martes, 12 de marzo de 2019

Maestro de Nada Capítulo 16 - El fin del Arrebato


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada

Capítulo 16 - El fin del Arrebato


Buenas noticias. Asagi Kamiyashiro puede usar magia. Hielo y agua. Y un poco de fuego también. No puedo creerlo, esto es increíble. Un humilde empleado de tienda como yo puede usar magia. Entonces, ¿cómo lo usas? ¿Simplemente piensas en ello?

"Lo importante es visualizarlo. La imagen creada en tu mente se convierte en combustible para la energía dentro de ti y el fenómeno ocurre. Recitarlo funciona como una especie de apoyo a eso. Si puedes visualizarlo bien, ni siquiera necesitarás recitarlo. Así como yo no tengo necesidad de hacerlo.”

Supongo que no había trampa para eso. Los magos deben tener que trabajar muy duro para llegar a ese punto. Debería intentarlo.

Veamos.... Se supone que soy bueno con el hielo, así que tal vez trate de enfriar la humedad del aire y bajar la temperatura.

"Mmm....mmmm...."

Me imagino que estoy emanando energía mágica que se esparce por toda la habitación. Luego robo la humedad del calor y empiezo a enfriarla.

"Asagi.”

"¡Mmm...!"

"Mmmggg....¿qué?"

“Está frio.”

Oh. Mi aliento se había vuelto blanco. Éxito. Eso no fue muy difícil. Tampoco me llevó mucho tiempo. Esto podría ser muy divertido si pudiera crear hielo instantáneamente.

Pensé en devolver la temperatura a la normalidad mientras usaba magia de fuego, hasta que mi aliento ya no fuera visible. Luego lo apagué antes de que se calentara demasiado.

"Aprendes rápido, Asagi. Puedes visualizar bien las cosas. Creo que deberías ser capaz de usar mucha magia diferente en poco tiempo.”

"Eso espero."

De hecho, estaba seguro de que esta magia se veía afectada por ‘Aprendiz de Todo.’

Como era un poder que no era visible a simple vista, no vi la típica pantalla partida dentro de mi cabeza. Era difícil de creer que pudiera usarlo tan fácilmente cuando era mi primera vez. Y no fue como si yo tuviera un escenario especial como protagonista.

Sin embargo, probablemente significaba que sólo podría usar hechizos muy comunes en el mejor de los casos. Pero no iba a quejarme. Esto seguía siendo magia. Era como si estuviera en un sueño.

Después de eso, Daniela y yo hablamos sobre la magia hasta que lentamente comenzó a adormecerse. Así que ella se fue a dormir a su cama y yo me fui a dormir a mi escritorio. Supongo que estaba bastante cansado después de todo. Aunque, no soñé esa noche.

Había algo deprimente en ver el amanecer a través de barras de hierro. No hizo nada para levantarle el ánimo. Era como si me hubieran metido en la cárcel por un crimen del que no me acordaba.

Suspirando, me levanto y estiro los miembros. Daniela seguía acurrucada en su cama y dormía tranquila. Al verla dormir así, me sentí justificado por haber abandonado la cama, y sonrío. Ahora que se me aflojaron las articulaciones, me preguntaba qué debía hacer cuando llamaran a la puerta desde el otro lado.

"Sí."

"¿Asagi? Buenos días. ¿Dormiste bien?"

"Buenos días, Russell. El escritorio era muy cómodo, sí.”

"Jajaja, me alegro de oírlo. Escucha. Esta mañana terminamos de arrestar a todos los hombres que los habían acosado. Todos han sido arrojados a una celda por ahora.”

"Sabía que lo harías.”

"Esos hombres, tuvimos que perseguirlos por toda la ciudad. Finalmente, se cansaron y los derribamos y los atamos. ¡No fue nada!"

Se rió a carcajadas. El capitán era diferente del resto. Ese guardia de anoche podría aprender un par de cosas de él.

Entonces Daniela se estiró.

"Mm… ¿que...es ese ruido...?"

"Buenos días, Daniela."

"Mmm... Asagi... buenas..."

Parecía que no era buena con las mañanas. La perspicaz belleza de ayer no se veía por ninguna parte. Lo único que había allí era una criatura con los ojos dormidos, perezosa y el pelo revuelto.

"Vamos, levántate. Deberíamos ir a lavarnos."

"Mmmm...."

Le tomo la mano y la ayudo a ponerse de pie. Luego nos dirigimos hacia el pozo en la parte trasera que yo había usado cuando llegué aquí por primera vez. Así que me resultaba bastante familiar.

Después de eso, visitamos la habitación de Russell donde le dije que volveríamos a la posada para desayunar. Aparentemente, Daniela no se estaba quedando en ninguna parte, así que me acompañó.

"Lo siento.... yo iba a buscar una posada justo después de que te fueras anoche."

"Bueno, no es tu culpa. Debería arrepentirme de haberte metido en mis asuntos.”

"No lo hagas. Lo importante es que ambos estamos a salvo.”

Dijo y sonrió, la perezosa criatura de la mañana que había en ella había desaparecido.

***

Le expliqué la situación a Maris en la posada Viento de Primavera. Ella estaba increíblemente feliz de escuchar que los hombres no me molestarían de nuevo. Entonces presenté a Daniela y se decidió que ella también se quedaría.

"¡Te daré un buen trato como amiga de Asagi!"

Su descuento habitual para conocidos le facilitó a Daniela la decisión.

Allí desayunamos y luego nos dirigimos al calabozo. Sin embargo, esta vez no fue al que está cerca de la puerta sur. Era al cuartel de guardia central que estaba frente al Gremio de Aventureros cerca del centro de la ciudad. Este lugar tenía una mazmorra donde el líder bastardo y todos sus seguidores habían sido abandonados, para que pudieran disfrutar de la noche juntos. Y ahora habíamos venido a identificarlos.

Le explicamos lo que había pasado la noche anterior en el mostrador de la oficina, que estaba rápidamente relacionado con Russell y nos guiaron a través. Después de pasar varias puertas, bajamos por un largo pasillo que conducía a unas escaleras que bajaban. El aire de repente se volvió muy frío.

"Asagi, ¿estás seguro de que estos son los hombres?"

"Sí. Todos ellos. Intentaron hacernos daño a mí y a Daniela.”

Detrás de las gruesas barras de hierro estaban sentados los aventureros, atados con cuerdas y con las expresiones más amargas. Yo, por otro lado, me sentía eufórico. ¡Me gustó esto!

"Maldición, qué tontos....jajaja... ¿Qué hacemos con ellos?"

"¿Qué quieres decir?"

"Tengo la autoridad para enviarlos a la horca. Estos hombres desenvainaron sus espadas. Si estaban listos para matar, entonces deberían estar listos para morir.”

"Ahh...."

Para ser honesto, la muerte por intento de asesinato me pareció un poco dura desde mi punto de vista. De verdad. Sabía que estábamos en un mundo como el de "matar o morir.” Pero todavía había sensibilidades de las que no podía escapar.

"¿Hay alguna otra manera?"

"Hay un sistema de esclavitud para los criminales. Las minas del Monte Alessa en el sur."

Ya veo. Un sistema de esclavitud. Como persona del siglo XXI, tampoco era un pensamiento acogedor. Pero era al menos menos definitivo que la muerte. Bueno, al menos en mi mente.

"Daniela. ¿Qué te parece?"

"De hecho... también prefiero evitar un derramamiento de sangre innecesario. Si estás de acuerdo, creo que caer en la esclavitud sería suficiente.”

"Sí. Yo también estaba pensando eso. Entonces esa es nuestra decisión, Russell.”

"Entendido. Serán despojados de su licencia de Aventurero y por la compasión de Asagi y Daniela, serán enviados a trabajar en las minas de Alessa durante diez años.”

Se puso frente a nosotros e hizo un fuerte saludo antes de sonreír.

"Eres una persona amable. Pero ten cuidado de que la gente no se aproveche de ello. Y acude a mí cuando necesites ayuda. Porque siempre seré tu aliado.”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario