lunes, 13 de agosto de 2018

Mixed Bathing Vol. 4 Primer baño - Neptuno Bajo el Mar


Mixed Bathing in Another Dimension

Volumen 4

Primer baño - Neptuno Bajo el Mar


“Así que hay uno aquí, también...” Suspiré ante el relieve de las cinco hermanas diosas.

Era una decoración básica en cada uno de los templos, pero yo sabía que la sexta hermana, la Diosa de la Oscuridad, faltaba en el fondo de cada uno de ellos. O mejor dicho, ella estaba viajando conmigo ahora mismo. También sabía cómo los relieves no se parecían en nada a ninguna de las diosas, habiéndome reunido con ellas en mis sueños.

En cualquier caso, estábamos ahora en el templo de la luz en Neptunópolis. Para sorpresa de nadie, algunos clérigos del templo de la luz nos esperaban fuera de la entrada de la ciudad. Los Héroes de la Diosa, Haruno y yo, habíamos desvelado los secretos detrás de Hades y Atenea, así que no querían empeorar la relación entre nosotros más de lo que ya era. Yo no tenía planes de adorar en el templo de la luz, pero tampoco quería hacerme enemigo de ellos, así que dejé que los clérigos me guiaran. Les dimos una donación para nuestra estancia, aunque al principio intentaron negarse. Ahora tampoco nos sentiríamos culpables por aceptar su hospitalidad.
Todo lo que había visto de Neptunópolis hasta ahora era muy, muy, muy oceánico. Todos los edificios eran de color azul pastel claro. Las calles eran más estrechas en comparación con Júpiter, y los edificios más altos en comparación con Ceres. Caminar entre todas las paredes azules me hacía sentir como si estuviera bajo el agua.

Estábamos actualmente en un cuarto de huéspedes en el segundo piso del templo. El paisaje fuera de la ventana era casi como una ilusión óptica de estar bajo el mar. No me sorprendería que un pez nadara por la ventana ahora mismo.

Rium, Rakti, Shakova y yo nos habíamos quedado dentro del templo mientras el resto había salido a vender carne y materiales que habíamos recolectado de los monstruos. Habíamos conservado comida preparada dentro del Baño Ilimitado, así como pieles procesadas por los artesanos de nuestro grupo, aunque no era su oficio principal. Eran de una calidad superior a la que la gente podría obtener normalmente tan al sur, por lo que deberían tener un precio elevado. El beneficio puede ser una gota en el vaso comparado con lo que podríamos vender nuestros tesoros, pero el dinero no dura para siempre. Aún así, era importante llevar a cabo negocios honestos como éste. Y no era sólo mi mentalidad de tacaño la que hablaba.

La razón por la que dejamos atrás a Shakova fue para probar cómo reaccionarían los clérigos ante un semihumano. Era la mejor opción sobre Pardoe, que podría haber hecho las cosas torpes e incómodas. Rulitora también habría funcionado, pero era el guardaespaldas del grupo.

“¿Qué haremos ahora?”

“Veamos... Me gustaría explorar su biblioteca.”

Había algo que me molestaba y quería confirmar. Pregunté a los clérigos, que inmediatamente nos dieron permiso.

Caminamos por el pasillo hacia la biblioteca y pasamos junto a varias personas en el camino. Como era de esperar, Shakova era quien más hacía que sus miradas fueran a nosotros.

“¿Cómo se sienten sus expresiones?”

“Bastante norrrmal, diría yo. Pero algunos de ellos parecen muy curiosos,” contestó Shakova.

“Es raro que los ketolts viajen fuera de Hefesto,” agregó Rium.

“... Tienes razón en eso.” Ya veo, así que era inusual para ellos.

“Pero nadie lo miró con desaprobación.”

Rakti tenía razón, nadie parecía querer que él estuviera allí. Esta nación estaba en auge con el comercio, con la visita de comerciantes de todo el mundo. Muchos de ellos empleaban ravers semihumanos porque era más barato, así que tendría sentido que estuvieran acostumbrados a ver semihumanos alrededor.

“Así que probablemente estemos bien por ahora.”

“Yo también lo creo.” Rium estuvo de acuerdo conmigo, y luego envolvió sus brazos alrededor de mi cintura. Le acaricié ligeramente su cabello color cacao, y ella me miró alegremente.

“Grrr...” Rakti nos miró con envidia. Parecía que ella también quería que la mimaran. Era una niña muy mimada.

“Esperemos hasta que encontremos la biblioteca.” Estábamos en medio del pasillo ahora mismo, después de todo.

“Mark también era tan mimado cuando era niño, miau...” Murmuró Shakova, mirando hacia el techo. Rakti y yo recordamos al actual Mark, que estaba en la cima de su edad rebelde. Rium parecía un poco confundida.

Crissa trataba a Mark como a un hermanito, y estaba empeorando aún más su situación al tratar él de actuar como un adulto. Un aspecto de esto era honestamente lindo, pero como alguien cuya fase rebelde aún estaba fresca en mi mente, apenas podía soportar la vergüenza ajena. Desafortunadamente nunca había tenido una hermana mayor del vecindario de la que enamorarme, así que estaba un poco celoso de Mark en ese sentido.

En ese momento, Rakti me tiró de la manga un poco a regañadientes.

“¿Hm? ¿Qué pasa?”

“Um... Touya, te veías un poco triste hace un momento.”

“¿De verdad?”

Me preguntaba qué expresión estaba haciendo. Apenas lo noté yo mismo.

Pero Rakti me miraba con preocupación. Decidí probar que me sentía bien levantándola por las axilas y luego llevándola a la biblioteca. Y ahora Rium miraba a Rakti con envidia. Honestamente, sentí como si hubiera ganado dos hermanas pequeñas.

La biblioteca aquí no era tan grande como la de Júpiter. Hice que los otros tres me ayudaran en mi búsqueda, pero ninguno de nosotros pudo encontrar lo que estaba buscando al final. El único libro útil era el que describía los tipos de monstruos que vivían en la región.

“Aunque esto no es lo que estoy buscando...”

“No hay ningún libro histórico sobre la época anterior al primer rey sagrado.”

Sí, estaba buscando libros que documentaran la historia de hace más de 500 años.

“El Rey Demonio fue convocado primero, y luego el primer rey sagrado, ¿verdad?”

“Así es... el primer rey sagrado fue convocado para luchar contra la amenaza que el rey demonio presentaba.”

“¿Qué amenaza, exactamente?”

“...¿Quién sabe, miau?” Shakova ladeó la cabeza ante mi pregunta.

El ejército del rey demonio atacó, por lo que el primer rey sagrado fue convocado en represalia. Eso fue lo que pensé que había ocurrido cuando fui convocado aquí por primera vez, pero ahora dudaba de que la historia fuera tan simple.

La espada y el escudo con el emblema de la familia de Hefesto que encontramos en Hadesópolis me advirtieron. Las armas no tenían vestigios de una batalla en ellas, lo que significa que Hades mantenía relaciones diplomáticas con Hefesto cuando los ketolts gobernaban el reino. Pero al final, Hefesto se puso del lado de Júpiter en la batalla contra Hades. Y hoy, la razón detrás de eso se acaba de descartar como la “amenaza del rey demonio.”

¿Qué había pasado exactamente para que las cosas salieran así? Quería explorar esta biblioteca para descubrirlo, pero desafortunadamente, no tenía datos sobre la historia antes de la época del primer rey sagrado.

“¿Recuerdas algo, Rakti?”

“Lo siento, mis recuerdos son confusos desde entonces.”

“Ya veo...”

No había nada que pudiéramos hacer al respecto. Ya era hora de que Clena y los demás regresaran, así que terminamos nuestro trabajo aquí.

Volvimos a reunirnos con el resto del grupo, luego fuimos a actualizar nuestras tarjetas de estado antes de regresar a nuestra habitación. Clena y Roni estaban en el nivel 23, y Rium subió al nivel 19.

“¡Ahora estamos igual, Lady Clena!”

“Usé un montón de magia en Hefesto, pero no luché tanto.” El MP y el MEN de Clena habían crecido mucho gracias a eso. Aunque sus estadísticas aún no salían de la tarjeta como las mías.

Rium se había quedado a punto. Estaba a un paso de ser un miembro de grupo de primera clase de nivel 20.

Rulitora lamentablemente se mantuvo en el nivel 30. Había luchado mucho, pero eso no era suficiente para subir de nivel a su ritmo. Las cosas podrían haber sido un poco diferentes si él hubiera derrotado al dragón-hipopótamo, pero eso está en el pasado. No tuvimos más remedio que hacer una pelea cara a cara entre el dragón y yo en ese entonces.

Pardoe lideraba los ketolts connivel 16, mientras que Shakova estaba en 15, Mark en 10 y Crissa en 5. Todos eran más bajos de lo que esperaba. Pero ahora que lo pienso, las únicas veces que lucharon contra monstruos fueron en defensa propia. No debería haberlos comparado con nosotros, que luchábamos contra los monstruos como parte de nuestros viajes diarios y nuestro sustento. Habían subido 2 o 3 niveles durante nuestra expedición al escondite del Diablo de la Llama. Eso dejaba claro lo diferente que era nuestra lucha contra los monstruos, o mejor dicho, el ritmo al que nosotros luchábamos contra ellos.

Yo asombrosamente había subido al nivel 28. Cuatro de una vez. La bendición de la Diosa de la Luz me hacía subir de nivel más rápido en comparación con la gente normal, pero el factor principal debe haber sido mi lucha contra el dragón.

El único problema era que, aunque casi había alcanzado el nivel de Rulitora, todavía sentía que estaba lejos de poder ganar contra él. Puede que fuera capaz de vencerlo usando equipo especial o hechizos, pero todavía tenía un aire abrumador e intimidante a su alrededor. Y yo no tenía ni una pizca de eso.

Pero ese era un guerrero veterano para ti. Después de todo, era el antiguo jefe de guerra de la tribu Torano'o. Ese fue un elemento de batalla que simplemente no podía ser medido con niveles y estadísticas.

Todas mis estadísticas habían subido un poco, pero todavía palidecían en comparación con mi sobrecargado MP y MEN. Mi STR y VIT habían subido una cantidad decente, pero eso fue todo.

Por último, Rakti se mantuvo en un mísero nivel 1. Ella sólo se rió, diciendo: “Bueno, yo soy la que concede las bendiciones.”

Ya que su cuerpo era sólo temporal y sus bendiciones le fueron otorgadas por sí misma, su nivel y sus estadísticas no se elevarían por medios normales. A este paso, estaría en serios problemas si algún monstruo la atacara.

“¿Entonces cómo te vuelves más fuerte? Me preocuparé si te quedas así.”

“Puedo volverme un poco más fuerte si obtengo algo de mi poder como diosa...” Rakti no dijo nada más. Bueno, yo sabía a dónde quería llegar.

El poder de una diosa se medía por los niveles de reconocimiento público y piedad entre sus seguidores. Esa fue la misma razón por la que la familia sagrada y el templo de la luz habían tratado de expulsar a los seguidores de la otra diosa hace 300 años.

Y aquí estaba Rakti, cuyo país de fe había colapsado, ella había sido sellada durante 500 años, y mientras tanto todos los registros de su existencia habían sido borrados. Apenas tenía sus poderes como la Diosa de la Oscuridad. En cuanto a mí, me sentía más como su guardián demasiado cariñoso que como uno de sus seguidores.

La familia sagrada y el templo de la luz deben haber borrado todos los registros de Hades porque temían la resurrección de la Diosa de la Oscuridad y a todos los demonios que comenzarían a unirse a ella. El primer rey sagrado había sellado a Rakti por accidente, y luego no pudo acabar con el rey demonio. Temían la influencia de la Diosa de la Oscuridad sobre el renacimiento del rey demonio, que debía ser la razón por la que habían robado su poder. Sí, eso tenía sentido.

Me preguntaba cuánto sabía la actual familia sagrada sobre todo esto. Yo había estado celoso del autoproclamado Cosmos por ganar a la princesa como uno de los miembros de su grupo, pero ahora sólo estaba preocupado por él. Esperaba que ella no le estuviera lavando el cerebro. Bueno, ni siquiera sabía dónde estaba ahora mismo, así que no tenía sentido preocuparse por él. Tuve que concentrarme en todos los compañeros a mi lado ahora mismo, incluyendo a Rakti.

“Oye, Touya. ¿Por qué no dormimos dentro del Baño Ilimitado?”

“¡Queremos usar el altar, miau!”

Clena y Pardoe fueron los primeros en hablar una vez que volvimos a nuestra habitación. Esta era una sala VIP, así que estaba lejos de verse mal, pero todos los templos de la luz eran casi iguales, así que tampoco era muy novedoso. Podía entender por qué querían descansar en el Baño Ilimitado, teniendo en cuenta eso. No sólo eso, también necesitábamos continuar limpiando nuestros tesoros.

Abrí la puerta de mi Baño Ilimitado, como siempre. También dejaríamos a algunos de nosotros para vigilar en el cuarto de huéspedes.

La puerta era lo suficientemente grande como para que cupiera un carruaje, pero también sorprendentemente ligera. Una vez dentro, un camino de piedra conducía a una cortina con la palabra “baño” escrita en ella colgada delante de una puerta corredera. La cortina hacía que todo el edificio se sintiera más bien oriental.

Mi nivel y mis estadísticas habían subido, pero el edificio no había crecido más. A cambio, el jardín que rodeaba el exterior del edificio era ahora más espacioso. Era un cambio ambiguo, así que no lo noté al principio, pero los ketolts habían notado que sus herramientas de herrería estaban ahora más lejos del altar a pesar de que este permanecía en su esquina izquierda.

Usamos el espacio extra para organizar mejor nuestros artículos. Los ketolts sugirieron hacer un almacén, pero yo los detuve. Definitivamente podríamos usar uno, pero supuse que un almacén podría crearse automáticamente una vez que mi Baño subiera de nivel si así yo lo deseaba. O tal vez podría hacer estantes en mi mente, y entonces un estante realmente aparecería dentro.

Bueno, bromas aparte, decidí tomarme un respiro después de nuestro largo viaje.

“Roni, ¿podrías hacernos un té?”

“¡Oh, por supuesto!”

“Déjame ayudarte, Roni.”

Roni y Crissa movían sus colas de un lado a otro mientras se dirigían a la cocina creada con la bendición de la Diosa del Fuego.

Mientras Clena se despedía de ellas, susurró: “Me pregunto qué nos concederá la bendición de la Diosa del Agua.”

Yo también tenía curiosidad por eso. La razón principal por la que habíamos venido aquí fue para encontrar el templo de la Diosa del Agua y hacer que ellos llevaran a cabo una ceremonia de bendición. Había la posibilidad de que hubieran sido expulsados del país como lo fue el templo del viento en Atenea, en cuyo caso tendríamos que investigar más a fondo su paradero.

Todavía tenía que enviar una carta a Haruno, por no hablar de ordenar nuestros tesoros para la subasta. Teníamos tanto que hacer. Será mejor que descanse lo más que pueda por ahora.

Al día siguiente, decidimos dejar el templo de la luz. No tuvimos una pelea ni nada. Solo nos aburrimos del cuarto de huéspedes del mismo templo.

Queríamos quedarnos en un lugar más exótico mientras tuviéramos la oportunidad, así que nos fuimos del templo, diciendo que teníamos algo que queríamos investigar. Eso no era mentira, ya que estábamos investigando el templo del agua.

Este país se dividía en dos niveles: la zona elevada y la zona costera. La zona elevada consistía en el templo de la luz, las mansiones de los ricos y las capas de protección contra los monstruos marinos y piratas. Así que los piratas existían en este mundo, ¿eh?

Un muro exterior los protegía de las amenazas procedentes del continente, mientras que el terreno elevado los protegía de las amenazas del mar. Había pocos lugares tan seguros para vivir como éste.

Clena y los otros habían escogido un mercado para la ruta de comercio por tierra cerca de la pared exterior ayer, para vender sus cosas. Por lo que habían oído en el mercado, el comercio a nivel del mar estaba más valorado que en tierra, por lo que los comerciantes establecieron una casa de subastas en la zona costera, asumiendo el ligero riesgo. La casa de subastas tenía clientes importantes tanto entre los residentes ricos de la zona elevada como entre los comerciantes cualificados, por lo que construyeron la casa en la frontera entre las dos zonas.

Estaba situada en el lado elevado porque a algunos de los ricos no les gustaba bajar a la zona costera. Los comerciantes tendrían que aguantar un poco de subida si querían obtener beneficios.

“¿Hm? ¿Qué está pasando?” Estábamos a punto de salir del templo, pero oí una voz que venía de la puerta principal.

“¡Como dije, no trabajaremos más con usted!”

Alguien estaba discutiendo en la puerta. Me acerqué un poco más para ver lo que estaba pasando y encontré a un anciano tan delgado como una ramita con una larga y desaliñada barba bramando a unos cuantos caballeros del templo.

“¿Qué? ¿Es así como un clérigo debería actuar?”

“¡Soy un caballero del templo!”

“¿Entonces por qué no me traes un clérigo? ¡¡Dije que les pagaría!!”

El viejo estaba actuando agresivamente para alguien que parecía que podría doblarse y partirse en dos en cualquier momento. Llevaba puesta una vieja túnica de color oscuro. El aura que desprendía era como... sí, un “científico loco.” Su peinado era más como una explosión, así que realmente parecía tal personaje.

Pregunté a un clérigo cercano, que echó un vistazo al anciano y le dijo: “Ahh, está aquí otra vez...” con una expresión franca y desagradable. Me esforcé un poco más y me enteré de que era un mago de cristal en esta ciudad con el nombre de Rondalan.

El mes pasado había pedido que algunos clérigos le ayudaran a probar un experimento suyo, así que el templo envió tres clérigos para él. Sin embargo, todos ellos cayeron en un estado de coma y tuvieron que ser llevados de vuelta al templo. Además de eso, aparentemente uno de ellos aún no había despertado.

Rondalan se quejaba de que los clérigos habían sido demasiado débiles, mientras que el templo protestaba que sus inventos eran demasiado peligrosos. Y ahora la relación entre las dos partes era exactamente lo que estábamos viendo aquí.

“Lleva un tiempo una vez que se ponen así. Vengan por aquí. Los guiaré hasta la entrada trasera.”

“¿Así que hoy no es el primer día...?” ¿Discutían así todo el tiempo?

Técnicamente todavía podríamos pasar por la entrada principal, pero Rondalan parecía del tipo que te envolvería en algo tan pronto como te acercaras a él. Optamos por que el clérigo nos condujera a la parte de atrás.

Y salimos del templo de esta manera, asegurándonos de no pasar por la parte delantera, y caminamos a lo largo del río hacia la casa de subastas.

Hice que Rulitora llevara todo lo que necesitábamos para el día y guardé el resto en el Baño Ilimitado. Como muchas de las calles de esta ciudad eran estrechas y no podían pasar los carruajes, estacionamos los nuestros en el mercado a lo largo de la ruta de comercio por tierra.

Habíamos viajado desde Ceres al páramo desértico de Hades hasta el volcánico Hefesto y habíamos atravesado todo tipo de peligros en el camino, así que quería disfrutar de nuestro tiempo libre aquí.

Casas de clase alta bordeaban el camino a lo largo del río. Caminamos junto a ellas con los suaves sonidos de la corriente como telón de fondo. Esta ciudad era tranquilizadora tanto para los ojos como para los oídos.

Sin embargo, me sorprendió un poco que no hubiera barandillas en la orilla del río. No había nada que separara el río, las calles y las casas.

Al principio, los transeúntes se sorprendieron al ver el gigantesco cuerpo de Rulitora al frente de nuestro grupo, pero perdieron su interés tan rápidamente como lo habían ganado.

Yo llevaba un conjunto de ropa urbana elegante que Clena había elegido para mí, junto con un cuchillo de atún de la cocina de la Diosa del Fuego colocado cerca de mi cadera. Era lo suficientemente apropiado como para no atraer ninguna sospecha mientras caminábamos por este barrio de clase alta.
Todos los demás, aparte de Rulitora y Pardoe, iban vestidos de la misma manera, y Rakti llevaba su uniforme de sirvienta. Los otros dos estaban armados, lo que daba la impresión de que eran nuestros guardaespaldas de combate.

Mark había intentado lucirse ante Crissa convirtiéndose en su guardaespaldas personal, pero ella se había salido con la suya y lo había hecho vestirse como un joven elegante.

Seguimos caminando sin interrupciones particulares hasta llegar al borde del terreno elevado.

“¿Hay una cascada en medio de la ciudad...?”

Estábamos a una gran distancia sobre el nivel del mar en este momento, y el río se convertía en una cascada que caía a la zona costera. El área de abajo ya no era residencial, sino una plaza pública. Las dos capas de esta ciudad estaban conectadas por un solo hilo blanco. Esto no era algo que se veía en mi viejo mundo.

Seguimos caminando por el borde de la elevación hasta llegar a la plaza de abajo. La plaza estaba rodeada en las otras tres direcciones por edificios, y la casa de subastas ocupaba un lado entero.

Podía ver filas de carros de comida, así como algunos artistas callejeros aquí y allá. Estaba tan lleno, que casi se sentía como si estuvieran celebrando un festival. Esto no era un festival, sin embargo, aparentemente la plaza era así todos los días. De un solo vistazo se podía ver lo rico que era Neptunópolis.

De repente oí una melodía en alguna parte. Miré a mi alrededor, preguntándome si un artista callejero había empezado a tocar algo, y rastreé el sonido hasta un carro colorido y decorado. Aparentemente era un órgano portátil del tamaño de un carrito que se usaba para espectáculos callejeros. Los niños pequeños comenzaron a rodear el órgano, bailando alegremente. Rakti empezó a moverse mientras miraba, sus ojos brillaban.

“U-Um, ¿podemos ir con ellos?”

“Claro, adelante.”

Ni un segundo después de que le contesté, Rakti tomó las manos de Crissa y Roni y fue directo al órgano, luego comenzó a bailar con los otros niños. Mark estaba preocupado por Crissa y los siguió, pero merodeaba entre la multitud.

Los niños probablemente nunca antes habían visto un ketolt o un licaón, ya que al principio parecían sorprendidos. Pero muy pronto, registraron a las dos como una pareja de lindas niñas animales y las invitaron a bailar.

Crissa era bastante hábil. Yo no sabía mucho de baile, pero ella realmente se veía bien cuando movía la cola y movía las piernas al ritmo.

Oh, agarró a Mark y lo arrastró a bailar también. Ella, lenta pero segura, le hizo empezar a bailar con todos los demás. Él no parecía muy contento, pero tenía un rastro de vértigo en la cara, todo porque estaba tomado de la mano con Crissa mientras bailaban. Sé cómo te sientes, Mark.

Pardoe y Shakova sonreían maliciosamente mientras los miraban. Sabía cómo se sentían los dos, pero actúen un poco más como padres cariñosos, ¿quieren? Miren a Rulitora. Estaba allí de pie en silencio, pero se podía ver una lágrima feliz formándose en sus ojos.

Rakti y Roni se estaban divirtiendo mucho. Me hicieron sentir más animado con sólo mirarlas.

Los transeúntes se fijaron en el grupo de niños bailando, y el órgano reunió a una multitud gigante en un abrir y cerrar de ojos. Más y más niños se unieron al baile, y un grupo de bailarines callejeros que no habían reunido mucho público antes aprovecharon la oportunidad para mezclarse entre ellos también.

“¿Quieres unírteles, Rium?”


“...Yo estoy bien.”

Intenté animar a Rium a unirse a la diversión, pero ella se negó en voz baja y me abrazó la cintura. Probablemente estaba demasiado avergonzada para bailar frente a una multitud tan grande.

“Es lo suficientemente divertido sólo con mirar, ¿verdad?” Clena se acercó a Rium y la acarició la cabeza. Parecía que se estaba divirtiendo, viendo bailar al resto del grupo.

La fiesta terminó cuando la música del órgano se detuvo. Elogié a las chicas por ser tan buenas bailarinas cuando regresaron, mientras la multitud les daba propinas a los artistas callejeros. El organista parecía especialmente complacido por su repentino flujo de ingresos.

Luego almorzamos un poco tarde antes de entrar a la casa de subastas. Escogí un carrito de comida que vendía baguettes cargadas con un surtido de guarniciones... o eso pensé, pero en realidad era una rebanada de un hongo gigante que estaba empanado y frito. Al principio no podía creer que se tratara de un hongo, así que el vendedor sacó uno fresco de debajo del mostrador. Todo era más grande que mi cabeza. El vendedor se rió mientras se colocaba el hongo en su hombro, preguntando si éramos turistas.

Me dijo que este hongo era una especialidad regional de la Península de la Garra. Aparentemente era común para los viajeros de lejos no creer que se trataba de un hongo al principio. Puede que fuera una ciudad portuaria rodeada de agua, pero ahora recuerdo que también había una montaña justo al lado de la península. Tenía sentido que también hubiera algunos manjares de montaña por aquí.

En la zona montañosa también se criaba mucho ganado, por lo que se producían una gran variedad de sabrosos jamones y quesos curados. También noté algo de eso en mi hongo frito.

Tomé un bocado y era sorprendentemente carnoso y jugoso, y tan llenador que apenas podía creer que estaba comiendo un hongo. Rulitora ordenó dos y se los tragó en un instante.

Uno de los objetos más extraños que encontramos fueron flores fritas. La flor estaba envuelta alrededor de queso y pescado encurtido, luego frito. Era crujiente y sorprendentemente delicioso mientras el aroma de la flor se disipaba lentamente en mi boca.

También probamos caracoles de mar salteados y un jugo de fruta agrio pero refrescante. Los caracoles de mar aparentemente se vendían a precios más altos en la zona elevada, por lo que los comerciantes a menudo viajaban hasta allí sólo para venderlos.

Como era de esperar, los platos de mariscos eran especialmente deliciosos. Deberíamos encontrar un buen restaurante de mariscos para cenar esta noche.

Una vez que terminamos nuestro surtido de delicias para el almuerzo, nos dirigimos a la casa de subastas.

El exterior de la casa de subastas parecía una extravagante ópera. Me imaginé que las subastas tensas y calientes podrían parecer más como si estuvieran dirigiendo un espectáculo.

El interior era aún más lujoso, ya que las paredes superiores del vestíbulo delantero estaban decoradas con pinturas al fresco. Representaba la historia del país, pero al parecer esta casa de subastas fue construida hace unos 250 años, por lo que debe haber sido una representación de los acontecimientos después de que los seguidores de la Diosa de la Luz entraron en gran poder. Los participantes en las subastas de hoy se reunían en el vestíbulo.

“Hay tanta gente...”

“Después de todo, las subastas pueden durar todo el día siempre y cuando no se queden sin objetos.”

“...¿Quieres decir en general?”

“Sí, fue lo mismo en Juno. Mi tío me arrastró a una donde nos quedamos una semana entera.”

“...¿Se quedaron dónde?”

“En la casa de subastas. Esta también debería ser un hotel.”

“Hay un restaurante al otro lado, miau.”

No era sólo una casa de subastas, sino también uno de los hoteles de mayor categoría de la ciudad. Shakova estaba señalando a un restaurante de aspecto elegante al borde del vestíbulo delantero, uno que parecía que realmente le importaría tu etiqueta. Sí, me alegró que almorzáramos en los carros de afuera.

Como era de esperar, sólo la élite se reunía en esta casa de subastas, así que cuando le dije a un miembro del personal que quería ser vendedor, me miró con claro desdén. Aunque cuando le mostré las medallas que me habían concedido en Hefesto, su actitud cambió por completo.

“¡¿Qué le pasaba?!” Rakti frunció el ceño ante el comportamiento del miembro del personal cuando se fue. Él debió de haber desarrollado esa personalidad después de tener que lidiar con esnobs de clase alta todos los días.

“Al principio pensó que eras un noble rico, ya que estamos arreglados, pero luego cambió de actitud al darse cuenta de que estaba equivocado. Pero luego se volvió loco cuando descubrió tu verdadera identidad.”

Según Clena, era común que los ravers de batalla trajeran tesoros que habían encontrado mientras exploraban ruinas antiguas. Inicialmente debió pensar que pertenecíamos a esa categoría de vendedores.

“Qué indeciso.”

“Girando y girando...”

Rulitora y los demás también se habían enojado con él al principio, pero no podían seguir enojados después de que su actitud cambió.

“Bueno, no tiene sentido enfadarse con un joven como él.” Shakova tuvo la misma reacción que yo. Se acarició los bigotes, sin dejarse alterar.

En cualquier caso, deberíamos poner un objeto en exhibición para probar las cosas. No planeábamos vender todo lo que habíamos encontrado en Hades. Nos quedaríamos lo que no ocupara espacio en el Baño Ilimitado, como joyas que pudiéramos vender en cualquier lugar por el mismo precio. Los artículos que queríamos vender eran armas ornamentadas y armaduras, así como piezas de arte raras. Saqué una espada dorada que Rulitora había estado llevando. Entonces, ¿cuánto costaría esto? Me estaba emocionando un poco.

Permítanme explicarles un poco más sobre cómo funcionaban las subastas. Las subastas de esta casa se dividían en dos categorías: las subastas a gran escala que se llevaban a cabo en el escenario principal a horas fijas y las subastas a pequeña escala que se celebraban todos los días en otras salas. Puedes enviar tu artículo al personal por adelantado, y si ellos determinan que vale más de una cierta cantidad, se te permitirá participar en la subasta grande.

Había un escenario para la subasta grande y cinco salas para las subastas pequeñas. El vestíbulo delantero tenía una pantalla gigante que mostraba qué subastas se estaban celebrando en qué salas. El personal estaba constantemente ocupado actualizando la pantalla en tiempo real. Parecía que no había una subasta grande en este momento, pero todas las salas de subastas pequeñas estaban llenas.

“Hay algunas cosas bastante interrresantes...”

“Muchos ravers de batalla traen cosas. El valor de los productos está por todas partes.”

“Hay gemas y cristales... y a veces se ve un mineral en bruto. Mi maestra va a las subastas en Atenea de vez en cuando.”

Aparentemente la ciudad natal de Rium, Atenea, también tenía una casa de subastas. Los minerales en bruto no se vendían por mucho, pero aun así tenían la oportunidad de obtener un precio más alto que venderlos directamente a un minorista. Esa fue la misma razón por la que vine aquí: para vender nuestras cosas a un precio más alto.

“Purr, tengo curiosidad acerca de los minerales en bruto que estarían vendiendo,” comentó Shakova.

“¿Algún tipo de cristal, miau...? Me gustaría comprar uno bonito,” siguió Pardoe.

Miré el tablero, pero no vi ninguna gema o cristal en la alineación.

“¿Dónde está la espada que subasto?”

“Por allí. Estará en el quinto pasillo.”

Miré hacia donde apuntaba Rulitora y vi que la espada dorada que había registrado se subastaría en la quinta habitación. Todavía quedaban 3 cosas antes.

“No es un buen momento para volver a salir... ¿Qué debemos hacer mientras tanto?”

“¿Por qué no aprendemos un poco sobre las subastas mientras estamos aquí?”

“Buena idea. Aún no estoy seguro de cómo funcionan, así que ahora es una buena oportunidad para averiguarlo.”

Salimos a buscar la habitación. El pabellón cinco estaba en el segundo piso de la casa de subastas. El escenario para la subasta grande estaba en el primer piso, mientras que las habitaciones para las subastas pequeñas estaban en el segundo piso, y los pisos tercero y superior se utilizaban como habitaciones de hotel. Apuesto a que el hotel tenía todo tipo de alojamientos lujosos. Sin embargo, los precios deben haber sido astronómicos.

En ese sentido, no se permitían armas dentro del edificio. Nos lo dijeron en la entrada, así que fuimos al callejón de atrás y en secreto guardamos nuestras armas dentro del Baño Ilimitado.

En el momento en que abrimos la puerta del quinto vestíbulo, un alboroto se desató sobre nosotros. Voces enojadas volaban por el aire. Algunas personas estaban en medio de una intensa discusión.

Entramos y vimos a la gente reunida hacia el centro de la habitación, y una valla circular rodeaba una plataforma elevada en el centro. Allí se celebraría la subasta. Había una pasarela que se extendía desde el escenario elevado hasta una puerta en la parte trasera de la habitación. Ya veo, así que desde allí se llevaban los artículos a subastar.

Había mesas redondas y sillas alineadas a lo largo de la pared. Esos eran para que la gente se quedara en el salón y esperara hasta que sus objetos estuvieran en el escenario. Los miembros del personal les llevaban bebidas y bocadillos.

No planeábamos comprar nada, así que nos sentamos y esperamos hasta que nuestra espada estuviera en exhibición. Inmediatamente después de tomar asiento, un miembro del personal se acercó a nosotros y pedimos bebidas frías y helado.

En este momento, había una pequeña mesa redonda en el escenario y un collar con una joya verde apoyada sobre ella. Probablemente era una esmeralda.

Vi a cuatro soldados armados rodeando el escenario. La plataforma no podía estar demasiado alta sobre el nivel de los ojos para que los productos fueran visibles, así que los soldados estaban allí para protegerlos. Había un hombre junto a la mesa en el escenario a punto de comenzar la subasta.

“Oye, Clena. ¿Por qué están peleando esos dos?”

Dos hombres peleando cerca del escenario me llamaron la atención. Ambos estaban elegantemente vestidos. El subastador no estaba haciendo ningún esfuerzo para detener la disputa, así que no parecía que estuvieran causando ningún problema. Los miré fijamente, preguntándome qué estaba pasando, y Clena respondió a mi pregunta.

“El de la derecha es probablemente un noble, y el de la izquierda es un mercader.”

“¿Cómo puedes saberlo?”

“Mira a los guardaespaldas a la derecha. Están bien vestidos, ¿verdad?”

“...Oh, ya veo.”

Ambos tenían guardaespaldas, pero los de la derecha parecían casi caballeros con los elaborados adornos en sus armaduras. La armadura de los guardaespaldas de la izquierda parecía robusta, pero mucho más sencilla.

“Los comerciantes tienden a mantener sus guardaespaldas tan simples y baratos como sea posible. Aunque a algunos de ellos les gusta vestirlos con armaduras elaboradas y lucirse, así que no es una regla dura.”

“¿Y supongo que no hay muchos nobles con esa mentalidad simple y barata?”

“Sí, ya que necesitan mantener las apariencias con todos los demás.”

No esperaba menos de una ex hija de la nobleza y de su ayudante. Sabían esto como la palma de su mano.

“Pero esas armaduras del de la derecha... ¡No vale ni una pizca en calidad, sólo se ve lujosa!”

“Las de la izquierda tampoco son simples... ¡Sólo está siendo tacaño!”

Y luego siguieron las opiniones de nuestros herreros, Shakova y Pardoe. El aristócrata de la derecha simplemente se daba aires, mientras que el mercader de la izquierda era un tacaño. Ninguno de los dos estaba siendo virtuoso.

Le hice una pregunta más a Shakova, que tenía buen ojo para los adornos y su trabajo.

“¿Qué tal ese collar en el escenario, entonces?”

“Es viejo, pero bien hecho a mano, creo. Sin embargo, hay que echar un vistazo más de cerca para estar seguros.”

Así que no era malo, pero no podía decir exactamente lo bueno que era desde esta distancia. Si era valioso, entonces podría haber sido la reliquia familiar de algún aristócrata. Tal vez su fortuna estaba disminuyendo y necesitaban algo de dinero rápido.

En cualquier caso, pude oír a los dos hombres discutiendo desde donde estábamos sentados. Tomé un sorbo de mi bebida mientras los escuchaba a escondidas, y pronto me di cuenta de lo que el comerciante estaba discutiendo.

“Oye, ¿ese comerciante está haciendo lo que creo que está haciendo...?”

“Probablemente hace que el resto de los compradores sientan dudas sobre el collar para bajar su precio.”

“...¿Entonces es un mal tipo?” Rakti sacó una cucharada de su helado rosa y preguntó. Rium estaba comiendo silenciosamente su helado de color leche a su lado.

“Hmm... no es necesariamente un mal tipo,” contestó Clena con una expresión pensativa.

Era una técnica de subasta legítima. Aparentemente era una práctica común en las casas de subastas más pequeñas. Pero como esta subasta también servía como entretenimiento para los ricos, ese tipo de comportamiento de búsqueda de dinero definitivamente se enfrentaría con desprecio. Tal vez el comerciante tacaño no era consciente de ello, o simplemente no le importaban las miradas de desprecio que recibía mientras miraba en menos el collar... Probablemente era lo último. Todo el mundo lo miraba con resentimiento, pero él no les prestaba atención. ¿Qué tan gruesa era su piel? Probablemente estaba acostumbrado a esto.

“...¿Aún estará allí para nuestra subasta?”

“...Lo más probable.”

El comerciante parecía estar en el lado ganador del debate en este momento. Tenía energía en su voz y un don con las palabras. No mucha gente podría oponerse a eso. Personalmente, no quería tener nada que ver con él. Si no llamábamos al personal, entonces él continuaría haciendo una conmoción y comprando todos los artículos baratos. Pero tampoco estaba seguro de que el personal pudiera hacer algo. Me empezó a doler el estómago.

“Clena, Shakova, ¿pueden hacer algo con él?”

“...¿Puedo decirle algunos hechos?”

“¿Aunque, podemos vencerlo con esa actitud?”

Los dos no estaban seguros de que pudieran rivalizar con su labia. Bueno, esto apestaba. ¿Quizás debería sacar la espada de la alineación e intentarlo otro día? Mientras deliberaba, dos hombres se acercaron a nuestro grupo.

“¡Oh, si es Sir Touya! Ha pasado un tiempo.”

“¿Hm? ¡Oh, Kopan!”

Ante nosotros estaban el mercader Kopan y alguien que parecía un peleador barbudo. No lo había visto desde que compró mi agua en Jupiterópolis.

“Cuánto tiempo sin verlo. ¿Y él es?”

“Oh, este es mi guardaespaldas.” Kopan se rió a carcajadas, tomó una silla de una mesa vecina y se sentó frente a la nuestra.

“¿Ha venido aquí como comprador, Sir Touya?”

“No, quería vender algo... pero estaba pensando en retirarlo.” Después de decir eso, Kopan miró a los dos hombres discutiendo, y luego contestó con un gruñido de acuerdo.

“¿Qué le parece ese collar, Kopan? ¿Es realmente tan malo como ese tipo lo está haciendo parecer?”

“¡Cielos, no! Es de la familia Porrée. Pueden estar en decadencia en este momento, pero tienen una larga historia: han existido desde que se formó esta ciudad portuaria. Sólo puedo imaginar lo valiosa que sería una reliquia de su familia.
Pero ese mercader es astuto. Tiene una tienda en la zona costera. Lleva una ganga y compra barato, luego los vende a un precio elevado en su tienda. Así es como se gana la vida. En mi opinión, está cavando su propia tumba llevando su negocio así. Pero tal vez no está pensando tan a futuro, o sólo tiene los ojos puestos en el dinero frente a él. Es muy bueno con las palabras, así que ese collar se venderá por menos de lo que vale a este paso. Así que creo que terminará vendiéndose por un 10 o 30 por ciento de su precio real.”

“Ya veo...”

Kopan divagaba una y otra vez. Estaba tan hablador como siempre. Se inclinaba hacia adelante, así que me encogí un poco hacia atrás, pero eso no le pareció evidente cuando se inclinó aún más.

“Si así lo desea, Sir Touya, puedo darle un poco de mi atención cuando su artículo esté en subasta. Oh no, no hace falta que me lo agradezca. ¡Sólo el 10 por ciento del precio de venta está bien!”

¿Tener una piel gruesa era parte del negocio de los comerciantes?

Pero pensando en ello, su plan no era tan malo. 10 por ciento del precio de venta iría a la casa de subastas como un honorario de manejo. Si otro 10 por ciento fuera a Kopan, eso nos dejaba con el 80 por ciento. Eso sería suficiente para nosotros siempre y cuando el precio no se negociara a la baja. Y sobre todo, no quería que ese comerciante se saliera con la suya.

“Kopan... ¿puedes cambiar la situación ahora mismo?”

“Podría, pero eso no es parte del acuerdo.”

“¿Qué tal si decimos que es un trabajo preliminar para que la audiencia vea quién es el mejor conversador entre usted y él?”

“¿Hm? Bueno, eso lo haría más fácil más tarde...”

“En realidad, tenemos unos 30 más que queremos vender. Así que si esto va bien, podemos dejar que usted se encargue del resto también. Como agradecimiento, le daremos el 10% de todos ellos.”

“¡Entonces iré!”

Ni un segundo después de decir eso, la rechoncha figura de Kopan se acercó rápidamente al noble llamado Lord Porrée y le llamó de manera amistosa.

“¡Cuánto tiempo sin vernos, Lord Porrée!,” dijo, y luego empezó a contar historias sobre la historia de la familia Porrée mientras el noble lo miraba confundido. El tacaño mercader intentó intervenir, pero Kopan nunca le dio la oportunidad de hacerlo. Entonces empezó a hablar del collar, exclamando: “¡Así que por fin ha decidido olvidarse de éste! ¡Vaya, esto es un gran problema!”

La voz de Kopan recorrió toda la habitación, y los demás compradores empezaron a murmurar entre ellos. El comerciante tacaño ya había perdido.

“¡La subasta comenzará ahora!” El subastador anunció el inicio de la subasta en el momento justo. Probablemente estaba esperando esto. La casa de subastas recaudaba el 10 por ciento como honorarios de manejo, por lo que las ofertas más altas también funcionaban a su favor.

Todos los pujadores subieron el precio del collar mientras el tacaño mercader miraba molesto. Sin embargo, no mostró señales de irse. Lo más probable es que lo intente de nuevo para la próxima subasta.

“Ahora entonces, eso estuvo bien.” Kopan regresó, dejando atrás el campo de batalla que había creado. Había estrechado la mano de Lord Porrée, quien probablemente le dio las gracias. Quería creer que él no había pedido una tarifa de servicio.

“Estaba siendo terriblemente familiar con Lord Porrée. ¿Lo conoce?”

“No, nunca lo había visto antes,” contestó Kopan con expresión indiferente. Los comerciantes daban más miedo de lo que pensaba.

El tacaño comerciante intentó bajar el precio del siguiente artículo subastado, pero Kopan volvió a tomar represalias.

El subastador introdujo mi espada dorada como un “tesoro que el Héroe de la Diosa descubrió dentro del castillo del rey demonio en Hadesópolis,” y los compradores hicieron la mayor conmoción hasta ahora.

“¡¿E-El castillo del rey demonio?! ¡¿Dónde está eso?! ¡Debe ser falso!”

“Aparentemente está en el vacío. Tenemos al héroe que viajó hasta allí en esta misma habitación.”

“¿Y-Y cómo puedes probar que él es el verdadero héroe...?”

“Sir Touya ha recibido la medalla del Guerrero del Volcán, la medalla del Cazador de Dragones y la medalla de las Orejas del Gato Dorado que le otorgó la familia real de Hefesto.”

¿Y tú cómo sabes eso, Kopan? Tal vez se corrió la voz más de lo que pensaba.

“¡Aun así, no hay pruebas de que este parloteo sobre Hadesópolis sea cierto...!”

“Sir Touya también le ha devuelto los tesoros pertenecientes a la familia real de Hefesto. ¿Insinúa usted que la familia real de Hefesto fue engañada?”

“¡Guh... urgh!”

Kopan lo manejó como si nada.

Parte de la razón por la que elegí esta casa de subastas fue para correr la voz sobre Hadesópolis, que había estado oculta durante tanto tiempo. En ese sentido, este obstáculo estaba funcionando mucho mejor para nosotros.

Para ser honesto, me estaba resistiendo a pensar que cada subasta futura sería tan agotadora como esta, pero confié en Kopan para que se encargara. Dejaría el resto de nuestras subastas en sus manos.

Los dejé continuar hasta el final de la subasta, y mi espada dorada se vendió mucho más alto de lo que esperaba.

“Estimo que el precio es aproximadamente el triple de lo que hubiera sido la tasa de mercado. Oh, la tasa de mercado es puramente una estimación basada en lo que podría haber vendido directamente en una subasta. Los precios tienden a ser más bajos cuando se trata de un producto en sí mismo. Debo decir que sentar algunos cimientos pareció tener un efecto aquí,” explicó Kopan, sonando satisfecho consigo mismo. Había planeado dejarle el resto de los artículos de la subasta a él, pero entonces sucedió algo sorprendente.

“Sir Touya, ¿consideraría realizar una subasta grande por los otros 32 artículos que registró? No le pediremos una cuota de alquiler.” El gerente de la casa de subastas se acercó a nosotros con una oferta para realizar una subasta a gran escala.

Las subastas grandes se dividían en dos categorías: las que la propia casa de subastas realizaba y las que eran alquiladas por terceros. El primero requería una cuota de entrada, mientras que el segundo requería una cuota de alquiler para el escenario. Como el gerente no estaba pidiendo una tarifa de alquiler, debe haber insinuado que la tarifa de manejo sería suficiente para obtener una ganancia para ellos.

“...En ese caso, ¿qué hay de nuestro trato con usted, Kopan?”

“Si van a celebrar la subasta a su nombre, necesitará un subastador. No sea tímido, por favor, déjemelo a mí. ¡Una subasta grande obtendrá precios aún más altos por estos tesoros!” Los ojos de Kopan brillaban. Su visión debe haber estado llena de signos de dólar ahora mismo.

“Kopan tiene razón. Una subasta grande atraería más atención, sin mencionar que algunos peces gordos que no suelen ir a las subastas más pequeñas podrían aparecer.”

“Ya veo... ¿habría algún otro problema aparte de eso?”

“...¿Tal vez el lapso de tiempo? No podremos retenerlo hasta que la casa de subastas tenga una reserva abierta.”

“Um, ¿le importaría esperar una semana a partir de ahora...?” El gerente interrumpió nuestra conversación, secándose el sudor de la frente con un pañuelo.

Una semana entera, ¿eh? Eso era un poco largo, incluso para unas vacaciones. Entonces, ¿qué debemos hacer ahora? Decidí hablar de nuestros planes con más detalle con los demás.


“...Entonces, ¿estaría bien?”

“¡Oh, sí, será un placer!”

El plan que se nos ocurrió implicaba que me pusiera mi ropa blindada delante de todo el mundo, que me quedara hasta el final de las subastas y luego me dirigiera a la ciudad. Me dijeron que siguiera usando mi Devoradora de Magia mientras camináramos por la ciudad para mostrar mi “majestuosa presencia.” Aparentemente sería un problema si sigo presentándome como un joven rico en lugar de un héroe.

El gerente estuvo de acuerdo con el plan. Miré al resto del grupo, y todos, aparte de Rium y Rakti, apartaron sus ojos de mí. Parecía que no habían planeado cómo debíamos vestirnos en esta ciudad. Pero no esperaba vestirme tan rígidamente... o más bien, tan sofocantemente.

Completamos el proceso de registro, confirmamos que nuestras entradas fueron retiradas de la alineación de la subasta de hoy, y luego estreché la mano de Kopan bajo la mirada de todos los que estaban en el vestíbulo delantero.

“¡Debo decir, que es una gran armadura!”

“Es una armadura legendaria que encontramos en la armería del castillo del rey demonio.”

Hubo un gran alboroto cuando aparecí en mi Devoradora de Magia. También podía sentir algo de miedo en la multitud. Eso era comprensible, ya que esta armadura de placa negra azabache tenía cuernos que crecían de ella.

“Le dejaré el resto a usted, entonces.”

“¡Por supuesto!”

Después de eso, fuimos a recorrer los astilleros de la zona costera. Ahora mismo, el grupo de Haruno estaba en el lado oeste del continente viajando hacia el templo de la Diosa del Viento. Tendríamos que viajar allí también para la ceremonia de bendición, e ir en barco sería más rápido.

Por supuesto, la Diosa del Agua venía primero. Había oído que muchos de los seguidores de la Diosa del Agua eran pescadores, así que preguntar por la zona costera, donde vivían muchos pescadores, sería la forma más eficiente de recopilar información.

Pardoe y Shakova se quedaron atrás como nuestros representantes para supervisar la planificación de la subasta grande. Shakova sabía comunicarse bien con la clase alta, así que era perfecto para el papel. Ambos estaban interesados en los accesorios y los posibles minerales en bruto que podrían aparecer en las subastas más pequeñas, así que les di lo que obtuvimos de vender la espada dorada como su presupuesto de gastos.

Shakova trató de aprovechar la oportunidad para llevar a Mark como una experiencia de aprendizaje para él, pero ya estaba decidido a venir con nosotros. Ya que Crissa ya había decidido que vendría con nosotros, por supuesto. Su razón era que sólo se aburriría de quedarse en un hotel de lujo sin nada que hacer. Se parecía un poco a su padre en ese aspecto.

Muchos ojos curiosos se volvieron hacia nosotros mientras íbamos de la casa de subastas a la zona costera. Nuestro carruaje aún estaba estacionado, así que viajamos a pie. El camino de bajada a la costa era un conjunto de escaleras zigzagueantes formadas desde el acantilado. Las escaleras eran anchas, así que no nos sentíamos particularmente inseguros.

“T-Touya, por favor no me sueltes...” ...Además de Rakti. Ella se aferraba a mí, sus piernas temblaban.

Todos los demás estaban bien, pero Rulitora hacía una mueca contra el viento que soplaba desde el mar, entrecerrando los ojos y levantando una mano para proteger su cara.

La parte de la ciudad justo debajo de la zona elevada estaba bordeada de tiendas tan extravagantes como las mansiones sobre ellas. Sin embargo, a medida que caminábamos hacia la costa, las calles se hacían más estrechas y los edificios más sencillos. En esta zona vivían pescadores y artesanos. Pensé una vez más que las paredes azules que rodeaban los estrechos caminos me hacían sentir como si estuviera bajo el agua.

En cualquier caso, yo llamaba mucho la atención de los transeúntes y de la gente que se asomaba por las ventanas. La Devoradora de Magia fue lo más lejos que pude conseguir de mi modesto atuendo.

“Creo que es por aquí.” Roni entrecerró los ojos ante un mapa y nos guio hacia nuestro destino del día. Era un “hotel interesante y económico” que Kopan nos recomendó. La parte “económica” debe haber sido su mente de mercader hablando.

El río por el que caminábamos se fue ensanchando hasta que pudimos ver su desembocadura más adelante. Me saludaron con un azul mucho más profundo que las paredes de piedra hydran.

“Cabañas con redes colgando detrás de ellas... ¿a eso se refería ese viejo?” Mark señaló a diez pequeñas cabañas alineadas a lo largo del lecho del río. Todas eran de madera, pero también había redes cerca de la orilla del río, detrás de cada una de ellas, colgando más alto que el techo de cada cabaña.

Ya veo, así que este era el “hotel” que Kopan quería presentarnos. No estaríamos alquilando una habitación, sino una cabaña entera. No ofrecían servicio de habitaciones, así que era sorprendentemente barato. Tampoco tenían baños, pero nosotros lo habíamos cubierto con nuestro Baño Ilimitado.

Reservamos nuestra habitación con el conserje, luego elegimos la cabaña más cercana al mar para pasar la noche. El conserje parecía asustado por mi apariencia. Una vez que entramos en la cabaña, Roni y Rakti me ayudaron a quitarme la armadura.

“Ahh, gracias a Dios. Se siente como una sauna en esta cosa.”

“¡Hace más calor allí que en el Monte Lemnos en Hefesto!”

“Estábamos bajo el velo de agua entonces, así que sólo sentiste una fracción del calor.”

“Hay una brisa de mar aquí, así que es mucho mejor. Aunque hace que mi piel se sienta toda húmeda.” Clena y Roni respondieron al comentario de Rakti. Yo hubiera podido apreciar esa brisa marina si no fuera por esta armadura.

Rium se quitó la capa sin siquiera echar un vistazo. Ella también debe haber estado ardiendo en esa cosa.

“Hmm, así que esta cuerda controla la red.” Rulitora estaba jugando con una cuerda y una polea junto a la ventana, comprobando algo.

Miré por la ventana y vi una red por encima de la orilla del río que se hundía gradualmente en el agua mientras conducía la cuerda hacia adelante. Él miró a la superficie del agua durante un rato, luego de repente tiró de la red hacia arriba, y ahora tenía un montón de pequeños peces dentro. Alteró el ángulo de la polea, y luego deslizó toda la red hacia nuestra ventana.

Sí, esta era una cabaña que permitía pescar en el interior con una simple red de pesca. Los precios de alojamiento eran baratos y podías pillar tu propia comida. Esta era la definición de económico. También funcionaba como una especie de centro recreativo para las familias en sus días libres.

El río era lo suficientemente ancho como para que las redes no se interpusieran en el paso de los barcos. Intenté lanzar la red yo mismo y fue aún más divertido de lo que esperaba. Rium y Rakti se pegaron a la ventana, sus ojos brillaban ante los peces que caían dentro de la red. Sí, ya veo por qué es un buen pasatiempo para las familias.

“Tomemos estos dos grandes y hagamos una sopa de pescado.”

“¡Prepararemos a los pequeños y los asaremos, miau!”

“Podemos freír los más pequeños sólo con sal.”

Roni y Crissa se pusieron a trabajar planeando nuestra cena con el montón de pescado. Parecía que se estaban divirtiendo. Mark estaba mirándolas a las dos, pero esta vez no estaba claro si estaba más interesado en Crissa o en los peces.

“¿Los sacamos con las manos?”

“Parece que podemos usar la red por allí. Abriré el Baño Ilimitado, así que tráenos un cubo.”

“¡Comprendido!”

Abrí la puerta del baño cerca de una pared, y luego usé una red de mano para sacar a los peces de la red más grande. Si fuéramos una familia, este podría ser el trabajo del padre—no, ese sería Rulitora, quien mantenía la red. Tal vez yo sólo tenía el papel del hermano mayor.

“¡Muy bien, aquí tienes!”

“Gracias, ponlos allí.”

Metí el pescado en el cubo que trajo Clena. Ella había traído nuestro cubo más grande. Podríamos darnos el lujo de pescar otra red de peces con esto. Miré a Rulitora, que parecía estar pensando lo mismo y asentí con la cabeza. Luego bajó la red de nuevo dentro del agua.

“¿Quieres intentarlo tú también, Mark?”

Mark nos había estado mirando antes de que me diera cuenta, así que le ofrecí mi red de mano. Después de dudar un poco, aceptó la red, se subió al taburete de niño y esperó a que la red del río volviera a subir. Se veía increíblemente serio, inquieto mientras esperábamos el momento adecuado. Rulitora volvió a levantar la red, y todos los jóvenes, incluidos Rium y Rakti, dieron un fuerte aplauso. Clena y yo los vimos por detrás, sonriendo.

La cena de esta noche fue pan que habíamos comprado en una tienda vecina, sopa de mariscos de Crissa y pescado a la meunière de Roni. Ya nos habíamos comido el pescado frito como aperitivo.

Shakova y Pardoe probablemente se estaban deleitando con un exquisito menú completo en la casa de subastas en este momento. Aunque nuestra comida no era nada de lo que burlarse. La sopa de mariscos tenía el toque perfecto para complementar el pescado de carne blanca. El meunière mantecoso era absolutamente sabroso y delicioso.

Habíamos comprado pan suave y esponjoso, del tipo que no podíamos comer en nuestros viajes porque había que mantenerlos conservados. Lo habían acabado de hornear a la hora de la cena, así que el pan todavía se sentía caliente en mis manos.

Hicimos un trabajo rápido con todos y cada uno de los platos de la mesa. Fue tan sabroso que casi me como mis palillos. Bueno, no había palillos en este mundo, pero sabes a lo que me refiero.

“¡Hagámoslo otra vez mañana, miau!”

“¡Estoy de acuerdo!”

Mark y Rakti todavía estaban entusiasmados después de la cena, su emoción era tan alta como siempre. Rium asintió en silencio junto a ellos, levemente sonrojada. Su plato favorito había sido el pescado frito. Probablemente les pareció un bocadillo sabroso.

A Rulitora se le permitió beber alcohol hoy. Se llevó bien con el padre de la familia que vivía en la casa de al lado y en este momento se estaban divirtiendo en la puerta principal. Podíamos escuchar sus voces bulliciosas desde el interior.

Sí, este era un buen hotel. Podríamos quedarnos aquí por el momento.

“Oye, ¿por qué no cambiamos a una reserva más larga ya que estamos? Creo que se nos permitirá hacer eso antes de que acabe el día.”

Clena se me acercó en el momento perfecto y me sugirió exactamente lo que estaba pensando. Las tarifas bajarían si reserváramos una semana completa de una vez.

Después de que Crissa y Roni terminaron de lavar la ropa, cerré temporalmente la puerta del Baño Ilimitado y me dirigí a la cabaña del gerente con Clena. Noté que la sala de estar era completamente visible desde la puerta principal, así que lo anoté para mí mismo el abrir la puerta en el dormitorio después de esto.

Por si acaso, me puse un cuchillo de atún en la cadera y abrí la puerta.

Las voces rugientes de Rulitora y del otro hombre llenaron mis tímpanos. Escuché de lo que estaban hablando, y aparentemente el padre de al lado no había pescado nada hoy. Rulitora le daba palmaditas en el hombro mientras le enseñaba algunos consejos y trucos sobre cuándo levantar la red. Si todo saliera bien, el padre sería el orgullo de la familia mañana.

Todas las otras cabañas a lo largo del río tenían las luces encendidas y podía oír las risas que venían de adentro. Clena había traído una farola con ella, pero no la necesitaríamos a este paso.

Agudicé los oídos y oí una débil voz cantando en la lejana oscuridad. Sonaba como si viniera de dentro de la ciudad.

“¡Mmhh... se siente bien!” Clena estiró ambos brazos en el aire y respiró profundamente el aire frío de la noche. La imité y pude saborear el agua salada con la brisa, ya que estábamos tan cerca del océano.

“Quiero relajarme así por un tiempo...”

“...Sí, sé lo que quieres decir.” Quería volver a ver a Haruno lo antes posible, pero quería saborear mi tiempo junto a Clena y a todos los demás también.

Puede llevar un tiempo conseguir un barco si lo pedimos a medida. Tendremos muchas oportunidades de relajarnos mientras no surja nada inesperado. Esa era mi actual línea de pensamiento.

Pero no sabía que esto era sólo la calma antes de la tormenta. A la vuelta de la esquina, estábamos a punto de encontrarnos con una persona que tenía todas las buenas intenciones del mundo, pero que era la mejor para crear problemas.

Una fuerte campana sonó de repente en la noche.

“¿Eh? ¿Qué está pasando?,” exclamó Clena y saltó sobre mí sorprendida.

Roni y el resto de mi grupo, junto con los invitados en las otras cabañas, todos asomaron la cabeza por la puerta. El gerente se dio cuenta de lo que estaba pasando y saltó por su propia puerta, gritando: “¡Cálmense! ¡Cálmense todos! ¡No se preocupen! ¡Esta es sólo la señal para un barco que entra al puerto por la noche!”

El gerente explicó por qué había empezado a sonar la campana. Al momento siguiente, un gran barco emergió en mi campo de visión desde la desembocadura del río. Parecía lo suficientemente grande para que cien personas pudieran entrar.

“...Oye, Touya. Mira eso.” Clena levantó su linterna hacia un patrón en la vela del barco. Mis ojos se abrieron de par en par en cuanto me di cuenta de lo que era ese diseño.

“¡¿Ese es... el escudo de la familia sagrada?!” Si mi memoria no me fallara, la vela representaba el emblema de la familia real de Júpiter, los descendientes del primer rey sagrado. En otras palabras, alguien relacionado con la familia sagrada estaba en ese barco ahora mismo.

“¡Jajajajajah!” Una risa fuerte vino de alguna parte. Rulitora señaló su origen, alguien que estaba en la proa de la nave.

“¡Gracias a todos! ¡Gracias por venir a saludarme!”

No sabía cómo era la persona, pero sonaba como un hombre... o mejor dicho, reconocí esa voz de alguna parte.

“Esa voz... ¿es Cosmos...?”

No había duda en mi mente. Esa voz molesta y refrescante pertenecía a uno de los otros cuatro héroes que habían sido convocados a este mundo conmigo.

1 comentario: