jueves, 29 de noviembre de 2018

Mixed Bathing Vol 5. Segundo Baño - Baño de Frutas en una Isla Aislada

Mixed Bathing in Another Dimension


Volumen 5. Segundo Baño - Baño de Frutas en una Isla Aislada


Después de nuestra salida de Neptunópolis, navegamos cerca de la superficie del agua dejando que Yukina se empapara en las vistas de color esmeralda azulado. En cualquier caso, no podíamos cambiar nuestra velocidad. Pardoe estaba al timón. Shakova y Mark también sabían cómo dirigir un barco, así que los tres estaban en rotación.

Miré más allá de la cúpula desde la cubierta de la nave, donde los rayos de luz se filtraban desde entre las olas. La luz se agrupaba y hacía brillar las escamas de los peces que la rodeaban. Era casi como si hubiéramos sido transportados a un mundo de cuentos de hadas. Yukina tenía la boca abierta de la sorpresa mientras miraba el agua de arriba, recordándome las veces que pasé leyéndole cuentos de hadas. Mi cara pasó a tener una sonrisa cuando recordé cómo sus ojos rebosaban de la misma curiosidad que entonces.

“¿Dónde estás mirando? Eso no es el océano.” Continué mirando mientras Rium se unía, presionando su cara contra la cúpula junto a Yukina, hasta que Clena interrumpió.
“...Tú tampoco estás mirando el océano, Clena.”

“Yo puedo usar velo de agua, ¿recuerdas? Estoy bastante acostumbrada a estar rodeada de agua.” Ella se refería al hechizo que usó para protegernos contra el gas venenoso cuando cruzamos el Monte Lemnos en Hefestópolis. El hechizo se suponía que se usaba originalmente bajo el agua. Aparentemente lo había usado para tales casos en el pasado. “Pero esto es más bonito. Lo usé en un río antes, pero el agua era turbia.”

“¿No habrías sido arrastrada por un río tan profundo?”

“Sólo tienes que caminar en diagonal.”

Conversamos mientras el Big Nautilo continuaba su viaje. Los grandes monstruos marinos no nos atacarían cerca de la orilla, así que durante medio día navegamos cerca de la superficie, y nadie abandonó la cubierta del barco mientras tanto. Yukina, Rakti y Rium tenían las manos y las caras peladas de tanto estar pegadas al cristal. Parecían niños pequeños explorando un acuario.

“Bien, ya es hora de ir más profundo.”

“¡Comprendido!”

Por lo que había oído, los monstruos marinos que vivían en las profundidades del océano cazaban presas cerca de la superficie siguiendo sus sombras. Aparentemente, los barcos de pesca a veces eran víctimas de las sombras que proyectaban. El clérigo Hombre Pez nos dijo que navegar cerca del fondo del océano sería más seguro ya que sería más difícil de ver. Y si los monstruos trataban de atacar a sus presas, se arriesgaban a estrellarse contra el fondo del océano, lo que sólo significaba mucho dolor para sus grandes cuerpos.

“Estoy bajando la cubierta, miau.” Pardoe apretó un botón en el timón, lo que envolvió la cúpula en una carcasa blanca. Esto fue para ayudar al barco a soportar el cambio en la presión del agua. La luz no nos alcanzaría tan abajo de todos modos, así que la cubierta no hizo ninguna diferencia en nuestra visibilidad. A partir de ahora, nos basaremos en un radar hecho de magia de cristal para la navegación. El radar emitía ondas mágicas, no electromagnéticas, por lo que sería completamente invisible para cualquier monstruo que no pudiera usar magia.

En cualquier caso, el espectáculo había terminado. Es hora de interrumpir la fiesta. Todos nosotros regresamos al Baño Ilimitado, excepto Pardoe al timón y Mark supervisando el radar. Sí, debería pedirle a Crissa que les traiga unos refrescos más tarde. Aunque no mencionaría a quién refrescaría más.

“Touya, ¿qué vamos a hacer ahora?”

“Ordenar nuestro equipaje.”

“...¿Eh?”

“Ordenar nuestro equipaje.”

Era importante, así que lo dije dos veces. Aplazamos la limpieza para poder zarpar lo antes posible. Ahora mismo el Baño era un desastre. La mayor parte del tiempo hasta que lleguemos a la capital del agua se dedicaría a limpiar todo. Tampoco sabía todo lo que Kopan había comprado para nosotros.

“Roni y Crissa se encargarán de clasificar la comida.”

“¡Entendido!”

“Déjenoslo a nosotros.”

Lo mejor sería dejar la organización de la comida a la gente que la cocinará más tarde.

“Rulitora, ayúdalas.”

“Muy bien.”

Sin embargo, la cantidad de comida era enorme, así que le pedí a Rulitora que les quitara un poco de trabajo duro de las manos.

“Shakova se encargará de los accesorios y las antigüedades. Tú reúne todos los objetos malditos juntos. Yo disiparé las maldiciones más tarde.”

“También haré una lista del inventario.”

Esa era una gran idea. Su profesionalismo continuaba impresionando.

“Rium, tú ocúpate de las gemas.”

“...Entiendo.” Los labios de Rium se movieron levemente, formando una leve sonrisa. Los magos de cristal usaban gemas a menudo, así que ella estaba más que calificada para evaluar lo que teníamos. Le había dicho que podía usar cualquier gema no procesada que encontrara necesaria, lo que debe haberla motivado aún más para el trabajo.

“Clena se encargará de los libros.”

“Tenemos muchos más ahora, ¿eh?”

“Aún queda mucho espacio en la estantería.”

La estantería que tomamos de Hadesópolis todavía tenía espacio. Mi espíritu de coleccionista ardía al pensar que eventualmente llenaría la estantería con todo tipo de libros valiosos. Todos nuestros nuevos libros fueron por los que Kopan pujó en la subasta. Los manuscritos y pergaminos antiguos constituían una parte de los artículos que Kopan compró y que pudimos liquidar fácilmente. Aparentemente valían un alto precio porque contenían indicios de un posible tesoro enterrado, y algunos cazadores de tesoros especializados los valoraban mucho. Así que los libros en sí mismos eran valiosos, pero valdrían aún más si pudieras encontrar el tesoro. ¿Quizás este era otro de los servicios adicionales de Kopan? Conociéndolo, querría ayudarnos a subastar esos tesoros si nos volvemos a encontrar en el futuro. En cualquier caso, la bendición de la Diosa de la Luz me permitía leer incluso estas antiguas escrituras, así que les di la bienvenida a nuestra colección. También estuve tentado a organizar los libros, pero teníamos demasiadas otras tareas en la lista. Clena era más o menos una historiadora, así que ella no tendría problemas para clasificarlos por su cuenta.

En ese momento, Yukina y Rakti saltaron sobre mí, molestas por el hecho de que aún no les había asignado nada.

“Touya, ¿qué hay de mí? ¿Qué hay de mí?”

“¡¡Yo también quiero ayudar!!”

Yukina se envolvió alrededor de mi cabeza, y Rakti alrededor de mi cintura. Vamos, no griten, no me olvidé de ustedes dos.

“Ustedes dos estarán conmigo.”

“¿Con Touya? ¡Yay!”

“¿Qué debemos hacer?”

“Todo lo demás.”

“...¿Eh?”

“Como dije, todo lo demás.” Una vez más, esto era importante, así que lo dije dos veces.

Dejamos que todos los demás se ocuparan de lo que sea en lo que se especializaran, pero había muchas otras tareas misceláneas. Por ejemplo, clasificar todos los artículos que compramos para nuestras necesidades diarias. El Baño Ilimitado tenía mucho mobiliario propio, pero eso apenas cubría todo lo base. Shakova tenía demasiado en sus manos, así que al menos nosotros podíamos encargarnos de clasificar los lingotes de metal. Teníamos un montón gigante de armas y armaduras también. Los ketolts estaban arreglando cualquier cosa de Hadesópolis que todavía pareciera tener un poco de vida en ellas. Todo lo demás se desguazaba y se convertía en lingotes de hierro y acero, que poco a poco formaban un montón revuelto. Se lo daríamos todo a Pardoe para que trabajara más tarde, pero necesitábamos organizar los lingotes o de lo contrario no habría lugar para nada más.

“En ese sentido, empecemos con el dinero.” Lo primero en la lista era algo que era fácil de pasar por alto, pero muy importante. A diferencia de los billetes, las monedas que se usan en este mundo se vuelven inconcebiblemente pesadas cuando se tiene demasiadas

“Tengo un hermano mayor rico, eh...”

“Hemos puesto el castillo del rey demonio patas arriba.” Gracias a esa aventura, pudimos viajar un poco lujosamente.

“¿Dónde deberíamos ponerlo todo?”

“En los cajones... ¿Supongo?”

“Eso hará que parezca que tienes un escondite secreto.”

Yukina parecía aturdida, pero no deberíamos tener dinero en ningún sitio que destacara, y no se me ocurrió nada mejor. Bueno, no teníamos que terminar todo hoy. El resto del grupo nos ayudaría una vez que sus tareas estuvieran acabadas, así que tomémoslo con calma por ahora.

Puse una sábana en la habitación del piso de tatami para esparcir las monedas encima. Nuestra primera tarea fue dividir las monedas en oro, plata y cobre. La única razón por lo que lo hacíamos en esta habitación era porque sería una pena llevarlas a otra parte después de que hubiéramos terminado. También fue una molestia traer las monedas aquí en primer lugar, pero ese era mi trabajo. Yukina y Rakti se dejaron caer sobre la sábana y comenzaron a clasificar las monedas. Mientras tanto, he transportado más cofres y bolsas hasta ellas. Los cofres eran demasiado pesados para llevarlos, así que los dividí en varios saquitos.

“Oye, Touya...” Yukina me llamó cuando volví a la habitación con la última bolsa de monedas. Estaba sosteniendo una moneda de cobre sin brillo.

“¿Qué pasa?”

“Puedes usar jugo de naranja para limpiar monedas, ¿verdad?”

“Sí, he oído hablar de eso. Nunca lo he probado por mi cuenta.” Casi lo intentamos una vez en el pasado, pero terminamos comiendo las naranjas.

“¿Crees que podemos usar el jugo de naranja de ese grifo también?”

“...Puede ser.”

La ciencia detrás de esto era que el ácido podía disolver el óxido de cobre de la superficie de las monedas, dejando sólo la capa de cobre detrás. El jugo de naranja del grifo contenía los mismos nutrientes que el verdadero, así que debe de ser igual de ácido también. Yukina y yo miramos a Rakti, pero ella agitó la cabeza. No negaba la idea, sino que decía que no sabía nada.

“¿Por qué no lo probamos?”

“Claro, podemos limpiarlas de nuevo si no funciona.... juntemos todas las monedas de cobre sucias.”

“¿Sólo las monedas de cobre? ¡Entendido!”

Traje dos cubos de madera para llevar las monedas. Mientras tanto, las chicas llenaban los cubos mientras cuchicheaban cosas como: “¿Crees que volverán a brillar?” La cola de Yukina agitó hacia delante y hacia atrás en anticipación. Transporté el resto de las monedas de oro y plata a los cofres de cada cajón.

“¡Touya~!”

“¡Terminamos!”

Después de un tiempo, las chicas trajeron los cubos mientras sonreían de oreja a oreja, cada una de las cuales llenó la mitad con monedas de cobre. Bueno, entonces, deberíamos llenarlos. Agarré un cubo con ambas manos y llevé a las chicas a la sala de grifos de la Diosa del Agua.

“Oh, ¿qué sucede?” Clena nos llamó junto al camino, donde había estado organizando la estantería de la sala central que usábamos como sala de estar.

“Estamos probando a ver si el jugo de naranja puede limpiar el óxido de estas monedas de cobre.”

“...¿Qué quieres decir?”

Clena empezó a seguirnos, ya que habíamos despertado su interés, así que le expliqué la ciencia detrás cuando entramos en la sala de grifos. En este mundo, el óxido se limpiaba normalmente con un polvo para pulir.  Sin embargo, el polvo quitaba los grabados de las monedas, lo que les hacía perder su valor.

Llené los cubos con jugo de naranja mientras Yukina y Rakti miraban con los ojos brillantes. Los cambios no ocurrirían tan rápido, sin embargo; necesitaríamos dejar esto por un tiempo.

“Oye, mientras tengas tiempo, ¿te importaría echarle un vistazo a esto?”

“¿Oh?”

Clena me pasó un libro, que hojeé y determiné que era un diario muy antiguo.

“¿Esto también era de la subasta? Me pregunto cómo...”

“Debe haber sido de alguien famoso. Este diario es de un rico comerciante que hizo su fortuna con el comercio.”

“Interesante...” Era como una autobiografía, pero no del todo. Lo importante era que el diario debía contener consejos valiosos para los comerciantes.

Clena se acercó a mí y empezó a hojear las páginas. “Hay algo que quiero que veas. Justo aquí, y aquí...” Se detuvo en una página en particular y señaló el tercer párrafo.

“¿Hades... Ares.... Neptuno?” Tres nombres de ciudades aparecieron en la página: Hades, la antigua capital del ejército del rey demonio. Ares, que una vez fue aliada de Hades. Y Neptuno, de donde veníamos. Leí el texto que lo rodeaba para averiguar lo que estaba pasando, y me enteré de que este comerciante había alcanzado su riqueza mediante el comercio entre Hades y Ares. “...Espera un minuto, ¿no dice esto que usó a Neptuno como punto de referencia?”

“El puerto más cercano entre Hades y Ares es Neptuno, después de todo.”

“¿Hasta cuándo fue esto? ¿Cuándo pudo entrar y salir de Hades con todos esos bienes?”

“Hades era una nación normal hace 500 años, así que esto debe ser de cuando el rey demonio reinaba, o en alguna época antes de eso.”

En otras palabras, este era un diario de antes de la batalla entre el primer rey sagrado y el rey demonio. Si investigáramos este libro con más detalle, podríamos aprender algunos datos sobre el mundo en ese entonces.

“Leámoslo de nuevo cuando terminemos de limpiar todo.”

“Sí, así que volvamos a trabajar.”

Una cosa más en la lista de cosas por hacer.

Todavía teníamos más cubos, así que los fuimos llenando poco a poco mientras hacíamos otros trabajos en el camino.

“Yukina, Rakti, empecemos a regresar.” Llamé a las dos chicas para que volvieran a la sala de tatami y continuaran con nuestras tareas.

Después de medio día de remojo en el jugo de naranja, las monedas de cobre fueron limpiadas de todo el óxido y devueltas a un brillo que ni siquiera Clena había visto antes. Yukina y Rakti estaban especialmente emocionadas, pero Rium me miró como si me preguntara por qué no la habían invitado. La limpieza de las monedas no aumentó su valor ni un poco, pero me sentí inmensamente satisfecho mirando la pila de monedas de cobre que ahora eran tan brillantes como sus contrapartes de oro.

Nos concentramos en organizar nuestro equipaje hasta que finalmente terminamos en la mañana del cuarto día. El Big Nautilo iba actualmente por el continente en dirección oeste, cerca del fondo del océano, para evitar los monstruos marinos. Después de otro día, cambiamos de rumbo hacia el sur. Habíamos acabado en esta ruta después de discutirla con los hombres pez y los pescadores de Neptuno. Aparentemente había una gran isla deshabitada al sur. La isla estaba ligeramente al oeste del centro de la bahía y era un lugar privilegiado para reabastecerse de comida y agua, pero los marineros también la utilizaban como un punto de referencia vital en sus viajes. La capital del agua estaba aún más al oeste de esa isla, así que la convertimos en nuestro primer destino.

Mientras tanto, me centré en la práctica de la magia y en la lectura de los libros antiguos. Especialmente los libros viejos, ya que rara vez teníamos tiempo libre para hacerlo. En primer lugar, sin embargo, necesitaba escribir toda la información sobre los hechizos que las diosas me habían contado en mi sueño la noche anterior. Esta se había convertido en mi rutina matutina.

“¿Touyaaaa? ¿Qué haces tan temprano?”

Yukina empezó a picarme, pero yo tenía que escribirlo todo antes de olvidarlo, así que la ignoré. Todo lo que las diosas me enseñaban no estaba registrado en nuestros actuales libros de texto de magia. Si no hiciera esto, no tendría nada para practicar más tarde.

“Esto es.... ¿Japonés?”

“Sí, estos hechizos no son exactamente algo que debería hacer público.”

También usaba el japonés en mis intercambios con Haruno. La gente de este mundo no podía leerlo, así que era perfecto para documentos confidenciales. Ahora que lo pienso, ayer le envié otra carta a Haruno y aún no había recibido respuesta. Aparentemente estaban seguras en la capital del agua, pero deben estar atrapadas en una situación en la que no pueden responder, o no podían leer las letras en primer lugar. Estaba preocupado por ellas, pero el Big Nautilo se movía tan rápido como podía. Ahora mismo, sólo puedo hacer un buen uso de mi tiempo. Me calmé y volví a concentrarme en grabar mi sueño.

Las diosas sólo me enseñaron la esencia general de estos hechizos, ¿eh? Si no hubiera aprendido mis fundamentos a través de esos libros de texto, no habría sido capaz de entender lo que decían. Me sentí mal al decir esto yo mismo, pero eran hechizos de clase legendaria los que estaba escribiendo. Esto era sólo un paquete de papel de pergamino en este momento, pero me gustaría compilarlo en un libro en el futuro. Dejé esa pequeña ambición a un lado por ahora, esperé a que la tinta del pergamino se secara, y luego volví a archivar los papeles en la estantería mágica.

Salí por la puerta principal con Yukina pegada a mi espalda y vi que el desayuno ya estaba servido. Los demás habían colocado una manta en el jardín exterior, creando algo así como un picnic. La mesa estaba lo suficientemente alta para que los ketolts llegaran, así que todos los demás se sentaron en la manta.

“Parece otro sabroso desayuno hoy...”

La fragancia del pan recién horneado se movió de la canasta de la mesa a mi nariz, y los ojos de Yukina brillaron mientras lo miraba por encima de mi hombro. Todo el mundo ya conocía mi rutina matutina, así que habían empezado a comer antes que yo. Me acerqué a la mesa, pero Rakti y Rium se pusieron de pie y corrieron hacia mí antes de llegar muy lejos. Se apretujaron a mi alrededor a cada lado. Roni estaba estirando el brazo, pareciendo que quería decir algo. Tomé la indirecta y miré hacia abajo para ver que ambas bocas estaban cubiertas de mermelada, y ahora también lo estaba mi camisa. Aparentemente no pudieron contenerse después de ver a Yukina aferrada a mí. Rium era normalmente una chica de buen comportamiento gracias a cómo su maestra Nartha la había criado.... lo cual fue para mostrar lo celosa que estaba de Yukina. Bueno, aceptaría con gusto su afecto si eso fuera todo. Lo mismo pasaba con Rakti,. Sus sonrisas inocentes eran tan bonitas que era insoportable, pero necesitaba establecer algunas reglas básicas aquí. Yo era el líder del equipo aquí, el guardián de estas chicas. Respiré hondo, las aparté y me aseguré de que sonara severo, pero no demasiado alto.

“Cuiden sus modales, las dos.”

Se quedaron atónitas por un momento, pero finalmente notaron las manchas de mermelada en mi camisa y dejaron caer de forma lamentable sus cabezas. Me incliné para que quedara a la altura de sus ojos y esperé a que dijeran “lo siento” en voz baja.

“Ahora, ¿qué han aprendido de esto?”

“No voy a correr por ahí cuando esté comiendo.”

“Me limpiaré la boca... si está sucia...”

“Buenas chicas.” Sabían lo que habían hecho mal y reflexionaron sobre ello.

Roni me dio una toalla mientras sonreía, así que les limpié la boca y volví a convertir sus ceños fruncidos en sonrisas. Sí, me gustaban mucho más cuando estaban sonriendo.

“Sir Touya, su camisa se ha ensuciado, así que por favor, vaya a cambiarse.”

“Bueno, al final se habría ensuciado de todos modos. La pondré allí.”

“¡Yo-Yo puedo lavar la ropa!”

“Yo también ayudaré...”

“En ese caso, ¿por qué no me ayudan después del desayuno?” Rakti se ofreció como voluntaria y Rium la siguió con rapidez, aunque normalmente no se ocupaba de las tareas. Roni sonrió ampliamente en respuesta a las ofertas de las niñas.

Oh no, estoy a punto de sonreír. Debería darme prisa y cambiarme para que no se den cuenta.

Finalmente me cambié y me senté en un espacio vacío. Clena se sentó a mi derecha y Rulitora a mi izquierda. Me preguntaba a dónde había ido Yukina, pero la vi sentada junto a Rakti y las otras chicas. Respiré aliviado, sabiendo que se llevaba bien con ellas.

Rulitora se dirigió a mí mientras yo sonreía a las chicas.

“Buen trabajo.”

“¿No habría sido ese tu trabajo, ya que eres el más mayor de aquí?”

“Tal vez, pero no habría conocido mis límites...”

“...Ya veo.”

La tribu de los Torano'o sólo usaba taparrabos, ya fueran hombres o mujeres. También tenían una etiqueta diferente a la hora de comer, por lo que no debe haber estado totalmente claro en nuestras costumbres. Puede que actuara como el padre de nuestro equipo, pero no cuando se trataba de disciplinar a los más jóvenes.

“…¿Oh?” De repente me di cuenta de algo y me volví hacia Clena. Su elegante perfil estaba teñido de rosa. Su pálida y casi translúcida belleza era un espectáculo para los ojos adoloridos, pero ese no era el punto ahora mismo. “Clena... normalmente eres del tipo que habla mal de esos modales en esas situaciones, ¿no?”

“¿Tú crees? Bueno, tú lo hiciste más rápido que yo, Touya.”

Eso podría haber sido cierto, pero aun así algo me molestaba. La miré fijamente y observé cómo se ponía aún más roja.

“...Apuesto a que has experimentado algo similar, ¿no?”

Sus hombros se movieron. No miré para otro lado, y ella continuó evitando mi mirada. Intenté tocarle la mejilla de color rojo brillante.

“...Yo hice lo mismo con el vestido de mi madre cuando era pequeña.” Clena finalmente suspiró y me dijo la verdad después de algunos pinchacitos. Lo sabía. “La forma en que regañaste a las chicas antes me recordó a mi madre....”

No estaba seguro de cómo reaccionar ante eso. Si felicito a su madre ahora mismo, sería como si me felicitara a mí también.

“Estoy segura de que serías un buen padre.”

“Gra-Gracias.”

Clena me sonrió suavemente mientras yo trataba de tartamudear una respuesta. No podía evitar avergonzarme si ella lo admitía tan abiertamente. Ahora yo era el que apartaba la mirada.

Mis ojos vagaron a mi alrededor, sólo para descubrir que no sólo Rulitora, sino todos en la mesa me miraban con una sonrisa. Yukina parecía orgullosa de sí misma. Bueno, estaba de acuerdo con esto siempre y cuando hiciera feliz a Yukina. Se me ocurrió la idea de rellenar mi cara con pan para cambiar el ambiente, pero Clena agarró un trozo antes de que yo pudiera, le echó mermelada y me lo dio.

“¿No vas a comer?”

“...Gracias.”

Clena se dejaba llevar por la audacia en estas situaciones. Sin embargo, sentí como si hubiera perdido mientras me sentaba a comer en silencio.

“Estoy seguro de que tú también serías una buena madre, Clena.”  Por lo tanto, ofrecí un contraataque.

“En ese caso, estoy segura de que seríamos una buena pareja casada.”  Pero Clena lo detuvo con una sonrisa burlona, sin preocuparse. No me miró; sus mejillas se sonrojaron en su lugar. Pero de cualquier manera, esto se había vuelto serio ahora.

Esto requería el contacto piel con piel. Era la mejor jugada para cuando se ponía un poco arrogante de esta forma. No podía hacer mi jugada ahora, pero guardé mis planes para después del desayuno. No eres la que ríe de último, Clena. Miré hacia atrás y vi que ahora estaba roja hasta las orejas y seguía mirando hacia mí, esperando una reacción.

Después del desayuno, hice que Clena se acostara en mi regazo como una almohada. “Si estás cansada, solo dímelo.”

“Me encanta cómo puedes saberlo sin que yo lo diga.♥”

En resumen, ella estaba reteniendo un poco de cansancio después de todo el proceso de clasificación de equipaje. Normalmente no haría esto donde otras personas pudieran verlo, pero esta vez tenía una excusa. Aunque con gusto le prestaría mi regazo en cualquier momento si ella me lo pidiera. Tal vez hasta planeó esto para que yo iniciara el contacto físico después. Si es así, me tenía en la palma de su mano, pero no sentí ni una pizca de frustración, ya que se había abierto tanto conmigo. Le acaricié el cabello mientras se movía, sintiendo un poco de cosquillas.

En otra habitación, Roni y Crissa estaban enseñando a Rakti, Rium y Yukina a lavar a mano las manchas de una camisa. Yukina había sentido una especie de peligro inminente después de darse cuenta de que era la única de todas las chicas que no podía hacer ninguna tarea. Incluso Rium sabía cómo limpiar lo que había hecho después de terminar su trabajo. En cualquier caso, me alegré de que Yukina se metiera en el grupo por propia voluntad.

Estábamos a pocos días de llegar a la isla. Hasta entonces, me aseguraría de que todos tuvieran tiempo para relajarse. No perdí de vista a mi hermanita, mientras jugueteaba con el cabello de Clena y disfrutaba de este momento de paz. Sin embargo, esa paz terminó abruptamente no mucho después de que las chicas terminaron de lavar la ropa y saltaron sobre mí.

Los siguientes cinco días fueron dedicados a leer libros antiguos, a practicar hechizos y a pasar un tiempo de calidad. Enviaba una carta a Haruno cada noche, pero nunca recibía una respuesta. Si realmente estaba segura en la capital del agua, ella debería poder disponer de tiempo para enviar una respuesta. Debe haber algo que le impedía hacerlo. Vi a las diosas en mis sueños todas las noches, pero la Diosa del Agua nunca más se mostró, y no pude confirmar nada más. Las otras diosas tampoco sabían ningún detalle, y sólo podían sacudir la cabeza hacia mí. Tenía curiosidad por saber qué estaba pasando, pero no podíamos forzar al Big Nautilo a ir más rápido. Lo más que podía hacer ahora mismo era asegurarme de que no llegaríamos más tarde. Satisfice mi impaciencia blandiendo la espada tumba y pescando en el estanque con Yukina y los demás.

Pasaron otros cuatro días y finalmente nos acercamos a la isla. Levantamos la nave más cerca de la superficie del agua, y luego miré a través de un telescopio en la parte superior. Vi una isla un poco más grande de lo que había imaginado, casi completamente cubierta de árboles.

“Así que esa es la isla de la que oímos hablar... ¿la Isla de Reabastecimiento?”

“Todo el mundo pasa por aquí para reabastecerse, así es como terminó llamándose así.” Si la isla era tan importante, ¿por qué no construyeron una ciudad portuaria aquí y le dieron un nombre propio? O tal vez lo pensé porque no sabía lo que hacía. En cualquier caso, la isla estaba a menos de medio día de distancia ahora.

“Pardoe, debería haber una cala donde podamos atracar el barco, así que dirígete hacia allí.”

“¡Recibido!”

Nuestro primer objetivo era encontrar la cala que otros barcos usaban. Después, teníamos dos cosas principales en mente. Una de ellas era dar un respiro a los ketolts que habían estado dirigiendo la nave. Estaríamos yendo directamente a la capital del agua después de esto, así que esta era su única oportunidad de descansar. Quería asegurarme de que estuvieran lo más refrescados posible.

La segunda era reponer nuestro suministro de alimentos. La mayoría de las conservas que se podían traer en un viaje eran alimentos secos, así que esta era una gran oportunidad para que los marineros obtuvieran fruta fresca. Esto era importante para evitar enfermedades durante el viaje. El Baño Ilimitado tenía muchas características convenientes en este momento, pero aún no tenía refrigerador. Todavía dependíamos principalmente de alimentos secos, pero también teníamos el grifo de jugo de naranja. Conseguir fruta no era tan vital para nosotros, pero tampoco podíamos darnos el gusto de comer mientras le dábamos un respiro a Pardoe y a los otros.

“Parece que no hay más naves en este momento.”

“Perfecto para un pequeño descanso.”

Entramos en la cala rodeados de una pequeña colina y no vimos ningún otro barco. Había una playa espaciosa con arena blanca, así que atracamos el Big Nautilo allí sin problemas. Puse un pie en la arena de la playa, hice que Rulitora pusiera una lona para protegernos del sol, y empecé a prepararme para buscar comida.

“¡Voy a estar tan aburrido sin el altar de fuego aquí, miau!”

“No, sólo descansen.”

“Purr, yo puedo hacer mucho trabajo manual sin un altar.”

“No lo intentes, Shakova.”

“¡Como dije, descansen!”

Al final, Pardoe sacó una armadura para pulir. Bueno, estos fueron los ketolts que forzaron su propio trono sobre un humano porque querían concentrarse en la herrería.... No debería molestarlos si esto era lo que ellos querían. Un cambio de ritmo también contaba como un descanso.

Mark se puso una armadura completa para vigilar por si acaso, pero se dio por vencido muy pronto ya que Crissa quería jugar. En ese sentido, Crissa se encargaba de vigilar al Big Nautilo y a los otros ketolts mientras el resto de nosotros nos dirigíamos al bosque a buscar fruta. ¿En cuanto a Mark? No se podía confiar en él para que vigilara, debido a que se quedaba mirando a Crissa en traje de baño. Por si acaso, me acerqué a él y le di una palmadita en el hombro.

“Mark, muchacho. Podrías pensar que estás echando una mirada furtiva, pero en realidad es muy obvio.”

“¿¡D-D-D-De qué estás hablando, miau!?”

Podría también darle algún consejo como alguien con más experiencia.

“Yo ya he renunciado a tratar de ser sigiloso. Les hice saber que estoy mirando, tan claro como el día.”

“¿Y cómo funciona eso...?”

No le dije que Clena y Roni también habían tratado de echar un vistazo a la bañera. Me di cuenta con la misma facilidad, ¿sabes? Aunque tal vez las dos eran demasiado obvias.  De todos modos, comenzamos nuestra caminata en el bosque. Roni lideraba el grupo, seguida por Clena, Rakti y yo. Yukina y Rium me seguían a cada lado. Rulitora protegía nuestra retaguardia. Yo llevaba dos canastas, y Clena una.

“Los árboles aquí son diferentes de los de Neptuno.”

El bosque estaba húmedo, lleno de árboles musgosos cubiertos de gruesas enredaderas. La hierba también era una variedad diferente de la de Neptuno. Esto parecía más una jungla que un bosque. Comencé a emocionarme ante la perspectiva de fruta del sur.

“¿No hay monstruos aquí, Touya?”

“Sí, así que también podemos esperar recuperar algo de carne.” No fui yo quien hablaba, sino los marineros de este mundo que eran fuertes.

“Pero aparentemente hay algunos peligrosos más adentro.”

“...¿Peligros?”

“Los marineros no se acercan a la zona, así que nadie conoce los detalles.”

Escuché la conversación de Clena y Rium hasta que encontramos aromas suaves y dulces y una colorida variedad de frutas a nuestro alrededor. No habíamos caminado mucho, pero ya había tantas. Los marineros tenían muchas razones para mantenerse a salvo en las afueras de la isla en lugar de aventurarse más adentro.

“Nunca he visto ninguna de estas frutas antes. ¿Estás seguro de que son comestibles?”

“Al parecer, ya limpiaron la zona de ellas. Al menos en las partes exteriores de la isla.”

“Todo lo peligroso está más adentro, ¿eh?”

“Estoy seguro de que alteraron la isla a propósito.”

“¿Por qué no construir una ciudad entera si llegaron tan lejos?” Yukina se rió, lo que hizo que Rium volviese a nuestra derecha.

“...Es inconveniente vivir aquí,” murmuró ella. Así que eso fue todo a lo que llegó.

Esta isla era rica en fuentes de alimentos, pero por otro lado, no tenía nada más. Si me preguntaras si quisiera vivir aquí, te diría que no.

“Bueno, estaremos bien mientras no nos alejemos demasiado. Roni, ¿hay algún monstruo por aquí?”

“No puedo oler a ningún monstruo... pero huelo un montón de fragancias dulces por ahí.”

“Muy bien, vamos para allá.”

Roni me guió, y entonces oí el sonido de alas que aleteaban sobre mí. Miré hacia arriba, pero no vi nada. Había sentido la presencia de algún tipo de monstruo desde que llegamos aquí, pero aún no había sido capaz de detectar nada. Los monstruos podrían desconfiar de los humanos, ya que otros marineros invaden su territorio de vez en cuando.

Continuamos en nuestro camino, el sonido de las alas agitándose o susurros desde el arbusto hacían aparición de vez en cuando, pero no encontramos ningún monstruo.  Llegamos a un pequeño claro con varias variedades de frutas a nuestro alrededor.

“Muy bien, cosechemos un montón aquí.”

“Entonces yo me encargaré de vigilar. Sir Touya, por favor, recoja la fruta con todos los demás.”

“Buen plan. Te lo dejo a ti, Rulitora. Podemos terminar más rápido de esta manera.”

“¡Entendido!”

En caso de que un monstruo atacara, nos dividimos en dos grupos: Clena, Roni y Rakti, y Yukina, Rium y yo. Yukina y Rium de mi grupo podían volar, así que recogían la fruta de los árboles más altos y yo me preparé para atraparlas desde abajo. Después de llenar una canasta, Yukina bajó volando y me abrazó por detrás, cansada.

“Touya, déjame subirme en tus hombros~♥”

“Tú puedes volar... yo tengo que usar MP.”

“No, yo también uso MP para volar.”

Pensé que sus alas parecían demasiado pequeñas para llevar a un humano entero. Así que realmente usaban magia.

“ Bien, está bien. Nuestro objetivo será ese árbol después.”

Podríamos también ir por los árboles más pequeños si se estaba cansando. El que señalé era lo suficientemente fácil de alcanzar si ella se sentaba en mis hombros. No podía llevar a las dos a la vez, así que dejé que Yukina subiera primero mientras Rium se tomaba un respiro.

“...Sé que fui yo quien lo pidió, pero ¿estás bien? Ya no soy más una niña...”

“Eres más ligera de lo que pensaba.” Yo también me hice más fuerte.

Feliz con la respuesta, Yukina empezó a gritar órdenes como “¡Derecha! ¡Derecha! ¡Oh, izquierda!” Tuve que mover mi cuerpo cada vez, forzándome a hacer una cara tonta mientras sus muslos me presionaban, y continuamos recogiendo fruta. Después de que la canasta estuvo medio llena, llegó el turno de Rium. Ella era mucho más callada, pero trataba de alcanzar la fruta aunque estuviera un poco lejos, así que tuve que tener cuidado de mantener el equilibrio.

“Ah, oomph...”

“......”

“¡Di algo cuando te inclines hacia adelante, estoy perdiendo el equilibrio...!”

Pero Rium se perdió en su propio mundo mientras recogía más y más fruta en silencio. La miré desde abajo y noté su seria expresión. No podía distraerla ahora, así que me aseguré de tomar nota de su centro de gravedad para que no nos cayéramos.

Mientras tanto, algo había llamado la atención de Yukina y se había ido flotando a algún lugar para seguirlo, y acababa de regresar con su captura.

“Touya, ¡mira esto! ¡Somos iguales!” Con una brillante sonrisa, Yukina levantó un murciélago gigante con una envergadura que yo estimaría en alrededor de un estuto. Estaba luchando mientras lo sostenía por las alas.

Por “iguales,” asumí que estaba hablando de sus alas. Sus formas eran realmente similares. Me sorprendí por un momento, mis ojos estaban muy abiertos, pero luego Rium murmuró desde lo alto de mí.

“...Un murciélago tropical.”

“Oh, ¿eso es lo que es...?”

El nombre me recordó a una conversación que tuve con los pescadores de Neptuno. Era un monstruo murciélago con alas negras y piel dorada cubriendo su cuerpo. Tenía la cara de un perro con grandes ojos redondos. Subsistían principalmente de frutas y eran criaturas dóciles que no atacaban a los humanos por sí mismas. Deben haber sido los que había oído desde que pisé esta isla.

“Son la fuente de carne... de la que los marineros se reabastecen...”

“¿Carne?” Exclamó sorprendida Yukina.

Eso era un hecho. Estos murciélagos tenían una carne deliciosa ya que todo lo que comían era fruta. Sin embargo, no eran fáciles de ver, así que, si un marinero conseguía atrapar uno, era considerado un presagio de buena suerte.

“Touya...” Yukina me miró con lágrimas en los ojos. No me habría enfadado con ella si hubiera soltado al murciélago, pero parece que aún no lo había pensado tanto. El murciélago tropical seguía luchando entre sus manos.

“...Bueno, no estamos desesperados por carne, también tenemos una fuente de pescado. De todos modos, no podemos sacar mucha carne de uno solo.”

“¡¿En serio?!” Los ojos de Yukina volvieron a brillar mientras soltaba al murciélago, que inmediatamente se fue volando. Ella se asustó un momento, pero luego agitó las manos mientras volaba.

“Rium, yo también te ayudaré~.”

“De acuerdo...”

El humor de ambas mejoró, Yukina voló hacia el árbol y recogió más fruta. La canasta estaba casi llena, así que podríamos terminar en un instante. Revisé al grupo de Clena, pero ya tenían su canasta en el suelo, y ella se estaba riendo en mi dirección. Una vez que terminemos aquí, podremos volver a la playa.

Sin embargo, Rulitora puso fin a nuestra alegría.

“Sir Touya, tenga cuidado. Algo se nos acerca.”

“¿Qué?” Hicimos una pausa en la recolección de fruta y dejé que Rium volviera al suelo.

El grupo de Clena corrió hacia nosotros, cesta en mano. Un arbusto cercano crujió mientras yo tomaba la Media Luna y la apunté hacia el sonido.

“Oh, sólo humanos...” De entre el verdor surgió un hombre pez cubierto de heridas que llevaba al hombro un manojo de lanzas. “Esperen, no soy su enemigo.” Levantó las dos aletas hacia arriba después de darse cuenta de que estábamos armados. El cuerpo del hombre pez era de un tono rosa claro, y a juzgar por la voz, supuse que era un hombre. Su cuerpo era bastante grande, y llevaba una canasta llena de lanzas cortas. Había estado sosteniendo algunas, pero las clavó en el suelo. “Estoy buscando cierta fruta. Déjenme ver lo que han recogido.”

No vi ningún problema con su petición. Miré a Clena, quien aparentemente llegó a la misma conclusión y asintió. Mi grupo sólo recogió unas pocas variedades de fruta de las cercanías, así que la búsqueda no tardó mucho. Sin embargo, el grupo de Clena había buscado múltiples variedades, por lo que tardaron un tiempo en terminar.

“¿Han visto una fruta así de grande?” El hombre pez había tomado unas cuantas para inspeccionar, pero no eran lo que él estaba buscando. Usó sus aletas para indicar el tamaño de la fruta, que parecía del tamaño de una sandía.

“No hemos encontrado nada tan grande,” dijo Clena.

“De hecho, no creo que esta área tenga ninguna fruta que se le acerque,” seguí.

El hombre pez miró a su alrededor y suspiró: “Ya veo.... Entonces, ¿han visto algo similar en tamaño en otra parte?”

“No... no habríamos dejado pasar algo tan grande. ¿Puedes decirnos algo más sobre su aspecto, como el color o como se ve?”

El hombre pez no respondió, sólo cruzó sus aletas y gimió. No sabía que esas aletas podían cruzarse como brazos humanos.

“Yo tampoco conozco los detalles... Sólo he oído que comerla puede curar cualquier enfermedad.”

“...¿Curar cualquier enfermedad? ¿Hay alguien que conozcas enfermo?” Yukina reaccionó rápidamente a su comentario. Ella debe haber tomado el comentario de forma personal, ya que había muerto de una enfermedad y fue transportada a este mundo.

“Mi hermana pequeña... no tiene mucho tiempo. Mi única esperanza es esa fruta.”

Y con eso, yo tampoco podía dejar pasar esto. Habíamos planeado tomarnos el día libre en esta isla para dejar descansar a los ketolts. No habría problema en ayudarlo mientras tanto. Podríamos descansar después de que el barco zarpe de nuevo.

“¿Es eso cierto? Te prestaré mi ayuda entonces.”

“...¿Estás seguro?”

“Mi hermana pequeña también estuvo muy enferma en el pasado. Hoy tengo tiempo libre, así que no te preocupes.”

“Ya veo, gracias por la oferta.”

Dejé fuera la parte donde ella realmente moría y era transportada a este mundo, pero el hombre pez encontró un terreno común entre nosotros y estuvo de acuerdo.  “Mi nombre es Veil, ¿y el tuyo?”

“Soy Touya, y esta es mi hermana pequeña, Yukina...” Le presenté a todos en mi grupo. El hombre pez rosa ladeó la cabeza después de que le presenté a la chica con alas y cola como mi hermana pequeña, pero no hizo ningún comentario.

Ahora entonces— Había ofrecido mi ayuda, pero esta isla era demasiado grande para explorarla en un día. Necesitábamos reducir las posibilidades y concentrarnos. “¿Tienes alguna otra información sobre esta fruta?”

“He oído que conseguirla implica ponerse en peligro. Tu grupo parece fuerte, así que agradezco tu ayuda.”

“¿En peligro?” ¿Acaso crece del lado de un acantilado?

Había oído que las plantas que crecen en esas áreas pueden almacenar sus nutrientes y, por lo tanto, son más sabrosas, pero esta isla no tiene acantilados.

“Aparentemente la fruta sólo crece en algún tipo de monstruo.”

“¡¿Esa clase de peligro?!” Lo primero que me vino a la mente fue el dragón con el que habíamos luchado en Hefesto. En este mundo, “dragón” era un término para los monstruos poderosos que podían alterar su entorno a voluntad para hacer más fácil la vida en su hábitat. El que habíamos combatido era un dragón tipo planta que esparcía esporas venenosas a su alrededor.

“Los monstruos de tipo planta tienden a ser más grandes y más numerosos en el sur,” explicó Rium.

Ya veo. Así que no sería tan extraño que un monstruo de tipo planta viviera aquí.

“La fruta de un monstruo sería... un manjar,” continuó ella, con una leve sonrisa y ojos brillantes. Esta era la cara que ponía cuando sentía curiosidad y se ponía nerviosa por algo.

Me mareé un poco pensando en cómo los otros animales de los que se alimentaban se convertían en los nutrientes de su fruta, pero eso lo haría más sabroso. ¿Cuántos nutrientes contenía, si podía curar alguna enfermedad? Sin embargo, esa no era mi principal preocupación ahora mismo. Tenía una idea de dónde podríamos encontrar esa fruta.

“Oye, Rulitora. En Neptuno nos dijeron que no nos adentráramos demasiado en la isla, ¿verdad?”

“Sí, nos dijeron que aquí vivía un peligroso monstruo.”

“...¿Crees que sea el mismo?”

“Hay una buena posibilidad.”

Cuando conversamos con los marineros durante nuestra estancia en Neptuno, nos advirtieron que no nos adentráramos demasiado en la isla. No había prestado mucha atención a la advertencia ya que el Baño Ilimitado nos permitía abastecernos de suficiente comida de todos modos, pero deben haberse referido al monstruo planta en esta isla. Los monstruos planta eran más activos durante su temporada de reproducción, así que debemos estar en esa temporada ahora mismo.

“Así que, si matamos al monstruo en lo profundo de esta isla, ¿podremos obtener la fruta que salvará a mi hermana?”

“No tenemos ninguna prueba, pero... la probabilidad es alta. Esta isla no es muy grande, así que no tendría muchas opciones para almacenar nutrientes en grandes cantidades.”

“Ya veo, eso tiene sentido...”

“Siempre y cuando las historias de que la fruta está en esta isla y es capaz de curar cualquier enfermedad sean ciertas, así es.” Sería una historia diferente si la fruta sólo pudiera curar ciertas enfermedades; en ese caso, estaríamos buscando plantas medicinales. Pero si realmente podía curar cualquier enfermedad, entonces no podía imaginar nada más que una fruta que se produjera a partir de la vitalidad misma. Y si estaba en esta isla, entonces el monstruo debe estar usando su entorno para recoger y almacenar esos nutrientes.

“Estoy seguro de que es en esta isla. Un guerrero me dijo una vez que obtuvo la fruta en esta isla hace mucho tiempo.... a cambio de uno de sus ojos.”

“...¿Era ese guerrero un hombre pez?”

“Sí, ¿por qué lo preguntas?”

“No, no es nada.” Agité la cabeza al recordar al hombre pez de un solo ojo que conocí en la otra isla. En cualquier caso, lo primero que debemos hacer es adentrarnos más en la isla. Los marineros no nos habían advertido de ningún otro lugar peligroso. Si este monstruo planta realmente existiera, estaría allí. Colocamos las canastas de frutas dentro del Baño Ilimitado, luego Rulitora y yo nos equipamos completamente.

“¿Debería ponerme una armadura también?”

“Si quieres, creo que la armadura que llevabas en la playa funcionará, ya que hace mucho calor aquí.” Me refería a su armadura superior y su traje de baño inferior.

“Tú te ves mucho más sexy que yo con esa cosa.”

“Tengo que estar listo, en caso de que sea realmente un dragón...”

“¿Realmente crees que algo tan fuerte vive aquí?”

“Estoy seguro de que sabes mucho más de esto que yo, Clena, ¿pero una fruta que cura cualquier enfermedad sería tan fácil de conseguir?”

“...Sí, eso no es algo que se ve todos los días.”

En otras palabras, un dragón era muy probablemente el monstruo que producía tal fruto. Pero incluso si ese fuera el caso, el resquicio de esperanza era que no estaría esparciendo esporas venenosas como el dragón en Hefesto. Seguimos charlando sobre qué clase de monstruo podría ser, y entonces Yukina de repente me abrazó por detrás.

“Touya... gracias.”

“¿Hm? ¿Por qué?”

“Por ayudar a ese hombre pez. Su hermanita debe estar muy preocupada por él ahora mismo....”

Podía oírla ahogándose detrás de sus palabras. Debe haberse visto a sí misma en la hermana pequeña de él como yo me vi en Veil.

“Se siente muy solo cuando estás esperando, ¿sabes? Así que encontremos esa fruta tan pronto como podamos. De esa manera, Veil puede volver con su hermanita más rápido también.”

“...Tienes razón.” Si realmente fuera un dragón, Veil no podría luchar contra él por su cuenta. Comencé a temblar cuando pensé en lo que podría pasarle a su hermana si Veil no pudiera volver. Afortunadamente, esta isla no era demasiado grande, así que deberíamos ser capaces de partir de nuevo a tiempo. Encontremos esa fruta dentro del día para que Veil pueda volver al lado de su hermanita.

“Hagámoslo, Yukina.”

“¡Claro que sí!,” contestó feliz, agitando sus alas.

Clena entonces se volvió hacia Yukina y extendió su mano. “Yo estoy tan preocupada por esos hermanos como ustedes. Hagámoslo lo mejor que podamos, Yukina.”

“......” Yukina miró a la mano de Clena con vacilación durante un rato. Parecía que quería decir algo, pero al final extendió la suya para un apretón de manos. “¡Entiendo, salvemos a la hermanita de Veil!”

“¡Sí!”

Estaban empezando a llevarse bien. Yo estaba absolutamente eufórico mientras asentía con la cabeza ante su intercambio.

“Bueno, esto será pan comido si mi hermano y yo trabajamos juntos~♥”

“¿Oh? Touya y yo hemos derrotado a un dragón antes. Deberías dejárselo a la gente con más experiencia.♪”

Desafortunadamente, mi euforia se estrelló contra el suelo en el siguiente momento.

“¡Pero estamos rescatando hermanos aquí! No deberías entrometerte.”

“No me entrometo. Ahora tú eres como mi hermana menor y eso me hace feliz.”

“...¡Pfft! ¡Tal vez querrás decir “cuñada”! ¡Apuesto a que sólo piensas en mí como en una cuñada!”

“¿Eh? Em, no estaba insinuando eso...” Clena quedó sorprendida por la inesperada respuesta. Su cara era de un rojo brillante.

Yukina continuó regañando, sabiendo que ahora ella tenía la ventaja, mientras que Clena solo movía sus manos en negación. Yukina empezó a sonreír como si estuviera empezando a divertirse, y Clena parecía avergonzada, pero no molesta por su situación. Realmente se llevaban bien.

“...No puedo permitir que ninguna de las dos salga herida.” Quería ayudar a Veil, pero no iba a sacrificar a nadie en el proceso. Aplastaré a cualquier monstruo, sin importar lo que nos espere. Mientras seguía observando a las dos chicas, mi mano cubierta por los guanteletes se apretó en un puño.

“¡Touya! ¡Deja de mirarme fijamente y ayúdame!”

“Touyaaaa, ¿prefieres los pechos grandes? ¡¿De verdad?!”

Las chicas me miraban fijamente. Realmente parecían un par de hermanas peleando. Pero en ese caso, el trabajo del hermano mayor era poner fin a su discusión. Llamé a las dos.

No fue una discusión muy difícil de resolver. Se detuvieron tan pronto como mencioné a la hermana pequeña de Veil, que todavía lo estaba esperando.

“Me desvié un poco.... tenemos que darnos prisa y encontrar esa fruta que lo cura todo.”

“¡Sí, enviémoslo a él y a la fruta de vuelta tan pronto como podamos!”

Y así, se reconciliaron. Bueno, en realidad no estaban discutiendo en primer lugar, así que no estaba seguro de si se habían “reconciliado” en ese sentido.

De todos modos, nuestro grupo se dirigió hacia las profundidades de la isla. El área no era el hogar de ningún monstruo fuerte, así que progresamos sin problemas.

Esta era una isla muy agradable, ahora que lo pienso. La luz del sol se filtraba a través de las copas de los árboles y una brisa refrescante nos mantenía frescos. El tiempo podría estar siendo menos duro cuanto más avanzábamos. Nos habríamos quedado aquí unos días si no tuviéramos prisa por encontrar a Haruno. Pero ahora mismo, nuestro objetivo era encontrar la fruta milagrosa para la hermana enferma de Veil. Caminamos un rato hasta que Roni, que dirigía el grupo, se volvió y nos habló.

“¿No hay muchos árboles caídos por aquí?”

“...Seguro que los hay.” Una cantidad espeluznante. Inspeccioné uno que estaba cerca de nosotros, y no parecía que se hubiera caído por marchitarse, sino porque algo lo había derribado.

“Así que algo por aquí puede derribar estos árboles...” Veil también miraba la parte rota del árbol con una expresión compleja. El tronco era bastante grueso. Lo que sea que pudo tirarlo debe tener una fuerza enorme.

“...Realmente es un dragón,” dijo Rakti mientras presionaba su mano contra el suelo.

“¿Estás segura?”

“Si es tan fuerte como un dragón, sí.”

Ya veo. Cada una de las hermanas diosa gobernaba una parte de la naturaleza. Deben ser capaces de detectar la presencia de un dragón, ya que podría afectar a su propio hábitat natural.

“¿Así que es realmente un dragón? Aunque parece más fácil de tratar que el de Hefesto.”

“...No hay gas venenoso.”

Rulitora, y luego Rium, que estaba posada en su hombro, comentaron mientras miraban a nuestro alrededor. Tenían un punto: sería mucho más fácil para nosotros luchar, ya que esta vez no necesitábamos el velo de agua.

“¿Así que esta isla es el resultado de que el dragón altere su entorno?”

“Qué dragón tan lindo,” Roni se rió de la pregunta de Clena. Pero si ese fuera el caso, ¿cómo deberíamos proceder? El escenario óptimo sería obtener la fruta sin matar al monstruo.

Miré a Veil, que tenía una mirada decidida en sus ojos. No podía discernir tan bien las expresiones de un hombre pez, pero tal vez lo supe porque sus circunstancias se parecían a las mías en el pasado. ¿Qué habría yo hecho si hubiera sabido que había una cura milagrosa que podía salvar a Yukina? Pensaba en eso a medida que nos adentrábamos más en la isla. Al poco tiempo, oímos fuertes crujidos a lo lejos. Nos acercamos a la dirección de donde provenía el sonido, sólo para encontrarnos con una visión extraña.

“¿Qué demonios...?” Lo primero que vi fue un bulbo gigante del tamaño de un elefante. Era de un color verde intenso y olía a hierba, como el corral de conejos que teníamos en mi escuela primaria. No sabía si eran raíces o enredaderas, pero varias de ellas se retorcían por debajo del bulbo. No, no eran sólo las enredaderas. El bulbo también se movía. Parecía que varias protuberancias más pequeñas crecían en los extremos de las vides, lo que permitía que el monstruo se moviera. Avanzó lentamente hasta llegar a un árbol, enrolló dos de sus enredaderas alrededor del tronco, y luego.... lo hizo pedazos un segundo después.

“¿Qué...?” Me sorprendió tanto que no me di cuenta de lo que había sucedido durante unos segundos.

“¡¿Q-Q-Q-Qué fue eso?!”

“¡No lo sé! ¿Derribó el árbol porque estaba en su camino...?”

“¡Esas enredaderas no son tan gruesas! Rakti podría aplastarlas en un abrazo de oso!”

“¡No, no podría!” Rakti me gritó por mi extraño ejemplo, pero honestamente, esas enredaderas no eran más gruesas que el brazo de Rakti. Aun así, partieron el árbol en dos. Eso fue una muestra de lo poderosa que era esta cosa.

Era un dragón con el que estábamos tratando. No tenía escamas ni ninguna otra característica que un dragón pudiera tener además de su fuerza pura.

“Touya, oye Touya. ¡Mira, su estómago está abultado!” Yukina señaló el bulbo, que se había expandido considerablemente. Tal vez estaba preparando un ataque. Inmediatamente me puse delante de todos y coloqué mi escudo.

“¡Retrocedan todos!” Grité, pero sorprendentemente, el siguiente movimiento del dragón bulbo no fue un ataque.

Su exterior verde se abrió rápidamente, revelando una flor roja florecida. En el mismo momento, disparó a algo a nuestro alrededor.

“Oh, han llegado al suelo.” Sin embargo, lo que sea que disparó no fue suficiente para hacernos ningún daño. Uno de ellos cayó en mi casco, así que Clena me lo quitó.

“¿Qué es eso?”

“Es... una semilla. ¿El dragón hizo esto?”

“No parecía una flor de bálsamo...”

Así que ese bulbo verde gigante era en realidad el capullo de una flor. Debería cambiar el nombre de “dragón bulbo” a “dragón flor” de ahora en adelante.

“Touya... mira esto.” Rium recogió dos semillas y me las mostró. Eran claramente variedades diferentes. La que había caído sobre mi casco tampoco era igual. El dragón flor estaba cerrando lentamente sus pétalos. Sus enredaderas recogieron el fruto del árbol caído, y luego lo dejaron caer desde la punta del bulbo.

“...Ya veo, así que come fruta de esa manera, y luego almacena las semillas dentro de sí mismo.”

“¿Qué está tratando de lograr ese dragón?” Veil ladeó la cabeza, perplejo.

Yo, por otro lado, estaba empezando a entender el propósito de este dragón flor.

“...Mantener el bosque, ¿verdad?”

“¿Mantenerlo? ¿Qué quiere decir, Sir Touya?”

“Creo que se llama ralear. Si un bosque está demasiado lleno de árboles, le cuesta más crecer porque bloquean demasiado el sol.”

“Oh, creo que pude haber oído hablar de eso antes...”

Ya lo has hecho, hemos visto un programa sobre eso en la tele antes. El programa lo expresó de una manera parecida a que “el bosque moría,” lo que hizo llorar a Yukina, ya que estaba observando con tanta atención.

“...Así que ¿hizo caer un árbol para hacer espacio para los otros árboles a su alrededor?”

“Esa es la idea. También estaba esparciendo las semillas de los frutos que come. Así es como se regula el medio ambiente en esta isla.”

De hecho, esta Isla de Reabastecimiento era mantenida por el dragón flor para que siempre tuviera una cosecha fresca de fruta. O mejor dicho, el dragón sólo estaba construyendo sus propios comederos, y los marineros se ayudaban a sí mismos con las sobras de vez en cuando.

“...Sí, eso coincide con lo que hacen los dragones.”

“Es uno muy pacífico comparado con el de Hefesto.” Todos los demás estuvieron de acuerdo con mi explicación. Esto también explicaba por qué los marineros no querían que nos acercáramos al centro de la isla. No querían que yo matara al dragón, aunque estuviéramos en peligro. No nos habían contado toda la historia, probablemente porque yo tenía una medalla de Cazador de Dragones. La medalla me hizo muy famoso por haber matado a un dragón en Hefesto, así que probablemente pensaron que me propondría derrotar a otro dragón una vez que supiera de su existencia. Pero bueno, no pensé que tenía que decir esto, pero yo no era del tipo de persona que se peleaba con dragones por diversión.

“...De todos modos, no podemos matar a ese dragón. ¿Quién sabe lo que le pasaría a esta isla entonces?”

“Entonces, ¿nos estás diciendo que lo dejemos pasar? para renunciar a salvar a mi hermana?” Veil apretó su lanza cuando escuchó mi conclusión. Su rabia emanaba claramente del tono de su voz, pero él estaba sacando conclusiones precipitadas.

“No es eso. Sólo necesitamos encontrar una forma de tomar la fruta sin matarlo. ¿Cortarías un árbol entero sólo para recoger una fruta?”

“Bueno... no, no lo haría.”

“¿Ves? Ahora la pregunta principal es dónde se esconde esa fruta en su cuerpo. O tal vez no lleva nada de fruta.”

Veil se calmó, aunque todavía descontento, y volví a mirar al dragón flor. Era más o menos del tamaño de un elefante, pero su cuerpo sólo consistía en un bulbo y enredaderas. Definitivamente era una planta, pero no podía imaginarme dónde podría crecer su fruto. Justo cuando estaba considerando la posibilidad de que le estuviéramos ladrando al árbol equivocado, Rulitora habló a mi lado.

“Sir Touya, cuando floreció antes, vi algunas cosas que parecían orbes dentro...”

“¿Orbes?”

Una flor seguía siendo una flor sin importar su tamaño, por lo que también debía tener un estambre o pistilo. Y por supuesto, eso se convertiría en una fruta.

“Me pregunto si se volverá a abrir.”

“No sabemos cuándo florecerá. Tal vez cuando termine de digerir la fruta, se la comió...”

“Si digiriera rápido... entonces esta isla se habría vuelto estéril hace mucho tiempo,” Rium interrumpió bruscamente a Rulitora y nuestra conversación. Su declaración hizo que todos se callaran.

“De todos modos, continuemos siguiéndolo y observándolo. Si sabemos cuándo florece, podemos recoger la fruta.”

“...¿Y si nunca se abre sin importar cuánto tiempo esperemos?”

“Entonces entraré a la fuerza.” Yo fui el que se ofreció a ayudar, así que al menos debería hacer eso. Probablemente trataría de defenderse, pero estaría bien siempre y cuando tuviera mi Devoradora de Magia equipada. Ese método también causaría menos daño al dragón flor que si lo atacáramos a ciegas.

“...Esto se siente raro.”

“¿Qué pasa, Touya?”

“No, no es nada.” Me pareció un poco extraño tratar de priorizar la seguridad de un monstruo, pero no quería que la demonio Yukina, que actualmente me miraba con preocupación, escuchara eso. Este monstruo estaba ayudando indirectamente a los humanos, por lo que estaríamos bien si evitáramos luchar contra él.

“¡Oh, se está moviendo!” El dragón flor empezó a moverse de nuevo mientras deliberábamos.

“Adelante, síganlo. Yo voy a hacer algunos preparativos.” No perdí el tiempo y abrí la puerta del Baño Ilimitado, al que entré corriendo. Podríamos tratar con el dragón más fácilmente si usáramos eso. Recogí mi arma secreta, que decidí a partir del análisis de toda la información que conocíamos hasta ahora.

“¡Kyaaah!”

Y entonces oí un grito. Noté que era la voz de Clena, así que salí corriendo del baño con un hacha en la mano derecha y mi arma secreta en la izquierda. Pero cuando salí del baño, todos los demás ya estaban fuera de mi vista. Ya habían ido tras el dragón a la distancia. Noté un rastro que implicaba que algo pesado se arrastró por el suelo. Cerré la puerta y corrí, siguiendo el rastro. Afortunadamente, no habían ido demasiado lejos y los alcancé en un instante.

“...Um, ¿qué están haciendo?” Le pregunté después de ver lo que estaba pasando.

El dragón flor estaba usando sus enredaderas en un intento de separar a todos de su armadura. Rulitora y Veil estaban usando todas sus fuerzas para evitar que les arrebataran sus armas. Clena y Roni intentaban que no les quitaran la armadura superior.

“¡¿No te das cuenta?! Nos vendría bien un poco de ayuda.” Clena estaba llorando, con su sostén a punto de ser arrancado junto con el resto de su armadura, y partes vitales de su cuerpo a punto de ser expuestas. Estaba usando ambas manos para tratar de quitarse las enredaderas.

Rium estaba esquivando ágilmente los ataques a su disco volador, pero Yukina y Rakti estaban colgando de las enredaderas de la parte trasera de sus trajes de baño. Parecía que se las iban a tragar en cualquier momento. Debería dar prioridad a ellas dos.

“¡Espera un poco, Clena!” Clavé la Media Luna en el suelo e invoqué espíritus de tierra para que la mantuvieran en su lugar. Corrí hacia Yukina y Rakti, y luego agarré mi arma secreta —un frasco que contenía gránulos blancos— y arrojé un puñado de los gránulos a las enredaderas. Ni un momento más tarde, las enredaderas que habían hecho contacto con los gránulos retrocedieron y debilitaron su agarre sobre las chicas.

Justo lo que pensaba. Rápidamente me di la vuelta e hice lo mismo por Clena y los demás. Por último, tiré otro puñado al bulbo mismo, lo que hizo que el dragón empezara a escabullirse y también liberó a Rium de su apuro.

“¿Están todos bien?”

“De alguna manera...”

“Tomó dos lanzas y rompió una... ¡maldita sea!”

Rulitora estaba bien, pero una de las lanzas de Veil se había roto y otras dos habían desaparecido de su canasta. Las lanzas robadas habían sido tragadas dentro del capullo. ¿Así que la parte superior del bulbo era su boca? No hubo más bajas, así que investigué a las chicas a continuación.

“Gracias por salvarnos... pero ¿qué le echaste?”

“Sal.”

Clena y Roni estaban reajustando su armadura, pero se detuvieron después de mi respuesta. Clena, tengo una vista completa de tu escote si te detienes ahí.

“Las verduras se ablandan si las remojas en sal... ¿es esa la idea?” Preguntó Rakti mientras se retorcía. Estaba sujetando sus bragas para que no se cayeran. Aparentemente se habían estirado por las enredaderas. Yukina estaba en el mismo aprieto, pero estaba usando su cola como un refuerzo inteligente.

Rium había logrado esquivar todas las enredaderas, así que su traje de baño estaba intacto. Sin embargo, como había estado volando de un lado a otro todo el tiempo, su cara, siempre sin emoción, estaba enrojecida y cubierta de sudor. Gracias a Dios, si la hubieran atrapado, no habría tenido oportunidad de defenderse con su pequeño cuerpo.

Ella voló a mi lado, luego miró hacia arriba y me preguntó, “...¿Cómo lo supiste?”

Usé una toalla para limpiar el sudor de su cara, y luego hablé para que todos pudieran escuchar mi razonamiento. “Los marineros nos advirtieron que no nos aventuráramos demasiado dentro de la isla, ¿verdad?”

“Eso fue por el dragón...”

“Pero no nos dijeron que evitáramos poner un pie en la isla en primer lugar, ¿no es cierto?”

“Es verdad...” Roni murmuró. Ella se había hecho amiga de las esposas de los pescadores y había aprendido algunas recetas de mariscos de ellas. Debe haber estado escudriñando los chismes que recordaba haberles escuchado.

“Ese dragón probablemente no pueda ir a los bordes exteriores de la isla. Así que este es un lugar seguro para que los marineros atraquen siempre y cuando no se desvíen demasiado.”

“¿Y el dragón no puede salir por la sal?”

“Más específicamente, por el océano. Como dijo Rakti, la sal seca las plantas.”

“Ya veo... Aunque sea un dragón, sigue siendo una planta.”

“Sí. Aunque mi idea fue mucho más efectiva de lo que pensé que sería.”

El dragón no podía acercarse al agua, así que pensé que la sal tendría algún efecto, pero no esperaba que se escapara. De cualquier manera, dejó un rastro cuando huyó, así que rastrearlo de nuevo no sería difícil.

“Rulitora, Rium y Veil, ustedes tres sigan al dragón. Yo esperaré a que las demás se cambien.”

“Entendido.”

“Sostén esto, Rium.” Le di el frasco de sal, que la hacía parecer tan feliz como un cachorro que acababa de recibir una golosina. Si el dragón intentaba atacarlos de nuevo, podía echarle sal desde arriba. “Muy bien, entonces, el resto de ustedes debería darse prisa y cambiarse.”

“Yo sólo necesito ajustar mi traje de baño. Roni, lleva a las demás adentro y ayúdalas.”

“¡Entendido, ahora mismo volvemos! ¡Oh, y traeré un frasco de sal de más!” Dijo Roni, y luego llevó a Yukina y Rakti al Baño Ilimitado.

Era mi trabajo arreglar el traje de baño de Clena.

“Supongo que no tienes otra opción ya que tenemos prisa.”

“¡No tienes que ponerme excusas!” Clena me regañó, con las mejillas rojas. Debe haber estado avergonzada, pero se lo guardó porque no tenía a nadie más a quien pedírselo. Eso mostraba lo confiable que era, en cierto modo. Sentí que ella podría golpearme si se lo señalaba, así que me lo guardé para mí.

“...¿Estás pensando en algo raro?”

“No, nada raro. Bien, está hecho.”

“Oh.... gracias.”

Esperamos a que el resto de las chicas salieran, hubo una atmosfera incómoda entre nosotros.

“¡Ustedes dos se ven sospechosos!”

“¡No pasó nada! ¡Vamos, en marcha!”

Yukina señaló, perspicaz como siempre, pero rápidamente cerré la puerta para que pudiéramos salir. Yukina se había puesto su uniforme escolar, y Rakti su uniforme de sirvienta. Roni llevaba su armadura habitual, pero ahora estaba totalmente equipada. Tenía un frasco de sal bajo el brazo.

“¡Yo ayudé!”

“¡Buen trabajo, Rakti!” Le di unas palmaditas a Rakti en la cabeza mientras ella inflaba el pecho, y luego empezamos a perseguir el rastro de nuevo.

Después de un tiempo, vi la gran figura de Rulitora más adelante. A juzgar por el tiempo que pasamos cambiándonos y por lo lejos que habían llegado, el dragón flor realmente había aumentado su velocidad.

“Rulitora, ¿cómo están las cosas?”

“Ha estado avanzando sin siquiera darnos una mirada, Sir Touya.”

“¡Esa sal realmente lo afectó!” Veil le siguió en un tono irritado. Esto no era bueno, parecía que tenía ganas de arrojar la lanza que sostenía.

Matar al dragón afectaría al ecosistema de la propia isla, así que quería evitarlo si era posible. Ahora que conocemos su punto débil, deberíamos ser capaces de obtener su fruto sin dañarlo. Sin embargo, su cuerpo era sólo un bulbo y algunas enredaderas. ¿Cómo cultivaría su propio fruto? Aparentemente había algo dentro del bulbo mismo, así que quería confirmarlo una vez más de alguna manera. Mientras me rompía los sesos, el dragón flor se ralentizó de repente.

“¿Qué está pasando?”

“Hay un estanque cerca.” Rulitora señaló hacia un pequeño estanque, hacia el que ahora se dirigía el dragón.

“Se ve bastante sucio...” Me di cuenta con sólo mirar. El agua era marrón y muy turbia.

“Es una poza de agua de lluvia. He oído que llueve mucho una vez cada pocos días en esta isla. Ayer también llovió. El estanque debe haberse formado con el agua de lluvia.”

“¿Ayer?” Ayer nosotros navegábamos hacia esta isla, pero no recordaba que lloviera sobre nosotros.

“¿Puede el dragón hacer llover también? Quiero decir, Pez Dorado tenía la habilidad de hacer lo contrario. Evitaba que la lluvia cayera cerca del oasis.”

“Oh, sí....” Clena me recordó las habilidades de Pez Dorado. Así que el dragón podría hacer lo mismo... o mejor dicho, lo contrario. Tenía una idea de cuál era el objetivo inmediato del dragón.

“¿Se está rehidratando?” Yukina también se dio cuenta. Ella había llegado a la misma conclusión que yo.

No tenía ni idea de cómo era capaz de hacer llover, pero debe haber estado haciendo uso de ese lugar como una reserva temporal de agua. O tal vez ese agujero en el suelo había sido excavado por el propio dragón.

“Ahora tenemos más razones por las que no podemos matarlo...”

“¿Eh? ¿Y por qué es eso?” Veil se quejó en respuesta al comentario de Roni.

Oye, no vayas a amenazar a Roni. Inmediatamente me interpuse entre ellos y la protegí.

Yo tenía la misma mentalidad que Roni. El dragón no sólo raleaba los árboles, esparcía semillas y mantenía el bosque, sino que incluso creaba lluvia para ayudar a que el hábitat prosperara. El pequeño estanque puede incluso ser una fuente vital de agua para otros monstruos que viven aquí. No, no sólo monstruos.... Los marineros que visitaban esta isla también utilizaban la lluvia como una preciosa fuente de agua dulce durante sus viajes. Para ser un bulbo verde gigante, este dragón era un santo. Un ángel absoluto. Teníamos que evitar matarlo ahora. De hecho, matarlo sólo significaría problemas. No podría imaginar la escala de devastación de las rutas marítimas establecidas si este dragón ya no estuviera aquí. El dragón protegía el ecosistema de esta isla. No sólo eso, sino que era un actor clave en el apoyo a los marineros en las aguas circundantes. ¿Cómo deberíamos resolver esto de la forma más pacífica posible? Nunca esperé encontrarme preocupado por algo así cuando nuestro oponente era un monstruo.

“Oh, se detuvo, Touya.” El dragón flor se detuvo mientras los pensamientos seguían corriendo por mi cabeza. “Pero espera, ¿no está todavía bastante lejos del estanque?” Sin embargo, ella observó que no tenía sentido que el dragón se detuviera allí. Sabíamos que era un bulbo, pero por la forma pensé que se metería en el estanque y absorbería el agua allí. Incliné mi cabeza en confusión, pero el siguiente movimiento del dragón fue completamente fuera de lo previsto.

“¡¿En serio?!” El bulbo se inclinó bruscamente hasta que su cabeza chocó con el agua....  Bueno, no tenía ni idea de si era su cabeza o no. El suelo cercano retumbó con fuerza. ¿Estaba absorbiendo el agua ahora?

“¡Acérquense!” Me adelanté sin esperar a que nadie respondiera. “Aprovechemos esta oportunidad para encontrar la fruta! ¡Yukina y Rium, busquen desde arriba! Clena, vigila el agua y avísanos cuando esté a punto de acabarse.”

Rápidamente grité mis órdenes mientras corría hacia el dragón flor. Una mirada a mis espaldas mostraba que los demás me seguían sólo un paso atrás. Finalmente me acerqué a él, pero estaba tan concentrado en beber el agua que no me miró con los ojos abiertos. Bueno, no tenía ojos en primer lugar.

Usaba el bulbo como una bomba para aspirar toda el agua. A este paso, se haría en poco tiempo. Necesitábamos encontrar lo que pudiéramos rápidamente. Intenté mirar debajo de él por primera vez, pero todo lo que vi fueron enredaderas más pequeñas que se retorcían. También quería comprobar el interior del bulbo, pero no estábamos en condiciones de hacerlo.

“¡Touya, el estanque está casi vacío!”

“¡Eso fue rápido! ¡Atrás, todo el mundo!”

“¡Pero...!”

“¡Todavía tenemos mucha sal para usar! ¡Ahora, dense prisa!” Veil dudó, pero mi orden lo hizo correr también.

Tan pronto como nos quitamos del camino, el dragón se puso de pie y empezó a caminar de nuevo. Nos acercamos al estanque a una distancia segura y vimos que ya no quedaba agua, ahora sólo era un cráter.

“No era un estanque tan grande, pero esa cosa lo secó a una velocidad increíble...”

“Aún así, no se ralentizó después.”

“Sí, probablemente aún tenga sed. Sigámoslo.”

Probablemente había varios estanques dispersos por toda la isla. De hecho, tal vez había preparado todas estas reservas en caso de que algo así ocurriera.

“¿Alguno de ustedes encontró algo?” Pregunté al grupo, pero nadie respondió. No me sorprende, ya que apenas tuvimos tiempo de buscar. No tuvimos más remedio que seguir su rastro. Si se llegara a eso, siempre podría tirar otro montón de sal para forzarlo a beber más agua. La próxima vez, estaríamos más preparados.

“¡Oh, esperen un segundo!” Justo cuando estábamos a punto de ponernos en marcha, Roni saltó al cráter vacío. Volvió con un objeto de aspecto familiar.

“¡Mis lanzas!” Sí, eran las dos lanzas de Veil que el dragón se había tragado. Deben haberse caído cuando el bulbo se inclinó.

“...¡Esperen!” Y luego me di cuenta. Como las cosas que caminaban eran enredaderas y no raíces, tenía que meter su bulbo en el estanque para consumir agua. En ese caso, ¿qué pasa si el agua viene de otra dirección? “Oye, ¿cómo crees que ese dragón absorbería el agua si estuviera lloviendo....?”

“¿Cómo? Quiero decir.... desde la parte superior de su bulbo, ¿verdad?”

Correcto, apuntaría hacia el cielo. Aunque eso no sería muy eficiente. La abertura en la punta del bulbo era relativamente pequeña.

“Tendría más sentido si pudiera extenderse, ¿verdad?”

“¿Extenderse? ¿Cómo?” preguntó Clena. Señalé el bulbo del dragón.

“Esa gran cosa. El bulbo gigante.” Acaba de actuar como una bomba. A juzgar por la forma en que había comido la fruta y escupido las semillas, el interior del bulbo podía almacenar agua y otros elementos. Esa fue también la razón por la que las lanzas de Veil cayeron de nuevo mientras estaba inclinado. Ya sabíamos que el bulbo se podía mover libremente, así que, ¿cómo recogería agua eficientemente cuando lloviera?

La respuesta era simple: sólo necesitaba una mayor superficie. El bulbo gigante sólo necesitaba florecer una flor, un receptáculo para el agua.

“No pensé en eso...” Murmuró Yukina mientras agitaba sus alas. Rium asintió vigorosamente a su lado, señalando que estaba de acuerdo. Bueno, no lo habrían notado porque el bulbo estuvo bajo el agua todo el tiempo. Aunque lo había tomado como una pista.

“Esto significa que lo que hay dentro es realmente importante.”

“¡¿Quieres decir...?!” Veil jadeó, y luego se volvió hacia el dragón. Las miradas de todos los demás le siguieron. Si la fruta no estaba afuera, entonces tenía que estar adentro. La lógica era evidente. Sin mencionar que su interior debe haber sido hueco, un lugar perfecto para almacenar. Un lugar que el bulbo y las enredaderas protegían con todas sus fuerzas. Ahora que lo pienso, el ovario dentro de una flor maduraba hasta convertirse en una fruta. Era natural que encontráramos fruta dentro.

“Así que los orbes que Rulitora vio antes...”

“Esos deben haber sido.”

“¡Maldita sea! ¿Entonces tenemos que esperar hasta la próxima vez que llueva? ¡Llovió ayer! ¡Se me está acabando el tiempo!” Veil gritó de rabia mientras golpeaba sus aletas contra el suelo. Sin embargo, no tenía ni idea. Todavía tenía que aprender con qué clase de héroe estaba trabajando.

Los acontecimientos que siguieron se desarrollaron sin contratiempos. Saqué la manguera por primera vez en mucho tiempo. Mi Baño Ilimitado había crecido mucho desde la primera vez que la usé, así que apenas era lo suficientemente larga para llegar a la puerta. Pero mientras llegara a la puerta, ya estábamos listos.

Rocié el agua en el aire como una ducha, lo que hizo que el dragón se detuviera en su camino, y su bulbo se abrió lentamente. Debajo de su dura cáscara exterior había pétalos de flores grandes, rosados y ondulados que casi parecían de seda. Los pétalos se revelaron gradualmente, capa por capa, hasta que una flor gigante floreció como un vestido deslumbrante. Así que esta era la verdadera forma del dragón flor. Por un momento me cautivó la vista. Un olor dulce se agitaba en el aire, un fuerte contraste con el olor a hierba que desprendía el bulbo verde.

“Vaya...”

“Es hermoso...” Clena y Roni estaban igual de fascinadas. Casi se me cayó la manguera porque se veía tan místico. Tallos que parecían un manojo de pilares crecían desde el centro de la flor, y muchos orbes dorados estaban pegados a sus extremos.

“¡Esa es! ¡Esa es la fruta que puede curar cualquier enfermedad...!” Veil apuntó a los orbes y gritó.

El premio gordo. Así que la fruta estaba realmente dentro del bulbo.

“Clena, Roni, sostengan la manguera.”

“...Eh, oh, comprendo.”

“Rulitora, Veil, los tres lucharemos contra las enredaderas. Deberíamos ser lo suficientemente fuertes para igualarlo.”

“¡Entendido!”

“¡S-Sí! ¡Usaré todas mis lanzas en él!”

Por favor, no lo hagas, las necesitarás para volver a casa.

“Yukina, tú toma la fruta. Rium, si alguna de las enredaderas va a por Yukina, tírale sal.”

“¡Déjamelo a mí, Touya!”

“No creo que lo hagan... pero está bien.”

Justo como Rium lo supuso, las enredaderas habían estado colgando apáticas desde que la flor floreció. Probablemente seguirían así incluso después de que invadiéramos su espacio, pero aun así necesitábamos algunas salvaguardias.

Yukina se acercó a la flor desde el cielo. Las enredaderas permanecieron inmóviles. Dedicaba toda su atención a reabastecerse de agua, al igual que en el estanque. Yukina lentamente extendió sus brazos. Contuve la respiración, mirándola cautelosamente y en silencio, tomando una sola fruta, y luego volviendo hacia nosotros.

“¡Lo hice!”

“¡Está bien, ahora nos vamos! ¡Todos ustedes vayan delante de mí! ¡No se moverá mientras siga bebiendo agua!”

“¡Yo también me quedaré aquí!”

“...Gracias.”

Los otros escaparon primero, dejándonos sólo a Rulitora y a mí. Finalmente corté el flujo de agua cuando todos se habían retirado a una distancia segura, tiré la manguera de vuelta dentro del Baño Ilimitado, salté a la espalda de Rulitora y salimos corriendo tan rápido como pudimos. Miré hacia atrás y vi que el dragón estaba cerrando lentamente sus pétalos de nuevo. Lo más probable es que no comience a moverse de nuevo hasta después de que el bulbo haya vuelto a formarse por completo. Recuperamos la fruta sin matar al dragón, y así se cumplió nuestra meta.


Después de esa prueba, nos retiramos a salvo de vuelta a la playa, y luego volvimos a reunirnos con Pardoe y los otros ketolts. Se había hecho más tarde de lo que esperaba. El sol estaba a punto de ponerse más allá del horizonte. Crissa ya había empezado a preparar la cena. Invitamos a Veil a comer antes de que se fuera, pero rechazó nuestra propuesta diciendo que tenía que llevarle la fruta a su hermana lo antes posible. Dijo que pescaría algo para comer en el camino de regreso.

“Gracias, no podría haber conseguido esta fruta sin toda su ayuda.” Veil bajó la cabeza, actuando mucho más modesto de lo que nunca había sido.

“No te preocupes, no podía tratar tu situación como si fuera asunto de otra persona,” respondí, abrazando el hombro de Yukina cerca de mí.

“¿Podrías sostener esto un momento?”

“¿Eh? Pero necesitas esto...”

Veil me entregó la fruta. La tomé antes de entender lo que estaba tratando de hacer e inmediatamente traté de devolverlo, pero antes de que pudiera, se zambulló en el océano. Me quedé un rato con la mirada perdida, con la fruta en la mano, y luego regresó con un barril atado a una cuerda.

“Toma esto como mi agradecimiento.” Abrió el barril y reveló un montón de corales brillantes, entre otros objetos. Era un valioso botín, a juzgar por la cantidad. Veil levantó el barril, luego sacó los artículos y los alineó en la arena. “He oído que estos objetos son valiosos entre los humanos. Los traje conmigo por si acaso.”

“Oh, así que estabas preparado para intercambiar la fruta con los humanos, también.... En ese caso, con mucho gusto tomaremos esto.”

“Por favor, háganlo. Necesito intercambiar las cosas de aquí con la fruta.”

Si él hubiera podido conseguir la fruta por su cuenta, habría tirado los artículos de todos modos. Realmente estaba decidido.

Veil tomó la fruta, la puso dentro del barril, agitó su aleta y se lanzó de nuevo al mar. Le hicimos un gesto con la mano mientras su figura se distanciaba lentamente, nadando hacia el sol poniente.

“Aunque me arrepiento de no haber conseguido una de esas frutas para nosotros. Me gustaría probarla un poco, si es que es realmente increíble,” murmuré ociosamente, lo que hizo que el resto del grupo se volviera hacia mí. “¿Qué pasa?”

“... ¿No te diste cuenta?”

“¿Darme cuenta de qué?” Pregunté, y entonces los ojos de todos se posaron en Yukina. La miré a su vez, y luego vi algo. “...Yukina, ¿qué es eso que tienes en la cola?”

“Teehee♪” Su cola estaba sosteniendo algo que había visto recientemente. Algo que estaba en mis propias manos hace un momento: ese fruto invaluable. Aparentemente Yukina había usado ambas manos y su cola para recoger dos frutas antes de huir.

“Sinceramente, no puedo creer que...”

“Me he vuelto mucho más confiable, ¿verdad?” Yukina me abrazó, como si me pidiera que la alabara. Bueno, supongo que no importaba si nos las arreglábamos para huir con uno extra. Le di una palmadita en la cabeza mientras refunfuñaba: “Di algo la próxima vez, o me tendrás preocupado.”

“Bien, comámosla de postre esta noche.”

“...De acuerdo.”

Rakti recogió la fruta y los ojos de Rium la siguieron, brillando de intriga. La cena de Crissa, sin embargo, fue una barbacoa completa de mariscos. Estaba deseando comer el postre, pero esto no era algo que pudiera saltarme.

“Está bien, entonces, vámonos.”

“¡Sí!”

El sol se puso y la playa se oscureció poco a poco. Tomé la mano de Yukina y la llevé a las hogueras.

“¡Touya, terminé de asar uno!” Rakti me hizo un gesto con la mano y me llamó, ahora con un delantal sobre su traje de baño. Me dio un pincho relleno de trozos de pescado. “¡Está bueno!” sonrió.

La barbacoa de Crissa se centraba principalmente en ingredientes procedentes del mar. Mi pincho consistía en rebanadas de pescado blanco, mariscos y algo que parecía un tentáculo de pulpo. El estanque de pesca en el Baño Ilimitado le permitía capturar criaturas marinas aparte de peces. Incluso ahora, Crissa y Mark estaban pescando nuevas capturas para añadirlas al suministro de ingredientes. Quería que Mark descansara un poco, pero tal vez sería malo pedírselo. También podría dejar que ayude a Crissa con todo su corazón ahora mismo. Eso lo haría más feliz.

“No puedo dejar que él se quede con toda la diversión...” En ese caso, yo también debería animar las cosas aquí. Miré a Rium, que estaba sentada en la playa y miraba incansablemente al grupo de corales que Veil había dejado para nosotros. Apuesto a que no se acordaría de comer si la dejara ahí, así que la llamé.

“¿Y por qué no me llamas a mí, eeeh?”

“¿Porque me estás espiando de todos modos?”

Yukina se aferró a mí por detrás, aunque no consiguió pillarme con la guardia baja. Ella debe haber volado en lugar de que yo la recogiera sobre sus pasos, pero en esta atmósfera ruidosa, la brisa que sus alas creaba sobresalía más. Soporté el peso de Yukina en mi espalda, y entonces Rium finalmente se puso de pie.

“¿Cómo va? ¿Encontraste algo interesante?”

“...Todo es interesante. No hay nada igual en Atenea.” Ella agitó la cabeza.

Si no recuerdo mal, Atenea no tenía salida al mar. Desafortunadamente, Rium no tendría mucho conocimiento de los artículos aquí. Lo comprobamos con Shakova, quien nos dijo que, aunque ninguno de los artículos era especialmente raro, podían ser utilizados para crear accesorios o decoraciones. Le pregunté si se podían convertir en armas, pero me dijo que golpear algo con un palo sería más efectivo que usar coral. Si ese fuera el caso, entonces podría dejarlo todo en manos de Shakova.

Ahora que ya teníamos los asuntos del agradecimiento resueltos, era hora de comer. Rulitora y Pardoe ya bebían de jarras de madera. Shakova volvió a su grupo y empezó a beber también. Rulitora tenía tres brochetas en una mano, y luego las engulló todas en una mordida. Puede que tuviera una boca más grande que la de todos nosotros juntos, pero incluso para él eso fue bastante extravagante. Por eso Crissa estaba tan ocupada. Su fiesta de bebidas no terminaría pronto. Me ofreceré a cambiar de trabajo con Crissa cuando termine de comer.

“¡Escuchen todos, el postre está listo!”

Yo ya había limpiado unos cuantos pinchos y estaba comiendo un pescado a la parrilla cuando Roni y Clena sacaron un plato de fruta de dragón en rodajas. Era bastante parecido a un melón en rodajas, sólo que la piel era de un azul brillante y lustroso, mientras que el interior parecía húmedo y de color miel. Sólo tendríamos una rebanada cada uno, pero no podíamos hacer más, ya que se estaría dividiendo entre diez personas.

“Muy bien, nuestro líder Touya debería dar el primer mordisco.”

“¿Yo? De acuerdo, entonces...” Por sugerencia de Clena, transporté una rebanada del plato a mi boca. La mastiqué durante unos segundos y luego dije lentamente: “... Es dulce. Realmente parece que curaría cualquier enfermedad.”

“Ooh, yo sigo... ¡Wow, es tan dulce! ¡Esto es una locura!” Yukina gritó sorprendida mientras daba el segundo mordisco.

Eso hizo que todos los demás tomaran su propia rebanada, se pusieran la mano sobre la boca y sintieran lo mismo poco después. Sí, era dulce. Demasiado dulce. Si una fruta contenía suficientes nutrientes para curar cualquier enfermedad, entonces su sabor sería igual de denso.

Sin embargo, el sabor no era malo. Quiero decir, era un poco desagradable en este punto, pero también era delicioso. Quería vomitarlo, pero sería un gran desperdicio. Así que, en vez de eso, aguanté el torrente de sabor que envolvía mis entrañas como un torbellino. Esta fue la primera vez que experimenté una comida tan sabrosa que me cansó.

“...Es bueno si la ves como una medicina,” murmuró Yukina a mi lado. Su voz sonaba mucho más seria de lo habitual.

Bueno, de todas las impresiones que me afluyen, la “deliciosa” sigue siendo la más destacada, así que la hermana de Veil debería estar bien. Eso esperaba yo.

“¿Realmente creen que sabe tan raro? Yo creo que está bien...” Y luego estaba Rakti, la única de todos nosotros que comía la fruta sin problemas. Seguía olvidándolo recientemente, pero uno esperaría al menos esto de una diosa.... ¿Supongo que sí?

En cualquier caso, Rakti confirmó que esto era realmente saludable para nosotros, así que hicimos que Rulitora y el resto la probaran también. Ellos también sintieron lo mismo, pero el fruto les quitará el cansancio. Las otras dos rebanadas fueron para Mark y Crissa. Pardoe y Shakova deberían poder convencerlos de que se la coman. Y así, Yukina, Rakti, Rium y yo fuimos a intercambiar lugares con Crissa. Clena y Roni habían vuelto a terminar su barbacoa. Supongo que actuó como un limpiador de paladar. Incluso yo estaba masticando un poco de carne seca salada ahora mismo.

Creía que todo el mundo debería probar esa fruta al menos una vez, así que mientras estábamos intercambiando lugares, le dije a Crissa que se asegurara de que ella misma la mordiera. Poco después, oí un “Gyaaaah” en la voz de Mark, pero fingí no haberlo oído. Esto fue una venganza por ayudar a Crissa a pesar de que le dije que descansara. Con eso debería recuperar su energía.

“Cielos, qué terrible experiencia... bueno, supongo que no fue tan mala,” refunfuñó Clena en su baño después de la cena, con la cara medio sumergida.

“Todo el dolor de mis piernas desapareció. ¿Cómo se siente para ti?”

“...Lo mismo para mí, en realidad,” suspiró Clena, exasperada ya que la fruta realmente tuvo un efecto a pesar de todos los problemas.

Sabía cómo se sentía, era difícil de aceptar, ya que los resultados eran decepcionantes, pero era exactamente lo que habían prometido. Yo había querido hacer que Mark se comiera la fruta ya que había estado ayudando a Crissa sin siquiera detenerse a respirar. Eso fue por la bondad de mi corazón. Si.

“En ese sentido, ¿estás bien donde te agarraron las enredaderas? Puedo ayudar a curar cualquier herida.”

“Oh, estaba un poco roja, pero ahora estoy bien. ¿Ves?” Clena me mostró su muñeca. De hecho, su piel estaba impecable.

“¿Y tú, Roni?”

“Yo también estoy bien.”

“¿No fue tu armadura la que sufrió más daño ya que fue arrastrada tanto?”

“Sí, todos los cierres están rotos ahora....”

“Eso no es algo que pueda arreglar con magia...” Les pediré a los ketolts que ayuden más tarde. Tendrían tiempo para arreglarlo entre los descansos de dirección. No podíamos permitirnos entrar en la capital del agua con la armadura rota, así que si llegaba el momento, nosotros también podíamos encargarnos de la dirección.

Le hice a Yukina y a Rakti la misma pregunta después. “¿Qué tal ustedes dos?”

“¡Mira, mira~!”

“¿Ves alguna marca...?”

Las chicas voltearon sus traseros hacia mí, y luego voltearon los dobladillos de su yuamigi. Me apresuré a cubrirme los ojos. Oh, sí, las enredaderas las habían agarrado por el trasero....

“U-um, ustedes dos se ven bien.”

“¡Tengan un poco de vergüenza, chicas!”

Roni revisó a las chicas y confirmó que no tenían nada de qué preocuparse. Inmediatamente después, Clena saltó del baño y les dio una palmada en el trasero.

“¡Muestren algo de modestia! ¡Esto ni siquiera se trata de estar cerca de otros chicos o chicas!” Luego hizo que las dos se arrodillaran dentro de la bañera mientras se erguía sobre ellas, con las manos en las caderas. Tanto Yukina como Rakti tenían lágrimas en los ojos, quizás porque les habían dado una palmada especialmente fuerte.  Bueno, no podría decir que yo condene sus acciones ahora mismo, pero fueron realmente inmodestas. Decidí no entrometerme en el sermón de Clena, las chicas lo necesitaban.


“Es grande... pero no tanto como el de Sera.”

“¡Shhh!” Puse mi mano sobre la boca de Rium mientras ella se acercaba a mí. Y no es que no estuviera deteniendo a Clena porque su yuamigi mojado perfilaba perfectamente su trasero redondo y bien formado o algo así. Es la verdad, no lo estaba.

Ella fue criada en una familia noble, por lo que estaba mucho mejor preparada que yo para dar sermones sobre la etiqueta. Dicho esto, no podíamos permitir que las chicas estuvieran por mucho tiempo en el baño, así que debería detenerlas pronto.

“Uh-huh... así que mostrarlos a simple vista no es necesariamente sexy...”

“...Bueno, no te equivocas.”

“Sí, la hermana Tierra es así. Touya nunca puede apartar sus ojos de ella.”

“Rakti, dime más.”

...Al menos, creo que estaba bien dejar esto en manos de Clena.

1 comentario: