lunes, 6 de enero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 91 - Buena aldea, buena gente, buenas cosas

Maestro de Nada


Capítulo 91 - Buena aldea, buena gente, buenas cosas

“¿Quiénes son ustedes? ¿De dónde son?”
“Venimos de Valdorf. ¿Hay alguna posada aquí?”
“Ah, viajeros. Siento decírselos, pero no hay posadas aquí... vayan y pregúntele al jefe. Tal vez haya una casa vacía.”

“Gracias. Eso es muy útil.”
“Ni lo mencionen.”

El primer aldeano que conocimos era una persona agradable que llevaba una azada. Afortunadamente, parecía que no sería una de esas típicas aldeas. Ya sabes, donde eres testigo de un misterioso ritual, hay un ruido extraño y un terremoto y antes de que te des cuenta, estás atrapado allí para siempre. Y entonces me dispararía un oficial. Horrible.
En cualquier caso, empezaríamos buscando la casa de este jefe. Bueno, no había muchas casas aquí, así que la única grande era fácil de encontrar. Había un noventa y nueve por ciento de probabilidades de que ésta fuera la casa del jefe. Daniela se cruzó de brazos como si fuera mi supervisora. Te dejo todo a ti. Eso es lo que estaba escrito en su cara. Supongo que me tocó a mí negociar.

“Hola. ¿Está el jefe aquí?”

Grité mientras llamaba a la puerta. Entonces oímos pasos que venían del otro lado y la puerta se abrió lentamente.

“...¿Quién es?”
“¿Tú eres el jefe?”
“...No.”
“Asagi, ¿por qué esta niña sería el jefe...?”
“Bueno, nunca se sabe...”

La persona que había abierto la puerta era una joven. No era mi culpa que me hubiera preguntado si algunos elementos de la fantasía entrarían en vigor y un jefe niño saldría como resultado.

“...Mi abuelo es el jefe.”
“Oh, ¿en serio? Eso creía. ¿Está tu abuelo en casa?”
“...Sí. Entren.”

La niña abrió la puerta y nos invitó a entrar. El interior de la casa estaba limpio y ordenado, y parecía tener un piso de tierra. Entramos todavía con los zapatos puestos, y luego un anciano apareció por detrás.

“¿Hm? ¿Quiénes son ustedes?”
“Viajeros. Realmente necesitamos un lugar donde pasar la noche...”
“Ahh, eso es muy malo. Pero no hay posadas en esta aldea. Pero podemos prestarles una casa vacía en su lugar. Debería estar bastante polvorienta, ya que no ha sido limpiada en un tiempo. Pero es gratis.”
“Muchas gracias. La limpiaremos antes de usarla. Oh, y permítanos presentarnos. Yo soy Asagi. Ella es Daniela.”
“Un placer.”
“Yo me llamo Rengel, el jefe de esta aldea. Puede que sólo nos conozcamos por hoy y por mañana, pero espero que nos llevemos bien.”

Ah, él era, afortunadamente, una buena persona. Estreché su mano ofrecida y terminamos nuestras presentaciones. Luego la niña vino a nosotros con unas escobas. Tres de ellas.

“...yo los ayudaré.”
“¿Estás segura? Gracias. Oh, ¿cómo te llamas?”
“...Mérica.”
“Mérica. Limpiemos ese lugar juntos.”
“...Sí.”
(¡Mérica, fuck yea!)

Sonrió un poco. Una niña muy tranquila, pero de buen carácter. Muy bien, el gran Asagi te dará una palmadita en la cabeza.

“La casa vacía está en las afueras de esta aldea. Aquí está la llave. Mérica, no te metas en su camino.”
“...Sí, tendré cuidado.”
“Rengel, gracias. Cuidaremos bien el lugar mientras lo usamos.”
“Bah, este lugar es la paz misma. No creo que nada pueda suceder. Relájense y disfrútenla.”

Dijo, y luego desapareció en la parte de atrás una vez más. Los tres cargamos nuestras escobas y dejamos la casa del jefe para ir a la casa vacía. Saludamos a todos los aldeanos que encontramos en el camino. La casa a la que llegamos en pocos minutos era muy, eh, pequeña. Aunque, no la llamaría exactamente una choza. Parecía que había habido algún tipo de mantenimiento.
Usé la llave para abrir la puerta. No es de extrañar que estuviera bastante polvorienta por dentro. Así que saqué tres telas limpias de la bolsa hueca y se las di a Daniela y a Mérica.

“Ya que está polvoriento aquí dentro, deberían cubrirse la nariz y la boca, o podrían enfermarse.”
“En efecto. Comencemos a limpiar entonces.”
“...haré lo mejor que pueda.”

Mérica dijo con determinación y puños cerrados. No era la niña más expresiva, pero eso era algo lindo. Ahora, será mejor que yo también me esfuerce. Trabajé en el turno de noche después de todo. Un turno de noche en una tienda significaba que estarías limpiando la mayor parte del tiempo. Incluso podrías llamarme semiprofesional.
Primero, abro las ventanas. Todas ellas. Ventila y deja que entre la luz. Ahora el interior de la casa se puede ver claramente. Hmm. Hmm. Era factible.
A continuación, necesitábamos barrer el polvo con las escobas. Empiezas desde arriba y vas bajando. Quitar el polvo y las telarañas de los estantes vacíos. También el polvo de los marcos de las ventanas y los muebles. El hecho de que incluso una casa abandonada tuviera cosas que todavía están por aquí me hizo ver si este pueblo estaba bastante bien.
Había asumido que se llevarían todo lo que se pudiera usar y que esta casa estaría vacía... pero incluso había una mesa. Supongo que la dejaron aquí para que la usaran los viajeros como nosotros. En cualquier caso, está claro que no vivían como mendigos aquí.

“Daniela y Mérica, ustedes dos deberían barrer todo el polvo de la casa.”
“Entendido.”
“...Entendido.”

Ella se estaba convirtiendo en Daniela. Tal vez se entendieron en algún nivel...
Una vez que nos habíamos deshecho del polvo, era hora de limpiarse. Afortunadamente, teníamos un buen stock de trozos de tela cortados dentro de la bolsa hueca. Los había comprado a bajo precio en una tienda de ropa para usarlos para limpiar la suciedad de nuestros cuerpos o para vendar heridas. Eran coloridas, pero eso estaba bien para trapos. Daniela hizo un cubo con magia de tierra y yo lo llené con magia de agua. Mérica vio esto con ojos brillantes. ¿Era la primera vez que veía magia?

“...¿Es eso...magia?”
“Lo es. ¿Es la primera vez que la ves?”
“...Sí. La primera vez. Es tan genial.”

Nos miró de un lado a otro con su deslumbrante expresión. Era adorable. Esperaba que un día Daniela y yo tuviéramos una hija tan linda como ella.
Y entonces mis ojos se encontraron con los de Daniela. Dado que sus mejillas se sonrojaron, probablemente estábamos pensando lo mismo. Eso me hizo reír.

“Muy bien, limpiemos este lugar con estos mágicos trapos mojados. No nos llevará mucho tiempo a los tres.”
“...haré lo mejor que pueda.”

Dijo con renovada determinación y puños cerrados. Era una persona que se expresaba con acciones.

“Daniela, deja de pensar en cosas lascivas y ven a ayudar.”
“¡Ta-Tarado! ¡No es lascivo! ¡Es natural! ¡Pienso en ello todo el tiempo!”
“Todo el tiempo...”
“Ahhh... tsk. Asagi... esto no ha terminado...”

Dijo eso antes de salir a limpiar los estantes. Así que yo limpié las ventanas y las paredes. Merica estaba limpiando el suelo y la mesa. Realmente terminó en poco tiempo con tres personas.
Cuando el sol empezó a ponerse y el día se estaba convirtiendo en noche, terminamos de limpiar. Nos lavamos las manos en agua limpia y nos paramos frente a la casa. Las puertas y ventanas se dejaron abiertas para que se ventilaran. La linterna que usamos en las minas estaba puesta en la mesa, lo que mantenía la casa decentemente iluminada.

“Ahh, ha pasado un tiempo desde que limpié tanto.”
“...hice lo mejor que pude.”
“Sí, lo hiciste bien. Te mereces un elogio.”

Daniela la levantó y le acarició la cabeza. Supongo que las dos se habían deshecho de su reserva mientras limpiaban juntas.
Muy bien, entonces, era hora de llevarla de vuelta a la casa del jefe.

“Mérica, gracias por ayudarnos hoy. Estamos agradecidos.”
“...Oh, no. Fue divertido para mí. Gracias, Asagi y Daniela.”
“Uh... A-Asagi, no podríamos llevarla con nosotros...”
“Eso sería un crimen, idiota.”

Daniela la abrazó fuertemente, y Mérica devolvió el abrazo. Yo suspiré mientras recogía las escobas y comencé a caminar de regreso a la casa del jefe.

“Hola. Terminamos de limpiar el lugar.”
“Ah, es Asagi. Deben estar cansados. Entren y tomen un poco de té.”
“Gracias. No me importaría hacerlo.”

Los tres entramos en la casa y nos sentamos en la sala, que estaba elevada del suelo. El cansancio se apoderó de su cuerpo tan pronto como se sentaron. Estiré mis miembros y giré mis hombros mientras Rengel nos traía un poco de té.

“Bébanlo mientras esté caliente.”
“Gracias.”
“Gracias.”
“...caliente.”

Tomo un sorbo y suspiro. Una bebida era lo mejor para tomar después de limpiar...
Cuando terminamos de beber el té, estaba completamente oscuro afuera. Pero no nos preocupamos, ya que tenemos un lugar donde quedarnos. Y era hora de empezar a prepararse para la cena.

“Deberíamos irnos ahora. Gracias por el té.”
“Ah, ya veo. Bueno, vuelvan mañana y devuelvan la llave.”
“Sí, por supuesto.”
“...Buenas noches, Asagi y Daniela.”
“Buenas noches, Mérica.”
“Buenas noches.”

Nos turnamos para darle palmaditas en la cabeza antes de salir. Luego nos despedimos con la mano mientras sonreía y dejamos la casa atrás.
Vimos a algunas personas en el camino de regreso. Por un momento, pensé que nos iban a dar una ducha con el lema “¡Salgan de nuestra aldea!” y otros abusos similares, pero eran los mismos habitantes de la aldea que vimos durante el día. Uno de ellos era el tipo que nos dijo que visitáramos al jefe.

“Oh, ahí están.”
“Ah, tú eres ese tipo. Gracias. Podremos dormir bajo techo esta noche gracias a ti.”
“Jaja, no es nada. Estuvieron limpiando todo este tiempo, ¿verdad? ¿Tienen algo para la cena?”
“No, vamos a prepararla ahora.”
“Me lo imaginaba. Iba a darles esto.” 

Así que diciendo eso, me puso una olla en las manos. Desconcertado, la acepté e inmediatamente sentí que era bastante pesada. No era una olla vacía.

“Coman esto. ¡Es una sopa que hizo mi madre!”
“Oh, ¿estás seguro?”
“¡Está bien! ¡Está bien! ¡Déjenla en la casa cuando hayan terminado! ¡Buenas noches!”
“¡Ah, gracias! ¡Nos la comeremos! ¡Buenas noches!”

El aldeano nos saludó y siguió su camino. Woah, esto me hizo tan feliz. Fue tan generoso. Era una especie de calidez que era única en el campo. Lo vi en la televisión antes.

“Esta es una agradable aldea...”
“Sí, hace mucho tiempo que no me sentía así.”

Daniela sintió lo mismo... Esto era parte del placer de viajar. Me encantaba. Me encantaba viajar.
Con un inmenso sentimiento de gratitud a la madre del aldeano, pusimos la olla sobre el fuego. Afortunadamente, había una cocina. Empezó a hervir después de unos minutos, así que la quitamos y mezclamos la sopa antes de verterla en nuestros tazones.

“Comamos entonces.”
“Sí.”

Tomo una cucharada y me la llevo a la boca. Inmediatamente me di cuenta de que el rico caldo era de carne de jabalí. A juzgar por la suavidad de la carne, debe haber sido hervida durante mucho tiempo. Una sopa que consume mucho tiempo. No es para nada igual a la sopa rápida que yo hice. Y estaba deliciosa.
Seguimos bebiendo la sopa como si estuviéramos compitiendo, y así la olla se vació rápidamente. Terminamos llenos. Llené la olla con agua. La lavaría mañana y la devolvería.
Hah. Fue un buen día. Conocimos buena gente y comimos buena comida.

“Oye, Asagi.”
“¿Qué, Daniela?”
“Mérica, era linda.”

Me preguntaba qué iba a decir, pero era sobre Mérica. Sí, ella era linda.

“Sí.”
“Yo quiero una niña así.”
“Sí. En el futuro, yo también.”
“Sí. ¿Quizás deberíamos al menos practicar entonces?”
“¿Eh? ¡Oye!”

En un momento estaba a mi lado, al siguiente me estaba besando. En algún momento había tendido nuestra manta de camping, y ahora me tiraba hacia ella y me tiró al suelo. Antes de que me diera cuenta, era de mañana. Mi energía estaba ahora cerca de cero.
     Anterior | Índice | Siguiente

2 comentarios: