lunes, 17 de febrero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 103 - Un día para la disputa de un niño

Maestro de Nada


Capítulo 103 - Un día para la disputa de un niño

A la mañana siguiente.
Me desperté temblando de frío después de que me hubieran robado la manta. A mi lado yacía una feliz, muy cálida y profundamente dormida Daniela. Tuve un impulso momentáneo de tomar la manta de vuelta, pero perdí la voluntad de hacerlo después de ver su expresión despreocupada.

Así que me puse mi ropa de calle habitual y me lavé la cara. Sólo desperté a Daniela después de cepillarme los dientes y arreglarme. Ella miraba tontamente con los ojos entreabiertos y se sentó con las piernas cruzadas en la cama. Me recordó cómo solía actuar yo antes de levantarme para ir a trabajar.

“Es un bonito día otra vez... El pueblo es hermoso, y la habitación fue genial. ¿No crees, Daniela?”

Dije eso mientras miraba alrededor. Daniela se había caído de su posición sentada e intentaba volver a dormir. Pero la vida no era tan fácil. ¡Y se suponía que íbamos a ir a revisar las misiones del gremio!

“Vamos, levántate. Vamos al gremio. Llegaremos tarde.”
“Uh...”

Sacudió la cabeza en desacuerdo y enterró su cara en la almohada. Ella era realmente terrible en esto...

“¿Quieres que te deje atrás? Podría hacerlo, ¿sabes?”
“...yo iré detrás de ti, tú ve delante...”
“Hahhhh...”

Quería que fuéramos juntos... oh, bueno. Garabateé una pequeña nota por si acaso y la puse en la mesa de cristal. Luego metí el Glampanzer en mi cinturón y salí de la habitación.

Saludé a los otros huéspedes mientras bajaba las escaleras y me dirigía a Vegun en la recepción.
Él se fijó en mí mientras caminaba, y me saludó educadamente.

“Buenos días, Sr. Asagi.”
“Buenos días. Me voy al gremio.”
“Ya veo. ¿Y la llave?”
“Mi compañera todavía está durmiendo...”

Había dejado la llave cerca de la puerta. En el estante con los dispositivos de seguridad.

“Ah, entonces haré que alguien la cierre desde fuera.”
“Es muy amable de su parte.”
“No es nada. Que tenga un buen día.”
“Gracias.”

Y con eso, salí a la luz del sol. No hubo tanta gente a la vista hasta que llegué a la carretera principal, pero una vez allí, había una gran multitud de gente. Me di cuenta de lo enérgicos que parecían por la mañana mientras caminaba hacia el gremio. También tomé nota de los muchos aventureros que empecé a ver. Algunos llevaban una armadura ligera de cuero, otros eran enormes y estaban cubiertos por una armadura de placas completas, y había mujeres que llevaban capuchas y bastones. Era como un escaparate de aventureros.  He estado en un par de gremios ahora, pero nunca había visto tantos Aventureros antes. Pero esta era la Ciudad de la Aventura.

Los aventureros llenaban el área cerca del gremio. Siento que es la primera vez que veo una verdadera multitud de gente desde que llegué a este mundo. Muchos de ellos sostenían algo que parecía papel. ¿Era para las misiones? Si lo era, la mayoría de las lucrativas ya se habrían ido. Con ese pensamiento en mente, entré frenéticamente en el gremio y revisé el tablero de misiones. Se me cayeron los hombros. No quedaba casi nada en el tablero.

“Maldita sea... de verdad...”

Llegamos demasiado tarde... no me había imaginado que las cosas serían tan competitivas. Pensé que intentarían mantener las cosas un poco más satisfactorias para todos... Supongo que eran los verdaderos Aventureros los que se alzaban en la cima en esta lucha. En ese caso, Daniela no tenía ninguna posibilidad. Apuesto a que todavía estaba durmiendo ahora mismo.

“Bueno, también podría revisar estos...”

Si llegara el momento, tendría que volver a recolectar hierbas. En realidad, lo disfrutaba de alguna manera. Era fácil recolectar cosas sin pensar.

“Bueno...”

Miré las tristes misiones que habían quedado. Exterminación de goblins, caza de lobos, mascota perdida, recolección de hierbas venenosas... ¿hierbas venenosas? ¿Y qué harías con hierbas venenosas...?

“No hay nada aquí que valga la pena...”

Todas eran malas. La de los goblins... era realmente la única que te permitía ganar extra además del dinero de la recompensa.
Oh, bueno. Sólo tendré que soportarlo por un día... Y así mi mano se extiende hacia el aviso. Justo entonces, otra mano se extendió hacia ella.

“¿Hm?”
“¿Hm?”

Sigo el brazo y veo a un chico que me está mirando. Parecía el tipo más típico de recién llegado.

“¡Eh, tú! ¡Cómo te atreves a intentar robar mi misión!”
“Uh, no. Ese serías tú. Ni siquiera había nadie aquí cuando llegué.”
“¡Cállate! ¡Apártate de mi camino!”

Parecía que no tenía suerte con los niños. Bueno, por muy irritante que fuera esto, yo era un adulto. Supongo que podría permitir que el chico nuevo tuviera su primera misión...

“Ah, muy bien. Buena suerte ahí fuera.”
“Claro, viejo cobarde.”

Mis oídos zumbaron.

“...Oye, ¿cómo me llamaste?”
“Dije que eras un viejo cobarde.”

Podía sentir que mis sienes se convulsionaban.

“¡Mira, no dejaré que nadie me llame viejo!”
“¡Cállate, viejo! ¡No voy a hablar con un mendigo que ni siquiera puede permitirse una armadura!”
“¡Maldita mierdecilla! ¡Estás muerto!”

¡No tenía dinero, pero sí tenía una armadura! Mis puños estaban apretados cuando me sobrevino el impulso de ponerlo en su lugar con un buen puñetazo. Pero entonces otra figura nos interrumpió.

“Oigan, ustedes dos. Nada de peleas dentro del gremio.”
“¿Oh?”
“Realmente quieres hacer esto, ¿no?”

Probablemente yo me veía como el odioso bastardo aventurero ahora, pero tenía mi orgullo. Yo era un joven que aún no había cumplido los treinta años. Claramente, no un hombre viejo. Y tenía que hacer que este chico lo entendiera. Pero este tipo enorme que entró... ahora que le veo mejor la cara. ...¿estaba recordando mal las cosas? Conocía esa cara.

“Oye... tú eres...”
“¿Eres tú, Gardo?”
“¿¡Asagi!?”

Esa cara severa. Ese enorme cuerpo. No había ningún error, era el aventurero que había conocido en Fhiraldo.

“¡Ha pasado un tiempo!”
“Sí, pero ¿qué haces aquí, Gardo?”
“Bueno, ¿por qué no iba a estarlo? ¡Todos los aventureros quieren venir a la Ciudad de la Aventura!”
“Yo no lo sabría. Pero te ves muy bien. ¿Qué le pasó a Ness?”
“Ah, está desayunando en el comedor de allí. Pero eso me recuerda, ¿dónde está Daniela?”
“Está durmiendo en nuestra posada. Es la peor en las mañanas...”

Mientras hablaba, algo me dio una patada en la parte de atrás de mi pierna. ¿Quién diablos haría tal cosa? Pienso con odio mientras miro al probable culpable.

“¡Ustedes dos! ¡Cómo se atreven a ignorarme!”
“Este chico...”

Tenía las manos en las caderas y se paró con orgullo mientras yo lo miraba.

“Parece que tienes las manos llenas, Asagi. Pero eso no es nada nuevo para ti, ¿verdad?”
“Me haces sonar como el héroe de alguna historia... maldición, eso dolió...”
“¡No me ignores!”

Qué pasaba con los niños de hoy en día... eran la generación que se cabrea fácilmente... Estaba empezando a sentir miedo cuando miraba a la pequeña mierda, que no era más que la más incomprensible de las criaturas, cuando un trabajador del gremio se acercó a nosotros para ver lo que estaba pasando. Era realmente demasiado tarde.

“¿Qué sucede?”
“Este chico me está pateando. Incluso trató de robar mi aviso del tablón de misiones. Luego se enfadó.”
“Ahh.”

El trabajador del gremio miró al niño que estaba detrás de nosotros y dejó escapar un profundo suspiro.

“Eres tú otra vez...”
“¡Cállate! ¿Cómo te atreves a mirarme así? ¡No eres más que un trabajador del gremio!”

Un aventurero que desafiaba a los trabajadores del gremio. ¿Qué estaba pasando aquí? ¿Qué le pasaba a los niños en estos días?

“Al contrario, el maestro del gremio nos ha dicho a todos que tratemos a su hijo exactamente como lo haríamos con cualquier otro Aventurero.”
“¿Qué? ¿Estás sugiriendo que soy igual a esos mediocres aventureros de allí?”

Nos apuntó con el dedo para que su significado fuera inconfundible. Mediocre... yo, espera... Acabo de oír algo importante.

“¿Hijo? ¿El hijo del maestro del gremio?”
“Sí. Este es el hijo de Cline Mavis, Penrose Mavis.”
“¡Hmph!”

El niño se cruzó de brazos y gruñó con una mirada de auto-importancia.

“También es de rango G.”
“¡Eso no es necesario!”

Así que el hijo del maestro del gremio era una impresionante pequeña... roca.

2 comentarios: