martes, 4 de abril de 2017

Yuusha-sama no Oshishou-sama Capítulo 04 - Aspirando A Ser Un Caballero

El Maestro del Valiente

Capítulo 4. Aspirando a ser caballero

 

Tres años antes de que el Valiente matara al Rey Demonio regresó a la Capital Imperial

—Gracias Wynn-kun. Aquí está el pago.

—Muchas gracias.

Después de entregar las hierbas y hongos cosechados a la dueña del boticario, recibió su pago.

—Recientemente, esa chica con la que estás habitualmente no está aquí, ¿verdad?

—Eeh, bueno… Hubo circunstancias con la familia de Letty, y parece que tuvo que salir de la capital.

—Así que es por eso. Ustedes dos eran muy cercanos. ¿No te sientes solo?

Ha pasado un mes desde ese último encuentro contra Letty, después de dirigirse a algún lugar lejano, ella debía de haber llegado a su destino. Se preguntó si podría encajar antes de casarse.

Varias veces, los hijos de los posaderos, Mark, Abel y los niños del barrio invitaban a Letty a jugar con ellos, cada vez que la veían, pero ella, de alguna manera, terminaba pelando patatas junto a Wynn. Cada vez que era su tiempo de descanso, sus pensamientos eran como un libro abierto.

Cuando la invitaban a jugar, Leticia rechazaba firmemente su oferta, sin importar lo que dijeran, y, después de intentar varias veces, rompían en lágrimas y hacían berrinches.

Aparte de su persistencia, nunca se volvieron amigos íntimos de ella, pero todavía esperaba que se llevara bien con la familia en la que estaba prometida.

“¡Daré lo mejor de mí, para que pueda volver lo antes posible!”

Esas fueron las palabras de Letty en el último día que se reunieron.

Él no sabía en qué se esforzaría, pero era Letty. Definitivamente se adaptaría a sus nuevas circunstancias.

Rayos, probablemente nunca nos volveremos a ver. Sintió una sensación de soledad ante aquel pensamiento.

Wynn estaba convencido de que Letty estaba siendo casada en alguna tierra lejana.

Si uno leyera las noticias, se mostraría una imagen del desfile del Valiente, pero la noticia sólo circulaba entre las personas más ricas.

Oyó chismes sobre el advenimiento del Valiente, y la misión de subyugación del Rey Demonio de parte de los aventureros y comerciantes que se quedaban en la posada, pero nunca se imaginó que Letty era el Valiente.

Para Wynn, lo que alguna vez fue hacer las tareas cotidianas estando solo, fue cambiada por hacerlas con Letty.

Sin Letty a su lado, se tranquilizó. Así, su vida cotidiana de hacer las tareas continuó.

Era imposible para Wynn saber cualquier detalle sobre el Valiente.

—Bueno, ¡cuídese, señora!

—¡Claro! ¡Gracias!

¡No puedo perder ante Letty!, Pensó.

Wynn se emocionó, y mientras llevaba una mochila en forma de chal en su hombro, dejó el boticario.

Cada mañana durante un año entero, él corría hacia el Gremio de Aventureros para completar la entrega de hierbas y las solicitudes de entrega de cartas.

El Gremio de Aventureros tenía muchas peticiones de esa naturaleza.

Como los monstruos de la parte más profunda del bosque no aparecían, los aventureros principiantes aceptaban estas fáciles solicitudes, recolectando hierbas y setas de las afueras del bosque.

La entrega de correo era hecha por dos personas que corrían regularmente alrededor de la ciudad.

Hasta cierto punto, los aventureros novatos también podían entregar cartas eficientemente. Muchas personas enviaban cartas, incluyendo nobles y comerciantes.

Naturalmente, como no había mucha gente despierta por las mañanas, el correo normal se deslizaba a través de una abertura, mientras que el correo de los nobles se daría al portero.

Además de las recompensas como comisión, recibían propinas (sobre todo de los pretenciosos nobles que querían mostrar su riqueza), y después de un año de trabajo continuo, él casi había ganado la cantidad de dinero que tenía como objetivo.

—¡Wynn! ¡Deja de menear ese palo, y vete al mercado y repone esto!

—De inmediato.

Ya que Letty no estaba allí, el trabajo de Wynn en la posada aumentó.

Cuando Letty estaba allí, lo hacían juntos, mientras blandían sus espadas de práctica. Ahora, sin embargo, Hanna le pedía que repusiera los suministros y sacara un poco de agua cuando se acercaba a la hora de cierre.

Wynn se confió en ir de compras hasta el punto de que Hanna felizmente aceptaba su mayoría de edad, y Wynn felizmente hacia su trabajo.

En cuanto a la ausencia de Letty, en lugar de preocuparse de que ella estuviera ausente (o su familia), el único pensamiento de Hanna era el aumento de la carga de trabajo.

Él caminó hacia el mercado mientras sostenía la nota que recibió de Hanna en una mano.

Aunque el cielo empezaba a oscurecerse antes de salir, el mercado seguía bullicioso.

Estaba entre otros niños haciendo recados, y los comerciantes vestidos con trajes de viaje. Entre las bulliciosas tiendas, las cosechas de una aldea, la artesanía, y muchos accesorios pequeños eran exhibidos.

Había una variedad de clientes allí, incluyendo muchas personas que querían reponer suministros, como los lugareños, aventureros y viajeros.

Por supuesto, pasar por una multitud tan grande era inmensamente difícil. Wynn, que estaba caminando hacia el proveedor del Nido del pájaro Errante, al que debía la posada, de repente se detuvo.

Ante su vista, una tienda de pinchos estaba vendiendo a los compradores entrantes.

Los jugos que goteaban de la carne pinchada, junto con el sonido de pedazos calcinados cayendo al suelo y el aroma seductor, estaban a su alrededor.

Atraídos por el apetitoso olor, la gente se agolpaba alrededor del puesto. Entre ellos había gente bebiendo cerveza y vino.

La boca se le hizo agua.

En medio de la oscura ciudad, muchos de los adultos alrededor de Wynn, que todavía estaba en camino de sacar agua, se quejaban en su camino al trabajo.

Después de no haber comido el desayuno, especialmente para un niño en crecimiento como Wynn, su estómago vacío gruñó.

Seducido por el olor, inconscientemente, inestablemente…

“¡Daré lo mejor de mí, para que pueda volver lo antes posible!” La voz de Letty resonó dentro de su cabeza.

Incluso Letty se esfuerza en una tierra lejana y desconocida. Casi he ahorrado bastante dinero. Si yo, que quiero ser un caballero, cedo ante esta tentación, ¿en qué me convertiría?

Con un espíritu de hazlo o muere, se apartó del olor de los pinchos, y miró hacia otro lado, sin conocer su suculento sabor.

Volviendo a su lugar anterior, cayó en la misma trampa-

¿Me convertiré realmente en un caballero?

A menudo pensaba esto mientras lavaba patatas y zanahorias.

A pesar de que no pensaba demasiado en ello, todavía le preocupaba.

Incluso si pudiera pagar la entrada, aunque pudiera pasar el examen de admisión, casi todos los estudiantes son hijos de nobles, comerciantes o terratenientes. A diferencia de cuando quería ser caballero cuando tenía cinco años, ahora tengo doce. Ahora entiendo lo que significa perseguir un sueño que no se adapta a mi clase.

Al cumplir 15 años, para suceder a Randall, Mark comenzó a administrar la posada, y estudió cómo administrar el libro de cuentas de Hanna.

El Mark que sólo quería jugar, al darse cuenta de que iba a suceder la posada, comenzó a ayudar proactivamente a su padre.

Por otro lado, Abel, de 13 años de edad, a veces huía por un tiempo, en lugar de trabajar para familiarizarse con el negocio.

—¡Quiero ser un aventurero!

Una vena en la cabeza de Randall se hinchó ante las palabras de Abel, y su puño se desplomó sobre ella.

—Entonces, ¿esta posada y esta ciudad son demasiado pequeñas para ti, Abel?

Abel, con los ojos llorosos y llorando debido a los regaños de Randall, fue defendido por Hanna, como siempre.

Hanna era suave con sus hijos.

Sin embargo, las palabras que Randall solía darle por ser demasiado idealista fueron oídas por Wynn, que estaba limpiando el piso con un paño, y perforaron su corazón.

No puedo reírme de Abel. Mi sueño también es idealista. Aunque pronto tendré suficiente dinero, ¿estará realmente bien? Incluso si asisto a la escuela, si no puedo convertirme en un caballero, ¿no habría perdido mi tiempo entonces?

Sin padres que lo apoyaran, su única amiga lejos, sin consultar a nadie, con sólo el dinero que ahorró, Wynn también trabajaría duro en la posada y en su entrenamiento.

Mientras pensaba en no perder ante Letty, que estaba trabajando más duro en una tierra lejana, siguió esforzándose.

Anterior | Índice | Siguiente

3 comentarios: