sábado, 16 de junio de 2018

Erogenous Beauty Salon Vol. 1 Capítulo 3 - Ninguna Hermana Pequeña es más Fuerte (Pervertida) que su Hermana Mayor


Erogenous Beauty Salon by Succubus Girls

Volumen 1

Capítulo 3
“Ninguna Hermana Pequeña es más Fuerte (Pervertida) que su Hermana Mayor”


“Si tienes una excusa, estoy dispuesta a escucharla.”

Karen sonrió, pero Kazuki no pudo decir nada mientras estaba sentado en el suelo. Rumina también se quedó en silencio mientras estaba sentada junto a él, pero hinchó sus mejillas para expresar su disgusto.

“Como no tienen nada que decir, tendré que sermonearlos.”

Karen miró a Rumina, respiró un suspiro algo preocupado, y abrió la boca.

“Empezaré con Rumina. ¿Cómo pudiste hacer eso sin comprobarlo primero? ¿Y si fuera otro cliente en lugar de Kazuki? ¿Tienes idea de cuántos problemas habría causado eso?”

“...lo sé, pero me di cuenta por el olor.”

“Al menos revisa su archivo...”

Karen presionó sus dedos contra su sien como para aliviar un dolor de cabeza, frunció el ceño y suspiró.

“De todos modos, tú todavía estás en entrenamiento, así que por favor evita proporcionar tratamientos por tu cuenta. De verdad, odio pensar lo que habría pasado si no hubiera sido Kazuki-san...”

“Si no lo fuera, apuesto a que podría haber obtenido su semen sin revelar mi identidad.”

Eso debe haber traído recuerdos porque Rumina babeó y miró a la entrepierna de Kazuki. Karen se dio cuenta, así que miró a la chica y le tiró de la oreja.

“¡El problema eras tú bebiendo su semen! No has aprendido la lección, ¿verdad?”

“¿¡Hyaahhh!? ¡Lo-lo siento! La he aprendido...”

Abrumada por la intensidad de su hermana enfadada, Rumina se asustó y enroscó su cola.

(Realmente no importa, pero ojalá dejaran de decir semen...)

Escuchar a esas hermosas hermanas usar esa palabra lo llenó de un extraño sentimiento. Pero reaccionar de esa manera aquí sólo aumentaría la ira en los ojos de Karen. Trató de pensar en fórmulas matemáticas para no ponerse duro, pero la maestra de matemáticas de su clase era una joven recién casada. Se imaginó las curvas femeninas de su trasero visibles a través de su traje, por lo que sólo aceleró la transformación de su entrepierna.

“...Kazuki-san, ¿por qué te estás poniendo duro?”

“Uh... bueno... estaba tratando de evitar que esto pasara, pero... lo siento.”

Se encogió y colgó la cabeza cuando ella giró su voz helada y sus ojos deslumbrantes en su dirección, pero el comportamiento de Karen sólo inspiró más lujuria y su erección volvió a temblar.

“Parece que no has aprendido la lección. ... ¿Estás seguro de que lo entiendes, Kazuki-san? Tú nos estás ayudando a probar uno de nuestros tratamientos. No podemos impedir que decidas irte a medio camino, pero no podemos permitir que recibas un tratamiento diferente. He planeado todo para proporcionar el mayor efecto, así que si no sigues ese plan...”

Su interminable sermón era sólo un argumento razonable tras otro, por lo que él no tenía nada que decir en su defensa. Sólo podía colgar la cabeza y repetir que había aprendido la lección.

“Incluso si tu meta es una chica específica, me gustaría que siguieras mi plan para construir tu popularidad. Es por eso que he estado encargándome cuidadosamente de tu lujuria, y sin embargo ahora lo has hecho con una aprendiz... y con mi hermanita. Supongo que yo tengo parte de la culpa.”

Karen volvió a suspirar exasperada y afligida.

(Uuh, realmente soy patético...y no tengo excusa. Pero...)

No era una excusa, pero aunque era una aprendiz y la hermana pequeña de Karen, Rumina era sin duda una chica atractiva. Era posible que todas las súcubos fueran atractivas como regla general. Cuando una chica así avanzaba, él no podía evitar tener una erección. Y cuando ella lo molestó, iba a explotar en poco tiempo.

(Quiero decir, si una mujer tan linda como Karen-san lo hiciera por mí todos los días... no, necesito tener más autocontrol. Aun así... comer filete todos los días sería demasiado, así que a veces realmente quieres un poco de sushi... oh, realmente soy el peor.)

Kazuki se dio cuenta de lo terribles que eran sus analogías y su forma de pensar, pero cuando se le mostraron los polos opuestos de atracción física que se veían en Karen y Rumina, no pudo evitar codiciar a ambas. Pensar en eso sólo hizo que su erección creciera, así que la punta se curvó casi hasta el ombligo y las gruesas venas del tronco comenzaron a latir.

“...¡K-Kazuki-san! ¿¡Estás escuchando!? ¿¡O estás tratando de seducirme!?”

“¡Sí, estoy escuchando! ¡Lo siento!”

Karen le gritó mientras sus ojos húmedos miraban directamente a su pene. La acalorada intensidad de su voz le hizo bajar la cabeza y disculparse de nuevo, pero...

“Hmph. Enojarse con alguien por tomar tu juguete favorito es tan infantil. Sólo porque sea el primer cliente masculino del que te han dado el cargo no significa que te pertenezca.”

Rumina refunfuñó a un volumen lo suficientemente bajo como para que Kazuki no se diera cuenta, pero Karen debió oírla claramente porque sus cejas temblaron y la miró con ira.

“¿Dijiste algo, Rumina?”

“...N-no, nada.”

Rumina miró rápidamente hacia otro lado, pero Karen estaba convencida de que no había escuchado mal. Después de un breve silencio, la hermanita súcubo fue la primera en hacer su movimiento.

“¡Bueno, eso fue divertido! ¡Hasta luego, Onii-san!”

Rápidamente se levantó y corrió hacia la salida. Sin embargo…

“¡No te vas a escapar! ¡Hoy, realmente voy a castigarte!”

“¿¡Hyaaahhh!? ¿¡Qué!? ¡Mi cola! ¡Mis alas!”

La cola de Karen pareció volverse más larga y delgada antes de cargar por el suelo para perseguir a Rumina. Le agarró los tobillos como un lazo para detener a la chica. Una vez que la hermanita hubo tropezado, le ató el torso, la cola y las alas.

“¿¡K-Karen-san!? Ella es tu hermana, así que... sé un poco más amable...”

“¿Oh? ¿Estás del lado de Rumina, Kazuki-san?”

Cuando ella le sonrió de frente, las palabras de Kazuki se le atascaron en la garganta y no pudo responder. Se quedó en silencio y agitó la cabeza, así que Karen asintió satisfecha.

“¡O-Onii-san, ayuda! ¡Onee-chan va a matarmeee!”

(Lo siento, Rumina... Yo tampoco quiero morir.)

Fingió no escuchar mientras la cola levantaba a Rumina sobre la cama y la obligaba a ponerse en cuatro. Sus brazos estaban cruzados contra su torso mientras que sus piernas estaban dobladas a la altura de la rodilla y extendidas a la anchura de los hombros, así que fue recostada boca abajo con su trasero levantado.

Mientras estaba atrapada con las rodillas, los hombros y la cara sosteniendo su cuerpo, la cola apretada estaba envuelta alrededor de la base de sus alas. La cola de Karen la trabó en el lugar para que no pudiera moverse.

“Nn, nhhhh...ahh, no... Perdóname, Onee-chaaaaan...”

Trató de mover los brazos y las piernas con todas sus fuerzas, pero sólo produjo un sonido de esfuerzo en la cola y ni siquiera parecía estar causando dolor a Karen. Rumina se rindió y suplicó perdón, pero la Súcubo hermana mayor no era de esa clase. Ella ignoró los ruegos con una sonrisa y se volvió hacia Kazuki.

“Bien, Kazuki-san. Si estás de mi lado, entonces ven por aquí♪ Debes estar molesto por tener a una simple aprendiz molestándote de esa manera

“¿Eh? N-no, no realmente...”

“Estás — muy — molesto — ¿verdad?”

“........................................... Sí.”

Después de haberle sacado la afirmación, Kazuki se puso junto a Karen.

“¿Qué estás haciendo? Onee-chan, Onii-san...vamos, paren esto...”

La mocosa y sádica chica que había visto antes en esa cama no se veía por ningún lado. En vez de eso, esta le miraba con lágrimas en los ojos. Sintiendo una mezcla de sadismo y lástima, Kazuki miró a Karen, preguntándose si debían perdonar a Rumina. Sin embargo…

“Eso es sólo una actuación.”

“¿En serio?”

“Sí,” contestó sin rodeos Karen. Y como Rumina inmediatamente chasqueó la lengua, aparentemente era verdad. Esas hermanas se conocían bastante bien.

“... ¿Qué se supone que debo hacer?” Preguntó.

“Veamos... Primero, tenemos que enseñarle a Rumina que los hombres son algo aterrador. Y que un súcubo debe vivir persuadiendo y domando a esos hombres aterradores para ordeñar su semen.”

“¡Eso no importa! ¡Sólo déjame ir!”

Kazuki decidió que probablemente era mejor fingir que no había oído lo que Karen dijo allí. Cuando Karen se dio cuenta de lo indeciso que era al hablar, ella rápidamente se cubrió la boca, suprimió una suave sonrisa y le susurró al oído.

“Por supuesto, yo no pienso de ti de esa manera. Sólo quiero darte tanto placer como pueda.”

“Realmente no importa. Con usted, no me importa si me está engañando.”

Ella realmente le traía mucho placer, así que él no podía realmente quejarse, aunque ella sólo lo estuviera domesticando. Pero Karen debía sentirse así porque frunció el ceño y le tocó la mejilla.

“No estoy bromeando, ¿sabes? Por eso necesito que Rumina sepa cómo complacerte adecuadamente. Primero, debemos enseñarle lo enclenque que es frente a una pareja tan maravillosa como tú.”

“¿Ahora trata de ganarme con alabanzas? ...No tiene que ir tan lejos.”

Cuanto más decía ella, más parecía que intentaba ganárselo a la fuerza y más opresivo se sentía. Pero Karen debe haberse sentido muy deprimida después de lo que él había dicho porque ella rápidamente discutió su caso con muchos gestos.

“¡Lo digo en serio! Um... es verdad que no quiero que huyas o dejes tu trabajo de probador! Um, pero ese no es el punto...”

“¡Haha! ¡Onii-san te odia por lo que me estás haciendo aquí!”

“¡Cállate, Rumina! De todos modos... incluso sin todo eso, yo...”

Se quedó en silencio brevemente para elegir las palabras correctas. Después de encontrar la mejor manera de expresar sus sentimientos, lo dijo.

“Quiero darte placer y darte un cuerpo varonil que atraiga a las mujeres. Rumina eventualmente podrá tratarte a ti y a otros hombres, así que creo que es una buena oportunidad para cambiar su forma de pensar.”

Terminó con sus bonitos ojos mirándole directamente a los suyos. Sus ojos parecían despejados, ¿pero eso fue debido a un encanto demoníaco?

“Lo sé, lo sé. Le creo, Karen-san.”

“Kazuki-san... gracias.”

No iba a ir tan lejos como para decir que alguien con unos ojos tan hermosos nunca podría decir una mentira, pero sabía lo mucho que ella había hecho por él hasta ahora. Él estaba un poco preocupado por el comportamiento sádico que aparecía en ocasiones, pero no era un gran problema ya que ella era muy cariñosa después.

(Oh, tal vez ella realmente me ha domesticado.)

Sonrió amargamente sin quererlo, pero eso creó una atmósfera de paz. Después de todo, una chica había sido atada a la cama por su hermana y temblaba como un conejito que había perdido su oportunidad de escapar.

“O-Onii-san, tontito. No dejes que Onee-chan te domestique así.”

(Oh, realmente estoy siendo domesticado.)

Karen aclaró su garganta para evitar que Rumina dijera más.

“Ahora, para vengarte de esta chica por burlarse de ti y hacer que te corras, ¿qué tal si atormentas su punto débil?”

“¿¡Qué estás tramando!? Uuh...”

Las crueles palabras de la hermana mayor hicieron temblar la voz de la hermanita y dejaron a Kazuki casi sin palabras.

“¿Podríamos ir un poco más despacio con ella...?”

“¿Qué estás diciendo, Kazuki-san? Tú claramente quieres hacer esto. Tu polla se movió de nuevo tan pronto como lo dije, ¿no?”

La palma de su mano y sus dedos se arrastraron a lo largo de la vara de Kazuki, haciéndole gemir en silencio. El frotamiento de su piel lisa inmediatamente hizo que su uretra se moviera y goteara con líquido masculino claro.

“Hee hee. Me alegra ver que estás listo para correrte. Pero dejemos eso por ahora. Este chico grande puede divertirse después de que hayamos revisado todo lo que has aprendido hasta ahora
.”

En vez de simplemente vengarse de Rumina, ella aparentemente quería que él hiciera todo lo que le había enseñado en los últimos días. Al darse cuenta de lo que eso significaba, la vara que ella estaba frotando latió como loca y sus caderas temblaron.

“Hee hee. Así es... Dale a Rumina un poco del sabor de tus labios y lengua. Recuerdas cómo, ¿no?”

Le sopló un aliento caliente en la oreja y luego chupó el lóbulo de su oreja.

“Estoy hablando de cómo lamiste mi vagina... cómo mandaste tu lengua arrastrándose por toda mi entrepierna como el perro de una ama de casa solitaria. Recuerdas esos 69 y las lecciones de face-sitting[1], ¿no?”

“Hh.... sí... ahh, hahh...”

Ella le lamió el lóbulo de la oreja con movimientos destinados a recordarle, produjo un sonido húmedo con su saliva, y envió placer arrastrándose por su oreja. La espalda de Kazuki tembló de excitación al pensar en usar esos movimientos en la chica atada frente a él, que era la hermana pequeña de Karen.

“Tu erección se movió de nuevo. Eres un excelente estudiante de cunnilingus, así que estoy segura de que ella lo disfrutará. Relájala así y luego enséñale algo de amor con sabor a polla♪.”

Ella dio un beso audible y luego le quitó los labios de la oreja. Pero el calor de sus labios no se apartó de sus oídos ni de su mente, así que lo calentó por dentro.

“Ahora, empecemos. Oh, pero primero...”

“¡Nhee! ¡O-Onee-hyan... nhhh... para... ahhn!”

Karen frotó la punta de su dedo a lo largo de la entrepierna cubierta del traje de baño de Rumina y eso fue suficiente para cortar una parte de la tela, dejando al descubierto la abertura juvenil de abajo.

““————¡! E-esta es... Karen-san, ¿la de Rumina...?”

“Sí, tiene un coño de niña sin pelo. Hee hee. Qué vergonzoso...”

Las mejillas de Rumina se pusieron rojas ante la mirada de Kazuki y la risa de Karen. Ella enterró su cara avergonzada en la sábana. Pero la piel rojiza y blanca de la parte inferior de su cuerpo aún estaba expuesta. Esa carne derretida debe haber estado empapada desde que ella había estado molestándolo y descaradamente puso esa prueba de su calentura hacia él.

“Pero ignoremos eso por ahora. ...El punto débil de esta chica es el otro agujero.”

“Espera, Onee-....
¡Ahee, hyahhh!”

Karen casualmente extendió un dedo hacia los labios vaginales sin pelo que estaban tan derretidos que daba vislumbres de la carne de color rosa en su interior, pero luego ella movió su dedo hacia arriba por encima de eso. La cola que envolvía el trasero de Rumina como una soga había abierto sus nalgas, así que Karen presionó su dedo contra la hendidura que se movía dentro de ese valle. La carne de Rumina cedió fácilmente y pareció tragar el dedo de Karen.

“¿Allí...?”

“Sí, su culo. Kazuki, a ti también te gusta que te molesten aquí, ¿no? Hee hee.”

Karen usó su otra mano para masajear el trasero de Kazuki y trazar un dedo por el valle. Esa estimulación hizo que sus caderas se movieran y líquido pre-seminal chorreó desde su vara de carne y sobre el trasero de Rumina.

“Los súcubos no defecan, así que este es un órgano puramente sexual. Dicho esto, podemos usar nuestro coño o cola para aceptar a alguien dentro de nosotras y podemos usar nuestra boca, manos o pies para ordeñar a alguien... así que te preguntarás cuando usamos nuestro culo. Sin embargo...”

Mientras explicaba, Karen movió su dedo en círculo mientras lo bombeaba hacia adentro y hacia afuera para ensanchar el tembloroso agujero de Rumina y cavar en la carne impura que había dentro.

“¡Hyah, ah, nyahhhh! ¡Hahee, Onee....hyahhh!”

“Un súcubo usa este agujero — no, deja a alguien usarlo — cuando se ofrece sumisamente a alguien. Es un crisol de su propia lujuria y les impide resistir a quienquiera que se ofrezcan. Tiene un efecto aún más fuerte en Rumina, así que una vez que empiezas a molestarla, ella no puede resistirse en absoluto. Justo así.”

Con eso, Karen continuó penetrando el ano de su hermanita con una sonrisa en la cara. Todo su dedo se torció y dobló seductoramente y la estimulación hizo que la carne de Rumina se retorciera y aflojara. Un dulce aroma salió del abierto agujero y salió un montón de líquido espeso y pegajoso.

“Hee, gah...esho noh esh...herdad! Un...hyahn... t, onta...”

La hermanita súcubo apretó los dientes y miró hacia atrás para negar las palabras de su hermana mayor mientras su agujero impuro respondía exactamente de esa manera. Karen sonrió mientras miraba y movió la cabeza más cerca.

“Es inútil mentir, súcubo masoquista... Di lo que quieras para esconder tu débil trasero, pero tu culo dice la verdad. ...Una masoquista como tú no es apta para ser una súcubo


Esas palabras hicieron temblar la espalda de Rumina y ella agitó la cabeza mientras enterraba su cara en la almohada. Pero su cuerpo seguía temblando, su ano temblaba mientras era abierto con dos dedos, y los jugos de amor que goteaban de él habían adquirido una translucidez lechosa.

Karen miró a su hermana con expresión misericordiosa y miró a Kazuki mientras ella seguía hablando.

“No pasará mucho tiempo antes de que todos los clientes descubran tu punto débil, no podrás luchar contra su acoso sexual, y te conviertan en un receptáculo para su semen. ¿Es eso lo que esperas, masoquista pervertida?”

“¡Nn, gh... hahh, hhhh... nhh, nnnhhhh!”

En lo que sólo podría llamarse una retorcida forma de amor fraternal, Karen parecía saber que así era como Rumina brillaría en el cumplimiento de su propósito como súcubo, así que continuó susurrando aquellas palabras sádicas. Con cada frase, el aura sensual de Rumina se hacía más gruesa, el sudor empapaba todo su cuerpo, y su piel sonrojada, su cuerpo y su carne interna pegajosa se derretía.

(Wow... ¿No está yendo demasiado lejos?)

Kazuki miró a Karen, pero ella debe haber malinterpretado su mirada porque asintió y le hizo una seña para que se acercase.

(¿Así que va a seguir así?)

Se acercó y sintió un dulce aroma cuando Karen sacó sus dedos del agujero impuro. Cuando ella presionó sus dedos antes en su hermana, contra los labios de él para darle un sabor de sus entrañas, una sensación de hormigueo y un sabor agridulce a miel se extendió a través de su boca. La estimulación se transformó en placer y se disparó a la parte inferior de su estómago.

(¡Gh...ah, hahhhhh!)

Su pene se volvió aún más erecto y Karen pareció cautivada, pero a regañadientes miró hacia otro lado y le dijo una última cosa a Rumina.

“Bien, es hora de castigarte como tu primer paso para ser una esteticista sexual. Kazuki-san te enseñará la humillación de recibir un contraataque de la persona que tanto atormentaste


Eso también fue una señal de entrada para Kazuki. Cuando ella le dio una sonrisa brillante, él no pudo desobedecer y besó la carne de Rumina como si se sintiera atraído por ella.

“¡Khhhn! Nah, hahhh...”

Tan pronto como apretó sus labios contra el ano de ella, las caderas de Rumina saltaron, presionando su trasero hacia su apasionado beso. Néctar fluía en sus labios, una dulzura que se derretía y un placer ardiente surgían a través de él, y no pudo evitar sacar la lengua.

“Lick…lick, lick…”

Un palpitante cosquilleo alcanzó la punta de su lengua, una dulzura lo siguió, y los jugos de Rumina gotearon. Más que eso, el agujero que aceptaba su lengua se había aflojado tan pronto como lo tocó, por lo que podía abrirlo fácilmente y de forma amplia.

“¡Nkhhhhhh! Hhhh, hahhhhh...”

Ella debe haber estado tratando desesperadamente de apretar esa carne porque la abertura y el interior rosado temblaban contra su lengua. Él usó su lengua para calmarla, untó con una mezcla de sus jugos y su saliva, y probó a fondo sus entrañas.

“Hwaahhhh... ahh, nkh, hahhh... nhah, nhahhhh...”

Cada vez que su lengua se movía y lamía su carne derretida, Rumina daba un cálido y áspero grito. La parte inferior de su cuerpo rápidamente se volvió débil, pero sus instintos empujaron sus caderas hacia atrás y movieron su pequeño trasero como si estuviese buscando sus labios.

“Pwah, lick… slurp, lick, kiss, lick…”

Mientras movía la lengua hacia adentro y hacia afuera y ocasionalmente la extendía para lamer, las caderas de Rumina se movían de una manera divertida. Mientras miraba desde un costado, Karen se sonrojó, dio una sonrisa sádica pero amable, y se reía en silencio. Kazuki y Rumina escucharon claramente la risa y les hizo sentir vergüenza de lo que les estaban haciendo o de lo que les habían hecho.

“¡Hghh... nh, ah, ah hahhhhh... kyah, nhee!”

Ser violada por un humano, que se suponía que era sexualmente más débil, mientras su hermana observaba, tenía que ser bastante humillante. Ella reunió sus fuerzas desesperadamente, tendió las piernas y trató de mantener el culo apretado, pero tan pronto como él volvió a empujar su lengua hacia adentro, sus esfuerzos colapsaron, ella volvió quedarse sin fuerzas, y más jugos gotearon.

“Ngh, gh...slurp, slurp...”

El líquido fluyó como el agua de un grifo y se esparció por todos sus labios, garganta y nariz. Pero a diferencia de los humanos, el ano de Rumina realmente olía a néctar dulce. Parecía emitir feromonas para atraer a un hombre y llamaba al deseo masculino y a la lengua de Kazuki.

Incapaz de resistirse a la atracción femenina, sacó la lengua con los ojos inyectados de sangre, apretó los labios contra ella y chupó su carne.

“¡Slurp, slurrrrrrrrp~~~~~!”

“¿Fgheeeeee? ¡¡Nhee, hyahhhhh!!”

Justo cuando mucho néctar entró en su boca, el agujero chupado tembló con anhelo. No, no sólo el agujero. Su trasero, su parte inferior y todo su cuerpo contenido saltaron salvajemente y presionaron su ano contra los labios de él.

“¡Kheeee! ¡Nhah, hnyahhhhh! Espera, Onii-hyan, ¡Esho noh! ¡No, nyahhhhhhh!”

Rumina estaba atada, pero apretó intensamente sus caderas en el símbolo del infinito para presionar su ensanchado ano contra su lengua para que él la lamiera. La sensación de su lengua, pegajosa con la saliva y sus propios fluidos, hizo que produjera aún más néctar y levantara sus caderas en éxtasis.

Dobló todos los dedos de los pies como si tratara de agarrar algo y repetía la acción con cada nuevo movimiento de su lengua. La única razón por la que Kazuki no detuvo su cunnilingus anal fueron las instrucciones de Karen.

“Así es, Kazuki-san. Una vez que la chica empieza a disfrutarlo, puedes ignorar cuando ella te dice que te detengas
Lame más y más fuerte… Lame y chupa su derretido culo-coño.”

“¡Oniiii-hyaaaaaaaahn! ¡Nhah, ahh, heeeee!”

Rumina gritó en protesta cuando escuchó las instrucciones de Karen, pero esta mantuvo la cabeza de Kazuki en su lugar e impidió que la levantara. Él no tuvo más remedio que continuar con el profundo beso de su carne anal y removiéndola por dentro. Y luego...

“¡Nghhhhh...kwaaaaaaaahn! ¡Ahh, ohhhhhhhhh!”

Cuando metió la lengua un poco más y trabajó para remover los jugos espesos que había dentro, ella volvió a gritar y sus caderas, que se movían salvajemente, se retorcieron para escapar de su cara. Cuando él envolvió sus brazos alrededor de sus caderas para sostenerla en su lugar, las yemas de sus dedos tocaron suavemente sus labios ocultos.

“¿¡Hgyhhhhhhhhh!? Ngh, hyahhhh... ahee, haheee...”

Naturalmente, esto dejó sus yemas de los dedos empapadas con una humedad pegajosa que se sentía como si hubiera metido los dedos en una botella de loción. Su carne sexual caliente y húmeda mostró su hambre soltando toneladas de un obsceno líquido. Simplemente trazar sus dedos a lo largo del interior de los labios internos aumentaba enormemente la cantidad.

“Hee hee. Bien hecho, Kazuki-san. Eres muy bueno en esto. ¿Puedes continuar así? Te daré un ejemplo a seguir, así que haz esto... hee hee… hee hee… “

Justo cuando él escuchó la feliz voz de Karen, sintió como sus manos se frotaban suavemente a lo largo de su trasero y abrían sus nalgas de par en par. Empezó a levantar la cabeza para mirar, pero sintió algo más antes de que pudiera.

“Lick… slurp, lick…”

(¿¡Nghhhhhh!? ¡Kwah, ahhhhhh!)

Los labios de Karen chupaban su ano y su gruesa lengua cubierta de saliva, empujaba hacia adentro. La lengua suave y acalorada que le había dado besos y mamadas ahora le lamía el culo y se movía más profundamente. Eso por sí solo era agradable, pero...

“Nn, hee hee… Lick, lick, slurp, lick…”

Su lengua era anormalmente larga, así que rápidamente encontró su próstata y ella expresó una risa sádica mientras empujaba a la fuerza y amasaba ese punto.

(¡Kwaahhh! Eso es... demasiado. ¡No.… ahhh!)

Sus labios y nariz estaban rodeados por el placer derretido de los jugos de Rumina y sus caderas estaban a punto de desprenderse del increíble placer de la lengua de Karen en su trasero y en su próstata. Su erección estaba completamente intacta, pero el masaje de próstata hizo que sus bolas se elevaran, el esfínter se aflojara, y el semen subiera a la uretra.

“Nbh… lick, kiss, lick… hee hee…”

“Ahh, ahhhh, akhhhh… lick, lick…”

“¡Nheeeeeeee! ¡Hyah, ahyahhhhh! ¡Ahee, haheee!”

Karen dio una risa sádica. Escuchando eso, Kazuki gritó en agonía mientras seguía usando su lengua. Al recibir eso, Rumina hizo que los gemidos sexuales indecentes continuaran. Kazuki no dejó de frotar su abertura sexual mientras lamía a fondo el otro agujero. La estimulación hizo que Rumina moviera sus caderas salvajemente y chorreara fluido de su entrepierna con suficiente intensidad como para mojar las palmas de las manos y los brazos de Kazuki en lugar de sólo sus dedos.

“Nhh, lick... Ohey, hórrete, hórrete... Nn, pwah...lick… córrete
. ¡Los dos pervertidos tienen que correrse por tener sus traseros lamidos!”

Karen rápidamente sacó la lengua mientras decía eso y la estimulación le robó a Kazuki su última resistencia. Y un momento después, ella reinsertó su lengua y aplicó presión a su próstata.

“¡Nwohhhhhhh! ¡Hh, hghhhhh, nnhhhh, lick!”

Su mente se quedó en blanco, un hormigueo corrió por su espina dorsal, y él también metió su lengua en lo profundo.

“Nhee, hyahhhh
¡Ahh, no, ahhhhh.... nhahhhhhh!”

Cuando la lengua de Kazuki fue extendida, se apretó contra la carne sexual dentro de ella, la espalda de Rumina saltó más que antes, sus caderas temblaron, y un líquido caliente surgió de su uretra. Al mismo tiempo, emitía una fuerte dulzura amarga y un olor femenino lascivo que invitaba al deseo masculino.

“¡¡Nhahhhhhhhh!!! ¡Lo... lo siento! ¡Ahhhhhhhh!”

Mientras ella gritaba, en realidad ganó intensidad y mojó las manos de Kazuki mientras él le frotaba la entrepierna. El olor sólo se hizo más fuerte.

(————¡! ¡Esto es...Rumina está... oh... ahhhhh!)

Pensó que ella podría haberse corrido, pero el olor distintivo dejó claro que era su orina. Al ver lo que esta chica de aspecto más joven debería haber ocultado a cualquiera, la excitación de Kazuki alcanzó su punto álgido. Y cuando se dio cuenta de que fue su cunnilingus anal lo que había hecho que sucediera, sintió una agradable sensación en todo el ano que Karen estaba acariciando.

“¡Gh... ohh, ahh... kwahhhh!”

Con la orina de Rumina en las palmas de sus manos, Kazuki también llegó a su límite y eyaculó por toda la sábana. Los grandes grupos de semen se disparaban audiblemente y su olor se mezcló con el pis de Rumina para producir un olor a flor de castaño.

“Nbh, lick... pwah. Hee hee
Kazuki-san, te corriste, ¿verdad? No pudiste evitar dejar salir tu semen cuando te lamí la próstata, ¿verdad? Y hay tanto de eso...”

“Ah...ahhhh...hghh...”

Karen frotó la cabeza del pene que estaba moviéndose y soltó su carga lechosa sin que nadie lo hubiera tocado. También recogió los grumos de leche que habían salpicado la sábana. Kazuki no podía ver, pero escuchó el suave sonido mientras ella lo amasaba en su mano.

“Una vez conmigo, una vez con Rumina... y ahora esto. Ya son tres veces hoy, pero sigue siendo tan espeso... Hee hee hee. Esta es una señal prometedora para el futuro... Ahhh~...nmh...”

El siguiente sonido pegajoso fue probablemente ella sorbiendo el semen. Pero no lo estaba acaparando todo. Ella liberó a Rumina de su cola y usó el extremo de esta para succionar el semen sobrante de la sábana.

Ella dio un suspiro de satisfacción, pero Rumina estaba acostada y temblando después de orinarse y tener un orgasmo. Había sido desatada, pero no parecía que pudiera moverse. Viendo el coño húmedo y empapado de la chica indefensa, Kazuki se llenó de lujuria.

“...Oh, ahhhhh...”

Su vara había comenzado a ponerse flácida después de eyacular, pero rápidamente se hizo grande y dura una vez más, varias venas palpitantes salieron, y brotó con suficiente fuerza como para abofetear su estómago.

“Debí haberlo sabido. Tres veces no fue suficiente por hoy, ¿verdad? Hee hee. Eso está perfectamente bien


“Ah...K-Karen...-san... Kh, ahhh...ahh, hh...”

Karen se puso detrás de él y presionó suavemente sus grandes senos contra su espalda. Esa sensación hizo que su erección estuviera aún más dura y la sensible cabeza brilló lascivamente.

“Está bien, relájate... Pongámoslo dentro de ella, ¿de acuerdo? Sólo mételo dentro de este culo-vagina derretido de esta súcubo loli. Hee hee, claramente estás listo para ello. Tu polla y tus pezones están tan rígidos y duros. Qué chico más vergonzoso


Mientras lo abrazaba, ella usó una mano para frotarle el pecho mientras aplastaba y amasaba sus pezones. Usó la otra mano para sostener la base de su erección, apuntarla hacia el trasero de Rumina, y detenerla en el punto perfecto justo antes de tocarla.

“Ahhh...Karen-san, um... ¿no puedo...hacerlo todavía? Gh...”

Pero cuando trató de mover las caderas, la mano de Karen lo detuvo suavemente. Cuando él la miró con resentimiento, ella le sonrió con su habitual sonrisa burlona, le besó la espalda, el cuello y el oído y le susurró.

“No voy a escucharte hasta que supliques. Ahora, dilo.... Di que quieres follarte el culo-coño derretido de mi hermanita... Di que quieres llenarla de semen para hacerla tuya. Di que tu polla pervertida no puede esperar más. Y dilo lindamente♪”

“...Ah... por favor...déjeme follarme a tu hermanita...”

La risa resonó en el oído de Kazuki como si ella se estuviera burlando de su desesperada lujuria. La risa sádica y el suave toque en la entrepierna le llevó a mover los labios y formar las palabras que su deseo masculino exigía.

“Por favor, déjeme follar... al derretido... culo-coño… de Rumina. ¡Quiero... llenarla de... semen! ¡Y hacerla... míaaaa! Mi pervertido... pervertido pene no puede esperar... más. ¡Por favor, déjeme metérsela!”

Sus caderas temblaban, su uretra aflojaba con cada palabra, y el prepucio goteaba. Karen lo frotó por toda la cabeza y habló con asombro en su voz.

“Tú... pervertido lolicon masoquista
Bueno, está bien. Un masoquista como tú tiene valor para hacer algo tan sádico, pero... por favor, usa a mi hermanita para satisfacer tu lujuria. Vamos♪”

“¿¡Hghh...oh, ahhhhhhhh!?”

Tan pronto como Karen empujó la cabeza contra el ano con la fuerza de un beso ligero, el agujero de Rumina se abrió de par en par y se llevó el pene adentro. El interior estaba tan húmedo que se deslizó mientras era apretado suavemente, y las múltiples secciones parecían devorar la vara a medida que era aspirado más y más hacia el interior.

“Khah...ah, nhhh...hah, ahahhhh...”

“Hee hee... ¿Qué te parece el culo de Rumina? No es que tenga que preguntar. Una mirada a tu cara derretida me dice que está frotando tu polla y tratando de chupar todo tu semen. Vamos, mételo más profundo.”

Su dulce susurro hizo que el lóbulo de su oreja temblara y sus caderas se sacudieran. Pero ni siquiera la carne anal lamiendo y succionando su pene le proporcionó tanto placer como la estimulación de Karen mientras empujaba sus caderas para que fuera más profundo. La punta de su cola se transformó en la forma de un masajeador de próstata y se insertó en su culo.

“K-Karen-saaaaan...hgh, ohhhhhh...”

No fue difícil. De hecho, la cola era suave y flexible. Ella la usó para suministrar la cantidad perfecta de presión para abrirle el ano, insertarla y masajearle la próstata. La estimulación le hizo empujar sus caderas, cavando su pene más profundamente en el agujero sexual de Rumina. La cabeza se extendió ampliamente para raspar la carne interior y llenar las profundidades de su cuerpo.

“Hghh...nheeeee, hhahhhhh...hahee, nhee


Rumina había sido desatada, pero quizás debido al orgasmo anterior, no intentó escapar e incluso se retorcía de placer cuando Kazuki violaba su culo. Ella estaba en la misma pose que cuando estaba atada, pero estaba mostrando su trasero detrás de ella y retorciendo sus caderas para que la barra de carne de él llegara aún más profundo dentro de ella.

“Hee hee hee... ¿Rumina? Cuéntanos cuanto te gusta la polla de Kazuki-san.”

Karen solo susurró desde detrás de ella, pero Rumina parecía haber oído por sobre sus propios gemidos de placer. Las alas de la hermanita súcubo se movían con anhelo, ella movía indecentemente sus caderas y esparcía los jugos de amor de los dos agujeros, mientras asentía repetidamente a la orden de su hermana mayor y volvía la espalda con una expresión derretida.

“Hh... e-esh lo... lo mwejor... lo mwejor...”

Sus ojos, antes llorosos, estaban medio abiertos y húmedos, y la baba fluía de sus labios semiabiertos que no podía cerrar del todo. Su lengua rosada se retorcía como si estuviera dando una mamada para inspirar aún más el deseo masculino en Kazuki y respiraciones acaloradas fluían sin parar de su boca y nariz.

“¡Onii...hyaaaaahn! El pene duhuo... ¡pene duro como una roca de Onii-hyan! Me está poniendo el culo... todo mojado y derretido... Nhah, ah, ah, ah, ahhh
No, ¡me estoy corriendo...nkhhhhh!”

Su voz era áspera, todo su cuerpo temblaba, y su culo seguía apretando suavemente su vara. Pero cada vez que Kazuki empujaba sus caderas hacia delante ligeramente, su expresión se retorcía con lágrimas en los ojos, una oleada de movimiento pasaba por todo su cuerpo, y ella convulsionaba intensamente.

“Oh, vaya, querida. Te corriste, ¿verdad? Qué súcubo masoquista más indecente eres, Rumina. Hee hee.”

“Hyah, hhhn...ah, hee...esh chierto... ¡Shoy... Shoy una mashoquista! ¡Soy un súcubo masoquista de su trasero! Hkhhhn


Después de gritar eso, Rumina levantó el trasero, agitó la parte inferior de su cuerpo, volvió a chorrear de su entrepierna y abrió bien las piernas mientras estaba de rodillas. Las convulsiones de sus piernas no paraban y sus brazos tiraban de las sábanas mientras se doblaban por debajo de ella desde la sensación de clímax.

“Nhah, ahhhhhh...Me estoy corriendo...ahhhhhh, Me estoy corriendo de nuevo...ahh...”

(...Kh, ahhh...Rumina es tan jodidamente ardiente...)

Verla experimentar algo tan placentero le hizo olvidarse por completo de que Karen lo penetraba. Su vara se expandió, su parte inferior del estómago se calentó, y se acercó al pequeño trasero de Rumina mientras ella se retorcía en el orgasmo. Él sólo quería acariciarla suavemente, pero eso debió proporcionarle mucho placer porque su adorable voz gritó y ella se agachó completamente en la cama.

“Hee hee... Vamos, Kazuki-san♪ Siéntete libre de disfrutar esto. Disfruta cada pedacito de la carne lasciva de esta chica... Sólo golpea la carne de su culo…”

Kazuki estaba tan encantado con la sexualidad de Rumina que se había detenido, así que Karen le susurró dulcemente al oído. Cuando ella golpeó su próstata como un látigo a un caballo de carreras, estas saltaron, él se inclinó sobre Rumina, y él golpeó sus caderas en ella.

“¡Ngh...oh, ahhhhhh! Hahh, khhhhh!”

“Oh, querido. Eres tan cruel, Kazuki-san. Eres mucho más grande que ella, así que cuando violas a mi hermanita, la cubres completamente mientras entierras tu polla en su interior.”

Él habría dicho que fue culpa de ella, pero gracias al bombeo de su cola, su mente estaba en blanco, su espalda hormigueaba dolorosamente por todo el placer, y bombeaba su pene hacia adentro y hacia afuera con la base palpitando.

“¡Nhghhhhhh! ¡Heee, hghhh, ahhhhhhh!”

El agujero de Rumina se había ensanchado y la carne interior de color rosa chupaba su dura lanza masculina tanto que la sacaba un poco cuando lo hacía. Su apretada carne anal se mantenía húmeda y pegajosa por los jugos de amor que fluían, así que su vara estaba rodeada, acariciada y lamida por una sensación de derretimiento.

Rumina no lo hacía conscientemente, era la sensación del órgano sexual con el que nacía un súcubo. Aumentaba sin cesar el placer de Kazuki y lo succionaba para extraer todo su deseo masculino.

(Ahhh.... No voy a aguantar más... ¡Voy a correrme en el culo de Rumina... Ghhh!)

“¿Estás en tu límite? Hee hee. Bien entonces. ...Córrete por cuarta vez hoy.”

Mientras empujaba con locura sus caderas, Karen lo abrazó por detrás para ayudarlo con el movimiento y morderle el lóbulo de la oreja mientras le susurraba.

“Vamos... dispara, dispara, dispara~~~~
Incluso te frotaré aquí en tu interruptor de eyaculación que tanto te gusta. Frota, frota, frota, frota♪”

Su golpe de pistón dio en la próstata de Kazuki y todo el placer pareció acumularse en su mente, así que sus pensamientos brillaron dentro y fuera hasta que su mente quedó en blanco. Y el placer que alcanzó su cerebro dio una orden intensa a la parte inferior de su cuerpo: llenar a la chica delante de ti.

“Oh, estás a punto de acabar, ¿no? Tu polla acaba de dar un salto. Adelante. No necesitas contenerte. ...Vamos, córrete. Córrete. Ríndete al placer y sácalo todo. Squirt.”

“¡Hgahhhhh! ¡Ahee, nghhh...kwahhhhhh!”

Karen susurró la onomatopeya para la eyaculación, incluyó las palabras perfectas para hacer cosquillas al deseo masoquista de Kazuki, y presionó su cola por la fuerza contra su próstata como un golpe final.

“Y eso... debería terminarlo


La cola goteaba un líquido pegajoso, el extremo se abría y le chupaba la próstata como si tuviera su pene como tantas veces.

“Hghh...”

El interior de la cola chupaba la próstata como si fuera un pene. Más que eso, los finos pliegues internos presionaron contra la carne interna de Kazuki y la masajearon suavemente.

(¿Qué...? ¡Esto es... demasiado!)

Nunca había experimentado o ni siquiera imaginado esto y nunca lo haría si Karen no lo hubiera hecho aquí. Una increíble tormenta de placer rodeó su cuerpo. Una dulce ola palpitó desde los dedos de sus pies, hasta las profundidades de su culo, y luego hasta su cerebro en un instante.

“¡Ohhhhhh... ohah, hhhhhhhh!”

La presa estalló y su caliente deseo masculino con esta.

“¿¡Nkhhhh...hyahhhhhhh!?”



Como si estuviera tratando de sacar los gritos sexuales de Rumina, su pene palpitó como una bomba y llenó las profundidades de su culo con tanto semen que era difícil de creer que esta fuera su cuarta vez.

“¡Hghh, ohh... ahhhhhhh... hahh, hhhhhh!”

El placer empujando a través de la uretra era tan grande que él pensó que le freiría los nervios y su espalda saltó varias veces. Cada vez que el blanco deseo masculino brotaba de la punta, la carne anal de la chica se estrechaba rítmicamente para acariciar su pene desde la base y succionar hasta la última gota de semen. Esa moción llenó a la hermanita súcubo de su propio placer, así que su garganta tembló una y otra vez.

“¡Nh, ah, ahahhhhh... hahyuhh, nhh, nhah... kwahhhn!”

Con el líquido caliente cubriendo completamente su carne anal, Rumina apretó las sábanas y dejó que su cuerpo convulsionara mientras el cuerpo de Kazuki la empujaba. Cada vez que su vara palpitaba, el trasero de Rumina se ponía contra él. Ese movimiento, y el movimiento de la carne interior exprimía su semen mientras su espalda se retorcía y doblaba.

(Wow... ghhhhh... Ella va a recibirlo todo... kwohhhh...)

Él se inclinó sobre ella, la violaba y la llenaba por completo de su semilla, pero por alguna razón, sentía que ella lo devoraba. Pero su vara permaneció dura mientras su carne anal la acariciaba, la cola de Karen siguió chupando audiblemente dentro de su propio trasero, sus bolas temblaron y se elevaron por sí solas, y todo el órgano sexual tembló como una bomba para producir semen rápidamente.

“Hgh, khahhhhh! ¡K-Karen-san, no puedo...nhhhhhh!”

Intentó decirle que no podía seguir haciendo esto, pero una una risa fría resonó en su oído.

“Hee hee... No seas tonto. Sigues estando lindo y duro.”

“Eso es porque... ¿¡nh, ahhhhh!?”

Antes de que pudiera decir que era porque las dos lo estaban estimulando, la cola enema que le chupaba la próstata comenzó a bombear intensamente hacia adentro y hacia afuera.

“¿¡Aghhhhhh!? ¡Espere... Karen-san...hghh!”

No le estaba diciendo que esperara porque esto era doloroso. Fue porque estaba a punto de desmayarse por el placer. Si él no se estuviera moviendo con los movimientos de la cola, estaba bastante seguro de que la intensa estimulación lo volvería loco. Pero el movimiento de sus caderas estimulaba su propia penetración, por lo que su vara se hizo aún más grande mientras agitaba el semen dentro del culo de Rumina.

“¡Nkhh, hghhhhhh...nhahh, hah, nhahhhhhh!”

Si eso hubiera sido desagradable para Rumina, se habría resistido de una forma u otra. Sin embargo, sólo gemía dulcemente, levantaba sus caderas para pedir por pene, y frotaba su trasero contra él.

(Ahhhh....Lo siento, Rumina...Hkh, khh, hahh, hahhhhh....)

Karen le susurró al oído mientras él seguía acostado encima de Rumina y la golpeaba con sus caderas.

“Sí, sigue así. Esta es la única manera de que un probador aprenda su lección después de recibir el tratamiento equivocado y esparcir su semen por todas partes.”

“...U-um, Karen-san... ¡Esto es realmente.... hghhhhh!”

Sólo entonces se dio cuenta de que Karen sentía gran envidia y enojo, pero ella no le iba a dar la oportunidad de argumentar su caso.

“Tienes que eyacular otras 6 veces antes de salir, ¿de acuerdo? Estoy segura de que esta polla incontrolable no se calmará hasta que se corra al menos 10 veces, después de todo. ...Vamos, sigue golpeando su trasero


“¡Ahhhhh! ¡Lo-lo zien-.... lo sientooooo! ¡Kwahhh!”

Fiel a su palabra, Karen no dejó de mover la cola hasta que realmente hubo eyaculado otras 6 veces. Kazuki tenía el placer de la próstata tallado en todo su cuerpo mientras seguía llenando el culo de Rumina con semen.



“...Ah...hah..ahh...ngh...hahhhh...”

“Excelente trabajo, Kazuki-san. Tú también, Rumina. Lo hiciste bien.”

Cuando Kazuki sintió como la cola salía de su ano, su cuerpo tembló y cayó boca arriba sobre la cama, donde no pudo moverse durante un rato. Rumina se recostó boca abajo en las sábanas hechas un lio y respiraba pesadamente.

“¿Qué te parece Kazuki-san? Diez veces en un día tiene que ser un nuevo récord.”

“No... puedo pensar... en absoluto... ahora mismo... haaa... gh...”

Eyacular tantas veces seguidas lo había agotado, así que estaba totalmente exhausto y la parte inferior de su cuerpo temblaba mientras estaba acostado en la cama. Sin embargo…

(...Espera. ¿Por qué...terminó ahí?)

Cuando se le ocurrió esa pregunta, se concentró en cómo se sentía su cuerpo. Estaba cansado y no podía moverse, pero todavía estaba completamente consciente y sólo sentía que había completado una carrera de larga distancia. Después de haberse corrido 10 veces seguidas, debería haber estado demasiado cansado para pensar esto claramente y podría haberse desmayado por completo.

(¿Es por... Karen-san... o Rumina...? ¡Kh!)

Karen lo miró desde el costado de la cama, sonrió, frotó suavemente su cuerpo empapado de sudor y lo limpió con una toalla suave.

“Realmente hiciste un excelente trabajo. Lo dije como castigo, pero el tratamiento está mostrando sus efectos. Las cosas parecen ir bien por ahora. Muchas gracias.”

“Oh, ya veo... Um, ¿cómo está Rumina...?”

Después de todo el abuso verbal durante el sexo anal, le pareció extraño que ella fuera tan amable con él. Eligió abordar esto cuidadosamente e hizo esa pregunta por ahora. Y…

“Esa chica lo está haciendo bastante bien... Vamos, Rumina, levántate. Kazuki pregunta por ti.”

Karen ya no parecía enfadada mientras intentaba que Rumina respondiera.

“No, mientras ella esté bien. ...Espera, ¿Rumina? Puedes dormir un poco más si...”

Rápidamente intentó detener a Rumina cuando ella empezó a levantarse, pero esta lentamente se arrastró hacia él y se le apretó como si estuviera enredando sus miembros a su alrededor.

“Espera, Rumi-...”

“Nhh...hweh, heh...eh heh heh, Onii-san...Nn~, beso


Justo cuando vio como se acercaba su expresión derretida, ella apretó sus labios contra los de él.

“¿¡Ngh...nnhhhh!?”

“Hmh…lick…slurp…nhyahhh…”

Su lengua se mojó alrededor de sus labios, se metió en su boca, y se arrastró por todas partes. El creciente placer y dulce sabor de su saliva hizo que su pulso se acelerara y la sensación de su cuerpo se envolviera alrededor de su reavivado deseo masculino en reposo.

“Nhh... nhah, estás duro otra vez... Puedes seguir adelante, ¿no? Onii-san, dame tu sabroso...sabro~so semen
Lléname...”

“Ru...mi...¡agh...espera...khhh!”

La vida había vuelto a su entrepierna, pero no había recobrado la fuerza para mover su cuerpo. Eso le impidió resistirse mientras Rumina se sentaba a horcajadas sobre él y con su erección presionada en el valle de su suave trasero.

“¡K-Karen-san! ¿Qué pasa con Rumina? ...Kh, ohhh...”

Adivinó que sólo su hermana entendería lo que estaba pasando. Y por supuesto, Karen asintió, frotó la cabeza de Rumina y le miró a los ojos.

“Hee hee. Rumina, estás en un estado de trance total, ¿no? ...Esto es cosa tuya, Kazuki-san.”

“Ahh, ¿eh? ...¿Mía? ¿¡Qué quiere decir!?”

No entendía nada, pero dada la situación, sólo podía adivinar que el problema había sido el venirse dentro de su trasero. Sin embargo, Karen le había obligado a hacerlo.

(No estaba tratando de.... espera, ¡este no es el momento!)

Sabía que este estado no podía ser algo bueno para Rumina, así que hizo todo lo posible para alejarla. Sin embargo…

“Oh, no hagas eso, Kazuki-san. Rumina está en estado de éxtasis, así que tienes que seguir haciéndole el amor hasta que esté satisfecha. Adelante, adelante.”

Karen sostuvo sus brazos para detener su resistencia y amablemente lo regañó. Pudo haberle quitado las manos de encima, pero sintió el firme deseo de que se detuviera y preguntó por ello.

“Así que... ¿me explica de qué se trata esto? ¿Qué pasó?”

“Básicamente, tomar tanto semen la golpeó con la fuerza de tu lujuria. Es un poco problemático que se haya necesitado tanto para llegar a este punto, pero es claramente un efecto mucho más poderoso de lo normal ahora que la ha golpeado. Podemos mejorar esto de ahora en adelante.”

“¿Mi... lujuria? Entonces, ¿qué me pasará a mí... no, a Rumina?”

Le preocupaba que tuviera un efecto negativo. Temía que eso le impidiera a él, a Rumina o a Karen llevar una vida normal.

Pero Karen sonrió a su cara preocupada y agitó la cabeza.

“No te preocupes. Esto pasa todo el tiempo. ¿Nunca lo has experimentado? ¿Sintiendo la mirada, la atmósfera sexual o el olor de una mujer y encendiéndote?”

“Bueno... sí, me ha pasado...”

Cuando veía a una mujer con minifalda o camiseta escotada en público, casi siempre encontraba su mirada siguiéndola.

“¿Verdad? Ese eres tú que estás siendo afectado por su lujuria... y exactamente lo mismo está sucediendo aquí. Rumina está cautivada por tu encanto, así que este es el primer paso para ser un chico popular. ...Por supuesto, esto requerirá alguna compensación de tu parte.”

Kazuki palideció ante ese último comentario. Casi lo había olvidado, pero estas dos — y probablemente la mayoría del personal del salón — eran súcubos.

“¿Compensación? Te refieres a mi esencia vi—”

“¿No te dije que no queremos eso? No te preocupes. Si llegara a ese punto, yo te rescataría. ...Juro por mi orgullo de súcubo que no te pasará nada.”

Sintió que podía confiar en ella cuando vio la mirada sincera en sus ojos. Pero en ese caso, ¿de qué tipo de compensación estaba hablando?

“Estoy hablando de lo mismo que Rumina: tu semen
Estoy segura de que ella estará satisfecha si le inyectas un poco más, así que sé su compañero por un poco más de tiempo, ¿de acuerdo♪?”

“—————¿¡!?”

Él ya estaba completamente agotado de eyacular hasta el límite, así que este ridículo pedido lo dejó estupefacto y le hizo estremecer la columna vertebral. Pero Karen no bromeaba. Ella apoyó el trasero de Rumina y movió la cabeza de su pene justo contra su ano abierto.

“Hh... Karen-san, espera... hablo en serio, espera...”

“Tengo algunos asuntos que atender, así que cuida de mi hermanita.”

Karen sonrió y retiró la mano apoyando a Rumina.

“¡Espeeeeeera! ¡¿Hahhh, nghhhh?!”

“Nhahhhh
Hahh... Onii-shan, te amo... te amo...”

Su carne sensible se frotó fuertemente, muchos jugos sexuales fluyeron en el instante de la penetración, y cubrió su pene mientras la carne de ella lo envolvía. La estimulación hizo que sus bolas se elevaran, su vara palpitara, y su semen subiera.

“Nn, nhhhh... dame... semen... deprisa, deprisa...”

La cola de Rumina se extendió hasta el pecho de Kazuki y sus dos extremos se abrieron de par en par.

“Yo te ayudaré... Deja salir un montón de lechita de polla para mí


Tan pronto como experimentó el regreso del increíble placer de los pezones de cuando le vendaron los ojos, Rumina comenzó a mover sus caderas para montar su pene con su culo.

“¿¡Hgwahhhh... aghhhhhhhh!?”

Gritó Kazuki y finalmente ofreció 5 cargas más de semen a Rumina. Sin embargo…

(Para... moriré... Definitivamente... voy a morir aquí...ahhhhh...no...)



Justo como había dicho Karen, Kazuki gimió de dolor, pero se las arregló para soportar todas esas eyaculaciones y su vara se mantuvo erguida después.




[1] Googlear para más información al respecto.

4 comentarios:

  1. Gracias por el cap ¿cuando saldra el siguiente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte exactamente, entre estudio y otras traducciones que tengo me toma un tiempo, siendo algo exacto, el tiempo varía de una semana o al mes.

      Eliminar
  2. Esto se puso muy interesante jeje, veamos como se desarrolla

    ResponderEliminar