lunes, 30 de septiembre de 2019

Maestro de Nada Capítulo 69 - El héroe viene

Aprendiz de Todo, Maestro de Nada

Capítulo 69 - El héroe viene

Pasaron tres semanas después de que regresáramos de las minas e hicimos un informe al gremio.
Daniela y yo pasamos el tiempo repitiendo misiones más sencillas y ganando dinero.

Nombre: Asagi Kamiyashiro
Raza: Humana
Trabajo: Aventurero (Rango: C)
NV:   53
PS:    514/514
PM:   485/485
FUE: 238   VIT:  234
AGI:  569   DEZ: 266
INT:  235   SUE: 25
Habilidades: ‘Aprendiz de Todo, Maestro de Nada’, Patas del Lobo del Bosque, Detección de presencia, Ojos Nocturnos
Magia: Hielo, Agua, Fuego
Misión: Ninguna
Grupo: Daniela Villesilf
Equipo: Armadura
Cabeza: Nada
Torso: Armadura ligera de Dragón de Hielo
Brazos: Guanteletes de Dragón de Hielo
Piernas: Protectores de Piernas de Dragón de Hielo
Pies: Botas de cuero de Kobold de Asalto
Armas: Espada de Garra de Kobold de Asalto
– Espada de Garra Corta de Kobold de Asalto
Ropa: Poncho de Dragón de Viento
– Manto de la cintura del Dragón de Viento
– Pantalones de Dragón de Viento
Accesorios: Collar de Colmillo de Kobold de Asalto
Nombre: Daniela Villesilf
Raza: Elfo de Luz
Trabajo: Aventurero (Rango: B)
NV: 72
PS: 899/899
PM: 573/573
FUE: 384   VIT:  288
AGI:  271   DEZ: 445
INT:  380   SUE: 31
Habilidades: Ojo Verde Fresco
Magia: Viento, Agua, Tierra
Misión: Ninguna
Grupo: Asagi Kamiyashiro
Equipo:
Cabeza: Máscara de la Gente del Bosque
Cuerpo: Armadura Ligera de la Gente del Bosque
Brazos: Guantes de Remiendo de Lobo
Piernas: Grebas de Garra de Acero
Pies: Botas de cuero de Lagarto del Bosque
Armas: Estoque del Árbol de la Vida y la Muerte
– Arco del Árbol de la Vida y la Muerte
Accesorios: Capa de la Gente del Bosque
– Colgante de la Gente del Bosque
◇ ◇
Había alcanzado a Daniela por un momento en términos de rango. A pesar de que estábamos en extremos opuestos. No duró mucho, ya que el Rango B comenzaba desde el NV 71. Pronto llegaría a lugares aún más altos. Me había llevado un tiempo llegar hasta aquí, así que tenía que trabajar duro para que esa brecha no volviera a ensancharse.
Y tal vez fue porque habíamos estado bajo tierra durante mucho tiempo, pero conseguí una nueva habilidad llamada ‘Ojos Nocturnos’.
Era una habilidad discreta que te daba una visión ligeramente mejor en la oscuridad. Estoy seguro de que sería útil de nuevo. Daniela no consiguió la habilidad, probablemente porque ya tenía una habilidad única, ‘Ojos Verdes Frescos’. O eso dijo ella.
Hice que me hicieran nuevas armas con los colmillos y las garras del kobold de Asalto. El herrero que me presentó Bordow era un enano de pura sangre llamado Bennett.
“Así que tú eres Verdeplata.”
“Sí, soy Asagi. Encantado de conocerlo.”
“¿Crees que puedes pedirme que haga tus armas cuando acabas de recibir tu segundo nombre? Bastante arrogante, ¿eh? ¿Ehh?”
“Emm, el maestro del gremio me sugirió que viniera con usted. Iré a otra parte si no le gusta.”
“Espera un momento. Tienes algo raro, ¿no?”
“Sí, aquí está.”
“Hmph... mmm, esto...”
“¿Lo reconoce?”
“Parece que el arrogante fui yo… perdóname. ¡Aceptaré el trabajo!”
“Bueno, entonces, espero los resultados.”
Afortunadamente, conocía bien su oficio. Sólo tuvo que echar un vistazo a los materiales para que entendiera lo que eran. Y por supuesto, no decepcionó. Miro las dos espadas que cuelgan de mi cinturón. No había decoraciones hermosas. Fueron diseñadas puramente para ser funcionales, desenvainado suave, con un buen agarre y ligereza. La espada de garra corta era ligera, por supuesto, pero también era increíblemente resistente. Sería útil para cortar materiales y otros trabajos.
Se necesitaron dos semanas para fabricar estas armas, pero los resultados fueron fantásticos. Pasé la semana pasada corriendo por las llanuras para probarlas. Aunque logramos evitar caer en más problemas como la última vez, y las cosas se mantuvieron en paz. Mata algunos lobos de hierba, toma los materiales y corre a la siguiente área. Enjuaga y repite.
Por otro lado, Daniela parecía querer desesperadamente seguir adelante con nuestro viaje tan pronto como mis armas estuvieran completas, pero logré prolongar nuestra estadía un poco más. La razón de esto era que un Héroe iba a visitar esta ciudad de las llanuras.
El Héroe, Yasushi Matsumoto. De acuerdo, su nombre sonaba como una farmacia, pero era un verdadero héroe que había suprimido una estampida de dragones. A diferencia de mí, este tipo estaba destinado a tener una asombrosa y llamativa habilidad tramposa. O eso me dije a mí mismo, mi imaginación enloquecía. Pero ni siquiera sabía si había llegado aquí por reencarnación o teletransporte. De hecho, todas mis suposiciones eran puramente del hecho de que su nombre sonaba japonés.
Había oído rumores sobre la estampida que había impedido en la ciudad de las llanuras y que fue enviado desde la capital real para investigar las minas. Seguramente habría oído mi nombre en ese momento, y si en realidad era de Japón, entonces él, a su vez, asumiría que yo también era de allí. Sólo podía esperar que no fuera un protagonista obsesionado consigo mismo. No quería involucrarme en ese tipo de drama....
Daniela y yo estábamos ahora disfrutando de una comida en el bar mientras esperábamos la llegada de este Héroe. Era sólo una suposición, pero sentí que este era un lugar que probablemente él visitaría. Y justo cuando Daniela comenzó a comer su tercer plato de pescado asado, las puertas del gremio se abrieron.
“¡Oye! ¡El Héroe llegará en cualquier momento!”
“¡¿Qué?! ¿¡Ya!?”
“No. Necesito arreglarme el maquillaje...”
“Oh, me pregunto qué clase de hombre guapo será...”
“Debe ser fuerte para ser un héroe, ¿verdad?”
“Creo que habrá una gran diferencia en fuerza...”
Diferentes voces zumbaron mientras el gremio se llenaba de emoción. Daniela no le prestó atención ya que estaba absorta con su comida. Ah, en serio. Mira todo lo que te estás metiendo en la boca.
“Mm, mm. ¿Qué pasa, Asagi? Deja de molestarme.”
“Ya no eres una niña. No hagas tanto lío cuando comas.”
“¿Hm? ¿Te estás burlando de mí? Este pez no es nada. ¡Podría comerme todo, huesos y todo si quisiera!”
“¡Los huesos se atascarán en tu garganta y no son para comer!”
Aunque, me gustaban esas galletas de hueso de pescado que solía comer.
Y entonces la Detección de Presencia captó algo con niveles de magia ridículos. Era este Héroe sin duda alguna. Venía hacia aquí. Me estaba poniendo un poco nervioso.
“Daniela. El Héroe está llegando.”
“Mm, gg, mmm.... Tú querías reunirte con él.”
“Sí, esto es emocionante...”
¿Qué clase de persona sería este Yasushi Matsumoto? Moví los ojos hacia la puerta con expectación.
Y entonces, junto con los increíbles niveles de magia, llegó el Héroe, mientras se abrían las puertas.
“Hooolaa.”
El gremio pasó de alborotado a tranquilo en un instante. Tan silencioso que casi me duelen los oídos.
“¿Puedo pasar?”
El héroe Matsumoto murmuró torpemente. Por lo que pude ver, parecía japonés. El pelo negro. La cara. La forma en que se comportaba. Es la misma extraña sensación de ver a alguien del mismo país cuando estás en el extranjero. En realidad, nunca he estado en el extranjero.
“Tiene el pelo negro como tú, este Héroe.”
Fue la voz de Daniela la que rompió el silencio. Esa es mi compañera. Mira, ahora nos estaba mirando. Maldición, me estaba poniendo nervioso otra vez.
“¿Tú eres Verdeplata?”
“¡Bienvenido!”
“Uh…”
“Oh…”
Era un saludo que se había grabado en mi alma después de tantos turnos de noche. Pero sabía que todos me perdonarían.
En cualquier caso, esta era mi primera reunión con el Héroe.
□ □ □ □
“...Bueno, eso pasó.”
“¿Con quién estás hablando?”
“Estoy recordando.”
Matsumoto y yo estábamos bebiendo en la taberna Colmillo y Garra. Este era el mismo lugar que habíamos visitado con Rex y los otros. Daniela no estaba con nosotros hoy. Sólo era unas pocas bebidas entre chicos. Tenía que ser algo largo, así que no vino.
Matsumoto era aparentemente un estudiante de secundaria. Había estado de camino a casa desde la escuela cuando un camión se volcó, se resbaló y lo aplastó sacándolo de esa vida para ponerlo en ésta. Fue mientras él moría… o tal vez inmediatamente después, que le pasó lo mismo que a mí. Y como yo, fue teletransportado aquí. No había vuelto a empezar de bebé.
Parecía que realmente estaba viviendo la típica vida de protagonista aquí. Sus asombrosas estadísticas y habilidades le permitieron alcanzar la posición de Héroe. Era invencible en el combate. Las mujeres se le tiraban encima cada vez que caminaba. Los harems se desarrollaban como un fenómeno natural. Todo era de protagonista. De hecho, en el momento en que llegó a al gremio, pronto fue seguido por un interesante grupo de mujeres....
“No, pero lo digo en serio. ¡No tengo los recursos para manejar un harem! ¡Sólo soy un japonés normal! ¡No un magnate del petróleo!”
“Sí, lo has dicho cientos de veces...”
Tenía tendencia a meterse en problemas. Pero con cada solución que aportaba a un caso, el número de mujeres que lo seguían aumentaba. Siguió hablando de los problemas que rodeaban su horario nocturno. Y sin embargo, no podía echarlas, ya que eran buena gente. Incluso empezó a sentir cariño por algunas de ellas. Y aquí estaba, completamente atado a ellas. O eso dijo él.
“Este viejo está escandalizado.”
“Te envidio, Asagi. Estás completamente solo.”
“Eres un idiota. ¿No estás viviendo el sueño?”
“¡Puedes decir eso porque no sabes lo que es tener un harem!”
Bueno, tal vez. Pero en realidad, me parecía bien que esas cosas permanecieran en el reino de la imaginación. Todo lo que quería era que Daniela estuviera conmigo. Era más que suficiente.
“Mirándote, estoy muy agradecido de no haber sido protagonista.”
“¡Qué! ¡No hace falta que lo digas así! ¿Sabes una cosa? Le diré a la Srta. Daniela que estabas celoso de mi harem, ¿de acuerdo?”
“Oye, oye, ya. Somos amigos, ¿no? ¡Matsumoto Yasushi!”
“¡No digas mi nombre así! ¡Lo haces sonar como una farmacia!”
Ah, era una charla nocturna con alguien de casa otra vez. Al menos ellos entienden tus chistes.
Hablamos así hasta la mañana, y luego Colmillo y Garra tuvo que cerrar, así que lo dejamos atrás. Teníamos pinchos de carne en nuestras manos cuando pasamos por el distrito de la comida, y estaban completamente desnudos cuando llegamos a la posada Viento Plateado. Yo se la había presentado, así que se estaba quedando aquí. Y si él estaba aquí, entonces por supuesto, también lo estaba su harem. De hecho, todas lo estaban esperando en la entrada. Preguntó una de ellas:
“¿Te unes al harem entonces?”
Je. No seas absurda.

1 comentario:

  1. Gracias por el capítulo
    Me encanto lo del heroe y sus problemas ja ja ja.

    ResponderEliminar