viernes, 25 de mayo de 2018

Mixed Bathing Vol. 2 Cuarto Baño “Abriendo la Tapa del Caldero del Infierno”


Mixed Bathing in Another Dimension
Volumen 2

Cuarto Baño
“Abriendo la Tapa del Caldero del Infierno”




"¡Retrocedan!"

Salimos corriendo de la armería hacia el pasillo e inmediatamente cerramos la puerta detrás de nosotros. Retrocedimos un poco más, y abrí la puerta al Baño Ilimitado. Su debilidad era mi agua con infusión de MP.

"¡Roni, trae la manguera!"


"¡Sí, señor!" Roni se dio la vuelta y se dirigió hacia el Baño Ilimitado, pero se detuvo al ver algo al lado de la puerta. "S-Sir Touya..."

"¿Qué pasa...?" Seguí su mirada, y lo que vi realmente me tomó por sorpresa.

Era una espada, una de las espadas de hierro que sostenían las estatuas de los caballeros. Por supuesto, no fue la espada en sí lo que me sorprendió, sino el hecho de que flotaba en el aire junto a la puerta del baño.

"¡Roni!"

"¡Kyah!"

En el momento en que la espada flotante empezó a moverse, me abalancé sobre Roni. La espada voló hacia nosotros. La bloqueé con la parte de atrás del brazo. Si no hubiera estado usando guanteletes ahora mismo, mi brazo podría haber sido cortado.

"¡¿Qué demonios está pasando?!" Grité impulsivamente, pero me encontré con un fuerte sonido retumbante detrás de mí. Me di la vuelta para ver que algo había atravesado la puerta. Detrás de la nube de polvo danzante, vi la silueta de un guantelete.

"Golpe, de Rayo!" Clena cortó apresuradamente su espada, y chispas de electricidad salieron de la punta hacia el puño. El impacto fue recibido con fuertes zumbidos y destellos brillantes.

"Eso debería ser efectivo, con la armadura metálica y la pecera dentro..."

"Espera... esa armadura no es negra."

"¿Eh?"

"Tienes razón..."

Rium me señaló este detalle.

Una vez que el polvo se despejó, reveló un guantelete de plata, no negro como el que llevaba el pez dorado. ¿Quizás fue un efecto de ser frito por el ataque de Clena?

"Ustedes chusma.... son unos buenos pa’ nah..." Esta vez, un pie echó la puerta abajo. Tras la puerta caída había una armadura de plata. Era la que estaba justo al lado del traje negro de Pez Dorado.

"Si hubieran vola’o to’a la puerta, me habrían ahorra’o la molestia de hacerlo yo mismo."

Tres armaduras de placa completas, dos plateadas y una negra, emergieron de la armería. ¿Así que él puede controlar otras armaduras que no fueran la suya? No tendríamos tiempo suficiente para la manguera así. Cerré la puerta del Baño Ilimitado y tomé mi hacha.

"Hahaha... es inútil." Mientras Pez Dorado se reía, empecé a sentir un extraño poder en mis brazos. El hacha ancha apuntaba a Clena antes de darme cuenta... No, no estaba en mis brazos. La propia hacha forzó su hoja en la dirección de Clena. De ninguna manera, no puede ser...

"¡Hiyaaah!”

Esto es malo, pensé, y luego reuní toda la fuerza de mi cuerpo para golpear el hacha contra el suelo. Luego llamé a los espíritus de la tierra, que tomaron pedazos del suelo que el hacha acababa de romper y formaron una dura cáscara alrededor de la hoja.

"¡¿Whoa, Qué estás haciendo?!"

"¡Cuidado! ¡Puede controlar las armas!"

"¡Oh, como la armadura...!"

La espada flotante que nos atacó, los dos juegos de armadura de plata a cada lado de Pez Dorado, y el hacha que atacó a Clena por sí sola.... A juzgar por lo que acabábamos de presenciar, Pez Dorado podía controlar todas las armas a su alrededor.

"¡Mi cuchillo...!" El cuchillo de Roni que colgaba de sus caderas intentaba desenvainarse. Ella rápidamente agarró el cuchillo y lo clavó en el suelo como yo lo hice. "¡Sir Touya!"

"¡Déjamelo a mí! ¡Atrás, Roni!" A diferencia del hacha, el cuchillo podía desprenderse fácilmente, así que pisé la punta de la empuñadura y enterré todo el cuchillo en el suelo.

"¡Clena!" Clena estaría en peligro al poco tiempo, o eso creí, pero estaba sosteniendo su espada con una mirada confiada en su rostro.

"No te preocupes por esta espada, Touya."

"¡Tch! ¿Esa está cubierta de magia?" Pez Dorado chasqueó su lengua. Parece que sólo podía controlar las armas sin que la magia ya las influyera. "¡Aunque pue’o hacer esto!"

"¡¿Qué?! ¡Estoy siendo arrastrada...!"

"¡Lady Clena!"

Pez Dorado sacudió una vez uno de los dedos del guantelete, y entonces todo el cuerpo de Clena empezó a moverse por turnos. Roni se metió delante de ella, envolviéndose en la cintura de Clena para evitar que se moviera.

"¡Mi armadura!" La armadura de Clena estaba hecha de cuero duro, pero era un producto de alta calidad reforzado por todas partes con metal. Eso también contaba como metal, no sólo las armas.

"¡¿Soy el siguiente?!"

"¡Bingo, ahora toma esto!"

"¡Guh...!" A diferencia de Clena, todo mi cuerpo estaba rodeado de metal, desde mi escudo reforzado con metal hasta mi brigantina, brazales, guanteletes y grebas. Él estaba tomando el control de todo, y yo estaba siendo arrastrado como una marioneta. Rium trató de envolverse alrededor de mi cintura para detenerme, pero su pequeño cuerpo no tenía ninguna oportunidad contra aquel poder.

Maldita sea. Debí haberme puesto mi armadura de cuero duro, aunque fuera más débil.

Los dos juegos de armadura de placas tenían sus espadas desenvainadas. Si seguía siendo arrastrado a su alcance, empezarían a cortarme. Rápidamente clavé mis pies en la tierra, y luego invoqué espíritus para crear una improvisada pared entre nosotros usando los materiales del suelo. Perdí el equilibrio, cayendo durante una fracción de segundo, y luego golpeé mi espalda contra la pared que acabo de crear. Mejor que ser cortado en pedazos, por lo menos. Una roca se desprendió de la pared y cayó sobre mi cabeza. Usé el hechizo mientras aún estaba inestable, así que la tierra no se había endurecido adecuadamente.

La pared estaba llena de agujeros, pero no lo suficientemente grandes para que pasase una armadura. Era similar a una valla. Quería elogiarme a mí mismo por la precaución extra que tomé para proteger a Rium de salir lastimada.

"¿Estás bien, Touya?" Rium me preguntó con voz preocupada.

"De alguna manera, sí,” intenté darle una sonrisa en respuesta. Sin embargo, no sabía si había tenido éxito, considerando que mi cuerpo seguía siendo arrastrado contra la pared.

Podría quitarme toda la armadura, pero eso sería un proceso largo. No era una opción realista en este momento. El único lado positivo fue que el poder de Pez Dorado no era lo suficientemente fuerte para atravesar la pared. Yo no podría luchar en este estado.

Podría haber usado algo cubierto de magia, pero si fuera tan fácil de conseguir, lo habría comprado en Jupiterópolis. También podía usar un arma no metálica, pero no teníamos ninguna a mano, así que no tuve más remedio que formar un martillo improvisado a partir del suelo y las paredes. En cualquier caso, estábamos en una gran desventaja. Esencialmente no teníamos armadura ni armas, mientras que él las tenía todas.

Apenas podía mover los brazos, así que decidí pedirle a Rium que cortara las amarras que mantenían mi armadura en su lugar. Eso sería mucho más rápido que quitarla normalmente.

"Rium, corta mis amarras por mí."

"Bien,” dijo en voz baja, luego sacó un cuchillo y comenzó a cortar las amarras de mis guanteletes.

La estaba escondiendo con mi cuerpo, así que probablemente Pez Dorado no sabía lo que estaba pasando. Miré a Clena y Roni, que luchaban por quitarse las placas.

"¿Hiciste to’o eso con un hechizo básico...? Sabía que debería haberte lava’o el cerebro."

"Ahora que lo pienso, ¿por qué no estás tratando de hacer eso ahora mismo? ¿Así que era el agua después de todo?" Intenté preguntarle a Pez Dorado, pero no respondió.

Habíamos pensado que beber el agua le habría permitido lavarnos el cerebro en aquel entonces, y parecía que estábamos en lo cierto. Probablemente no podía lavarle el cerebro a nadie fuera de ese manantial. Pero honestamente, si pudiera hacernos eso ahora, además de todo lo demás, toda esperanza habría desaparecido. Pez Dorado —el Clérigo Enmascarado, uno de los 16 generales demonio— era así de poderoso cuando podía usar libremente su magia.

"Realmente me están poniendo los nervio’ de punta..."

Uno de las armaduras se acercó a la pared y golpeó contra ella varias veces. Pez Dorado seguro que estaba jugando a lo seguro manteniendo su distancia. Supongo que no tenía ningún plan específico para usar contra nosotros.

"Sí, el MP se ha mezcla’o como un encanto. Lástima que no fuiste convoca’o bajo la Diosa de la Oscuridad, chico.”

"Pero necesitaba estar muerto para eso." La Diosa de la Oscuridad sólo convocaba a los difuntos.

Durante nuestro intercambio, Rium había pasado de los guanteletes a los brazales. Me había cortado un poco el brazo en el proceso, pero no era el momento de quejarse por eso ahora.

"Imagínate... Podrías convertirte en rey si yo te convocara. Después de todo, la Diosa de la Oscuridad—" Pez Dorado comenzó a divagar de nuevo sobre el rey demonio, como si tuviera toda la compostura del mundo a su alcance.

Parece que esa charlatanería era inherente a su cruda personalidad después de todo. Estaba agradecido por ello ahora mismo, al menos.

Rium terminó de cortar los cinturones de mis grebas mientras tanto. Mi brigantina era el último artículo, y ésta tenía tres cierres con dos cinturones en mis caderas y pecho. Rium comenzó con el cinturón en mi pecho que tenía un pequeño broche.

"—Así que e’ una verdadera lástima, ¿sabes...? ¡No podría convocarte aunque te matara aquí y ahora!"

Oí un mar de ruidos del otro lado, así que me di la vuelta para encontrar un sinnúmero de espadas, lanzas y hachas flotando juntas. Diablos, la amarra inferior no estaría lista a tiempo.

"¡Rium, corre!" Ella acababa de terminar de soltar la amarra superior, pero yo me alejé de ella y metí mis dos guanteletes en un agujero en la pared. "¡Golpe Cohete Instantáneo!"

"¡¿Hurgh?!”

El poder aún intentaba atraerme, así que los guanteletes, ahora liberados de cualquier restricción, volaron a través de la pared. Los guanteletes dibujaron un arco y golpearon el casco de Pez Dorado en la cabeza. Un ruido metálico me perforó los oídos. Como si un montón de cuerdas hubieran sido cortadas de repente, los tres juegos de armadura de placas y las incontables armas cayeron al suelo. Así que Pez Dorado también podía perder la concentración. El tanque de peces era robusto, sin embargo, y empezó a levantar los tres juegos de armadura de nuevo.

Aproveché la oportunidad para tomar el cuchillo de Rium y cortar mi última amarra. También me quité los brazales y las grebas.

"Vaya, Pez Dorado es bastante persistente a plena potencia..."

Clena se paró a mi lado, después de quitarse la placa del pecho. Parecía que se había arrancado el abrigo.

Ella y Roni pusieron su armadura junto a mis grebas, y lo enterré todo en el suelo. No podía agradecerle lo suficiente al anciano del templo de la tierra. No tenía armas ni armadura ahora mismo, sólo magia de tierra.

Clena tampoco tenía armadura, sólo una delgada espada que no parecía muy útil contra oponentes cubiertos con armadura metálica de cuerpo entero. Roni tenía armadura de cuero duro, pero no armas. Rium era la única que no llevaba armadura de metal pesado regularmente, y todas sus armas de metal estaban impregnadas de cristales mágicos, así que estaban a salvo de la influencia.

Teníamos pocas posibilidades de ganar en este estado, pero no podíamos rendirnos.

Ahora que habíamos recuperado el control de nosotros mismos, consideré usar el muro para bloquearnos de Pez Dorado, pero tenía más miedo de perderlo de vista. Tenía que idear un plan que nos diera una oportunidad de victoria.

"Rium, ¿crees que tu lanza puede alcanzarlo?"

"No. No hay suficiente distancia."

Su lanza plateada solo se hacía más grande una vez que salía de sus manos. La lanza necesitaba más espacio para crecer si tenía alguna posibilidad de hacer algún daño sustancial a nuestros oponentes acorazados.

"...Rium, usa tu disco volador para llamar a Rulitora." Deduje que no había más remedio que llamar a Rulitora, y ordené a Rium que lo hiciera. Destruimos todos los golems en el camino hacia aquí, así que el disco volador sería la forma más rápida de hacer contacto con él.

"...Entendido." Rium no indagó más, e inmediatamente se puso en marcha en el disco volador que llevaba en la espalda.

Mientras tanto, Pez Dorado había conseguido que las tres armaduras volvieran a ponerse en pie y había levantado las innumerables armas en el aire. Mis guanteletes estaban entre ellos.

"¡No se escaparán!"

"¡No te atrevas!"

Pez dorado envió una espada volando a través de una abertura en la pared cuando vio a Rium, pero Roni la bloqueó con sus propias manos. Yo sabía que los licaones tenían fuerza sobrehumana, pero no esperaba eso.

Podemos contar con ella para luchar, pensé mientras sumergía la espada en el suelo.

"Nos estamos quedando sin espacio para enterrarlo todo. Retrocedamos un poco.”

"Lo tengo."

No podríamos enterrar mucho más en la tierra aquí, ya que los restos de los golems caballero ya estaban esparcidos por todas partes. Nos retiramos un poco, aún protegiéndonos de los ataques de Pez Dorado.

"Hmm..." Pez dorado se puso la mano en la barbilla, pensando en algo mientras nos miraba. Las otras dos armaduras intentaban romper la pared con sus hachas.

"Parece que esto llevará algún tiempo... También podría disfrutar de la cacería mientra’ estoy en ello," dijo, movió su mano izquierda, y envió armas volando a través de los agujeros en la pared. "No se mueran hasta que yo llegue, ¿de acuerdo?"

Su voz estaba espeluznantemente calmada. Estaba seguro de que estaba sonriendo al otro lado de la pared. Ni un momento más tarde, una serie de armas llovieron sobre nosotros.

"Cuida’o, un paso en falso y son ensarta’os.” Clangs de metal y la alegre voz de Pez Dorado resonaron por el silencioso pasillo.

Nos defendimos de la oleada, Clena con su espada y yo con guantes que formé con gravilla en el suelo. Sin embargo, me sorprendió Roni. A pesar de que tenía tirantes de cuero, no dejaba de golpear cada pieza de armamento que le llegaba usando sólo sus brazos. A pesar de la situación, me cautivó su aspecto tan intrépido.

Pero no podía distraerme. Me quedé unos pasos detrás de ellas y rápidamente enterré todas las armas caídas en el suelo o en las paredes. Quería sumergirlas a todas a la vez, pero no podía arriesgarme a que todo el edificio se derrumbara sobre nosotros, así que no tuve más remedio que enterrarlas una por una y sólo modificar ligeramente la estructura del edificio cada vez.

Roni detuvo un hacha de mano con sus propias manos, pero no pudo detener su impulso, así que la desvió hacia el suelo. Su respiración era irregular. Las armas más pesadas deben haberla afectado.

Y entonces un cuchillo vino volando hacia la parte de atrás de la cabeza de Roni. Estaba en un punto ciego para ella y no parecía haberlo notado todavía.

"¡Roni!" Inmediatamente alcancé el cuchillo. Agarrándolo con mis propias manos, un agudo dolor me atravesó.

"¡Sir Touya!"

"¡Sigue mirando delante de ti!" Instintivamente empezó a correr hacia mí, pero le grité que se detuviera.

Soportando el dolor, clavé el cuchillo en la pared y golpeé el hacha contra el suelo, ocultando ambos. Había una línea roja entre los dedos de mi mano derecha, con la que había agarrado el cuchillo. Ahora no tenía tiempo de recitar un hechizo de curación, así que detuve la hemorragia, formando un cascarón de grava alrededor de mi mano.

Sin embargo, esta no fue mi única herida, los tres estábamos cubiertos de heridas. Si pudiéramos acercarnos a él, tendríamos una oportunidad de victoria. Pero ahora mismo, todo lo que podíamos hacer era defendernos. Mi pared también estaba a punto de derrumbarse.

Sentí como si hubiera pasado un tiempo desde que Rium se fue. Sin embargo, viendo que Rulitora aún no había llegado, el tiempo podría haber pasado lentamente para mí.

Tomé una espada que volaba hacia mí entre Clena y Roni. Me las arreglé para agarrarla por el mango esta vez, pero mi agarre hizo que el dolor corriera a través de mis heridas aún abiertas. Pero no levanté la voz y clavé la espada en el suelo. La presión hizo que el dolor corriera de mi mano a mi cabeza, pero no fue la peor sensación. Me mantuvo alerta mientras mi concentración estaba siendo probada.

Entonces, escuché el sonido de algo estrellándose contra el suelo. Miré detrás de mí para ver que Pez Dorado y las dos armaduras habían creado un gran agujero en mi pared, haciéndola inútil. Esto estaba mal. Ya teníamos las manos ocupadas con las armas que él controlaba, así que, si las armaduras se añadían a la mezcla, no tendríamos ninguna posibilidad.

"¡¿Qué está pasando?!" La voz de Clena me sacó de mi estado de estupefacción. Miré para ver mis guanteletes tratando de arrancar la espada de Clena de sus manos. Antes de que Roni o yo pudiéramos movernos, un hacha voló hacia sus brazos mientras intentaba agarrar su espada. Rápidamente la soltó para esquivar el hacha, y los guanteletes volvieron al lado de Pez Dorado.

"Se te acabaron los movimiento’, niña. Tu magia no e’ una bendición, ¿verdad? No puede’ usar magia a meno’ que tenga’ un medio para canalizarla.”

"¡Urgh...!" Clena refunfuñó desconcertada.

Él estaba en lo cierto. Ahora que lo pienso, nunca había usado hechizos sin sacar su espada. Y ahora estaba completamente indefensa. Me puse delante de ella, protegiéndola con mi espalda. Pez Dorado tomó la espada de los guanteletes, inspeccionándola con un ojo curioso.

"...¿¡?! ¡¿Dónde conseguiste esto, escoria?!" Pez Dorado gritó cuando estaba a punto de levantar la espada en el aire. Parece que notó algo en el patrón del mango.

Miré a Pez Dorado, perplejo.

"¡Ésta e’ la espada del Príncipe de la Oscuridad!"

"¡¿Qué?!" Grité sin querer.

El Príncipe de la Oscuridad era uno de los hijos del rey demonio Amann Naga— no, Nobunaga, y uno de los Cinco Grandes Generales Demonio. Pez Dorado dijo que la espada de Clena era de un general.

"...Clena, ¿es eso cierto?"

"Había oído que solía pertenecer a los demonios... Es la primera vez que alguien me dice que pertenecía al Príncipe de la Oscuridad.” Clena respondió en un tono tenso.

Tenía que mantener mis ojos en Pez Dorado, así que no había forma de saber cómo se veía Clena en este momento, pero Roni nos miraba a Clena y a mí con una expresión de preocupación.

"¡Dime cómo conseguiste poner tus mano’ en esto! ¡¿Quizá’ un poco de dolor hará que tu’ labio’ se muevan?!" La voz de Pez Dorado tembló de ira cuando la otras dos armaduras empezaron a avanzar hacia nosotros. Las hojas de sus grandes hachas, que habían roto antes mi pared, daban un brillo apagado.

Si intentara parar eso con mis manos cubiertas de rocas, probablemente me cortarían por la mitad. Mi única opción era hacer un arma con grava y combatirlos con fuerza bruta. Me agaché, puse la mano en el suelo y grité hacia Pez Dorado...

"¡Ahora, Rulitora!"

Pez Dorado se detuvo en su camino, tomado por sorpresa, pero en el siguiente momento una guja vino en picado por detrás de él. Pero sólo le quitó el casco.

Sí, cuando le grité a Pez Dorado antes, en realidad tenía los ojos puestos en Rulitora, que de alguna manera se había colado detrás de Pez Dorado. Debe haber encontrado una forma de meterse en la armería. Con la magia de Pez Dorado cortada, las armaduras y las numerosas armas cayeron al suelo.

"Maldición, de dónde viene’..." Pez Dorado levantó rápidamente la armadura negra y trató de recoger su casco, pero no se lo permití.

"¡Tira el casco por aquí!"

"¡Entendido!" Rulitora corrió hacia el casco más rápido de lo que lo hizo Pez Dorado y nos lo dio.

Lo recogí y vi algo que parecía una pecera dentro. Sin embargo, no había una pecera física. El agua misma formaba un orbe que permanecía dentro del casco. Y en ella estaba Pez Dorado. Esperaba que su pecera se hubiera agrietado y roto por el impacto, pero desafortunadamente ese no fue el caso. Me puse el casco bajo el brazo, abrí la puerta del baño ilimitado y entré corriendo.

"¡¿Qué está’ haciendo, bastardo?!"

"¡Te estoy invitando a entrar en mi don! ¡Muestra un poco de aprecio!"

"¡Idiota! ¡Esconderme no hará nah’! ¡Todo lo que tengo que hacer e’ tirar esa’ arma’ y tus amigos serán corta’os en pedazo’! ¡Justo así!"

Inmediatamente cerré la puerta del baño, pero Pez Dorado sólo se mofó de mí. Esa última parte debe haber sido él usando su hechizo... para hacer que las armaduras y las armas de fuera atacasen a todo el mundo de nuevo. Pero mantuve la puerta cerrada y me dirigí hacia el baño.

"¡Hahahah! ¡Idiota! ¡¿Intentas sellar mi magia de nuevo con esa agua tuya?! Lástima por ti, pero mientras tenga esta agua, tu agua no me hará nada.”

Pez Dorado, habiendo visto algunos cuchillos y tenedores, comenzó a lanzarlos hacia mí. Me protegí con el casco, pero dos cuchillos se las arreglan para perforarme el brazo y el muslo. Como el suelo era de madera, no pude enterrar los utensilios.

"Hehehe... ¿cuánto tiempo puedes aguantar? Oh, ya sé. ¿Por qué no apostamos a quién muere primero, tú aquí o tus amigos allá afuera?"

Volvió a levantar los utensilios, menos los dos que estaban atascados en mí.

"No te preocupes, tú serás el primero en irte." Salté dentro del cuarto de baño y cerré la puerta detrás de mí como un escudo.

Estuvimos envueltos por el vapor caliente una vez que entré en el cuarto de baño. Los cuchillos y tenedores chocaron con la puerta, pero eso fue todo lo que hicieron. Afortunadamente les faltaba el poder para entrar.

Saqué los cuchillos de mi cuerpo y los arrojé dentro del baño antes de que Pez Dorado tuviera la oportunidad de hacer algo con ellos. No debería poder acceder a ellos nunca más. Entonces empecé a pulsar los botones del panel de control junto a la bañera.

"¿A qué está’ jugando?" Pez Dorado gritó. Debe haberse dado cuenta de la situación anormal.

El vapor empezó a escapar de la bañera de cedro y el agua del interior empezó a burbujear. Debe haberlo visto ahora, también, el número "100" en el panel de control. Aunque podría no haber sido capaz de leerlo, ya que estaba escrito en un idioma de mi mundo. Un baño normal no tendría estos ajustes extremos por razones de seguridad, pero mi Baño Ilimitado sí los tenía. Podría alcanzar los 100 grados centígrados y hacer hervir el agua.

"Bastardo... no me diga’..."

"Creo que entiendes algo mal, Pez Dorado. Nada puede interactuar con nosotros desde fuera ahora mismo, así que a su vez no podemos afectar nada desde aquí dentro.”

"¡¿Qué?!"

"Tu magia no está llegando afuera ahora mismo."

"E-Esta’ mintiendo..." Pez Dorado parecía desconfiar de mí, pero yo no me lo estaba inventando.

Una vez que cerraba la puerta, estábamos aislados de toda influencia externa, pero no podíamos hacer nada desde adentro tampoco. Ese era uno de los rasgos especiales de mi Baño Ilimitado. La armadura negra debe estar quieta y sin vida ahora mismo, habiéndose quedado sin la magia de Pez Dorado.

Me acerqué al baño de cedro y colgué el casco sobre el agua. El vapor estaba caliente, no podía quedarme aquí mucho tiempo.

"Así que ahora ya sabes, lo que pasa afuera no cuenta. Es una apuesta sobre cualquiera de nosotros que muera primero. Todavía hay muchos cuchillos afuera, haz lo que quieras con ellos.”

Pez Dorado intentó retorcer el casco, pero no aflojé el agarre. "¡Espera... si muero, entonce’ no podré convocar a otro rey demonio...!"

"¿Entonces por qué arruinaste tu país? ¡No queda ni un solo ciudadano de Hades! ¡¿O esperabas crear un reino de los muertos?!"

Ignoré la súplica de Pez Dorado y apunté la ducha dentro del casco. Rocié agua dentro, cortando su control sobre el casco, y el orbe de agua desapareció. Me aseguré de que el orbe cayera en el agua hirviendo antes de tirar el casco dolorosamente caliente y saltar del cuarto de baño. Tan pronto como pasé la puerta, vi los cuchillos y tenedores apuntando hacia mí. Como era de esperar, él había reunido sus fuerzas para un último ataque.

"Quién morirá primero, eh..." En el momento en que hablé, los cuchillos y tenedores volaron hacia mí con gran velocidad. "...Lo siento, pero hay un millón de formas de protegerme aquí."

En vez de a mí, los utensilios terminaron perforando una toalla de baño doblada. Los envolví a todos en la toalla y los presioné contra el suelo con los pies. Pude sentirlos sacudiéndose bajo mis pies, pero no se resistieron mucho. Mi victoria estaba sellada si seguía haciendo esto.


Esperé hasta que los utensilios dejaran de moverse, luego bajé la temperatura del agua usando el panel de control. El interior debe haber sido un sauna ahora mismo, así que por suerte podía controlar la temperatura desde afuera. Abrí la puerta y me explotó vapor caliente en la cara. No era tan malo como cuando empecé a hervir el agua, pero seguía siendo desagradable. Luego volví a abrir la puerta del Baño Ilimitado.

"¡Touya!" Clena corrió hacia mí cuando se dio cuenta de que la puerta estaba abierta. Ella tenía su espada habitual en sus manos, ya envainada. Parece que la recuperó sana y salva.

"¿Dónde está Pez Dorado?"

"Siendo hervido."

"Ya veo..." El calor venía de dentro, así que ella debe haber sido capaz de decirlo.

"¿Estás bien, Roni?"

"¡Pan comido!" Debió de haber resultado gravemente herida, después de haberse llevado la peor parte del daño antes, pero aun así puso una valiente sonrisa. Su valentía era tan entrañable.

"Gracias a ustedes también, Rium, Rulitora."

"Está bien, yo sólo lo llamé aquí."

"Me alegro de que esté a salvo."

Rium se aferraba a la espalda de Rulitora.

En ese sentido, cuando le pregunté cómo entró Rulitora en la habitación, me dijo que simplemente hizo un agujero con su guja. Podría haberse dado cuenta si se estrellaba contra la pared, así que cortó un triángulo usando el piso como base, y luego cuidadosamente bajó el trozo de pared cortado al suelo.

Ahora que lo habíamos aclarado, necesitaba curar todas nuestras heridas. Quería confirmar si Pez Dorado había muerto antes o no. Tal vez deberíamos llevarlo afuera y aplastarlo bajo nuestros pies para estar seguros.



Volví a entrar al cuarto de baño para encontrar que el agua volvía a tener una temperatura normal y que Pez Dorado flotaba justo debajo de la superficie, boca arriba. Le pellizqué sus grandes aletas y lo saqué del agua.

"¡¿Qué?!" Tenía la intención de sacarlo, pero el orbe subió con él. Era el mismo orbe que estaba dentro del casco.

"¡El bastardo sigue vivo...!"

"¡No crea’ que puede’ matarme tan fácilmente! ¡Que se te caiga la piel!"

Pez Dorado me disparó algo. Lo solté y lo tiré al suelo. Ya no podía reunir ninguna fuerza en mis piernas y me derrumbé en el suelo del cuarto de baño.

"Prepárate pa’ sufrir... escoria..."

Miré a Pez Dorado, que finalmente daba su último aliento, desvaneciendo gradualmente mi conciencia.


Tuve un sueño.


No estaba seguro si estaba de pie o acostado. Podría haber estado flotando en el cielo o enterrado bajo tierra. Sólo estaba seguro del dolor que recorría todo mi cuerpo y de mi respiración cortada.


Vi tres sombras, aunque no podía decir cuán cerca o lejos estaban. La que más se destacaba era una mujer de pelo rubio atado en una cola de caballo. Era alta, usaba un vestido largo con dobladillos blancos puro. Pensé que era una belleza radiante, pero tenía una expresión severa en la cara. Tenía las manos en la cintura, reprochando a una de las otras sombras.


A la que se le reprochaba era a una mujer de pelo negro. Estaba sentada abrazando sus rodillas, así que no estaba seguro, pero se veía pequeña. A diferencia de la otra chica, usaba un vestido negro puro, con su largo cabello liso esparcido por el suelo y derritiéndose en su falda. Tenía los ojos llorosos y sus hombros temblaban mientras la mujer rubia seguía condenándola. Parecía efímera.


La última sombra estaba tratando de calmar a la mujer rubia. Tenía el pelo verde ondulado y la piel castaña oscura. Tenía una constitución más grande que la de la mujer rubia, lo que combinado con su gentil expresión me recordaba a un árbol altísimo.

La chica de pelo negro podría haberme notado ya que miraba a través de sus lágrimas, aparentemente a punto de estallar en cualquier momento. La chica rubia me miró también, pero en vez de eso parecía aún más enojada y regañó un poco más a la chica de pelo negro. No sabía lo que decían, pero también podía leerlo en la atmósfera. Por último, la chica árbol se acercó a mí con una suave sonrisa, extendió la mano y, de repente, mi dolor y falta de aliento desaparecieron como si nunca hubieran estado allí. Cerré los ojos con una expresión relajada.


Ese fue el sueño que vi.





"Ugh..." Me desperté de ese extraño sueño y encontré los rostros preocupados de Roni y Rium mirándome fijamente. Rium tenía lágrimas en los ojos, por no hablar de Roni.

"¡Lady Clena! ¡Rulitora! ¡Sir Touya ha despertado!" Roni gritó mientras agitaba su despeinado pelo color crema. Rium me tocó la mejilla, probablemente preguntándome si estaba bien. Su cabello color cacao me hacía cosquillas en la mejilla mientras bajaba la cabeza.

"¿Estás bien?"

"...De alguna manera, sí."

Traté de sentarme, aguantando el dolor de mis heridas, pero un sonido se disparó por mi brazo cuando presioné mi mano contra el suelo. Esa era la herida de cuando agarré el cuchillo. Mi mano aún estaba en la cubierta de grava que había hecho, así que la retiré y cerré la herida con mi Luz Sanadora. Tenía otras heridas en todo el cuerpo, pero nada preocupante.

Miré a mi alrededor y descubrí que estábamos en la armería que Pez Dorado había escondido dentro. Los otros habían traído mantas para que descansáramos.

Ya no podía detectar el olor a podrido. Supongo que Clena había ventilado el aire aquí. La puerta estaba cerrada y Rulitora estaba sentado en el agujero de la pared que había cortado, vigilando afuera con la espalda hacia mí. Se dio la vuelta, probablemente curioso por mí. El carruaje estaba estacionado justo debajo del agujero de la pared.


Afuera había mucha luz. O no había pasado mucho tiempo desde que me había desmayado, o ya había pasado una noche entera.

Clena se me acercó, con el pelo plateado hecho un desastre. A partir de ahí, asumí que había pasado una noche entera.

"¿Cuánto tiempo estuve inconsciente?"

"Casi un día entero."

Así que realmente era lo último. Probablemente no tuvo tiempo de peinarse ayer.

"Voy a recalentar la sopa para ti."

Mi estómago refunfuñó en respuesta. Era justo antes del mediodía. Habíamos empezado a explorar el castillo del rey demonio después de tener un almuerzo ligero ayer, lo que significaba que me había saltado la cena y el desayuno.

Me di cuenta de que muchas de nuestras maletas habían sido sacadas de fuera del Baño Ilimitado. Yo había colapsado con la puerta del Baño Ilimitado aún abierta, lo que habría consumido a mi MP todo el tiempo y me habría supuesto una pesada carga. Clena debe haberse dado cuenta de eso y sacó las mantas y otras cosas, cerró la puerta y nos hizo descansar afuera. No sabían cuándo me despertaría. Esa fue una decisión sabia, considerando que no podrían volver a abrir la puerta hasta que yo lo hiciera.

"¿Qué le pasó a Pez Dorado?"

"Pensamos que sería malo encerrarlo dentro, así que lo sacamos. Pero tan pronto como lo hicimos, se convirtió en polvo y desapareció.”

"¿Así que ahora está completamente muerto?"

"Sí, creo que sí,” contestó Clena, bajando los hombros. Parece que Pez Dorado había sido completamente destruido. "Más importante, ¿cómo estás tú, Touya?"

"No me siento bien todavía, pero podría ser peor." Dije, y luego me levanté. Mis extremidades se movían bien. Todas operativas.

Si lo que pasó en mi sueño fue real, entonces tenía razones para creer que estaba bien. No podía estar seguro de nada ahora mismo, así que dejé eso sin mencionarlo. "¿Quieres ir a ver qué cambió dentro después de todo eso?"

Asumí que había subido de nivel después de derrotar a Pez Dorado —el Clérigo Enmascarado, uno de los generales demonio— sin mencionar que también había sido maldecido por él. Abrí la puerta al Baño Ilimitado, esperando que hubiera cambiado desde antes. Y por supuesto, la vista que me saludó era completamente desconocida.

"... ¿Un jardín?"

"¿Hm? ¿No es demasiado pequeño para ser un jardín?"

El vestuario siempre era lo primero en saludarte, pero esta vez había un espacio de alrededor de un metro, o un estute en las unidades de este mundo. Un camino de piedra conducía a otra puerta, que yo asumí que era el vestuario. Pero aparte de eso, el espacio estaba salpicado de grava. La puerta que daba al vestuario mismo tenía una cortina de color ultramar colgada delante con la palabra "baño" escrita en ella. Decidí inspeccionar nuestro espacio de un estute actual antes de abrir la puerta del vestuario.

Estaba rodeado a ambos lados por paredes. Al principio había pensado que era un pequeño jardín, pero después de caminar, descubrí que el camino formaba un bucle alrededor de la bañera. Se sentía como un edificio dentro de una gran habitación. Había ventanas, pero no sabía lo que había más allá, ya que estaba oscuro por dentro.

"Yo llamaría a esto más un camino que un jardín."

"Está apretado."

Clena y Rium, que me seguían, no sabían para qué era este espacio. Había pensado que este podría ser un buen lugar para que Rulitora descansara, ya que el vapor no llegaba hasta aquí, pero desafortunadamente sería demasiado estrecho para él.

"No me digas..."

Fue un desarrollo intrigante, pero pensando en ese sueño que tuve se me ocurrió una posible explicación.

En ese sueño, una mujer que podría haber sido la Diosa de la Luz estaba regañando a una mujer que podría haber sido la Diosa de la Oscuridad, y luego una mujer que podría haber sido la Diosa de la Tierra me quitó mi dolor.

Se podría decir que mi don estaba "dentro" de mí, aunque por supuesto no en el sentido físico. El baño dentro de este edificio en forma de caja estaba actualmente atrapado entre la bendición de la Diosa de la Luz y la maldición de Pez Dorado. Y el camino de grava a nuestros pies era la "Tierra.” La bendición de la Diosa de la Tierra envolvía el propio baño, impidiéndome que sufriera daños. Pensándolo así, el sueño tenía sentido.

"Sir Touya... ¡¿Wow, Qué es eso?!"

Roni había vuelto con un cuenco de sopa. Se lo quité y empecé a beberlo. Estaba demasiado caliente para tragarla de una sola vez, pero me calentó el cuerpo.

"La verdadera pregunta es qué hay dentro."

"Yo abriré la puerta, por si acaso. Touya es el único que puede usar hechizos curativos.”

"...te lo dejo a ti entonces, lo siento."

Yo quería ser el hombre aquí, pero Clena tenía razón. Si esto fuera un juego, un hechizo de recuperación te curaría, aunque estuvieras al borde de la muerte. Pero como este era el mundo real, necesitaba estar en buenas condiciones para lanzar el hechizo. Noté que Clena y Roni estaban envueltas en vendas por todas partes. Ya que yo quedé inconsciente, no habían podido curar las heridas que habían sufrido en la batalla contra Pez Dorado.

"¿Qué tal si primero curo esas heridas?"

"Esto no es nada. Primero entremos. No podremos curarnos en el futuro si algo te pasa.”

"...lo entiendo. Las curaré en cuanto veamos lo que hay dentro.”

"Gracias."

Roni estaba de guardia frente a mí, mientras Clena abría la puerta por el costado.

"¿H-huh? Espera, no hay picaporte. No pasa nada si la empujo,” Clena se puso nerviosa al no haber visto antes este tipo de puerta. Ahora que lo pienso, yo nunca había visto puertas corredizas en este mundo.

"...Es una puerta corrediza. Intenta empujarla hacia un lado.”

"¿Eh? Oh, ¿quieres decir así?" Clena empujó la puerta hacia un lado, sonrojándose un poco. Se abrió con un murmuro. El sonido era bastante nostálgico para mí.

No había ninguna batalla entre la luz y la oscuridad en el interior, era seguro, pero aun así, la vista había cambiado completamente una vez más.

"¿Más puertas?"

"Parece que esta era sólo la entrada."

Parecía un edificio cuadrado desde el exterior, pero había algunas habitaciones más en el interior. Había una entrada justo por donde llegamos, y otra puerta. La puerta interior era de cristal esmerilado, y podíamos ver que estaba oscuro en el otro lado.

Abrimos la puerta y nos dimos cuenta de que no había luz. Miré a mi lado y, seguramente, vi el tenue resplandor de las teclas de un panel de control. Inspeccionándolo más de cerca, descubrí que era sólo el interruptor de la luz. Por supuesto, mi baño siempre había tenido interruptores de luz en el pasado, pero éste había sido mejorado con aún más opciones.

Encendí la luz para encontrar la habitación más grande que habíamos visto en este baño. A juzgar por el destino de nuestro equipaje, la habitación era el doble de grande que antes. Había un lavabo y una lavadora a la izquierda y a la derecha de nosotros. Había pensado que la entrada era estrecha comparada con lo que habíamos visto desde afuera, pero el fregadero y la lavadora ocupaban esos dos lugares extra de espacio que sobresalían de la puerta.

A lo largo de la pared, en el lado más lejano, había dos puertas. La de la izquierda era la misma puerta plegable que llevaba al baño. La abrimos, miramos dentro y vimos el mismo baño de cedro japonés que antes.

Las puertas de la derecha eran en realidad puertas de panel fusuma. Las abrimos con cautela para encontrar una habitación con colchonetas tatami. Tenía ocho tatamis de tamaño, con otro juego de fusuma dentro. Abrí el fusuma, emocionado porque podría haber futones dentro, pero desafortunadamente era un armario completamente vacío. La habitación era más o menos del mismo tamaño que el cuarto de baño, incluyendo el tamaño del armario.

Las chicas estaban atónitas con la desconocida arquitectura.

"¿Qué es esta habitación...?"

"Este es un tipo de habitación de mi mundo. Como el vestuario con el suelo de madera y la bañera de cedro.”

"¿No huele como aquí afuera?"

"El suelo... ¿está hecho de hierba muerta?"

"Asumiendo que es igual a como era en mi mundo, está hecho de una cosa llamada paja suave." La planta no necesariamente había muerto, sólo había sido deshidratada.

"Ya veo, por eso huele tan bien,” dijo Roni, y luego respiró hondo. Tenía razón, la habitación olía a tatami fresco. Parecía que le había gustado el olor.

"Wow... esto se hace usando algunas técnicas complicadas."

Clena tenía una mirada aturdida y se quedó callada. Aunque podría adivinar su línea de pensamiento. Había una variedad de edificios en este mundo, pero la mayoría de ellos estaban hechos con paredes de barro, mientras que los nobles vivían en casas construidas de piedra.

Sólo los agricultores pobres vivían en casas de madera. Estas chicas probablemente no podían ignorar sus prejuicios, habiendo crecido en este mundo. Sin embargo, se dieron cuenta de que el tatami no estaba al mismo nivel, después de ver cuán intrincadamente tejido estaba. Su asombro vino del desajuste entre su idea de los pisos de césped y los complejos métodos utilizados para hacer el tatami.

"Guau... Increíble..." Rium se puso de rodillas e inspeccionó el tejido de las alfombras de tatami.

Luchando contra el impulso de darle palmaditas en su pequeño trasero sobresaliente, regresé al vestuario para empezar a curar las heridas de todos.

"Rium, ¿tú estás bien?"

"Sí."

Rium no había sufrido ninguna lesión cuando fue a llamar refuerzos, así que la dejé en la sala de tatamis. Luego, saqué la cabeza del Baño Ilimitado y llamé a Rulitora.

"¿Estás herido en alguna parte, Rulitora?"

"Estoy bien. Nada de qué preocuparse".

Él también parecía ileso. Sólo Clena y Roni necesitaban algo de curación. Ignoré las heridas de mis propias extremidades y comencé su tratamiento.

"Acabo de darme cuenta, pero Luz Sanadora no te dejará sanar tu propia espalda."

"¿No hay un hechizo de sanación de alto nivel para compensar eso?"

No podía curarme la espalda porque no podía alcanzarla, pero había un hechizo más complejo para eso. Comprendí la teoría detrás de esto, que supongo que era lo suficientemente buena por ahora.

"...Bueno, en cualquier caso. Muéstrenme sus heridas.”

"Está bien." Roni tomó la iniciativa de desvestirse primero, desnudándose hasta la ropa interior. No podía curarla a menos que tocara su piel directamente, después de todo.

"¿Dónde están tus heridas?"

"Nuestras manos y pies... Roni también tiene una en la espalda.”

"Lady Clena, tendremos que curar la de su pecho también."

"Sí, me aseguraré de curar esa con mucho cuidado." Me tragué lo último de mi sopa y me animé.

No tenía ningún motivo oculto, lo prometo. No había forma de que pudiera dejar una cicatriz en los pechos de Clena. Claro, tenía que tocarlos para curarlos, pero sólo tenía intenciones puras. Probablemente.


"Me tocaste de una manera muy pervertida."

"¡Soy un hombre, después de todo!" No iba a poner excusas.

Además, no podría curarla adecuadamente con sólo rozarle la piel. Necesitaba asegurarme de que hasta el último nervio de mis manos hiciera contacto con sus pechos.

Cuando terminé de curarla, Clena me miró fijamente mientras se ponía la ropa, pero entendió que la había curado completamente, así que no había nada más que decir. Cuando le quité las vendas, vi un corte profundo en la parte superior de su voluptuoso pecho derecho. Definitivamente habría dejado una cicatriz si no la hubiera curado yo mismo.

Dijo que intentó esquivar un cuchillo que vino volando hacia ella, pero no lo logró a tiempo. Sin embargo, todavía había tenido suerte, considerando cómo el cuchillo le habría atravesado el pecho si no hubiera esquivado en absoluto. También tenía algunas heridas profundas en sus brazos y piernas, pero me las arreglé para curarlas todas sin dejar rastro.

Podría usar mi magia sin problemas. Más bien, podría haber tenido una oferta aún mayor ahora en comparación con antes.

"Creo que la habitación se hizo más grande por derrotar a Pez Dorado, pero la estructura interior cambió y ahora tenemos una habitación más."

"Hagamos del cuarto de tatami el dormitorio. Ya no tendremos que dormir rodeados de equipaje.”

Miré dentro de la habitación con el fusuma abierto para ver a Rium rodando alegremente. Parece que descubrió lo cómodo que era el tatami. Los ojos de Roni brillaron mientras miraba a Rium, así que le dije que se uniera a nosotros.

"Me pregunto cuál fue realmente la maldición que me echó.”

"..." Clena se quedó callada.

Miré, preguntándome qué le pasaba, y la encontré mirando su pecho expuesto, con el cuello desabrochado.

"¿Estás insinuando que debería mirar?"

"¡No, no lo estoy!" Clena se cubrió el pecho, nerviosa. Probablemente estaba inspeccionando el área que le acababa de curar.

"¿Lo curé bien?"

"Sí, lo hiciste. Pero Touya, ¿realmente te sientes bien?" Clena me miró con preocupación.

Podía ver su escote porque aún no se había abotonado el cuello. Se sonrojó tan pronto como se dio cuenta de mi mirada, luego me dio la espalda y se abotonó.

La miré a la espalda y le pregunté: "¿Tienes idea de cuál podría ser la maldición?"

"Esto es sólo mi suposición, pero creo que es la bendición de la Diosa de la Oscuridad. La sala de tatami debe haber sido creada a partir de eso."

Cierto, no podía imaginar que mi Baño Ilimitado fuera mejorado de una maldición. Especialmente porque este don era originalmente de la Diosa de la Luz. Así como la bañera se convirtió en cedro con la bendición de la Diosa de la Tierra, la sala de tatami podría haber sido creada con la bendición de la Diosa de la Oscuridad.

"¿Así que la maldición fue una bendición?"

Recordé un dicho en mi mundo que decía "tanto una bendición como una maldición.”

"¿No es así como te conviertes en parte de la raza de los demonios? ¿Realmente estarás bien?" Clena me preguntó de nuevo, esta vez con un argumento que no podíamos ignorar.

Aun así, no sentía absolutamente nada anormal en mi cuerpo.

"Er, pero espera. ¿Su objetivo era convertirme en un demonio? ¿En serio?"

"Eso explicaría por qué habría sido una maldición..." Clena murmuró pensativamente.

Pero no teníamos pruebas. Pez Dorado había comentado que yo sería un buen rey demonio, pero ¿lo decía en serio?

"¿Qué pasa cuando te transformas en un demonio?"

"Tu apariencia física cambia primero. Quítate un poco la ropa.”

"Bi-Bien..." Ahora era mi turno de desnudarme. Mientras tanto, decidí curar mis propias heridas.

Clena inspeccionó mi cuerpo mientras yo curaba los cortes en mis brazos y piernas. No podía verme la espalda, pero Clena dijo que no tenía heridas. Tampoco mostraba signos de transformarme en un demonio.

"Sí, tú también estás bien aquí.”

"...Deja de mirar eso tan casualmente."

"¿Qué, crees que nunca lo he visto antes? Esto nos deja a mano.”

No voy a entrar en detalles de lo que ella estaba hablando, pero su terca cara estaba de color rojo brillante en este momento. No se veía tan tranquila mientras intentaba actuar.

"Estás exactamente igual en todas partes...”

"En realidad..." Le conté sobre el extraño sueño que tuve mientras estaba inconsciente.

¿Y si esas fueran las personificaciones de mis bendiciones, asumiendo las formas de las diosas? En otras palabras, las bendiciones de la luz y la oscuridad dentro de mí estaban chocando entre sí en este momento, pero la bendición de la tierra me estaba protegiendo de ser dañado por ellas.

"¿Quizás la bendición de la Diosa de la Tierra está impidiendo que mi cuerpo se transforme ahora mismo?"

"Bueno, es una posibilidad,” Clena vio la lógica en mi argumento. "Pero también existe la posibilidad de que te conviertas en un demonio sin cambiar físicamente."

"¿Es eso posible?"

"No lo sé... pero pudo haber demonios que no se veían muy diferentes a los humanos. Se me ocurren algunos en la cabeza.” Clena miró a lo lejos.

Me acordé de lo que dijo Pez Dorado cuando la miré. Sería incómodo, pero decidí preguntarle ahora.

"... ¿Tu espada está realmente relacionada con el Príncipe de la Oscuridad?" Le pregunté, mirándola a los ojos.

Pez Dorado dijo que la espada de Clena, que usaba como medio para su magia espiritual, pertenecía al Príncipe de la Oscuridad. Ella afirmó que no sabía quién era el dueño original.

Clena me miró un rato, luego suspiró profundamente y empezó a hablar.

"Muy bien. Te lo contaré todo."

Me paré derecho y agudicé las orejas. Noté que el fusuma de la sala de tatami se había cerrado antes de darme cuenta. Roni probablemente nos estaba dando algo de privacidad.

"Esa espada solía ser de mi madre."

"¿Alguno de tus antepasados se la robó al Príncipe de la Oscuridad o algo así?"

"No, mamá dijo que la heredó del mismísimo príncipe."



Eso despertó mi curiosidad. Sus palabras implicaban que el Príncipe de la Oscuridad entregó su espada por su propia voluntad. ¿Qué lo habría llevado a hacer eso? No, debería preguntar qué clase de relación tenía la madre de Clena con el Príncipe de la Oscuridad.

"¡Espera un segundo...!"

"...Sí, esta espada fue un regalo que mi padre le dio a mi madre. Al menos eso es lo que me han dicho.”

"¿Eso significa que el Príncipe de la Oscuridad es tu padre?"

"No lo sé. Lo único que puedo decir con seguridad es que mi padre, a quien nunca he conocido, le regaló esta espada a mi madre.”

Ya veo. Incluso si la espada realmente pertenecía al Príncipe de la Oscuridad, como dijo Pez Dorado, el que se la dio a la madre de Clena no necesariamente podría haber sido él.

"No estás mintiendo sobre tu edad, ¿verdad?"

"No lo estoy. De verdad tengo 15 años.”

Habían pasado 500 años desde que el rey demonio y el príncipe habían sido convocados a este mundo. Había una posibilidad de que la espada se hubiese pasado de generación en generación, o que hubiese caído en manos de otra persona en el camino.

¿Así que Clena era una mezcla de humano y demonio...? No, no podría decir eso todavía. Aún había una posibilidad de que algún humano hubiese robado la espada del Príncipe de la Oscuridad.

"Así que vine hasta aquí para averiguar más sobre mi identidad."

"¿Para averiguar quién era tu padre?"

Clena agitó la cabeza ante mi pregunta. "Eso es parte de ello, pero quería saber si yo realmente era un demonio o no."

Así que su afirmación de que podría haber "demonios que no se veían muy diferentes de los humanos" se refería a sí misma. Ella no sabía quién era su padre, así que no tenía ni idea de si era humana, demonio o una mezcla.

"Pensé que averiguaría algo si venía aquí... Pero todo fue en vano. Parece que tendré que empezar de nuevo desde el principio,” dijo Clena riendo, pero parecía frágil, como si pudiera romper a llorar en cualquier momento. "...está un poco húmedo. Deberíamos empezar a preparar el almuerzo pronto.” Se levantó y rápidamente salió del Baño Ilimitado. Sin embargo, no pude evitar notar las lágrimas en las esquinas de sus ojos.

"... ¿Vas a estar bien?" La llamé por detrás mientras empezaba a prepararse para el almuerzo. No era sólo mi imaginación que sus hombros estaban un poco caídos.

"Estaré bien. Espera y verás, pondré todo lo que tengo en hacer el almuerzo.” Clena se dio la vuelta y me sonrió, pero estaba claro como el día cuánto se estaba esforzando.

Roni era la cocinera principal de nuestro grupo, mientras que yo era el que más la ayudaba. Era anormal que Clena tomara la iniciativa de hacer un almuerzo así como así.

Caminé y me ubiqué entre ella y la sartén de modo que estuviéramos uno frente al otro. Ella se veía muy triste.

"Puedo adivinar lo que estás a punto de decir, pero ¿tú estás bien, Touya?"

"¿Bien con qué?"

"Tú sabes, ¿no sientes nada? Podrías convertirte en un demonio en cualquier momento.”

"Oh, eso..."

Un humano se transformaría en un demonio una vez bendecido por la Diosa de la Oscuridad. No teníamos pruebas, pero ésa era probablemente la maldición que Pez Dorado puso sobre mí. Llamarlo una "maldición" probablemente era sólo su forma de sarcasmo.

Mi reputación definitivamente recibiría un golpe si se me conociera como un héroe convocado por la Diosa de la Luz que se convirtió en un demonio. Esa fue probablemente otra razón por la que Pez Dorado la llamó una "maldición.” Bueno, ya no teníamos forma de confirmarlo con él, viendo cómo se convirtió en pescado hervido y luego se evaporó. Pero nada más que mi Baño Ilimitado había cambiado hasta ahora, así que aún no sentía la gravedad de la situación. La posibilidad de que el padre de Clena fuera un demonio me tenía mucho más preocupado. Ella había venido hasta el reino del desierto, Hadesópolis, en busca de pistas sobre su padre, pero no habíamos encontrado nada.

"No te preocupes por mí. Aunque no encontremos nada aquí, tendré que seguir buscando en otra parte. Lo que importa es lo que planeas hacer después de esto, Touya.”

"Reuniré más bendiciones de otras diosas y.… te ayudaré a encontrar pistas sobre tu padre. No tengo mucho en qué pensar.”

Aún no me había dado cuenta, pero Clena y yo podríamos ser demonios de carne y hueso. Aunque sólo era una posibilidad para ella en este momento.

"¿No podemos solo decir que seguiremos viajando juntos por el momento?"

"...Tienes razón."

Era débil, pero finalmente me dio una sonrisa genuina. Luego volvió a concentrarse en la sartén y continuó cocinando.

"Dame eso."

"¿Eh?"

"Lo estás sosteniendo todo mal, es peligroso."

Mi mayor problema ahora mismo era ayudar a Clena a cocinar.


Cuando terminamos de cocinar, decidí enviarle una carta a Haruno antes de sentarnos a comer. Estábamos en guardia con Pez Dorado y no queríamos que se enterara de que teníamos amigos fuera de nuestro grupo, así que no habíamos escrito cartas hasta ahora.

También podría aprovechar esta oportunidad para mencionar que derrotamos a uno de los generales demonio. Me pregunto si Haruno se alegrará de oír eso. ¿O tal vez se preocupará después de saber que peleamos contra un general demonio?

Decidí no contarle sobre mi maldición o la bendición de la Diosa de la Oscuridad. Todavía no teníamos pruebas definitivas, así que no quería preocuparla demasiado. Por supuesto, también mantuve en secreto la historia de Clena. Estaría a salvo diciéndole a Haruno lo que siento...

"Hmm, ¿estás escribiendo una carta a Haruno?"

"Sí, ya que podemos bajar la guardia... No mires, ¿de acuerdo?"

"No soy del tipo que lee las cartas de otras personas. Pero..."

"¿Pero?"

"No empieces a ignorarnos, ¿de acuerdo?"

Se sintió como si hubiera vuelto a su sombrío estado de ánimo de antes. Ya veo, el hecho de que contactara con una vieja amiga la tenía preocupada. Tenía que dejar las cosas claras sobre este tema, también.

"Por ignorar, ¿te refieres a no bañarme más con ustedes y cosas así?"

"...Sí, aunque supongo que nunca lo harás."

"Por supuesto. Nunca me detendré mientras no me lo digas.” Quería que creyera que ella y las otras chicas eran importantes para mí.

Después de escuchar mi respuesta, Clena tenía una sonrisa aliviada, aunque exasperada, en su rostro.

Después, durante el almuerzo, me sirvieron una porción más grande de lo habitual. Clena, que había puesto la mesa, debía estar de buen humor.


Después de terminar un almuerzo tranquilo, decidimos comenzar nuestra investigación en la armería. Quedaban algunas armas y piezas de armadura. Pez Dorado no podía controlar nada con un hechizo mágico, lo que significaba que cada objeto que quedaba en esta habitación estaba protegido por algún tipo de hechizo.

"Oh sí, quedaba una armadura completa."

"¿Hm? ¿No había tres?"

"Había una que Pez Dorado desmontó para poder esconderse."
"...Oh cierto."

Ahora que lo pienso, Pez Dorado había desarmado una armadura y la había puesto en el estante, y luego se había escondido entre las otras dos armaduras. Así que, si solo tres armaduras completas salieron de la armería, eso significaba que la cuarta tenía algún tipo de hechizo.

"...puedo ver por qué no fue capaz de controlar esto."

El resto de la armadura era de color negro puro, igual que la que usaba Pez Dorado. Sin embargo, no sabía lo suficiente sobre el metal para saber si estaba hecho del mismo material. El yelmo tenía dos cuernos de ogro creciendo en su frente, y el resto de la armadura parecía que estaba diseñada para incitar tanto miedo como fuera posible. Si Pez Dorado pudiera controlar esto, definitivamente lo habría usado para asustarnos.

"El único problema es que no sabemos qué tipo de hechizos le han sido lanzados.”

"No podemos hacer nada al respecto hasta que un experto le eche un vistazo".

"Pongámosla dentro del Baño Ilimitado por ahora."

No importaba el tipo de hechizos que tuviera esa cosa, no podíamos dejarla atrás.

Además de eso, había un montón de espadas, lanzas, hachas, e incluso un arco esparcidos alrededor. Sin embargo, no pudimos encontrar ninguna flecha para usar con el arco. Por ahora, llevamos todo lo que encontramos al Baño Ilimitado.

"Rulitora, ayúdanos con esto."

"¿Qué hay de seguir vigilando?"

"Yo me encargaré del agujero."

Hicimos que Rulitora y el caballo entraran en la armería, y luego volví a sellar el agujero usando espíritus de tierra. Fue un trabajo rápido ya que la losa de pared que él había cortado aún estaba allí.

"Una armadura completa valdría mucho. ¿Qué hacemos con las otras tres de fuera, Sir Touya?" Preguntó Roni, inclinando la cabeza.

Era fácil imaginar que la armadura valía más que mi brigantina. Podía literalmente lavar cualquier hechizo que Pez Dorado hubiera lanzado con mi agua, y el peso no era un problema siempre y cuando pusiéramos todo dentro del Baño Ilimitado. Así que llevamos a las tres con nosotros. Sería un desperdicio dejarlas atrás.

"Traigamos todo lo que podamos, incluyendo las cosas que enterré en el suelo y las paredes."

"Había un montón de las baratas mezcladas allí, ¿sabes?" Pez Dorado controlaba todo lo que no había sido hechizado.

Podría haber una famosa espada o dos en el lote, pero la mayoría de ellas eran solo armas viejas y casi oxidadas. Teníamos el espacio limitado, así que pusimos todo en el área amplia de un estuto que rodea el baño. Por supuesto, nos aseguramos de manejar todo cuidadosamente.

Pasamos el resto de la tarde clasificando las armas y armaduras que quedaban en la armería y en el pasillo de afuera. Yo no tenía ojo para las armas, así que confié en el juicio de Clena y puse las más valiosas en la parte de atrás. El trabajo sería más fácil si Rulitora pudiese ayudar, pero desafortunadamente era demasiado grande para meterse en un espacio de solo un estuto de ancho. Por lo tanto, el trabajo duro cayó sobre Roni y yo. Como hombre, no quería perder contra Roni aquí.

Pasamos los siguientes dos días explorando el castillo. Nos encontramos con una biblioteca, pero la mayoría de los libros estaban destrozados y devorados por los insectos. Sin embargo, encontramos dos estantes de libros todavía intactos hacia la parte de atrás. Los estantes probablemente estaban envueltos en un hechizo que protegía los libros en su interior, así que los llevamos en su totalidad al Baño Ilimitado.

Encontramos cinco cofres del tesoro llenos de monedas de oro dentro de la sala del tesoro... así como docenas de adornos decorados con gemas y metales preciosos. Por supuesto, también los empaquetamos todos. Me preocupaba que no pudiéramos usar las monedas de oro, pero después de inspeccionarlas, eran las mismas que la Alianza Olimpo tenía en circulación desde hace mucho tiempo.

Hasta ahora, teníamos más que compensado los fondos que usamos para viajar al reino del desierto. Además de eso, también recogimos todos los muebles y accesorios que no se habían deteriorado demasiado. Según Rium, cualquier cosa que no se haya descompuesto en 500 años probablemente tenga algún tipo de hechizo. Llevamos todo al baño ilimitado, igual que las armas y armaduras.


"¿Qué es esto?"

Mientras explorábamos el castillo, nos encontramos con una extraña habitación, no, era sólo un espacio abierto. No quedaban ni paredes ni techo, así que ya no se podía llamar habitación. Era un cráter con un diámetro de unos 100 estutos.

"Solía haber algo aquí, pero todo se fue por los aires,” dijo Rium mientras acariciaba un pedazo de escombro que recogió en el borde del cráter. "...se derritió, pero luego se enfrió y endureció de nuevo."

"¿De verdad?"

"De verdad."

Ahora que lo pienso, todos los escombros que miraban hacia el interior del cráter eran terriblemente lisos. ¿Qué diablos pasó aquí? La batalla entre el primer rey sagrado y el rey demonio era lo único en lo que podía pensar. Entonces, ¿al final estaríamos peleando contra un oponente que podría hacer tanto desastre? Mientras reflexionaba sobre eso, Rulitora notó algo y señaló hacia el centro del cráter.

"Sir Touya, mire allí."

"¿Eh, dónde?"

Miré hacia donde apuntaba y vi una especie de palo negro en el centro del cráter. Me acerqué y descubrí que era una tabla negra que sobresalía del suelo. La tabla estaba grabada con letras rojas, y los lados eran afilados y dentados. Estaba sobresaliendo del suelo en una inclinación, pero probablemente llegaría hasta mi pecho si no lo estuviera. La superficie era brillante y desprendía un brillo negro. Parece que fue hecha de algún tipo de metal.

Clena se acercó por el otro lado y miró las letras. El grabado era el mismo en ambos lados.

"Este no es el lenguaje de Hades..."

"Es kanji cursivo, eh... Creo que la parte inferior dice 'del Sexto Cielo'... Incluyendo la parte enterrada bajo tierra, podría decir "Rey Demonio del Sexto Cielo.” Está escrito al revés.”

"¿Sexto Cielo?”

"Era como el apodo de Oda Nobunaga... Quiero decir, el rey demonio Amann Naga. Básicamente, así es como lo llamaban en mi mundo.”

"¿Así que era un rey demonio incluso en ese entonces?"

"En un sentido diferente, pero supongo que sí."

Recordé que me enteré de que comenzaron a llamarlo así después del asedio del Monte Hiei. Pensé que incluso se refería a sí mismo por ese apodo en sus cartas, pero apuesto a que nunca esperó convertirse verdaderamente en un rey demonio en otro mundo.

De todos modos, la tabla debe haber tenido algo que ver con alguien que fue llamado de mi mundo, ya que el grabado decía "Rey Demonio del Sexto Cielo.”

"Esto casi parece un epitafio en una lápida.” Podría haber tenido algo que ver con el primer rey sagrado, considerando la escritura.

"Pero Sir Touya, ¿no escapó un general demonio con el rey demonio?" preguntó Roni desde detrás de mí.

Si Pez Dorado hubiera estado diciendo la verdad, entonces un general demonio debería haber tomado al rey demonio y escapado de Hadesópolis. Así que, si esto era una tumba, ¿entonces de quién era? Bueno, había una posibilidad de que esto fuera una tumba, pero la posibilidad me impidió averiguarlo desenterrándolo.

"¿Fue esta la causa de toda esta destrucción? ¿Qué demonios...?" Murmuré y tracé mi dedo a lo largo del grabado rojo, preguntándome si estaba hecho usando algún tipo de pintura. Un momento después, las letras comenzaron a brillar, e instintivamente agarré mi escudo redondo para cubrir mis ojos. La luz se hizo más y más brillante, y muy pronto toda la tabla empezó a brillar. Era tan intenso que no podía mantener los ojos abiertos ni siquiera mientras los protegía. Rulitora gritó mi nombre y yo le contesté que estaba bien, ya que no me había lastimado físicamente. Pero en el momento en que dije eso, me pregunté si realmente estaría bien. Me alejé un poco para poder proteger a las tres chicas.

"¡¿Qué hiciste, Touya?!”

"¡Yo solo la toqué!"

Esperamos a que se apagara, y finalmente la intensa luz comenzó a oscurecerse. Bajé el escudo y miré hacia la tabla metálica en blanco, pero sorprendentemente ahora estaba flotando en el aire. Todavía brillaba, aunque no tanto como antes.

"Ah..." Finalmente me di cuenta. Estaba al revés, pero este era un marcador de tumba que se encuentra comúnmente en los cementerios japoneses. En vez de madera, estaba hecha de metal, y además estaba toda negra, así que no había conectado los puntos hasta que vi que todo había sido removido del suelo.

"¿Por qué un marcador de tumbas...?" Miré la palma de mi guantelete. La tabla de metal estaba afilada, pero pensé que estaría bien si la sostenía firmemente, y me acerqué para agarrarla. Tan pronto como lo hice, dejó de emitir luz y cayó en mis manos. Se sentía densa y pesada.

"¿E-Eso es seguro?"

"Creo que sí..." No pasaba nada ahora que lo tenía en la mano, así que pensé que estaríamos a salvo. Sin embargo, ¿qué era esa luz?


Un momento después, Rium me tiró del brazo. "Touya, hay una persona extraña."

"... ¿Qué?"

Miré a Rium, luego seguí su mirada y vi una masa negra como el carbón agachándose en el suelo. Rápidamente solté la tabla negra y desenvainé la daga que tenía en la cintura.

Roni también se movió. Ella tomó una postura de batalla junto a mí. Justo cuando Clena estaba a punto de desenvainar su espada, la tabla de metal que había dejado caer hizo un fuerte ruido contra el suelo.

"¡Eek...!" Al mismo tiempo, la masa negra chilló un poco y empezó a temblar.

Esa voz hizo que toda la tensión desapareciera de mi cuerpo. Roni tenía una mirada boba en su cara.

Ahora que miraba más de cerca, la masa negra era en realidad un montón de pelo. Llevaba un vestido negro y estaba agachada en el suelo. Pude ver unas manos pálidas alrededor de sus rodillas.

Entre mechones de pelo, vi sus ojos teñidos de miedo. Ella nos estaba mirando, así que guardé mi daga y caminé hacia ella. La masa empezó a temblar más, pero cuando aparté su pelo, encontré un par de ojos llorosos que me miraban como un cachorro regañado. Su rostro estaba limpio y elegante, más bonita de lo que una muñeca podría ser nunca. Parecía ser un poco más joven que yo. Tenía una expresión claramente asustada, con su pálida piel blanca volviéndose casi azul.



Me quedé sin palabras después de ver su cara. No es que me haya enamorado a primera vista... Pero la había visto antes.

"¿Podrías ser... la Diosa de la Oscuridad?" Sí, tenía el mismo rostro que la Diosa de la Oscuridad que había visto en mi sueño.

"¿No.… no me van a molestar?"

"...No, no te molestaremos." Yo sólo podía suspirar y bajar los hombros ante su voz temblorosa al borde de las lágrimas.

También, parece que su personalidad era la misma que en mi sueño.


1 comentario: