lunes, 27 de agosto de 2018

Mixed Bathing Vol. 4 Segundo Baño - El Vapor de Agua es una Explosión


Mixed Bathing in Another Dimension

Volumen 4

Segundo Baño - El Vapor de Agua es una Explosión


Habíamos planeado pasar un tiempo de descanso en una cabaña llena de diversión familiar cerca del mar, pero luego el autoproclamado Cosmos ancló su barco en el puerto justo a nuestro lado.

“...Oye, ¿está bien que no vayas a saludar a ese tipo Cosmos?”

Había reflexionado un rato sobre lo que debía hacer, pero no se me ocurría ninguna razón por la que realmente necesitara saludarlo, así que volví a entrar a bañarme con todo el mundo e irme a la cama. Así que ahora mismo estaba lavando pacíficamente el pelo de Roni. Ella normalmente era tranquila, pero cuando llegaba el momento de lavarse el pelo, se derretía en un charco de sonrisas y se dejaba mimar tontamente.
Yo no estaba escapando de la realidad ni nada. Apenas podías contar nuestros puntos de interés por un lado. Ni nos odiábamos lo suficiente como para decir “¡Te mataré!” y meternos en una pelea, ni éramos lo suficientemente cercanos como para decir “¡Oye, ha pasado mucho tiempo!” y reavivar una vieja amistad. Yo era un “Héroe de la Diosa” y él era un “Héroe del Rey Sagrado,” pero eso fue sólo porque un pequeño grupo de gente nos etiquetó como tales. Apenas una razón para que alguno de los dos se pelee con el otro. Bueno, estaba seguro de que le habían notificado que yo estaba en esta ciudad gracias a nuestros planes con la casa de subastas, pero tampoco tenía ninguna razón para venir a buscarme. Probablemente.

“No hay razón por la que tenga que ir a verle. Claro, somos del mismo lugar, pero sólo nos conocimos después de ser convocados al mismo tiempo.”

“Uh-huh...” Clena murmuró mientras apoyaba la barbilla en su mano en el borde de la bañera.

“¿Y qué harás si viene a buscarte?”

“Roni, eres tan linda~”

“¡¿Sir Touya?!”

“¡No me cambies de tema!”

Esquivé la pregunta de Clena abrazando a Roni por detrás, pero ella inmediatamente me dio un golpe en la cabeza con su mano.

“Bueno, no es que quiera reencontrarme con él, pero tampoco quiero esconderme ni nada...”

“...Es complicado, ¿eh?”

“Sí, es complicado.”

Si fuera un enemigo, ya estaríamos preparándonos para él, pero Cosmos era un “buen tipo” por lo que había oído. Si preguntaras cuál de nosotros tenía la visión más diligente y ambiciosa como héroe, sin duda sería él.

Comencé a lavarle el pelo a Rium y luego Clena me hizo una pregunta con expresión de sospecha.

“...Oye, ¿puedo preguntarte algo mientras estamos en ello? Es sobre tu viejo mundo.”

“¿Mi viejo mundo? ¿Sobre qué?”

“¿Tuviste alguna vez... una novia?”

“...¿A qué viene eso?”

Me imaginé que le recordaría algo después de mencionar que no conocía a Cosmos en mi propio mundo, pero ¿cómo llegó al tema de las novias? En ese sentido, el número de años que pasé sin novia fue igual al número de años que pasé vivo. No quería hablar de ello.

“Porque pareces acostumbrado, Touya. Me refiero a lavarle el pelo a una chica.”

“Oh, eso. Bueno, estoy acostumbrado.”

“¿Así que tenías novia...?”

“No.”

Eso no eradel todo correcto. Sí estaba acostumbrado a lavar el pelo de una chica, pero la razón detrás de eso no había surgido antes en una conversación. Bueno, no estaba tratando de ocultarlo ni nada. Ahora que ha surgido, más vale que hablemos de ello.

“Tenía una hermanita. Ella no era capaz de hacer cosas como lavarse el pelo por su cuenta.”

Rium me miró, preguntando, “...¿Tenías?” Ella era lista.

“Murió de una enfermedad hace tres años. Si ella estuviera viva, yo estaría buscando frenéticamente una forma de volver a mi viejo mundo ahora mismo.”

“No tenía ni idea...” Dijo Roni con expresión emocional. Parecía que iba a empezar a llorar en cualquier momento.

Fue una gran conmoción para mí cuando ocurrió, pero había aprendido a lidiar con ello. Noté que Rakti me había estado mirando como si quisiera decir algo.

“¿Qué pasa, Rakti?”

“...Um, estaba pensando que realmente fuiste convocado usando el ritual de invocación del héroe de la hermana Luz.”

“¿Hm? ¿Qué quieres decir con eso?”

“La Hermana Luz no convoca a nadie que no quiera ser convocado.”

“...Bueno, nos trajeron aquí sin que nos lo preguntaran.”

“No es eso. Sólo se te puede convocar si cumples ciertas condiciones.”

“¿Así que hay algunos requisitos para convertirse en un héroe?” preguntó Clena, inclinándose hacia adelante como si hubiera encontrado interés en nuestra conversación. La miré para encontrar un par de globos saltarines colgando del borde de la bañera, y luego me di la vuelta rápidamente.

Las chicas de la edad de Roni todavía se sentían como una hermana pequeña para mí, pero ese no era el caso de Clena. Me había acostumbrado más a ella últimamente, pero a veces me pillaba con la guardia baja. Clena notó mi comportamiento y me miró fijamente a la espalda. Ella normalmente empezaría a hacer avances hacia mí por algún contacto piel a piel en este punto. Me ocuparía de eso después de que nos pusiéramos algo de ropa, pero por ahora necesitaba ignorarla y seguir hablando.

“Uuhh, Rakti. ¿Cuáles son las condiciones para convertirse en héroe?”

“Oh, sí. La condición de la Hermana Luz es que no tengan ningún apego persistente a su mundo previo. O a lo sumo una cantidad muy pequeña de apego.”

“Apego persistente...”

Eso era mejor que convocar a alguien que todavía estaba apegado a su viejo mundo, o debería decir más amable. Pensando en ello, eso fue ciertamente acertado en mi caso. ¿Ese fue también el caso de Haruno y Cosmos?

Me aparté de la conversación para concentrarme en lavar el cabello de Rium. Enjuagué la espuma del jabón con el cabezal de la ducha, y luego ella sacudió la cabeza como un cachorro para salpicar el agua.

La siguiente fue Rakti. Parecía un poco triste por nuestro intercambio sobre la invocación. Me aseguré de darle un cuidado extra a su bonito cabello negro, pasando suavemente mis dedos a través de él.

Clena fue la última. Claramente ella también estaba preocupada por nuestro intercambio anterior. No la invocación, sino el hecho de que yo haya mirado para otro lado.

“Vamos, déjame lavarte el pelo.”


Clena inclinó su cálido cuerpo hacia mí, el aroma florido de su cabello ondeaba en el aire. Miré hacia abajo, detrás de mí, para ver su escote fuertemente acentuado por su apretado yuamigi.

“Oh, te están tocando la espalda.”

“¡Ya para!” Gracias a Dios que ella al menos llevaba algo puesto ahora mismo. Me las arreglé para terminar de lavarle el cabello mientras ella seguía molestándome de vez en cuando.

Sin embargo, nuestros roles cambiaron tan pronto como salimos de la bañera. Seguimos coqueteando un rato... hasta que Rakti se metió en la mezcla e hizo todo un poco más alborotado. Nuestro tema en el baño no había sido muy alegre, así que probablemente todo el mundo estaba tratando de animarme. Clena y yo intercambiamos miradas, luego sonreímos y suspiramos mientras mirábamos a las chicas. Ser interrumpido fue un poco desafortunado, pero ver a todos felices era lo más importante.

Al día siguiente, después del desayuno, salimos a recoger información. Teníamos dos objetivos: averiguar dónde comprar o encargar un barco y dónde estaba el templo de la Diosa del Agua. Tendríamos que preguntarles a los marineros por el primero y a los pescadores por el segundo, así que nos dividimos en dos grupos. Aparentemente había muchos rufianes entre los marineros, así que Rulitora, Rakti, Rium y yo formamos el primer grupo. El resto del equipo estaba formado por los que faltaban, liderado por Clena. Dividimos a nuestras dos no combatientes, Rakti y Crissa, y luego pusimos a todos los que parecían inofensivos en el equipo de Clena para que se ocuparan de las familias de los pescadores y de los ancianos. Rium simplemente quería estar en mi equipo.

Até un cuchillo de atún a mi cadera e hice que Rulitora se vistiera con armadura completa para que ni los rufianes trataran de pelear con nosotros. Rakti llevaba su uniforme, así que parecía nuestra sirvienta. No quedaba nadie para vigilar nuestra cabaña, pero yo tenía todo guardado en el Baño Ilimitado de todas formas. Nos prometimos que volveríamos antes de la puesta del sol y luego nos iríamos.

Ahora bien, aquí estaba el problema número uno. Si queríamos encontrar marineros tan temprano, ¿adónde íbamos? Este fue un problema más difícil de lo que esperaba. Había oído voces cantando desde la ciudad hasta anoche. Suponiendo que viniera de una taberna, los marineros deben haber estado de fiesta toda la noche, y estarían muertos de sueño en este momento. También había marineros que se embarcaban en barcos a primera hora de la mañana, pero esos barcos partían al amanecer. Ya sería demasiado tarde para ir al puerto. Entonces, ¿dónde vamos a encontrarnos con los marineros?

“Muy bien, entonces, vamos al mercado raver.”

Sí, la respuesta fue el mercado raver. La mayoría de los marineros eran, de hecho, ravers empleados. Aparentemente muchos de ellos eran antiguos pescadores que no heredaron el negocio familiar, así que decidían venderse como marineros ravers para ahorrar dinero y comprar su propio barco. Si quisiéramos información sobre barcos, lo mejor sería preguntar a los capitanes que tienen uno. Lo más probable es que nos encontráramos con ellos en el mercado raver, donde buscarían personal para contratar.

Había dos mercados raver en Neptunópolis, uno en la zona elevada y otro en la zona costera. El mercado de la zona elevada presentaba guardaespaldas y soldados, mientras que el mercado de la zona costera principalmente marineros. No hace falta decir que nos dirigíamos al mercado de la zona costera en este momento. El edificio se asentaba en una manzana a lo largo de la carretera principal, bordeado de tiendas mercantiles. Las paredes del edificio eran de un azul claro, salpicadas de puntos blancos que formaban la imagen de olas ondulantes. Era bastante pequeño comparado con el mercado raver en Júpiter. El edificio no era más grande que las posadas y pubs por los que habíamos pasado hasta ahora.

Pasamos bajo un letrero que representaba un gran barco, y las miradas de todos los clientes en la habitación rápidamente cayeron sobre nosotros. Rakti se escondió tras de mí, mientras Rium permanecía a mi lado con expresión indiferente. La sala se parecía a la sala de banquetes de un restaurante japonés tradicional. Estaba dividida en tres secciones: los lados derecho e izquierdo estaban levantados, mientras que el centro era un pasillo rebajado. Había mesas a cada lado, y varias personas que parecían marineros las rodeaban sentados con las piernas cruzadas en el suelo. Pude ver algunas mujeres entre ellos. Así que los marineros no eran todos hombres aquí.

Parecía que nos estaban evaluando de pies a cabeza, pero luego bajaron la cabeza en cuanto vieron a Rulitora. Bueno, por supuesto que nadie intentaría empezar algo después de verlo a él.

Caminamos por el pasillo central hasta el extremo opuesto de la habitación, donde estaba de pie una mujer joven que parecía un miembro del personal. Llevaba un uniforme de marinero blanco. Ahora que lo pienso, había oído que los uniformes de marinero en Japón fueron usados originalmente por marineros de verdad. Parecía que se habían convertido en uniformes para el personal del mercado en este mundo. Apuesto a que el gran pervertido, Ficus, tuvo algo que ver en esto. La gorra blanca de la dama del personal con una cinta era especialmente linda.

“Bienvenido, ¿está aquí para pedir trabajo? ¿O le gustaría emplear a un raver?”

“No, en realidad tenemos negocios con la gente que viene aquí a trabajar. Nos gustaría comprar un barco.”

Escuché susurros detrás de mí tan pronto como dijimos eso. Si quisiéramos un barco, necesitaríamos un timonel. Probablemente todos pensaron que esto podría ser una oportunidad de trabajo.

Había dos capitanes en la habitación ahora mismo. Uno era pescador y el otro comerciante, que realizaban negocios en la bahía rodeada por la península de la Garra y la península de la Cola del Dragón. El comerciante se ocupaba principalmente de Ares, el país de la península de la Cola del Dragón. Rakti inclinó la cabeza y tiró de mi camisa por detrás al oír ese nombre. Le pregunté qué pasaba y me dijo que recordaba haber escuchado ese nombre hace mucho tiempo.

Decidí sentarme en una mesa abierta y escuchar a los dos capitanes. Ambos dijeron que estaban aquí para reabastecer a los miembros de la tripulación que habían muerto durante ataques de monstruos, riéndose de ello como si fuera algo cotidiano. Parecía que la vida de un marinero era bastante dura.

“Así que usted es el héroe de los rumores... no lleva esa armadura llamativa hoy, ¿eh?” El comerciante ya había oído hablar de mí, probablemente de la casa de subastas.

“Un barco para los viajes del héroe, ¿eh? Una carraca sería tu mejor apuesta. Es robusta y lo suficientemente grande para almacenar mucha carga.”

“Es un barco muy equilibrado. Yo lo recomiendo.”

Ambos nos recomendaron una carraca, un barco de tamaño mediano. Un pequeño barco se llamaba carabela, mientras que el modelo más grande se llamaba galeón. El comerciante se rio, diciendo que algún día quería comprarse su propio galeón.

“¿Una carabela no es buena?”

“Bueno, no tiene mucha capacidad de carga. Aunque es decente para viajes largos ya que sólo necesita una pequeña tripulación.”

“Pero es frágil, así que no puede navegar profundo en el océano. Si uno de esos grandes bastardos te encuentra, estás perdido.”

Como había monstruos en este mundo, los barcos necesitaban un nivel mínimo de durabilidad. Las carabelas eran buenos barcos, pero sólo cuando se quedaban cerca de la orilla. Sin embargo, la expresión de los dos capitanes se nubló repentinamente.

“Bueno, al menos ese es el caso por ahora...”

“¿Qué quiere decir?”

“Últimamente han aparecido más monstruos en la bahía.”

Según ellos, más y más monstruos marinos gigantes habían sido vistos en la bahía en los últimos años. Varios buques de carga habían sido víctimas de ellos hasta ese momento. Ya veo, esa era una buena razón para conseguir al menos un barco del tamaño de una carraca. Ahora que lo pienso, ¿qué hay de la nave de Cosmos?

“¿El barco del Héroe del Rey Sagrado que entró en el puerto anoche también era una carraca?”

“No, eso es un galeón. Probablemente fue hecho en Vestápolis.”

Vestápolis era un país situado en la parte oriental del continente y el segundo país más poderoso de la Alianza Olimpo. Eran famosos por sus buenos vinos. El pescador había ido a ver el barco de Cosmos más temprano esta mañana, y aparentemente era hermoso y estaba exquisitamente decorado. Ya que traían a la princesa, el barco tuvo que haber costado un buen dineral.

Sin embargo, el mío era un caso ligeramente diferente comparado con cualquier otro marinero. La capacidad de carga no era un factor para nosotros ya que teníamos el Baño Ilimitado. La puerta se mantendría abierta donde la dejara, así que tendríamos que encontrar una forma de anclarla, pero no podía ignorar la posibilidad de un barco pequeño con la robustez de uno de tamaño medio.

“¿Conoce un barco más pequeño, pero duradero?”

“Pequeño pero duradero, eh... no, no creo que haya algo así.”

“Hrmm, uno me viene a la mente.”

Sabía que podría haber estado pidiendo demasiado. El comerciante ladeó la cabeza, no era sorpresa el que no se le ocurriera nada, pero el pescador parecía saber algo.

“¿Dónde encontraríamos una nave como esa?”

“Oh, espera un segundo. Sé que es pequeño, pero no puedo prometer que sea robusto. Aunque está hecho de diferentes cosas, así que creo que podría serlo.”

“¿Qué quiere decir con eso...?”

“Hay un mago de cristal que está trabajando en hacer un nuevo tipo de barco.” Rium agudizó sus oídos ante la mención de otro mago de cristal. Ellos eran una especie de magos que imbuían hechizos en los objetos. Esencialmente, había alguien en esta ciudad tratando de crear un barco mágico ahora mismo. Eso definitivamente me llamó la atención.

“Usted tendría que pedirle a la propia persona los detalles.”

“Bueno, esa parte es obvia... pero es un viejo loco delirante, ¿me oyes?”

“No me importa. ¿Podría decirme dónde podemos encontrarlo?”

Eso no fue una sorpresa. Había una razón por la que los genios de la ingeniería tendían a ser estereotipados como locos, o al menos extraños.

“Si tú lo dices... El viejo se llama Rondalan. Y vive...”

El pescador nos dio la dirección de Rondalan. Aparentemente estaba muy cerca del océano. En ese sentido, sentí como si hubiera oído ese nombre en alguna parte antes....

“Sí, oí que el viejo causó un alboroto en el templo de la luz el otro día.”

Oh sí. Era ese científico loco con el pelo explosivo que se había metido en una acalorada discusión a la entrada del templo. No me digas que el experimento que causó el colapso de esos clérigos estaba relacionado con el barco mágico. No era alguien con quien normalmente querría involucrarme, pero tenía curiosidad sobre este barco. No tuvimos más remedio que encontrarnos con él por ahora. Agradecí a los dos capitanes y les pagué una cuota por la información, luego me dirigí al laboratorio de investigación de Rondalan.

El laboratorio estaba cerca del puerto. Aparentemente él había sido expulsado de su antigua casa después de causar demasiada conmoción en nombre de sus experimentos, y ahora vivía y realizaba su investigación en un almacén en el puerto.

Llegamos al olor de la brisa marina, los gritos de las gaviotas y los sonidos de una multitud. Algunos barcos de pescadores acababan de regresar, y estaban en cuclillas frente a montañas de peces, clasificándolos por tamaño o calidad. Ocasionalmente, arrojaban un pez detrás de ellos. Me pregunté si estaba bien tirar el pescado al borde del camino, pero inmediatamente después, las gaviotas bajaron en picada para llevarse el pescado que acababa de ser tirado. Ya veo, la basura de un hombre era el festín de otra ave. Ambas partes parecían acostumbradas al intercambio, ya que los pescadores arrojaban los peces detrás de ellos sin mirarlos y las gaviotas sólo recogían los que estaban siendo tirados. Uno de ellos agarró un pez antes de que cayera al suelo. Buena atrapada.

Rakti saltaba y agitaba los brazos mientras las aves se acercaban a ella. Rium se inclinó hacia mí desde mi frente. No me abrazaba como siempre, sino presionando su espalda contra mí.

“Te atacan por detrás...”

Parecía que ella tenía malos recuerdos de estas aves. Y entonces miré hacia la orilla, sólo para ver a una persona cargando una caja de madera llena de peces que corría de una gaviota mientras volaba hacia él por detrás, arrebatándole un pez. Ya veo, eso es lo que era.

Miré más a mi alrededor y vi que ya se estaban vendiendo algunos pescados después de que se habían preparado y organizado. Los compradores no eran sólo comerciantes, sino también algunas parejas que vi por aquí y por allá. Probablemente todos querían la pesca más fresca. Posiblemente era más barato que lo que pedían los pescaderos de la ciudad.

El laboratorio de Rondalan estaba un poco más allá de este ajetreo. Rulitora tendría que tener cuidado de no chocar con nadie en el camino. Me empapaba de las vistas que nos rodeaban mientras nos dirigíamos hacia allí. Una batalla de regateo entre un pescador y una ama de casa, gaviotas dando vueltas por encima mientras esperaban el botín, un grupo de chicas llevando al héroe Cosmos en una camilla...

“¡Espera, ¿qué?!” De repente grité y me di la vuelta, pero no creí que fuera culpa mía.

La que se dio cuenta de mi grito fue una muchacha delgada y pequeña con un vestido elegante, la princesa de la familia sagrada. No podría olvidar sus rizos rubios aunque quisiera. Entonces, una mujer alta llevando una lanza se interpuso entre nosotros. Probablemente era su guardaespaldas.

“¿Oh? Tú debes ser... un Héroe del Templo de la Diosa de la Luz...”

“Eso lleva demasiado tiempo, así que llámame Héroe de la Diosa.” Afortunadamente, pareció reconocerme y relajó su guardia.

“Tenemos que darnos prisa y llevarnos a Sir Cosmos...” Otra chica con las orejas largas y el pelo color miel hasta los hombros nos miró. Debe haber sido la elfa que Cosmos rescató.

Y tenía toda la razón. Esto no parecía algo en lo que quisiera involucrarme, pero no era tan cruel como para ignorar a alguien que se había desmayado.

“¿Y qué le pasó?”

“Yo... sólo tengo que ayudar a los necesitados, ¿sabes?” El que me contestó fue Cosmos, dando una brillante sonrisa de dientes blancos desde la camilla. Sorprendentemente, todavía tenía vida en él, ya que me dio un pulgar hacia arriba a pesar de verse pálido como la muerte.

“Habíamos oído que alguien necesitaba ayuda después de ser rechazado del templo...”

“...¿Estás hablando del tipo que vive allí llamado Rondalan?” La mujer guardaespaldas asintió, y luego la elfa continuó la historia.

“A Sir Cosmos se le succionó todo su MP después de ayudar a Sir Rondalan con su experimento. ¡Tenemos que apresurarnos y llevarlo al templo...!”

“Su MP, ¿eh?”

“Touya, ese hechizo podría funcionar...” Rakti habló desde mi lado. Sí, un hechizo que acababa de aprender podría ser útil aquí.

“Está bien, déjamelo a mí. ¡Transferencia!” Puse mi mano sobre la frente de Cosmos, recité mi hechizo, y sentí que se me arrebataba un poco de poder. Este era un hechizo de clérigo de luz que me permitía transferir mi propio MP a otra persona. Habíamos obligado a Clena a través de un montón de agotamiento para pasar a través del gas venenoso en Hefesto, así que aprendí este hechizo para hacer las cosas un poco más fáciles si algo similar sucediera en el futuro.

“...Bien, ahora debería estar mejor.” Su MP se llenó mucho más rápido de lo que me esperaba. Parecía que las estadísticas de MP de Cosmos podrían haber sido bastante bajas. Bueno, las mías seguían inusualmente altas después de usarlo tanto tiempo.

“¡¡Gra… Gracias!! ...Guh.”

“¡Sir Cosmooos!”

Cosmos me dio otra sonrisa y un pulgar hacia arriba, pero luego se volvió a desmayar. La princesa estaba llorando a su lado. ¿Qué era esto, una comedia?

“¿Va a estar bien...?”

“Sí, no se preocupen. Su MP y su complexión se ven bien ahora.” Le pregunté a Rakti por si acaso, pero ella también parecía un poco ansiosa.

“Después de perder todo tu MP, tu cuerpo físico empieza a sufrir daños... así que probablemente se desmayó por eso.”

“Entonces, ¿debería usar mi luz sanadora en ese caso...? No, no tiene heridas de verdad.”

Desafortunadamente, luz sanadora sólo podía curar heridas y no hacía nada por la fatiga. Mientras conversábamos, la guardaespaldas y la elfa se nos acercaron.

“Disculpe. Debemos agradecerle, pero ahora mismo...”

“Sí, no se preocupen. Llévenlo a un lugar donde pueda descansar por ahora.”

“¡Nos hospedamos en un hotel llamado La Doncella de las Olas Rugientes, justo ahí!”

La guardaespaldas estaba cumpliendo con sus responsabilidades. Ella era del tipo tranquila y serena.

Por otro lado, la elfa parecía seriamente preocupada por Cosmos. Pero se acordó de tenernos en cuenta. Señaló en la dirección opuesta al laboratorio de Rondalan. Podía ver un edificio alto en la orilla. Debe haber sido la “Doncella de las Olas Rugientes.” Podría decir que era de cuatro o cinco pisos de altura desde aquí, un hotel de lujo de clase alta. Se fundía con el azul pálido del mar y del cielo, dando lugar a un aire digno diferente al de la casa de subastas. No esperaba menos del grupo del héroe, ¿o debería decir del grupo de la princesa?

“Lo tengo. Iremos a verlos más tarde.”

“Estaremos esperando. ...Y siento no haberme presentado. Mi nombre es Ricott, la capitana de los guardaespaldas de Su Alteza Franchellis. Por favor, pregunte por mí cuando llegue al hotel.”

“¡Oh, es cierto! ¡Yo me llamo Foley!”

Sí, nunca averigüé los nombres de estas chicas. Había oído el nombre de la princesa una vez después de que me invocaron, pero ya lo había olvidado por completo. Recordé mis modales y me presenté no sólo a mí, sino también a Rulitora y al resto. No podíamos retenerlos por mucho tiempo, así que hice los saludos cortos. Y luego vimos como el grupo de chicas se llevaba el cuerpo de Cosmos.

Mientras tanto, habíamos atraído mucha atención. Sería prudente que nos retiráramos lo antes posible.

“...Ese pez grande parece un besugo. ¿Puedo comer de esos calamares y camarones también?”

...Después de comer unos sabrosos mariscos.

Finalmente encontramos el laboratorio de Rondalan después de liberarnos del mercado al aire libre. Abrí la puerta al Baño Ilimitado donde nadie podía ver, y luego guardé el pescado que compramos. No teníamos hielo, pero podía regular el agua para que se mantuviera a 1°C, así que funcionaba como un refrigerador.

“¿Estaremos bien? El otro héroe se desmayó y todo...” Después de salir del Baño Ilimitado, Rakti me expresó sus preocupaciones. Probablemente se había puesto ansiosa después de ver a Cosmos en ese estado.

“Parece que Cosmos y los clérigos colapsaron después de que todo su MP fue absorbido, pero yo apenas sentí nada después de recuperar el MP de Cosmos.”

“¿En serio?”

“Bueno, el MP de Sir Touya se dispara de su tarjeta de estado...” Rulitora se puso la mano en la barbilla, reflexionando. Sonaba un poco sarcástico, pero probablemente era sólo mi imaginación. Eso era lo atípico que eso era, aunque yo apenas podía hablar.

No pude probar que saldría ileso, pero eso debería haber tranquilizado a Rakti al menos un poco. O mejor dicho, si ni siquiera yo podía con los experimentos de Rondalan, entonces él también podría renunciar mientras estaba por delante.

Esos pensamientos pasaron por mi cabeza hasta que llegamos al laboratorio. Era un almacén, así que la puerta principal era enorme, pero había sido dejada entreabierta después de que el grupo de Cosmos había salido corriendo por allí. Podíamos ver dentro, pero el lugar era un desastre ya que Cosmos había fallado el experimento.

Podía ver un barco... ¿tal vez? Algo estaba apoyado en el centro de la habitación, pero apenas se parecía a los barcos de pesca del puerto, y mucho menos al galeón de Cosmos. Era del tamaño de una carabela, igual que los barcos de pesca de afuera, pero ni siquiera tenía una vela y su forma única me traía nada más que un barco a la mente. Si tuviera que describirlo, parecía una concha gigante en espiral. Mirándolo desde abajo, me sentí abrumado, casi como si me hubiera convertido en un pez pequeño.

“¿Qué están haciendo aquí?”

Mientras yo seguía aturdido mirando el barco, un anciano de pelo explosivo, flaco como una rama, nos llamó. Era el dueño de este laboratorio, Rondalan.

“Nosotros...”

“Como pueden ver, estoy ocupado limpiando ahora mismo. Váyanse a casa si no necesitan nada.”

Traté de presentarnos, pero ni siquiera nos dejó. Estaba claramente descontento. Aunque no podía culparlo, ya que acababa de recuperarse de un experimento fallido.

“¡Oye! ¡¿Qué estás haciendo?!”

Miré para ver a Rium acercándose al barco y a Rondalan gritándole que se detuviera.

“¡Lo... lo siento! ¡Rium!”

Debía de ser curiosa como un compañero mago de cristal, pero su sincronización era pobre. Corrí hacia ella y la tomé por las axilas. Pero ella permaneció imperturbable, y mientras sus pies colgaban en el aire mientras yo la sostenía, se volvió hacia Rondalan y dijo en voz baja: “Tienes una forma extraña de dibujar formaciones... ¿eres de la escuela de Erandis?

“...¿Qué?”

¿Erandis? Era la primera vez que oía ese nombre. Pero Rondalan se detuvo en el momento en que lo oyó.

“Chiquilla, eres una de los de Erandis... no, no puede ser. Él murió mucho antes de que tú nacieras.”

Parecía que Erandis era el nombre de su maestro. Ya que tenía una “escuela,” debe haber sido un mago de cristal bastante distinguido. Y aquí estaba Rium, que conocía lo suficiente a Erandis como para sorprender a Rondalan, pero ella nunca podría haber sido su alumna. Tal vez su maestra Nartha, de quien tanto había oído hablar, era la que había conocido a Erandis. ¿Podrían Rondalan y Nartha haber sido compañeros de clase?

“Tienes buen ojo para ser tan mocosa. ¿Quién es tu maestro?”

“...Hn.” Rium no respondió directamente a su pregunta, sino que sacó tres pequeñas lanzas de plata del interior de su manto. Al principio parecían brochetas para kebabs, pero en realidad eran armas que podían convertirse en lanzas gigantes después de canalizar MP en ellas. Había visto a un gusano de arena gigante ser apuñalado por esas lanzas una vez. Me preguntaba si esas lanzas eran suficiente para responder a la pregunta de Rondalan, pero cuando lo miré, dio un fuerte grito y saltó hacia la pared. Su cara se puso pálida y gotas de sudor corrieron por su frente.

¿Qué? ¿Qué significaban esas lanzas para él?

“¡D-D-De ninguna manera...! ¡¿Eres discípula de Nartha?!” Rondalan se veía positivamente frenético. Por otro lado, Rium simplemente asintió. Claramente conocía a Nartha, a juzgar por su reacción. Deben haber sido compañeros de clase después de todo. ¿Pero por qué estaba tan asustado? Nunca la había conocido antes, pero según las cartas de Haruno, parecía una anciana elegante y amable. Rulitora y Rakti parecían estar pensando lo mismo, ya que se miraban el uno al otro. Todas nuestras preguntas desaparecieron después de la siguiente exclamación de Rondalan.

“¿Cómo te atreves, ejecutora de plata? ¡¿Enviaste a uno de tus estudiantes hasta aquí?!”

“¿Qué?”

...Sólo para traer a colación otro montón de preguntas. El “Ejecutora de Plata” parecía referirse a Nartha. Rulitora, Rakti y yo miramos a Rium conmocionados, pero ella seguía jugando con sus lanzas mientras sus pies colgaban en el aire.

“...¿Te has calmado?”

“...Lo siento, amigos.”

Después de eso, Rondalan tardó unos diez minutos en calmarse. Siguió mirando temerosamente a Rium mientras ella jugaba con sus lanzas, pero al menos ahora podíamos hablar con él gracias a ella. ¿Cómo era Nartha cuando joven?

“Rium, ven aquí.”

“Mmh...”

Le hice señas a Rium para que se sentara en mi regazo. Ella parecía feliz por ello, y eso ayudaría a Rondalan a mantener la calma: dos pájaros de un tiro.

No me mires así, Rakti. Tendrás tu turno cuando volvamos.

“Vimos al héroe Cosmos siendo llevado justo antes. ¿Qué demonios pasó?”

“¿Qué, todos ustedes son sus amigos?”

“...Bueno, somos conocidos.”

No éramos enemigos, pero tampoco quería llamarnos amigos. Sólo era el autoproclamado Cosmos.

“Le pedí que activara este cristal mágico... pero entre él y los clérigos, ninguno valió para nada.” Rondalan refunfuñó molesto mientras golpeaba con su puño contra el barco de coraza en espiral en el centro de la habitación.

Los cristales mágicos eran conductores que los magos de cristal incrustaban en sus artilugios. El disco volador de Rium tenía un cristal mágico del tamaño de un puño adherido a él. No podía imaginar el tamaño del cristal necesario para operar un barco entero.

“¿Así que no tiene suficiente MP para activarlo?”

“¡Ni siquiera se ha llenado un tercio todavía!”

“Oh, ¿así que no tiene que ser todo a la vez?”

Funcionaba un poco diferente de cómo me lo había imaginado. Pensé que seguiría succionando el MP del usuario hasta que colapsara. Tal vez podría permitirme ser un poco optimista aquí. Le mostré mi tarjeta de estado a Rondalan, le dije que era un Héroe de la Diosa, y le expliqué por qué estábamos aquí.

“Vinimos aquí para encontrar un barco con el que viajar al mar. Si su barco necesita tanto MP para funcionar... debe ser bastante poderoso, supongo.”

“¿Oh? ¡Sí! ¡Por supuesto!” Rondalan contestó distraído. No parecía que no estuviera seguro de las habilidades de la nave. Probablemente estaba mirando mi tarjeta de estado, específicamente, la estadística de MP que salía de ella.

“¿Es esto realmente un barco? A mí me parece una concha de mar.”

“No sabes nada, hombre lagarto. Ni siquiera puedes ver los méritos detrás de este diseño, ¿eh?”

“¿Esta forma lo mantendrá estable en el océano?”

“Sí, probablemente.” Había respondido a Rulitora en un tono arrogante, pero empezó a acobardarse tan pronto como Rium habló. Tal vez el barco realmente tenía problemas de estabilidad, o tal vez desconfiaba de las lanzas en las manos de Rium, pero sobre todo, probablemente tenía miedo de la “Ejecutora de Plata” que estaba imaginando detrás de ella.

Subí a la parte superior del barco y vi que la boca de la “concha” estaba hacia arriba, pero no había barreras que impidieran que las olas salpicaran el interior y finalmente inundaran el barco. Rulitora y Rium tenían muchas razones para dudar. El verticilo dentro del caparazón formaba una cabina. Este era un barco interesante, pero su probabilidad de inundarse era un factor importante. Un barco que no podía navegar hacia el mar difícilmente podía ser llamado barco en primer lugar. Concluimos que no valía la pena intentar activar el cristal si ni siquiera podíamos usarlo.

“Esto fue una decepción...”

“¿Así que eso es un “no funciona”? Encontremos otra nave, entonces.”

“¡E-Esperen!”

Rium murmuró su hiriente opinión y Rakti respondió sacándoles del edificio, pero luego Rondalan corrió y se detuvo ante ellas. Fue más rápido de lo que esperaba para su edad. Él no iba a dejar que alguien con tanto MP como yo se fuera todavía.

Miré la nave una vez más, pensando en otra cosa. Rondalan se fijó en mí mirando el barco y exclamó como un último grito de esperanza.

“¡Di algo, muchacho! ¡Todo lo que te pido es que me ayudes a activar el cristal!”

“No, no gano nada haciendo eso,” dije, lo que hizo que Rondalan pensara en algo. Originalmente él había pedido ayuda al templo, así que probablemente estaba pensando en cuánto debería pagarme ahora mismo. Pero yo no necesitaba dinero en este momento. Todo lo que quería era un barco funcional.

“Déjame preguntarte una cosa.”

“¿Qué?”

“Sólo esa parte de la boca del barco es propensa a inundarse, a pesar de que el resto es de esta forma extraña, ¿verdad?”

“Por supuesto. Esta belleza está hecha de conchas de nautilo que recolecté. Eso la hace a la vez ligera y robusta, por lo que los viejos barcos de madera no tendrán ninguna oportunidad contra él. ¡Es una revolución en la construcción naval!”

Aparentemente los nautilos eran un tipo de monstruo que esencialmente parecía una versión más pequeña de esta nave. Vivían en las aguas que rodean Neptunópolis y a menudo eran vistos alrededor de la playa.

“¿Puede soportar la alta presión del agua?”

“¡No hay problema!”

“¿Pero no se hundirá ya que se inundaría desde arriba?”

“Uh...” Rondalan había respondido con el pecho hinchado de orgullo, pero entonces Rakti le llamó.

Me preguntaba por qué no había creado una nave de aspecto normal a partir de estas conchas, pero apuesto a que ese pensamiento nunca había cruzado por la mente de este tipo en primer lugar. De todos modos, se me ocurrió una idea mientras pensaba qué podríamos hacer con estas conchas.

“¿No podríamos hacer de todo esto un submarino...?”

“......”

Rondalan se detuvo ante mis palabras. Incluso Rium, Rakti y Rulitora me miraron con expresiones de asombro. ¿Dije algo tan extraño? Los nautilos en los que se basaba esta nave vivían bajo el agua de todos modos, y podríamos también bloquear el casco de la nave si todo lo que hacía era permitir la entrada de agua.

“Joven...”

“¿Qué te parece?”

“...¿Qué rayos es un submariino?”

Oh, la palabra submarino ni siquiera estaba en el vocabulario de este mundo. Ya veo. Nunca había visto un submarino aquí antes, ahora que lo pensaba. La idea de aventurarse bajo el agua probablemente ni siquiera fue considerada en este mundo, aparte del buceo libre. Pensé que no llegaríamos a ninguna parte, pero le expliqué lo que sabía sobre submarinos, y entonces tanto los ojos de Rondalan como los de Rium empezaron a brillar de curiosidad.

“Una escotilla que puede abrirse y cerrarse, huh... Mhmm, eso puede funcionar.”

“¿Qué hay del aire del interior...?”

“Hmm... necesitaremos otro cristal mágico para eso.”

Los dos estaban conversando profundamente sobre la nueva mecánica del barco, cualquier indicio de tensión entre ellos ya había desaparecido. Parecía que la curiosidad se llevaba lo mejor del miedo. Los dejo a los dos por ahora.

Mientras tanto, llamé a Rulitora y a Rakti para volver a ver el barco. Tenía curiosidad sobre todo por sus mecanismos de propulsión. No tenía nada que pareciera una vela. Di vueltas alrededor de la parte trasera y, por supuesto, encontré un agujero que parecía la boquilla de un cohete. Algo saldría a chorros de aquí para impulsar la nave hacia adelante.

Rulitora entrecerró los ojos y miró dentro de la boquilla.

“¿Es eso un cristal mágico?”

Estaba oscuro por dentro, pero pude ver débilmente lo que parecía un cristal incrustado en lo más profundo.

“Creo que sí. Puedo sentir algo de poder viniendo de él, aunque es débil.”

“¿Débil?”

“Comparado con el tamaño del cristal, al menos.”

“¿Porque sólo está como un tercio de lleno ahora mismo?”

Tal vez podría sentir algo si me acercara. Apoyé los pies en los bordes de la boquilla y miré hacia adentro.

“¡¿Guau?!”

Al momento siguiente, todo mi cuerpo fue absorbido dentro. No estaba siendo físicamente arrastrado por nada, sino absorbido por alguna fuerza.

“¡¿Touya?!” Rakti extendió su brazo para agarrarme, pero no pudo alcanzarme. Mi cuerpo estaba suspendido en el aire mientras era presionado con fuerza contra el cristal mágico.

“¡Esta cosa está absorbiendo mi MP por sí solo...!” Me di cuenta de que mi MP estaba siendo absorbido. A un ritmo extremadamente rápido, nada menos. Ya había transferido cerca del 20 por ciento de mi MP a Cosmos, dejándome al 80 por ciento. Pero ahora mi MP estaba disminuyendo rápidamente a 50, 40, y luego 30 por ciento.

“¡Rulitora!”

“¡Resista!”

Rulitora se inclinó hacia adentro, se agarró a mí, usó sus gruesos brazos para arrancar mi cuerpo del cristal, y finalmente nos sacó a los dos de vuelta hacia afuera. Inmediatamente después de eso, Rondalan y Rium vinieron corriendo, después de haber notado la conmoción.

“¡¿Qué están haciendo?!”

“¡Esa es mi línea!”

Me quedaba apenas un 10% de MP. Me daba vueltas la cabeza. Sólo había estado pegado a ese cristal durante medio minuto más o menos, pero más de la mitad de mi MP había sido absorbido en ese tiempo. Si Rulitora me hubiera rescatado un momento después, habría acabado siendo otro Cosmos. Le expliqué lo que había pasado, pero Rondalan ladeó la cabeza confundido.

“Es cierto, el cristal mágico te atrae a medida que absorbe MP, pero no se supone que mueva todo tu cuerpo. A lo sumo es como tirarte de la mano.”

“¿En serio? Pensé que habías tendido una trampa porque no tenías suficiente MP...”

“Touya, Rondalan está diciendo la verdad. Los cristales mágicos no deben hacer eso, especialmente antes de activarse.” Yo todavía tenía una mirada dudosa en mi cara, pero Rium respaldó su afirmación.

“Um... ¿tal vez es porque Touya tiene demasiado MP?” Rakti interrumpió. Ahora que lo pensaba, Rulitora tampoco había sido atraído.

“Apuesto a que esa es la razón. Mira aquí, yo puedo entrar y no pasa nada,” dijo Rondalan, y luego se metió dentro de la boquilla. Rium le siguió, pero ninguno de ellos estaba provocando una respuesta en el cristal. Parecía que mi enorme cantidad de MP realmente era el problema. No esperaba esta trampa.

“Un trabajo impresionante, muchacho. De hecho, llenaste esta cosa hasta un 90 por ciento.”

“...Bueno, soy un héroe que se especializa en magia, supongo.” Normalmente llevaba una armadura completa y blandía un hacha, pero la magia era mi fuerte.

De todos modos, aparentemente tenía el doble de MP que Cosmos y los tres clérigos juntos... no, había transferido una porción a Cosmos, así que era aún más que eso.

“Ahora, si me escuchas, ¿podrías volver cuando se recupere tu MP? Puede que necesite instalar más cristales mágicos, así que te pediré que los actives también. A cambio, el barco es tuyo en el momento en que lo hagas.”

“¿Cree que pueda convertirlo en un submarino?”

“¿Quién te crees que soy?”

Creo que eres un científico loco que empezó una pelea con los caballeros del templo justo enfrente del templo. Bueno, él no montaría una escena mientras Rium estuviera con nosotros.

En ese sentido, podía canalizar mi MP en el cristal mágico sin acercarme demasiado disparándole espíritus de luz. O mejor dicho, los espíritus de luz serían inmediatamente atraídos de cualquier manera. El problema con la activación de los cristales se resolvió ahora. No sabía si Rondalan podría transformar con éxito el barco en un submarino, pero era una apuesta segura.

“¿Tiene suficientes conchas de nautilos para hacer la escotilla?”

“No del todo, ya que también necesitaré más para reforzar el casco.”

“Dígame dónde podemos encontrarlos. Luchar contra monstruos será un buen entrenamiento para nosotros.”

“Entonces déjame hacerte un mapa.”

Pensamos que sería mejor ayudarlo en todo lo que pudiéramos para hacer el mejor submarino posible.

“Entiendo. Volveremos mañana... no, pasado mañana.” Pero por ahora, estaba muerto de cansancio. Decidí tomarme el día libre mañana.

“¿Se encuentra bien, Sir Touya?” Me preguntó Rulitora en tono preocupado. Yo estaba de pie un poco inestable.


Había estado mimando a Rakti después de que volvimos a la cabaña, le di a Roni el pescado que compramos para hacer la cena, y luego dejé que Rium se sentara en mi regazo para leer un libro juntos. Más tarde, tomé una siesta en los muslos blandos y suaves de Clena. Sí, estaba exhausto.

“No podré dormir si me usas como tu almohada.”

“Tienes razón.”

Acordamos dejar que yo la usara como almohada de regazo sólo mientras Roni y los demás preparaban la cena. Le pellizqué su muslo regordete, a lo que Clena alejó rápidamente mi mano. Me dijo mientras estaba acostado que su investigación sobre el templo de la Diosa del Agua no había salido tan bien. Había en efecto algunos seguidores de la Diosa del Agua entre los pescadores y marineros, pero no había templos ni clérigos en esta ciudad. En el mejor de los casos, había una pequeña capilla.

“Oh, sí, dijeron que los hombres pez[1] podrían saber algo.”

“Hombres Pez... ¿cómo sirenas?”

Recuerdo haber oído hablar de ellos en Júpiter como un ejemplo de semihumanos que no se bañaban. Así que vivían por aquí, ¿eh?

“Pero viven en una isla en el mar, así que primero tendremos que esperar en el... ¿submariino?”

“Así que tendremos que posponer la bendición de la Diosa del Agua por ahora.”

“¿No podemos navegar ese barco tal como está?”

“No, se inundará de olas en su estado actual. Sin mencionar que seremos capaces de hacer mucho más con él después de que esté completado.”

Volveríamos para activar el cristal mágico y obtener información sobre los nautilos después de que mi MP se recuperara. Pero por ahora, necesitaba descansar para que mi MP volviera un segundo más rápido.

Roni y los demás estaban usando la cocina de la cabaña para cocinar esta noche, mientras que Mark se abstuvo de usar el altar de fuego. En vez de eso, estaba ayudando a Crissa con la cena como si su vida dependiera de ello. Estaban teniendo todo tipo de problemas para usar la chimenea ya que se habían acostumbrado a la cocina de mi Baño Ilimitado. Ni que decirse tiene, pero la facilidad de uso de una cocina moderna no se puede comparar con las de este mundo.

Lentamente cerré los ojos mientras Clena me acariciaba el cabello. Esto no estaba tan mal. Descansé así durante un rato hasta que sentí un peso en el brazo.

Abrí un ojo para ver lo que había pasado y me encontré con la parte posterior de la cabeza color cacao de Rium mientras leía un libro. Ella estaba usando mi brazo como almohada para acostarse mientras leía. Le puse mi brazo libre alrededor de la cintura y la empujé hacia adentro, y ella también se acercó más a mí. Podría usarla como almohada corporal mientras estábamos aquí.

Más tarde esa noche, Rakti y Roni nos pusieron a dormir entre ellas, después de habernos encontrado y ponerse celosas. Aproveché la oportunidad para preguntarle a Rakti sobre los Hombres Pez.

“Oh, no son sólo los Hombres Pez. ¡Muchos seguidores de la hermana Agua viven en el mar!”

“¿No sólo los Hombres Pez...?”

“¡Sí! ¡Como delfines y ballenas!”

Aparentemente la Diosa del Agua tenía una variedad de seguidores más amplia de la que me había imaginado, teniendo en cuenta que incluso los delfines y las ballenas, por no hablar de los Hombres Pez, eran sus seguidores. Los Hombres Pez clérigos que servían bajo la Diosa del Agua eran llamados “delfines sagrados.” A primera vista se parecían a los delfines, pero en realidad eran unos Hombres Pez que podían hablar como cualquier otro ser humano.

“...Espera un segundo, ¿los Hombres Pez son realmente delfines?”

“No, no lo son. ¡Los hombres pez pueden caminar en tierra, a diferencia de los delfines!”

Así que los tritones de este mundo eran en realidad delfines que habían aprendido a caminar erguidos sobre la tierra. Entre ellos había unos pocos que tenían cuerpos puramente blancos y eran conocidos como “delfines sagrados” que servían como clérigos. Los pescadores y los marineros honraban a los hombres pez de cuerpo blanco como deidades guardianas del mar. Aparentemente había historias de un delfín sagrado que venía en ayuda de botes de pesca volteados, llevando a los pescadores de regreso al puerto. Eso me hizo sentir curiosidad, quería verlo en acción. Pero eso también tendría que esperar hasta que el submarino estuviera completo. Debería concentrarme en eso por ahora.

Dormí una siesta hasta el mediodía del día siguiente para dejar que mi MP se recuperara, y luego me dirigí de nuevo al laboratorio de Rondalan al día siguiente. Esta vez, fuimos con todo el grupo ya que todos querían ver el barco.

Infundí mi MP en el cristal mágico disparando espíritus de luz a distancia para que no me absorbiera. Realmente atrajo la magia, incluso cuando disparaba a los espíritus en la dirección equivocada, dibujaban una curva aguda y eran absorbidos por el cristal. Absorbe cualquier cosa mágica.

“¿Podría ser usado como defensa contra ataques mágicos?”

“Podrías intentarlo, pero terminará siendo de un solo uso cada uno... y eso sería caro.”

Pensé que podríamos usar el comportamiento del cristal como una manera de defendernos de los hechizos entrantes, pero no era tan simple. Entre la tierra endurecida creada a partir de la magia de la tierra y las bolas de fuego creadas a partir de la magia del fuego, había demasiados hechizos que dañaban físicamente el cristal mágico y lo hacían inútil. Los cristales eran caros y raros, así que no podíamos gastarlos tan libremente.

Minimicé el número de veces que tenía que lanzar mi hechizo de invocación espiritual derramando tanto MP como pudiera caber dentro de una esfera del mismo tamaño que el cristal mágico. Después de que el cristal dentro de la boquilla destellara brillantemente por enésima vez, Rondalan dio la señal de parada. El cristal mágico finalmente se había activado.

“Está estabilizado ahora que está activado, así que no te arrastrará. Ya puedes acercarte más.”

“Muy bien entonces...” Entré en la boquilla, con Rondalan, Mark, y Rulitora, que me había estado vigilando, me seguía de cerca.

Clena y las otras chicas no estaban aquí ahora mismo. Se habían aburrido de verme tirar MP en una bola de cristal una y otra vez, así que se habían ido de compras. Fue una buena oportunidad para dividir la carga de trabajo en nuestro grupo. No me sentía solitario ni nada, lo juro.

De todos modos, Rulitora se estaba preparando para rescatarme en caso de que algo estuviera a punto de salir mal, pero esta vez no sentí nada del cristal cuando entré en la boquilla. Como prueba, le disparé una pequeña bola de luz, que inmediatamente entró en el cristal. No había perdido sus poderes mágicos de absorción.

Miré más de cerca y noté que la bola parecía más brillante que antes. O mejor dicho, un puñado de luces tenues flotaban dentro de la esfera. Puse mi cara justo encima y vi las luces parpadeando dentro. En realidad, se veía bastante lindo así. Aprecié las luces danzantes por un rato más, y luego salí de la boquilla para encontrar a Rondalan frente a mí con una expresión dudosa.

“¿Todavía estás bien, muchacho? Has estado lanzando tu magia a esa cosa desde hace unas horas.”

“No se preocupe, todavía estoy bien. Puedo seguir mientras no me pegue al cristal como la última vez.”

Todavía me quedaba la mitad de mi MP. Recitar el mismo hechizo docenas de veces seguidas había hecho que no se viera tan bien hasta ahora.

“Parece que la mayoría de su MP se salió de control anteayer... fue sólo un accidente, pero, aun así, qué desperdicio.”

No tenía respuesta a eso. Bueno, Rondalan tampoco podía predecir que mi cuerpo sería succionado hacia el cristal mágico, así que fue inevitable.

“Entonces, si aún te queda energía, ayúdame a activar esos otros cristales mágicos.”

“¿Va a usar más?”

“Sí, tendré que instalarlos para preparar la nave para sumergirla.”

“¿No eran los cristales mágicos raros y caros...?”

“¡Hmph! No te pagaré para que actives estos cristales, pero tampoco te pido que me pagues por comprarlos. ¡El trato te está costando mucho menos en general... pero a cambio, te estoy pidiendo que me ayudes con hasta la última gota de jugo que tengas!” Rondalan se rió mientras recogía dos cristales mágicos del tamaño de una pelota de fútbol bajo cada brazo. Supongo que encendimos su ardiente espíritu de inventor.

Mark siguió a Rondalan, llevando una enorme cesta llena de cristales mágicos. ¿Desde cuándo eres su asistente? Miré a Rulitora, pero parecía tan exasperado como yo.

En cualquier caso, con gusto le ayudaría si eso significara conseguir nuestro propio submarino. Incluso ayudaría a ser un maniquí de impactos si eso significara reforzar las características de seguridad de la nave.

Los cristales requerirían mucho MP para activarse, pero no me haría demasiado daño. Teníamos mucho que ganar si todo salía bien.

La única cuestión era si él podía o no hacernos un submarino, pero teníamos mucho que esperar si se lo tomaba en serio. Bajo riesgo, alto rendimiento. No había mucho a lo que decir que no.

“¡Bien, hagámoslo!” Puse una sonrisa audaz y agarré uno de los cristales mágicos de Rondalan... pero luego me detuve.

“Sir Touya, ¿qué pasa?”

“Er, no está haciendo nada.” ¿No se suponía que esta cosa empezaría a absorber mi MP tan pronto como la tocara? Ladeé la cabeza confundido, pero entonces Rondalan me lo explicó.

“Los poderes de absorción del cristal son proporcionales a su tamaño. Un cristal de ese tamaño no puede absorber nada por sí solo.”

“Entonces, ¿cómo se supone que voy a hacer esto?”

“Podrías inyectarle tu MP directamente...”

“No soy tan hábil.”

“Entonces tendrás que disparar tus espíritus de luz como lo hiciste ahora.” Había al menos una docena de cristales mágicos en la cesta que Mark llevaba.

¿Cuántos hechizos tendría que recitar para activar todos estos cristales? Me estaba agotando sólo de pensarlo.

“...Oh.” Y entonces recordé algo.

“¡Eh, profesor! ¡Tengo una pregunta!”

“¿Qué pasa?” Rondalan me miró, claramente molesto.

“¿Los dones que usan MP cuentan cómo magia?”

Pero tan pronto como escuchó mi pregunta, dejó de hacer lo que estaba haciendo y empezó a mirar a su alrededor.

“... Un don... ¿quieres decir como lo que tuvo el primer rey sagrado?”

“¡¿Estas cosas se remontan a 500 años atrás?!”

“Si alguien más que el primer rey sagrado pudiera usarlos, ¿entonces por qué los habríamos convocado?” Me sorprendió, pero entonces Mark me contestó.

Sí, él tenía razón. Si la gente de este mundo pudiera usar los dones, entonces no necesitarían salir de su camino para invocarnos. Antes de nosotros, no había más personas que tuvieran dones que no fuera el primer rey sagrado.

“No lo sabremos hasta que lo intentemos. Mientras sea algo hecho de MP y no dañe el cristal, entonces adelante.”

“No lo dañará...” Creo que esto podría funcionar.

Abrí la puerta del Baño Ilimitado justo enfrente de mí. Esto estaría relacionado con la capacidad de carga del submarino, así que también podría dejar que Rondalan lo viera. Sin embargo, la puerta no apareció delante de mí después de abrirla, y ni un momento después oí un sonido que venía detrás de mí.

“¿Eh...?”

“¿Qué fue eso?”

“¡Vino de detrás de nosotros!”

Todos nos miramos unos a otros preguntándonos qué estaba pasando, y luego nos dimos la vuelta para ver una puerta pegada al frente del cristal mágico en lo profundo de la boquilla. La puerta era redonda, como si coincidiera con la forma del cristal mágico.

Sabía lo que era eso. Era una forma diferente, pero esa era la puerta del Baño Ilimitado.

“... ¿Qué es eso?” Rondalan parecía aturdido. Bueno, por supuesto que lo estaría.

“¿Se lo tragó el cristal mágico?” Preguntó Rulitora dudoso, lo que me hizo correr hacia la puerta.

“¡¿Está todo bien adentro?!” Abrí la puerta y corrí hacia adentro, pero afortunadamente todo se veía igual que siempre. La espada hecha con el marcador de tumba que habíamos puesto junto a la entrada también parecía intacta.

Cuando salí y cerré la puerta, desapareció como de costumbre, y cuando intenté abrirla de nuevo, se volvió a pegar al cristal. Cuando me alejé lo suficiente del cristal mágico, la puerta permaneció en su lugar como siempre.

“Parece que realmente está succionando dentro al Baño Ilimitado.”

“Déjame intentar cerrarlo desde adentro.”

Esta vez intenté cerrar la puerta mientras aún estaba adentro, y todo parecía normal. Sin embargo, el exterior era una historia diferente.

Por lo general, si cierro la puerta desde el interior, nadie podría interferir con el Baño Ilimitado desde el exterior. Pero ahora la puerta se mantenía visible y pegada al cristal mágico incluso cuando estaba cerrada.

“La puerta se quedó incluso después de que usted la cerrara.” Rulitora abrió la puerta desde afuera y se agachó.

“¿Así que este es tu don, muchacho?” Rondalan y Mark entraron después, mirando a su alrededor. No podía ocultar la sorpresa en su cara. Eso me hizo sentir un poco arrogante, lo admito.

“¿Así que es el cristal mágico el que hace que la puerta se adhiera a él?”

“Ese parece ser el caso. Aunque no parece haber ningún problema con que la puerta esté pegada a él.”

“¿Podemos acceder a este cristal mágico desde el interior del barco?”

“Por supuesto. Tendrás que reponerlo con MP mientras navegas.”

De hecho, sólo podíamos ver una pequeña parte del cristal desde la boquilla, y la mayor parte estaba dentro de la sala de máquinas del barco.

“Una pregunta más... normalmente, esa puerta no puede moverse desde donde fue convocada originalmente.”

“...¿Mhmm?”

“Si el cristal mágico se mueve mientras la puerta está pegada a él, ¿qué crees que pasará?”

Después de escuchar mi pregunta, Rondalan sonrió y contestó: “Probablemente no se moverá de la superficie del cristal. Así es como funciona.”

Contesté asintiendo con satisfacción.

En realidad, había un gran problema con el uso del Baño Ilimitado mientras viajaba en barco. La puerta del Baño Ilimitado permanecía en el mismo lugar mientras estaba activa. Si lo cerraba desde adentro y luego lo volvía a abrir, la puerta se abriría en el mismo lugar donde estaba cerrada antes. Así que sí, la puerta no se movería junto con el barco. Teníamos que encontrar una manera de anclar la puerta al barco si queríamos usar el Baño Ilimitado. Aunque no estuviéramos navegando, no podíamos evitar que el barco se moviera con las olas. Había estado pensando en usar la bodega del barco junto con el Baño Ilimitado durante nuestro viaje en el mar.

Pero parecía que la suerte nos sonreía hoy. Si utilizamos la tendencia del cristal mágico a absorber magia, entonces podríamos usar el Baño Ilimitado mientras estamos en el mar. No podría moverme lejos del Baño mientras estuviera abierto, pero eso no era una compensación digna de mención por poder usarlo en esta nave en forma de espiral. Encontrar esta nave puede haber sido un gran golpe de suerte para nosotros.

“Sir Touya, ¿cómo están los cristales mágicos?”

“No parecen afectados. Bueno, no esperaba que absorbieran MP sólo entrando en el baño.”

Las acciones dirían más que las palabras aquí. Entré en el cuarto de baño, luego hundí un cristal mágico dentro de la tina de madera de cedro.

“¡Wow, increíble!”

“Miau... ¡¿Qué está pasando?!” Mark se había detenido en la entrada del baño porque era un ketolt que odiaba el agua, pero la curiosidad lo invadió y corrió hacia mí. Miró dentro de la bañera y soltó un grito de asombro.

Su reacción no fue sorprendente. El cristal mágico dentro de la bañera absorbía el agua caliente, lo que hacía que el nivel del agua bajara gradualmente. Los ojos de Rondalan estaban muy abiertos cuando miró desde detrás de nosotros.

“¿Qué está pasando...? ¡Oh! ¡Ya veo! ¡Este es tu don!” Rondalan usó sus instintos de mago de cristal para darse cuenta inmediatamente de lo que estaba pasando.

Sí, esta era la atracción principal. La bañera de agua caliente hecha de mi MP.

Los cristales mágicos absorbían la magia, así que absorbieron toda el agua. Pero no esperaba que eso sucediera. Esperaba que el MP desapareciera del agua como aquella vez que habíamos atrapado a un malvado pez dorado en su interior.

El agua estaba a punto de desaparecer, así que abrí rápidamente el grifo para llenar la bañera con más agua caliente. Si siguiera así, no tendría que recitar más hechizos y aún así ser capaz de activar estos cristales. Puse el resto de los cristales mágicos dentro de la bañera.

Un puñado de esferas del tamaño de un balón de fútbol se hundieron dentro del agua. Se interpondrían cuando quisiéramos bañarnos, pero podíamos quitarlos temporalmente.

“Me llevaré los cristales mágicos por ahora. Empezarán a brillar como el cristal más grande una vez que sean activados, ¿verdad?”

“S-Sí, te darás cuenta mirando. Nunca pensé que un método como este existiera...”

“No, no serías capaz de hacerlo. Sólo el don de Touya podría hacer esto,” dijo Mark mientras miraba la bañera. Él tenía razón, esto era único en mi caso.

Recordé que era así como la gente del campo enfriaba sus sandías. Y ahora que lo pienso, el agua caliente generaba mucho vapor. No había razón por la que el agua tuviera que estar caliente. Bajé el grifo para refrescarme y saqué a todos del Baño Ilimitado. Tomaría prestados los cristales mágicos por ahora y los devolvería una vez que todos estuvieran activados.

Después de eso, hablé con Rondalan sobre qué tipo de características necesitaría un submarino y si eran prácticas o no. Por ahora, lo más importante eran las medidas contra la presión del agua y los monstruos marinos. Rondalan proclamó, con el pecho en alto, que podía hacerlo mientras tuviera los cristales mágicos.

Clena y las otras chicas regresaron después de un rato de hablar.

“¡Perdón por la espera!”

Cada una de las chicas llevaba un montón de bolsas. Parecía que habían ido de compras enserio.

“¿Otro montón de cosas? ¿Quieres que tiremos todo adentro por ahora?”

“Sí, gracias.”

Rulitora, Mark y yo tomamos todas las bolsas y las llevamos dentro del Baño Ilimitado. Roni y Crissa llevaron algunos de los peces inmediatamente a la cocina. Eran peces comprados en el puerto, como ayer.

Clena estaba abrazando un paquete en su pecho.

“¿Qué tienes ahí?”

“Cazaremos nautilos, ¿verdad? Compré algo para prepararme para eso.”

“¿Preparar? ¿Para qué?”

“Por esto. Mientras infundías ese cristal mágico con tu MP, pregunté por ahí donde habitaban los nautilos,” dijo Clena, y luego sacó algo del paquete.

“Necesitaremos esto en la playa. Compré uno lindo, así que ¡espéralo con ansias!” Ella estaba sosteniendo un lindo traje de baño, justo como dijo.

Pasé todo el día siguiente activando los cristales mágicos, luego descansé por otro día. Y luego fuimos a la playa sur de Neptunópolis. No estaba lo suficientemente lejos como para necesitar un carruaje, así que fuimos a pie. Estaba a unas dos horas de aquí. Habría hecho una mueca de fastidio por una caminata de dos horas antes de ser convocado a este mundo. Pero ahora estaba apreciando la brisa del mar, la fatiga apenas se me cruzaba por la mente, lo que me hacía sentir como si realmente me hubiera acostumbrado a estar en este mundo.

“¿Estás bien, Rulitora?”

“Estoy bien por ahora. El viento evita que se sienta demasiado húmedo, así que no habrá problema.” La brisa del mar también estaba ayudando a que Rulitora no se sintiera tan mal.

En ese sentido, su postura sobre el submarino era que no tenía ni idea de lo que era, pero le parecía bien. Parecía gustarle la idea de viajar en un barco con una cubierta. Clena y los demás tampoco lo entendieron del todo, pero estaban muy interesados. Disfrutaban bañándose con la tecnología moderna dentro del Baño Ilimitado, por lo que tenían pocas razones para objetar.

Mientras charlábamos, derrotamos a nuestro segundo perro carroñero y finalmente llegamos a la playa. Eché un vistazo rápido y vi que la playa estaba cubierta de rocas, no era el mejor lugar para nadar. Pero este parece ser el hábitat ideal para los nautilos.

“Muy bien, empecemos a cambiarnos entonces.”

“Oh, no me compraste un traje de baño... ¿verdad?”

“Esto es para ti, Touya.”

Estábamos a punto de ir al grano y cambiarme, pero me di cuenta de que nunca me había comprado mi propio traje de baño. Y entonces Mark me llamó.

“¿Qué se supone que es esto?”

“Es una coraza hecha de las mismas conchas de nautilo que el barco. No puedes usar la Devoradora de Magia en la playa, ¿verdad? Así que le pedí a ese viejo que te hiciera esto.”

“Ya veo, miau.”

“¡No digas miau, miau!”

Aparentemente durante los dos días que estuve descansando después de activar los cristales mágicos, Mark había expedido una orden para una armadura de playa para mí. Se había dado cuenta de que mi armadura de placas, la Devoradora de Magia, sería demasiado peligrosa usarla cerca del mar después de escucharnos a Rondalan y a mí hablando. Tenía razón, me ahogaría en esa cosa.

Así que Mark me había hecho una coraza blanca pura que tenía la forma de un par de conchas de mar con un diseño ondulado. Cada parte estaba reforzada con metal para darle una mayor capacidad defensiva, y cada hombrera estaba sujeta con cadenas. Era una hermosa pieza que también funcionaba como una obra de arte. Era más que suficiente como armadura temporal. Elegí usarla porque ellos habían pasado todo su tiempo haciéndola para mí.

“...Realmente eres el hijo de Shakova, eh.”

“¡No, no, no, no! ¡Rondalan fue el que hizo el molde! ¡Yo sólo estuve usando magia!”

Él afirmó que sólo había conectado las piezas entre sí y las había reforzado con metal, que era la forma en que se las habían arreglado para terminarla en dos días. Pero en mi opinión, él había heredado su sentido de la estética de su padre. Quiero decir, ¿por qué estaba tan preocupado por el cumplido? ¿Quizás porque Crissa había heredado una estética simple y llana como la de su padre? No pensé que se preocuparía por eso.

En cualquier caso, Rondalan realmente tenía una obsesión con los diseños de conchas. Eso explicaría por qué había elegido establecerse en Neptuno para su investigación.

Cuando terminé de cambiarme, me senté en una roca cercana para esperar a las chicas. Rulitora y Mark me esperaban con sus trajes de siempre. Mark llevaba su pequeña coraza y Rulitora tenía su armadura de hueso de dragón, así que ambos deberían estar bien cerca del agua.

Por supuesto, lo más importante ahora mismo eran los trajes de baño de las chicas. Y sus increíbles figuras. Ya había visto todo lo que podía ver de ellas en la bañera, así que tal vez me sentía como si estuviera retrocediendo ahora mismo... pero este era un asunto diferente.

Tenía una mente separada para apreciar a las chicas con trajes lindos.

Apuesto a que el mar del sur sería cálido. Después de que nuestro submarino estuviera terminado, probablemente nos dirigiríamos primero a la Península de la Cola del Dragón. Haría aún más calor allí.

Es correcto. Deberíamos comprar ropa de verano para todos algún día. Aceptaría todas sus peticiones sobre qué tipo de ropa querían ponerse.

“Sir Touya, las chicas han terminado de cambiarse.” Estaba soñando despierto cuando Rulitora me dio una palmadita en el hombro. Tan pronto como volví a mis sentidos y miré la puerta, vi a Rakti saltar hacia mí con una expresión alegre.

“¡Touya! ¿Cómo me veo? ¿Cómo me veo? ¿Me queda bien?” Saltó a mi pecho y me miró con una sonrisa. Era una sonrisa satisfecha, orgullosa, inocente y adorable. Obviamente era la primera vez que se ponía un traje de baño, y parecía increíblemente feliz por ello.

Su traje de baño era de una pieza. Tenía la forma de un vestido de línea A, y tenía un color azul claro. Podría trazar una falda transparente desde alrededor de su modesto pecho hasta sus muslos.

Ella quería mostrar más su traje de baño, así que retrocedió un poco e hizo un giro rápido. Pude ver su delgado cuerpo debajo de su vestido revoloteando mientras brillaba al sol.

“Te ves muy bien en él, Rakti.”

“Gracias a Dios...” Ella sonrió, aliviada y avergonzada por mi cumplido. Me sentí más feliz con sólo mirarla.

“Olvidaste tu sombrero.” Roni se le acercó por detrás y puso un sombrero de paja en la cabeza de Rakti.

Ella llevaba un bikini a rayas blancas y rosas. La parte de abajo tenía el estilo de un pantalón corto de niño. Incluso había un agujero en la espalda para su cola.

Era un diseño deportivo que se adaptaba bien a su piel bronceada. Tanto sus extremidades como su cintura eran delgadas, un pecho pequeño pero muy presente, y un trasero lo suficientemente carnoso como para llenar esos shorts de niño. Su cabello encrespado habitual estaba ahora mismo atado a una cola de caballo, lo que también se adaptaba al aspecto deportivo.

“Tú también estás preciosa, Roni.”

“¡Muchas gracias!” Su sonrisa era como una flor en pleno florecimiento. Roni empezó a jugar con Rakti, con su cola de caballo balanceándose de un lado a otro en sintonía con su cola.

“......”

Y antes de que nos diéramos cuenta, Rium se había metido en la mezcla sin decir palabra. Su expresión era tan indiferente como siempre, pero parecía que se estaba divirtiendo.

Llevaba un mono bikini azul claro con una fila de botones en la parte delantera y un sarong[2] de mezclilla alrededor de la cintura. Casi parecía un vestido formal, pero en realidad era un traje de baño. Los colores brillantes complementaban su cabello color cacao y su piel bien bronceada. Aunque en el caso de Rium, ella estaba más contenta de poder jugar con todos en lugar de usar un lindo traje de baño. Sorprendentemente se sintió sola muy fácilmente.

Se tambaleó y me miró con sus ojos dorados. Fácilmente podía adivinar lo que ella quería que dijera e hiciera por ella.

“Te ves bien, Rium,” le dije y le acaricié la cabeza. Después de eso, se dio la vuelta y se fue con las otras chicas. No dejó que se le notara en la cara, pero debe haber estado avergonzada. Empezó a jugar con Roni y Rakti de nuevo, pero parecía un poco más feliz que antes.

“¿Qué están haciendo...?” Mark suspiró, mirándolas con exasperación. ¿No podía apreciar lo asombroso que era este espectáculo?

Rulitora también los miró con los brazos cruzados, asintiendo. Las miraba como un padre que vigilaba a sus hijas.

Y ahora era el momento de burlarse un poco de Mark.

“Oh, eso también te queda bien, Crissa.”

“¡Muchas gracias!”

“¡Oye, espera!”

Todas las chicas habían ido de compras a comprar trajes de baño. Por supuesto, eso incluía a Crissa también. Su pelo blanco puro estaba cubierto por un traje de baño de una sola pieza verde pastel. Era un diseño simple y limpio, pero también tenía una linda cinta sobre el pecho. Así que incluso los ketolts usaban trajes de baño, aunque básicamente eran gatos parados en dos patas.

“¿Me queda raro?”

“N-No, no es eso...”

Cielos, se estaba poniendo nervioso. Estaba mirando a la chica que le gusta en traje de baño, así que por supuesto que lo estaría.

“¿Y tú qué estás haciendo...?”

Clena había terminado de cambiarse mientras yo todavía estaba mirando a los dos, y le contesté sin mirarla.

“¿Animándolos?”

“...Bueno, no te equivocas.”

Si no hubiera sacado el tema, Mark se habría quedado ahí parado sin hacer nada más que sonrojarse. Ahora bien, ¿qué tipo de traje de baño llevaba Clena? Lentamente me di la vuelta en anticipación, y luego me detuve en mi camino.

“C-Clena...”

“¿Qué pasa...? No me mires así.”

En realidad llevaba puesto un bikini con una camiseta de tirantes. No podía creer que lo hubiera elegido ella misma. Siempre se había quejado de su figura, pero yo seguía diciéndole que no me importaba y que la carne extra la hacía más sexy. Parecía que mis esfuerzos finalmente estaban dando sus frutos.

El bikini era gris carbón, casi negro. Contrastaba bien con su piel blanca de porcelana. Miré hacia abajo sin decir palabra y vi sus muslos en los que había dormido el otro día, asomándose de debajo de un sarong con motivos florales.

“...¿No vas a decirme nada?”

“Oh, um... ¡Te ves linda! ¡Súper linda! ¡Eso se ve increíble en ti!” La voz de Clena, que sonaba un poco molesta, me hizo recobrar la cordura e inmediatamente salieron las primeras palabras que se me ocurrieron. Ella respondió moviéndose un poco, avergonzada, y luego trató de esconder su pecho con sus brazos, pero eso sólo empujó aún más hacia arriba su escote. Apuesto a que no tenía ni idea de lo destructivo que era eso en mis sentidos.

Rulitora, deja de mirarme como miras a Rakti y a los otros niños. Crissa, deja de decir tu “Oh vaya, oh vaya.” Y Mark, deja de sonreírme. ¿Fue una venganza por lo de antes?

“¡D-Démonos prisa y vayamos a cazar a esos nautilos!”

“Sí, sí. Empecemos ya.”

Hice todo lo posible para cambiar el tema de la tarea en cuestión, y Clena respondió con una amable sonrisa de acuerdo. ¿Por qué me sentí como si yo fuera el que perdió aquí?

De todos modos, empezamos a prepararnos para la cacería. Aparentemente podríamos atraer a los nautilos con cebo. Rondalan nos había ayudado a preparar una mezcla especial de cebo altamente efectivo.

“Muy bien, Rulitora y Mark estarán conmigo al frente.”

“Entendido.”

“¡Estoy listo para ir!”

“Clena y Rium se quedarán atrás, lanzando hechizos.”

“Estoy de acuerdo con eso. Mi espada no será muy efectiva de todos modos.”

“......” Rium asintió en silencio.


Era la formación obvia, ya que no podíamos permitir que nuestras chicas escasamente vestidas salieran heridas. Los nautilos tenían caparazones duros que fácilmente repelían cualquier ataque a medias. Aunque su espada perteneció una vez al Príncipe de la Oscuridad, uno de los cinco Grandes Generales Demonios, no haría mucho daño con la fuerza física de Clena.

En realidad, esa espada era delgada y de una sola hoja, como una espada japonesa. Tal vez me equivoqué al pensarla como una espada de otro mundo en primer lugar.

Los nautilos eran resistentes pero no muy peligrosos, por lo que nuestra armadura era principalmente una medida de respaldo. Ahora era la oportunidad para nosotros tres de salir al frente e impresionar a las chicas.

“Muy bien, hazlo lo mejor que puedas, Mark.”

“¡¿Con qué?!”

No me hagas decirlo, es vergonzoso... O tal vez no. Hazlo lo mejor que puedas, Mark. Yo también daría lo mejor de mí.

Sus caparazones eran formados usando magia como la armadura que Mark había hecho para mí, así que no importaba si los hacíamos pedazos. Podía destrozarlos usando mi hacha mágica Media Luna tanto como quisiera.

“Roni, tú estás a cargo de recoger los nautilos que derrotemos. Rakti y Crissa, ustedes dos se encargarán de limpiar las partes.”

“¡Entendido!”

“¡Déjanoslo a nosotras!”

“Así que los limpiaremos por dentro.”

Los nautilos más grandes aparentemente llegaban hasta mi cintura. Si Roni no pudiera llevarlos todos ella sola, entonces haríamos que Mark o Clena la ayudaran. Esperaba que los monstruos dentro de las conchas en espiral fueran criaturas de cuerpo blando como calamares o pulpos, pero en realidad eran más como cangrejos ermitaños. Aparentemente su carne era un alimento popular en Neptunópolis. Tenía curiosidad por probar a qué sabían, pero los estaríamos cazando durante unos días, así que apuesto a que lo descubriría esta noche.

Hice que Rulitora esparciera el cebo en polvo en el océano. Se extendería con el paso del tiempo. También pusimos una caja llena de cebo en el agua. Podíamos confiar en Rondalan cuando se trataba de artesanía como esta, así que ahora todo lo que teníamos que hacer era esperar a que aparecieran los nautilos.

“Realmente es efectivo...” Roni fue la primera en darse cuenta de que venían. Sus ojos de Licaón notaron que el rocío de mar se acercaba.

“¿Ya están aquí? Eso fue rápido.”

Si esperáramos más, ese tema de conversación se volvería a plantear, así que funcionó. Rulitora, Mark y yo preparamos nuestras armas. Clena clavó la punta de su espada en la arena, preparándose para disparar un hechizo en cualquier momento.

“Oh, ahora puedo verlos.” Después de un poco más de espera, vi el rocío del agua con mis propios ojos. El cebo casero de Rondalan fue más efectivo de lo que esperaba.

“Yo también puedo verlos, pero...” Pero esto era raro.

“¿Qué son esos...? Parecen...”

¿Por qué la ola estaba tan extendida? Sólo tardamos unos segundos en recibir la respuesta.

“¡Tu cebo es demasiado efectivo, Rondalan...!” Dije, mirando el enjambre de nautilos que venían hacia nosotros. Había al menos 100 de ellos.

“¡Prepárense para el ataque! ¡Recuperen el cebo! Rakti, tú y los otros escóndanse dentro del Baño Ilimitado!” Di mis órdenes en rápida sucesión mientras el gigantesco enjambre de nautilos se nos acercaba. Nos rodearían en poco tiempo, así que abrí la puerta del Baño Ilimitado y me preparé, actuando como un escudo para los demás. Mark trajo de vuelta la caja de cebo que habíamos puesto en el agua, y yo se la entregué a Rakti y Crissa para que la limpiaran.

Clena estaba disparando hechizos para mantenerlos a raya, y yo estaba protegiéndonos desde cerca de la puerta. Dejé que Rulitora y Mark lucharan con todo lo que tenían, ya que estaban totalmente blindados. Rium se había subido a su disco volador y estaba flotando en el aire antes de que me diera cuenta. Nos estaba cubriendo desde el aire. La dejé hacer lo que juzgara mejor por ahora.

Se suponía que Roni se encargaría de recoger los materiales, pero no creí que debiera dejarla ir en esta situación. Estaba a punto de pedirle a Clena que protegiera a Roni y me di la vuelta para ver cómo se ponía rápidamente la armadura dentro del Baño Ilimitado. Clena llevaba la armadura de escamas de jade que le habíamos pedido, y Roni llevaba puesta su armadura de lagarto rojo. Ambas llevaban armadura en la parte superior y bikini en la parte inferior. A pesar de que Roni llevaba pantalones cortos de niño y Clena llevaba un sarong, ambas me hicieron saltar el corazón.

“¡Deja de mirarnos y concéntrate!”

“¡O-Oh, sí!”

Por último, se ponen un par de botas robustas que les cubren las piernas hasta las canillas. Considerando el tamaño de los nautilos, la armadura de las piernas sería importante.

Roni no llevaba sus dagas habituales, sino un par de armas que parecían picahielos, y tenía muchas ganas de ir ya. Me sentí cómodo dejándola ir salvaje junto con Rulitora y los otros. Más tarde me enteré de que esos picahielos no eran en realidad armas, sino herramientas hechas para sacar la carne de las conchas.

Durante el tiempo que habíamos tardado en prepararnos, el enjambre de nautilos llegó a la orilla. Realmente había muchos. El primer grupo de monstruos que llegó a tierra vino corriendo hacia nosotros. El cebo de Rondalan debe haber tenido algunos efectos persistentes incluso después de haberlos sacado del océano.

Había por lo menos 200 aquí, con muchos más aún por llegar. Esto era demasiado sin importar cómo lo mirara.

“Um, Touya! ¡Hazlo lo mejor que puedas!” Animado por las palabras de Rakti, me enfrenté al enjambre que llegaba.

Esta sería una batalla mucho más dura de lo que esperábamos. Agarré la empuñadura de mi Media Luna y me preparé.

“¡¡Uwoooooh!!” Rulitora fue el primero en saltar a la batalla. Soltó un rugido y golpeó con su guja, haciendo que varios de los nautilos volasen a la vez. Los nautilos volaban por los aires con cada destello de la hoja. Los monstruos se defendieron tratando de rodear a Rulitora, pero entre el movimiento de su cola y sus patadas, los enemigos no pudieron acercarse a él.

“¡Piérdanse, bastardos!” Mark lo seguía de cerca. Estaba aplastando varios de los nautilos con un golpe de su martillo de dientes de dragón, que resultó ser más alto que todo su cuerpo.

Era una forma adecuada para que los ketolts lucharan, con sus diminutos cuerpos pero fuertes músculos. Naturalmente, no podía eliminar a tantos de ellos a la vez como Rulitora, pero era un apoyo más que suficiente.

Mientras tanto, Rium estaba reduciendo el número de nautilos usando técnicas de mago de cristal desde el aire.

“Oh lluvia de luz, baña...” Tomó varias canicas de su manto y las esparció por el aire. Rápidamente se convirtieron en bolas de luz que llovieron sobre el enjambre de nautilos. Por sí solos, los disparos no eran lo suficientemente fuertes como para derribar sus robustas conchas, pero los que lograron golpear sus suaves cuerpos fueron altamente efectivos. El ataque no fue muy preciso, pero a cambio cubrió una gran área.

Rulitora podía enfrentarse al enjambre con su gigantesco cuerpo, Mark podía esquivar fácilmente a la multitud con su pequeña constitución, y Rium debilitaba al enjambre con su amplio ataque a distancia. Podría dejar la batalla en el frente a los tres.

“¡Whoa!” Uno de los nautilos me apuntó con una pinza a la pierna. Rápidamente lo esquivé y golpeé como con un martillo, no sólo en su pinza sino en todo su cuerpo. Los nautilos que habían escapado del grupo de Rulitora empezaban a acercarse a nosotros.

Parecían cangrejos ermitaños con conchas en espiral de aproximadamente un estuto de diámetro. Y por supuesto, los cangrejos ermitaños que había dentro eran tan grandes como cabían en sus caparazones. No importaba lo afiladas que fueran esas tenazas, harían algo más que doler si una se las arreglara para agarrarme. La visión de sus muchas piernas corriendo por ahí me hizo estremecer la columna vertebral. Eran anormalmente agresivos, manteniéndonos intimidados mientras esperábamos la oportunidad de atacar. Pero sus duras conchas también nos dieron la oportunidad de contraatacar.

“¡Toma eso!” Roni se deshacía hábilmente de sus ataques usando los picahielos y una patada ocasional. Los nautilos se voltearon, retorciéndose sobre sus espaldas e incapaces de volver a levantarse. Usé la oportunidad para atacarlos con mi Media Luna. Ocasionalmente, pulverizaba un nautilo junto con su caparazón. No era tan ágil como Roni, pero mientras tuviera mi Media Luna, podría lograrlo.

“¡Touya! ¡Roni! ¡Hay más a la derecha! ¡Cadena de arena!” El apoyo de Clena era igual de valioso. Clavó su espada en la arena, invocó espíritus de tierra, y enroscó la arena alrededor de los nautilos, dejándolos inmóviles.

No fue sólo uno o dos de ellos — ella atrapó a cada nautilo dentro de su rango. Roni y yo no perdimos ni un segundo para acabar con todos los atrapados. Gracias a la habilidad de Clena para paralizar a los monstruos, pudimos encargarnos de los que estaban en tierra.

Sin embargo, no tenían fin. Me había preparado, pero esto era más de lo que podía haber imaginado. Seguimos luchando durante un tiempo, pero el enjambre de nautilos no parecía disminuir en absoluto. Rulitora se las arreglaba para barrer varios monstruos a la vez con un movimiento de su guja. Nuestros dos grupos combinados probablemente ya se habían enfrentado a 100, no, 200 de ellos.

Ninguno de nosotros podía ocultar su cansancio, incluyéndome a mí. Incluso Rulitora estaba empezando a jadear. Rium se había quedado sin canicas para llevar a cabo su hechizo de área de efecto, por lo que había cambiado a sus lanzas de plata para lanzar a los monstruos. Eran lo suficientemente fuertes como para perforar las conchas, pero eran ataques hacia un objetivo, de un solo uso, con un área de efecto esencialmente nula, y difícilmente podían ser llamados eficientes.

“¿Quizás el cebo de Rondalan aún tenía efecto después de que lo sacamos del agua?”

“Si es el olor lo que atrae a los monstruos, entonces es una posibilidad...”

¿Deberíamos cerrar la puerta del baño ilimitado? No, no tenía ni idea de cuándo pasaría el efecto. No quería lidiar con otro enjambre de nautilos una vez que volvamos a abrir la puerta. ¿Quizás deberíamos poner el cebo en el baño y encender el ventilador? No, podría oler mal en el baño y entonces el olor se nos quedaría pegado.

“Touya. ¿Qué tal si quemamos todo el cebo?” Rakti tímidamente me llamó desde dentro del Baño Ilimitado.

Miramos para verla agachada junto a la puerta. Como sólo la puerta era visible desde el exterior, su cuerpo parecía estar desapareciendo en el aire.

De todos modos, quemarlo sonaba como una buena idea. Los efectos del cebo deberían desaparecer si eliminamos la fuente.

“¡Rakti! ¡Crissa!”

“¡Sí!” La cola de Crissa se levantó sorprendida después de que de repente la llamaran.

“¡Lleven ese cebo a la cocina y quémenlo! ¡Usen el ajuste divino!”

“¡¿Usar los poderes de la hermana Fuego?!” La voz de Rakti era prácticamente histérica.

¿De qué estaba tan sorprendida? Si fuéramos a hacer esto, tendríamos que ser minuciosos al respecto. Y además, si el olor fuera realmente la razón detrás de esto, acabar con él podría no hacer mucha diferencia. Incluso había la posibilidad de hacer el olor más fuerte. Así que sería más seguro quemarlo hasta las cenizas.

Esa era la única opción sensata.

“¡Dense prisa! ¡No podremos durar mucho más!”

“¡Entendido!”

Las apresuré en voz alta, y las dos tomaron el estuche con el cebo y lo llevaron dentro de la habitación. La llama divina no debería quemar todo el edificio. Eso esperaba. Estaba un poco preocupado cuando recordé a la Diosa del Fuego en mis sueños con su sonrisa salvaje, pero ahora mismo tenía que confiar en su sentido común, o más bien en su buena voluntad. Estaba seguro de que no lastimaría a su hermanita.

Seguí cortando los nautilos con mi Media Luna, y después de un repentino estallido de letargo, Rakti volvió corriendo desde adentro.

“¡Touya! ¡Lo logramos! ¡Todo se quemó sin dejar rastro!”

“¡¿Ya?! ¡Esa llama divina sí que es impresionante!” Roni se dio la vuelta sorprendida. Clena también parecía estupefacta. Sí, ignoremos el hecho de que se suponía que era un quemador de cocina por ahora.

Volviendo al tema, todo el mundo estaba a punto de llegar a sus límites. Deberíamos poner fin a esto ahora sin ocupar más tiempo.

“¡Rulitora! ¡Todos ustedes regresen aquí por ahora!” Llamé a los tres de delante para que volvieran.

Tan pronto como me oyó, Rulitora pateó a los nautilos a sus pies y volvió corriendo. Mark le siguió, con la respiración entrecortada. Tampoco podría seguir mucho más tiempo. El enjambre de nautilos intentó perseguirlos, pero Rium les disparó una lanza plateada para detener la persecución.

De acuerdo, estábamos todos de vuelta. Ahora era mi turno.

“¡Voy a lanzar uno de los hechizos favoritos de las diosas! ¡Consíganme algo de tiempo para recitarlo!” Todos habían adivinado lo que estaba a punto de hacer y formaron un círculo protector a mi alrededor.

Las diosas me habían estado dando lecciones de magia en mis sueños. No podía oírlas, así que mis sentidos estaban limitados, pero había aprendido algunas cosas en el camino. Una de ellas fue que a la Diosa del Fuego realmente le gustaban las cosas llamativas. No hablaba de moda, sino de hechizos mágicos increíblemente llamativos.

Sin embargo, eso significaba que los hechizos que me enseñó eran todos complicados, así que sólo había aprendido uno hasta ahora. Pero ese hechizo era suficiente por ahora.

“¡Oh llamas! ¡Oh flores! ¡Dancen! ¡Ofrezco este banquete carmesí a la Diosa! ¡Dancen con fuego!” Una llama brotó a mi alrededor, y todo lo que nos rodeaba, aparte de nosotros mismos, estalló en fuego.


Las llamas ardientes parecían un banquete carmesí. Eran aún más altas que yo, y todas juntas parecían un jardín de flores rojas brillantes. Ya veo, así que esta era la flor en el canto.

El calor nos pinchaba la piel, así que levantamos los brazos para cubrirnos la cara. Después de que el fuego se apagó, no quedó ni un nautilo en movimiento.

“¿Se acabó...?” Murmuró Rulitora, mirando a su alrededor.

Los caparazones de los nautilos eran fuertes contra el calor, pero lo mismo no ocurría con sus entrañas. Incluso si se escondían dentro de sus conchas, esencialmente serían horneados. No pensé que era sólo mi imaginación que el aire oliera un poco más sabroso en este momento.

“Parece que se acabó... ¿Estás bien, Touya?”

“Eso se llevó una buena parte de mi MP, pero estoy bien.”

“Entonces, por favor, descansa. Nosotros nos encargaremos de recoger las conchas.”

No estaba ni cerca de desmayarme, pero aun así me sentía increíblemente fatigado. Ese era un hechizo muy poderoso, y seguro que consumía un montón de MP. Los otros no me dejaron trabajar en ese estado, así que se ofrecieron a recoger las conchas de los nautilos ellos mismos. Debería aceptar su amabilidad por ahora.

“Tengan cuidado, la arena aún puede estar caliente...”

“¡Está bien! Ahora entonces... ¡¿eh?!” Ella había respondido con una sonrisa, pero esta fue rápidamente borrada de su cara cuando miró hacia el océano.

Miré en la misma dirección, preguntándome qué estaba pasando, y vi otra ola de roció marino acercándose como antes. Era otro enjambre de nautilos. Parecía que no tuvieron suficiente de nosotros.

“El efecto del cebo ya debería haber desaparecido...” Murmuró Crissa.

“...¿Quizás es lo que sobró de antes?” Mark refunfuñó en respuesta.

“...Ese es probablemente el último. No habrá otra oleada.” Rium descendió del cielo. Ella había explorado el mar para nosotros usando el pequeño telescopio en su mano. Así que ese enjambre realmente sería el último.

“Una batalla más, eh.”

“...No, quédense atrás. Usaré otro gran hechizo.”

El banquete flameante no fue el único hechizo que aprendí. Esta vez, lanzaría uno poderoso usando magia de luz.

“¿Estará bien?”

“Todavía tengo suficiente MP.”

Rulitora parecía como si todavía tuviese algo de energía de lucha en él, pero los otros no tanto. Me fatigaría aún más con este hechizo, pero eso era todo. No había necesidad de dudar en esta decisión.

Todos prepararon sus armas y mantuvieron sus ojos en el enjambre que se acercaba. Ya era hora de que empezara a recitar el hechizo. Clavé mi Media Luna en el suelo, y entonces...

“¡Deténganse ahí, por favor! ¡Es el fin del camino para ustedes, monstruos!”

...Una voz familiar resonó en el aire. Varios disparos sonaron un momento después, perforando agujeros en los nautilos.

Sí, el dueño de esa voz era el héroe Cosmos. Estaba empuñando dos pistolas para canalizar su don, la Bala Ilimitada, mientras estaba junto al banco.

“...¿Qué llevas puesto?” Lo único que llevaba puesto era un bañador.

“¡Ja, ja, ja! ¡No hay nada más de qué preocuparse ahora que he llegado!”

“¿Por qué estás aquí?”

“¿Qué más razón necesito que ayudar a una persona en apuros?”

Casi pude ver sus dientes brillando mientras decía eso. Él estuvo bastante asombroso, aunque sólo fuera porque dijo esas líneas sin ironía alguna.

Detrás de Cosmos estaban todos los miembros de su grupo, incluyendo a la princesa Franchellis y sus guardias de élite. El número total de participantes se aproximaba a 20, todos portando armas y llevando trajes de baño. No tenía idea de por qué estaban aquí, pero parecía que querían ayudarnos.

“¡Ahora, embarquemos! ¡Hup!”

“¡Oye! ¡Espera un momento—!”

“¡¿Uwhoaaaaoo?!”

Traté de detenerlo, pero ya era demasiado tarde. Cosmos saltó ávidamente a la arena, pero luego soltó un extraño aullido y saltó inmediatamente después. Por supuesto que la arena estaría caliente si la pisaras con los pies descalzos justo después de que puse en marcha el Baile Flameante. Oh, ahora la princesa y sus guardias se estaban poniendo las botas alegremente. Foley, la elfa, curó los pies de Cosmos con magia, y luego también se pusieron botas. Pero ahora no podría desencadenar un hechizo de área de efecto con todos ellos aquí. Mejor dejo que Cosmos y su banda nos ayuden.

“¡Cosmos! ¡Sus cuerpos son más frágiles que sus caparazones! ¡Cuidado con sus tenazas, ya que apuntarán a tus pies!”

“¡Gracias por el consejo! ¡Es hora del espectáculo!”

Le di a Cosmos unas palabras de advertencia por si acaso, a las cuales ofreció su gratitud como cualquier persona normal. Luego corrió hacia la multitud de monstruos con una pistola en cada mano... mientras no llevaba nada más que su bañador y un par de botas.

El séquito de guardaespaldas de la princesa le siguió rápidamente. Diría que se parecían más a un grupo de estudiantes de una escuela de niñas portando armas. Fue un espectáculo. Tanto que casi me hace llorar.

La capitana de las guardaespaldas, Ricott, destacaba entre ellos. Su figura alta y esbelta estaba vestida con un traje de baño de carreras de color rojo vino, y giraba alrededor de su lanza como si estuviera bailando. Parecía de la edad de una estudiante universitaria. Y luego estaba Cosmos, que de vez en cuando hacía una pose mientras luchaba con sus pistolas gemelas.

“¿Qué... es eso...?” preguntó Clena maravillada mientras lo observaba.

Oh, ella no ha visto un arma antes... Casi lo pensé, pero eso no es lo que ella se preguntaba. Cosmos mezclaba un poco de combate cuerpo a cuerpo con sus tiroteos, y luego hizo una genial pose en medio de la batalla. ¿Por qué se detuvo a posar con una sonrisa brillante? ¿Era parte de algún hechizo que tenía un efecto encantador? Estoy seguro de que Clena tampoco tenía ni idea. O más bien, nuestros cerebros estaban rechazando activamente tratar de averiguarlo.

“Cálmate, Clena. Concentrémonos en los monstruos que tenemos enfrente.”

“Sí... Será mejor que me protejas, Touya.” Ella estaba actuando inusualmente mansa. Esto era nuevo. Me hizo querer protegerla con todo lo que tenía.

“Déjamelo a mí. No te apartes de mi lado.” Me recordé a mí mismo el burlarme y mimarla más tarde, pero por ahora le doy una palmadita en el hombro para animarla.

“¡Está bien! ¡Acabémoslos a todos!”

“¡Comprendido!”

“¡Miau!”

Rulitora y Mark siguieron mi grito de guerra. Rium había reabastecido su suministro de canicas del Baño Ilimitado y reducido el enjambre de monstruos con cada disparo de su Lluvia de Luz. Roni y yo cubrimos la retaguardia mientras protegíamos a Clena y Crissa, luchando contra los nautilos que lograban llegar hasta aquí. Con los gritos heroicos y bulliciosos de las guardias de élite como mi BGM[3], golpeé mi luna creciente en un nautilo cercano, asegurándome de no mirar en la dirección de Cosmos todo el tiempo.

El sol estaba alto en el cielo cuando finalmente acabamos con todos los nautilos. Había pasado más de una hora desde que esparcimos el cebo. Conseguimos salir ilesos de esa última batalla gracias a Cosmos y su grupo. Tendría que darle las gracias más tarde.

El problema ahora mismo era si debía o no revelarle mi Baño Ilimitado. La razón original por la que mantuve mi don en secreto fue porque no quería que se supiera que era un “héroe débil con un don inútil en la batalla.” Tomé precauciones extra para esconderlo porque predije que me convertiría en un blanco más grande. Sin embargo, sabía muchos hechizos de clérigo ahora y podía luchar con confianza sin la necesidad de un don. Ahora mismo, podría reírme diciendo que mi don era un pequeño extra. No me importaba si otras personas lo sabían. Dejé la puerta del baño abierta y empecé a hablar con el grupo de Cosmos.

“Gracias, nos salvaron.”

“¡Ja, ja, ja, era algo natural!” Extendí la mano para estrecharle la suya, y él respondió de la misma manera con una risa alegre.

La princesa Franchellis se acercó a nosotros con una elegante sonrisa. No lo había notado de lejos, pero en realidad llevaba un micro bikini blanco. ¿Estás segura de que deberías llevar eso puesto, princesa?

Ella tenía una constitución pequeña que yo apenas llamaría curvilínea, así que el atuendo honestamente no le quedaba muy bien. Sentada frente a la princesa estaba Foley la elfa. Llevaba un bonito bikini con volantes y un estampado de flores. Apuesto a que la princesa también se vería mejor con algo así. Ejem. Sería grosero mirar fijamente, así que, en cambio, presté atención a la conversación.

“Por cierto, ¿por qué están todos aquí?” Preguntó Cosmos, mirando la montaña de nautilos que nos rodeaba.

“Intentamos usar el cebo que Rondalan nos hizo, y bueno, pasaron cosas...”

“Ohhh...” Cosmos supo inmediatamente a lo que me refería, ya que una vez se había derrumbado de la mano de Rondalan. Se volvió hacia el cielo, exagerando como siempre.

“Bueno, me alegro de que hayamos llegado a tiempo. Vamos a darnos un chapuzón en el océano.”

Así que para eso eran sus trajes de baño. Él era como un niño de primaria que estaba tan emocionado por el día en la piscina que vino a la escuela con un traje de baño debajo de su ropa. Bueno, no llevaba ropa encima, así que fue peor que eso. Pero en ese caso, también podría darle algunos de estos nautilos. Necesitábamos quedarnos las conchas, pero podíamos permitirnos deshacernos de parte de la carne. Era perfecto para una barbacoa junto al mar.

“Permítanme darles algunos de estos nautilos como muestra de nuestra gratitud. Necesitamos las conchas, pero tomen uno o doscientos trozos de carne.” En ese sentido, no tenía forma de contar exactamente a cuántos habíamos derrotado en total, pero lo calculé en poco más de 300.

Cosmos devolvió mi oferta con una mirada de duda.

“Oh no, no te ayudé en busca de una recompensa. Considéralo una venganza por haberme ayudado el otro día.”

“......”

Sonaba serio. Abrí los ojos de par en par y me volví hacia Ricott, pero ella simplemente agitó la cabeza. Debe estar acostumbrada a esto. ¿Cosmos hacía este tipo de cosas todo el tiempo? Sonaba como si sólo lo dijera para ser amable, pero en realidad no era así. El líder de un grupo siempre tenía que estar atento a las fuentes de ingresos por el bien del grupo. Por supuesto, ninguno de nosotros haría nada tan bajo como exigir dinero a los necesitados, pero esto estaba lejos de ser así ahora mismo. ¿Cómo habían sobrevivido hasta ahora? ¿Podría ser? ¿Estaba la princesa básicamente financiando todo su viaje?

Dicha princesa estaba descansando bajo una sombrilla que uno de sus ayudantes colocó porque ella no quería broncearse. Me preguntaba qué pensaría de la personalidad de Cosmos. No podía empezar a adivinar por la forma en que sonreía tan alegremente.

“...Bueno, no tenemos uso para todos ellos. Vamos a asarlos pronto, así que únanse a nosotros para comer.”

“Una invitación para almorzar, ¿no? En ese caso... ¿qué dice, princesa?”

“Sí, hagan lo que gusten.”

Antes de que Cosmos pudiera responder, Ricott intervino y le hizo la pregunta a la Princesa Franchellis. Se mantuvo tranquila con un abanico de aspecto majestuoso y dio una respuesta serena. Si la princesa estaba de acuerdo, entonces Cosmos no tenía nada más que objetar. Los nautilos contra los que habíamos librado una feroz batalla minutos antes estaban a punto de convertirse en ingredientes para nuestra barbacoa.

Empezamos a prepararnos sacando a los nautilos de sus caparazones. Como teníamos que pasar por más de 300, dividimos el trabajo entre Rium, Roni, Crissa, Mark, Foley, algunos de las guardaespaldas y yo. Rakti y Clena entonces tomaron los cuerpos de los nautilos y los pelaron de su piel externa, luego los cortaron en rodajas. Podríamos freírlos fácilmente en una plancha de hierro si los cortáramos a lo largo. Algunos de los guardaespaldas también ayudaron aquí. Realmente aprecio su gran fuerza en números ahora mismo. Cada nautilo era grande, así que no tenía idea de cuántos podrían consumir nuestros grupos juntos.

Rulitora no era tan adepto en el trabajo manual, así que le pedí que llevara todas las planchas de hierro afuera. Estas planchas fueron hechas usando hierro de las armaduras y armas que habíamos escarbado del castillo del rey demonio. Lo observé desde el rabillo del ojo mientras sacaba un nautilo de su caparazón usando una daga. Esto era más difícil de lo esperado.

Foley y sus camaradas me miraron sorprendidos. Les pregunté qué pasaba, y aparentemente Cosmos no podía cocinar nada, así que asumieron que yo tampoco podía.

Cosmos nos miraba por detrás, curioso por nuestro trabajo.

“¡Ja, ja, ja, parecen cangrejos de río!”

“Al menos compáralos con langostas.”

Una conversación que sólo podían tener dos personas del mismo mundo. Los cuerpos de los nautilos tenían colas sorprendentemente largas escondidas en sus caparazones, lo que los hacía parecidos a los camarones. Como vivían en el mar, diría que se parecían mucho a las langostas. Aunque nunca antes había comido langosta.

Roni y Crissa fueron los trabajadores más rápidos entre nosotros. Mark fue tercero debido a su destreza. Aumentó el ritmo a medida que pasaba el tiempo, entendiendo rápidamente los métodos y trucos. Gracias a esos tres, rápidamente terminamos de preparar y apilar todas las conchas dentro del Baño Ilimitado. Clena y el resto ya se estaban encargando de los siguientes pasos, así que después de limpiar las conchas, sería hora de empezar a hacer barbacoas.

El grupo de Foley continuó ayudándonos a cocinar a pesar de que eran nuestros invitados. Ella debe haber actuado como la cuidadora en su grupo. No podíamos pedirle a Cosmos o a la princesa que nos ayudaran a cocinar, y parecía imprudente pedirle a Ricott también. Ella era genial y era la capitana de los guardias de élite, pero aparentemente era inútil cuando se trataba de las tareas domésticas.

Obviamente no teníamos suficientes platos, así que tomamos prestados algunos de los suyos. Bueno, habíamos planeado acampar aquí por unos días, cazando gradualmente a los nautilos, pero obtuvimos todo lo que necesitábamos en menos de medio día. Habíamos traído una tonelada de comida con nosotros, así que también podríamos llevarla fuera y tener una gran fiesta como una manera de decir gracias. Y así cambié de mi armadura a un delantal y empecé a cocinar. Las barbacoas eran divertidas ya que todos podían participar.

“Aquí, Touya. Di ‘¡Ahh!’” Rakti quería que probara su cocina, así que me ofreció una rebanada de nautilo.

A la carne, que estaba ligeramente cubierta de salsa de pescado, le di un mordisco. Los sabores ricos llenaban mi boca con cada masticada, el sabor es más parecido al del cangrejo que al del camarón. Esto también podría ir bien en un estofado.

El nautilo a la parrilla parecía ser un éxito entre las chicas vestidas de traje de baño en el grupo de Cosmos. Volví a mirar a mi alrededor para apreciar lo que era. Pero mi grupo tampoco era nada de lo que burlarse. Clena, Roni, Rakti y Rium estaban aquí. Apenas podía ver sus trajes de baño debajo de sus camisas y delantales, pero todavía tenía la confianza suficiente para decir que nuestras chicas eran igual de buenas. Bueno, no es como si estuviera tratando de competir con Cosmos por esto de todos modos.

Hablando de eso, Cosmos estaba intentando pescar en una roca. Estaba a punto de rebotar de emoción ahora mismo. Gritó algo alegremente, y luego tiró su caña al agua como si estuviera dando un espectáculo. Él sabía cómo vivir a lo grande.

La princesa no podía seguirle el ritmo en este momento, así que se estaba comiendo una ración de la barbacoa bajo una sombrilla de playa. No se estaba divirtiendo menos que nadie.

“¿Quieres tomarte un descanso, Touya? Aquí hay un lote recién asado.”

“Oh, gracias.”

Una vez que todos comenzaron a calmarse, Clena me trajo un montón de nautilos. Me senté junto a Rakti, que también estaba comiendo. Pensándolo bien, ella se había ocupado de ayudar a todos aquí y allá, ¿pero alguien empezó a sospechar que ella era la Diosa de la Oscuridad? Incluso yo casi olvido ese hecho a veces, especialmente ya que su largo cabello negro estaba atado en una trenza suelta en este momento.

La mayoría de las guardaespaldas vestidas de traje de baño habían terminado de comer. Quedaban dos cerca de la barbacoa, más Foley, que había empezado a limpiar. Cinco de las guardias, incluyendo a Ricott, estaban vigilando a nuestro alrededor, y el resto se unió a la princesa mientras jugaba en el agua.

Oh, un monstruo que Cosmos pescó le estaba mordiendo. Me levanté, a punto de ir a ayudarlo, pero Ricott se me acercó antes de dar un solo paso. Perforó al monstruo con su lanza. Seguí comiendo mientras me sumergía en las vistas que me rodeaban. Justo cuando estaba pensando en cómo Cosmos fue bendecido con algunos grandes compañeros, Rakti me habló.

“Touya, esto es delicioso! Aquí, di ‘¡Ahhh!’” Tomó un trozo de papa con su tenedor y me lo apuntó con una encantadora sonrisa. Parecía que le había gustado que yo probara su comida.

Miré a mi alrededor y encontré a Clena mirándonos con una sonrisa traviesa. Mark también, ¿eh? Rium estaba mirando con su habitual expresión. Roni seguía mirando a hurtadillas mientras lavaba los platos, pero sus mejillas estaban rojas. Rulitora y Crissa miraban hacia aquí con sonrisas cariñosas. El grupo que jugaba en la playa no se había fijado en nosotros, pero Foley y todos los demás que seguían comiendo habían dejado de hacer lo que estaban haciendo para mirarnos.

¿Por qué está pasando esto? No tenía más remedio que decir “Ahh” aquí. Esto era vergonzoso.

Rakti mantuvo su tenedor en la mano. Su sonrisa era la de un ángel, aunque era una diosa. ¿Qué clase de cara pondría si la rechazara aquí? Simplemente no podía. Era físicamente imposible para mí decir que no. Me preparé y me comí lo que ella me ofreció.

“¿No es delicioso?”

“S-Sí.” Realmente lo es... e incluso lo es más embarazoso.

Pero este nivel de vergüenza no era nada si significaba proteger la sonrisa de Rakti. Sin embargo, realmente deseaba que todos a nuestro alrededor dejaran de mirarnos y sonreír. Bueno, por un centavo, por una libra. Aunque su sonrisa valía un millón. Muy bien, entonces, será mejor que le dé la vuelta al asunto.

“Bien, ahora es mi turno.”

“¿Eh?”

“Rakti, di ‘Ahh.’”

“¡Oh, sí! ¡Ahh!”

Tomé un trozo de salchicha del tamaño de un bocado y se lo ofrecí a Rakti, que ella felizmente se lo comió. Sí, podría hacer esto todo el día. De repente me di cuenta de que la princesa nos miraba fijamente. Lo siento, Cosmos. Podría haber puesto algunas ideas extrañas en la cabeza de la princesa. Aunque él parecía el tipo de persona que podría manejarlo, así que tal vez esto debería contar como un regalo de mi parte.

“Clena.”

“¿Qu-qué?”

“Más tarde.”

Se cubrió la cara de color rojo remolacha en respuesta a mi breve respuesta. Por supuesto, lo mismo ocurrió con Roni y Rium. Si continuábamos alimentándonos unos a otros, entonces Crissa también empezaría a tener algunas ideas. Considéralo un regalo de mi parte, Mark. No creas que puedes escapar de esto con sólo burlarte en el fondo.

Y al final, aunque nuestros grupos combinados se habían dado un festín con los nautilos, no pudimos acabar con todos ellos. De hecho, todavía nos quedaba demasiado. ¿Qué deberíamos hacer al respecto?




[1] El nombre aquí es “gillmen” y se traduciría como hombres branquia. Como eso no suena muy bien, usaré hombres pez.
[2] Es una pieza larga de tejido, que a menudo se ciñe alrededor de la cintura y que se lleva como una falda tanto por hombres como mujeres.
[3] Background Music, música de fondo.

2 comentarios: