lunes, 23 de abril de 2018

Mixed Bathing Vol. 2 Primer Baño - Toallas, ¿correcto o incorrecto?


Mixed Bathing in Another Dimension
Volumen 2

Primer Baño
“Toallas, ¿correcto o incorrecto?”

Ceresópolis: una ciudad rodeada de murallas en lo alto de una pequeña colina y rodeada de tierras de cultivo. Al igual que los demás países, se desarrolló como una ciudad-estado con una sola ciudad central.

Habían pasado tres días. Finalmente habíamos llegado a Ceresópolis. El sol ya se había puesto, así que probablemente pasaríamos otra noche afuera.

Perros carroñeros y jabalíes menores. Nos habíamos encontrado con varios de ellos durante los dos primeros días, pero aún no habíamos visto ninguno. Probablemente habíamos entrado en el dominio del ejército de Ceres.

El único protocolo en las puertas de la ciudad era mostrarles mi tarjeta de estado que había creado en el templo. No era exagerado decir que esta era la forma más fiable de identificación.

El país que prospera con la agricultura, Ceresópolis.

Después de pasar a través de las puertas y el paisaje de la ciudad llenó mi visión, sin querer murmuré, "¿Cómo es que este es un ‘país que prospera con la agricultura’?”

La vista ante mis ojos no podía estar más lejos de esa imagen. La ciudad, bañada por los colores del atardecer, era lo que yo describiría como "elegante". Había un gran camino bordeado de muchas tiendas, aunque la mayoría de ellas estaban cerradas a esta hora.

Más allá de los techos de las tiendas, pude ver varias mansiones gigantescas. La atmósfera podría haber parecido un poco anticuada en comparación con el Japón moderno, pero me recordó a una ciudad europea tradicional. Aunque nunca había estado en una antes.

Me había imaginado una aldea rural con ese nombre de "país que prospera con la agricultura", pero ésta era una metrópolis comparable a Júpiterópolis. Clena respondió a mis dudas.

"Lo estás viendo justo aquí."

"¿Los granjeros viven en esas lujosas mansiones?"

"...Oh, así que ahí es donde lo estás malinterpretando." Clena suspiró débilmente. "La mayoría de los que trabajan en los campos son ravers obreros. La gente que vive en esas mansiones son sus dueños."

"Así que son señores feudales..."

"Ceresópolis está bajo un sistema parlamentario, así que no tienen señores."

"¿Eh? Oh, ¿así que son como granjeros ricos?"

Así que Ceres parecía estar prosperando con la agricultura, pero la idea se desviaba un poco de lo que yo había imaginado. Para empezar, se diferenciaba de Júpiter en que no tenían familias nobles.

"Además, ¿ese pueblo por el que pasamos? Las personas que vivían allí eran muy probablemente todos ravers obreros."

"... ¿en serio?"

Según Clena, había grandes posibilidades de que todos los aldeanos allí fueran ravers además del magistrado, los sacerdotes en el santuario y el jefe de la aldea. En otras palabras, esa aldea fue construida para albergar a los ravers obreros que trabajaban en los grandes campos fuera de la ciudad. Era similar al sistema de shouen[1] del viejo Japón.

Estaba el magistrado que dirigía a los ravers, desplegados por sus dueños.

Estaban los jefes de aldea, que permanecían en la aldea para ayudar al magistrado incluso después de su mandato como ravers y hubieran obtenido la ciudadanía.

Y por último, estaban los sacerdotes que administraban el santuario de la aldea, desplegados junto al templo.

El hombre que fue tras Ritsu Nakahana probablemente sería tratado como un "raver fugitivo".

"¿Qué hay de los campos alrededor de la ciudad?"

"Probablemente son fincas propiedad de los granjeros ricos. Allí también trabajan Ravers.”

Este país también usaba el sistema raver, pero parecía que la mayoría de ellos trabajaban como ravers obreros en las tierras de los agricultores ricos. Los ravers que terminaban su periodo de empleo se ganaban la ciudadanía, así como su propio pedazo de tierra, aunque pequeño. Los que lograban amasar una fortuna y obtener grandes cantidades de tierra se convertían en los ricos agricultores que vivían en esas mansiones.

La ciudad-estado era administrada por un parlamento formado por agricultores ricos.

En ese sentido, esta era una "ciudad que prosperaba con la agricultura".

"Así que la Alianza Olimpo no está completamente compuesta de monarquías..."

"Juno tampoco tiene rey."

Así que el país de Clena tampoco estaba gobernado por una familia real.

"Había cuatro países con reyes, si no recuerdo mal."

La Alianza Olimpo estaba formada por doce países, lo que significaba que los países con reyes ni siquiera constituían la mitad de ellos. Tal vez los poderes reales eran débiles aquí... No, tal vez por eso el rey sagrado tenía tanta autoridad. Yo, que venía de un mundo paralelo, y Rulitora, que venía de la tribu Torano'o y tuvo poca interacción con los humanos, estábamos constantemente impresionados por las explicaciones de Clena y Roni.

Nos dirigimos hacia el templo mientras conversábamos. Como yo era un "Héroe de la Diosa,” el templo debería estar dispuesto a darnos alojamiento. No estábamos cortos de dinero, pero ahorrar siempre era la mejor decisión, y sobre todo, el templo sería más seguro que cualquier posada de la ciudad.

"No deberíamos hablar del Reino del Desierto a la gente del templo, ¿eh?"

"Apuesto a que no lo entenderían aunque lo mencionáramos, pero sería mejor no hacerlo."

Era un trozo de historia borrado hace 500 años, y la gente de hoy parecía no ser consciente de su existencia en absoluto. Pero era una mancha oscura en la historia y lo mejor era mantenerla en secreto.

Mirándolo de otra manera, los cuatro compartimos este gran secreto.

"Hablando de eso, nunca habíamos considerado qué más había ahí fuera cuando vivíamos en el desierto."

"¿Incluso ustedes viviendo en el vacío eran así, Rulitora?"

Se le llamaba el "vacío" exactamente porque no había nada allí. Saber que el Reino del Desierto solía existir allí me hizo sospechar que había una intención detrás de nombrar la región.

Pero lo del nombre vino hace cientos de años. La verdad estaba escondida en la oscuridad.

Y finalmente llegamos al templo de Ceresópolis. Había un santuario para la Diosa de la Tierra en la aldea por la que habíamos pasado, pero este templo llevaba el símbolo de la Diosa de la Luz. La arquitectura también era similar a la de Júpiterópolis.

"Aunque este es el país de la próspera agricultura, no es la Diosa de la Tierra."

"La Diosa de la Luz es la hermana mayor de todas las diosas. Cualquier persona adora a la Diosa de la Luz.”

"Son muy complacientes."

"...Bueno, en cierto modo."

"¿En cierto modo?"

Clena nos explicaba las cosas como siempre, pero esta vez parecía un poco desanimada. Me hice eco de sus palabras, preguntándome qué estaba mal.

"Hablaremos de ello en nuestra habitación. Este es el lugar equivocado."

Ella no me contestó, y en vez de eso caminó hacia el caballero del templo que vigilaba.

Si este era el lugar equivocado para hablar de ello, entonces probablemente tenía algo que ver con el reino del desierto. No dijimos una palabra más y seguimos los pasos de Clena.

Los templos aparentemente podían usar una magia de inter-templos para comunicarse, así que se dieron cuenta de que yo era un Héroe de la Diosa tan pronto como vieron mi tarjeta de estado. Nos dieron audiencia inmediata con el anciano del templo y obtuvimos permiso para quedarnos allí.

El anciano del templo era más joven que el de Júpiter. Tenía un comportamiento gentil y parecía ser un hombre de mediana edad de buen carácter.

Dejamos el rickshaw en el patio y ordenamos nuestra carga. Donamos toda la fruta que aún se podía comer, pero ya que no estábamos en condiciones de venderla al templo como agradecimiento y a cambio de nuestros gastos de alojamiento, junto con el mensaje de "por favor, cómansela rápido.” También les dimos carne seca.

Tal vez era una diferencia en la técnica, pero la carne seca hecha por los humanos se mantenía fresca más tiempo comparado con lo que la tribu Torano'o podía hacer. Parecía mejor comprar un nuevo lote cuando saliéramos de Ceresópolis.

Planeamos vender el aloe y los dátiles secos para financiar aún más nuestros viajes. Las pieles habían sido tratadas, por lo que dependería de su precio.

De todos modos, los residentes del templo disfrutaron de la fruta y la carne seca. Parece que dejamos una buena primera impresión.

El principal problema era la habitación en la que se quedaría Rulitora. Los hombres lagarto de arena no usaban camas, incluso estarían bien durmiendo en la tierra. De hecho, las camas eran tan suaves que no podían relajarse en ellas. En Jupiterópolis él había dormido en el suelo.

Por lo tanto, la habitación que el anciano del templo nos reservó era una que una vez fue usada por un distinguido peregrino visitante. En otras palabras, una sala VIP.

El piso estaba amueblado con alfombra, sobre la cual el anciano sugirió que sería más cómodo dormir que sobre madera dura.

"Oh, wow..." No pude evitar exclamar cuando un sacerdote nos llevó a la habitación. A diferencia de las otras habitaciones de huéspedes, ésta tenía un salón y dormitorios separados. No era demasiado extravagante, pero estaba decorado de manera refinada con motivos de las hermanas diosas.

Había una chimenea en el salón. El gran tubo por donde salía el humo hacia afuera sobre la chimenea también estaba decorado con un gran relieve.

Cinco mujeres estaban alineadas verticalmente en el relieve. Según el sacerdote, era una obra maestra histórica que representaba a las hermanas diosas.

Clena entró en la habitación y murmuró "ahora sí que parece un templo" mientras miraba la pieza.

Después de que el sacerdote se fue, Clena se dio la vuelta y me hizo una seña.

"¿Qué pasa?"

"Mira esto."

"¿Con esto te refieres al relieve?"

Volví a mirar el relieve que colgaba de la columna, como me dijo Clena. La parte superior era redondeada, pero por lo demás tenía forma de pilar. Estaba dentro de un marco con trazado dorado, y estaba varios pasos por encima del resto de los muebles de la habitación en términos de extravagancia.

Una persona era representada en la parte superior central, luego cuatro personas más a su izquierda y derecha en un patrón en zigzag. No, eran diosas, ¿siquiera debería usar el término "personas"?

Yo no podía discernir las características buenas y malas de una obra de arte, pero incluso yo podía decir que se trataba de una obra de arte excepcional.

"De arriba hacia abajo, son la Diosa de la Luz, el Fuego, el Viento, el Agua y la Tierra."

"Huh, así que ellas son..."

"Las cinco hermanas diosas.”

Rulitora y Roni vinieron y se pararon a nuestro lado. Rulitora miraba el relieve con admiración, pero Roni tenía una expresión algo mansa al agarrarse a la manga de Clena.

Entonces, Clena señaló el relieve y comenzó a hablar. "Esto fue creado después de la batalla entre el primer rey sagrado y el Señor Demonio."

"¿Puedes notarlo?"

"Sí puedo. Ya que hay cinco de ellas aquí."

"... ¿Qué quieres decir?"

"Ahora se llaman las cinco hermanas diosas, pero solían ser las seis."

¿Quién era el que faltaba?

"Luz, Fuego, Viento, Agua, Tierra... ¿podría ser Oscuridad?"

"Así es. Estoy impresionada de que te hayas dado cuenta."

"...Bueno, no es gran cosa. Muchas de las historias en mi mundo usaban un escenario similar.”

Era un patrón bastante cliché cuando se trataba de videojuegos.

Dudé que entendiera el término "videojuegos", así que opté por usar "historias" en su lugar.

"Esa era la diosa que se adoraba en el reino del desierto, Hadesópolis. ¿Verdad, Lady Clena?" Roni contribuyó a la explicación de Clena.

En resumen, este relieve fue creado después de que la historia que involucraba al reino del desierto fue borrada hace 500 años, y por lo tanto sólo había cinco diosas aquí.

Tal vez así fue como estas chicas llegaron a conocer el reino del desierto. Tal vez vieron algo que representaba a las seis diosas.

La tierra donde nació el Señor Demonio y su raza, y la Diosa de la Oscuridad. Sentí como si las piezas estuvieran empezando a caer en su lugar.

Y luego estaba la Alianza Olimpo, que borró esa historia. Quizás la batalla de hace 500 años no fue tan simple y directa como una lucha entre el héroe y el Señor Demonio.

Perdido en mis pensamientos, me inquietó que alguien pudiera estar escuchando nuestra conversación.

"... no estamos siendo espiados ni nada, ¿verdad?"

"Sería un gran escándalo si a la sala VIP la pudieran espiar."

"No se preocupen, no detecto ninguna otra presencia en este momento."

"Yo tampoco percibo ningún rastro de alguien escondido."

Clena, que sabía que este era un lugar inapropiado como para que espiaran. Rulitora, que podía rastrear presencias sospechosas, y Roni, que podía detectar olores.

Tenía camaradas muy confiables.

En cualquier caso, lo más seguro era no hablar demasiado del tema al aire libre. Así que decidimos terminar la conversación sobre el reino del desierto allí.

Después de eso, descargamos nuestro equipaje, nos relajamos en la sala de estar y hablamos de lo que íbamos a hacer desde aquí.

Dos sofás uno frente al otro con una mesa en el medio. Yo estaba sentado en uno, y Clena y Roni en el otro. Rulitora estaba sentado de piernas cruzadas sobre la alfombra. Como él tenía una cola larga, no podía sentarse en ningún sofá con respaldo.

Por supuesto, nuestro siguiente objetivo era volver al vacío y encontrar la puerta de la que nos habló el anciano de los Torano'o, pero antes de eso, teníamos que prepararnos.

"Quiero tomar un descanso mañana."

"Yo también.”

La primera sugerencia que vino de Clena y de mí, cuyos músculos aún no habían sanado, fue tomarnos un descanso mañana.

"Oh, pero deberíamos vender nuestras cosas más pronto que tarde."

"Sí, tenemos que vender los dátiles secos pronto."

Venderlos era imposible en este momento, pero era mejor hacerlo lo antes posible.

Roni estuvo de acuerdo con esta sugerencia. Pediríamos a los residentes del templo que nos guiaran mañana.

"Oye, ¿por qué no vamos a la biblioteca del templo? Estaremos bien si decimos que estamos recolectando información sobre el ejército del Señor Demonio.”

"El ejército del Señor Demonio... Tiene razón, vamos a necesitar esa información."

Clena sugirió una idea y Rulitora respondió de acuerdo.

De hecho, sería mejor no ser ignorantes sobre el ejército del Señor Demonio. Pediríamos ayuda al templo en este asunto también.

Después de eso, necesitábamos prepararnos para la siguiente etapa de nuestro viaje. Queríamos comprar un carruaje porque nos parecía conveniente, pero había un problema que se interponía en nuestro camino.

"Esa puerta destruida... ¿crees que un carruaje podría atravesarla?"

Si sólo estuviéramos investigando el exterior de la puerta que la tribu Torano'o destruyó, entonces no habría ningún problema, ya que el área circundante era sólo una tierra baldía. Pero el problema surgía si queríamos pasar por la propia puerta con un carruaje.

"Estaba bien cuando sólo éramos Sir Touya y yo, pero ahora con Clena y Roni y todo nuestro equipaje también, sería poco práctico para nosotros viajar con sólo un rickshaw."

"Yo no puedo caminar tanto.”

Rulitora tenía razón. Sería una locura pedirle que nos llevara a los tres más las pertenencias de cuatro personas en un rickshaw. Y el argumento en contra de caminar a través del vacío fue bastante convincente cuando la persona que lo dijo se había derrumbado y casi muere al hacerlo.

"¿Qué tal si consideramos el peor de los casos y compramos un carruaje barato?"

"Eso suena bastante bien."

Sería un desperdicio, pero estábamos tomando medidas de seguridad. Comprar un carruaje sería la mejor opción aquí.

"Estoy tan contenta de que no tengamos que calcular el agua en nuestro cargamento."

"Mi Don es útil para eso."

Por supuesto, no queríamos empacar tanto como pudiéramos; teníamos que considerar la posibilidad de tener que abandonarlo todo también. Clena era ideal para consultar sobre este tema gracias a sus experiencias de viaje.

Ahora que el tema del volumen de carga había entrado en juego, teníamos que considerar un punto importante: las capacidades de almacenamiento del Baño Ilimitado.

De los experimentos que llevé a cabo de camino a Ceresópolis, aprendí que el tiempo pasaba normalmente dentro del baño, incluso cuando la puerta estaba cerrada. Por ejemplo, cerré la puerta mientras nuestra ropa colgaba dentro con el ventilador de la secadora encendido, y mi MP se agotó continuamente hasta que la secadora fue apagada. Podía secar nuestra ropa de esta manera.

Fuera de la bañera misma, parecía que los otros dispositivos podían ser utilizados incluso cuando yo no estaba presente.

Esto era una señal de mi crecimiento. Estaba en conflicto si esto era más conveniente porque el baño podía ser usado sin mí, o menos conveniente por la misma razón.

Así que, durante nuestros viajes, hice que Roni se encargara de lavar nuestra ropa mientras yo la secaba con el ventilador de la secadora para entrenar mi MP. De hecho, lo estaba haciendo ahora mismo.

El problema iba más allá. El hecho de que el tiempo transcurriera en su interior significaba que cualquier alimento que se colocara allí debía pudrirse y enmohecerse. Sin embargo, mientras que la fruta que dejé adentro de hecho se secó o sobremaduró al punto que era incomestible, nunca le creció moho.

Esto desconcertó a Clena, Roni y Rulitora, pero me di cuenta de por qué había sucedido. El Baño Ilimitado era un don que permitía bañarse en cualquier lugar y a cualquier hora. Prometía una experiencia de baño agradable.

Pero trata de imaginarte esto. ¿Podrías tú entrar voluntariamente en una bañera que tenía moho creciendo por todas partes?

La respuesta era no.

Presumiblemente, el Baño Ilimitado en sí tenía funciones para prevenir el crecimiento de moho. Pensando en ello, lo había estado usando durante dos meses hasta ahora sin hacer mucho en la forma de limpiar, pero nunca había visto ni una pizca de moho.

También había intentado colocar una daga dentro, pero tampoco se oxidó en absoluto. Concluí que el baño controlaba tanto el crecimiento de moho como el óxido. "Tampoco tendremos problemas para guardar dinero."

"¡Y como podemos lavar la ropa todos los días, no necesitamos traer demasiadas mudas de ropa!"

Uno de los artículos inesperadamente más pesados y voluminosos entre nuestro cargamento eran las monedas. No teníamos elección, ya que no había papel moneda en este mundo.

Aquí la gente usaba tres categorías de monedas: monedas de cobre, monedas de plata y monedas de oro. Habría sido una molestia si la moneda variara en valor entre los países, pero afortunadamente en este continente, existía una moneda compartida llamada la moneda Olimpo.

Era de sentido común que los viajeros llevaran sus gastos diarios en una pequeña bolsa y guardaran el resto entre sus pertenencias. Existe el riesgo de robo cuando se anda por ahí con una bolsa de monedas. Y no hace falta decir que también existía el riesgo de robo cuando se guardaban pertenencias en una posada.

La solución de sentido común era dividir la bolsa en varias más. Otro cambiaría sus monedas por gemas preciosas, que tenían más valor que las monedas de oro, aunque había una ligera pérdida en el cambio, por lo que uno podía llevar más dinero a la vez.

Y luego estaba yo, que no necesitaba ninguna solución de sentido común.

Llevaba una bolsa de monedas, pero puse el resto del dinero dentro del Baño Ilimitado. Las monedas no se deteriorarían como la fruta, después de todo.

En cuanto a las mudas de ropa que Roni mencionó, los viajeros generalmente tenían tres opciones: aumentar la cantidad de ropa que llevaban, caminar con ropa húmeda o aguantar el uso de ropa sucia.

Pero yo tenía el poder de secar la ropa lavada mientras estaba en el camino. No hay nada mejor que secar tu ropa bajo el sol, pero yo fui bendecido con un ambiente mejor comparado con el de un viajero normal. El Baño Ilimitado realmente encontró su lugar para brillar fuera de la batalla.

En cualquier caso, ya teníamos nuestro plan de acción general en Ceresópolis. Yo estaba descansando en el sofá cuando una sacerdotisa del templo vino a decirnos que nos habían preparado un baño antes de la cena. También habían preparado un lugar para que Rulitora se bañara en el patio con un biombo para cubrirse.

Miré a Clena para ver qué hacer, pero ella le contestó a la sacerdotisa: "Ya vamos.”

Después de que la sacerdotisa se fue con Rulitora sosteniendo una toalla, me volví hacia Clena. "¿Fue para que no se enteraran del Baño Ilimitado?"

"Eso también, pero se necesita un poco de esfuerzo para preparar un baño aquí. Nos veríamos mal si no aceptáramos su oferta después de pasar por todo ese problema.”

"...ya veo. Eso tiene sentido."

Suficiente agua para llenar la bañera y suficiente madera para calentarla. Esto no era algo a lo que me expusiera mucho, puesto que yo usaba el Baño Ilimitado, pero en este mundo, los baños cuestan tanto mano de obra como dinero. Por eso, sólo los aristócratas poseían baños privados, y el resto utilizaba los públicos.

Nos habían preparado todo eso. Sería una grosería rechazar su hospitalidad.

Además, estaba seguro de que los baños aquí serían tan grandes como los de Júpiterópolis. Bañarse en una tina llena con Clena y Roni no estaba mal, de hecho, era un paraíso, pero un baño agradable y relajante en una bañera grande también podría ser agradable de vez en cuando.

"Por cierto, ¿qué vas a hacer?"

"¿Sobre qué?"

"¿Quieres bañarte con nosotras o por separado?"

"... ¿Me lo preguntas a mí?"

¿Realmente era lo mejor que yo decidiera?

Miré a Roni, y ella me miró repetidamente con la cara roja. ¿Qué quería decir con esa expresión? Esperaba que no significara su desaprobación por las cosas pervertidas.

"¿Le importaría al templo si entramos juntos?"

"¿Eh? Lo dudo... No intentarían entrometerse en asuntos personales.”

"En ese caso, siempre y cuando ustedes dos estén de acuerdo, quiero que entremos juntos,” afirmé sin rodeos, y luego continué. "Soy un hombre que anhela un baño mixto. Pero eso no significa que esté dispuesto a bañarme con cualquiera.”

"... ¿Estás seguro?"

"Puede que no lo parezca, pero sigo poniendo mucha fe en ustedes dos. También en Haruno y Sera y Rium. Y Lumis y Rin y Sandra."

Sí, no quería a cualquiera. No había hecho promesas de bañarme con Lumis y el resto, pero habíamos ido a la ciudad varias veces juntos, así que las consideraba mis amigas. De esto, podría parecer que todos mis amigos eran mujeres, pero también tenía amigos hombres.

Aparte de nuestra diferencia de estatus social, consideraba a Rulitora un amigo íntimo. Luego estaban Dokutora y los otros jóvenes guerreros de la tribu Torano'o.

Son todos hombres lagarto de arena.

"¡¿Qué?! ¡¿Por qué estás llorando?!"

"Er... No es nada."

No estoy llorando. No estoy llorando. ¿Qué tiene de malo tener amigos no humanos?

"Bueno, de todos modos. Depende de ustedes dos. Suelen ser las chicas las que toman las decisiones.”

"...supongo que tengo que hacerlo, entonces. Apuesto a que estás solo, así que te haremos compañía. ¿Te parece bien, Roni?"

"¡Por supuesto!"

Clena estaba fanfarroneando, pero como siempre, sus mejillas estaban de un rojo brillante.

En cuanto a Roni, tenía una sonrisa radiante en la cara y movía la cola con energía. Parecía que sus miradas de hace un momento no albergaban malas intenciones, gracias a Dios.

"Tendrás que contarme todo sobre esos nombres que no he oído antes." Dijo Clena sonriendo.

¿Estaba enfadada? No lo parecía...

"No estoy enfadada. Yo también tengo algunas cosas de las que no he hablado.”

Lo más probable es que esté relacionado con lo de haber sido desheredada. Yo no tenía planes de forzarla a que me lo dijera. Estábamos en situaciones similares, aunque muy diferentes. También está el factor de que puede que ella no se oponga a la poligamia, por haber nacido y crecido en una familia aristocrática.

"Te haré contar hasta el último detalle~♪,” dijo Clena, como si estuviera disfrutando de algo de esto.

Y así me llevó de la mano al baño del templo.

"Ya veo, así que todo eso pasó."

Escupí hasta el último detalle sobre mi relación con Haruno y las otras chicas en el baño del templo. Roni me estaba lavando la espalda mientras tanto.

La casa de baños estaba debajo del templo, y espíritus de luz iluminaban la habitación. Era uno o dos veces más pequeña que una típica casa de baños japonesa, y todo estaba hecho de piedra.

Desde el vestuario se veía una puerta en el lado izquierdo, banquillos alineados contra la pared izquierda y una gran bañera a lo largo de la pared derecha. No había grifo ni ducha, uno tenía que llevar el agua de la bañera para usarla.

No había baños separados para hombres y mujeres. En lugar de ello, se dividían según las franjas horarias. Nuestro horario estaba reservado para los invitados.

Clena estaba sentada a mi lado, hablándome con los brazos cruzados. Me preguntaba si se había dado cuenta de cómo enfatizaba su escote con la forma en que sus brazos se apretaban contra su pecho.

"¿No estás enfadada?"

"¿Por qué iba a estarlo?" Ella me devolvió la pregunta con la cabeza inclinada.

Había prometido bañarme no sólo con Haruno, sino también con Sera y Rium, y también había hablado del beso. Sin embargo, ella no parecía especialmente enfadada por nada de eso.

"Mientras tengas las capacidades, Touya, no tengo nada de qué quejarme."

"¿Así que estás diciendo que debería apoyar a todo el mundo?"

"Eso, y protegerlas. Es un mundo peligroso aquí, después de todo."

"Entiendo..."

De una forma u otra, este mundo estaba gobernado por la amenaza de los monstruos. Ya sea el poder de batalla, el poder político o el poder económico, la gente se reunía bajo aquellos que sentían que tenían fuerza.

"Yo creo en ti, Touya."

"Haré lo que pueda.”

Sus contundentes palabras me hicieron sentir más presión, pero sentí que ella había predicho mi reacción y que había aumentado aún más la fuerza de sus palabras.

Roni terminó de lavarme la espalda, así que cambiamos de lugar y yo empecé a lavar la suya. Roni, a su vez, empezó a lavar la espalda de Clena. Estábamos todos en fila.

Las chicas se quitaban las toallas en momentos como éste, pero ahora mismo, todo lo que podía ver era la espalda de Roni. O mejor dicho, su cola espesa era lo que más me llamó la atención. Era una escena agradable, pero tenía que admitir que todavía estaba un poco decepcionado.

El jabón que usámos fue tomado de mi Baño Ilimitado. Se nos presentaron pastillas de jabón retorcidas, pero la diferencia en la forma en que enjabonaban era demasiado significativa.

"Oh sí, Sir Touya. ¿Deberíamos pedir que se transmita un mensaje a través del templo?"

"¿Hm? Oh, ¿quieres decir con la magia de comunicación del templo?"

Aparentemente todos los templos lo ofrecían como un servicio. Había un honorario adjunto, por supuesto, así que no era algo que una persona ordinaria pudiera usar libremente.

"El grupo de Haruno fue a Atenápolis, ¿verdad?"

"Sí, dijo que la estaban convirtiendo en su base principal."

Haruno no sabía que yo había dejado la tribu Torano'o y llegado a Ceresópolis. Probablemente no tenía forma de averiguarlo a menos que yo la contactara primero.

"¿Crees que deberíamos esperar hasta mañana para preguntar?"

"A menos que quieras abusar de tu estatus de héroe, es la mejor opción."

"No lo haría. ¿Quién querría probar eso?"

Mi objetivo era bañarme con Haruno y su equipo, y para lograrlo, necesitaba ganar poder y reputación. Podría utilizar mi título de "Héroe de la Diosa" como medio para conseguirlo.

Pero no tenía intención de blandir esa autoridad sin una buena razón. Más bien, podría ganarme una mala reputación haciéndolo. Por lo tanto, aplazamos el contacto con Haruno hasta mañana.

Cuando terminamos de limpiarnos, nos volvimos a envolver en toallas y nos paramos frente a la bañera. En ese momento, me di cuenta de algo.

"Oye, Clena.”

"¿Qué sucede? Date prisa y entra.”

"En este mundo, ¿es correcto entrar al baño con una toalla puesta?"

"... ¿Huh? ¿Por qué no iba a serlo?"

Clena respondió a mi pregunta con otra pregunta. Parecía que este mundo no abordaba el tema en absoluto.

En mi mundo, entrar al baño con una toalla puesta en la bañera ensuciaba el agua con residuos de jabón y pelusas de toallas, y también obstruía los filtros del sistema de circulación.

Los residentes del templo probablemente iban a usar este baño después de nosotros. Los baños en este mundo no tenían circulación, así que ensuciar el agua podría causar problemas. Las toallas con las que nos habíamos envuelto eran diferentes de las que acabábamos de usar para lavarnos. Estaban todas limpias, así que apenas se notaba una diferencia en el agua, pero no podía dejar de pensar en ello ahora que era consciente del problema.

Clena parecía preocupada después de que le expliqué esto. Roni se veía que no había entendido todo, y se quedó allí con una expresión de perplejidad.

"Pero en el Baño Ilimitado..."

"Nadie lo usa más que nosotros, además puedo agregar o quitar agua a voluntad, y limpiarla cuando sea."

Sin mencionar que podría controlar la temperatura también.

Fue gracias a los poderes de mi don que podíamos entrar en la bañera envueltos en toallas que no era afectado por esos problemas. Pero ahora que estábamos usando un baño regular, teníamos que considerar nuestra etiqueta.

"Touya... No estás diciendo todo esto porque quieres vernos desnudas, ¿verdad?"

"¡¿Por qué crees eso?!"

Me volví hacia Clena y me encontré con una mirada de desprecio.

Era cierto que ella podía interpretar mis palabras de esa manera, pero esa no era mi intención en absoluto. Era una cuestión de etiqueta para los huéspedes que usaran este baño.

Quiero decir, en realidad quería verlas desnudas. Quería ver sus cuerpos sin que un solo hilo de ropa o espuma de jabón las cubriera, pero no quería forzarlas a nada.

"Así es como era en mi mundo."

"Bueno, ya que sus baños son tan diferentes de los nuestros, no es de extrañar que nuestras reglas de etiqueta sean diferentes..." Clena estaba en conflicto.

Era una chica prudente. Yo estaba seguro de que ella entendía mi razonamiento. Y estaba seguro de que ella entendía que había un buen punto en mis reglas de etiqueta sugeridas.

"Pero los baños normalmente no se ensucian tanto de todos modos, ¿verdad?"

"Es sólo que cosas como las pelusas de las toallas son difíciles de notar. Pero definitivamente están en el agua.”

"Con una toalla como esta, sin embargo..."

En este mundo, no había toallas tan gruesas, esponjosas y suaves al tacto como eran comunes en Japón. Eran todas delgadas, como pañuelos. Ese artesano pervertido nunca tocó este campo de trabajo, probablemente porque no involucraba ropa interior.

Al final, probablemente no había ningún problema en entrar al baño con las toallas puestas, ya que el residuo no destacaría. La pregunta era qué debíamos hacer si sí había un problema.

En cualquier caso, aunque sugiriera que nos quitáramos las toallas, dudaba que Clena accediera con un simple "Está bien, claro.” A veces ella era audaz y desafiante, pero a pesar de eso, su corazón se avergonzaba fácilmente.

Por otro lado, Roni probablemente se desnudaría sin pensarlo dos veces. En su caso, no era tanto como que no tenía vergüenza, y era más como que le prestaba poca atención.

Y así intenté sugerir un compromiso.

"Es un baño bastante grande, así que ¿por qué no nos metemos a cierta distancia entre nosotros?"

"¿Hm? Oh, es una buena idea."

Clena hubiera estado muy ansiosa si no se le hubiera ocurrido a ella misma.

"¿Qué deberíamos hacer para los masajes habituales, Sir Touya?"

"Podemos hacer eso cuando volvamos a la habitación. Tenemos una cama hoy, después de todo."

"Es verdad. Vamos a retomar la idea de Touya,” dijo Clena, y luego condujo a Roni y a ella misma hacia el otro extremo del baño.

Clena probablemente sospechaba que después de quitarse la toalla y sumergirse en el agua, yo saldría del baño y caminaría junto a ella. Traté de detenerla, pero muy pronto, me detuve y miré la toalla de baño mojada que se aferraba a su redondo y bien formado trasero.

"Ughhh..."

Después de eso, Clena estaba tumbada en el sofá de nuestra sala VIP, sintiéndose débil después del baño. Roni estaba haciendo un trabajo respetable preparando agua y otros remedios para ella. Rulitora la estaba abanicando, y yo estaba siendo usado como almohada de piernas.

Intenté detenerla porque pensé que esto pasaría. Entre los tres, yo tendía a bañarme más tiempo.

La siguiente era Roni.

Y Clena estaba en el último lugar con el tiempo más corto.

Aunque entramos en la bañera a distancia, no era tanto como para que ya no pudiéramos vernos. Clena se dio cuenta de eso y se alejó más en la bañera, y probablemente estaba planeando salir después de que yo hubiera terminado.

Yo había planeado salir pronto, pero antes de eso, Clena empezó a desmayarse. Quizás porque el baño estaba bajo tierra, el vapor se acumulaba más fácilmente de lo normal.

Me di cuenta de que Clena se había desmayado cuando Roni la llamó, y luego me apresuré a ayudarla. Por supuesto, me permití deleitarme con la vista e incluso la toqué a ella también. Más que eso, Clena estaba totalmente lánguida, así que Roni y yo tuvimos que limpiarla y ponerle su ropa.

¿Cómo debería decirlo? Eran increíbles.

Clena no tenía una complexión particularmente grande; era más baja que yo. Tenía una apariencia digna, pero todavía poseía un aire de belleza juvenil. Al contrario, su cuerpo era el de una mujer fina. Era voluptuosa con la piel teñida de rosa claro.

Ella siempre estaba preocupada por cómo estaba más rellena en comparación con Roni, pero mirándola de esta manera, sus suaves y bellos pechos y su gran y lleno trasero le daban unas proporciones asombrosas. No tuve la oportunidad de abarcarlo todo cuando estaba curando sus quemaduras, pero ahora que la estaba limpiando, sentía que estaba manejando una obra de arte.

Estaba haciendo contacto con algo que tenía que ser sagrado. El pensamiento me hizo sentir eufórico e incluso me hizo llorar.

Mi único error fue no envolver una toalla alrededor de mi cintura en el frenesí y dejar que Roni me viera.

Sin mencionar que fue mientras yo estaba teniendo una reacción que cualquier hombre saludable tendría.

Ella estaba previsiblemente avergonzada por eso, y seguía mirando en mi dirección con las mejillas rojas mientras cuidaba a Clena.



Clena se dio cuenta de su comportamiento y me preguntó. "Oye, ¿qué le pasa a Roni?"

"...mientras te cuidábamos en el vestuario, ella también me vio."

Cuando oyó eso, su cara se tiñó rápidamente del color de la vergüenza. De esas palabras, ella podía deducir lo que Roni había visto de mí, y lo que yo había visto de Clena también.

Roni también se había expuesto ante mí, pero no parecía nada molesta por eso, lo que era muy característico en ella. Sólo diré que los licaones, los semi-humanos lobos, no eran particularmente peludos aparte de sus orejas y cola.

"¿Debería disculparme con ella ahora?"

"¿Disculparte por qué? Sólo actúa como siempre lo haces. Me aseguraré de hacer un seguimiento con ella más tarde,” dijo Clena, y se sentó de nuevo. Parecía que ahora estaba bien.

"Lo siento, eres de gran ayuda."

"No te preocupes por eso. Ese es mi papel, después de todo." Clena se rió y me hizo un gesto con la mano.

Clena había sido desheredada y había perdido su lugar al que volver, pero se convirtió en miembro de mi grupo porque veía potencial en mi futuro y se permitió ser tomada bajo mi ala.

Pero eso no significa que me siguiera a todas partes. Ella se puso a mi lado y nos ofrecimos apoyo mutuo. Ella no quería que la cuidaran, esa era su forma de vida.

Esa noción de simplemente no depender de otros también se sentía similar a los manierismos de Haruno. Quizás una de las aspiraciones de Haruno era llevar un estilo de vida similar al de Clena.

Fui con Clena y Roni al dormitorio.

Puesto que el primer rey sagrado tenía un grupo de cuatro, la idea de que un grupo debía consistir en cuatro personas persistía en este mundo hasta el día de hoy. Incluso en el ejército, el número más pequeño del que se podía formar una tropa era de cuatro. Por eso, era común que las habitaciones de huéspedes tuvieran capacidad para cuatro personas, y esta sala VIP no era una excepción.

Se suponía que debíamos darnos masajes ya que no pudimos hacerlo en la bañera, pero ahora que Roni estaba siendo tímida, yo estaba masajeando a Clena en su lugar.

"He estado queriendo probar esto. Vamos, acuéstate ahí."

Era mi turno ir primero esta noche. Me acosté boca abajo en la cama como ordenó Clena, y luego ella se sentó sobre mi espalda en su delgado pijama.

"Whoa.... ¡Suave!"

"... ¿estabas diciendo algo ahora mismo?"

"N-no, es sólo tu imaginación."

El peso en mi espalda era tranquilizador.

Roni, que aún no había recibido su masaje, me miró fijamente con una cara roja y brillante y unos ojos que parecían dispuestos a devorarme. Estaba avergonzada, pero llena de curiosidad. No pensé que fuera sólo mi imaginación que su línea de visión se dirigiera hacia mis caderas.

A este paso, Clena debería encargarse del masaje de Roni esta noche antes que yo. Quizá no podamos bañarnos juntos mañana por la noche. La mejor decisión aquí era esperar a que Clena manejara la situación en lugar de que yo me acercara a ella con el incómodo tema. Me pareció prudente salir de la habitación mientras Clena masajeaba a Roni.

Me pregunto si podré ver la sonrisa habitual de Roni mañana. Me dejé mimar en el masaje de Clena mientras pensaba en estas cosas.

"¡Buenos días, Sir Touya!"

La actitud de Roni se había aligerado un poco después de toda la preocupación que yo había pasado anoche. O mejor dicho, parecía que estábamos actuando más como ella y Clena normalmente actuaban juntas. Como si nos hubiéramos vuelto un poco más íntimos el uno con el otro.

No sabía lo que Clena discutió con ella anoche, pero cuando regresé al dormitorio, Roni se había cubierto la cara con las mantas y no me dejaba mirarla. Eso me hizo preocuparme por lo que iba a pasar con ella, pero se ve que mis preocupaciones eran infundadas. Roni estaba avergonzada en ese momento.

Abrí la puerta al Baño Ilimitado, queriendo lavarme la cara. "...Disculpe."

Pero cerré la puerta en cuanto la abrí.

"¿Qué pasa, Touya?"

"Habitación equivocada.”

"¿Cómo has podido equivocarte de habitación?" Clena parecía perpleja.

Bueno, tenía razón.

Intenté abrir la puerta otra vez. La vista era igual que antes. No sólo estaba viendo cosas.

"Um, ¿Sir Touya...? ¿Otra vez, a donde es que lleva esta puerta...?"

La vista más allá de la puerta era completamente diferente de cómo era justo anoche.

"Uh. No debería conducir a ningún otro lugar que al Baño Ilimitado, pero... ¿he ganado un nivel por quedarme aquí?” Había oído hablar de juegos con tales características en el pasado.

"Ganas niveles de forma natural. Aunque no se puede decir hasta que actualices tu tarjeta de estado,” dijo Clena, luego se asomó dentro del Baño Ilimitado de mi lado.

"Ya no hay bañera..."

"Hay una ventana grande, pero el cristal no parece de muy buena calidad." Roni también se asomó al interior, ambas dijeron lo que pensaban. Pero ninguna entendía el punto.

Probablemente no lo entendieron en ese momento, pero más allá de esta puerta estaba el vestuario.

Era del tamaño de seis tatamis. El suelo tenía unos azulejos de un color suave. A la derecha había un fregadero y al lado una lavadora grande de carga frontal. Lo que Roni llamó ventana grande era, de hecho, una puerta. En frente había una alfombrilla de baño para los pies.

Hasta el día de hoy, el Baño Ilimitado estaba compuesto por una sola habitación, pero en lugar de una puerta tenía una cortina que dividía los vestuarios y el cuarto de baño. Debe haber sido la primera vez que veían una puerta así.

En comparación con el mundo en el que nos encontramos actualmente, la calidad del vidrio era muy alta. Nadie consideraría tener una puerta hecha de vidrio aquí. El comentario de Roni sobre su baja calidad probablemente se refería a lo opaco que era, pero eso se debía a la sala de baño en el lado opuesto.

"Por ahora, vamos con Rulitora... No, vamos a traerlo aquí. Nos traerán el desayuno a la habitación."

"Entiendo. Lo traeré." Roni rápidamente se dio la vuelta y dejó la habitación para ir a buscar a Rulitora.

Mientras tanto, Clena y yo entramos en el Baño Ilimitado y empezamos a investigar.

Abrí la puerta de cristal para encontrar una bañera. No hay sorpresas. Los materiales de las paredes y el suelo no se modificaron. Las cosas que habíamos dejado junto a la pared estaban esparcidas por todo el suelo, donde la pared habría estado si la habitación no hubiera cambiado de tamaño. El panel de control estaba en la pared a la altura de los ojos, justo al lado de la puerta, y otro ubicado en la pared cerca de la bañera.

Esta sala también se había ampliado. Ahora los tres podíamos lavarnos como anoche en el baño más grande. La bañera era lo suficientemente grande para caber los tres.

"Clena, ¿te importaría comprobar si el baño funciona como antes? Yo revisaré el vestuario mientras tanto.”

"Esa es la puerta, ¿verdad? Entiendo."

Cambió de lugar conmigo y fue a ver si los grifos y la ducha podían hacer funcionar el agua caliente y el agua fría como lo hacían antes. Durante la semana pasada ella se había acostumbrado al panel de control que regulaba la temperatura del agua.

Manteniendo un ojo en ella, empecé a explorar el área, empezando por el fregadero. Delante de mí había un gran espejo. Esto también sería considerado de alta calidad para la gente de este mundo. A la izquierda y a la derecha había armarios. Encontré un porta cepillos de dientes en el armario de la derecha.

Tenían cepillos de dientes en este mundo, pero la calidad era muy diferente a la del Japón moderno. Las caries se podían curar con magia aquí, así que no había demanda de cepillos de dientes de mayor calidad. Se podría decir que cepillarse los dientes aquí era principalmente para mantener a raya el mal aliento. Para las personas con acceso regular a la magia curativa, no era raro omitir por completo el proceso de cepillado y simplemente masticar hierbas especializadas. Era un ambiente al que no podía acostumbrarme, como persona con sensibilidad japonesa moderna.

Abriendo el gabinete debajo del fregadero, encontré cepillos de dientes de repuesto, pasta de dientes, jabón, champú e incluso detergente para lavar la ropa. Por supuesto, todo esto fue creado a partir de mi MP. La pasta de dientes venía en todas las variedades, desde la de niños hasta la medicinal para dientes sensibles.

En realidad, Clena estaba obsesionada con cepillarse los dientes. Ella decía que era para preservar su brillante blancura, pero según Roni, había sufrido de caries cuando era niña.

Puede que le guste la pasta dental blanqueadora.

En ese momento, Roni regresó con Rulitora a remolque. Los dos estaban en la puerta, curiosamente midiendo el interior de la habitación.

"¿Es por qué usted subió de nivel?"

"¿Tú también lo crees?" Respondí a la pregunta de Rulitora con una pregunta mía. Yo tampoco lo sabía.

"Estamos comprobando si todo puede ser usado por ahora, así que, ¿pueden ustedes dos comprobar si todas nuestras cosas están bien?"

"Entendido.”

"Muy bien, entonces las llevaré afuera por ahora."

"Gracias. He mejorado con ello ahora, pero aún no soy bueno con la humedad.”

La humedad había bajado ahora que el baño y los vestuarios estaban separados, pero Rulitora seguía pareciendo reacio al aire húmedo. Sin embargo, considerando cómo solía apartar la cara y quejarse de que le ardían los ojos, fue un gran paso hacia adelante.

Aparte de eso, fui a inspeccionar la lavadora. Era de carga frontal, y desde el panel de control pude ver que también tenía una función de secado. Aunque el texto era de este mundo. Parecía algo que se encontraría en el lugar de donde vengo, pero no pude localizar el logotipo de un fabricante en ninguna parte.

Había una cesta metálica en el lateral, en la que había colocado un manual de instrucciones. Era un manual estándar de electrodomésticos modernos sin importar cómo lo miraras, pero al igual que el panel de control, estaba escrito en el idioma de este mundo, lo que le daba un aura surrealista.

"Está encendido... Así que esto también está agotando mi MP.”

Teníamos una muda de ropa, así que deberíamos tratar de lavar lo que se suponía que se iba a lavar hoy aquí. Sólo necesitábamos sacar cualquier cosa importante que no pudiéramos arriesgarnos a perder en caso de que algo saliera mal.

Y luego me di la vuelta para ver un vestuario sorprendentemente espacioso. Era un gran paso con respecto al vestuario anterior, donde los tres teníamos que amontonarnos si queríamos dormir.

En el extremo opuesto había un gran estante apilado con toallas de baño y de mano. También había estantes vacíos, tal vez para colocar tu ropa mientras te cambiabas.

Y por último, había un estante con algo más que toallas. Saqué uno para ver qué era, y encontré algo llamado "yuamigi". Tenía un diseño colorido.

"Clena, mira esto."

"¿Qué pasa? ...Er, ¿qué es eso? ¿Un vestido?"

Podría haber parecido uno basado en la forma. Había una variedad de diseños allí, así como otros para hombres.

"Esto se llama yuamigi. Lo usas cuando te das un baño.”

"¿A-Algo que usas cuando te das un baño? ¿Y no es un traje de baño?" Clena parecía confundida con mi explicación. Debido a las diferencias culturales, esto podría haber sido difícil de comprender para ella.

"Estamos usando toallas de baño ahora mismo de todos modos, ¿verdad?"

"Oh, ya veo."

Clena entendió una vez que le expliqué que se podía usar en lugar de una toalla de baño.

"Quiero decir, ¿tienes tantas ganas de bañarte con chicas que crearías esas cosas?"

"¿Qué quieres decir? Son comunes en el lugar de donde vengo.”

"Pero lo que los hizo fue tu Don."

"¿Hmm...? Oh, ¿es eso lo que esto significa...?" Me di cuenta después de que Clena me lo señaló.

De hecho, tenía la idea de que usar sólo una toalla de baño para cubrirnos era un inconveniente, y la bañera era demasiado pequeña para tres de nosotros en la versión anterior del Baño Ilimitado. Quise una lavadora después de ver a Roni lavando nuestra ropa, y había pensado en el hecho de que no teníamos cepillos de dientes o pasta dental decentes. Esto supuestamente mejoró el Baño Ilimitado y resolvió esos problemas.

Sin embargo, quedaban algunos problemas. Todavía era inconveniente dormir hasta tarde y Rulitora dijo que todavía dolía entrar. Pero este Baño Ilimitado se había vuelto más fácil de usar.

"¿Así que está concediendo mis deseos?"

"Podría ser más correcto decir que tu Don está creciendo de acuerdo con tus deseos, Touya."

"Hm, eso suena bien."

Rulitora y yo estábamos de acuerdo con Clena. Podrías decir que era el poder de obtener lo que deseas.

"¿Es realmente un poder tan conveniente?"

"No soy una experta, pero he oído que los Dones son una manifestación de los rasgos de tu alma."

"Tu alma, huh..."

"¡En otras palabras, tu deseo de bañarte con chicas cala hasta tu núcleo, Touya!"

"¡Hey!"

"¿Me dirás que no es cierto? Este Baño Ilimitado es la prueba.”

Clena me acusó con suficiencia, a lo que le acerqué la cara con ira, pero ella permaneció inquebrantable mientras me respondía con indiferencia.

"...Usted es un pervertido, Sir Touya," Murmuró Roni mientras me daba la espalda, su cara estaba roja como una manzana madura.

No me lo estaba imaginando, el comentario tímido de Roni me había atravesado el corazón con más fuerza que lo que Clena jamás podría con palabras.

Después de eso, inspeccionamos a fondo las instalaciones, pero no encontramos problemas particulares con la electricidad, el suministro de agua o la selección de detergentes. Se podría decir que el Baño Ilimitado se hizo más grande y ganó nuevos poderes. No se hizo más fuerte, sino que se hizo más conveniente. Estaba harto de oír hablar de su poder una y otra vez.

Ahora que teníamos un fregadero, podía lavarme la cara más fácilmente por las mañanas.

Estuve repasando el manual de instrucciones de la lavadora con Roni, e hicimos un lavado de prueba en algunas prendas que estarían bien aunque fallaran. Era una máquina automática que hacía todo, incluyendo el secado, así que todo lo que teníamos que hacer era esperar.

Roni no podía creer que se podía lavar la ropa con sólo poner las cosas dentro de una caja. Tan pronto como la máquina empezó a girar y a hacer ruidos, ella se acercó a mí sorprendida. No pasó mucho tiempo hasta que ella y Clena quedaron fascinadas por la ropa hasta el punto de que sus cabezas giraron.

El más sorprendido de todos fue Rulitora, que casi irrumpió en el Baño Ilimitado listo para atacar después de escuchar la lavadora. Había asumido que un enemigo había aparecido debido a los desconocidos sonidos no humanos que venían de dentro. Para mí, era un sonido nostálgico pero familiar, pero para la gente de este mundo, debe haber sido un ruido extraño que nunca habían escuchado.

"Oye, cuando le enviemos el mensaje a Haruno, ¿qué tal si solicitamos una actualización de la tarjeta de estado también?"

"Buena decisión. Hagámoslo."

El crecimiento del Baño Ilimitado debe haber estado conectado al mío. ¿Fue sólo una coincidencia, o sucedió como resultado de que yo durmiera bien?

Desayunamos tarde por el tiempo que pasamos investigando el nuevo baño, luego los cuatro fuimos a buscar a un clérigo del templo.

"¿Un mensaje para el Héroe de la Diosa en Atenápolis? No me importa." Se lo pedimos a la clériga designada y ella amablemente nos concedió nuestro favor. El conocimiento ya se había extendido a los varios templos sobre Haruno llegando y comenzando sus deberes en Atenápolis. Su grupo había establecido su base en Atenápolis, y junto con las peregrinas estaban ayudando a reparar los daños sufridos en la ciudad a causa de los monstruos.

Me decepcionó que el mensaje no pudiera ser una carta de amor. Era una experiencia nueva para mí, así que estaba muy emocionado.

Dicho esto, el mensaje fue enviado esculpiéndolo en una tablilla de arcilla, y transmitiéndolo a la propia tablilla de arcilla del templo de destino. Así que el templo que lo envía tendría que leer mi mensaje. No sólo eso, el templo receptor necesitaría comprobar el contenido del mensaje también, así que podrían leer cada palabra. Por lo tanto, el contenido del mensaje debía ser discreto. No podía enviarle ninguna declaración de amor, por supuesto, pero tampoco podía enviarle nada sobre el reino del desierto.

Al final, decidí contarle a Haruno cómo me las arreglé para salvar a la tribu Torano'o y sobre mis dos nuevas compañeras de equipo, Clena y Roni. Y que no me quedaría mucho tiempo en Ceresópolis, y que iría a encontrarme con ella pronto.

"Pronto" se refiere a cuando terminemos nuestras investigaciones en el reino del desierto. No podía contarle ese detalle en el mensaje. No sabía lo que encontraríamos después de nuestras investigaciones, pero en cualquier caso, era algo de lo que teníamos que hablar directamente con Haruno.

Yo fui quien dictó el mensaje, mientras Clena me lo escribía, y luego se lo entregamos a la clériga. Yo no habría sido capaz de escribir con demasiada fluidez todavía.

Aunque yo era un "Héroe de la Diosa", pagamos los honorarios necesarios para enviar el mensaje. Gracias a eso también sabía que era un honorario bastante alto, uno que una persona ordinaria no podría pagar fácilmente.

Después actualizamos nuestras tarjetas de estado. Clena y Roni habían ganado un nivel cada una, probablemente gracias a la subyugación de ese ejército de monstruos.

Clena era nivel 20 y Roni nivel 19. Clena era un miembro de grupo de primera clase, pero Roni estaba sólo un paso detrás.

Las estadísticas de Clena eran más altas que el promedio general, con su MP y MEN particularmente altos. Roni, por otro lado, tenía números más bajos en MP y MEN, pero su TEC se disparaba por encima del resto.

Desafortunadamente, Rulitora seguía estacionario en el nivel 29.

La actualización de mi tarjeta de estado debía hacerse bajo la presencia del anciano del templo. Esto podría haber parecido innecesariamente glorificado, pero aparentemente era normal para un Héroe de la Diosa.

La tarjeta recién actualizada salió del mismo color azul de siempre, lo que desafortunadamente significaba que aún no había llegado al nivel 20.

Nivel 19.

Igualaba a Roni, pero eso no fue el final.

"... ¿Qué demonios es esto?" Clena exclamó sorprendida después de mirar mi tarjeta desde mi derecha.

El problema eran mis estadísticas. El gráfico dibujado en mi tarjeta de estado sobresalía.

"Su MP y MEN están fuera de las listas."

Mis otras estadísticas habían crecido en todos los aspectos, pero como dijo Roni, mi MP y mi MEN eran sobresalientes... no, estaban literalmente disparadas más allá del límite de la tarjeta.

Incluso el anciano del templo de Júpiterópolis todavía tenía sus estadísticas dentro de la tarjeta. Viéndolo desde esa perspectiva, puedo decir lo extraordinario que era este caso.

Había estado anticipando la extensión de mi crecimiento desde el entrenamiento en el asentamiento de la tribu Torano'o, pero esto salía completamente del campo izquierdo.

Los residentes del templo tampoco pudieron ocultar su sorpresa, ya que varios de ellos me alabaron con palabras de elogio.

"¿Fue por usar tanto su Don en el asentamiento?" Rulitora tampoco pudo contener su sorpresa, mientras miraba mi tarjeta desde arriba de mi cabeza.

Esa era la única explicación que se me ocurrió. Eso debe haber sido suficiente.

"Ah..." dijo Clena débilmente, como si acabara de pensar en algo. "Señor anciano del templo. Por favor, prepare la guía que le pedimos anteriormente. Nos iremos ahora para hacer los preparativos." Dijo Clena en un tono poco característico, luego agarró mi mano y rápidamente salió de la habitación.

Probablemente se trataba de algo de lo que no podía hablar en ese momento. Lo dedujimos como tal y seguimos a Clena de vuelta a nuestra habitación como ella nos dictó.

Una vez que entramos, Clena se sentó en el sofá con una expresión de preocupación. Roni y yo nos sentamos en el sofá frente a ella, mientras que Rulitora se sentó a nuestro lado en el suelo, viendo que su cola no le permitía estar ni una pizca en el sofá. Asegurando que todos estábamos sentados, Clena comenzó a hablar.

"Touya, estuviste conjurando agua en el asentamiento la mitad de cada día, ¿no?"

"Sí, de seis a siete horas, para ser específicos."

Clena suspiró profundamente. Encontró algo preocupante en mi respuesta.

"Para ser sincera, ni siquiera yo puedo usar mi magia continuamente durante más de una hora. Tal vez pueda lograrlo con algunos descansos, pero eso me dejaría inconsciente durante días.”

"El Baño Ilimitado no me presiona demasiado.”

"Aun así, lo usabas constantemente. Llevabas tu MP hasta la última gota todos los días.”

"Me las arreglé para llenar la reserva con el agua suficiente en sólo medio mes gracias a eso. Me alegro de haberlo hecho."

Ahora que lo pienso, había aumentado la producción de agua para llenarla más rápido. Probablemente había usado más MP debido a eso, viendo cómo no reducía el tiempo que pasaba en ello.

"Fui ingenua. Debería haberme dado cuenta cuando curaste todas mis quemaduras, sin dejar ni una sola cicatriz..."

Se acunó con la cabeza en las palmas de las manos.

Hablando de eso, mi Luz Sanadora era el más básico de los hechizos de sanación. Lograr tales resultados usando sólo ese hechizo implicaba un MP inmensamente poderoso.

Ella probablemente no había estado en el estado mental correcto. No puedes culparla por no darse cuenta en ese momento.

"Oh sí, Sir Touya. Después de dejar el asentamiento, usó la secadora para secar nuestra ropa, ¿verdad? ¿Eso también usa MP?"

"Sí, así es. Cualquier cosa que puedas usar en el Baño Ilimitado requiere mi MP."

La lavadora estaba funcionando en este momento, y también estaba siendo alimentada por mi MP.

Roni probablemente sólo me estaba haciendo una pregunta honesta. Rulitora simplemente miraba con expresión dudosa. Pero los ojos de Clena se abrieron de par en par después de escuchar mi respuesta.

"E-Es cierto que hay algunos hechizos a largo plazo, pero..."

Clena era una usuaria de magia de primera categoría, pero mantener un hechizo durante tanto tiempo le supondría un gran esfuerzo incluso para ella.

En comparación, yo agotaba mi MP todos los días durante seis o siete horas seguidas. Incluso después de dejar el asentamiento, estuve usando mi MP mientras viajábamos. Es más, incluso lo usaba mientras tomábamos descansos y nos bañábamos juntos, y para la ventilación durante la hora de dormir. No le había prestado atención, pero incluso podría haber estado usando MP para mantener nuestros bienes almacenados dentro del baño.

Viendo cómo el Baño Ilimitado había aumentado sus características, estoy seguro de que seguiría afectando a mi MP. Pensando en ello ahora, todo esto era bastante increíble.

"Tu MP ha llegado al nivel de alguien que ha estado usando magia durante décadas, Touya. Está en el nivel de las leyendas.”

Mi MP y MEN disparados por los bordes de mi tarjeta eran el resultado de eso. Se decía que la gente bendecida por la Diosa de la Luz progresaba más rápido que otros, pero aparentemente yo ya había sobrepasado esos límites sin darme cuenta.

Y si siguiera usando mis poderes, seguiría creciendo.

"¿Puedes decirme otra vez qué clase de hechizos podías usar?"

"Sólo Invocación de Espíritu de Luz, Luz Sanadora y Antídoto."

El problema principal era que, incluso si mi MP era legendario, no tenía ningún uso para ello más allá de mi Baño Ilimitado.

Estaba tentado de bañarme en el nuevo baño ya que la conversación me agotó, pero nuestro guía clérigo había llegado, así que nos fuimos a la ciudad.

Habíamos decidido vender la fruta de cactus, los dátiles y las pieles de jabalí, así como el áloe que se podía usar para hacer medicinas. Lo último fue la piel de buey dorado. No íbamos a venderlo a menos que consiguiéramos el precio actual, pero como resultó sorprendentemente alto, decidimos hacerlo de todos modos.

Clena se encargó de juzgar los precios. El buey dorado sólo se encuentra en el vacío, por lo que podría obtener un buen dinero por su piel en los países del norte como Junópolis. Su precio aquí en Ceresópolis rivalizaba con las estimaciones de Clena, así que decidimos venderlas todas.

Este país no tenía familia real, y en su lugar estaba gobernado por un consejo formado por los grandes terratenientes. Eso en sí mismo no era un problema, pero los nobles de otros reinos dentro de la Alianza Olimpo tendían a despreciar a los países sin un rey. Como resultado, la clase alta de este país se deleitaba en exhibirse vistiéndose con ropa y accesorios extravagantes. La piel de buey dorado alcanzaba precios tan altos porque su color dorado estaba perfectamente en línea con sus sentidos de la moda. Podrías considerarlo un exceso vulgar, pero su influencia económica cubría una extensión mucho mayor que la de los inútiles nobles de otros reinos.

El comerciante de pieles nos tomó por aficionados y trató de regatear, pero Clena vio a través de ello y remarcó su farol. Se puso nervioso, pero cuando vi que todavía intentó hacernos tragar algunos precios mal calculados, hablé más alto. Al final conseguimos venderle el pelaje a un precio ligeramente superior.

La falta de educación obligatoria en este mundo significaba que el analfabetismo estaba por las nubes, por lo que a menudo te encontrabas con gente que ni siquiera podía hacer matemáticas simples. Pero no deberías intentar estafar a un estudiante de secundaria del Japón moderno.

En cuanto a nuestras propias compras, primero compramos algunos artículos que habíamos estado esperando por un tiempo — una tienda de campaña y una lona plegable. Después de eso, Clena y yo compramos un juego completo de armadura de cuero duro. Habíamos aprendido las agonías de viajar a través del vacío con armadura metálica.

Luego fuimos a la tienda del gran maestro pervertido — la tienda de la marca Ficus
— para que Clena y Roni pudieran conseguir ropa interior bonita y transpirable. Ellas también habían sufrido algunas experiencias personales y dolorosas durante nuestra estancia en el vacío.

De alguna manera me arrastraron a ayudarles a elegir su ropa interior. La tienda tenía muchos diseños para elegir en cuanto a ropa interior transpirable se refiere. Roni se me acercó con una sonrisa inocente y una selección de dicha ropa interior.

"¡Sir Touya! ¿Cuál de estos colores le gusta?"

Roni me había traído tres juegos de colores diferentes. Eran de los conjuntos que emparejaban superior e inferior, adornados con un patrón lindo de corazones y cintas. Los colores eran blanco, azul claro y rosa. Imaginé que el tono cálido del rosa combinaría bien con el color crema de su cabello, y lo dije.

"¿Qué tal el rosa?"

"¡Entiendo! ¡Mientras a usted le guste, Sir Touya!" Roni dijo, y luego regresó con Clena con una sonrisa alegre, meneando alrededor la ropa interior que yo había escogido para ella.

Su sonrisa era inocente como de costumbre, pero más allá de eso, sentí que la distancia entre nosotros se había reducido un poco.

"Oye, Touya. Si vas a ayudarnos a elegir, entonces ven aquí."

"...Si estás de acuerdo con eso, Clena, entonces seguro."

Rulitora, el clérigo y yo asumimos que las chicas se sentirían avergonzadas, así que estábamos cuidando las bolsas a la distancia. Pero si Clena quería que fuera con ella, ¿qué otra opción tenía?

Dejé a Rulitora y al clérigo, y me dirigí hacia Clena. No podía llevar al clérigo, y Rulitora era demasiado grande para pasar por los pasillos. En realidad, los pasillos aquí eran mucho más estrechos que en las tiendas de Jupiterópolis.

"Este lugar es bastante estrecho comparado con los de Júpiter."

Clena miró a su alrededor en respuesta, y finalmente se dio cuenta de mi comentario sobre los pasillos. Probablemente no lo había notado antes, ya que no dificultaba su propia navegación.

"¿Hm? Oh, eso podría ser porque los semi-humanos no vienen aquí."

"¿No lo hacen? ¿Por qué no?"

"Ceresópolis tiene una clara falta de semi-humanos. Es un país de granjeros, así que probablemente no estén interesados.”

"¿Es eso?"

"Creo que la mayoría de ellos preferiría cazar a trabajar en la agricultura,” dijo Roni con la cabeza inclinada.

Básicamente, dado que los semi-humanos tenían poco interés en este país agrícola, las tiendas tampoco fueron construidas pensando en ellos. Ahora que lo pienso, Roni y Rulitora estaban recibiendo muchas miradas de la gente. Especialmente Rulitora.

"De todos modos, ¿qué te parece esto?"

"...Son grandes."

"Eso no,” replicó exasperada mientras yo decía lo que pensaba sobre el sostén que había elegido.

"Er, quiero decir, creo que se ve bien. Aunque no creo haberte visto vestir de blanco antes.”

"Eso es porque soy muy pálida."

Clena me estaba enseñando un sostén blanco puro. Normalmente ella no usaba ese color, pero parecía que le gustaba el diseño con volantes. Aparentemente le gustaba la ropa interior en colores más profundos, debido a su piel pálida y cabello plateado.

Su piel se había enrojecido un poco cuando viajábamos por el vacío, pero apenas se le podía llamar bronceado. Era como era su cuerpo.

Su piel de porcelana destacaba aún más en comparación con Roni y conmigo, que ahora estábamos bastante bronceados.

Las chicas no terminaron después de un solo par, por supuesto, y procedieron a escoger varios más. Yo no tenía nada nuevo que comprar aquí. Anteriormente ya había comprado todo lo que necesitaba con nuestro viaje al vacío en mente.

Era casi mediodía cuando salimos de la tienda, así que conseguimos la ubicación de un vendedor de carruajes y regresamos al templo. Queríamos escoger un carruaje para nuestro viaje al vacío sin que el clérigo nos acompañara.

Hubiera sido raro rechazar al clérigo como nuestro guía por la tarde, así que en vez de eso optamos por investigar sobre el Señor Demonio en la biblioteca del templo.

Dicho esto, era particularmente difícil mantener en secreto nuestro interés en el reino del desierto. Clena y Roni habían viajado todo el camino desde Junopolis de esta forma, así que estoy seguro de que mis problemas se desvanecían en comparación con los suyos.

No es como si tuviera ninguna intención de convertirme en el héroe para asuntos varios, pero parece que terminé en un camino alternativo para convertirme en uno.

Pero no me arrepentía. El hecho es que no podía abandonar a estas dos chicas en este viaje temerario.

Y como todos nos sentimos obligados a descubrir la historia oculta, la verdad sobre el Señor Demonio, decidimos dirigirnos juntos al reino del desierto.

Cuando volvimos al templo, sacamos nuestra ropa a medio secar y la colgamos para que se secara al sol. Dejarlas dentro durante todo el ciclo las desgastaría más rápido. Secar la ropa bajo el sol era algo que sólo podíamos hacer mientras estábamos en un lugar. Normalmente, las colgaría para que se secaran dentro del Baño Ilimitado.

Luego almorzamos y pasamos el resto del día escarbando en la biblioteca.

Tanto a Rulitora como a Roni no se les daba muy bien la lectura, por lo que se les encargó el transporte de libros, mientras que a Clena y a mí nos tocó la lectura.

Aunque fui llamado de otro mundo, podía leer en el idioma de este mundo gracias a la bendición de la Diosa. Ese no era el final. Incluso podía leer los libros escritos en una lengua antigua que Clena no podía descifrar. Era conveniente, seguro, pero esta bendición de la diosa no sabía dónde dejarlo.

"Ugh... ni una sola pista..."

A pesar de toda nuestra investigación, no pudimos encontrar ni un solo artículo con detalles sobre el Señor Demonio.

Agaché la cabeza sobre la mesa después de horas de trabajo infructuoso.

La biblioteca del templo era una habitación más pequeña de lo que el nombre podría haber implicado. Habíamos mirado todos los documentos que parecían dignos de mención, y aunque encontramos una montaña de textos sobre el primer rey sagrado, apenas encontramos nada sobre el señor demonio. Quizás la información sobre él fue borrada junto con todo lo relacionado con el reino del desierto.

La leyenda del primer rey sagrado derrotando al Señor Demonio se había transmitido, pero el conocimiento de dónde había vivido ese señor demonio se había perdido. Parte de la leyenda hablaba del grupo del primer rey sagrado que irrumpió en el castillo del señor demonio, después de enterarse de su ubicación por un sabio que vivía en un manantial. Sin embargo, no había registros del paradero de dicho manantial.

Y ahora, 500 años después, la única información que teníamos era que el manantial de este sabio estaba localizado en el continente, pero no pudimos determinar cuál. Este podría haber sido otro trabajo de encubrimiento que habían hecho. Mirando un mapa, Ceresópolis también tenía un "Manantial del Sabio" al este. Asumiendo que el reino del desierto era donde había vivido el señor demonio, este era probablemente el elegido. Sólo pude darme cuenta de eso gracias a la información que Clena me había dado.

"Hmm, ¿cree que podríamos pasar por aquí a este manantial ya que está a lo largo del camino a la puerta?" Preguntó Rulitora, inspeccionando el mapa.

Si este mapa fuera correcto, llegaríamos al manantial si saliéramos de Ceresópolis hacia el este. Un poco más al sur estaba la puerta que una vez estuvo a desbordar de demonios, la puerta que la tribu Torano'o había destruido.

"Deberíamos comprobarlo por si acaso. Aunque no espero encontrar nada allí."

"Sí, han pasado más de 500 años desde que el sabio vivió allí."

Decidimos añadir el manantial del sabio a nuestro itinerario, para que pudiéramos usarlo como punto de referencia para llegar a la puerta.

Durante mi investigación, también traté de buscar libros sobre hechizos clericales para encontrar otras maneras de utilizar mi colosal reserva de MP. Lamentablemente, esos esfuerzos también terminaron en vano.

Bueno, no es que no haya encontrado ningún libro. Había bastantes, siendo este un templo y todo eso.

No pude encontrar nada más completo que el libro de texto que me había dado el anciano del templo en Jupiterópolis. Ese hombre se había esforzado mucho por mí.

Después de que concluimos nuestra investigación y volvimos a nuestra habitación, me senté en el sofá y repasé el libro de texto. Por ahora pospuse el entrenamiento práctico y lo hojeé todo, pero los hechizos de ataque no caían bajo el dominio de la magia clerical. La única excepción que encontré fue una para purificar a seres impuros como los no-muertos, pero desafortunadamente no tenía efecto contra oponentes normales.

"¿Crees que podría aprender tus hechizos espirituales, Clena?"

"Eso sería imposible. Ni siquiera puedes oír las voces de los espíritus, ¿verdad, Touya?"

Se me ocurrió una idea, pero desafortunadamente, requería algunos rasgos especiales que yo no poseía.

"Los hechizos clericales están muy sistematizados, así que cualquiera que reciba una bendición debería aprenderlos fácilmente."

"¿Es así como funciona...?" Bajé los hombros.

Debería haber confiado en la eficacia de mis hechizos, pero como hombre, ¿me equivoqué al querer algo único en mis hechizos?

Aparte de los clericales, los hechizos no estaban sistematizados. Así que, para aprenderlos, tenías que estudiar con uno de los varios practicantes.

Las únicas personas que conocía que podían usar magia fuera de los hechizos clericales eran Clena, que usaba magia espiritual, la princesa de Jupiterópolis, que usaba magia santa, y Rium, que usaba magia de cristal.

"¿Hay alguna forma de encontrar otros usuarios de magia?"

"Algunos de ellos aceptan estudiantes, pero en cualquier caso, primero tienes que reunirte con ellos en persona. Los únicos hechizos que puedes aprender de un libro de texto son hechizos clericales.... Oh."

"¿Qué pasa?"

"Podrías encontrar algunos en templos de otras diosas. Libros de texto para otros hechizos, quiero decir."

"¿En serio?"

"Bueno, ¿crees que Invocar Espíritu de Luz es un hechizo que usa el poder de la Diosa de la Tierra?"

"Ohh... Sí, supongo que no."

Sería " Invocar Espíritu de Tierra,” si acaso.

Seguirían siendo tus hechizos de clérigo comunes y corrientes, pero si hubiera alguno que atacara, podría empezar a utilizar esta loca reserva de MP mía y ser más útil durante las batallas.

"Oh, Sir Touya. Creo que esta ciudad también tiene un templo de tierra."

"¿Ah, sí?"

"Sí, ya que la Diosa de la Tierra es adorada por granjeros y cazadores." Ya veo. Eso significaba que los seguidores de la Diosa de la Tierra estaban aquí en esta capital agrícola de Ceres.

"Ahora que lo pienso, creo que vi su símbolo hoy. Era un edificio pequeño comparado con este templo.”

"Por supuesto que lo sería. Los gobernantes de un país prefieren adorar a la Diosa de la Luz.”

En todos los países, excepto en unos pocos, el templo de la Diosa de la Luz era el más grande, siendo así su templo representativo. Pero eso no significaba que no existieran templos para otras diosas.

Según Rulitora, el templo de la Diosa de la Tierra era sólo la mitad de grande que éste. Para ser franco, probablemente no estaban recibiendo tantas donaciones de sus seguidores.

"Probablemente no deberíamos salir ahora, ¿eh?"

"Ya se está haciendo tarde. También, creo que los clérigos nos están preparando la cena.”

"Muy bien, entonces saldremos mañana por la mañana."

Estaba listo para ir, pero como Roni señaló, no podíamos ignorar nuestra cena, y mucho menos ir a visitar otros templos tan tarde por la noche.

"Vamos a recoger nuestro equipaje por ahora." Rulitora se levantó lentamente y saltó dentro.

La parte más pesada y voluminosa de nuestro cargamento eran las monedas. Repartimos la cantidad que necesitábamos entre varias bolsas, y luego guardamos el resto en una bolsa dentro del Baño Ilimitado. No había otra caja fuerte más segura que ésta.

"Touya, vamos a saludar al anciano del templo."

"¿Estaría bien decirle que vamos al templo de la Diosa de la Tierra?”

"Estará bien. Los templos deben estar en buenos términos entre sí. Incluso puedes decirle que vamos a buscar cosas en su biblioteca.”

"De acuerdo, lo haré.”

Dejamos el cargamento a Rulitora y Roni, luego los dos fuimos a saludar al anciano del templo. Pero cuando lo hicimos, el anciano nos instó a que nos quedáramos un rato.

Me sorprendió su conducta apresurada, pero Clena no se vio afectada y mantuvo la cara seria. Supongo que predijo que llegaría a esto. Cuando le pregunté más tarde, me dijo que las donaciones de los seguidores se acumularían con sólo tener un Héroe de la Diosa presente. Como si ellos dijeran: "Permítannos contribuir al alojamiento del héroe.”

Y tal como Clena había sugerido antes, el anciano se quedó callado cuando le dije que visitaríamos la biblioteca en el templo de la Diosa de la Tierra, como si se hubiera rendido. Probablemente descubrió que no habíamos obtenido nada de nuestra investigación en su biblioteca. Me sentí un poco culpable por confiar tanto en ellos, pero al menos habíamos donado suficiente fruta y carne seca para que todos en el templo la disfrutaran. Sólo nos habíamos quedado un día, así que no debería haber ningún problema.

Mientras volvíamos a nuestra habitación después de la conversación con el anciano, con la mirada perdida delante de mí, le pregunté a Clena en voz baja:

"¿Deberíamos dar nuestra donación al templo de la tierra en monedas?"

"Probablemente debamos, si vamos a quedarnos allí. Hagamos los preparativos en la habitación.”

En ese sentido, habíamos bajado hasta el baño subterráneo para lavarnos por la noche, pero no pudimos contener nuestra curiosidad sobre el nuevo baño y abrimos la puerta al Baño Ilimitado allí.

Las chicas estaban disfrutando de la ducha. Era entrañable verlas jugar en su yuamigi mientras compartían la ducha de mano.

La bañera no era tan grande como la del templo, donde podíamos estirar las piernas hasta el final, pero aún así era bastante grande. No hace falta decir que los tres tuvimos un momento de relajación.

Al día siguiente, nuestro grupo partió del templo de la luz y se dirigió al templo de la tierra.

Salí a las calles completamente armado, con el ataque al héroe Cosmos aún fresco en mi mente. Sin decir una palabra al respecto, los demás también se habían armado hasta los dientes. No es gran cosa, ¿verdad?

Rulitora nos llevó al templo de la Diosa de la Tierra, que estaba situado entre dos calles alineadas con varias tiendas. Ayer no me había dado cuenta, pero esta era la calle que habíamos tomado al volver de la armería. Rulitora estaba prestando más atención mientras caminábamos, así que había notado el símbolo de la Diosa de la Tierra.

Tal como él dijo, esto era de aproximadamente la mitad del tamaño del templo de la luz. Tenía una atmósfera acogedora y se parecía más un gran taller u oficina que un templo. Me hizo recordar un pequeño santuario rodeado de casas en mi vecindario.

La puerta principal era similar en diseño al templo de la luz, pero aun así no podrías decir que era un templo si no fuera por ese símbolo sobre la puerta.

Por cierto, había una frutería al lado del templo. Se podía oír a un anciano y una anciana animados alzándose la voz. Probablemente estaban casados.

Había cestas de fruta para donar al templo alineadas en el frente. Tenían un buen sentido de los negocios. De hecho, diría que las canastas destacaban más que el símbolo de la puerta.

Compramos una canasta mientras estábamos allí, luego caminamos a través de las puertas del templo mientras oíamos a la pareja de vendedores de fruta gritar "¡Que la Tierra los bendiga!" por detrás de nosotros.

Este templo tenía un patio delantero en lugar de un patio trasero, así que dejamos nuestro rickshaw allí. El guardia ya parecía saber que yo era un Héroe de la Diosa y que estuve en el templo de la luz, así que nos dejó entrar tan pronto como le mostré mi tarjeta de estado.

Fue gracioso ver cómo se le salían los ojos cuando vio las estadísticas en mi tarjeta.

Interesante, así que cada vez que entregaba mi tarjeta de estado como identificación personal, también revelaba mis estadísticas. Obviamente la gente iba a estar conmocionada, es decir, ni siquiera yo estaba acostumbrado a verlas.

Pudimos reunirnos con el anciano del templo inmediatamente. Era un hombre de mediana edad con pelo castaño, cara redonda y sin vello facial. Tenía una figura pequeña y corpulenta y unas piernas rechonchas. Si no fuera por la sotana que llevaba puesta, habría asumido que era un gerente de empresa o algo así.

Le dimos la canasta de frutas y le dijimos que estábamos buscando información sobre el señor demonio y libros de texto sobre los hechizos de la Diosa de la Tierra. Él nos llevó rápidamente a la biblioteca, excusándose por su pequeño tamaño. Aunque era el tipo de lugar donde uno esperaría encontrar información que una vez fue borrada y olvidada, así que estaba más que feliz con ello.

Rápidamente me dieron un libro de texto mágico. Aparentemente tenían un montón de repuestos, ya que la mayoría de la gente quería convertirse en clérigos bajo el templo de la luz en lugar del templo de la tierra en estos días.

"Si desea estudiar estos hechizos, ¿puedo sugerirle que reciba una bendición?"

"¿Se refiere a una bendición de diosa? Ya la he obtenido.”

"Esa es sólo la bendición de la Diosa de la Luz. Esta sería la bendición de la Diosa de la Tierra.”

"¿De verdad está bien?"

"¿Por qué no iba a estarlo? Una persona normal podría no ser capaz de manejarlo, pero usted no debería tener problemas con sus niveles de MP, Sir Héroe."

Parecía que no había problemas con recibir múltiples bendiciones, ya que las cinco
— no, seis diosas eran todas hermanas. La ceremonia en sí era también una ceremonia estándar, hecha cada vez que alguien iba a convertirse en un clérigo.

"El archiclérigo del grupo del primer rey sagrado, San Pilaca, fue bendecido por las cinco diosas."

"Ese fue uno de los aliados del héroe del pasado, ¿verdad?"

"Sí, uno de los tres."

En otras palabras, incluso si no era común, había al menos un precedente. Aunque ese precedente fue alguien que había alcanzado un estatus legendario.

Lo comprobé con Clena, quien me dijo que debería estar bien con mis niveles de MP. Confiaba en Clena y en su conocimiento sobre la magia, así que accedí a recibir la bendición de la Diosa de la Tierra.

El templo se preparó para unas horas después de eso, almorzamos, y luego la ceremonia misma tomaría otro par de horas. El anciano del templo había cambiado de sotana a túnica ceremonial y ahora parecía un anciano adecuado en vez de un asalariado.

En la ceremonia me senté dentro de un círculo mágico, similar al que se usó para convocarme aquí, y los ancianos recitaron interminablemente oraciones rituales.

El círculo mágico debajo de mí comenzó a emitir una luz cálida y suave. Pensamientos flotaron dentro y fuera de mi mente mientras me preguntaba si fue así cuando me llamaron. Yo sólo me senté allí todo el tiempo, pero el anciano permaneció de pie, recitando esas oraciones durante varias horas. Eso debe haber sido duro. Estaba jadeando por aire cuando terminó.

Realmente no noté nada en particular acerca de ser bendecido por la Diosa de la Tierra después de la ceremonia, pero me dijeron que vendría después de haber aprendido algunos hechizos.

Cenamos temprano, igualando nuestro almuerzo temprano, y luego nos quedamos en el templo por el resto de la noche. La canasta de frutas fue una donación por examinar su biblioteca, así que donamos una bolsa llena de monedas para que nos quedáramos. Nos sentimos muy agradecidos mientras el propio anciano del templo nos guiaba a nuestra habitación.

El tamaño reducido de la habitación reflejaba el del templo, y no había un baño grande, pero al menos tenía un lugar para que Rulitora se bañara, así que no podíamos quejarnos.

Esa noche, los tres fuimos al Baño Ilimitado con nuestras mudas de ropa en la mano.

"... ¿Qué?"

El suelo del vestuario era ahora de madera. La bañera había cambiado a una tina de madera de cedro japonés.

Sólo pude rastrear la causa hasta la bendición de la Diosa de la Tierra.



Habíamos permanecido en el templo de la Diosa de la Tierra durante tres días.

Tomé prestado el terreno ceremonial y llevé un cubo de tierra para practicar mis hechizos.

Aprender un nuevo hechizo en tres días podría haber sonado rápido para algunos. Sin embargo, tomarme tres días para aprender un hechizo básico cuando ya sabía que los fundamentos de la magia clerical estaban en realidad en el lado lento.

Aparentemente el problema era yo tratando de usar el poder de la Diosa de la Tierra para hechizos, donde previamente había usado el poder de la Diosa de la Luz. Usando la cocina como ejemplo, sería como tratar de hacer algo salado añadiendo azúcar. Básicamente, estos últimos tres días fui yo aprendiendo a usar sal en lugar de azúcar.

Fue sorprendentemente difícil. Ahora podía ver por qué tan poca gente podía usar hechizos de múltiples diosas.

Y el resultado fue como tal... “¡Invocar Espíritu!"

Apoyé mi mano en una pila de tierra y llamé a los espíritus de la tierra. Mi MP estaba activado. Una porción de tierra tomó una forma de cono, apuntando hacia el techo. Yo no era el que lo estaba moldeando, sino los espíritus de la tierra.

He perforado con éxito una tabla de madera con el cono. Podría ser capaz de endurecer esto vertiendo más MP en él y aumentando su densidad.

A diferencia de la invocación de los espíritus de luz, que podría hacerse en cualquier parte siempre y cuando tuvieras MP y a ti mismo, la invocación de espíritus de tierra tenía la desventaja de requerir tierra. Por otro lado, tenía una ventaja sobre los espíritus de luz para poder crear un poder ofensivo físico.

Agarré el extremo puntiagudo del cono, canalicé mi MP en él, y la tierra se volvió más densa y negra. Saqué mi mano rápidamente, y lo que quedó fue un cuchillo negro y torcido. Casi parecía un cuchillo hecho de obsidiana.

Golpeé la superficie brillante con el dedo e hizo un sonido agudo, indicando lo duro que era. No era muy firme, pero parecía lo suficientemente afilado para compensarlo.

Lo probé en la tabla en la que acabo de perforar un agujero. La hoja se hundió profundamente en la madera y luego se rompió. Era definitivamente afilado, pero también quebradizo. Probablemente podría haber cortado la tabla en dos si el MP que hubiera puesto fuera más fuerte, o si hubiera usado más tierra.

Detuve el flujo de mi MP y, un momento después, el cuchillo estalló y luego volvió a la tierra.

"Este hechizo es muy útil. Podría usarlo en la batalla."

"Disculpe, ese hechizo se usa para cuidar los campos o construir acueductos..."

El anciano que parecía un asalariado de mediana edad y que veía mi practica me lo dijo con expresión de cansancio mientras yo me asentía a mí mismo con satisfacción.

Este hechizo se usaba normalmente para la construcción, así que comprimirlo en un arma requeriría una cantidad significativa de MP.

"Esto es meramente una bendición de nuestro pequeño templo, pero si usted recibe una bendición del templo principal, será capaz de lograr mucho más."

"¿El tamaño del templo cambia las cosas?"

"Sí. El templo principal está en otro nivel."

Parecía que tenía que hacer una visita al templo principal de la Diosa de la Tierra si quería más poder. Podría ser mejor hacer lo mismo para cada una de las bendiciones de las otras diosas.

Coincidentemente, el templo principal de la Diosa de la Luz estaba en Jupiterópolis, así que no tenía nada más que ganar en ese frente. Por ahora, sin embargo, necesitaba concentrarme en llegar al reino del desierto, así que lo tuve en mente como una opción para más tarde.


Cuando volví a la habitación después del entrenamiento, Clena y el resto acababan de regresar también. Mientras yo entrenaba, ellos se preparaban para el viaje.

Habría ayudado a pedir un carruaje nuevo si lo hubiéramos hecho a medida, pero como estábamos comprando de segunda mano, se lo dejé a Clena.

"Oh, Touya. ¿Cómo va tu magia?"

"Bastante bien. He aprendido los hechizos básicos y ahora tengo un libro de texto, así que tendré que practicar por mi cuenta después de esto.”

"Ya veo. Tenemos en nuestras manos un buen carruaje, también. Sólo necesitamos comprar un suministro de comida, y entonces estaremos listos para irnos.”

Según Clena, el carruaje que compraron era poco atractivo, pero robusto. Roni y Rulitora dijeron que era el típico vagón cubierto estándar.

Al parecer, cuando Clena pensaba en un carruaje, se imaginaba el carruaje de lujo que su familia había utilizado cuando era joven, así que por eso lo llamó poco atractivo.

También había comprado cojines grandes para que nos sentáramos durante el viaje. Nos estaba preparando adecuadamente para todas las sacudidas.

En cuanto al rickshaw, lo vendimos. Nos había hecho buena compañía desde que dejamos Júpiter, pero había llegado el momento de cambiarlo por el carruaje y despedirnos.

"¿Cuándo estará lista de nuevo la armadura de cuero duro?"

"Debería estar lista esta noche."

Rulitora respondió a mi pregunta esta vez.

Sólo tomaría la mitad del tiempo que la armadura metálica de Júpiter, probablemente porque el cuero era más fácil de confeccionar.

"Entonces vamos a pedir algo de comida en nuestro camino, para que podamos recogerlo mañana a primera hora."

"¡Oh, podemos tomarnos el día libre mañana, entonces!"

Roni estuvo felizmente de acuerdo con mi sugerencia. Como ella siempre nos hacía la vida más fácil, quise darle un día libre.

Teníamos una lavadora ahora, así que yo podría encargarme de la lavandería. Aunque necesitaría que Clena me ayudara a encargarse de su ropa interior y la de Roni.

Sobre todo, estaba Rulitora. Incluso durante nuestro tiempo en Ceresópolis, lo usábamos constantemente como guardaespaldas cada vez que salíamos. Quería que él también tuviera un buen día libre mañana.


Después de eso, los cuatro fuimos a recoger nuestra armadura de cuero duro, asegurándonos de que no hubiera problemas con nuestras piezas hechas a medida.

Había una tarifa de urgencia si queríamos que nuestra comida estuviera lista para mañana por la mañana, así que optamos por esperar hasta pasado mañana para poder pagar los precios estándar. Habíamos pagado nuestro adelanto con un poco de propina para obtener productos buenos y duraderos.

Clena me elogió por lo acostumbrado que estaba al sistema, lo cual fue probablemente gracias a mis experiencias explorando la ciudad y aprendiendo a hacer compras con Haruno y su grupo en Júpiter.

Incluso si un producto viniera exactamente de la misma tienda, la vida útil de almacenamiento dependería de la temporada en que se fabricó. De donde yo vengo, tenías etiquetas fáciles de entender con fechas de elaboración y de caducidad, pero no había tal conveniencia en este mundo. Suponiendo que tus ojos no fueran lo suficientemente agudos para darte cuenta de cuándo se hizo un artículo, tu mejor opción era dar propina a la tienda con la esperanza de que hicieran algo bueno.

Y así, lo siguiente fue nuestro día libre.

Desde que se lo conté a Rulitora anoche, él había estado durmiendo toda la mañana. No era de los que lo demuestran, pero debió estar cansado después de todas esas noches de guardia. Miré dentro del dormitorio para encontrarlo acostado de costado sobre la alfombra, su cola con patrón atigrado se extendía perezosamente. Parecía un padre en domingo.

En cuanto a mí, me hice cargo de la lavandería según lo planeado y dejé descansar a Roni.

"Um, ¿está seguro? Es más fácil para mí ahora con la valadora." No pudo evitarlo, ya que la palabra aún le era desconocida, la pronunciación incómoda era adorable.

"Sí, así que nosotros podemos manejarlo también."

"Pero, la ropa interior... um..."

"No las tocaré. Clena me ayudará.”

No tenía intención de tocar la ropa interior de las chicas, por supuesto. Las había visto completamente desnudas antes, no importaba verlas en ropa interior, pero tocar sus prendas delicadas era otra cosa.

Clena debe ser capaz de llevar la ropa dentro y fuera de la lavadora y colgarla para que se seque.

"¿Eh, yo?"

"Si no quieres, yo me encargaré.”

"Nunca dije que no quisiera."

Clena se dio cuenta de que yo lavaría sus bragas si no lo hacía ella, y me contestó. Aunque era una aristócrata nata y criada, a menudo ayudaba a Roni con la cocina y no le importaba asumir las tareas serviles.

"Eso no es todo, Lady Clena. La valadora no puede limpiar la ropa interior."

"... ¿Qué?"

"¿Eh?"

"Las que lavó antes se desgastaron..."

"Ahh, no es de extrañar ya que se sacude y se calienta tanto."

"¿De verdad?"

"De verdad."

Clena se cruzó de brazos y asintió. Parecía estar de acuerdo.

No lo entendí del todo, pero supuse que este no era un tema que un hombre pudiera abordar con demasiada profundidad, así que decidí no meterme en esto.

"Así que ustedes dos se encargarán de la ropa interior, y yo me encargaré del resto."

"...Lo tengo. Aprovecharé la oportunidad para aprender a hacer esto. Roni, ¿me enseñarías?”

"Entiendo. Sir Touya, ¿puedo usar el fregadero?"

"Claro, haz lo que tengas que hacer.” Tratando de evitar mirar en su dirección mientras usaban el agua tibia para fregar su ropa interior, empecé a lavar el resto de la ropa.

Aunque de vuelta en Japón, yo era sólo un estudiante de secundaria promedio que no intentaba ayudar demasiado con las tareas.

Así que volví a sacar el manual de instrucciones y navegué por los pasos. Era fácil no estropearlo siempre y cuando usara el tipo y la cantidad correcta de detergente. El ciclo de lavado terminó sin que salieran burbujas de la máquina ni nada.

Luego, dejé secar la ropa hasta que estuviera medio seca, y la colgué en un tendedero en el vestuario para terminar de secarla. No podía colgarlas para que se secaran en el patio del templo, ya que era un patio delantero que daba a la carretera.

Dejé el Baño Ilimitado rápidamente después de completar mis tareas de lavandería. Había estado leyendo el libro de texto de magia clerical por un tiempo cuando Clena y Roni salieron, habiendo terminado de colgar el resto. Todo lo que quedaba era un día de descanso. Yo estaba usando mi MP todo el tiempo que la ropa se estaba secando, pero eso no puso ninguna tensión física en mi cuerpo.

"¿Dónde está el Baño Ilimitado?"

"¿De qué estás hablando? Está justo ahí."

Aún no había cerrado la puerta, así que seguía flotando frente a nosotros. Era un espectáculo extraño, pero ya me había acostumbrado.

"Eso no es lo que quise decir. Todo está hecho de tu MP, ¿verdad, Touya? Entonces, ¿todo entra dentro de ti cuando cierras la puerta?"

"...me pregunto…"

Sentía como si abriera la puerta a una dimensión paralela, pero todo lo que había allí estaba hecho por mi MP, así que no había duda de que estaba bajo mi control. Así que técnicamente ella podría estar en lo cierto diciendo que todo estaba dentro de mí.

"Es un poco raro pensar que mi ropa interior se está secando dentro de Touya ahora mismo."

"Oh, ¿eso es lo que significa?"

Clena tenía una expresión dudosa y Roni estaba horrorizada por sus palabras. Clena se había dado cuenta de que era la primera vez que lavaba la ropa. Sabía de dónde venía, pero el sentimiento se sintió un poco tardado después de todo el tiempo que había pasado limpiándose ahí dentro.

"Bueno, no sabemos si realmente está dentro de mí en primer lugar. Pude ver que se explicaba como este mundo está conectado a otra dimensión. La prueba está aquí,” dije mientras me señalaba a mí mismo.

Un héroe llamado de otro mundo. Yo mismo era la evidencia de que otro mundo realmente existía.

"Bueno, no te preocupes. En realidad no lo estoy absorbiendo todo en mi MP."

"Si ese fuera el caso, no estoy segura de que pueda volver a usar el baño." Roni me dio una sonrisa irónica.

En realidad, hasta ahora no habíamos tenido problemas para bañarnos y la carga que habíamos estado almacenando no había cambiado. La cuestión de cómo funcionaba todo en realidad seguía en pie, pero decidí no pensar demasiado en ello.

"Un espacio paralelo para mí creado por mi propio MP. Eso es todo lo que necesitas para pensar en ello."

"...ya veo, eso funciona."

Clena parecía bastante convencida. Preocuparte no te llevaría a ninguna parte.

Después de eso, le dijimos al anciano del templo que nos iríamos mañana, y donamos más monedas como agradecimiento por dejar que nos quedáramos.

Y luego simplemente nos relajamos en nuestra habitación.

Sería aburrido no hacer nada, así que leí los libros de texto sobre hechizos clericales.

Clena era un ratón de biblioteca como yo. Ella estaba leyendo una biografía del primer rey sagrado que había tomado prestada de la biblioteca.

Roni estaba cosiendo. Parecía ser muy hábil en ello, actualmente remendaba la deshilachada manga de una camisa. La otra camisa ya no era apta para llevarla puesta, así que la iba a transformar en una toalla de mano.

Yo estaba leyendo tanto el libro de texto de la luz y el libro de texto de la tierra simultáneamente. Tomé nota de cualquier punto común y diferente al comparar los dos. Por ejemplo, el hechizo básico "Luz Sanadora" estaba presente en ambos libros. Había más detalles sobre los hechizos compartidos en el libro de texto de luz, así que me pareció inteligente hacer referencia a ese hechizo cada vez que necesitaba practicar.

Por cierto, Rulitora se había despertado una vez alrededor del mediodía, pero sólo comió su comida y se volvió a dormir. Se despertó de nuevo para cenar, pero también se fue a dormir después de eso.

"¿No tienes nada que hacer, Rulitora?"

"No, no voy a vigilar ni ser guardaespaldas hoy, y tampoco puedo cazar en la ciudad. Me abasteceré de sueño mientras pueda.”

Aparentemente no tenía nada que hacer. Supongo que esto era lo que llamarías un adicto al trabajo.

Él actuaba como nuestro guardaespaldas en las calles, así que incluso mientras caminábamos por la ciudad, probablemente no se había permitido a sí mismo relajarse. En ese sentido, los días que pasamos adentro eran las oportunidades perfectas para que se pusiera al día con el descanso.

Miré a Clena, que levantó el dedo índice. Me dijo que me callara.

Cuando miré a Roni, me sonrió dulcemente y asintió con la cabeza.

No tenía objeciones. Él había estado cuidando de nosotros día a día, así que hoy íbamos a darle un poco de paz y tranquilidad.



[1] Shōen, desde aproximadamente el siglo VIII hasta finales del siglo XV, describe cualquiera de las fincas o casas señoriales privadas, exentas de impuestos y con frecuencia autónomas, cuyo ascenso socavó el poder político y económico del emperador y contribuyó al crecimiento de poderosos clanes locales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario