos, pero los súcubos de nuestro mundo son todas mujeres. Así que no tenemos más remedio que quitársela a los hombres de otras especies.”

De esas otras especies, el semen humano era el más nutritivo, requería menos para llenarlo, y era increíblemente sabroso incluso el de más baja calidad, por lo que había sido su alimento favorito durante más de mil años.

“Kazuki-san, tienes un semen de altísima calidad que sólo aparece una vez cada doscientos años. Me da un poco de vergüenza admitirlo, pero era tan bueno... que accidentalmente revelé mi verdadera forma .”

Karen aleteó tímidamente sus alas, meneó su cola y sonrió. Kazuki no tenía ni idea de si sentirse orgulloso o avergonzado de que le elogiasen el sabor de su semen, por lo que simplemente se inclinó en agradecimiento.

“Así que... bueno, por esa razón, tenemos que recolectar semen para nuestra propia comida diaria... y aún más para enviar a casa.”

“Ahora entiendo la situación.... Um, eso debe ser mucho trabajo.”

“Sí, realmente lo es. Un salón de belleza en su mayoría tiene clientes femeninos e incluso cuando tenemos uno masculino, no sólo nos van a dar obedientemente su semen... por lo que tenemos que aumentar gradualmente su excitación para que se vayan fuera de sus sentidos y recoger eso.”

Karen puso una mano en su mejilla de una manera preocupada y suspiró mientras pensaba en sus días de esfuerzo.

(Hmm... estoy bastante seguro de que la mayoría de los chicos cooperarían si alguien tan linda se lo pidiera.)

Y Kazuki tuvo otra pregunta junto con ese pensamiento.

“Sé que es de mala educación preguntar... pero ¿por qué no abrieron un burdel en su lugar?”

Si todas las esteticistas de aquí eran súcubos, entonces usarlas a todas como prostitutas reuniría a muchos más clientes masculinos y les permitiría recolectar mucho semen.

“Esto está relacionado con el segundo problema: la disminución de la tasa de natalidad. Pero... lo siento. No puedo entrar en detalles sobre eso en este momento.”

“Oh, ¿sí?... No, está bien. Perdón por entrometerme.”

Si era un tema delicado relacionado con la supervivencia de su especie, tendría que dejarlo así. Ahora entendía la situación general, por lo que al menos estaba aliviado de no tener que huir.

“Hee hee. Realmente te has calmado, Kazuki-san. Pensé que esto sería mucho para asimilar, pero no pareces muy agitado.”

“¡Oh, estoy bastante agitado! Es una conmoción tan grande que me siento muy tranquilo.”

Y en ese caso, era la naturaleza humana querer pedir más.

“Ahora que lo pienso... dijo que enviaba semen a casa, ¿pero cómo funciona eso? ¿Lo guardan en algún lugar y lo envían periódicamente?”

“Oh, para eso... usamos esto.”

Karen apuntó su cola en forma de tubo hacia Kazuki. La punta estaba hinchada como un bulbo de planta y tenía varios surcos como grietas que le recordaban a un botón floral antes de florecer.

“El semen absorbido por esta cola se convierte en energía, se transporta al mundo de los demonios y se distribuye equitativamente a toda la población. Aunque cuando lo consumen depende del individuo.”

“Genial. ¿Así que su cola está conectada al mundo de los demonios?”

Él alargó la mano y empujo la punta, pero a Karen no pareció importarle. Sin embargo, debe haber sido un órgano bastante sensible porque ella gimió en voz baja y un tono rosado teñía sus mejillas.

“Ya veo... Pero si necesitan comida, ¿no deberían venir más de ustedes?”

“Nn, ahh... No, necesitamos más semen cuando vivimos aquí. Y lo que es más importante, el semen no carece de valor aquí, así que, si nos lo llevamos todo, afectaría la supervivencia de su especie. Para evitar que eso suceda y para extraerlo de la manera más eficiente, sólo enviamos a un pequeño número de personas especialmente capacitadas en técnicas sexuales.”

¿Era como enviar a un pescador a pescar o a un cazador a cazar? Ser tratado como ganado era un sentimiento complicado, pero los súcubos no parecían verlo de esa manera y él podía decir que Karen respetaba a los humanos.

“Entonces... ¿fue por eso por lo que se acercó a mí?”

“...lo siento. te estaba engañando.”

Karen se inclinó y fácilmente lo admitió. Kazuki apreció que no intentase mentirle o esconderlo en este momento.

“Pero realmente esperaba poder ayudarte. Pensé que podría tomar un poco de semen mientras lo hacía. Y no puedo negar que me influenció lo delicioso que hueles.”

“... ¿huelo tan bien?”

Ese delicioso olor significaría que ella creía que tenía buen semen. Si por eso se había acercado a él, entonces había estado planeando hacerlo desde el principio.

(Karen-san me ha invitado aquí para poder hacerme correr... Mirándolo así... me está excitando mucho...)

Su entrepierna se hinchó y empujó la toalla mientras sus ojos estaban pegados al cuerpo de Karen — a los grandes pechos en su traje de baño y la entrepierna cubierta sólo por un pequeño trozo de tela. Karen notó su deseo, así que sonrió alegremente, levantó y movió sus suaves pechos, y le susurró.

“Sí... que bien
Todavía puedo sentirlo. La libido que irradia de ti es palpitante. Mira lo empapada que está mi cola.”

Ella le dio una sonrisa seductora mientras levantaba su cola, apuntándole con la punta hacia él, y abriéndola a lo largo de los surcos que había visto antes. Se abrió como una flor de seis pétalos y produjo un sonido obscenamente pegajoso. El interior estaba lleno de carne pegajosa que desprendía un brillo seductor. Varias cuerdas de fluido blanco lechoso se extendían a través de la abertura y todo brillaba lascivamente.

“¿Esto es... el interior de su cola?” ¿Usa esto... para chupármela...?”

Un dulce aroma llegó a su nariz y debe haber actuado como un afrodisíaco porque su pulso comenzó a acelerarse. Su erección se hizo aún más dura y empujó la toalla hacia el suelo.

“Ahhhh... es tan grande
Ya te corriste dos veces, pero está tan dura como una polla que no ha tenido alivio en un mes entero.... Es tan maravilloso...”

Sus ojos húmedos miraban directamente al pene y cada palabra producía un aliento tan caliente que generaba vapor. Una mirada más de cerca mostró baba goteando por la comisura de su boca y la forma de sus pezones que se veía a través de la tela del traje de baño en sus senos.

Basándose en lo que dijo antes, la humedad de la cola era equivalente a su excitación general. Así como los labios del coño de una mujer se humedecían cuando sentía placer, el interior de la cola de la súcubo estaba absolutamente empapado para mostrar su deseo femenino.

“Hh... ¿Eso, um... sólo absorbe mi semen?”

Su forma le recordaba a una planta carnívora, por lo que la vista era lo suficientemente desconcertante como para que no pudiera imaginar lo que sentía o hacía por dentro. Y, sin embargo, el suave y brillante tubo de carne se veía anormalmente sexual a sus ojos. Él era virgen, pero su instinto le decía que el órgano de ordeño le proporcionaría el mismo placer que una vagina. Su respiración continuó haciéndose más pesada y sintió un latido en la base de su vara de carne mientras miraba la carne roja e hinchada derretida de la cola sexual.

(Gh... ¿Karen-san me está haciendo esto? Siento un impulso insoportable de meter mi polla en eso...kwohhhh...)

El blanco obvio de su mirada le permitió a Karen ver a través de ese humilde deseo. Ella se rió, movió su cola, y dejó que la viera de cerca.

“No… mételo aquí y te dejará seco.... Así que, por favor, adelante, pon tu polla dentro ♪”

“¡Ahhh, si lo acerca tanto... gh, hhh!”

Él ya estaba en su límite cuando ella presionó sus labios junto a su oreja y le susurró dulcemente, enviándole un cosquilleo por la columna vertebral. Luego, cuando el extremo abierto de la cola apenas rozó la cabeza de su pene, su mente racional se desmoronó. Se puso de pie y empujó su pene erecto hacia el objeto que tenía delante de la entrepierna.

“~~~~~~~~¡¡!! Ohhhh...gh, khh...”

Los labios de Karen se habían sentido bastante bien, pero esto proporcionaba un tipo diferente de placer. A diferencia del calor de su boca, sintió un calor más calmado alrededor de su polla mientras que la carne derretida la chupaba. No se le pegó bien como durante la mamada. Cada pliegue de carne se le pegaba como una ventosa y besaba su prepucio y cabeza de su pene por igual, mientras derramaba jugos de amor sobre todo. Era como si estuvieran jugando con él dentro de la cola.

“Hee hee hee. Realmente lo pusiste dentro, Kazuki-san... Y tu cara se derritió completamente tan pronto como lo hiciste. Mira ese sucio ahegao[1] mientras tiemblan tus caderas. Si basta con ponerlo, ¿qué pasará cuando lo mueva?”

“¿¡Es-Espe...aghhhhh!? ¡Khh, hghhhhh!”

Antes de que él pudiera detenerla, Karen movió su cola para que bombeara hacia adelante y hacia atrás en su pene. La carne que lo chupaba hizo un sonido lascivo mientras se deslizaba y le rozaba con una fuerza increíble.

“¡Hghh, nhahhhhhhhh! ¿¡Ahh, heeeee!?”

Gimió en voz alta, pero el movimiento de la cola no cambió. Los pliegues de carne chupaban y frotaban la cabeza, la parte inferior raramente tocada del paraguas de carne, la delicada línea frontal, e incluso dentro de la uretra. Todo el líquido pegajoso que fluía hacia afuera debería haber actuado como un lubricante, pero la succión era tan intensa que podía sentir la aspereza de la carne en su interior.

“¡Kh, ahhhhhhh...Ka...ren...-san! ¡Por favor, no.… mire... hhhh!”

Intentó resistirse, pero otro grito se le escapó de los labios cada vez que se le restregaba. Cuando se dio cuenta de que Karen lo miraba de costado, intentó apartarse, pero ella le puso las manos en las mejillas para obligarlo a mirarla de frente.

“No mires hacia otro lado
Esto será parte de tu trabajo de prueba si te lo quedas, así que tienes que acostumbrarte mientras puedas, ¿de acuerdo? Sí, mírame a los ojos...”

Esa no era una orden absoluta, pero no podía apartar la vista. Su cara estaba llena de bondad y afecto, pero le resultaba insoportablemente vergonzoso que gimiera así mientras ella se veía tan bonita. Trató de resistir manteniendo los labios cerrados, pero...

“¡Hh...gh, khhhh...nh, ahh, ahhhh...kwahhhhn!”

Kazuki sólo se había masturbado antes. No había tenido sexo o alguien más lo había hecho correr antes de hoy, por lo que no podía soportar este impredecible placer proporcionado por otra persona. Justo cuando pensaba que ella lo estaba frotando con un ritmo fijo, se detuvo un momento para deshacerse del ritmo de su respiración. Sin embargo, cuando se relajó un poco debido a la estimulación debilitada, ella lo frotó aún más intensamente y hacía que la carne interior se centrara en la cabeza del pene.

“...Hee hee...ha ha...hee hee...”

Como resultado, su cara se torció con placer, sus caderas se elevaron en un vergonzoso baile, y Karen se reía adorablemente mientras lo miraba. Ella tenía una sonrisa amable y ojos caídos, pero en el fondo de sus ojos, él sentía que podía verla burlándose de él por ser un animal patético.

(Gh... Karen-san tiene que estar... burlándose de mí por esto...)

Eso era, por supuesto, sólo su imaginación. Mientras gemía así, Karen inclinó los ojos y los labios con una sonrisa alegre y formó una expresión de excitación seductora.

Pero Kazuki pensaba en un hombre como alguien que complacía a una mujer y la hacía gemir, por lo que tomó su rechazo de su estado actual y lo proyectó sobre ella.

“Ahh, ahh. ¿Esto es todo lo que hace falta para que gimas? Puedo ver por qué te rechazó ella, Kazuki-san. Eres todo un masoquista... Eres la comida perfecta para nosotras. Nada más que comida rápida casual


“————¡! ¡Ahahhhhh! ¡Agh, no.… digas eso...Karen...-san!”

Las palabras sádicas de Karen que imaginó le hicieron retorcerse e hicieron que su pene se moviera mientras su cola lo masajeaba. También respondió en voz alta a esa fantasía sin pensar. Inmediatamente cerró la boca, pero ella debe haberle oído perfectamente. Parecía confundida e intentó responderle.

“¿Qué? No he dicho nada...”

Pero ella se calló al notar la euforia en sus palabras. ¿Qué se había imaginado para hacer que dijera eso? ¿A qué se referían esas palabras? Inmediatamente se dio cuenta, torció los labios con una cruel sonrisa e introdujo un tono sádico en sus susurros.

“Ohhh... ¿te gusta ser castigado verbalmente?”

“¿Eh? ¡N-no, um... eso no es... hyagh!”

Agitó frenéticamente la cabeza para negarlo, pero el interior de la cola de Karen se movió con un sonido húmedo, los finos pliegues de carne envueltos alrededor de la cabeza de su pene como si lo agarraran, y lo amasaron intensamente así. Se sentía como si sólo la cabeza estuviera bien pulida. La insoportable y dulce estimulación hizo que sus caderas se rindieran y sus piernas temblaran.

“...Entonces deberías habérmelo dicho, pervertido masoquista.”

“~~~~~~~~~~~~~~~~~~~¡¡!! Ah, hh....nghh...”

Bajó un poco el tono, pero retuvo una pizca de la anterior amabilidad por la voz perfecta. La base de su vara palpitaba y liquido pre-seminal fluía hacia su cola.

“Hee hee. Llamarte pervertido te excitó... No puedo creer lo que está saliendo a borbotones. ¿Te gusta que te molesten y te froten la polla así: frota, frota, frota... frooota, frooota... pegajoso, pegajoso... hee hee hee...”

Sus dulces susurros se deslizaron en su cerebro y derritieron su razón. Sus efectos de sonido hablados enviaron un hormigueo por su columna vertebral, hicieron que sus caderas se elevaran y aflojaron la base de su uretra. Con sólo un golpe más, la presa se rompería. Pero con el ritmo perfecto...

“Hee hee. Eres tan lindo... bien, vamos a parar ahí por ahora.”

“Oahh, hah...ahhhh...”

No sólo dejó de moverse, sino que también dejó de apretar la carne de la cola. No importaba cuánto empujaba sus caderas, él no podía recibir el placer que necesitaba para eyacular. La sensación de frustración hizo que su pene sacara a chorros liquido pre-seminal y sus rodillas temblaran tanto que tuvo que volver a sentarse en la cama.

“Oh, cielos, cielos. Tus caderas se rindieron, ¿no? ¿Estás bien?”

Parecía simpática, pero sus labios estaban suavemente curvados mientras se acercaban a su nariz. Ella intencionadamente exhaló un dulce aliento para rozar su cara con ese aroma que adormecía la mente de Kazuki.

(Hh, ahhhh... Quiero correrme... ¡Esta broma es demasiado... kwaaahhh!)

Puso sus manos en el borde de la cama para apoyarse mientras extendía las piernas, levantaba las caderas y revelaba su desesperado deseo de eyacular. Pero no se le dio la estimulación necesaria y la parte inferior de su cuerpo simplemente tembló. Sus manos apretaban las sábanas y tiraban de ellas mientras su cuerpo se retorcía, por lo que la cama bien hecha era ahora un desastre.

“Ahhhh... Qué increíble mirada de anhelo. Parece tan sabroso...”

Superada por el deseo de tener una probada, Karen sacó su roja lengua. Ese objeto lascivo y brillante tembló y gotas de saliva cayeron sobre la punta de la nariz de Kazuki. Sus respiraciones no eran más que un afrodisíaco en este momento. Su pene se movió con el recuerdo de estar dentro de esa boca y su respiración se hizo aún más pesada.

“Oye... ¿quieres correrte, Kazuki-san? ¿Quieres expulsar todo ese semen? ¿Perderás tu cremosa virginidad por un órgano de ordeño en vez de por el coño de una chica?”

Él había respondido a su primera pregunta asintiendo con tanta fuerza que pensó que se le rompería el cuello y dio más afirmativos a las siguientes preguntas.

“... Correr.... ¡Déjame correrme, por favor, deja que me corra! ¿¡Hh, kwahhhh!?”

Cuando gritó eso, la expresión de Karen se aflojó como si se tratara de una emoción intensa y todo su cuerpo tembló. Dentro de su cola, el néctar se filtró de los pliegues de carne, cubrió la cabeza del pene de Kazuki y luego lo envolvió todo. También…

“Entendido. En ese caso... adelante y córrete todo lo que quieras. Por favor, trata de impregnar mi cola... Señor Virgen


“¡Nghh, ah...kwahhhhhh!”

Tan pronto como ella respondió, ese lugar carnoso y pegajoso se apretó tan fuerte que parecía estar tratando de quitar todo el exceso de aire de su cola. Lo único que había entre su pene y su carne sexual era el líquido pegajoso que había producido un momento antes. La fina carne interna lo frotaba desde la base hasta la punta como si tratara de pulirlo y lo acariciaba para ordeñar el semen.

“Ahora, adelante... sácalo todo. Vamos, córrete.... ♪”

“¡Ngh, akh, me estoy corriendo... ahhhhh, me estoy corriendo!”




Cuando ella dio la orden, Kazuki arqueó su espalda, levantó sus caderas, se entregó al placer mientras su mente quedaba en blanco, soltó las riendas de su deseo masculino, y lo dejó salir todo. El increíble placer subió y salió de su uretra y ese placer derritió su espina dorsal y cerebro.

“Ha ha ♪ Está saliendo, Kazuki-san. Puedo sentirlo chorreando... Wow... Esta es tu tercera vez y todavía hay tanto. Estás dejando salir tanta energía


“¡Ah, hhh...ahhhhhhh! Lo está exprimiendo... ¡y succionando!”

Sintió los pechos de ella en su brazo y la succión de la cola, levantó sus caderas mientras gemía desvergonzadamente y liberaba su semen. Karen entrecerró los ojos alegremente ante la indecente expresión floja de su cara y ella le susurró calurosamente.

“Kazuki-san, ahora puedo hacerte una mamada especial con lengua. ¿No quieres que te chupen la lengua mientras te chupan la polla? Si es así, saca la lengua... ¿oh?”

“¡Nhh...behhhh! ¡Hazhlo, Karen-shan, Hazhlo!”

Kazuki estaba escupiendo su deseo y su razón no funcionaba en absoluto, por lo que sus instintos saltaban ante el placer expuesto ante sus ojos y sacó la lengua para suplicarlo. Los ojos de Karen se abrieron de par en par cuando ni siquiera le tomó unos segundos entregarse, pero pronto sonrió y llevó sus labios a la lengua extendida.

“Eso fue fácil. Hee hee... Como desees. Disfrutaré de su lengua, Señor Fácil de Seducir. ...Nnh...hamh...slurp...”

“¡Nhhhhh...ngh, ahhhhhhh!”

Carne caliente rodeó y acariciaba su lengua, y esa estimulación pareció proporcionar el empujón final. Su esfínter tembló, su próstata dio un empujón, él mismo empujó locamente sus caderas, y llenó la cola con semen una vez más. La carne de la cola reaccionó al movimiento y al semen al masajeársele a fondo desde su vara, acariciándolo desde la base y haciendo un movimiento de torsión como si fuera a escurrir hasta la última gota.

(¡Owaaahhh! ¡Todo está siendo ordeñado...ahhh, me estoy corriendo de nuevo!)

“Nhh...eshtá ahh shaliendo de nuevo... do tienes espedanza...


Ella frotaba su lengua de la misma manera que frotaba su vara eyaculando. El ataque simultáneo desde arriba y desde abajo derritió el cerebro de Kazuki de placer y no pudo hacer otra cosa que dejar temblar sus caderas.


“Ya está, todo listo. ¿Se sintió bien esta vez?”

“Ah...hh...sí, fue lo mejor...”

Cuando el pene de Kazuki fue removido de su cola, había sido reducido a una erección parcial... no, ya que acababa de tener semen, era mejor decir que había sido llevado a una erección parcial una vez más. A pesar de todo, su pene y su lengua habían sido liberados, así que finalmente pudo relajarse. Cuando él le contestó, Karen sostuvo sus manos juntas frente a su pecho y sonrió con una linda inclinación de su cabeza.

“Muchas gracias. Con todo esto... estoy segura de que las demás serán felices”.

“Espero que sí... aaah...”

Después de ser ordeñado tanto de una vez, todo su cuerpo se sentía exhausto. Pero Karen no tenía intención de dejarlo descansar. Suavemente puso una mano sobre la pierna de Kazuki y empezó a frotar lascivamente la cara interna del muslo.

“Ahora... um, ¿Kazuki-san? Sobre el trabajo de probador.”

El movimiento de su mano parecía ser algo instintivo para una súcubo, por lo que sólo lo tocaba subconscientemente de una manera excitante. A ella no pareció importarle mientras le frotaba el muslo, le pinchaba suavemente las bolas y lo miraba a los ojos.

“Si vas a recibir nuestros tratamientos de belleza para el trabajo de probador...espero que también puedas suministrar energía como hoy. Añadiremos ese cambio a tu contrato final.... ¡Oh! y por supuesto, si sólo quieres hacer el trabajo normal de pruebas, eso también está bien. Pero te agradecería que aceptaras los dos.”

Mientras ella hablaba, la mano de Karen había llegado a la base misma de su muslo y sus suaves dedos llegaron lo más cerca posible de su pene sin tocarlo. Ese toque estimuló su deseo masculino y el rostro encantador de Karen le estaba dando una sonrisa amable. Con esa mirada en su cara, negarse sería realmente difícil.

(¡Lo que hizo hoy se sintió tan bien como una prostituta de primera clase! ¿Y ella está diciendo que puedo experimentar eso casi todos los días mientras también hago las pruebas de tratamiento de belleza y me pagan?)

Su objetivo aquí había cambiado completamente, pero no tenía razón para negarse.

“Esto significará que estás en un curso especial de pruebas de tratamientos de belleza... ¿aceptarás ese trabajo?”

Ella ladeó su cabeza cuando preguntó y Kazuki estaba listo para aceptar. Pero…

“¡Oh, cierto, cierto! Sólo para volver a comprobarlo, ¿recuerdas cuáles eran tus deberes para el trabajo de prueba? Los revisamos cuando firmaste el contrato temporal de hoy.”

“Um... ¿Cuáles eran?”

Lo había leído todo, pero sólo recordaba que no contenía nada dañino. Karen se rió de su falta de respuesta y levantó dos dedos para explicarlo.

“Hay dos deberes como probador: debes estar al tanto de los efectos del curso de belleza y debes reportar sus efectos para ayudarnos a hacer publicidad.”

“Oh, ahora lo recuerdo. Algo sobre tener que hacer un informe sobre el progreso de los efectos al menos una vez al mes, ¿verdad?”

Pescó entre sus nebulosos recuerdos y ella continuó en un tono de disculpa.

“Sí... Sé que esto será una carga para ti, pero necesitamos traer más clientes.”

Eran un negocio después de todo, así que habría gastos inevitables.

“Y para ayudar al probador a hablar de los efectos, siempre les damos una tarea que completar. De esa manera tienen un logro real para hacerlos conscientes de los efectos”.

La recordaba vagamente diciendo que mantener y enviar registros de esa tarea y sus resultados funcionaba mejor como un anuncio que simplemente escribir un informe.

“Ahora, sobre tu tarea. En primer lugar, los clientes que vienen a nuestros tratamientos de belleza siempre tienen sus propios complejos personales, por lo que tratamos de darles tareas relacionadas con eso.”

“Ya veo. Pero usted vino a mí en vez de que yo fuera a usted...”

“Sí. Así que, Kazuki-san, um... esto es un poco difícil de decir...”

Karen sonaba aún más arrepentida y su expresión se nubló. Tras unos segundos de vacilación, respiró hondo y pareció haber reunido su determinación.

“A intervalos fijos, me gustaría que te le confesaras a Juri-san.”

“.................................¿Eh?”

No se esperaba esta sugerencia, por lo que tardó en responder. Ella debió pensar que él no lo había oído bien porque se aclaró la garganta y repitió.

“¡A-ajem! Como dije... a intervalos fijos, me gustaría que te confesaras...”

“¡La oí la primera vez! ¡No tiene que decirlo de nuevo!”

“Eso está bien entonces,” dijo con una sonrisa, pero esto no era nada “bueno” en la mente de Kazuki.

Aunque tenía sentido ya que eso era lo que la había llevado a hablar con él en primer lugar.

(¡Espera...espera, espera, espera... ¿eh?! ¿Hacerlo de nuevo? Pero por la forma en que Juri estaba actuando, eso nunca funcionaría a menos que me las arreglara para suprimir mi deseo sexual...)

Incluso si el intervalo era una vez al mes, eso significaba que tendría que hacer una confesión condenada al menos tres veces más. La expresión, el tono de voz, y la ira de Juri cuando ella se había ido pasaron por su mente y sintió un latido de dolor en su corazón.

(¿Pero por qué? Después de eso, llegué aquí, donde Karen-san me hizo correr tres veces... ¿pero el rechazo todavía me duele más? ¿Qué tan necesitado estoy?)

Además, la cosa en su entrepierna aún no mostraba signos de encogimiento. Incluso si era su trabajo, Karen había hecho mucho para calmarlo, así que se sentiría ingrato si dijera que esa condición era demasiado y renunciara.

“Lo siento, Kazuki-san. No debería haber sugerido eso sin pensar en tus sentimientos. Por favor, olvida lo que dije. Se me ocurrirá algo más para pedirte que...”

“¡Espere!”

Él la detuvo de repensar esto, le agarró el brazo, y le hizo mirarlo a la cara.

“¿U-um, Kazuki-san? Sé que debes estar enfadado, pero por favor, cálmate...”

“...no estoy enfadado. No le importa si acepto usar esa tarea, ¿verdad?”

“¿Eh...?”

Esta vez, fue ella quien no esperaba la respuesta. Sus ojos se abrieron de par en par, mostraba claros signos de sorpresa y confusión en su cara, y él pudo ver que los súcubos no eran tan diferentes de los humanos. Así que incluso si ella lo ordeñara...

(Dudo que ella me tratara como nada más que una comida.)

Se sintió mal porque una parte de él se había preocupado por eso, así que se disculpó en silencio por ello. Aun así, apreciaría que eso estuviera escrito en el contrato.

“Entonces... ¿aceptarás el trabajo de probador?”

“Sí... Aunque este es un problema interno para mí, así que no estoy seguro de que será de mucha ayuda para la publicidad.”

Cuando hizo ese comentario de autodesprecio, Karen sonrió y le tomó las manos con fuerza.

“No te preocupes, no te preocupes en absoluto. Todos los demás clientes han visto los efectos y el 80% de ellos tienen éxito en su tarea. ¡Yo me aseguraré de que tu re-confesión sea un éxito!”

“...Muchas gracias.”

“Por otra parte, sólo estamos hablando de 4 éxitos con un total de 5 personas.”

Kazuki deseaba que no se lo hubiera dicho, pero gracias a su actitud positiva y a su sonrisa, sintió algo de esperanza. Y eso fue probablemente sólo una broma de su parte.

Se dio cuenta por la mirada algo preocupada que ella le daba ocasionalmente.

“Entonces tendré que hacer todo lo posible para asegurarme de ser el 5º éxito de 6.”

“¡Sí, trabajemos juntos! Juro que te transformaré en un tipo popular. Lo seguiré haciendo hasta que tengamos éxito.”

Karen inclinó seriamente su cabeza y luego le miró hacia arriba con los ojos brillantes.

“Y a cambio... espero que también nos ayudes durante mucho tiempo.... Hee hee hee. Nosotras vivimos diez veces más que los humanos, así que quiero reunir tanta energía como sea posible de ti.”

Sus ojos estaban puestos en la cara de Kazuki, pero su mano agarró suavemente su pene medio erecto, lo acarició hacia arriba y hacia abajo sólo unos pocos milímetros en la base, y le proporcionó un dulce placer. Ese placer ya debía haber estado apareciendo en el rostro de Kazuki porque una sonrisa sádica apareció en sus ojos.

“Se supone que mi tarea es volver a confesarme... ¿entonces deberíamos hacer esto?”

“Sí, por supuesto. De hecho, hacer esto es un tratamiento de belleza psicológica importante para ti. Si quieres aumentar las probabilidades de una confesión exitosa, tienes que correrte tanto como sea posible todos y cada uno de los días. Puedes pensar en ello como una comida para nosotros los súcubos si quieres...”

Mientras hablaba, los movimientos de las manos de Karen se hicieron más fuertes y, de repente, Kazuki se dio cuenta de que ella estaba agarrando con fuerza su pene completamente erecto y lo acariciaba desde la base hasta la punta. La otra mano frotaba y masajeaba suavemente sus bolas, como para ayudar en la producción de semen.

“Cada vez que me visites, estaré esperando ansiosa... una comida muy nutritiva


Sus labios sonrientes tocaron ligeramente su oído y el sonido de un beso sonó fuerte. Apenas lo tocó, pero el lóbulo de su oreja latía caliente, una mayor excitación ardió en su pecho, y su pene palpitaba.

“Ahora, vamos a visitar la oficina del dueño otra vez. Podemos completar el contrato... ¿oh?”

Kazuki detuvo a Karen mientras trataba de levantarse. Subconscientemente extendió su brazo y agarró uno de los grandes pechos contenidos en su traje de baño. La suavidad hizo que sus dedos temblaran y su erección se hinchara aún más.

“¿Pasa algo, Kazuki-san?”

Se hizo la tonta, pero sus ojos estaban fijos en su polla y la baba goteaba de sus labios.

“Um... lo que acaba de hacer... me tiene listo para darle otra comida. Me preguntaba si querría comérsela...”

Para demostrar que él no pensaba que esto sólo le proporcionaba sustento, enfatizó su erección al hacer la sugerencia. Karen respondió con una sonrisa de oreja a oreja y una lamida de sus labios.

“Para que lo sepas, soy una glotona.... me encantaría comer otra vez.”

Luego lo empujó de nuevo a la cama como si no pudiera contenerse más.

“Eso es bueno. Y.… si es posible, ¿podría hacerlo con sus tetas esta vez?”

Hacer una petición tan directa era vergonzoso, así que bajó un poco la cabeza. Pero pareció llegar a ella porque sonrió, movió su cuerpo y presionó sus pechos contra su entrepierna.

“No puedo creer que estés listo para ir de nuevo... hee hee. Los vírgenes son realmente las mejores...


Karen comenzó a chupar y finalmente comió su tercera comida.



Y una semana después...

“¿Por qué no has hecho los deberes? ¡Te dije que los hicieras!”

Una vez más, la enfadada voz de Juri resonaba por toda la clase.

“Oh, lo siento. He estado ocupado últimamente. Pero mira, tengo la mitad hecha.”

Desde ese día, Kazuki había empezado a visitar ese salón todos los días. Pero sólo podía hacer su trabajo de prueba un día sí y otro no, así que la mayoría de las veces era para que Karen lo hiciera correr.

“¡Se suponía que lo harías todo!”

“...Sí, lo siento.”

Sólo visitar el salón de belleza unas pocas veces no debía haber tenido mucho efecto porque no podía sentir ningún cambio en su relación con Juri. O quizás ella solo estaba haciendo una demostración de que nada había cambiado para distraer de la pelea cuando él se había confesado. Aun así…

“¿Entonces me ayudarás a estudiar de nuevo? Podemos hacerlo en la escuela o en una de nuestras casas.”

“Está bien, pero probablemente no por un tiempo. Te lo diré cuando esté libre de nuevo.”

“Está bien, entendido.”

Así, cada vez que Kazuki intentaba acercarse a ella, el comportamiento de Juri cambiaba descaradamente y se distanciaba. Para un tercero, podría parecer una cosa menor, pero Kazuki conocía lo suficientemente bien a Juri como para sentir claramente el cambio.

(No tengo ninguna posibilidad. Aaah... Sabía que sería así, pero todavía me duele...)

Juri se alejó del escritorio de Kazuki y regresó con algunas de las chicas de la clase. Probablemente se estaban burlando de lo que había dicho y de sus malas notas.

“¿Ehh? No, no, no. No es nada de eso.... ¿Eh? No.”

(¿Qué está negando?)

Habían dicho claramente algo sobre él. Se dio cuenta por la forma en que las chicas ocasionalmente lo señalaban. Puede que se estuvieran preguntando si estaban teniendo una pelea o si él era su novio, pero cualquiera de las dos opciones pesaba en su corazón.

(Además, ella está actuando de la misma manera después de rechazarme.... ¿Qué significa eso? Si me odiara completamente, no tendría nada que ver conmigo. Pero ella dijo que no quiere ser mi novia.)

Si esta situación poco clara continuaba, no tendría ni idea de cuál era su relación con Juri. Por otra parte, fue su propia culpa por dar un paso fuera de la categoría de amigos de la infancia y destruirla. ¿O había sido destruida por su lujuria por el sexo opuesto que era demasiado fuerte para esconderse?

Pero no sé si deshacerme de eso arreglará esto... aaah.

Karen y el resto del personal del salón fueron muy amables con él y no tuvo ninguna queja con el trabajo de probador. Especialmente cuando proporcionaban ese servicio especial todos los días.

Pero todavía no creía realmente que continuar con esto llevaría a Juri a aceptar su confesión. De hecho, le preocupaba que no pudiera confesarse, aunque llegara el momento.

(¿Qué se supone que debo hacer? Oh, mierda.)

Aparentemente la había estado mirando mientras pensaba. Las chicas se dieron cuenta y le hicieron un gesto, así que Juri se giró un momento. Pero ella hizo un movimiento espeluznante, se rió con sus amigas y reanudó su conversación.

Solo Kazuki notó que ella protegía su cuerpo en sus brazos mientras lo hacía.

(¡Oh, demonios! Lo siento... Pero realmente no te estaba mirando así esta vez.)

Miró torpemente hacia otro lado, pero su estado de ánimo solo empeoró mientras pensaba en lo que estaba por venir.



“Oh, ya veo. Pero si me preguntas, eso es algo imposible de evitar.”

Sólo había una persona en quien podía confiar sobre esto, así que intentó contarle a Karen lo que había pasado en la escuela. Pero su respuesta no fue particularmente útil.

“Dices eso, Karen-san... pero ya me he sometido a cuatro tratamientos de belleza. Y hoy... ¿¡nkh!?”

Justo cuando intentaba defenderse, una aguda sensación pasó a través de él y gruñó.

“Puedes intentarlo diciendo eso una vez que puedas soportar esta estimulación.”

La risa sonó cerca de su oreja y ella miró su cara que estaba enrojecida por la vergüenza y el placer. Mientras tanto, su dedo estaba húmedo y resbaladizo con mucha loción. Ella lentamente dejó que se arrastrara de un lado a otro a través de la grieta de su trasero desde el cóccix hasta el periné.

“Ah, nn.... ¡Pero... usted está... agh!”

“¿Hm? ¿Hice algo?”

Karen llevaba la blusa blanca y la minifalda apretada de una esteticista, pero estaba haciendo algo que decididamente no era parte del trabajo de una esteticista.

“¡Karen-san, estás... ahh, ahhh! Nhhhh...”

Ella sostenía sus caderas desde atrás, manteniendo su trasero hacia arriba, presionaba la punta de su dedo contra su ano, y bombeaba con el dedo hacia adentro y hacia afuera. Kazuki había dejado que Karen hiciera esto por sugerencia de ella varias veces a lo largo de la semana, pero...

“¿Quién me pidió que hiciera esto?”

“... Fui...yo...nh...”

Sí, esta no había sido su sugerencia hoy. Ella le había dado el masaje habitual, pero justo antes de comenzar el tratamiento de belleza, él le había pedido que calmara su erección.

“Hee hee.... Así es. Se suponía que ibas a tener el tratamiento de belleza hoy, pero tan pronto como apareciste, pude oler todo el semen que se estaba formando en tus bolas...”

Mientras tanto, el dedo de Karen cavaba más profundo dentro de él y pinchaba en un punto de la pared interior. Tan pronto como ella empujó en ese punto, una oleada de electricidad corrió por la mente de Kazuki, su visión se distorsionó, y chispas volaron a través de ella.

“Me rogaste que jugara con tu trasero, ¿no? Así que cedí y te dije que lo haría.... Tienes que estar mucho, muuucho más acostumbrado a estos tratamientos y a mí, o te costará mucho reprimir tu lujuria. Por eso Juri-san es tan cautelosa contigo.”

Sus labios presionaban su oído, así que, con cada palabra, su aliento caliente y la sensación húmeda de su boca lamían el lóbulo de su oreja. Cuando ella hizo eso y torció su dedo, él no pudo contenerse a pesar de la vergüenza, así que sus caderas se levantaron y gimió en voz alta.

“¿Ves? Frota, frota, frota~♪ ¿Entiendes ahora, Kazuki-san?”



“¿¡Nhahhhhh!? Ahee, hah, heee! ¡E... entiendo!”

Cuando forzó una respuesta, Karen usó su mano vacía para frotar su cabeza como si dijera “buen trabajo” y le sonrió como si estuviera regañando a un niño travieso. Él había sido entrenado hasta el punto de que obedecería a un solo dedo de ella y su entrepierna estaba hinchada y patéticamente grande a pesar de que seguían molestándolo en la profundidad de su ano. No podía soportar su mirada regañona y se volvió.

“Hee hee. No hagas eso. Aquí, mírame...nh...”

“Ah…nmh…suck…slurp…”

En términos humanos, ella era unos 5 años mayor que él, pero en realidad, era al menos 200 años mayor. Fue ella quien presionó sus dulces alientos y saliva contra él con sus labios. Su lengua caliente lamió los labios de Kazuki, los forzó a abrirse, y capturó su lengua. El placer de las mamadas que ella le había dado era ahora enviado a sus labios y lengua.

“Nhhhh…lick, suck…smack slurp…”

Su lengua era larga incluso para un súcubo, así que cuando ella lamía completamente a través de su boca, ella literalmente envolvía su lengua alrededor de la de él.

(Owahhhhhh... oh, no... ¡Este beso más mi próstata... no es jugar limpio... gh!)

Justo cuando ese pensamiento llegó a su nebulosa mente, mucha saliva pegajosa fluyó por sus labios y se extendió por su boca como si tuviera mente propia. Cubrió su lengua y la parte interna de sus mejillas como si estuviera lamiendo todo el interior de su boca. Era como tener múltiples súcubos besándole y moviendo sus lenguas a través de su boca, por lo que el placer era suficiente para despojarle de su razón.

“Nee hee hee hee hee...Karyuki-hyan, tu aheao... esh indo


La verdadera punta de su lengua también lamía audiblemente sus labios mientras Karen le daba una sonrisa derretida y le susurraba. Eso fue suficiente para que su columna vertebral temblara y se arqueara hacia atrás mientras sus caderas retrocedían. Eso hizo que el dedo de Karen se moviera aún más profundo. Ese dedo delgado y penetrante parecía bailar dentro de su culo mientras se retorcía en círculo tras círculo.

(¡Ah, ghh... kwahhhhh!)

Todo el cuerpo de Kazuki convulsionó cuando la punta de la uña le arañó la próstata.

“Nnnhh~~~~ …Suck, slurp, kiss…smack…”

Su cara fue expuesta a una caricia besándole y sostenida cerca de la estera de la cama. Luego puso las rodillas hacia abajo, arqueó la espalda y sostuvo el trasero en alto. Su cuerpo tomó la pose más patética por sí solo. Mientras el dedo de Karen se movía profundamente en el trasero de Kazuki, una blancura lechosa surgió de su pene duro como roca y manchó la cama.

“Ahhh, nbh...khhh...ah, ohhh...”

Sus labios fueron robados, él soltó su semen, y Karen observó su expresión gimiendo como si sus ojos estuvieran lamiendo a través de esta. Su gentil sonrisa era una de burla, de afecto y de innegable amor por cómo este animal macho estaba liberando tan patéticamente su semilla. Esa sonrisa miraba hasta la última parte de su cara en clímax.

“...Nn...pwah, ahhhh... Hee hee. Es el primer disparo del día.”

Karen movió su cola hacia lo blanco lechoso de la colchoneta, las sábanas y la toalla, colocó la punta sobre ella y absorbió todas las manchas.

“Ah, gh... sí... lo siento. Realmente...kh...”

Kazuki estaba avergonzado de lo descarado que había sido después de rogarle esto, pero su mente estaba adormecida por el placer y se disculpó en un estado de confusión parcial. Pero Karen inclinó la cabeza y sonó perpleja.

“Um… no sé por qué te disculpas, pero si te refieres a las cosas que dije de ti, sólo lo hice porque tú dijiste que te gustaba. No tienes que preocuparte por eso.”

“Uuh… No, um… yo me refería por pedir algo tan vergonzoso. Como hombre, quiero decir...”

Explicar este asunto del orgullo masculino era vergonzoso, incluso aunque ella hubiera preguntado, pero Karen aplaudió como si finalmente entendiera. Entonces le sonrió con toda su cara, sin otra cosa que no fuera pura buena voluntad, y abrazó el rostro de Kazuki.

“De nuevo, no tienes que preocuparte por nada de eso. Cuando tienes una polla así de asombrosa, soy feliz siempre y cuando mi pobre técnica pueda excitarte y hacerte correr. Así que soy feliz mientras me dejes hacer esto por ti.”

“Ah...”

Ella llevaba una blusa, pero no un sostén, así que, con el pecho presionado contra su cara, fue rodeado de un dulce aroma lechoso y un hormigueo corrió por su columna vertebral. Sabía que esto era peligroso, pero no podía evitar extenderse y abrazar fuertemente las caderas de Karen.

“Hee hee ♪ ¿Ya no puedes contenerte? ¿Tiempo para una segunda ronda?”

“No, eso no es lo que... oh, kh… nh...”

Ella lo acercó y deslizó su mano a su indefensa entrepierna mientras él estaba sentado en la cama. Karen estimulaba suavemente la piel de él, aumentó su excitación propia al frotarse los pezones endurecidos, y agarró la punta del pene de Kazuki revitalizado como si fuera un micrófono.

“Esto es un problema. No podemos continuar con el tratamiento de belleza hasta que se encoja. ¿Qué hacemos?”

Movió su mano cubierta de loción hacia arriba y hacia abajo y un dulce cosquilleo le llenó la cabeza. Ese sentimiento se apoderó del corazón y mente de Kazuki y exhaló cortos gemidos mientras se inclinaba hacia atrás.

“Hee hee. Esto es fácil. Demasiado fácil, Kazuki-san


Ella quitó el brazo que le sostenía y él volvió a caer fácilmente sobre la cama. Ella se paró a su lado y lo miró hacia abajo mientras sostenía la cabeza de su pene con una mano y frotaba suavemente loción sobre él. Ella lo molestaba por ceder tan fácilmente, pero este sólo podía abrir sus piernas, mostrar sus caderas y tomar la postura de sumisión de un animal.

“N-no.… esto no está bien. Hablo en serio... usted debe de haber hecho algo, Karen-san.”

“¿Algo? Oh, ¿te refieres a la habilidad de encanto de una súcubo?”

Karen se inclinó para poner su cara frente a la de él. La pose acentuaba su escote y ella sostuvo el pene de Kazuki entre ambas manos. También invirtió su agarre por encima de la mano en uno por debajo, sostuvo la cabeza con una mano y masajeaba el tronco con la otra. Era lo suficientemente larga como para que le sobrara longitud con dos manos sosteniéndola y era lo suficientemente gruesa como para que un círculo formado por los dedos de Karen no llegara hasta el final. Él estaba orgulloso de su tamaño y era una de las pocas cosas por las que Karen lo elogiaba. Tal vez por eso ella siempre tenía una gran sonrisa cuando la acariciaba así y por eso nunca la dejaba ir hasta que él eyaculaba.

“Si te encantara... te sentirías atraído por mí, ¿no? Sería tan sexy que no podrías quitarme los ojos de encima... y tu polla se pondría muy dura...”

“No.… um, eso es... ah... gh...”

Escuchó un sonido pegajoso y se dio cuenta de que su pene había crecido hasta el límite en sus manos. Después de echarle un vistazo y entrecerrar los ojos, ella se subió a la cama y empezó a sentarse a horcajadas sobre sus caderas. Todo mientras masajeaba y frotaba la vara de Kazuki.

“No puedes dejarte seducir tan fácilmente... Hee hee. No es que yo esté usando algo así. Es una opción, pero siempre me das miradas lascivas, así que tu imaginación es más que suficiente para ponerte duro.”

Ella concentró las palmas de sus manos en acariciar la cabeza mientras dejaba que la base del tronco presionara dentro de la cálida abertura a través de sus bragas. Cada uno de los movimientos de Karen lo frotaba y proporcionaba una dulce estimulación. Debido a que ella estaba a horcajadas sobre él, la minifalda apretada de su traje fue empujada hasta la base de sus piernas y el blanco brillante de sus muslos era visible a ambos lados de su cuerpo, donde se frotaban contra él con su piel suave como la seda.

“¿Ves? No tienes autocontrol. Tu polla está tan llena de lujuria – como siempre
– Así que calmémonos y volvamos al tratamiento de belleza.”

Se inclinó hacia delante y desabrochó dos botones de su blusa para revelar el escote en el que la cara de Kazuki había sido enterrada antes. Sus grandes pechos temblaron de lado a lado y la vista obscena aumentaba la excitación de él.

“Hh, gh...hhhhh...”

Apenas se acababa de correr, pero estaba a punto de hacerlo de nuevo sólo unos minutos después. Para aferrarse a los últimos fragmentos de su orgullo, apretó los dientes y luchó para asegurarse de que eso no sucediera. Ella debe haber sabido exactamente lo que él estaba pensando porque se rió como si estuviera regañando a un niño y deslizó su mano a lo largo.

“Sí, me encanta esa mirada en tu cara, Kazuki-san. Hee hee. Muestra algo de autocontrol, ¿sí? Me gustaría probar montones y montones de espeso semen acumulado hasta que no puedas contenerte más.”

Un círculo formado por cuatro dedos frotaba la parte inferior de la cabeza, apretaba y hacía cosquillas en el tronco. Con la base todavía sostenida entre los muslos y la entrepierna y los dedos frotando sin cesar la parte inferior del tronco, sus caderas se elevaron y el esfínter se cerró para evitar que el semen se elevara.

Pero esa reacción envió algo de estimulación a la próstata palpitando dentro de su trasero y le recordó el vergonzoso placer que Karen le había dado. Una vez que él se centró en ella, la sensación aumentó aún más su deseo de eyacular y su vara tembló a punto de estallar.

“Vaya, vaya. Aún no te has corrido. Mira... ¿realmente quieres disparar tu cosa por todo este lugar? No debes hacer eso...hee hee ♪”

“Oh, ahhhhhh... espere, la tela... gh!”

Ella abrió un poco las piernas y levantó la falda para que la tela delantera rozara el pene de Kazuki mientras ella sonreía alegremente y movía las caderas. La tela de la falda envolvía la sensible cabeza y un enloquecedor latido pasaba a través del pene cada vez que ella movía las caderas.

(Kh...ohh...Karen-san es siempre tan buena en esto...)

Kazuki respiró pesadamente y cerró los dientes con tanta fuerza que hizo ruido. Cuando sólo estaban hablando o ella estaba curando su cuerpo con un tratamiento de belleza, ella le daba un momento tan tranquilo, gentil y relajante como si fuera una diosa en lugar de una súcubo.

“Tampoco te saldrás con la tuya, ¿de acuerdo? No me dejas otra opción que contenerme un poco. Vamos, dije que no te corras. Todo lo que estoy haciendo es frotar un poco la parte de abajo. Acabar con eso sería varias veces más vergonzoso que te penetren el trasero. Hee hee. Pero si eso es lo que quieres, entonces bien. Déjame ver lo vergonzoso que puedes ser


Pero cuando se trataba de sexo, ella emitía un aura amable, pero no mostraba moderación, parecía excitarse al verlo retorcerse de placer, y revelaba una personalidad muy intensa y agresiva. Kazuki nunca había pensado que tenía preferencias sexuales tan sesgadas, pero cometió el error de ver una amplia variedad de géneros para calmar su excesiva lujuria. Su vergüenza inspiraba más vergüenza, y no podía resistirse y todo su cuerpo respondió cuando sintió el placer.

“Oh, se ha hecho aún más grande y se ha movido... Realmente no tienes autocontrol. Bien, déjalo salir ahora. Vamos, adelante. Deja que mi falda te haga correr ♪”

La forma en que Karen sonrió y se movía confirmó algo para él: sus cuerpos eran perfectos el uno para el otro.

(No es que hayamos tenido sexo de verdad... ¡gh, ahhh!)

Puede que haya olvidado que dijo que lo haría con la boca porque los movimientos de sus dedos y caderas estaban claramente destinados a guiarlo al clímax. Ella estimuló a fondo la base de la cabeza con sus dedos y agarró su falda para frotarla contra el glande para proporcionar un nivel violento de placer. El ardiente placer carnal hizo que sus caderas sacudieran los músculos que retenían el semen se relajaran, y el deseo masculino se elevó hasta la mitad de su uretra.

“Oh, aquí viene el semen... Te mueres por correrte, ¿no? Adelante, adelante. Vamos, córrete, córrete... Hee hee. Córrete, córrete


La usual voz dulce de sus órdenes hizo que su pene se moviera. El reflejo de la orden grabado en su cerebro bajó hasta la parte inferior de su estómago y finalmente se rindió y relajó todo su cuerpo. Sin embargo…

¡Rinnnnnnnnnng, rinnnnnnnnnng!

“¿Oh?”

“...Ah, gh... ¿¡estás bromeando, verdad!?”

Cuando sonó el teléfono interno, la atención de Karen se volvió hacia allí y dejó de moverse. Él se retorció sin que le quedara salida a toda su lujuria carnal y la criticó, pero Karen se bajó frenéticamente de la cama y levantó el auricular.

“Sí, soy Karen. Sí, sí.... Oh, pero... entendido. Estaré allí enseguida.”

(¿¡Espera, qué!?)

Él había pensado que era sólo una notificación de negocios o algo así, pero aparentemente la estaban llamando para algún tipo de emergencia. Ella colgó y le echó una mirada de disculpa. Se arregló la ropa desordenada, se puso la chaqueta, le dio al pene una caricia a regañadientes y abrió la boca.

“Lo siento, Kazuki-san. Una clienta mía parece querer un tratamiento adicional. Me gustaría priorizarte, pero esa no es una opción.”

“¿Entonces qué se supone que debo hacer...?”

Para ser honesto, él estaba tan excitado que sacaria su carga si la abrazaba y se frotaba contra ella solo un poco. Pero si iba a correrse, quería que fuera del intenso servicio de Karen. Eso le impidió tomar el camino fácil.

“Volveré en media hora, así que por favor espera aquí.... ¡Disculpa!”

Ella también debió haber estado reacia a irse. Se veía desconsolada cuando miró el pene de Kazuki, se mordió el labio y salió corriendo de la habitación. Había dicho media hora, pero quizás estaba pensando en terminar antes y volver corriendo.

“...Bien entonces. Supongo que esperaré... ¿hmm?”

Kazuki miró y vio que había dejado su sujetador en la canasta. Usar eso para masturbarse sería muy placentero. Él extendió la mano hacia el sujetador y su entrepierna, pero entonces tiró de sus manos hacia atrás y rodó sobre su costado con una erección que todavía le palpitaba en la entrepierna.

“30 minutos. Sólo 30 minutos.... ¡Ohhhhh!”

Pensó que eso pasaría pronto si cerraba los ojos y dormía, pero estaba siendo demasiado ingenuo.



“¡Ah... ¿todavía no ha vuelto?... ¿¡Todavía no ha vueeeelto!?”

Kazuki se retorcía en la cama como un adicto, pero sólo habían pasado unos 10 minutos. Mientras tanto, su pene todavía estaba duro como una roca y apuntaba hacia arriba, aunque no lo había tocado.

“No puedo soportar esto... Apúrese, apúrese...”

Miró a la entrada de la habitación una y otra vez, pero esta no mostraba signos de apertura. Cuando pensó en esperar otros 20 minutos, si no más, un deseo aún mayor brotó dentro de él. Podría haberse arreglado si se hubiera vuelto flácido, pero aun así podía sentir vívidamente el tacto de los dedos, labios, hendiduras y piel de Karen en su cuerpo y el olor de ella llenaba la habitación. Todo esto mantuvo su excitación fuerte.

¡Podría hacerlo yo mismo! ¡No, no, no, no, no! ¡No puedo hacer eso!

El latido de su entrepierna le golpeaba en las orejas, su deseo de eyacular le proporcionaba un hormigueo desesperado, y su vara temblaba. Se acercó, se detuvo y.… después de 10 minutos más...

Clic.

Cuando oyó abrirse la puerta, rápidamente se volvió hacia ella. Pero no fue a Karen a quien encontró parada allí.

“Hmm, así que esta es la habitación especial... Y ese es él. ¿Oh?”

“................. ¿Quién eres tú?”

Era una chica con calcetines anchos y un uniforme escolar mucho más baja que Karen. Era linda, pero se veía como una mocosa.

(¿Es parte del personal? No, ese uniforme significa que es una estudiante. Pero ¿qué está haciendo una estudiante aquí?)

Él también era estudiante, pero como probador a tiempo parcial, tenía una razón perfectamente legítima para estar aquí. Lo que eso implicaba era una cuestión diferente. Pero sólo un hombre podía hacer ese trabajo, así que sólo podía asumir que esta colegiala era una clienta. Pero parecía inusual para una estudiante visitar un salón de belleza.

Mientras él la observaba así, se dio cuenta de que ella también lo observaba a él. Debería haber estado usando un traje de baño, pero como actualmente no llevaba nada puesto, se cubría con una toalla. Sin embargo, seguía tan erguido como siempre.

(Esto no es bueno... necesito que se vaya antes de que se dé cuenta...)

Pero mientras él intentaba decidir si debía decirle algo, ella sonrió y se acercó.

“Hola, Onii-san. ¿O debería llamarte “señor” como si fueras un cliente?”

La brillante sonrisa que ella le dio era agradable y no contenía nada de la malicia que había sentido antes. Sólo parecía una chica linda. Era increíblemente baja, pero el pecho en su uniforme mostraba los comienzos de los montículos, sugiriendo que era una chica en crecimiento. Su falda era lo suficientemente corta como para ver la base de sus piernas, esas piernas eran delgadas, y tenían curvas redondas y femeninas, por lo que tenía tanto una belleza atlética como un encanto femenino.

Su pelo se veía castaño, pero puede que tuviera un toque rojo. Sin embargo, parecía ser su color natural de cabello porque no había ningún indicio de decoloración y el cabello largo era brillante y resplandeciente hasta el final. El pelo estaba dividido en dos colas que se balanceaban mientras ella se ponía junto a la cama, miró a Kazuki, y se inclinó educadamente.

“Oh, um, hola.... Bueno, en realidad no importa, pero... ¿quién eres tú?”

“Soy Rumina. A menudo visito este salón como aprendiz. También voy a la escuela, por supuesto, pero sé cómo manejar a los clientes, así que no te preocupes ♪”

¿Significaba eso que Karen había enviado a otro miembro del personal para tratar con él? Cuando empezó a preguntarse si eso significaba que ella también se ocuparía de eso, el bulto de su toalla se movió y sintió un cosquilleo en sus bolas.

(¡No, espera! Ella es claramente más joven que yo. Eso sería una mala idea. Sí.)

Con eso en mente, indiferentemente movió su cuerpo para asegurarse de que la parte inferior de su cuerpo permanecía fuera de vista. Puede que fuera una súcubo, pero puede que no. Y si Rumina no lo era, entonces ella simplemente lo vería como un pervertido por estar aquí sin traje de baño.

“Así que, um... Rumina-chan...”

“¡No agregues el ‘-chan’! ¡Suena muy infantil!”

La forma en que infló sus mejillas y apartó la mirada fue una reacción verdaderamente infantil. Pero él no era tan estúpido como para señalarlo. Obedientemente se disculpó y corrigió cómo se dirigía a ella.

“O-oh, lo siento, Rumina. Entonces, ¿por qué estás aquí?”

“Oh, claro, claro... Um, antes... Karen-chan dijo que se iba a retrasar, así que me pidió que te ayudara a preparar tu tratamiento ♪”

(¿Qué tratamiento es ese? ¿El normal? ¿Eh? Pero entonces, ¿no tendré problemas por no usar traje de baño? No, espera. Karen-san no enviaría a una chica normal aquí cuando sabe en qué estado estoy.)

No podía decidirse y no reaccionó, así que Rumina le miró fijamente y debió decidir que él no tenía preguntas reales. Lentamente tomó la cremallera de su falda.

“De acuerdo, entonces comencemos...”

Ella desabrochó el broche, bajó la cremallera de su falda y la dejó caer. Incluso si era lo suficientemente corta como para ver la base de sus piernas, verla desnudarse repentinamente hizo que sus pensamientos se detuviesen mientras él la miraba.

“Espera... Rumina, ¿qué estás haciendo?”

“¿Hm~? Ha ha. ¿Qué te estabas imaginando, Onii-san? Mira, estoy usando un traje de baño debajo~♪”

Seguro que vio algo más que bragas abajo. Parecía ser un traje de baño de la vieja escuela, esa reliquia de una edad más avanzada que incluía una abertura para dejar salir el agua.

“Espera, ¿qué llevas puesto? ¿Este salón no tiene uniforme?”

Su pregunta no pareció molestar a Rumina mientras ella doblaba cuidadosamente su falda y la colocaba en el canasto. El sujetador de Karen estaba allí, pero pareció no darse cuenta y Kazuki suspiró aliviado.

“Está bien, está bien ♪ ¡Así es como yo hago las cosas! Okey, da la vuelta en el otro sentido. Me dijeron que continuara tu masaje~ Ei ♪”

El viejo traje de baño de escuela con la parte superior del uniforme parecía una especie de traje fetiche, pero la chica empujó a Kazuki para que le diera la espalda. Si él se recostaba boca abajo, ella podía continuar con el masaje de aceite de cuerpo entero que Karen había comenzado, pero...

“¡E-espera! Um... yo estoy recibiendo el curso especial, así que, um...”

“¿Hm~? Oh, cierto, cierto. Lo sé ♪ No llevas bañador, ¿verdad? Eso está Okeysísimo ♪”

Rumina se metió por debajo de los brazos de Kazuki, tiró de la toalla con fuerza, y la retiró alrededor de sus caderas. Ella entonces puso sus manos sobre sus hombros y usó más fuerza que la que él hubiera imaginado de una chica tan pequeña para evitar que se acostara.

“La toalla está cubriendo todo, así que yo tampoco tengo que preocuparme. Hee hee, ¿estás listo?”

“Hh… S-Sí, estoy... ¿bien?”

Calmó su voz aguda y se las arregló para responder, pero el suave toque de los dedos de la chica y la dulce voz animada susurrada en su oído estimularon su deseo masculino e hicieron que su pene se moviera tan fuerte que casi se le cae la toalla.

“Ha ha. ¿Por qué oyes eso? Bueno, no importa.... Bien, comencemos~ Ey ♪”

Su pene estaba lo suficientemente erecto para presionar contra su vientre, así que este no levantaba mucho la toalla y ella no se dio cuenta.

Pero su masaje era diferente al de Karen. Probablemente lo había modificado para que funcionara con su pequeño cuerpo. Rumina producía un sonido pegajoso mientras se frotaba la loción de aceite en sus brazos y piernas y luego envolvía sus miembros alrededor de él por detrás.

“¿¡Hgh...kwahh!? ¡U-um, espera!”

“Eh heh heh ~ Puede que sea un poquiiito pesada, pero ten paciencia, ¿okey~?”

Sus calcetines terminaron un poco mojados después de absorber un poco de loción, pero mantuvo los pies en la cama para que no lo tocaran. Sin embargo, sus húmedos muslos y rodillas rozaban los costados, piernas y estómago de Kazuki y la suavidad de su fina y joven piel le proporcionaba suficiente placer para que sus caderas temblaran.

“No, no pesas... ¡y ese no es el punto! Hh...kwohhh...”

“¿No soy pesada? Ha ha. Eso es bueno... seguro que eres musculoso, Onii-san. Tus hombros, brazos, pecho, abdominales y piernas son tan sólidos y masculinos~♪”

Mientras que sus piernas con loción le proporcionaban un dulce estímulo, sus brazos se extendían alrededor de los hombros o por debajo de los brazos de Kazuki y le proporcionaban un placer intenso gracias a la loción untadas alrededor de las yemas de los dedos. La humedad pegajosa se le frotaba como si le estuviera lamiendo la axila. Luego giró en círculos hacia adelante y las palmas de las manos de la chica presionaron contra sus pezones mientras se movían en círculo.

“Hh, ahhh... Rumina... eso es... khh...”

“¿Qué, hace cosquillas? Aguanta un poco más. ten, ten ♪”

Hubo un patético temblor en la voz de Kazuki, pero ella no detuvo su mano. Continuó molestando completamente todo su pecho con la palma de la mano, dejando que sus dedos se arrastraran como si sintieran la forma de sus pectorales, y se aseguraba de estimular sus pezones todo el tiempo. Justo cuando él pensaba que ella aplicaría presión con la palma de su mano, frotaba los pezones erectos y ocasionalmente los pellizcaba y los acariciaba con un ligero toque.

(¿¡Ella está... haciendo esto a propósito!? Agh…oh, hohhh…)

Pero antes de que pudiera llegar a una conclusión, la mano de Rumina se movió en un sentido diferente, por lo que sus pezones estaban constantemente bajo ataque por un toque siempre cambiante. Es posible que Kazuki nunca hubiese sabido que podía sentir tanto placer solo por eso. La oyó reírse por encima de su hombro y ella le cubrió el pecho con loción en un abrir y cerrar de ojos.

“Esto se absorbe en tu pecho... y te calienta desde adentro. A medida que tu cuerpo se calienta y te acostumbras a mi tacto, tu cuerpo será rehecho de adentro hacia afuera...hee hee


Cuando sus labios rozaron el lóbulo de la oreja de Kazuki con el más leve de los toques, sus caderas se elevaron, pero a ella no pareció importarle. De la misma manera que él realmente sentía que el centro de su cuerpo se calentaba, los dedos de ella frotaban su pecho como si trazaran líneas a lo largo de él.

“¿¡Hghhh!? Ah, hee... espera, ¿qué fue eso...?”

“Sólo comprobando cuánto se han aflojado tus músculos~♪ Bien, bien. Son agradables y suaves~”

Ella trazaba líneas y empujaba sus pectorales con las puntas de los dedos mientras se aseguraba de continuar estimulando sus pezones. Una sola mano molestando su pecho era suficiente para hacerle gemir... y esa mano pertenecía a una joven con uniforme escolar. Ese pensamiento lo llenó de vergüenza y su cuerpo se calentó cada vez más. Sin embargo, su excitación no se había calmado en absoluto, así que su erección se movía una y otra vez, golpeando su estómago.

“¡Esto... de verdad... es...! Gh... Rumina, um...”

“¿Qué es eso? ¿Te hace cosquillas? ¿O se siente bien? Soy buena en esto, ¿no? Sigo siendo un aprendiz, pero mis masajes reciben muchos elogios de los clientes.”

Era cierto que su precisa forma de frotar y su suave estimulación estaban aflojando y derritiendo los músculos de Kazuki. Y mientras una mano le frotaba el pecho, la otra le masajeaba el brazo, el hombro y el cuello, así que el brazo se le aflojó rápidamente.

“Okey, ahora por este~ Tiempo de cambiar... Este hombro también necesita un masaje...”

Sus brazos intercambiaron trabajos, así que empezó a masajear el hombro opuesto. Sin embargo, la estimulación a su pecho no cesó. Y como ella estaba presionada contra su espalda, una modesta pero alegre sensación le rozaba constantemente la espalda, estimulando su sensualidad hasta el punto de que se formó una mancha en su toalla.

(Ah, zh… kh, no está bien... ¡Mi liquido pre-seminal está empapando la toalla... ngh!)

Él giró sus caderas y piernas en un intento de mover la toalla para que ella no se diera cuenta, pero Rumina vio el movimiento y apretó con sus piernas para que dejase de moverse.

“Vamos, no te muevas, ¿sí? Lo que hacen los niños es inquietarse porque les hace cosquillas. Tú no eres un niñito, así que ten paciencia.”

(Kh, ¿qué clase de motivación es esa?... ¡Y podría soportarlo, aunque me hiciera cosquillas!)

Si realmente pensaba que eso era todo lo que era, entonces Rumina se sentía más como una niña que como una aprendiz.

“Oh, ¿o no es eso? Quiero decir, estás tan cerca de descargar que un golpe rápido te pondría en marcha~ Ah ha ha ♪”

“––––¿¡!?”

Todo su cuerpo respondió a su comentario susurrado saltando y sin moverse más. Su expresión era rígida y la miró con incredulidad.

“¿Cómo... lo sabes?”

“Hee hee. Te has venido mucho hoy, ¿verdad? ¿Pensaste que no me daría cuenta? Hee hee. Es extraño... quiero decir, apestas a semen


Ella olfateó con su nariz para soplar suavemente en la oreja de Kazuki y luego le lamió el lóbulo de la oreja. Él dio voz al hormigueante placer que sentía y la risa de ella se hizo más fuerte.

“Y desde que entré, tu polla ha estado dura como una roca y lista para correrse, ¿no?” Está goteando liquido pre-seminal lo suficiente como para manchar la toalla. Qué polla tan indisciplinada e infantil... ¿Se trata de un caso que se ve como un adulto, pero es un niño por dentro ♪?”

“Nkh... No te burles de mí... ¡no estoy... agh!”

Después de lamerlo, ella le apretó suavemente el lóbulo de la oreja entre sus labios, usó sus calcetines sueltos para mover la toalla, y colocó su vara erecta entre las plantas de sus pies.

“Hey~, ¿está así por Karen-chan? ¿O por mi culpa? Onii-san, ¿te gustan las grandes o las pequeñas? ¿Eres un lolicon? ¿O te gustan las tetas grandes?”

“¿De… De qué estás hablando?... ¡kh, oh, ohhh!”

Ella comenzó a frotar sus pies hacia arriba y hacia abajo y la humedad de la loción que fluía se unió a la sensación de sus calcetines sudorosos. Esa humedad perfecta rodeó el pene mientras lo acariciaba para sacar el semen. La tela se envolvió pegajosamente, el ligero calor de sus pies se unió a ella, y sentía como si la sensibilidad de su pene fuera aumentando gradualmente.

“Hh, ah...ngh, ahhhh...”

“Hmm~, si estás así de excitado, entonces debes ser un lolicon ♪ Eso significa que te has puesto duro por mí. ¡Yay~!”

“No.… no.… ¡ngh, ohhh!”

Sus muslos estaban envueltos alrededor de las caderas de Kazuki y sus pies rodeaban su pene mientras lo acariciaba como si lo moviera de lado a lado. Eso lo llenó de un dulce placer. Los brazos de ella pasaban por debajo de los de él para abrazar su pecho donde le retorcía intensamente los pezones erectos ahora que ella no se molestaba en disfrazarlo de masaje.

“Esta es mi manera de decir gracias~♪ Ya que tu polla de lolicon se puso tan dura mirándome, ¡jugaré con estos pezones completamente erectos tal y como te gusta! Toma, frota...”

La loción que cubría los dedos de ella y los pezones de él producía un sonido pegajoso y gruesas cuerdas, ya que ella proporcionaba una caricia persistentemente minuciosa. Pellizcó, masajeó, acarició, aplastó y frotó los pezones. Cuando se pusieron aún más duros, presionó sus uñas contra ellos y los rasguñó dulcemente para esparcir la estimulación.

“¡Hyahh! Nn...kh, dales un descanso... ¡agh, wahhhh!”

“Ha ha ♪ Entonces, ¿hasta los lolicones se avergüenzan cuando sus pezones les dan placer? Qué lindo~ Finge todo lo que quieras, pero no serás capaz de resistirte al final
Solo escucha todos esos gemidos y mira lo duro que están tu pene y tus pezones. Los machos humanos son tan fáciles de seducir ♪”

Él quería discutir, pero todo lo que ella decía era verdad y no pudo encontrar nada que decir. Su pene seguía sacudiéndose entre los pies de ella y sus caderas temblaban para decirle a sus piernas cuánto placer sentía. Y mientras ella trataba a sus pezones como si fueran un juguete, permanecieron igual de erguidos e incluso se le hizo más difícil empujarlos contra sus dedos.

Deseaba al menos poder quitar las manos de la chica, pero sus brazos estaban flácidos debido al masaje o a la aguda estimulación de sus zonas erógenas. De hecho, tiró hacia atrás de sus caderas y flexionó la espalda en una patética pose destinada a frenar la eyaculación. En vez de liberarse de ella, le dio a ella una espalda más estable a la que aferrarse.

“Mira, ¿sabes qué es esto? Son los pezones polla que se pusieron así de duros cuando los toqué.... Hee hee♪ No puedo creerlo... están tan duros y se están retorciendo... Pero sólo los estoy frotando...”

Dejó de pellizcar con sus dedos y en su lugar usó sus dedos índices para frotar fuertemente contra la punta de los pezones. Apenas los estaba tocando, pero la loción transformaba incluso un ligero toque en un placer increíble e inspiraba un deseo masoquista dentro de Kazuki.

“¡Detente, no.… ah, ahhhh! ¡Gh...kwahhhh!”

Una oleada de placer golpeó su columna vertebral y las profundidades de su mente se derritieron hasta que quedó en blanco. Sus caderas se elevaron solas, su esfínter se aflojó, la sensación de eyaculación inminente aumentaba con cada segundo que pasaba, y su vara de carne temblaba.

“Hee hee. Aún no~♪”

Pero entonces los pies de Rumina dejaron de moverse y apareció un espacio entre sus calcetines y el pene de Kazuki, mientras ella mantenía los pies lo suficientemente alejados como para que él no pudiera estimularse ni siquiera cuando movía las caderas.

“Muestra un poco más de paciencia. Cuando realmente no puedas esperar más... Te daré un orgasmo tan intenso que te volverá loco.... Pero por ahora, enfoquémonos aquí ♪”

“¡Kwahhhhh! Agh, ¿otra vez...? Hh, hahhhhh...”

Ella le lamió el cuello mientras le pellizcaba y le tiraba los pezones. Debería haber dolido, pero se sintió bien. Los labios de Kazuki se aflojaron ante el placer depravado y la baba fluyó hacia fuera para ensuciar sus labios.

“Ahh, ahh~ Sólo mira tu cara... Bueno, ¿qué podrías esperar de un lolicon masoquista
?”

Al igual que ella frotaba su pene con sus pies, algo cubrió sus ojos. Antes de que se diera cuenta de lo que era, un dulce aroma llenó sus fosas nasales y una niebla rosa llenó su mente.

“Ah ha ha. Tus pezones y tu pene volvieron a temblar. Supongo que te gusta mi falda vendándote los ojos. Estoy contenta ♪ Te limpiaré la boca con ella, así que déjatela puesta.”

“Hyou...ngh, nmhh...”

Lo que aparentemente era la falda que ella se había quitado antes le tapaba la nariz mientras le limpiaba la boca. La simple inhalación trajo una versión concentrada del aroma de Rumina, la excitación dominó el sentido del olfato de Kazuki, y todo su cuerpo pareció volverse varias veces más sensible. Sus caderas no paraban de temblar, su uretra permanecía algo abierta, y el prepucio se desparramaba cada vez que su pene temblaba, ensuciando sus piernas y los pies de Rumina.

“Wow, realmente te gusta la falda... Hee hee. Eres un pervertido legítimo, ¿no? Nunca he visto a nadie empezar a mover las caderas en un baile de pene tan pronto como una chica pone su ropa sobre su cabeza.”

“Hh, gahh...nbh, nhhh, suuuu...hahhh, aghhh...”

Trató de hablar para negarlo, pero terminó respirando hondo y el aroma femenino se apoderó aún más de su mente. Eso hizo que su pene y pezones estuvieran aún más sensibles y duros, mientras que liquido pre-seminal fluía sin parar hacia afuera, goteaba hacia abajo y dejaba su vara reluciente.

“No son sólo tus pezones. Tus areolas también se están hinchando. Están temblando, pidiéndome que las toque. No pensé que fueras tan pervertido. Ah, ha ha ♪”

Ella le mordió la oreja a través de la falda y le señaló las embarazosas reacciones de su cuerpo. No podía decir si era verdad gracias a que tenía los ojos vendados, por lo que solo podía respirar pesadamente y sentir el placer. Entonces Rumina usó ambas manos para sujetar la falda en la boca y nariz de Kazuki de modo que rodeara su cara con el aroma de ella.

“Eres un pervertido, Onii-san. Eres un completo y absoluto pervertido que se excita con la ropa de una chica y por sus pezones
❤. Y se me acaba de ocurrir la mejor y más patética manera de hacer que alguien como tú se corra.”

Antes de que pudiera sentir ira por lo que ella estaba diciendo, su mente reaccionó con curiosidad y excitación acerca de cómo ella lo iba a hacer correrse. Su pene palpitaba y temblaba y sus labios se movían por sí solos para chupar su falda y su mano a través de ella.

“Ah ha ha. ¿Está sabrosa la falda, Señor Pervertido? Sé un buen chico y chupa eso, ¿de acuerdo? Molestaré tus pezones de la mejor manera que pueda
❤.

“Nn, oh... nmh, sluck, slurp... ¿¡hgh, ohhhn!?”

Inmediatamente después de las palabras de Rumina, algo suavemente caliente y derritiéndose y húmedo rodeó, masticaba, chupaba y sorbía en sus pezones.

“¡¡Nghhhhhh!! ¡Ohhhhhhh, nghhhhh!”

No podían ser sus dedos ya que estaban presionados contra su nariz y boca. Una de las piernas de Rumina estaba en la cama y la otra estaba envuelta alrededor de su cintura y usaba calcetines sobre ellas, así que tampoco podían ser sus dedos mojados. Entonces, ¿qué eran estas cosas que traían un placer tan increíble?

(No tengo ni idea... Pero son increíbles. Oh, no. ¡Esto se siente demasiado bien!)

Le recordó algo que había sentido antes, pero era un poco diferente y tenía dificultades para pensar en absoluto con el increíble placer que atravesaba su pecho y derretía su cerebro.

Su pecho estaba abrumado por el intenso placer carnal que sentía como si sus pezones estuvieran rodeados, aplastados y apretados por incontables lenguas diminutas. Esas protuberancias suaves presionaban sus pezones y los frotaban. El interior de estas cosas estaba cubierto por un fluido caliente y pegajoso que se utilizaba como detergente para dar a sus pezones una limpieza a fondo.

“Hh, ghhhhh...hahhh, ohhhh...”

“Hee hee... Parece que realmente te gusta que tus pezones sean frotados ♪ Sigues gimiendo como un idiota, babeando, y chupando mis dedos como si te fueran a dar leche. Esto es bastante patético, ¿sabes? Hee hee. También.”

Ella rozó la cabeza de su pene con la planta de su pie y las caderas de Kazuki se dispararon. Pero antes de que él pudiera frotar todo el pene contra su pie, ella lo tiró hacia atrás para que él simplemente empujara al aire vacío.

“Tu polla está súper caliente sólo por tus pezones. Me pregunto si podría hacer que te corras sin siquiera tocarte la polla.... Hee hee.”

Cuando sus bromas resonaron en su cabeza, Kazuki agitó la cabeza para protestar. Pero…

“Definitivamente voy a hacer que te corras por tus pezones♪.”

Ella anunció que no estaba bromeando en absoluto y que estaba completamente seria.

“¿No crees que sea posible? Hee hee. Oh, pero lo es. Te entrenaré para que te conviertas en un masoquista lolicon que no pueda evitar disparar su semen – chorro, chorro~
– incluso sin un solo toque de tu polla♪. Aquí, ¿puedes sentir esto?”

“Nhh, hhh...ah, ghh...”

Sus dedos dejaron su nariz y presionaron junto a uno de sus pezones mientras era chupado, apretado y acariciado. Ella dibujó un círculo alrededor de él y pinchó el pecho de Kazuki mientras su dulce susurro derretía su oído.

“Este placer en tu pecho... no, en tus pezones masoquistas ha impregnado tu cuerpo, ¿no? Pero si se desliza hacia abajo...”

“Ahh, hahhh, hahhhh...”

Mientras el dedo de Rumina se deslizaba por el centro del cuerpo de Kazuki, la ola de placer carnal lo siguió hasta la parte inferior de su estómago. Él sabía que esto era malo, pero no podía desarrollar la fuerza de voluntad para resistir el placer que ella le traía, así ella usó su cuerpo inmóvil como un juguete.

“Hee hee. ¿Pensaste que te iba a tocar la polla? Lo siento, pero estamos pasando por allí ~♪. Después de dar vueltas alrededor de tu estómago… el placer masoquista irá aquí
❤.

“Hwahhhhhh, hahhhh! ¡Ah, hahh!”

Su dedo se movió en espiral a lo largo de la parte inferior del estómago de Kazuki, rodeó su cintura, bajó directamente por el valle y tocó ligeramente la hendidura de su interior. Karen frecuentemente usaba ese lugar y lo había usado para hacerle venir una vez ya hoy. Era un punto débil masculino embarazoso, una fuente de placer inmoral, y un cambio para forzar a cualquier hombre a someterse.

“Correcto. Aquí.... entraré en tu coño masculino y besaré tu próstata♪. Puedes sentirlo, ¿no? Lo que te muerde y frota los pezones se te mete en el trasero...”

“¡Aghhhhh! Ahuh, hahhhhhh!”

Ya no podía formar palabras reales, sus oídos sonaban como una tormenta de arena, y una brillante luz resplandecía sin parar en su mente. Sin embargo, su cuerpo obedeció las palabras. Todo el placer que todavía jugaba con sus pezones se fundió en el deseo carnal y lo impregnó profundamente en su ano.

“Ah, ah~ ¿Llegaste a tu límite? Tu pene se mueve como loco y tu uretra se abre y se cierra como si respirara. Está diciendo ‘Me rindo~♪.’ Incluso las chicas rara vez se corren por jugar con sus pezones. Deberías estar avergonzado, pero no puedes detenerte, ¿verdad♪?”

Justo cuando él pensó que ella le susurraría en su oído derecho, sus siguientes palabras resonaron en su oído izquierdo. Cuando ella le lamió ambas orejas, la estimulación de sus pezones se hizo aún más aguda y un temblor corrió por su columna vertebral. Aún sin poder ver sus pezones sabía estaban dolorosamente erectos y se sentía como si las protuberancias de carne estuvieran frotando un área más grande ahora. Sus pezones tenían que tener más de 5 mm de largo y un sinnúmero de protuberancias de carne los aplastaban junto con las areolas.

(Ah, ahhhhh...Realmente no puedo contenerme...No puedo...Me voy a correr...Me estoy corriendo...)

Su estamina, resistencia y orgullo se desmoronaron, sólo la vergüenza y la sumisión llenaron su mente, sintió como llamas ardientes quemaban su cuerpo y su mente, y todo su cuerpo se quedó inmóvil. Y luego...

“Ha ha. Te rendiste completamente♪. Sigue adelante y córrete. ¡Usa el sumiso placer de tus pezones masoquistas para rociar todo ese semen! ¡Córrete… córrete, córrete, córrete
❤! ¡Muéstrame todo ese semen masoquista!”

“¡Nghhhhh, ohhhhhh!”

Justo cuando el dulce abuso verbal de Rumina y su aguda orden sonaron en sus oídos, sus pezones fueron poderosamente succionados en los agujeros de carne. El lamer la carne húmeda y el chupar en los puntos sensibles enviaba el placer corriendo a través de su cuerpo. Todo eso aplicó presión a su próstata, hormigueando, y.…

“¡Kyaha
❤! ¡Ahí está, ahí está, ahí está! Mira todo ese semen~♪ Wow, estoy avergonzada por ti♪. No puedo creer que te corras por sólo tus pezones~♪. Pero no puedes contenerlo, ¿verdad~? Seguirás corriéndote, lo esparcirás por todo, y anunciarás tu derrota♪.”

“Abh, nbhhhhh, ahee!”


Ella siguió chupando y apretando a fondo sus pezones y ese placer trabajó para mantener su eyaculación en marcha. Su uretra estaba lo más abierta posible, una cantidad increíble salía cada vez, y un asfixiante olor a flor de castaño llenaba la habitación.

Y estaba acompañado de suficiente placer para que él se desmayara. El placer pasó de sus pelotas a la base de su pene y luego a la uretra, pero luego se disparó desde su columna vertebral para inundar su cerebro. Sabía que Rumina se reía de él, pero se deleitaba en el placer mientras patéticamente empujaba sus caderas y eyaculaba delante de ella.

"¡Hohhh, ogh...ahhhhh...hahhh, ahhhhh...nhhhh!"

Se seguía corriendo incluso cuando tiraba de sus caderas hacia atrás, por lo que su semen salía volando en un ángulo extraño. Por supuesto cayó en su cuerpo, pero también manchó la cama, cayó al suelo y salpicó a Rumina detrás de él.

"Wow~ Seguro que puedes correrte. Apuesto a que podrías correrte más que esto... Ohhh~, huele tan bien... Nhhhh... No lo soporto. Necesito comer un poco..."

Su voz derretida entró en los oídos de Kazuki mientras sus dedos frotaban su pecho para explorar la caliente pegajosidad.

"Es tan gelatinoso y espeso... ¡Sería un desperdicio tirarlo... así que le daré al menos una probadita...! ¡Ahh~~~~nmh!"

Ella sorbió el semen audiblemente de sus dedos. Y…

"Es... es tan bueno~~~~~~~~~~
❤”

Lo siguiente que dijo fue idéntico a algo que él había oído antes.

(——¡! E-espera, ¿esto significa lo que creo que significa?)

Se le ocurrió una idea, pero ella arrojó la falda antes de que él pudiera preguntarle.

"¡Oye, oye, Onii-san! ¡Hazlo de nuevo! ¡Vuelve a eyacular! Quiero beberlo directamente esta vez, así que te chuparé la polla mucho y... mucho... ah.”

"¿Tú también?"

Una cola bifurcada crecía cerca del trasero de Rumina. Los extremos eran demasiado pequeños para meterse un pene, pero tenían pequeñas aberturas en forma de capullos de flores. Sus orejas eran puntiagudas, le habían crecido alas, y esas alas aleteaban un poco después de rasgarse el uniforme y el traje de baño.

"Esto significa que tú también eres una súcubo, ¿no? ¿Así que es lo mismo para todo el personal aquí?"

"Oh~, rayos. Planeaba mantenerlo en secreto..."

Rumina se sostuvo la cabeza y se acurrucó, pero su cola estaba sorbiendo el semen disperso y su trasero estaba temblando. Estaba comiendo... no, eso es lo que iba a mandar a casa. En cualquier caso, Kazuki decidió que sería mejor esperar a que acabase. Pero entonces...

"Lo siento, Kazuki-san. Vengo con retraso— ¿eh?"

"... ¿¡Karen-san!?"

Karen regresó en el peor momento y vio la desastrosa escena en la cama.

"¡Ah... no, no es lo que parece! Esto es, um... ¿cómo debería explicarlo?"

Trató de encontrar una excusa, pero no pudo conformarse con ningún tipo de explicación. Karen, sin embargo, parecía haberlo descubierto todo, así que miró fijamente y le gritó... a la chica súcubo en vez de a Kazuki.

"¡Rumina! ¿¡Qué estás haciendo aquí!? ¡Todavía estás entrenando, así que te dije que es demasiado pronto para que trabajes con cualquier cliente! ¿Por qué siempre me desobedeces?"

"N-no, Onee-chan. Yo sólo estaba—"

Rumina dio una respuesta nerviosa, pero las cejas de Karen sólo se elevaron más agudamente.

"¡Llámame Karen-san en el salón!"

"¡Lo siento, Karen-san!"

Ese intercambio dejó a Kazuki con los ojos tan abiertos como Karen cuando entró.

"Onee-... ¿¡eh, ehhhh!?"

Era verdad que sus reacciones, personalidades y más eran bastante similares, y Kazuki se dio cuenta de que la sensación que rodeaba sus pezones había sido muy parecida a la de la cola de Karen acariciando su pene.

Y mientras miraba de un lado a otro entre las dos súcubos...

"Siento la espera, Kazuki-san. Pero parece que estabas disfrutando conociéndote a mi hermanita.”

Finalmente, la severa mirada de Karen se posó sobre Kazuki y ella le dirigió su fría voz.

"Parece que necesito explicar algunas cosas. ¿Hablamos?"

Karen normalmente estaba tan llena de amabilidad, pero su temible sonrisa dejó temblando tanto a Kazuki como a Rumina. No tuvieron otra opción que asentir obedientemente.




[1] Si no sabes lo que es el ahegao, te invito a dejar Turret Translations.

1 comentario: