martes, 12 de marzo de 2019

Maestro de Nada Capítulo 17 - Una nueva rutina


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada

Capítulo 17 - Una nueva rutina


El incidente del Conejo Negro había terminado. Creo. Realmente dependería de la reacción del Gremio de Aventureros al que me dirigía ahora.

En otras noticias, Daniela y yo habíamos decidido divertirnos.

Habíamos estado discutiendo cómo empezó todo esto después de dejar el calabozo, lo que llevó a esta decisión.


***

"Cuando llegué a este pueblo, me perseguía una manada de lobos del bosque. Estaba prácticamente rodando, por la forma en que caí en la puerta oeste. Algunos aventureros me vieron entonces, y debido a mi pelo, dijeron que yo ‘parecía un conejo negro.’ Ese fue el comienzo.”

"¿Toda una manada? ¿Estabas bien?"

"Ah, sí. Me enteré de esto más tarde, pero tengo una AGI muy alta. Bueno, tal vez no era tan alta en ese momento... De todos modos, pude correr sin que me alcanzaran. Y el hombre al que le pedí ayuda en ese momento fue..."

"Al Capitán Russell, supongo.”

"Correcto. Si él no hubiera estado cerca de las puertas, probablemente me habrían comido vivo.”

Era así de peligroso. Pensé que me iba a morir, otra vez....

"Ya veo... Hmm... Asagi, formaremos un grupo."

"¿Eh?"

"¿Eh?"

"No, uh, ¿qué te llevó a esa decisión?"

"Estoy demasiado preocupada por ti para dejarte como estás. Sólo eres un novato, pero has estado elevando tu nivel de forma absurda, ¿no?"

Era lista.... enderecé la espalda y la miré.

"¿Qué te hizo pensar eso?"

"Acabas de decir que no era tan alto en ese momento. Eso debe significar que está al menos un poco alto ahora mismo, ¿no? Pero eres un novato que no debería haber experimentado más que unas cuantas batallas. Pero Asagi, realmente eres muy activo en términos de lucha, ¿no?"

Me había expuesto. Miro para otro lado sin pensar.

“…”

"Jeje. Es obvio para cualquiera que realmente escuche lo que dices. No te pediré que pares. Pero, estoy preocupada. Y por eso, debemos luchar juntos."

"¿Estás segura?"

"Sí."

"Entonces.... estoy deseando trabajar contigo, Daniela."

"Igualmente. ¿Puedo confiar en ti para que me cubras las espaldas?"

"Jaja. Es un poco temprano para eso."

***

Así es como ocurrió. No fue gran cosa. Daniela estaba preocupada por mí. Una persona con la que me había chocado el hombro anoche.

Me habían pasado muchas cosas desagradables en este mundo. Ya sea durmiendo en los árboles, caminando infinitamente, luchando con monstruos o siendo llamado Conejo Negro.

Pero también había mucha gente amable que se preocupaba por mí.

Cuando todo dicho y hecho, fui bendecido. Me di cuenta una vez más que el truco más importante para vivir era la conexión entre las personas.

Entré en el gremio de aventureros de la misma manera que siempre lo hacía. Gardo y Ness me estaban esperando dentro.

"Asagi, lo siento."

"¡Por favor, perdóname!"

Los dos hombres dijeron con la cabeza baja. La atmósfera dentro de la cede del gremio era muy tranquila.

"Gardo, Ness."

"Me pediste que me ocupara de ello, pero no pude hacer nada. Ni siquiera pude ayudarte.”

"¡Estaba borracho y mi anuncio público ha llevado a tal incidente! Debería haber hecho algo más que disculparme, debería haber hecho algo..."

"Oigan, ustedes dos. Por favor, dejen de hacer eso."

"Pero..."

"Está bien. Se ha terminado. Los alborotadores se han ido, y ustedes ya se han disculpado. Además, estoy seguro de que harán algo con cualquiera que me llame Conejo Negro de aquí en adelante.”

Levantaron la cabeza. Ambos parecían tan llenos de pesar que las lágrimas amenazaban con caer de sus ojos.

"Vamos, no pongan esa cara. Ustedes dos son los primeros aventureros que conocí al llegar aquí. Vinieron porque estaban preocupados por mí. Estoy agradecido por eso."

"¡Idiota de mierda.... estamos de servicio!"

Gardo miró hacia otro lado y escupió. Ness se estaba limpiando los ojos rojos.

"¡Asagi, lo siento mucho! De ahora en adelante, ¡somos camaradas!"

"¡Sí, ahora estamos en pie de igualdad! ¿Alguien aquí tiene alguna queja?"

Gardo miró fijamente hacia el bar. Aunque no estuvieron involucrados en el incidente de anoche, todos formaban parte de la multitud que se burlaba. Ahora miraban sus vasos como para evitar la mirada de Gardo.

"Bueno, eso parece resolverlo."

"Eso estuvo bien, Asagi."

Daniela dijo mientras colocaba una mano suavemente sobre mi hombro.

"Sí, gracias a ti también, Daniela."

"No lo menciones. También somos camaradas.”

Ella se rió suavemente y sentí que mi cara se ponía roja. Veamos, veamos, ¿me estaba enamorado de ella?

"Por cierto, Asagi."

"¿Qué pasa, Ness?"

"¿Quién es la bella dama que está a tu lado?"

Ness miraba a Daniela con su habitual sonrisa cómica. Eso fue un cambio rápido.

"Ahh, olvidé presentarte. Ella es Daniela. Estuvo involucrada a la fuerza en el incidente de anoche. Y desde entonces, hemos encontrado una razón para formar un grupo juntos.”

"Soy Daniela. Encantada de conocerlos."

Daniela, Ness y Gardo extendieron y se dieron las manos. Sentí que mis conexiones como aventurero estaban creciendo.

***

Nos separamos de los dos, y llevé a Daniela al mostrador de la recepción. La trabajadora del gremio de hoy era la ratón de biblioteca, Flo.

"Ha pasado un tiempo."

"Oh, Sr. Asagi. Encantada de volver a verlo. Aunque, lo he visto dentro de la cede del gremio. Entonces, ¿Qué lo trae aquí hoy?"

Supongo que me había visto por ahí. Bueno, las cosas tendían a ponerse escandalosas, así que no era de extrañar.

"Sí, quiero hacer un grupo con ella."

"Ya veo. Registro de grupos. Por favor, denme sus tarjetas de estado.”

Flo aceptó nuestras tarjetas de estado y las colocó en una bandeja.

"Gracias. Esto estará terminado en un minuto. Por favor, quédense aquí y esperen.”

Dicho esto, ella desapareció por la parte de atrás. La vimos salir y luego charlamos unos minutos hasta que regresó.

"Gracias por su paciencia. Su grupo ya ha sido registrado. Pueden tener sus tarjetas devuelta.”

Saqué las tarjetas de la bandeja y le di a Daniela la suya.

"Gracias."

"No, no. Es sólo mi trabajo.”

Flo se llevó su pequeña mano a la boca y se rió. Solía actuar de forma extraña a mi alrededor, sobre todo debido a la forma en que los demás me trataban, pero las cosas se habían vuelto normales ahora. Afortunadamente.

Le dimos las gracias de nuevo y luego decidimos parar en el bar. Los dos nos sentamos juntos en el mostrador del bar y ordenamos un poco de agua con sabor y un plato aparte. El plato que finalmente llegó fue un meunière de pescado de río. Para un bar lleno de clientes más rudos, la comida aquí era extrañamente refinada.

Comimos nuestra comida con tenedores y hablamos de lo que haríamos a continuación.

"Estoy pensando en ir tras los lobos del bosque."

"Mmm, lobos del bosque. Creo que los dos deberíamos ser capaces de encargarnos de ellos, incluso en grupo.”

Dijo Daniela mientras empujaba sus huesos hacia un rincón del plato.

"Los lobos del bosque viven en el bosque del norte. Por cierto, ¿acabas de llegar a este pueblo recientemente?"

"Sí. Vengo de las llanuras del este junto con una caravana. Esas llanuras estaban infestadas de lobos de hierba.”

"¿Lobos de hierba?"

"Los lobos de esas llanuras se han convertido en monstruos. A diferencia de los lobos del bosque, su pelaje es verde amarillento.”

Interesante. Así que el lobo que me comí era un lobo normal.

Discutimos esas cosas hasta que terminamos nuestro plato.

Bueno, entonces, era hora de ir al bosque.

Los dos aceptamos nuestra primera petición como grupo, y luego salimos por la puerta oeste y entramos en el bosque.


Anterior | Índice | Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario