sábado, 23 de junio de 2018

Erogenous Beauty Salon Vol.1 Capítulo 4 - La Malinterpretación del Súcubo, el Resultado Humano


Erogenous Beauty Salon by Succubus Girls

Volumen 1 Capítulo 4 - La Malinterpretación del Súcubo, el Resultado Humano


(¿Hay algo malo con mi cuerpo...?)

Había pasado una semana desde que fue forzado a tener sexo anal con Rumina y apenas había logrado sobrevivir. Durante ese tiempo, el staff general había comenzado a mirarlo fijamente y a tratarlo de una manera que antes no lo habían hecho. Habían caído en el mismo estado que Rumina antes. El estado que Karen había llamado trance.

Cuando Kazuki aparecía para el trabajo de probador, inicialmente lo engrandecían como de costumbre. Pero tan pronto como le ponían los ojos encima, el color de esos ojos cambiaba literalmente, su respiración se volvía pesada, le preguntaban sobre sus planes para el fin de semana, y le sugerían que los dos se fueran a algún lado.

(Qué lástima. Eso sí que fue una lástima... ¡Kh!)

Desafortunadamente, Karen había puesto fin a eso, pero simplemente hablando con esas mujeres le había golpeado el sex-appeal que fluía de ellas, poniéndolo tan duro como siempre se ponía. Si hubiera tenido una cita con una de ellas, estaba seguro de que se habría pasado de la raya.

Dicho esto, Karen tenía una buena razón para detenerlo. Kazuki había aceptado el trabajo de probador para ganarse a una chica en concreto, por lo que no dejaría que los otros miembros del personal interfiriesen hasta que eso ocurriese.

Y además de eso...

“Cada miembro del personal aquí es un súcubo como Rumina y yo... así que se sienten atraídas por tu encanto y tu sabor sexual. Intentarán succionarte hasta dejarte seco si tienen la oportunidad, así que ten cuidado, ¿de acuerdo?”

Eso le recordó a Kazuki la situación de Rumina recientemente, así que en realidad tenía mucho sentido para él. Pero al mismo tiempo, le asustaba el hecho de que él mismo tuviera tanto efecto en esos súcubos.

(No era así al principio... ¿Esto también se debe al tratamiento?)

Esa fue una de las razones por las que había notado un cambio en sí mismo recientemente, pero la razón más grande fue su condición desde que comenzó el tratamiento de liberación sexual.

Al igual que ese día con el sexo anal, rompía su propio récord todos los días. Y a pesar de eyacular tanto, al día siguiente apenas se sentía agotado. De hecho, el hecho de haberse corrido sólo cinco veces no era suficiente para calmar la pulsación y le dijeron que podría tener problemas en la escuela al día siguiente si no era satisfecho, así que terminó pidiéndole a Karen más servicios.

Eso también ayudaba a los súcubos y Karen y los otros miembros del personal le agradecieron profusamente, por lo que no tuvo ningún problema en ofrecer su semen. Su cantidad y calidad eran tan excelentes que aparentemente se había convertido en una marca popular en el mundo de las súcubos. Cuando recibía mensajes de agradecimiento de los residentes, se sentía como un idol.

(Bueno, en realidad es más como ser una vaca lechera. Pero aun así...)

En lugar de encontrar construyéndose su agotamiento, encontró sus músculos fortaleciéndose y su mente agudizándose. A veces ayudaba a equipos deportivos, pero sus resultados eran tan excelentes ahora que le habían pedido formalmente que se uniera al equipo.

¿Se estaba convirtiendo su creciente lujuria en energía para su cuerpo?

(Puede que no sea un problema, pero...)

Era consciente de que esto era extraño, pero como no tenía efectos negativos, lo aprovechó tanto en el atletismo como en sus estudios. Y eso fue todo para ayudar a resolver la razón por la que había tomado el trabajo de probador en primer lugar: confesarse a Juri.



Después de otro medio mes de esfuerzo diario como ese, él estaba detrás del edificio de la escuela después de clases.

“...lo siento. Simplemente no puedo.”

Después de entrenarse al máximo, Kazuki había visto esto como el mejor momento y falló espectacularmente.

(Estás... bromeando... En realidad... Supongo que esto tiene sentido...)

Ella no era una persona tan simple que cambiaría de opinión y aceptaría su confesión sólo porque su apariencia y habilidades habían cambiado un poco. Sudou Juri era una chica seria, intransigente, decidida y directa.

Y cuando él aceptó el trabajo de probador, ya había renunciado en su mayoría a confesarse otra vez, ya que tenía alguna esperanza de que funcionaría. Pero había abandonado esa resignación porque su experiencia como probador le había hecho una persona más completa en cuerpo y mente. Y justo anteayer, una estudiante de último curso que nunca había visto antes se le había confesado.

Eso le había dado una esperanza tan débil... que ahora se había hecho añicos.

“¿P-Podrías decirme por qué...?”

Igual que antes, tenía que preguntar. Sabía lo patético que era.

Y había estado trabajando con su lujuria en el salón todos los días, lo había visitado por la mañana a veces cuando realmente lo necesitaba, y no había estado echando miraditas a las chicas en la escuela... pensó de todos modos. Pero aún más que la última vez, las palabras y la expresión de Juri parecían querer alejarse de él.

“Tú... pareces haberte calmado un poco, pero... ¿cómo decirlo? ¿Tu atmósfera? Es como si algo ardiera a tu alrededor... como si me intentara acercar, me consumiría...”

“...Oh. ¿D-De verdad? No intentaba... ser así... Ha ha.”

Al principio se quedó sin habla, pero de alguna manera se las arregló para responder y evitó caer al suelo hasta que Juri se disculpó de nuevo y se fue. Y unos minutos después de eso, finalmente se las arregló para hacer funcionar su energía para levantarse y alejarse de la escuela.

(¿Por qué...? ¿Veo a Juri como un objetivo de lujuria tan fuertemente que no puedo evitarlo?)

Era un hecho innegable que su lujuria había aumentado. Sus sentimientos por Juri —tanto puros como impuros — definitivamente habían crecido. Pero también era cierto que había intentado ocultarlos. ¿Juri había conseguido sentirlo porque estaba siendo extremadamente cautelosa? En cualquier caso, él había sido rechazado de nuevo a pesar de los tratamientos... y por la misma razón que antes.

“Ahhhhh... esto es horrible. Ni siquiera puedo llorar... No quiero volver a ir a la escuela...”

No parecía que se fuera a recuperar pronto. Sostenía la cabeza entre las manos y dejaba caer los hombros cuando pasaba por la puerta de la escuela junto con algunos otros estudiantes que se dirigían a casa. Y luego...

“¡¡Oooooniiiiiiiiii-saaaaaaaaaaaaaaaaaaaan!!”

“¿Eh? ¿¡Wah!?”

Cuando se dio cuenta de que una ligera sombra pasaba por encima de su cabeza, algo se aferró a su cuello. Ese algo se sentía suave y tenía un peso humano, pero era mucho más ligero de lo normal y de hecho presionaba un peso agradable contra su cuerpo.

“Espera... ¿quién es?”

Se dio la vuelta y se levantó para encontrar a una chica bajita con el pelo rojo y liso sostenida en sus brazos al estilo de princesa.

“...¿Rumina?”

“Así es♪ ¡Corrí directamente desde la escuela para poder ir al salón contigo! Ahn, te extrañé... Onii-san, Onii-saaan...”

La hermanita súcubo frotó su mejilla contra él y su abrazo eliminó su humor deprimido y endureció la erección en sus pantalones, aunque él la había bajado dos veces en el salón esa mañana.

Sin embargo, estaban frente a la puerta de la escuela después de clases, así que muchos estudiantes pasaban por allí. Estos ya se habían detenido a mirar con interés. Kazuki ayudaba con muchos equipos deportivos en la escuela, así que era bastante conocido.

“¡E-espera! Cálmate...”

“No lo haré. Porque te ves un poco deprimido, Onii-san♪ No tengo otra opción que animarte... Hahh, nmh, beso, beeeso~

A pesar de la súplica de Kazuki, no mostró ningún tipo de contención, ya que su ataque de frotamiento de mejillas se convirtió en un ataque de besos que llovía beso tras beso en su cara.

(Hwahhhh...oh, no. Sus labios son tan suaves... No, ahhh, me estoy poniendo duro... me estoy poniendo duro...)

La sensación de la suave carne derritió su piel y pareció hervir su cerebro. Más que sólo volverse más duro, su pene ya estaba completamente erecto, por lo que sus brazos naturalmente agarraron a Rumina con más fuerza. Rumina lo sintió, así que se rió alegremente mientras lo besaba, movió su mano sobre su cuello debajo del cuello de la camisa, y dulcemente le susurró.

“Oye... Vamos al salón... para que me lo eches todo encima.”

“¿¡Ah, hahhh...nkh, bu...bue-...!?”

Preocupado por lo que le rodeaba, casi estuvo de acuerdo, pero luego sus ojos se encontraron con alguien de pie frente a él y su corazón se congeló.

“Eso lo explica todo. Pensé que fue repentino la última vez y ahora esta vez...”

“¡J-Juri! Um, no... lo has entendido todo mal...”



Juri supuestamente se había ido antes que él después de juntarse detrás del edificio de la escuela, así que ¿por qué estaba ella aquí? No, probablemente había pasado por el salón a recoger sus cosas. En cualquier caso, desafortunadamente él se había encontrado con Juri aquí. Ella lo miró duramente y sus labios temblaron como si estuviera apretando los dientes.

“Ella es claramente más joven que nosotros... No sé dónde la encontraste, pero supongo que sólo te me confesaste porque ya tenías algo seguro... ¡Entiendo qué clase de hombre eres ahora!”

“¿Eh? ¡No, espera! ¿De qué estás hablando? ¡Lo estás malinterpretando!”

Intentó calmar a Juri, que claramente había tenido algún tipo de malentendido, pero ella debía estar demasiado enfadada para escuchar. Pensó que se iba a ir furiosa, pero en vez de eso bajó un poco la cabeza y luego la volvió a levantar con una sonrisa aterradora. Lentamente caminó hacia Kazuki y Rumina.

“Juri, cálmate, ¿de acuerdo? Lo estás malentendiendo. Sí, de una forma muy grande...”

Su expresión envió un escalofrío por la espina dorsal de él e intentó calmar aquella ira con su temblorosa voz, pero ella ignoró sus palabras y le habló a Rumina en sus brazos.

“Oye, ¿tú? Deberías dejar a este tipo de hombre.”

“——————¡! Hey, Juri. Escucha lo que estoy—”

Se irritó con la forma en que ella lo ignoraba y se negaba a escucharlo. Era verdad que su malentendido podía haber sido medio correcto, pero su confesión y el afecto de Rumina no tenían nada que ver. Quería que ella entendiera eso si nada más. Sin embargo…

“No sólo eres su respaldo en caso de que sea rechazado, sino que desde la cabeza hasta la entrepierna, es una gigantesca bola de lujuria que sólo piensa en chicas, chicas y más chicas. ...Salir con un pervertido como este sólo va a terminar en lágrimas.”

Juri mantuvo esa sonrisa sin emoción en su cara mientras hablaba con Rumina. Lo que ella dijo puede haber sido cierto. Realmente él tenía tanta lujuria. Y podía ver muy bien que Juri no lo veía con buenos ojos.

(Ha... ha ha. Así es.... Ella me lo dijo al principio y vio casi todos mis DVDs porno... Sí, puedo ver por qué me odiaría tanto.)

El choque no se sintió como un puñetazo en la cabeza o como si su corazón se rompiera, pero eso pudo haber sido porque nada de esto se sintió real tan pronto después del impacto de que ella lo rechazara. No tenía nada que refutar, por lo que se quedó en silencio y Juri aún no intentaba mirarle a los ojos.

Quizás por eso Rumina abrió la boca mientras se aferraba a Kazuki.

“Deja de actuar tan alta y poderosa. Esto no tiene nada que ver contigo.”

“................ ¿Eh?”

Rumina parecía una chica tan adorable, así que al principio Juri tuvo problemas para comprender lo que había dicho. Pero mientras la otra chica miraba atónita, la hermanita súcubo reveló enojo en sus ojos angulosos y dijo más.

“¡Odio, odio, ooooooodio a chicas estúpidas como tú que tratan de actuar tan puras! Cualquier chica anhela una polla si está siendo honesta consigo misma, pero todo lo que tú haces es atacar a los chicos y hablar de cuánto odias las cosas sexuales. No tienes idea de cuánto les duele eso a ellos, por eso eres de lo peor.”

Los ojos de Juri se abrieron de par en par, como los de Kazuki. Juri parecía puramente confundida, como si sus pensamientos se hubiesen detenido cuando se enfrentó a este tema, pero Kazuki era algo diferente. No esperaba que Rumina hablase en su defensa, por lo que en realidad se puso un poco emocional por la inesperada alegría. Por supuesto, también quería rechazar firmemente lo que Rumina había dicho por el honor de Juri.

“H-hey, Rumina...”

La detuvo antes de que ella le dijera algo peor, pero ella se le adelantó y empezó a hablar rápidamente como si ya no pudiera contenerse más.

“Amo todo de Onii-san, incluido ese lado de él, y quiero que él me ame a mí. Quiero que haga suyas todas las partes de mi cuerpo, incluyendo mi culo... ¡ngh!”

“¡Alto! ¡Deteeeente! ¡Rumina, es suficiente! ¡No digas ni una palabra más!”

Estaba bastante seguro de que ya era demasiado tarde, pero de alguna manera se las arregló para taparle la boca y evitar que hablara. Pero lo que ella había logrado decir había enviado una conmoción alrededor de los estudiantes que estaban observando. Sus curiosas miradas se dirigieron a Kazuki, Rumina y Juri.

“U-um...uh, ¿Juri? Ella no intentaba insultarte... pero es verdad que lo decía por mí. Así que... ummm, uh... lo siento. Me disculpo.”

Juri cerró la boca abierta de su aturdida expresión y miró con más seriedad. Y justo cuando él se inclinó para disculparse...

“¡Tú... basura lolicon! ¡Muerete!”

Con una mirada aún más enfadada que antes, se puso roja, le gritó y salió corriendo.

“¿Qué...? ¡Oye, Juri! ¡Espera! Ahhh...”

Ese era un hecho definitivo sin lugar a refutación, pero las edades de los súcubos no funcionaban igual que las humanas, así que quería decir que no era un lolicon. Pero antes de que pudiera explicarlo, la chica atlética y académica se alejó y se perdió de vista.

“Heh hehhh. Ahora sabe lo mucho que yo te quiero, Onii-san♪ ¡Ella nunca más se volverá a acercar a ti!”

Incapaz de criticar a Rumina por esa provocación, Kazuki se quedó quieto sosteniendo a la chica hasta que finalmente decidió ir al salón.



Y si tenía que consultar con alguien en el salón, tenía que ser ella.

“Ya veo. Así que eso pasó...”

Karen asintió pensativa y luego miró a su hermana menor.

“Primero que todo... ¡Rumina, no vayas a la escuela de Kazuki-san sin su permiso!”

“Pero...”

“¡Sin peros! Y no puedo creer que pudieras decir eso...”

La forma en que colocó una mano preocupadamente en su mejilla parecía la de una joven madre preocupada por el mal comportamiento de su hija.

“Los estándares humanos son fundamentalmente diferentes a los nuestros. Si esto tiene algún efecto en la vida de Kazuki, no podrás arreglarlo por ti misma. Tienes que entenderlo y prometer que no lo volverás a hacer.”

“Vamos, Karen-san. Yo también tengo la culpa de no detenerla.”

Cuando él defendió a Rumina ya que ella había discutido su caso anteriormente, una sonrisa llenó la cara de la súcubo menor, ella agarró su brazo mientras estaba sentada junto a él en el sofá, y frotó todo su cuerpo contra el suyo.

“Por favor, no la malcríes... Pero, si estás de acuerdo con eso, Kazuki-san, no discutiré más.”

“Haha, lo siento... Umm, entonces, ¿Rumina?”

Rumina le miró con emoción para ver lo que diría.

“¿Por qué dijiste todo eso? Sabes que yo... lo que siento por ella, ¿verdad?”

Esta no era la respuesta que ella había estado esperando, por lo que infló las mejillas y contestó con renuencia y en voz baja.

“No me gusta esa chica... ¿tú la amas y la deseas tanto... y ella te rechaza? ¡No puedo creerlo!”

Empezó a enfadarse cuando la recordó, por lo que su mirada se agudizó como si estuviese mirando a una Juri imaginaria.

“¡Yo no hice nada malo! ¡Todo lo que dije fue verdad! Nuestros estándares pueden ser diferentes... pero ella todavía lo quiere en un nivel instintivo, ¿verdad? Si ella niega eso, ¡entonces no te merece!”

“Rumina... Um, gracias.”

Si ella estaba siendo egoísta, él podría haberla regañado, pero Rumina tenía lágrimas en los ojos y parecía triste además de enojada. Esto fue por el bien de Kazuki, no por el suyo. Probablemente todavía debería haberla regañado, pero apreciaba su preocupación y no se atrevía a hacerlo.

“Kazuki-san, ¿puedo hablar un momento?”

Cuando Karen vio el comportamiento de Rumina y la respuesta de Kazuki, ella levantó la cabeza y le dio una mirada de seria resolución.

“Oh, sí. ¿Qué sucede?”

“Lo siento. Las acciones de Rumina... y probablemente el hecho de que fueras rechazado de nuevo es nuestra... no, mi culpa. Lo siento de verdad.”

Karen puso sus manos sobre sus piernas y se inclinó profundamente. La acción inesperada dejó a Kazuki aturdido, pero se las arregló para recuperarse y la hizo levantar la cabeza.

“Espera... ¿qué estás haciendo, Karen-san? Cálmate... y por favor explícate.”

“Sí, claro... Primero, necesito explicarte el curso de tratamiento que te he estado dando para tu trabajo de probador.”

Trató de decidir por dónde empezar y pareció decidirse a partir de la conclusión.

“Tu cuerpo se ha transformado en uno perfectamente alineado con los gustos de los súcubo.”

“Um... ¿está relacionado con la advertencia que me diste antes?”

Se refería a su advertencia sobre lo de que el personal súcubo se le acercaba. Karen asintió y continuó con una mirada seria.

“Sí. La especie súcubo se alimenta de la lujuria humana y sus productos. Es decir, semen y orgasmos. Eso nos da una muy buena comprensión de la lujuria humana.”

Ella explicó que era así como podían extraer y absorber energía de esas cosas. Él no estaba seguro de haber entendido del todo, pero decidió que su comprensión era lo suficientemente buena y asintió.

“Hemos visto muchos hombres y mujeres, por lo que hemos llegado a la conclusión de que existe una estrecha relación entre la lujuria y los instintos y entre la lujuria y el amor. En otras palabras...”

Se detuvo para respirar y Kazuki tragó saliva.

“En otras palabras... la gente se enamora porque está caliente.”

“.............................. ¿Hm?”

La conversación había tomado un giro extraño. Al principio pensó que era una broma, pero no lo parecía. Rumina asintió con la cabeza de acuerdo con su hermana.

“Kazuki-san, estoy segura de que has visto las muchas creaciones del mundo humano en las que una mujer atrapada por el placer es incapaz de desafiar al hombre que lo provee.”

“Sí... he visto mi justa parte.”

Aunque si lo que él había visto era una “justa parte,” entonces los hombres del mundo tenían que estar rebosantes de lujuria.

“No hay necesidad de ser modesto. De todos modos... parece que piensas que no son más que ficción, pero ese no es el caso. Si eres un hombre o una mujer, si amas a alguien desde el fondo de tu corazón y persigues ese amor, querrás tener sexo con esa persona... y sentirás una sensación de logro y euforia cuando la lleves al clímax. En pocas palabras, te hace feliz.”

Él quería negarlo, pero no podía. Cuando un hombre hacía que su pareja tuviera un orgasmo, sentía como si la hubiera conquistado, lo que traía una sensación de placer inexistente.

“Por supuesto, también quieres correrte. Creo que el deseo mutuo y la realización mutua es la verdadera forma de amor... y también de lujuria e instintos. No, no soy sólo yo. Toda la especie de súcubo piensa eso. Aunque esa visión es una forma en la que diferimos de los humanos.”

Esto se estaba complicando, pero ¿qué tenía que ver con que Kazuki estuviera alineado con los gustos de los súcubos? Si su lujuria no le hubiera impulsado a concentrarse, ya habría abandonado la conversación.

“Aunque nuestra conciencia de ello podría diferir, relaciones como esa existen de hecho. Así que nuestros tratamientos en MONM empiezan por aumentar el deseo del cliente. No es así como que ellos desearán a su pareja, pero sí que su pareja los deseará a ellos.”

“Así que cuanto más caliente me pongo, más calientes se ponen las chicas a mi alrededor y más me desean... ...Esto está empezando a sonar como un eroge.”

“Precisamente. Me alegro de que seas tan rápido entendiéndolo.”

Le resultaba más fácil entenderlo porque eso era exactamente lo que había experimentado en el salón de belleza y en la escuela. Rumina y el resto del personal siempre estaban comenzando intensamente con él. En la escuela, la mayoría de las chicas, con excepción de Juri, a menudo volvían sus acaloradas miradas hacia la parte inferior de su estómago y la entrepierna. Era especialmente común cuando estaba sudoroso en el gimnasio o asistiendo a un equipo deportivo.

“El curso que se te dio tenía la intención de aumentar tu popularidad. La cosa es que lo hace creando ese efecto en el hombre para inspirar el deseo carnal en las mujeres que lo rodean.”

Eso también significaba que la lujuria de Kazuki tenía que crecer varias veces, pero definitivamente había sido efectivo. Eso era una súcubo para ti, aparentemente. El problema era la falta de un efecto en Juri.

“Sí... Honestamente nunca he visto esto antes. Puede que haya sucedido en un pasado lejano, pero es algo inaudito en las virtudes relajadas de la era moderna, lo cual puede ser una forma grosera de decirlo. Ciertamente no ha sucedido en los últimos cien años. Sin embargo...”

Karen dio una mirada triste que mostró que esto se debía a su orgullo y descuido.

“La pureza y el odio a la lujuria de Sudou Juri-san es mayor de lo que habíamos predicho. Así que el tratamiento que te he dado sólo ha hecho que te rechace aún más. Lo siento mucho.”

Karen y Rumina bajaron sus hombros en el impacto de tener su orgullo de súcubo roto y el pesar de traer esta nueva pena a Kazuki.

“Por favor, levanta la cabeza, Karen-san.”

Le tomó el brazo y la enderezó.

“Pero yo... hice algo imperdonable...”

Parecía haber decidido que era todo culpa suya. Para rechazar esa idea, Kazuki sonrió y lentamente agitó la cabeza.

“Eso no es verdad. Quiero decir, yo era un tipo muy caliente para empezar y por eso Juri me rechazó. Fue perezoso de mi parte confiar en ti y en el salón en vez de tratar de trabajar en ello yo mismo. Así que definitivamente soy yo quien tiene la culpa.”

Los ojos de Karen se abrieron de par en par como si estuvieran atontados. Kazuki mantuvo su sonrisa para tranquilizarla y frotó la aún baja cabeza de Rumina mientras le hablaba.

“Vamos, Rumina. Esto no ha terminado todavía, así que no te deprimas tanto. Y sería genial tener tu ayuda. ...¿Qué te parece?”

“Onii-san... ¡Onii-san! Lo siento! Trabajaré aún más duro...”

Cuando ella levantó la cabeza, envolvió sus brazos alrededor de su cabeza como si saltar sobre él. Kazuki la atrapó y le dio una palmadita en la espalda. Viendo eso, Karen entrecerró suavemente sus abiertos ojos. Sus labios también se aflojaron para mostrar que finalmente se había calmado.

“Honestamente... Acabas de decir que era perezoso de tu parte, pero ¿aun así vas a confiar en nosotras?”

“Me rechazaron cuando estaba solo y me rechazaron cuando simplemente confiaba en el salón. Así que esta vez, voy a confiar en el salón mientras trabajo por mi cuenta. ¿Cómo suena eso?”

Karen se rió como si sus palabras fueran insoportablemente divertidas.

“Hee hee. Entendido. Entonces apostaré mi orgullo como súcubo y me esforzaré aún más para que Juri-san sienta algo por ti.”

Luego tensó un poco la expresión.

“Y por supuesto, también apostaré mi orgullo como mujer en ello.”

¿Qué esperaban esos ojos ardientes?



Una vez que ambas se calmaron, Karen preparó un poco de té y reinició la conversación.

Mientras tanto, Rumina se aferraba a Kazuki y le pidió que la abrazara mientras su cara se derretía felizmente.

“Eres tan amable, Onii-san... Me encanta lo amable y caliente que eres... Eh heh heh... Onii-saaaan


La chica que se aferraba a él con una mirada amistosa era tan adorable que no pudo evitar frotarle la cabeza. Eso sólo hizo que su cara se derritiera más. Se convirtió en una mirada de éxtasis y parecía estar temblando. Un pequeño temblor la atravesó y se frotó los muslos como si tuviera que usar el baño, pero eso no fue todo. Aparentemente se le había encendido un interruptor en el cuerpo, por lo que lo miraba con los ojos húmedos mientras veía ocasionalmente su entrepierna.

“Bien, Kazuki-san. Me gustaría discutir lo que haremos ahora.”

“Oh, sí. ...Por favor, hagamos eso.”

Karen parecía que quería regañar a Rumina, pero debe haber decidido que no sería muy convincente después de lo que acababa de pasar. Sólo miró una vez a su hermana pequeña y continuó con la conversación.

“Primero, para disculparme por los problemas que te hemos causado... Me gustaría explicarte algunas maneras en las que podemos apoyarte.”

“¿Eh? Otra vez, no tienes que hacer nada de eso.”

“Este es un signo de nuestra sinceridad, así que por favor no lo pienses demasiado.”

Con eso, Karen sacó un archivo de la bolsa de negocios que estaba a su lado.

“Dicho esto... ya estuve considerandolo. Piensa en ello como un bono por ayudarnos diariamente. Después de recoger las opiniones del dueño, del personal... y de todos los del mundo de los súcubos, escribí un documento.”

Sólo tenía unas pocas páginas, pero se parecía al contrato para el trabajo de probador que había firmado antes. Al principio, pensó que significaba que los contratos eran los mismos en su mundo, pero ella le explicó que esto era algo que habían aprendido después de venir al mundo humano. Eso, por supuesto, significaba que un súcubo había ganado las calificaciones para esas cosas.

“Primero, en vez de un probador, te darían un trabajo permanente en el salón. Y al mismo tiempo, te mudarás al mundo de los súcubos. El texto es bastante simple, así que por favor léelo tú mismo.”

“...¿Huh?”

Esta sugerencia fue inesperada, pero cuando la comprobó por sí mismo, fue exactamente lo que vio en la parte superior de la primera página. Rápidamente leyó el resto para encontrar que el curso de aumento de lujuria seguiría siendo el mismo, pero también enumeraba una cuota diaria de ordeño y diferentes tratamientos especiales y recompensas para él.

Monetariamente, enumeraba un salario anual que rivalizaba el de un jardinero central que comenzaba en un equipo de béisbol profesional. La residencia a la que migraría sonaba lujosa tanto en tamaño como en número de sirvientes. Parecía la vida de un extranjero rico, así que le costaba creerlo.

“Um... uh, ¿qué es esto?”

“Tu cuerpo, lujuria y semen son tan valiosos para nosotras que esto casi se siente como un engaño. Por supuesto, esa no es la única razón...”

Karen se sonrojó y colgó la cabeza antes de aclararse la garganta y continuar.

“Vendrás aquí por tu trabajo, así que no tendrás problemas para moverte hacia y desde el mundo humano mientras estés con alguien. Siempre y cuando cumplas con tu cuota, serás libre de hacer lo que desees. Le daremos la bienvenida a tu presencia e incluso te asistiremos si lo deseas.”

“Pero... ¿qué saca el salón de belleza de esto?”

Él estaba más preocupado por los súcubos que por él mismo, pero Karen agitó la cabeza y empezó a hablar con más pasión.

“Si lo pongo así, puede que ya no sea un bono de calidad... pero tu semen es increíblemente valioso para nosotros. Ordeñarlo que es más que suficiente para nuestra raza. Piensa en tu semen como aceite u oro... no, piensa en ello como aún más valioso.”

Ella hablaba tan intensamente que él tenía miedo de que ella se enojara increíblemente y atacara si él le decía que había tirado pañuelos llenos de este a la basura o los había tirado por el inodoro todos los días.

“Sí, hablar de ti como un objeto es grosero, ¿no? ...Ya que eres bueno en deportes, puedes pensar en ello como si quisiéramos un jugador de primera para nuestro equipo. Después de la primera semana, hablé con la dueña, y decidimos pedirle que tomaras un puesto permanente aquí.”

Ella ya se lo había agradecido innumerables veces, pero él nunca se había imaginado lo mucho que ella lo quería decir. Se sorprendió de nuevo por la diferencia en sus valores. Pero en lugar de encontrarlo difícil de aceptar, en realidad fue honrado. Siempre había sido visto como un idiota con demasiada lujuria, así que esto era como un sueño hecho realidad.

(Esto es increíble... Quiero decir, nunca encontraría un trabajo que pagara tan bien en una vida normal... Estoy honestamente feliz de que me quieran tanto. Pero...)

Estaba a punto de aceptar, pero todavía había problemas. El más grande fue la necesidad de mudarse al mundo de los súcubos.

“Sé que dejar tu ciudad natal, tu país y tu mundo no será una decisión fácil, pero las diferencias culturales entre el mundo súcubo y el humano no son tan grandes. ...Y como dije, vendrás aquí todos los días por tu trabajo.”

También se le permitía hacer lo que quisiera después, así que tal vez no había mucho de qué preocuparse. ¿Entonces por qué le molestaba tanto la idea?

(Dejaría mi escuela... y mi vida aquí. Oh, ¿y cuánto tiempo podrían seguir pagándome tanto?)

Se inclinó hacia adelante e hizo esa última pregunta.

“¿De verdad pueden pagarme tanto dinero?”

“Sí, es una suma perfectamente realista. Tenemos salones similares en todo el mundo y ganan una buena cantidad de dinero. De hecho, no usamos mucho dinero como individuos o como compañía, así que estábamos tratando de encontrarle un uso fuera de sólo donarlo. Si lo aceptas, con mucho gusto te pagaremos. Sólo mira esto.”

Abrió el estuche de duraluminio que estaba junto a la bolsa de negocios y los ojos de Kazuki se abrieron de par en par. Estaba lleno de dinero, como algo salido de un dorama o de una película. Estaba bastante seguro de que uno de esos estuches contendría 100 millones de yenes.

“Trabaja para nosotros y te daremos este dinero cada año.”

“¡Kh... no lo digas así! No lo haría por el dinero...”

Sin embargo, no podía dejar de mirar el dinero y Karen sonrió divertida.

“Además del dinero, proporcionaríamos una vida libre de problemas. y tus sirvientes serían súcubos de la más alta calidad, muy hábiles en... en… tareas del hogar.”

El tono seductor de su voz hizo que el corazón de Kazuki se acelerara. Al mismo tiempo, su entrepierna se erguía rápidamente, por lo que Rumina le pellizcó el costado molesta.

“Ow... ow ow ow ow ow ow! ¡Rumina, eso duele!”

“Hmph. Pídemelo y trabajaré en tu mansión también, Onii-san.”

Su adorable comportamiento hacía aún más claro que los súcubos asignados a él estarían abiertos a ese tipo de cosas.

“No podías hacer las tareas domésticas ni para salvar tu vida y trabajaste aquí, ¿recuerdas? Pero aparte de eso.” Karen volvió a su seria expresión y volvió a hablar. “Como te habrás dado cuenta, eres como una estrella o un héroe para nosotros. Si demostraras tu deseo por ellas, dudo que alguna dijera que no.”

Después de decir eso, Karen parecía reacia a continuar. Finalmente decidió no decir el resto, pero Kazuki pensó que sabía lo que había sido.

(Ella iba a decir “a diferencia de Juri,” ¿no?)

Debe haberse dado cuenta de que él lo había captado porque ella continuó la conversación con esa nota.

“Después de lo que pasó hoy, imagino que las cosas serán incómodas con ella. Originalmente estábamos pensando en hacer esto después de que te graduaras... pero estamos preparadas para empezar inmediatamente mientras dejas la escuela o por lo menos tomas un permiso temporal de ausencia.”

“N-no, no tienen que ir tan lejos.”

Él quería graduarse y dudaba de que sus padres aceptaran otra cosa. Y entonces se dio cuenta de que tendría que convencer a sus padres si aceptaba esta oferta.

“Todavía podría ver a mi familia, ¿verdad?”

“Sí, por supuesto. Tus padres te quieren, así que nunca te separaríamos a la fuerza de ellos. Si decides mudarte y crees que te va a costar convencer a tus padres, yo iré contigo y lo explicaré todo.”

Ella probablemente omitiría las partes más críticas, pero él apreciaría la ayuda.

(¡Espera, espera, espera! ¡Aún no he decidido si voy a hacer esto!)

Ya sabía que Karen y las otras aquí presentes eran dignas de confianza, así que no debería haber tenido que resistirse a la idea. Pero podría haber problemas una vez que se mudara allí.

“Oye, oye, Onii-san. ¿Estás diciendo que no te mudarás al mundo de los súcubos?” Rumina tiró con tristeza de su manga. “Ya eres bastante popular con las mujeres humanas, pero serías aún más popular en el mundo de los súcubos. Podrías correrte todo lo que quisieras, elegir a la chica que más te guste, y disfrutar de cualquier otro lujo también. ¡Serías un VIP! ¡Un vi-ai-pi
Todo el mundo allí es muy bueno en la salud y la gestión del cuerpo... así que sé que te encantaría! ¡Sólo lo sé!”

“Sí... lo entiendo, Rumina.”

Le dio palmaditas en la cabeza y su cara brilló porque ella lo tomó como un sí.

“Karen-san, um...”

Sin embargo…

“¿Sí? ¿Qué pasa?”

“Lo siento... ¿Puedes darme algo de tiempo para pensarlo?”

Algo de esto le molestaba un poco, así que no pudo responder de inmediato.



Desde la mañana hasta el almuerzo, Kazuki se había preocupado en su asiento en el aula.

(Esto ni siquiera debería estar pasando... pero se siente muy bien y estaría ganando mucho dinero. Y eso hace que parezca demasiado bueno para ser verdad.)

Dijeron que sería libre de ir y venir, pero siempre podía pasar algo que le impidiera regresar. Por un lado, no sabía qué método se usaba para viajar entre mundos y podría no ser posible para él solo. Recordó a Karen diciendo que tendría que estar con alguien.

(Y hay otra cosa... no puedo confiar plenamente en ellas.)

Sentía que una parte de él aún sospechaba de los súcubos. Ese pensamiento le llenó de autoodio y trató de recordar todo lo que habían hecho por él hasta ese momento.

Tenía una cantidad inhumana de lujuria, pero en vez de responder con repugnancia, lo aceptaron gustosamente y le dieron placeres que ni siquiera habría imaginado. Incluso cuando Kazuki le hacía una petición bastante ridícula a Karen, ella no mostraba ninguna señal de molestia mientras la aceptaba alegre y amablemente le susurraba.

“Honestamente, eres incorregible, Kazuki-san.”

Cuando él la miraba sorprendido, ella tenía una sonrisa maternal y compasiva en su rostro, pero un momento después...

“Te mostraré mucho amor... Señor Pervertido


Sus labios se retorcían en una sonrisa sádica y su mirada era fría. Eso le provocaría un escalofrío en la columna vertebral y una erección completa antes de que comenzara el tratamiento. Ella jugaba con él usando la boca, las manos, los pechos y la cola y, cuando él eyaculaba todo lo que podía, ella no le pedía nada más.

“Nn... ¿has terminado? Buen trabajo, Kazuki-san... Lo hiciste bien♪”

Ella era como una diosa cuyo suave abrazo y caricia calmaban su corazón. Eso le recordó que ella le había dicho que tomaría selfies lascivas y las subiría a Internet, así que era conocida como una diosa en cierto sitio. Usar su cuerpo para despertar la lujuria de los hombres y liberar su energía sexual era aparentemente parte de su entrenamiento como súcubo. Pero aparte de eso...

(Ella tiene que ser una persona aún más amable — súcubo — de lo que yo sé. No puedo imaginar que intente engañarme. E incluso si me engañara, estoy seguro de que podría perdonarla.)

Si llegaba el caso, estaba dispuesto a arriesgar literalmente su vida para pagarles por lo que habían hecho por él. Esperaba que al menos le dejara escribirle a su familia, pero...

(¡Espera, espera! ¡No me está engañando!)

Tenía la cabeza entre las manos, se retorcía espeluznantemente en su asiento, y dejaba que sus sentimientos honestos y su sentido del deber discutiesen de un lado a otro.

Ni siquiera se dio cuenta de que todos los demás ya habían terminado de comer mientras él se hundía en su silla, cruzaba los brazos y comenzaba a agonizar por la decisión una vez más. Pero entonces...

“¡Heyyy, Kazuki! Vi lo que pasó ayer. ¿A qué escuela va tu linda novia?”

Sus compañeros aparentemente habían estado esperando este momento porque se reunieron alrededor de su escritorio. Por supuesto, no tenían mala voluntad y sólo lo molestaban y satisfacían su curiosidad.

“Um, lo siento, pero estoy tratando de pensar... Podemos hablar de Rumina más tarde.”

Podría haber seguido la corriente normalmente, pero como por una vez estaba perdido en sus pensamientos, agitó la cabeza e intentó esquivar el problema. Pero usar su nombre en realidad despertó el calor de su curiosidad.

“¡Rumina! ¡Se llama Rumina!”

“Eso suena a extranjero. Y su pelo y sus ojos definitivamente no eran japoneses.”

“¿Te acuestas con una chica extranjera todos los días? ...¡Kh!”

Aparentemente habían escuchado todo lo que Rumina había dicho. No podía negarlo exactamente, pero no sabía de qué otra forma salir de ésta.

“Hmph. Ustedes coinciden perfectamente. ...Dos pervertidos con demasiada lujuria.”

Ese comentario en voz baja sonó muy fuerte en el aula ruidosa. Vino de Sudou Juri, que estaba comiendo con sus amigas a poca distancia.

“...Espera, Juri. ¿Qué acabas de decir?”

“Oh, ¿no me has oído? ¿La lujuria ha secuestrado completamente tu cerebro?”

Cuando Kazuki se enfrentó a ella, ella le respondió bruscamente. No tuvo la amabilidad de permanecer en silencio cuando ella trató de provocarlo ahora. Incluso si sentía algo por la chica, podía discutir con ella.

“Di lo que quieras de mí, pero acabas de decir lo mismo de Rumina, ¿no?”

“Por supuesto que lo hice. Ella está loca por decir esas cosas frente a la escuela. Y tú estás igual de loco si estás satisfecho con eso.”

La aguda réplica de Juri contenía disgusto por Kazuki y hostilidad por Rumina. Él tuvo que aceptar lo del disgusto hacia él, pero...

“...Retira eso.”

Aunque fuera Juri... no, porque era ella, él no quería escuchar esto.

“¿Eh? Pero es la verdad.”

Sus ideas preconcebidas la habían llenado de hostilidad que ella convirtió en insultos hacia alguien que en realidad no conocía. Pero la Juri que Kazuki conocía no hablaría mal de un extraño y no le gustaba hablar a espaldas de la gente.

Se sentía arrepentido ya que era la lujuria que desbordaba de su cuerpo lo que le había hecho hacer esto, pero sabía que nadie podía hablar mal de Rumina si la conocía y lo duro que trabajaba por su especie.

“No es la verdad, así que retráctate. Es cierto que ella puede ser grosera, pero lo que tú estás haciendo ahora es igual de grosero.”

“—————¡! ¿¡Qué, crees que yo soy la equivocada aquí!? ¡Ella fue la que me atacó! ¡No puedes decir que yo soy así de mala si no estoy de acuerdo con eso!”

“Responder a la grosería con grosería te hace igual de mala.”

“¿¡Qué!?”

Juri gritó hacia atrás y se levantó de su asiento, por lo que Kazuki también se apartó ruidosamente del suyo.

Los chicos que habían hablado con él parecían incómodos y las chicas sentadas con Juri parecían confundidas. Todos miraban hacia delante y hacia atrás entre Kazuki y Juri y no sabían que hacer. Una conmoción se extendió rápidamente por el resto de la clase y la atención de todos se centró en su argumento, ya que sólo se intensificó.

“Siempre has sido así... ¡Siempre haces algo mal y luego te enfadas cuando alguien te confronta! ¡No has crecido nada! ¡Eres peor que un niño de primaria!”

“¡Cállate, niñita pura! ¡No puedes sentir el crecimiento de nadie más porque sólo estás concentrada en ti misma! Pero ¿qué más puedo esperar de una niñita que no puede aceptar ni un solo chiste verde?”

Su discusión no era sólo sobre Rumina y Kazuki. Sus argucias y sus errores se basaban en su historia juntos. Kazuki había intentado mantener la calma, pero la sangre se le subió rápidamente a la cabeza y acabó discutiendo con todo lo que se le ocurrió.

“Si no te gusta, entonces ve a buscarte un novio. ¡Si puedes encontrar a un chico que te soporte!”

Y Juri estaba igual.

“¡No necesito un novio! ¡Preferiría estar sola que con un tipo con la cabeza vacía!”

Se acercaron lo suficientemente como para agarrarse mientras se miraban fijamente y se gritaron el uno al otro hasta que sus compañeros de clase tuvieron que apartarlos.

“¡No quiero volver a hablarte nunca más! ¡Piérdete, idiota!”



(Bueno, ahora lo he hecho... Soy tan idiota... No es que sea noticia.)

Sabía que estaba tan enfadado porque era Juri y porque ella había hecho algo malo. Pero dada la razón por la que ella lo había rechazado, él podía entender por qué le desagradaba Rumina, pero ¿tenía que ser hasta ese punto?

(Si voy a arreglar esto, necesito hacer algo al respecto... pero no estoy seguro de que eso sea posible.)

Después de una discusión tan acalorada, no estaba seguro de que ella pudiera discutir esto tranquilamente en solo un día o dos. Si ella no había ordenado sus pensamientos, no hablaría con él aunque él se inclinara ante ella. Ella no era una persona tan triste. Es decir, no guardaba rencor. Sólo tenía dificultades para enfriarse después de ponerse nerviosa.

“Haaaa. ¿Qué se supone que debo hacer ahora? ...¿Hm?”

Kazuki descubrió que había caminado por la ruta habitual hasta el salón. Se había sentado en el sofá de la sala de descanso y tenía la cabeza entre las manos como en la escuela, pero ahora sentía un agradable aroma. Sólo Karen habría hecho té para él aquí.

“Gracias, Karen-sa— ¿huh?”

Pero cuando levantó la vista, se sorprendió al ver que no era Karen la que estaba sentada allí. Era una chica que parecía un poco más joven que ella, pero bastante más mayor que Rumina.

“Lo siento, no soy Karen... pero confío en mis habilidades para preparar té. Por favor, pruébalo. Aunque puede que no sea de tu gusto”.

Esta chica que escondía su boca mientras reía elegantemente le resultaba familiar. Pero había algo que necesitaba hacer antes de tratar de recordar quién era ella.

“¡L-lo siento! Eso fue grosero de mi parte... ¡Tomaré ese té! ¡Se ve bien!”

Rápidamente inclinó la cabeza y luego tomó un sorbo del té recién hecho.

“¡Caliente! ¿¡Caliente, caliente!? ¡Ngh, coff!”

“O-oh, no... ¿estás bien?”

Lo escupió y se llenó los pantalones y la mesa de té. Pero en vez de responder con exasperación a la lamentable demostración de Kazuki, ella corrió hacia él y empezó a limpiarle la ropa con una toalla. Al mismo tiempo, limpió la mesa, devolvió la taza y el platillo a su lugar, y sirvió una nueva taza de té.

“... ¿Eh?”

“Necesito sacar el té antes de que se manche...”

Sus pantalones no habían sido bajados, pero sintió algo así como un trapo entre sus pantalones y su piel. Sólo entonces se dio cuenta de que un gran número de cosas estaban sucediendo en paralelo aquí.

Todo fue gracias a las plantas de enredadera que se extendían desde la mujer.

“Um, uh... ¿qué son esos...?”

“Estos son mis tentáculos. Oh, ahora que lo pienso, nunca te conté sobre mi raza cuando firmé tu contrato antes.”

Los tentáculos de planta que se meneaban continuaron con todo el trabajo mientras ella se ponía de pie, hacía una elegante reverencia y decía su nombre.

“Soy Claudia de la raza Alraune de los súcubos. Mi madre es dueña de este salón y te conocí actuando en su lugar.”

Con una sonrisa, añadió que se había puesto el pelo negro en ese momento para parecer más humana. Sólo entonces la recordó.

“¡Oh, es cierto! Estabas con Karen-san cuando firmé el contrato.”

Su cabello era casi verde y su piel blanca casi enfermiza, pero su cuerpo parecía saludable. ¿Cómo pudo haber pasado por alto esas líneas corporales regordetas sólo porque su color de cabello era diferente?

Él había estado tan enfocado en Karen porque ella tenía el cuerpo perfectamente balanceado que poseía tanto forma como tamaño, pero mirando hacia atrás, recordó el movimiento de las tetas impresionantemente grandes de Claudia. Mirando sólo el tamaño, el suyo superaba incluso el de Karen.

No había mirado muy de cerca entonces porque Juri acababa de rechazarle por esa razón, pero ahora que tenía otra oportunidad, eran verdaderamente increíbles.

(Parecen pesadas... Me pregunto cuánto. ¿Y le dan hombros rígidos?)

Terminó mirándolas fijamente, pero ella, por supuesto, tenía otros puntos atractivos. Su educada reverencia, su elegante habla, y su tranquila y bella atmósfera la hacían sentir como una Yamato Nadeshiko. Ya que ella era la hija de la dueña, ella pudo haber nacido en una familia de clase bastante alta en el mundo de los súcubos.[1]

(Es tan bonita... Y huele bien.)

Un dulce aroma floral le hizo cosquillas en la nariz junto con el aroma del té, por lo que sintió que su cuerpo se calentaba agradablemente. Sintió algo cercano al placer, como el efecto relajante de una hierba, así que empezó a olerla activamente para saborearla más.

“Oh, vaya... Hee hee. ¿Te gusta mi esencia?”

Cada vez que se reía, su cuerpo temblaba y sus pechos se movían aún más. Los ojos de Kazuki rebotaban hacia arriba y hacia abajo para seguir el movimiento.

“Um, entonces este dulce aroma viene de ti... Claudia...-san?”

“Sí. Los Alraunes somos un híbrido planta-súcubo. Cada uno de nosotros tiene un aroma adecuado que utilizamos para tratar a nuestros clientes. Dicho esto, el trabajo requiere mucha técnica, los Alraunes son pocos, e incluso yo sigo entrenando.”

Una sesión de aromaterapia parecía el trabajo perfecto para ella. Pero más que nada, él estaba concentrado en ese busto abrumador.

(Ohhhhh.... ¿Cuántos tipos se han cogido esas tetas...?)

Comenzó a imaginar las innumerables maneras de experimentarlas y se olvidó del tentáculo en sus pantalones mientras su entrepierna se ponía caliente y erguida. Para cuando se acordó, ya era demasiado tarde. Dicho esto, ella tendría que haberse dado cuenta, pero no parecía importarle.

(Debe estar acostumbrada a este tipo de cosas... Pero se ve más joven que Karen-san. Todavía sigue pareciendo una chica...)

Por supuesto, era posible que ya estuviera viendo clientes a su edad. Y a los súcubos en general probablemente no les molestaba tocar penes.

(¿O está completamente nerviosa y trabajando duro para ocultarlo?)

Eso sería muy lindo. Y si ella realmente tuviera mucha experiencia con los hombres a pesar de su apariencia pura, eso también sería lindo.

“¿Ocurre algo, Kazuki-sama?”

“¿Eh? ...No, no, no. Nada en absoluto, Claudia-sa-... ¿Kazuki-sama?”

Trató de suavizar las cosas con su respuesta y luego se dio cuenta de cómo ella se había dirigido a él. Ella asintió humildemente y contestó con una derretida sonrisa.

“Sí... nunca esperé conocer a alguien como tú mientras ocupaba el lugar de mi madre. Has ayudado mucho al salón, Koshigaya Kazuki-sama. ...Incluso con el ‘-sama,’ me temo que estoy siendo demasiado familiar usando tu nombre de pila.”

Él había sido tratado como un recurso valioso, un jugador estrella y un héroe, pero ahora había alcanzado el nivel de un dios. Pero a pesar de lo educada que ella era, se dio cuenta de que estaba tratando de asegurarse de que no se fuera.

“Por favor, no te burles de mí. Todo esto fue gracias a Karen-san y al resto del personal del salón.”

“Cuánta modestia... Razón de más para no perderte


Se sonrojó, susurró con voz acalorada, frotó el muslo de Kazuki con el tentáculo en sus pantalones, y “accidentalmente” frotó su pene erecto mientras lo hacía.

(Uuh... ¿Está tratando de seducirme?)

Si lo que Karen había dicho el día anterior y el comportamiento de Claudia aquí fuera a ser creído, ella no lo regañaría si él masajeara un poco esas tetas gigantescas. Dicho esto, acababa de tener esa pelea en la escuela y estaba tratando de averiguar qué hacer con su futuro. No tenía mucho en qué pensar.

“Por cierto, Kazuki-sama. Algo parece preocuparte.”

Claudia aparentemente lo había notado, así que dirigió la conversación en esa dirección.

“¿Estarías dispuesto a discutirlo conmigo? Sakuma... es decir, Karen-san está hoy en un asunto urgente, así que puede que tengas problemas para pedirle consejo.”

“Ugh, ¿en serio?”

Se sintió mal por depender tanto de ella, pero Claudia tenía razón en que lo estaba intentando. Se sentía un poco perdido ahora que el intento había fracasado. Pero si la chica de enfrente escuchara, estaría muy agradecido.

(Sí... dudo que pueda encontrar una respuesta por mi cuenta.)

Era la primera vez que se la con ella, pero ella podría tomar una decisión más racional ya que no sabía nada de Juri. De cualquier manera, era su decisión qué hacer con su consejo, así que sería mejor preguntarle qué es lo que ella tenía que decir.

“Um... es una historia patética y aburrida, ¿sí?”

“No importa. Escuchar las preocupaciones de un cliente — no es que tú seas un cliente — es una parte importante del trabajo de una esteticista. Estoy acostumbrada.”

Ella le dio una sonrisa diferente a la de Karen y le instó a que hablara.

“Entonces... esto es lo que pasó hoy a la hora del almuerzo...”

Se entregó a esa sonrisa y empezó a explicarlo.



“¿Ah, sí? Entiendo.”

Mientras Kazuki esperaba para ver lo que pensaba y le preocupaba tener problemas para encontrar algún consejo, Claudia abrió la boca casi inmediatamente.

“Primero, me gustaría decirte algo, pero trata de no tomártelo a mal.”

Ella comenzó con ese prefacio.

“Con la discrepancia en los niveles iniciales de lujuria, la diferencia de valores y el aumento de tu nivel actual de lujuria... creo que podrías estar mal emparejado con Juri-san, ya que ella tiene problemas con esas cosas. Creo que eso ha llevado a muchos conflictos y ha evitado que tus sentimientos sean regresados.”

Sus palabras directas apuñalaron profundamente su corazón. Esta chica parecía tan amable, pero puede haber sido más sádica que Karen.

Pero ella debe haber notado su conmoción porque rápidamente continuó.

“¡Dicho esto, no creo que sea absolutamente inútil! Deberías poder hablar con ella si le das tiempo suficiente. ...¡Oh, ya sé! ¿No crees que puedes resolverlo todo permitiendo un periodo de enfriamiento?”

“Sí... tuve un presentimiento. Pero... ¿huh?”

Verla en la escuela todos los días sería incómodo y eso hizo una conexión en su cabeza. O tal vez Claudia había arreglado las cosas para que él pudiera hacerlo. Cuando él levantó la cabeza y la miró, ella asintió con comprensión y sonrió alegremente.

“Umm... ¿es eso a lo que quieres llegar?”

“Debo disculparme por guiar tus pensamientos de esa manera. Pero yo también soy una mujer. Te di este consejo porque lo vi desde la perspectiva de Juri-san.”

“¿Desde la perspectiva de Juri? ¿Qué quieres decir con eso?”

Ahora que lo había pensado, Rumina había priorizado sus propios deseos y Karen había priorizado los sentimientos de Kazuki al dar consejos, pero ninguna de ellas había pensado en Juri. Por eso le llamaron la atención las palabras de Claudia.

“Sí, he oído que Juri-san te conoce desde hace mucho tiempo. Lo que puede decir lo que ella piensa de los caballeros en general, pero tiene que haber pensado en ti en ese sentido hasta cierto punto.”

Él casi argumentó que ella lo miraba desde el punto de vista de una súcubo, pero Claudia lo miraba de otra manera.

“No estoy hablando de lujuria. Eres una persona sencilla... y aunque tienes una ligera debilidad en tus deseos, eres varonil y amable. Dudo seriamente que Juri-san te odie de verdad. Sin embargo...”

“Mi... lujuria, ¿verdad?”

“Sí. Eso la molestó demasiado y no sabía si tus sentimientos venían del amor o de la lujuria. Y mientras ella intentaba averiguarlo, los efectos del tratamiento y el incidente con Rumina la confundieron aún más y terminó así,” continuó. “Pero dado el tiempo que hace que ustedes dos se conocen, creo que puedes confiar en que esto no será el final de todo. Así que dale algo de tiempo para ordenar sus pensamientos sobre ti y mejorarte como hombre mientras tanto. Hazlo y sus sentimientos positivos hacia ti pueden salir a la superficie.”

Él tenía que mantenerse alejado de Juri por un tiempo.

Eso normalmente no sería posible con la escuela y sus familias, pero Kazuki tenía la forma perfecta de hacerlo. Si aceptaba la oferta de los súcubos, le daría a Juri la oportunidad de calmarse.

(De cualquier manera, no puedo hablar con ella apropiadamente ahora mismo. Así que podría también.)

“Al igual que con el trabajo de probador, puedes empezar con un contrato a corto plazo. Tal vez un año o dos. Puedes ajustar el tiempo a lo que quieras.” Claudia agarró las manos por delante de su pecho como si le suplicara. “Te prometo que yo, Karen-san, y muchos otros súcubos haremos todo lo posible para ayudarte todos los días. Cada raza de súcubos tiene un método diferente para pulir tu encanto masculino ordeñándote, así que el curso de Karen-san no es la única opción. Incluso yo puedo mejorar tu masculinidad con mi propia y única técnica. Sí... justo así.”

“————¿¡!? ¡Espera, Claud-...kh!”

No hubo ningún movimiento desperdiciado y era como si su respiración se hubiera sincronizado naturalmente. Claudia instantáneamente se acercó a Kazuki y sostuvo sus manos con fuerza en las de ella. También deslizó sus tentáculos de lianas en la ropa de Kazuki y frotó su piel con una sensación suave y cálida como si todas se hubieran transformado en manos humanas.

“¿Qué te parece? Más que sólo frotarte, te esparcen néctar de flores en la piel. ...¿No te sientes bien y caliente?”

“Ah...hh..ngh, kwah...”

Ella sólo estaba allí sosteniendo sus manos, pero los muchos tentáculos de planta se deslizaban por los huecos de la ropa e intentaron violar todo su cuerpo. Incapaz de responderle, él sólo podía sentarse con las piernas temblando mientras ella lo acariciaba.

“Hee hee. Eres tan sensible como había oído... nn.”

“Ngh, slurp…pwah, C-Claud-…nmh, nhh…”

Los tentáculos se arrastraron sobre él, pareciendo lamerle el cuello, las axilas, el pecho, los costados, los muslos, las nalgas, el valle entre ellas, el perineo... y todas las zonas erógenas excepto su órgano sexual. El increíble placer trajo su erección cerca de la eyaculación, por lo que temblaba y palpitaba en sus pantalones.

Con el creciente deseo masculino tomando el control de su mente, Claudia no tuvo ningún problema en robar sus labios. Lo siguiente que él supo es que se estaban besando, por lo que rápidamente se echó hacia atrás solo para que la boca de Claudia sellara la suya aún más fuerte que antes.

“Nmhhh…slurp, lick…smack, slurp…”

En lugar de la dulce atmósfera al besar a Karen o Rumina, el beso más profundo de Claudia era literalmente dulce y tan agradable que parecía derretir su lengua. La lengua de Claudia no era tan larga como la de Karen, pero le llenó la boca con saliva de néctar. Los movimientos de su lengua y sus labios hicieron que el néctar fluyera hacia los labios de Kazuki, llenando su boca con una dulzura adormecedora.

“Hwah…Clau…hia…hyan… Esto es… demasiado…nn…”

“Beso…smack, beso, lick… Hee hee hee hee. No es demasiado. Mira lo duro que está tu pene.”

Un ligero empujón en el pecho lo hizo caer de nuevo al sofá. El suave cuerpo de malvavisco de Claudia subió encima de él, sus pechos increíblemente masivos le presionaron, y un placer de ensueño llegó a su pecho.

“Karen-san me dijo que te cuidara, así que siéntete libre de disfrutar de esto. ...Cumpliré mi promesa en todo lo que pueda.”

“Ahh...hh, ghh...pero esta es la sala de descanso...”

Alguien podría entrar en cualquier momento, pero la tensión de ser visto y la culpa de hacer esto donde no, sólo contribuía a la gran presencia de su pene siendo aplastado por debajo de la parte inferior del estómago de Claudia.

“Hee hee. No te preocupes. Este es un sofá cama... y tu chico travieso ya está así de grande
Nhh, tendré que... empujarlo para atrás. Aquí...frota, frota, frota...frota...hee hee...”

“Oh, ahhhh... ¿qué es esto...?”

Debido al dulce aroma que emanaba del cuerpo de ella, cada vez que él inhalaba, una niebla rosada llenaba su mente y su pene se volvía aún más sensible. Cuando ella deslizó su cuerpo, el contacto de este a través de su ropa frotó el pene de Kazuki, enviando un escalofrío a su columna vertebral y derritiendo todo su cuerpo.

“Hee hee. Eres realmente sensible, Kazuki-sama. Eres tan lindo... beso...”

Sus labios eran especialmente dulces y daban piquitos repetidamente en sus labios, los mojaban con su saliva pegajosa y la vertía por dentro. La dejaba gotear, la lamía y luego repetía el proceso en un ciclo dulce y placentero. Finalmente, el placer llevó a Kazuki a sacar su lengua y agitarla como la cola de un perro para pedir más.

“Ahh, ahm...slurp, slurrrrp, ahm...”

Mientras hacía cosquillas en la punta de la lengua de él con la de ella, ella acariciaba la lengua con los labios, y dejaba que su dulce néctar saliva cubriera toda la caricia. Él hizo lo mejor que pudo para tragarla cuando se le acumuló en la boca, así que Claudia sonrió con sus ojos y envió aún más saliva goteando. Cada vez que sus labios se frotaban contra su lengua y cada vez que él tragaba, el placer acalorado y el anhelo palpitante en la parte inferior de su estómago crecía, así que él naturalmente levantaba sus caderas para empujar hacia la parte inferior del estómago de Claudia.

“Hph, lick, smack...Hahhn…ha Hahhn...ha ha. ¡Eres tan travieso, Kazuki-sama...kh, hahhhn! Ahh, sí... ahí. Mi útero... está ahí dentro... ¡hee! Ahh, estás empujando...ahí...ahí...”

(¡Hwohhhhh! Maldita sea, es tan linda...)

Sintió un placer enloquecedor que se agitaba dentro de él al sonrojarse la piel blanca de Claudia, al ella retorcer su cuerpo cuando él se frotaba contra la parte inferior del estómago, y al ella gritar desde el placer que palpitaba en su vientre. Pero Claudia no era del tipo que se vuelve obediente tan pronto él como hace un contraataque. El personal de este salón era todos súcubos expertos en técnicas sexuales, por lo que el hecho de darles placer sólo los excitaba más.

“Nn, okey... Un chico travieso como tú necesita ser castigado... Toma esto♪”

“¿¡Hh... kwaaah!? ¡Ahh, nh!”

Cuando los tentáculos se retorcieron contra su piel, se llenó de demasiado placer para moverse y sus caderas comenzaron una danza temblorosa. Además, la saliva de Claudia goteaba desde una corta distancia hacia arriba y el dulce néctar de color tenue se esparcía por sus labios, nariz, mejillas, frente y párpados. Mientras cubría su cara, su obscena dulzura dominaba su nariz y sentido del olfato. La sensación indescriptiblemente agradable hizo que Kazuki se agitara en el sofá.

“¿Qué te parece? El sabor y aroma del néctar dulce de los Alraune es altamente nutritivo y afrodisíaco. Así que asegúrate de probarlo mu~cho mu~cho...nfwehhhh...”

“Hahh, ngh…slurp, gulp…”

Mientras sus caderas y su cuerpo se retorcían, se tragó el néctar que goteaba y que le hacía agitarse aún más. Pero no importaba cuánto bebiera, sus instintos sólo sentían un hormigueo de deseo por más, así que abrió bien la boca y sacó la lengua como un pajarito pidiendo comida.

“Aehhhh...nbehhhhh, lick...”

Su lengua bailó ante sus ojos y la saliva traslúcida se derramó literalmente sobre su cara. Se le mojaron las orejas y el pelo, su cara estaba pegajosa, y su cuerpo dulcemente adormecido se relajó tanto que no podía moverse debajo de Claudia.

“¿Ya ha terminado tu contraataque? Entonces es hora de tomar mi trago de la victoria.”

Ella le desabrochó el uniforme, le quitó la camisa y le levantó la camiseta. Para su mitad inferior, ella le desabrochó el cinturón, le bajó los pantalones y expuso su ropa interior que contenía un bulto dolorosamente punzante con una gran mancha.

“Ahhhhhhn... ya puedo decir que tu polla es increíble, Kazuki-sama. Ese delicioso semen está contenido aquí, ¿no? ...No puedo esperar más
Puedo seguir adelante, ¿verdad? ¿Puedo seguir adelante y chuparla? La chuparé ahora... haaa, haaa...”

Unos corazones aparecieron en las pupilas de Claudia y todo su cuerpo desprendía el aroma de la lujuria femenina. El simple hecho de tocar el pene a través de la delgada capa de tela fue aparentemente suficiente para presionar el interruptor dentro de ella. Kazuki podía ver lo atractivo que era su cuerpo para una súcubo.

“Mi néctar te excitó, ¿no? ...Puedo empezar, ¿verdad? Estoy a punto de chupártela... Estará muy sensible, así que prepárate... Ahh, nn.... ahhh, qué polla más varonil...polla, polla...”

Algunos de sus tentáculos de planta se deslizaron en su ropa interior, las puntas se abrieron como ventosas, se pegaron a todo su pene, y comenzaron a succionar.

“¡Kwahh! ¡Agh, ah...hahhhhh! ¿¡Nh, heee!?”

Los tentáculos eran tan suaves que se parecían más a la carne que a las plantas, estaban calientes y húmedos con el néctar de ella, y lamían hasta la última parte de su entrepierna. Incontables labios se frotaban sin cesar desde la base hasta la punta, chupaban y se frotaban sobre el néctar afrodisíaco. Hacían un fuerte sonido de succión mientras trabajaban en su pene y él no podía detener sus caderas que saltaban hacia arriba, mientras que su uretra se abrió para liberar un montón de líquido pre-seminal.

“Ahh, qué desperdicio... Aguanta un poco más, ¿de acuerdo? Voy a cubrir eso. Hee hee. Esto debería bastar. ¿Qué te parece?”

Con eso, algo cubrió y se envolvió alrededor de la cabeza de su pene.

“¿¡Khahhhhh!? ¿¡Qué... qué es... esto!?”

La delgada cubierta se frotaba contra la cabeza y el placer surgió como si la estuviese acariciando. La superficie de contacto estaba, por supuesto, empapada, el placer carnal de que le frotaran la cabeza sensibilizada con el néctar hizo que la parte inferior de su cuerpo se debilitara, y fue estimulado hasta el punto de estar a punto de liberar su semen.

“Ahhh, qué reacciones tan adorables... Este es otro de mis tentáculos. Pero en lugar de una liana, éste es más como un capullo de flor y pétalos. Rodea perfectamente la cabeza y te succiona como una boca... Nhah, tienes tanto líquido pre-seminal...”

Mientras que los súcubos estándar como Karen se llevaban todo el tronco dentro de su cola, estos tentáculos planta usaban sus características para trabajar juntos y proporcionar un placer siempre cambiante. Se sentía como si estuviera en la boca de alguien mientras simultáneamente era frotado por una mano, así que aunque la succión no era tan poderosa, sus caderas se elevaban por sí solas.

Sentía como si unos pequeños labios le estuvieran chupando de todas partes y el semen producido en sus testículos comenzaba a elevarse en su uretra. Su cara se veía sin fuerzas tanto como su cuerpo, así que miró a Claudia con la mirada derretida y la expresión en blanco mientras la baba goteaba patéticamente por el rabillo de su boca.

Ella la lamió y succionó con un beso, aumentó el número de tentáculos y comenzó a atacar un punto débil que aún no había tocado.

“Te chuparé las bolas también... beso, slurp


“¿¡Hghhh!? ¡Kheee!”

Sus susurrados efectos de sonido coincidían con los delgados tentáculos que tocaban repetidamente, besaban y chupaban intensamente sus bolas. Todo su cuerpo temblaba por el leve dolor y mucho, mucho mayor placer, por lo que no pudo evitar aferrarse a Claudia.

“Ha ha... Qué atrevido, Kazuki-sama. Estoy tan feliz


Ella también lo rodeó con sus brazos, enterrando la cara de él en sus amplios pechos. Con una sensación húmeda y sudorosa, un dulce aroma se difunde por su nariz. Su sudor debe haber sido un néctar afrodisíaco igual que su saliva. Él lamió con su lengua a través de la piel de ella, sintió un dulce sabor y placer fluyendo hacia él, y encontró su mente adormecida.

“Hee hee. Eres como un bebé, Kazuki-sama... Sí, no me importa. Aférrate a mis pechos y complácete con ellas... Buen chico. Hee hee.”

La estimulación debe haber sido placentera porque el cuerpo de Claudia temblaba con anhelo y su mano rozaba suavemente el cabello de Kazuki. Entonces ella gradualmente movió su cuerpo hasta que él estuviera descansando su espalda sobre su regazo y en el brazo de ella apoyó su cabeza.

“Ahora... ¿has disfrutado de mi saliva y mi sudor? Pero hay algo aún mejor que tienes que probar. Así que por favor entrégate al placer mientras bebes eso. ...Adelante


“Nmh, beso...¿¡nn, nghhh!?”

Se había dado cuenta de que ella no llevaba sujetador, pero cuando se desabrochó los botones de la blusa, se le salieron con fuerza los amplios pechos. Más que el escote, su cara fue sostenida entre aquellas formas redondas. Era como un sueño hecho realidad, así que su pene se puso aún más duro mientras que aquellas ventosas lo chupaban, él empujó sus caderas hacia arriba en vano, y líquido pre-seminal salió a borbotones.

“Ese no es el plato principal, pero... hee hee, esto también está bueno. Tengo que darte un servicio aún mayor como agradecimiento por todo ese delicioso líquido pre-seminal.”

“Ngh, hhhhh...nkh, khhhhh...”

Los tentáculos se deslizaron a través de su pecho y las puntas parecidas a ventosas le succionaban los pezones. La cola de Rumina los había mordido y chupado, pero estas eran ventosas llenas de néctar que simplemente lo chupaban y lamían, empujando un dulce placer hacia arriba dentro de él.

Pero ese néctar también tenía un poderoso efecto afrodisíaco que parecía exponer los nervios del placer sexual. Rodeado por la cálida, estrecha y succionadora carne de los tentáculos, sus pezones y areolas estaban empapados en el néctar. Comenzaron a sentir un hormigueo cálido, luego se pusieron erguidos y, de repente, la sensación cambió por completo.

“¿¡Hghahhhhhh!? ¡Ahhhhh, kwaaahhhh!

“La estimulación que pasaba a través de sus pezones era tan intensa que se sentía como la sacudida eléctrica de jugar con la cabeza del pene la primera vez que se tira del prepucio hacia atrás. Mientras la carne que se retorcía se apretaba contra ellos y los chupaba, todo se transformaba en un placer insoportable, así que gritó y su cuerpo saltó hacia arriba.

“¿Estás bien, Kazuki-sama? Tu polla, tus bolas y tus pezones están empapados en mi néctar, pero no te duele nada, ¿verdad?”

“¡Nhhhhhhh! ¡Hhh, hhhhhhh! Hahh, ahhhhh...”

La mente de Kazuki se había quedado en blanco y no podía responder, pero Claudia debió concluir que él estaba bien porque asintió felizmente y ajustó el abrazo de su cabeza.

“Eso es bueno... okey, Kazuki-sama, por favor, chupa esto también. Hazlo como yo estoy haciendo con tus pezones y una leche de néctar muy dulce saldrá a chorros. Una vez que hayas saciado tu sed, por favor córrete dentro del capullo de flor.”

Ella agitó algo delante de su cara mientras decía eso. Era un pezón rosado y erecto que se había hinchado en el pecho obscenamente grande lo suficiente para sentirte cómodo. Tan pronto como recibió el acercamiento extremo del inocente capullo rosado de aquel pecho inclinado hacia arriba y temblando, sus instintos lo llevaron a chuparlo. Apretó sus labios alrededor de él, envolvió su lengua alrededor, y produjo un fuerte ruido húmedo mientras chupaba.

“Slurp, slurp, suck, beso, slurrrrp!”

“Nhah, khhhh...hahh, nh...hahhh... está... saliendo...”

Justo cuando Claudia gimió, una espesa y dulce sensación fluyó en la boca de Kazuki.

(¿Qué...? ¿Esto es... leche materna? No, no lo es... Es más de eso.)

Tenía un ligero olor a leche, pero era el mismo néctar de Alraune que antes. Pero a diferencia de la saliva o el sudor, era lo suficientemente espeso como para sentirse pegajosamente alrededor de su lengua y era aún más dulce.

“Hahh...nn, mi leche de néctar...es la concentración más espesa del afrodisíaco...Los efectos del néctar no duran mucho tiempo, pero cuanto más espeso es, más inmediatamente se—


Debido a que él estaba bebiendo el néctar mientras ella le explicaba, ella sintió los efectos antes de poder terminar de hablar. Su pulso se aceleró, varias venas gruesas salieron de la vara de Kazuki, sus pelotas fueron succionadas hasta el límite, y el semen extra grueso fue enviado a su uretra. Claudia, por supuesto, estaba al tanto de todo porque estaba sorbiendo todo el líquido pre-seminal que salía. Un rojo lujurioso llenó sus mejillas, miró a Kazuki con una expresión de compasión y placer femenino, y felizmente frotó su cabeza.

“Ahhh... Kazuki-sama está bebiendo mi leche... ¡nhh, ahhhhhn!”

Simplemente chupar su pecho no era suficiente, así que agarró el otro con una mano, hundió sus dedos en ella, y disfrutó de la sensación y el tamaño. Era un malvavisco suave pero también elástico, por lo que no podía cerrar la mano por mucho que lo intentara porque le empujaba los dedos. Jugó con la abrumadora masa y se la acercó para llevársela a la boca.

“¿Ambos? ...Sí, siéntete libre.... Estoy dispuesta a ofrecerte todo de mis tetas. Por favor, usa ambos pezones como bombillas para beberlo todo...”

Él chupaba ruidosamente los pezones como se le dijo, amasaba los senos para ayudar a que saliera la leche, lamía las areolas y estimulaba ligeramente los pezones con los dientes. El néctar afrodisíaco fue rociado como él había esperado, bebiendo eso aumentó la sensibilidad de todo su cuerpo, y el increíble placer creció donde los tentáculos estaban acariciando diferentes partes de su cuerpo.

“Kazuki-sama, tú carne masculina... está fuera de control. Sigue latiendo...
¿Estás a punto de correrte? Lo estás, ¿verdad? Mi leche y mis tentáculos te están haciendo correr...ahhhh, qué encantador...”

Con una mirada de éxtasis, ella gimió del placer mamario, pero controlaba perfectamente sus tentáculos. Ellos rodeaban perfectamente los pezones de Kazuki y ejercieron presión mientras los acariciaban.

“Nghhhh…slurp, suck…”

Eso hizo que la mente de Kazuki se quedara en blanco y sus caderas se elevaran. Mientras tanto, la carne del capullo de flor que rodeaba la cabeza de su pene comenzó a girar, puliendo y derritiendo el órgano recubierto de néctar dentro.

“Ahhhhhh, puedo sentirlo... Bien, voy a darte una cuenta atrás... Cuando llegue a cero, no serás capaz de contenerte. Así que bebe mi leche como un bebé y esparce mucho semen en la flor por mí... esparce todo ahí dentro...”

Con eso, ella llevó suavemente una mano a sus bolas.

“Tres...”

Los muchos tentáculos en la vara hacían mucho ruido mientras chupaban.

“Dos...”

Detuvo su mano justo antes de tocarlas y sólo dejó que los tentáculos le succionaran las bolas.

“Uno...”

Él arqueó su espalda como si estuviera formando un puente, con sus caderas levantadas, y elevó patéticamente su pene.

“Cero. Bien, es hora de que te vengas muucho❤”

Sus delgadas y elegantes yemas de los dedos masajeaban suavemente sus bolas.

“¿¡Nwoghhhhhhhhhh!? ¡Nhhhhhh, npwah, ahahhhhh!”

“Hahhhhn¡Ha ha, es tan bueno... sabe tan bien... esto es lo mejor!”


Mientras ella sorbía el semen, sus ojos se derretían como si hubiera alcanzado el orgasmo. ...No, probablemente lo hizo. Con la espalda de Kazuki en su regazo, él podía sentir el fluido femenino que ella había dejado salir y oler el dulce aroma que se extendía a la vez. Pero estaba demasiado preocupado como para señalarlo.

(¡Ohhhh...hahhh, me estoy corriendo, me estoy corriendo...todo está saliendo...kwahhh!)

Su cara fue enterrada por el abrumador volumen de aquellos senos y se le dio mucho del extracto materno destinado para el hijo de una mujer. Liberar su deseo masculino en ese estado lo llenó de culpa y vergüenza... pero también de suficiente placer para derretir su mente.

“Te masajearé las bolas... así que por favor dámelo todo. Por favor, libera todo tu amor...ahn, nhahhh...”

Su cuerpo continuó convulsionando a medida que la estimulación de los tentáculos lo llevaba a eyacular más, como si el néctar que entraba en su boca se estuviera convirtiendo en semen. El placer de la caricia y el placer de la eyaculación unidos no se detendría.

(¿¿¡Waaaaahhh!?? Oh, no.… ¡No puedo parar...nghhhhh!)

Con su mente adormecida, todo su cuerpo empapado en placer, y retorciéndose en el regazo, pero más placer carnal brotaba dentro de él. La cabeza era la parte más sensible mientras él se corría, pero la carne derretida de los tentáculos de ella se frotaba a fondo, haciendo que palpitase mientras liberaba la sustancia lechosa.

(Agh...ah...¿qué es...esto...? Ah, ahhhhh...)

La parte inferior del cuerpo de Kazuki temblaba y sus músculos se relajaron como si su conciencia le abandonase. Pensó que podría estar eyaculando de nuevo, pero esto se sentía de alguna manera diferente de lo normal. Un calor hormigueante se acumuló en la punta de su pene y, una vez que llegó al límite, sus caderas temblaron patéticamente.

(¡Oh, no...oh, no, oh, no, ahhhhhhh! ¿¡Se está saliendo, khhhhh?!)

“Hahhh...ahn, wow...

Él gritó, su cuerpo se retorció, los tentáculos que chupaban la cabeza de su pene se retorcieron con gran habilidad, y Claudia continuó su caricia, pero el arrepentimiento de Kazuki no podía ser mayor.

“Oh, gh...ahh, lo...siento...ngh, ahhh...”

Si esto funcionara como las colas de Karen y Rumina, lo que liberara en su interior sería enviado al mundo de los súcubos. La culpa de haber orinado dentro borró todo pensamiento de su mente y todo color de su cara. Estaba demasiado preocupado para seguir chupándole los pezones.

Pero después de inclinar la cabeza, Claudia pareció darse cuenta de su malentendido. Ella sonrió y suavemente frotó su cabeza.

“No te preocupes, Kazuki-sama. Es verdad que mis tentáculos envían parte de tu semen al mundo de los súcubos como energía... pero disfrutaré de todo lo que no sea semen. Así que siéntete libre de darme tu orina o tu saliva.”

Luego añadió una especie de “también.”

“No es que solo te hayas orinado. Eso fue un orgasmo a chorros. Los caballeros también lo hacen si se les estimula lo suficiente después del clímax. ¿Fue la primera vez que lo experimentaste?”

Él había visto videos de hombres que hacían lo mismo, pero no se había dado cuenta de que eso era lo que le había pasado. Estaba lleno de una extraña mezcla de alivio y asombro. Cuando él respondió a su pregunta asintiendo con la cabeza, Claudia sonrió seductoramente mientras se sonrojaba, la mano envuelta alrededor de las bolas de Kazuki lentamente se movió hacia el tronco, ella empezó a acariciarlo.

“¿De verdad...? Hee hee, hee hee hee hee… Así que te di el primero con mi propia mano. Qué encantador. Estoy tan honrada... Muchas gracias, Kazuki-sama

“Oh, sí... ngh, um, ¿podrías quitar tu mano? ¡Hhh!”

La estimulación de su sensible pene le hacía cosquillas. Mientras observaba eso cuidadosamente, Claudia ganó una mirada resuelta e hizo a Kazuki sentarse.

“Kazuki-sama... Me disculpo si esto es grosero, pero tú aún eres virgen, ¿no?”

“Um... sí...”

Había recibido tantos tratamientos de Karen e incluso se había cogido a Rumina por el culo, pero aún no había tenido sexo con una vagina. Él le había pedido a Karen que lo hiciera, pero ella había bajado la cabeza y se había negado, diciendo que tenía una buena razón.

“Tal vez en realidad no le gusto...”

Cuando accidentalmente dijo su preocupación en voz alta, Claudia casi discutió el caso de Karen, pero después de un momento de reflexión, ella sonrió y lo abrazó suavemente.

“Puede ser, Kazuki-sama... Pero yo te adoro, así que siéntete libre de usar la mía todo lo que quieras.”

“¿Eh? ¿Qué—? ¿Eh? ¿¡En serio!?”

Él se levantó rápidamente y Claudia sonrió y dijo “por supuesto.” Ella se levantó también y se deslizó su apretada falda y sus bragas para revelar la abertura sexual dentro.

“Solo dímelo, y me despojaré de todas estas cosas poco elegantes y te dejaré tener mi pureza. Los jugos de coño también son néctar... pero todo lo demás sobre esa parte de mí es idéntico a una mujer humana. Así que...”

Se volvió a poner la ropa en su sitio, se rió de la nube de desilusión en la cara de Kazuki, se inclinó hacia él, y susurró.

“Por favor, dame tu virginidad con un coño, tu virginidad de un creampie, y tu virginidad de impregnación

“——————¡!”

No podía negar que había sido seducido por sus dulces susurros y aroma. Tan pronto como ella le susurró, su mente racional fue dominada y de repente se dio cuenta de que la había empujado de vuelta al sofá.

“Ha ha... Estoy tan feliz, Kazuki-sama...”

La piel de Claudia estaba sonrojada, ella sonrió un poco tímidamente y cerró los ojos como si dijera que aceptaría todo. Atraído por eso, Kazuki también cerró los ojos y movió su cara hacia ella.

“Claudia-san...nhh.”

En ese momento, algo que venía de atrás le mantuvo las extremidades en su sitio y no pudo moverse en absoluto.

“...¿Huh?”

La tremenda resistencia impidió que sus brazos o piernas se movieran. Preguntándose qué era esto, miró hacia atrás. Toda la sangre se le drenó de la cara cuando vio a las dos personas que estaban allí.

“...Estamos de vuelta. Parece que te has estado divirtiendo, Kazuki-san.”

“Onii-san, Claudia-san... ¿qué ~ creen ~ que ~ están ~ haciendo?”

Dos demonios estaban allí. Emitían el aura de un Rakshasi[2] con amplias sonrisas.

“Creí que el plan no les permitía volver hasta más tarde, Karen-san, Rumina-san.”

“Y yo pensé que el plan no te permitía llegar tan lejos.”

“Ya habíamos decidido no dar ese paso hasta que Onii-san lo eligiera. ¡No es justo! ¡No es justo!”

Las tres parecían tener algún tipo de comprensión, pero Kazuki no tenía ni idea. Pero tenía miedo, así que mantuvo la boca cerrada.

“*Suspiro*... Kazuki-san, no bajes la guardia. Eres muy atractivo para los súcubos en este momento, así que Claudia pudo haberte quitado tu pureza.”

Después de un rato, Karen lo miró con ira, suspiró y habló.

“¿Por qué es eso un problema?”

“Así es. Kazuki-sama me eligió su primera pareja.”

Claudia se quejó y Kazuki asintió con la cabeza.

“Este es un tema increíblemente importante y una de las razones por las que te invitamos al mundo de los súcubos. Por eso dejé a Claudia a cargo hoy.”

Karen agitó la cabeza con exasperación y Kazuki le hizo una pregunta.

“Entonces, ¿esto está relacionado con la razón por la que no estuviste aquí hoy?”

“Es cierto que tenía asuntos que atender, pero también quería crear la situación adecuada. Quería que fueras consciente de tu situación y de cómo te ven los otros súcubos. ¿Ves ahora que eres tan popular con los súcubos que puedes acostarte con una la primera vez que la ves?”

¿Significaba eso que Claudia realmente quería decir todo lo que había dicho? La miró y la vio sonrojarse y bajar la cabeza, avergonzada.

“¡Claudia-san, deja de intentar seducirlo!”

“¿Eh? ¿¡Eso fue una actuación!?”

“¡No es una actuación y no estaba tratando de hacer nada!”

Oh, bien. Así que ella realmente estaba siendo honesta, pensó Kazuki mientras Karen continuaba.

“Así que... ¿Kazuki-san? Cualquier hombre sería increíblemente valioso en el mundo de los súcubos, así que si te mudas allí, tienes casi garantizada no sólo una vida polígama, sino una vida de harem. No negaré tus sentimientos, pero quería explicarte que puedes estar lleno de placeres masculinos sin estar obsesionado con un solo humano.”

Ella se refería claramente a Juri.

“¿Quieres que renuncie a Juri y me vaya al mundo de los súcubos?”

“Soy consciente de que lo que pasó es culpa mía... pero tampoco soporto ver cómo te lastimas por tu fijación con ella. No te diré que te olvides de ella o que te rindas... pero sólo quería que supieras que todas queremos consolarte.”

¿Se refería a lo que Claudia había dicho? Claudia aparentemente había tomado algunas acciones no planeadas, pero él podía decirle a Karen que confiaba en ella y le había permitido hablar con Kazuki sobre el asunto. Y Kazuki había considerado seriamente mudarse al mundo de los súcubos después de escuchar lo que ella tenía que decir.

“Gracias, pero... quiero hablar con Juri de nuevo.”

Realmente se sentía así y su sinceridad debe haber llegado a Karen porque ella sonrió con tristeza.

“Entendido... Lo siento por usar un método tan indirecto.”

Karen se inclinó y Rumina se aferró frenéticamente a Kazuki.

“No... Onii-san, ¡repiénsalo!”

“Rumina, no lo presiones...”

Karen trató de reprender a su hermana, pero su voz temblaba. Por eso Kazuki habló en su lugar.

“Pero... creo que quiero volver a hablar con ella después de que haya pasado algún tiempo y se haya calmado. Quiero tomarme un descanso de seis meses o un año de la escuela para repensar muchas cosas. Así que...”

“¿Quieres decir...?”

“Sí. Me mudaré al mundo de los súcubos y suministraré energía.”

Inclinó la cabeza y dijo claramente sus intenciones.

Cuando lo oyeron, las tres súcubos se quedaron sin palabras y con los ojos muy abiertos. La alegría llenó las caras de Rumina y Claudia mientras lo abrazaban por delante y por detrás y lo bañaban con besos.

“¡¡Onii-san!! Gracias, gracias.... ¡Trabajaré muy, muy duro!”

“Yo también... Si me perdonas, me gustaría trabajar a tu lado.”

“Ha, ha ha… Muchas gracias. Gracias a ti también, Rumina.”

Mientras disfrutaba de los grandes senos en su espalda, frotó suavemente la cabeza de Rumina delante de él, y asintió hacia Karen que estaba parpadeando con lágrimas de alegría detrás de su hermana. Cuando se dio cuenta, Karen aclaró su garganta y habló con las otras dos.

“Ustedes dos, eso es indecente. Y podemos explicar todo eso más tarde.”

“¿Eh?”

¿Había más explicaciones necesarias? Este nuevo problema dejó a Kazuki un poco preocupado, pero Karen suavizó su expresión y agitó ligeramente la cabeza para calmarlo.

“No es nada difícil. Como parte de tu curso de ordeño, esperábamos que pudieras hacer algunos bebés con nosotras

“Oh, ¿eso es todo lo que ustedes—... eh?”

Pensó que debía haber escuchado mal y miró a Karen inquisitivo, así que ella se sonrojó y repitió.

“Nos gustaría hacer bebés contigo. Como dije, el mundo de los súcubos tiene una tasa de natalidad en declive, así que, ¿podrías pensártelo?”

Cuando escarbó en sus viejos recuerdos, la recordó vagamente diciendo eso. Él tenía la cabeza agitada entre las manos mientras las otras dos súcubos revelaban lo listas que estaban para tener a sus bebés.

“Haré lo mejor que pueda, Onii-san❤”

“Por favor, elígeme, Kazuki-sama... *sonrojo*



[1] Yamato Nadeshiko: Denominación al ideal de belleza femenina en Japón, piel blanca, bonita, educada y elegante.
[2] Demonios que aparecen tanto en la cultura Hindú como en la Budista.


Anterior | Índice | Siguiente

4 comentarios: