sábado, 14 de diciembre de 2019

Historias de Leo Attiel Vol. 3 Capítulo 2 - Preparando las armas mientras se sonríe como caballeros

Historias de Leo Attiel


Volumen 3 Capítulo 2 - Preparando las armas mientras se sonríe como caballeros

Parte 1


La conferencia tendría lugar después de que ambas partes hubieran terminado de desayunar juntas.
La ubicación era en las afueras de Tiwana, la capital del Principado de Atall, y, más concretamente, en un castillo construido por el hermano menor del anterior príncipe soberano, en una aldea donde había decidido establecerse. Se había colocado una larga mesa en una de las salas del castillo, a ambos lados de la cual los representantes de Allion y Dytiann estaban uno frente al otro. Presidió en el asiento de honor el testigo de Atall.
La delegación de Dytiann estaba formada por Mordin y el obispo Baal.

Cuando un mes antes habían recibido informes de que “Mordin Yanos podría estar asistiendo”, Atall había estado muy entusiasmado. Él era un pez gordo. Este era el hombre que tenía el mando de todo el ejército de la Alianza de Dytiann, y los rumores decían que ahora se llamaba a sí mismo “rey”. Había viajado hasta Atall en una compañía aérea bellamente decorada.
Frente a ellos se encontraba Aventa Navarro, que era el hermano menor del rey de Allion, Hugh-Jarl Jamil, así como el vicesecretario administrativo de la capital.
Con él estaba también el experimentado Hawking Ingram.
Según los rumores que circulaban, Hawking no había querido venir a Atall, alegando que, después de todo, estaba “prácticamente retirado”. Sin embargo, no había podido negarse después de haber sido nominado personalmente por el hermano menor del rey, Aventa.
Finalmente, el testigo de Atall fue Branton Attiel, el hijo mayor del príncipe soberano Magrid.
Y a su lado, con el cargo de ayudante de su hermano, estaba el segundo hijo, Leo Attiel. Él era el que estaba estrechamente relacionado con el incidente en el Templo de Conscon, siendo el cerebro que había recibido ayuda de Dytiann para derrotar a Hayden, el comandante del ejército de Allion. Como tal, se preocupaba más de cerca del asunto que cualquiera de los grandes hombres presentes.
En cuanto al príncipe soberano, él quería que Atall se mantuviera estrictamente neutral durante toda la reunión. Por consiguiente, no había tenido la intención de permitir que Leo asistiera, dado que estaba destinado a causar problemas, pero cuando tanto Allion como Dytiann lo nominaron, Magrid no pudo rechazar su solicitud.
Detrás de Leo, que estaba sentado en la cabecera de la mesa, estaba Stark. Él estaba sirviendo como asesor del asistente, pero, naturalmente, también se le había encomendado la tarea de supervisar a Leo.
Todos se presentaron e intercambiaron saludos.
La reunión comenzó de manera relativamente pacífica.
Para empezar, la postura de Dytiann se hizo evidente rápidamente. Mientras se justificaban ante Allion, no querían parecer excesivamente serviles. Cuando todo estuvo dicho y hecho, fue Allion quien primero causó toda la confusión. Sin ninguna causa justa, habían marchado sus tropas hacia lo que era un lugar sagrado para la Fe de la Cruz, y así, si acaso, Dytiann sentía que debían ser ellos los que denunciaran a la otra parte. Por supuesto, sin embargo, no querían provocar una guerra basándose en ese tipo de argumentos emocionales.
En términos generales, Allion seguía las mismas líneas que Dytiann. Aunque estaban censurando a Dytiann por haber invadido su territorio, no querían convertirlo en algo más grande de lo necesario. Sin embargo, como Dytiann había sido sorprendido violando sus fronteras, la opinión pública de Allion no lo aceptaría si no obtuviera al menos una concesión de Dytiann.
Se requería habilidad de los representantes de ambas partes.
Dytiann insistió en ello: “Nuestro único propósito al enviar a nuestras tropas fue proteger a todos los creyentes de Conscon que comparten el mismo Dios que nosotros.” Esto concordaba con la explicación que Lord Leo había dado al rey de Allion, sobre por qué había enviado refuerzos.
En otras palabras, estaban jugando con el hecho de que su posición era la misma que la del Príncipe Leo, a quien Allion había perdonado más o menos. “No teníamos intención de invadir Allion,” “no hay razón para que no pasen por alto nuestras acciones, tal como hicieron con las de Lord Leo,” pidieron.
Frente a ellos, Allion exigió explicaciones. “Entonces, ¿por qué cruzó la frontera Arthur Causebulk?”
Por cierto, el que hablaba por Dytiann era casi enteramente Baal. Mordin ocasionalmente interponía un gruñido, o asentía con la más mínima seña, pero no hablaba.
Por parte de Allion, sólo Aventa, el hermano menor del rey, hablaba, tan excitado que prácticamente le salía espuma por la boca. La expresión de Hawking se mantuvo desinteresada de principio a fin. Una vez más, Aventa se inclinó hacia los del otro lado para presionarlos y pedirles una explicación:
—¿No es absolutamente obvio que su intención era atacar a Allion con fuego de guerra desde el templo?
Contestó el Obispo Baal,
—Él estaba allí sólo para crear una distracción. Como tuvo lugar en el campo de batalla, no tengo todos los detalles, pero creo que tenía la intención de cortar las fuerzas atacantes de Sir Hayden de su cuartel general, y así romperles la moral. ¿No es así, Su Alteza Leo?”
Aunque se suponía que Leo era un observador, Baal parecía decidido a arrastrarlo a las cosas en ese momento. El tono en el que hablaba era suave, pero sus ojos estaban envenenados.
En ese momento, Stark, pretendiendo recoger una hoja de papel que había caído al suelo, susurró algo al oído de Leo.
—Yo tampoco conozco todos los detalles, —la respuesta de Leo fue concisa—. Aunque yo también estaba presente en el campo de batalla, cuando llegué al templo, Sir Arthur ya había muerto en batalla. Sin embargo.... lo que el señor obispo acaba de decir concuerda con lo que luego oí de la gente en el templo.
Al presentarlo como conocimiento de segunda mano, Leo se alejó del torbellino de argumentos en los que se había arriesgado a ser arrastrado. Al hacerlo, también dio algo de apoyo al Obispo Baal, pero el interrogatorio de Allion no terminó ahí.
—He oído que, en su país, hay una tendencia a ver a Arthur como un héroe. Y que incluso está siendo visto como un santo que “se sacrificó a sí mismo por las enseñanzas de Dios”. ¿Intenta exacerbar la hostilidad de la gente hacia Allion?
—¡Pero por supuesto que no! —El Obispo Baal interrumpió con tanta fuerza que estaba escupiendo saliva.
En realidad, era cierto que Arthur estaba siendo tratado como un héroe. O, más exactamente, era cierto que los altos mandos de la Iglesia estaban actuando de esa manera, por lo que la preocupación de Allion era totalmente razonable. El objetivo, sin embargo, no era avivar el espíritu de lucha de la gente.
En cambio, el problema era Leo Attiel, cuya fama resonaba en toda Dytiann. La gente de esas tierras religiosas cantaba alabanzas al príncipe que se había enfrentado al poderoso Allion para defender un templo de la Cruz de la Fe.
—¿Por qué Dytiann no hizo nada?
—Seguramente el templo también debe haber pedido ayuda a Dytiann. Pero los altos mandos de la Iglesia le temen a Allion.
—Pensar que incluso un pequeño país como Atall tomó acción, aunque sólo tenga una conexión distante con las enseñanzas de Dios – la Iglesia es realmente deplorable. Normalmente, siempre parecen como si todo lo que hicieran estuviera de acuerdo con la voluntad de Dios, y son rápidos para predicar sus enseñanzas, pero cuando necesitan proteger a sus devotos seguidores, simplemente huyen.
La Iglesia había sido criticada repetidamente. No había pasado tanto tiempo desde que la guerra civil se extinguió en Dytiann, así que, si en ese momento la situación se hubiera convertido en una guerra contra el poderoso Allion, la gente también habría sido franca en su condena. Sin embargo, por la misma razón de que la guerra civil estaba tan reciente, la Iglesia no temía nada más que este tipo de críticas.
Por eso necesitaba proclamar en voz alta que “nuestro Dytiann luchó para defender a Conscon. Esta victoria no se logró gracias al coraje o la prudencia de Lord Leo, sino que se debe mucho más a Arthur Causebulk, el comandante de la División de la Santa Rosa Sergaia, que actuó incluso a costa de su propia vida”.
El lado de Allion comprendía naturalmente estas circunstancias, sólo que querían la munición extra para disparar a sus oponentes.
Dado que todos los presentes entendían las circunstancias, nadie estaba ni remotamente interesado en la refutación de Baal. Todos sabían que nada de lo que se decía era verdad. Y naturalmente, por esa razón, los que lo oyeron eran tan impasibles como los muros, y las palabras de Baal simplemente rebotaron en ellos en vano. Sin embargo –
—Arthur fue al frente por orden mía.
Todos los que estaban allí giraron sus sorprendidas miradas en la misma dirección.
Hacia Mordin.
Tenía un brazo musculoso extendido sobre la mesa, y su otra palma estaba encima de él. Si la memoria de Leo servía correctamente, él había permanecido en la misma posición desde la primera vez que entró en la habitación.
—No hay motivo para lamentarse cuando un guerrero ofrece valientemente su vida en un país extranjero por orden de su señor, y de acuerdo con la Divina Voluntad. No lo considerábamos especialmente como un héroe, sino que simplemente pedíamos que se ofrecieran oraciones para que su alma pudiera encontrar la paz. Y la gente simplemente respondió a ese llamado.
El tono en el que habló era bajo, pero se escuchó mucho más claramente que la voz alzada de Baal.

Poco después del mediodía, se tomaron un pequeño descanso.
Una vez que los representantes salieron de la sala, Leo llamó a Percy a un rincón de la habitación.
—¿Qué te parece? —Preguntó brevemente.
Percy también había estado en la sala desde el principio, mezclado entre los pajes, por lo que fue testigo de todo el proceso. Pensó por un momento antes de contestar.
—Parece que ambos países tienen sus propias circunstancias que considerar y quieren evitar una confrontación abierta. Ambos bandos están atacando ligeramente mientras esperan en una emboscada que el oponente haga concesiones.
—Sí.
Siempre hubo fricciones entre los países. Deseaban evitar atraer la hostilidad de otras tierras, pero, al mismo tiempo, si parecían débiles, entonces perderían el apoyo de su propio pueblo. Tenían que sopesar constantemente el doble peligro de que otros países enviaran tropas contra ellos y de que estallara una rebelión desde dentro.
—En Allion, las luchas siguen estallando después de sus guerras de expansión. Por lo que se oye, el propio rey está constantemente galopando en todas direcciones para reprimirlos o para actuar como mediador. Bueno, los rumores dicen que al rey le encanta estar presente en las batallas y en la guerra.
Puedo verlo – Leo recordaba al rey que sólo había visto una vez. Entre los conocidos de Leo, el que más se parecía a él era Claude Anglatt. Sus posiciones y apariencia exterior eran completamente diferentes, pero se parecían en que ambos estaban llenos de energía, y ambos parecían ser malos para permanecer en silencio en un mismo lugar.
—Mientras tanto, en Dytiann, han pasado cinco años desde que la guerra civil llegó a su fin, pero sin duda quieren más tiempo para consolidar su terreno. Fue ciertamente inesperado saber que Mordin, el comandante supremo del ejército vendría aquí, pero, sólo por eso, está claro que quieren evitar una colisión frontal con Allion.
Que un hombre en la posición de Mordin hubiera venido en persona era, en sí mismo, una marca de la consideración de Dytiann por Allion.
—Siendo ese el caso, ¿cómo va a terminar esta reunión?
—En Allion, la noción de subyugar a Dytiann será traída a colación debido a esto. Esas voces no serán particularmente fuertes ya que, gracias al “logro” de Sir Claude, no sufrieron ningún daño directo. Aun así, el rey es como es. Y desde tiempos inmemoriales, los criados han seguido el ejemplo de la personalidad de su rey. Con los guerreros más jóvenes en el centro, el ímpetu aumentará.
La lectura de Percy era para probar que era correcta.
Una vez que la reunión se reanudó después de la pausa, Allion se lanzó a una ofensiva. En contraste con lo anterior, fue Hawking quien habló.
—Preferiríamos no tener que escuchar a su país haciendo excusas largas e interminables de nuevo. Queremos promesas firmes. Nos gustaría que nos garantizara que, a partir de ahora, Dytiann cortará todo contacto con el Templo de Conscon, y que no volverá a enviar soldados a esa zona, —declaró con firmeza.
Frente a él, Baal puso una mueca de dolor. Conscon estaba convenientemente situado en lo que respecta a Dytiann. Si pudieran mantener su conexión con él, sería una muy buena defensa si Allion diera un empujón hacia el este. Además, el Templo de Conscon estaba mostrando su gratitud hacia Dytiann por el reciente incidente. Si pudieran usar eso para construir su relación, la utilidad de Conscon aumentaría aún más.
Además de eso, también hubo la pérdida de Arthur. Baal había conocido a Arthur desde que éste era niño, y no quería que su muerte se desperdiciara. A pesar de sí mismo, se volvió emocional.
—Si se trata de promesas firmes, entonces queremos lo mismo. Y, en primer lugar, si Allion no envía soldados contra el templo, no tendremos razón para enviar a los nuestros...
Mientras Baal parecía dispuesto a luchar, Mordin acortó sus palabras alzando la mano.
¡Vaya, qué manos tan grandes! Inconscientemente, Leo abrió los ojos de par en par.
Mordin era tan grande que Leo realmente no podía compararse, e incluso su cara probablemente encajaría varias veces en la superficie de la de Mordin.
Baal también se asustó y retuvo las palabras. Hace un momento, casi había dicho que es porque ustedes enviaron soldados que nosotros enviamos a los nuestros, pero ya que el envío de culpas hacia atrás y hacia adelante ya se había intercambiado interminablemente a través de cartas y mensajeros antes de que comenzara la reunión, hasta que ambas partes se cansaron de ello. Eso fue lo que llevó a ambas partes a mandar enviados para encontrarse cara a cara.
Si repitiera ahora ese intercambio infantil, perjudicaría a la autoridad y a todo el significado de esta conferencia. Después de controlar a Baal, Mordin pareció tomar rápidamente una decisión.
—No tenemos intención de llevar peleas a tierras sagradas.
El significado detrás de esas palabras era que él aceptaba la petición de Allion.
Habiendo obtenido el compromiso que habían pedido, se podría haber esperado que el equipo de Allion dejara las cosas así por ahora. Pero en todo caso, Hawking, el veterano, no se quedó de brazos cruzados y atacó con tal vigor que su anterior falta de entusiasmo por el encuentro parecía imposible de creer.
—Y después... —añadió más estipulaciones.
La expresión de Baal cambió una vez más. No era sólo él: la emoción incluso revoloteaba en la cara de Mordin, que hasta entonces había permanecido sin expresión. Hawking había sugerido que Mordin fuera a la capital de Allion y conociera al rey en persona.
Por supuesto, no llegó a decir que Mordin debía rendir homenaje al rey como vasallo, pero la humillación que iba a infligir al comandante del ejército cruzado era muy parecida.
El problema era que la provocación de Hawking no sólo estaba dirigida a Dytiann, sino también a Atall, que se había contentado con actuar como parte neutral.
El análisis de Percy había sido correcto, y ni Allion ni Dytiann querían la guerra entre ellos. Sin embargo, la evaluación de Hawking fue que Atall también querrá evitar cualquier deterioro en la relación entre sus dos países vecinos. Y fue con eso en mente, y con la intención de observar la actitud de Atall, que deliberadamente hizo una petición que Dytiann nunca cumpliría.
¿Tratarán de tranquilizarnos los observadores de Atall o tratarán de persuadir a Dytiann?
En pocas palabras, estaba virtualmente sosteniendo una espada en su cuello y exigiendo – “¿Qué lado escogerá Atall?”

Parte 2
No es de extrañar que Branton, el testigo oficial, se confundiera. Se levantó de su asiento y miró primero al Obispo Baal de rostro carmesí, luego al orgulloso Hawking, pero, al final, se volvió a sentar sin decir una palabra.
En ese momento, Hawking dirigió su atención hacia Lord Leo, que estaba sentado junto a Branton. Por su actitud, parecía como si Hawking acabara de darse cuenta de que estaba allí, pero esto era un acto. Si Hawking hubiera descubierto algo que valiera la pena en esta reunión y que de otra manera no le interesaba en absoluto, fue el hecho de que podría ser capaz de comprender la personalidad de Leo Attiel.
Desde que se retiró del frente de batalla, Hawking se ha dedicado principalmente a la elaboración de planes y a la recopilación de información. A través de sus propios planes, Hayden Swift había empujado la situación hacia la dirección deseada, y cuando Hayden había venido a pedir su cooperación, esos planes habían tenido una cierta fascinación para Hawking. Incluso le había confiado a su propio hijo.
Sin embargo, el resultado fue que las tropas de Hayden habían sido aplastadas.
Por Leo Attiel.
¿Qué clase de hombre es?
Más que ira, lo que sentía era curiosidad. Debido a eso, Hawking había ido al Castillo de Jester cuando el rey se había reunido directamente con Leo, para ver cómo era. Y como lo que parecía era un chico normal e insignificante, el interés de Hawking se había intensificado aún más.
Ahora bien, ¿qué movimientos harás?
Había sentido una cierta expectación, pero, después de todo, Leo se había callado ante todas estas poderosas figuras, permaneciendo en silencio, con los ojos bajos. Hawking estaba algo decepcionado.
¿Es el tipo de fanático que sólo brilla en el campo de batalla? ¿O logró esas hazañas militares simplemente porque sus sirvientes le habían allanado el camino?
Sin que Atall pudiera decir nada, Hawking había aprovechado la oportunidad para presionar a Dytiann aún más. Que fue cuando Baal, cuyas emociones estaban a punto de estallar, cometió un error.
—¿No fueron ustedes quien primero atacaron el templo sin razón alguna? Ha estado pidiendo disculpas y que Su Excelencia Mordin vaya a su capital, pero ¿no se olvida de su propia posición? —Soltó las palabras que Mordin había conseguido controlar.
Naturalmente, Hawking no dejaría escapar esa oportunidad.
Branton intervino apresuradamente cuando ambos bandos comenzaron a calentarse.
—Si el rey de Allion y Su Excelencia Mordin se reunieran, ¿qué tal si lo hicieran en un castillo de Atall?, —sugirió.
Si Mordin fuera a Allion, no sería más que una humillación para Dytiann, pero si se reunieran en la neutral Atall, ambas partes salvarían su orgullo. Habría sido muy parecido a esta reunión, pero Hawking quería avergonzar a sus rivales.
—Agradecería que ustedes, caballeros de Atall, se quedaran callados. Esto es entre nosotros. —La autoridad con la que lo rechazó amenazó con abrumar a Branton.
La reunión se estaba volviendo tormentosa.
No hace falta decir que Hawking Ingram no estaba hablando en serio. Allion, sin embargo, tenía suficiente margen de maniobra, así que, si se lo toman en serio, está bien.
Durante la entrevista, Hawking había estado escudriñando constantemente las expresiones de los representantes. La conclusión a la que había llegado era que, si las negociaciones se interrumpían ahora, ni Atall ni Dytiann tendrían las agallas ni el deseo de movilizar a sus tropas. Incluso si estas conversaciones se suspendieran, ambas partes harían sin duda todo lo posible por organizar una nueva reunión.
De los tres países de Allion, Dytiann y Atall, era, después de todo, Allion el más poderoso. Aunque Hawking quería evitar la guerra, también creía que no importaría si estas conversaciones fracasaban. Estaba dispuesto a levantarse de su asiento y proclamar que “será demasiado tarde para que se echen atrás luego”.
Al mismo tiempo, sin embargo, si hay una persona de la que debamos cuidarnos es con... ese era Mordin, que había venido a participar en la reunión.
Su presencia en las conversaciones estaba completamente fuera de las predicciones de Hawking. Además, como era, por naturaleza, un hombre que era lento para expresar emociones, Hawking tenía dificultades para leerlo.
Es un hombre de alto rango. Si presiono demasiado ahora, podría decidir ir a la guerra sólo con su propia autoridad. Ahora bien, ¿cómo navegarán por estos mares tormentosos? ¿Van a poner fin a las cosas o se van a autodestruir?
Hawking miró fijamente a su alrededor, mostrando que estaba preparado para irse si era necesario, dependiendo de lo que hicieran Dytiann y Atall. Baal estaba discutiendo en voz alta, pero ni una sola de sus palabras era sincera, mientras que Mordin permaneció en silencio, quizás porque dudaba. Branton estaba mirando a su alrededor con pánico.
Con lo cual –
—Mordin, Su Excelencia.
Leo Attiel llamó al “rey” de Dytiann. Habiendo hablado finalmente después de tanto tiempo, ¿qué diría?
—Conozco al rey de Allion. Si usted se encuentra con él, yo podría acompañarlo, —se ofreció.
Por un momento, Hawking quedó tan asombrado como Stark, que se sentaba detrás del príncipe. Sin embargo, eso rápidamente se convirtió en regodeo. Ojo, ¿así que el príncipe de Atall ha elegido apoyarnos y tratar de persuadir a Dytiann? Bueno, como era de esperar, tiene buen ojo para las cosas. Aunque eso cause fricción con Dytiann, no pueden enfrentarse a Allion.
En ese momento, Leo miró directamente a Hawking. Y sonrió.
—¿Estaría dispuesto Su Majestad el Rey a reunirse conmigo por segunda vez?
—Pero por supuesto. Su Majestad, el Rey Jamil, alaba frecuentemente su valentía, Lord Leo. Nos ha estado diciendo hasta que nuestros oídos se queman que desearía que los hombres de Allion tuvieran una fracción de su atrevimiento, así que no tengo duda de que sinceramente desea verlo de nuevo, Príncipe.
Hawking habló como si estuviera acariciando la cabeza de un cachorro que había venido a ser abrazado. Y aun así –
—¿De verdad? Ciertamente, cuando pienso en ello, el rey de Allion era un caballero que fue cortés incluso con un joven superficial como yo. Cuando le dije que tenía muchas ganas de conocerlo en persona, me dijo que odiaría que yo viajara hasta su capital, y que se esforzó por elegir un punto de encuentro que estuviera a medio camino entre los dominios de Anglatt y la capital. Naturalmente, también estará ansioso por reunirse con Su Excelencia Mordin. Y no es nada menos que Atall, que es el punto medio entre Allion y Dytiann. Sin embargo, Sir Hawking, por alguna razón, no parece estar a favor de esa solución. Entonces, en ese caso, ¿dónde sería un buen lugar?
—¿Jaa? —Exclamó Hawking algo tontamente.
¿De qué está hablando este príncipe idiota? ¿Qué quiere decir con “dónde sería bueno”? Si en cualquier parte de Allion sirviera, lo habría dicho desde el principio. Lo importante para nosotros es que Mordin vaya a la capital. ¿Quiere que lo repita?
—Ah, no, Príncipe... Por favor, espere.
Dado que se trata de nuestro Allion y Dytiann...
Hawking se dio cuenta del significado detrás de la sonrisa que Lord Leo había mantenido a lo largo del tiempo. Leo había declarado que “acompañaré a Mordin”, y además había preguntado: “¿Estaría dispuesto el rey a recibirme?” Al confirmar lo segundo, Hawking había aceptado lo primero. En otras palabras, estaba de acuerdo en que el Principado de Atall no era ajeno a esta cuestión.
Bastardo....
Justo cuando Hawking se quedó callado sin querer, Leo volvió a hablar.
—Me gustaría confirmar esto con nuestros invitados de Allion. El Reino de Allion ya no reclama el Templo de Conscon, ¿no es así?
—Naturalmente. La paz ya ha sido concluida en nombre de nuestro rey.
¿Qué intentas hacer al repasar todo esto de nuevo, mocoso? Hawking frunció el ceño a Leo, quien no apartó la vista.
—Entonces eso es perfecto. La tierra con la conexión más profunda con este asunto es, por supuesto, Conscon. Su Majestad Jamil dijo que lo que sucedió fue “una acumulación de desgracias”. Comparto la misma opinión. No debemos arriesgarnos a repetir la misma desgracia. ¿No está de acuerdo en que si el rey de Allion fuera a Conscon, simbólicamente eliminaría todas esas desgracias y malentendidos?
¡Espere! ¿Quiere que nuestro rey vaya a Conscon?
—Sí, —la sonrisa alegre de Leo era inquebrantable—. Si el rey de Allion y Su Excelencia Mordin se van a reunir, no hay otro lugar más adecuado. ¿No es correcto? Si realmente desean la paz, espero que lo consideren.

¿Por qué Conscon de todos los lugares? Ante la sonrisa radiante de Leo, Hawking Ingram se mordió la comisura del labio.
Actualmente estaba en paz con Allion, pero, obviamente, no era el tipo de lugar donde el que el hombre que tenía el poder supremo en Allion – que una vez había dirigido las hostilidades en su contra – querría poner un pie en ese momento. Por el contrario, Dytiann había enviado soldados en su ayuda, así que el templo les daría una cálida bienvenida.
La reunión entre Mordin y el rey se supone que es una concesión por parte de Dytiann, pero ¿tiene la intención de convertirla en una concesión del rey de Allion haciéndole ir al templo? Y más que eso, ya que el príncipe está personalmente preocupado por esto, nos hace difícil rechazarlo.
Mientras gruñía por dentro, Hawking presentaba por fuera una expresión de la que el interés se desvanecía.
—Pensándolo bien, no estoy seguro de que sea una buena idea.
Se echó para atrás. Lo que puso fin a la conversación sobre un encuentro entre “reyes”. Desde el principio, eso nunca había sido algo a lo que Hawking realmente aspirara. Y con Allion retirándose de ese asunto, Dytiann también fue más o menos capaz de salvar las apariencias.
Después de esto, Allion y Dytiann seguirían la ruta establecida de seguir intercambiando mensajeros frecuentes, y las conversaciones llegaron a su fin.
Aunque todos los que habían participado en la reunión – incluido Stark Barsley, que había estado observando de cerca desde el principio hasta el final – se levantaron de sus asientos con expresiones tranquilas, todos ellos tenían un solo nombre que se grabó de manera similar y profunda en sus mentes.
Conscon.
La expresión de Hawking se había vuelto fea cuando escuchó ese nombre, pero de regreso a Allion, el barco en el que viajaba no tuvo más remedio que echar el ancla por un rato en el templo.
Soldados que habían sido heridos en combate, y que por lo tanto habían tardado en escapar, estaban siendo retenidos allí como prisioneros de guerra. Dado que encerrarlos no era más que una carga en términos de tiempo y dinero, los que no tenían estatus habían sido liberados. Sin embargo, aquellos que de alguna manera eran prominentes, habían permanecido confinados hasta ahora.
Habían pasado más de tres meses. Allion los había ignorado deliberadamente a favor de investigar la relación entre el templo y Dytiann. Durante la conferencia, Leo le había prometido a Allion que serían devueltos sin ninguna petición de rescate.
Por consideración a los sentimientos de los que vivían en el Monte Conscon, la compañía aérea aterrizó a cierta distancia del pie de la montaña. El propio Hawking había permanecido a bordo. “Ve tú”, había ordenado a uno de sus sirvientes con una expresión amarga.
Al mismo tiempo, a los prisioneros se les dejaba salir del edificio en el que se encontraban y se les obligó a hacer fila. Monjes guerreros armados con lanzas y pistolas los vigilaban, con Camus a la cabeza.
—¡Tú! —Uno de los prisioneros de guerra le gritó con una voz violenta pero inconfundiblemente aguda.
Mirándolo, todavía era joven, probablemente de la misma edad que Kuon. Sin embargo, a diferencia de Kuon, que daba la impresión de ser un muchacho algo salvaje, este chico tenía cierta dignidad tanto en su expresión como en sus modales. A pesar de que había estado cautivo durante más de tres meses, estaba claro de un vistazo que era joven, pero de voluntad fuerte.
—¿Lo has olvidado? ¡Soy Randius! —A pesar de que estaba cautivo, el chico sacó pecho.
Después de pensarlo un momento – ¡Ah! – el reconocimiento pareció amanecer en la cara de Camus, pero luego procedió a ignorarlo. Así de poco le daba importancia.
—Lo tienes ahora, ¿verdad? —Randius, sin embargo, continuó hablando con esa voz suya que aún tenía un rastro de juventud—. Estuviste muy bien. De todos los monjes del templo, tú eras el más fuerte. Eso probablemente hace aún más difícil para ti haber sido derrotado por mí. Estás fingiendo no reconocerme y tratando de parecer que no es nada importante, pero eso es sólo porque no quieres admitir lo amargado que te sientes. Lo entiendo, lo entiendo, ¿sabes?
Camus fingió no oír. La voz se elevó aún más alto en el cielo azul.
—¿Han oído todos, monjes guerreros de Conscon? Ese hombre de allí fue derrotado por mí. Y luego, justo antes de que pudiera matarlo, se las arregló para escapar haciendo que un francotirador me disparara. ¡Qué cobarde! Nadie con el más mínimo conocimiento del arte de la lucha actuaría de esa manera. ¡Cobarde, solapado y con una base mil veces superior!”
La lanza en la mano de Camus empezó a temblar y, en el momento siguiente, de repente, se apresuró a acercarse a Randius.
—¿Quién es un cobarde? En el campo de batalla, llevarte cautivo me convierte en el ganador, que te atrapen te convierte en el perdedor. ¡No hay nada más!
—Cállate, patético tonto que finge obtener poder de Dios. Nuestras heridas ya deberían estar curadas, así que tomemos otra ronda.
La victoria ya está decidida. Mira, han venido de tu país para llevarte de vuelta. No me importa si es en barco o a caballo, pero date prisa y abandona estos lugares sagrados, pequeño cretino.
—¿Tienes miedo de perder otra vez, monje guerrero? En realidad, no. He oído tu nombre. Es Camus, ¿verdad? Si eres medio guerrero, ten una revancha conmigo, uno a uno. Si no lo haces, entonces no pienses que el campo de batalla ha terminado todavía.
Randius seguía gritando. Justo entonces –
—Por favor, hágalo más tarde, Amo Randius.
El que habló era un hombre que había venido por los prisioneros, y que ya se había acercado a los dos. Al no tener la oportunidad de explicarse, la cara de Randius se enrojeció y se volvió para mirar a quien había hablado, antes de exclamar repentinamente: “¡Ah!”
—¡Igor, ha pasado mucho tiempo! No me digas que te han enviado a buscarme. —La cara de Randius se convirtió en una sonrisa de niño—. Justo a tiempo. Dame tu espada; necesito arreglar las cosas con este tipo.
—Y yo le pido que lo haga más tarde.
—¿Qué has dicho? Incluso tú, aunque hayas servido a mi Padre durante mucho tiempo, si él se entera de esto, se pondrá furioso. ¿Cómo no puedes ayudar a su hijo a acabar con su desgracia y...?
—¿No ha oído hablar de ello? —El hombre de mediana edad dijo con una sonrisa—. Acabo de regresar de Atall. Estaba esperando a su padre, que estaba asistiendo a la conferencia con Dytiann.
—Mi Padre.... ¿mi Padre vino aquí?
La cara rubicunda de Randius sufrió una transformación completa a medida que la sangre se le drenaba a una velocidad casi espantosa. Igor le devolvió una sonrisa.
—Su padre le espera en el barco. No debemos perder mucho tiempo con estos caballeros del templo. Joven amo, usted sabe que Lord Hawking lo que más odia es que le hagan esperar.
—Lo sé, —Randius se había vuelto asombrosamente manso. Pero, mientras se dirigían hacia el barco, se volvió una vez para mirar hacia atrás.
—¡Camus! Pospondremos los arreglos por ahora, —no se olvidó de gritar.
—¿Qué le pasa a ese cachorro?
Camus estaba resoplando de indignación, mientras su hermana se paraba a su lado.
—Parece como si tuvieras un destino conectado con ese elegible joven, —bromeó—. ¿No habría sido mejor poner fin a las cosas? ¿No podrías haberlo arreglado en un segundo?
—No blandiré mi lanza sin una buena razón, —contestó Camus hoscamente.
Al igual que Igor antes, Sarah tuvo que defenderse con una sonrisa. En realidad, nadie quería arreglar las cosas más que su hermano. En esa batalla, Camus había luchado como un poseso, pero debido a eso, se encontró con un agotamiento total, y fue cuando tanto su cuerpo como su mente llegaron a su límite que el muchacho lo desafió. Había recibido un corte en la pierna y había sido empujado hasta que estuvo a punto de perder la vida, sólo para ser salvado por una bala disparada por Sarah.
Yo nunca habría sido derrotado por ese tipo de mocoso si hubiera estado en óptimas condiciones – no había duda de que Camus, que fundamentalmente odiaba perder, se sentía de esa manera. Por eso probablemente había querido aceptar cuando Randius lo desafió a una revancha.
Pero como alguien que seguía las enseñanzas de Dios, estaba tratando desesperadamente de convencerse a sí mismo de que “En el campo de batalla, una victoria es una victoria”.
Fue porque ella entendía su angustia muy claramente que Sarah estaba tan entretenida.

Mientras Hawking y los demás regresaban a Allion, Lord Mordin y el Obispo Baal navegaban de regreso a Dytiann.
Los dos habían pasado su tiempo en cabinas separadas, pero, al entrar en el territorio de Dytiann, desembarcaron en un lugar a cierta distancia de la catedral. Estaba prohibido subir a la catedral de Dytiann en compañía aérea, y Mordin no era una excepción. O más exactamente, fue el propio Mordin quien creó la regla.
La gente no debería bailar descaradamente cerca del cielo en esos recintos sagrados, fue la explicación que se dio. La verdadera razón, por supuesto, era proteger la catedral.
Mordin y Baal fueron sacudidos en el mismo carruaje cuando recorrían el camino que conducía a ella. Durante un rato, los dos permanecieron en silencio, pero, cuando el sol casi se había ocultado detrás del bosque, Mordin habló abruptamente, sorprendiendo a Baal.
—El príncipe nos ayudó.
Visto de perfil bajo el sol poniente, la apariencia de Mordin parecía aún más a la de una bestia salvaje de lo habitual.
—Tiene un talento considerable.
—Pero, Su Excelencia...
—Lo sé. —Mientras Mordin miraba hacia adelante, visto de perfil, parecía como si se estuviera murmurando a sí mismo—. Eso es lo que me convenció. Como dijiste, ese joven señor definitivamente fingió pedir refuerzos y atrapó a Arthur en una trampa.
—Sí.
—Subyugar a todos será un juramento apropiado para ofrecer a Dios. Pero, Baal...
—Entiendo, Su Excelencia, —la expresión de Baal se volvió solemne.
No había nadie más en el carruaje. Tampoco había nada que temer del cochero, ya que no estaba en el rango donde los oiría. Sin embargo, Baal bajó aún más la voz.
—Ahora es el momento de la cautela. Así que muy pronto, Su Excelencia tendrá todo el poder real dentro de la Iglesia.

Después de que los representantes de Allion y Dytiann se marcharon de Atall, los altos mandos decidieron que las conversaciones habían sido, al menos por el momento, un éxito.
Numerosas voces alabaron a Branton, que había servido hábilmente su papel como testigo. Branton recibió esos aplausos con modestia, diciendo que “Mostré mi rostro, nada más”, pero Percy, que también había estado presente en la reunión, estaba extrañamente preocupado por el comportamiento de Branton justo después de haber terminado.
Después de que ambos grupos de enviados se habían ido, se había acercado a Leo.
—Me salvaste, —había dicho Branton—. Es bueno que estuvieras allí. Siendo engañados así por Allion, probablemente habríamos perdido cualquier oportunidad de suavizar las cosas con Dytiann.
Sus palabras habían sido sinceras. Pero por esa misma razón, Percy había sido aún más consciente del malestar en la sonrisa que le había dado a Leo. No había celos ni hostilidad hacia su hermano menor. Más bien, parecía que no tenía la fuerza para sonreír. Parecía estar deprimido.
Aun así, Percy no tenía motivos tangibles para preocuparse, así que no habló de ello. En cambio, cuando salían del castillo que había servido de escenario para la reunión, habló con Leo sobre un tema diferente.
Habían evitado cualquier deterioro en sus relaciones con Allion y Dytiann, pero eso era sólo en la superficie. De hecho, verlos juntos había puesto de relieve que ambas partes tenían el mismo pensamiento: La situación actual es como es, pero un día, este es un enemigo con el que nos cruzaremos en espadas. En esto, al menos, Leo y Percy estaban de acuerdo.
—Sentí que, aunque ahora mismo sus interacciones fueran corteses, sólo se necesitaría una oportunidad para que estallara una guerra masiva.
—Y cuando eso suceda, la espada caerá definitivamente sobre Atall, —dijo Leo con una expresión pensativa.
No dijo nada más, pero Percy había aprendido a leer la mente de este príncipe, aunque sólo fuera un poco. Eso significa que no podemos ser negligentes en nuestros preparativos. Cualquiera que sea la dirección desde la que caiga la hoja, podremos levantar un escudo por encima. Y desde las aberturas del escudo, podremos lanzar una lanza en cualquier momento.
—Es increíble, ¿no? —Leo volvió a hablar después de un rato.
—¿Qué cosa?
—No estoy seguro de cómo decirlo – Oh, cierto, por ejemplo: cuando vivía en Allion, nunca imaginé que conocería a gente como Mordin o Hawking. O, obviamente, que los vería discutir las políticas de sus países justo frente a mí. Y eso no era un problema. No faltaba nada en mi vida, al menos en lo que se refiere a poder vivir.
—Cierto.
—Pero al verlos así, al ver cómo se enfrentan a discusiones que pueden involucrar a países enteros en la confusión, no puedo creer que yo viviera una vida tan despreocupada. A pesar de que en este mundo se han trazado tantas estrategias, a pesar de que hay personas que son como dioses en el sentido de que están jugando un juego muy por encima de las cabezas del pueblo y de los soldados, y que, con una sola palabra, pueden movilizar a diez o cien mil hombres.... No tenía ni la más mínima sensación de crisis, y en lo único que pensaba era en lo que iba a ser la cena de esa noche, qué libro leería esa noche, o lo bueno que sería si mañana fuera soleado.....
Percy entendía lo que Leo intentaba decir. Después de todo, él también había empezado a notar un sentimiento similar al que el príncipe estaba describiendo.
—También miro con consternación cómo solía no saber nada.
—Cierto, consternación. Y lo que me parece especialmente espantoso es que haya tan poca gente que tenga eso en común, aquí en Atall.
Percy compartía mucho ese sentimiento.
Al dar su primer paso en la sociedad, era común que los jóvenes sintieran miedo de ese mundo que era mucho más amplio de lo que podían haber imaginado, y que estaban empezando a vislumbrar.
Al mismo tiempo, sentían desprecio a su yo anterior e ignorante. Y al mismo tiempo, algunas personas empezarían a lamentar que soy el único que entiende, y esos lamentos estaban cerca de ser una especie de complejo de superioridad. En otras palabras, miraban a la gente que les rodeaba y pensaban con desesperación: “Viven sus vidas sin darse cuenta de nada. ¿Cómo pueden ser tan estúpidos y lentos?” Y miraban con desprecio burlón a todo el mundo: a su presente autoexcepto y a su viejo yo incluido.
En ese momento, Leo Attiel estaba en un estado de ánimo que se parecía mucho a este. Y, como sucede a menudo cuando los jóvenes tienen un sentimiento de superioridad, su deseo de cambiar la situación actual lo más rápidamente posible, aunque sólo fuera un segundo antes, provocó impaciencia.
Tengo que hacerles entender, pensó Leo. Esos tontos que piensan que simplemente evitar los guijarros que pueden ver delante de ellos es suficiente para protegerse a sí mismos, a sus propiedades y a su país – les haré entender que la guerra no es algo que ves delante de ti, que siempre está al acecho en las sombras bajo tus pies. Y les mostraré lo que necesitan hacer para proteger a la gente y sus pertenencias.

Parte 3
Parte de su tiempo había sido ocupado asistiendo a la conferencia de alto nivel, pero aun así, después de que se establecieron sus Guardias Personales, Leo continuó personalmente haciendo giras de inspección en las aldeas y nombrando a jóvenes. Surgieron rumores exagerados sobre cómo “el príncipe está cazando hombres” y “por donde pasa Lord Leo, no queda ni un solo hombre sano”.
Pocos días después de la reunión, Leo celebró un torneo de kabat a gran escala en los terrenos a las afueras del castillo de Guinbar. Los que calificaban para participar eran los hombres mayores de quince años y menores de cuarenta. Ese era el único requisito.
—Cualquiera que logre ganar tres veces seguidas recibirá una recompensa, —dijo Leo, quien hizo que sus subordinados difundieran la información por todas las aldeas.
Más rumores se extienden sobre la ‘caza de hombres’ de Lord Leo – “Si captas la atención del príncipe, te asignará a sus Guardias Personales”. Como resultado, el número de participantes aumentó hasta un grado sorprendente.
Como el kabat era una forma de lucha que se originaba en Allion, prácticamente no había nadie en Atall que lo hubiera realizado oficialmente. Lo bueno del kabat, sin embargo, era que las reglas eran simples y que era divertido de observar, incluso si los concursantes no eran particularmente hábiles.
La multitud se emocionaba cuando los que se enorgullecían de su fuerza chocaban espectacularmente entre sí, y cuando los que tenían un físico menos impresionante utilizaban libremente la inspiración y la técnica para derribar a los que eran más grandes que ellos, los espectadores rugían su aprecio.
Cuando un competidor lograba valientemente derribar a sus oponentes uno tras otro, lo vitoreaban: “Terminará siendo un gran general”. Cuando un soldado de constitución ligera lanzaba a un gran oponente, las alabanzas se arremolinaban: “Tiene talento para pelear”.
La fama del torneo crecía día a día, y cada vez más gente venía a verlo. Como era común en esas ocasiones, los comerciantes y las prostitutas aparecían dondequiera que la gente se reunía. Leo les hizo la vista gorda. Las apuestas en los encuentros comenzaron a realizarse entre los espectadores, pero una vez que los corredores de apuestas se presentaron ante él, Leo también les dio su consentimiento tácito.
En un momento dado, sin embargo, ocurrió un incidente.
Dos jóvenes que se encontraban en el anillo circular de tierra apilada luchaban con una ferocidad inusual. Repetidamente se acercaron a romper las reglas con golpes de codo en la garganta, o golpeando la mandíbula de su oponente con los hombros. Cuando se les preguntó, resultó que los dos eran de aldeas vecinas, y que esas aldeas estaban constantemente peleando y compitiendo. Los dos tenían una edad muy cercana, ambos eran salvajes, y, desde el momento en que nacieron, cada uno parecía haber decidido que el otro era su “archienemigo”.
Incluso después de terminado el encuentro, continuaron la refriega sin intención de detenerse, hasta que finalmente, otros jóvenes de las mismas aldeas también se precipitaron al ring, y se desató una pelea entre todos ellos.
—¡Príncipe, por favor, retroceda! —Los soldados encargados de la protección personal de Leo se adelantaron para protegerlo.
Percy y Camus, que acababan de llegar a Guinbar, entraron en la contienda para actuar como mediadores. Con los Guardias Personales amenazando también a los jóvenes con sus lanzas, la pelea finalmente se extinguió, pero Percy se dio cuenta de repente de que Lord Leo ya no estaba allí. Aparentemente había regresado al castillo, escoltado por guardias.
La atmósfera en el terreno se volvió extraña.
Incluso en el mejor de los casos, los ánimos se desgastan con facilidad, pero la ausencia del príncipe amenazaba con estropearla por completo. Aunque los encuentros continuaron, no parecía que habría mucho entusiasmo. “Cierto”, Percy se quitó su armadura de cuero.
—¡Todos! Sé que no me conocen, pero soy Percy Leegan, un lancero que sigue a Su Alteza, Lord Leo. ¿Hay alguien que sería mi oponente? Recomendaré al príncipe al que me derrote, —entró en el ring mientras gritaba en voz alta.
—En ese caso, yo también, —Camus también despojó la mitad superior de su corpulento cuerpo.
Los nombres de Percy y Camus se habían extendido, ya que estaban estrechamente ligados a la fama de Leo. El área comenzó a estallar abruptamente de emoción.
Como Kuon también estaba cerca, Percy esperaba que él también lo hiciera, pero, por alguna razón, el chico había estado de mal humor constantemente en los últimos días. Había estado observando el kabat con una expresión aburrida, y, quizás porque la pelea anterior había matado completamente cualquier disfrute que tuviera, parecía haberse ido con el príncipe.
Cuando Percy regresó más tarde al castillo, se dirigió a Leo en tono de regaño,
—En momentos así, ¿no debería el organizador darse la vuelta y volver?
—Pero Percy, cuando hubo ese alboroto, tú eras uno de esos que gritaban: ‘Príncipe, retírese’.
—Se suponía que eso era sólo temporal. Sin usted allí, Lord Leo, la situación era inestable. Y por eso, míreme.
Percy señaló los cortes y moretones que cubrían todo su cuerpo. Los tuvo cuando rompió la pelea, y en una serie de peleas de kabat. Incluso la punta de su nariz había sido dañada, y se veía cómicamente roja.
—Ya veo, lo siento, —Leo frunció un poco el ceño y asintió. No se enojó ni se deprimió, y simplemente parecía perplejo.
El príncipe mostraba cantidades casi sorprendentes de talento, pero, en raras ocasiones, se vislumbraba la falta de experiencia que tenía. Como había sido abandonado en un país extranjero desde que era muy joven, probablemente no tenía un estándar para medir el efecto en otros de las acciones de alguien con autoridad.
– El incidente fue sólo pequeño, pero la impresión que dejó en Percy sería inusualmente duradera.
Habían pasado dos meses desde la inauguración oficial de su Guardia Personal, y alrededor de medio año desde el final de las batallas en torno al Templo de Conscon. A medida que se unían nuevos rostros, Percy fue gradualmente reconocido como la mano derecha de Leo por los que lo rodeaban, mientras que Camus, que iba y venía entre el templo de Conscon y el área de Guinbar, comenzó a ser conocido como un criado que servía de enlace con el templo.
Sin embargo, como ya he mencionado antes, el tercer héroe que había rescatado una vez a Lord Leo del territorio de Allion, Kuon, el mercenario que venía de las tierras montañosas, había estado de mal humor recientemente.
Para empezar, no tenía nada que hacer.
Por ahora, se había unido a la Guardia Personal de Leo. Sin embargo, no había ningún peligro particular en el Principado, y aunque cuando el príncipe se movía, lo hacía sin pausa, cuando se quedaba quieto, lo hacía durante largos períodos de tiempo. Quizás aquellos tiempos hicieron que la tristeza de Kuon aumentase, pero se peleó por las cosas más insignificantes con sus compañeros guardias y con los jóvenes de las ciudades.
Honestamente, no esto otra vez, suspiró Percy.
Cuando habían estado luchando contra Allion en el templo, Kuon a menudo había causado disturbios entre sus compañeros. Recordando cómo tuvo que correr y romper las peleas todas y cada una de las veces, Percy decidió que tenía que darle a Kuon algo que hacer.
—Si estás libre, ¿supervisarías el entrenamiento de los nuevos reclutas? —preguntó.
Sin tener ninguna razón en particular para negarse, Kuon aceptó, pero como era taciturno y parecía de mal genio, no tenía una buena reputación entre los reclutas. Y lo que es más importante, aunque se trataba de “nuevos” reclutas, la inmensa mayoría de ellos eran mayores que Kuon, y como él no había conseguido ningún logro especialmente notable en las batallas anteriores, un número cada vez mayor de personas empezaba a menospreciar a este “instructor”.
En ese momento, el mal humor de Kuon también aumentó.
—¡Si no están felices, entonces vengan a mí!
Las peleas en las que se involucraba eran cada vez más numerosas.
Pero, curiosamente, Kuon nunca dejó de entrenar. Aunque tendía a hablar lo menos posible, y sus modales eran un poco bruscos, enseñaba metódicamente. Era especialmente profundo cuando se trataba de ayudar a aquellos cuyo físico estaba un poco por debajo de la media, insistiendo con entusiasmo en cómo elegir un arma, o cómo usar su tamaño.
—Cuando te enredas, tiene que venir de ti, —lanzó sus instrucciones—. Si tus piernas están lesionadas y te caes, es el fin. Cuando recibes un golpe, tienes que retroceder mientras tu armadura lo desvía, y entrar rápidamente para atacar de nuevo desde un ángulo diferente.
Era obvio que estaba familiarizado con enseñar el arte de pelear a otros. Puesto que ni Percy ni Camus tenían experiencia en ello, en ese sentido, Kuon era inestimable, y Percy a menudo sentía que era un desperdicio que atrajera tantas críticas y disgustos por su actitud.
—Kuon parece estar más irritado cada día. ¿Sabes por qué? —Percy preguntó cuando Kuon no estaba cerca.
Se había acercado a Kuon varias veces para preguntarle qué le pasaba, pero Kuon le disparaba con un cortante “Nada”.
—Si eso es lo que te preocupa, déjamelo a mí, —Camus se golpeó el pecho—. Kuon es mi amado discípulo. Considerando su personalidad, será obstinado al principio, pero con el amor de Dios, yo, su maestro, abriré su corazón endurecido, y entonces, seguramente, en un torrente de lágrimas apasionadas, apoyará su cabeza en mi pecho de bienvenida y desnudará honestamente sus emociones.
Camus se acercó a Kuon, rebosante de confianza en sí mismo.
—¿Qué te parece, Kuon? ¿Vendrías pronto a misa? No es nada formal. Sólo tienes que escuchar mientras se leen en voz alta las Sagradas Escrituras y sumergirte en la atmósfera.
En primer lugar, planeaba utilizar un enfoque indirecto. Esperaba que Kuon le respondiera: “Cállate”, y que lo rechazara de plano. Y aun así –
—Hablando de eso, Camus, quería preguntarte sobre ello. Sobre Dios, quiero decir.
—¡O-Oh! —La voz de Camus estaba llena de emoción. Viendo a Kuon tan inesperadamente proactivo, apenas pudo evitar derramar sus propias ‘lágrimas de pasión’.
—Ya veo, hay puntos en los que has estado pensando. No, no hay nada remotamente extraño en ello. No es como si, cuando entras en la fe y ofreces tu cuerpo y tu alma enteramente al Amor Divino, todas tus dudas y recelos se despejen. En cambio, significa que estás parado en el punto de partida. Todo el mundo duda y pierde el sendero mientras camina, y por eso necesitamos la ayuda de los mentores y de los discípulos mayores. En efecto, el camino de la fe es duro y no se puede recorrer solo. Entonces, Kuon, ¿qué pasa? Piensa en mí como en un hermano mayor al que le puedes decir cualquier cosa.
—Camus, es algo que dijiste antes. Antes de que nuestros ancestros montaran un barco enorme y aterrizaran en este planeta... Quiero decir, en el planeta en el que vivían antes de eso, dijiste que la Fe de la Cruz ya existía.
—Así es. Nuestro Maestro es el Dios en el que se ha creído durante más tiempo. Sus grandes obras son...
—Me lo he estado preguntando desde que lo oí, pero... —Kuon continuó, cortando las palabras de Camus—. Ese dios está en el planeta anterior, y también en este planeta, ¿eso significa que también montó en el gran barco?
—¿Qué?
—Pero si lo piensas, ¿no es raro? ¿O hay un dios más cada vez que hay otro planeta?
—No seas estúpido. Dios definitivamente no es el tipo de ser que estás imaginando. Dios... sí, Él mora en los corazones de todos los que creen y resuena con ellos... No, espera. Eso está mal. Iba a darte mi interpretación. Todavía soy un novato. Este no es un tema que pueda resolverse sólo con mis palabras. Pongámoslo en la agenda de la próxima sesión de lectura. Y para eso, necesito tener los materiales listos de inmediato. La fe es verdaderamente profunda...
La mente de Camus fue golpeada por un rompecabezas propio, y su atención fue absorbida por completo por él. En pocas palabras, resultó ser completamente inútil.
Percy se sentía extremadamente tonto.
Qué monje tan poco confiable. Es mucho más útil en la lucha. Pero, de todos modos, sobre Kuon. Percy estaba bastante seguro de que tampoco sacaría nada de él. Pero si se lo pregunto directamente, podría irritarlo aún más. Y será difícil si después deja alta la guardia. Necesito eliminar cuidadosamente los obstáculos y darle la menor provocación posible, y tomarme mi tiempo, sin impacientarme, para acercarme más....
Continuó preocupándose por ello. Pero la mala suerte quiso que Sarah fuera testigo de toda la serie de acontecimientos y, al día siguiente, su hermano fracasó en su intento.
—Kuon, todo el mundo dice que has estado extraño últimamente. Bueno, como eres tú, ¿comiste algo que estaba en el suelo y te dio dolor de estómago? —se acercó tan abiertamente a Kuon que, si hubiera estado allí para verlo, probablemente Percy se habría sentido débil.
—No es nada, —Kuon era tan seco como siempre.
Sarah se indignó.
—Ayer, pensé que el perro callejero se estaba volviendo más manso y apegado a mí, pero hoy va y me muerde.
—¿Qué? ¿Quién se está encariñando contigo? Si te acercaras, incluso un cachorro que aún no tiene colmillos te mordería.
—¿Qué has dicho? Los animales me adoran, quiero que lo sepas.
Aunque era una metáfora que ella misma había planteado, era muy de Sarah tomarla en serio. Justo cuando parecía que estaban a punto de meterse en sus disputas habituales.
—Es bueno ver que se llevan bien.
Normalmente, era el papel de Percy meterse entre los dos, pero sólo esta vez, fue Lord Leo quien intervino. Como era de esperar, Sarah rápidamente dejó de hablar mientras Kuon parecía incómodo.
Leo Attiel se sentó en el suelo desnudo.
Podían escuchar las voces de los soldados que venían del patio del castillo donde estaban entrenando. Leo estaba en una inspección pausada de ellos. Estaba observando cómo los jóvenes luchaban con bastones para capturar las banderas de los demás o cómo montar bien a los caballos, cuando de repente Kuon hizo una pregunta.
—¿Cuándo va a ser la guerra... si me permite el atrevimiento de preguntar?
Leo parecía sorprendido.
—¿Guerra?
—Ya que está entrenando soldados, va a haber una guerra, ¿verdad?
—El hecho de que estén reuniendo y entrenando a los soldados no significa que vaya a estallar una guerra, —se rió Sarah—. El príncipe hace lo que hace para estar siempre preparado para cuando estalle una guerra.
—Entiendo, —dijo Kuon, tanto como para decir, “no te metas”.
Sarah se encogió de hombros.
—No es que no entienda. Quieres ganarte la gloria lo más rápido posible. Y en la última batalla, perdiste tu oportunidad de matar a Hayden, ¿verdad? Es porque no tienes ningún logro a tu nombre que los reclutas te tratan como a un tonto. Así que, entiendo que te sientas impaciente.
—Eso no es... —Kuon empezó a decir sus palabras de nuevo.
—Percy mencionó algo, —la suave voz de Leo se interpuso entre los dos—. Kuon, dijo que tienes experiencia en entrenar reclutas. Así de bueno eres en eso, ¿sabes?
—Eso es... En la montaña, eso es normal, —dijo Kuon.
La ‘montaña’ de la que hablaba no era el Monte Conscon, sino el lugar donde había nacido y crecido. Leo había oído de Percy que el lugar de nacimiento de Kuon era la tierra escarpada que estaba al sur de las llanuras de Kesmai – un área que se llamaba “la Cordillera de los Colmillos” en los mapas del principado.
—La mayoría de los jóvenes de las montañas se convierten en soldados. Es natural que los mayores enseñen a los menores que han sido incorporados a la misma unidad. Si no lo hacen, la unidad pierde fuerza y son ellos los que estarán en peligro.
—¿Qué quieres decir con ‘unidad’? ¿Son organizados en unidades desde la infancia en tus montañas, Kuon?
—La ‘unidad’ es.... Bueno, tiene razón, pero es más como una familia. La mayoría de los niños se unen a la misma ‘unidad’ que su padre, aunque también hay casos en los que eso no sucede, pero luego.... ya sabe, cambian su ‘apellido’.
La expresión de Kuon indicaba que estaba teniendo dificultades para explicarlo. Aparte de las artes marciales, no estaba acostumbrado a explicar las cosas a alguien que no sabía nada de ellas. Pero Leo lo escuchó pacientemente, mientras observaba a los soldados que estaban entrenando.
—Por ejemplo, me llamaban Kuon Wei. El que me crio fue un hombre llamado Datta Wei. Y como Datta era el más fuerte de los Wei, era el jefe de los Wei. Así que, si yo dejo la unidad, tendré un apellido diferente.
No era simplemente que Kuon era malo para dar explicaciones, cuando dijo el nombre “Datta Wei”, su expresión parecía dolorida. Su pasado parecía incluir algunos recuerdos desagradables, pero Leo deliberadamente fingió no darse cuenta.
—Entonces, Kuon, ¿fuiste entrenado por la gente de la Unidad Wei, y también enseñaste a los niños más pequeños?
—Aquellos que eran buenos con la espada enseñaban la espada, para aquellos que eran diestros en el tiro con arco, el arco, y si tu punto fuerte era la puntería, enseñabas a usar las pistolas.
—He oído que eres bueno con todos ellos. Se te debe haber dado una posición importante. Así que, Kuon, si no hubieras dejado las montañas, ¿algún día habrías terminado liderando toda la unidad ‘Wei’?
—No, —declaró con firmeza Kuon—. Eso no habría pasado.
—¿Por qué no? —Sarah había estado escuchando con considerable interés. En realidad, como esta era la primera vez que Kuon hablaba de su lugar de nacimiento, no había sido capaz de controlar su curiosidad natural—. Aunque me duele admitirlo, eres fuerte, ¿no? O si no, ¿está tu ‘montaña’ llena de simios tan hábiles como tú?
—Incluso si hubiera ganado el festival, probablemente no podría haberme convertido en el Guerrero Raga.
—¿Quién es Raga?
—El guerrero más fuerte de la montaña. Era un espadachín al que Dios le concedió la forma de una bestia para expulsar a los espíritus malignos, pero, obviamente, ahora, en realidad no parece una bestia... pero cuando llega el momento, eligen al hombre más fuerte.
Kuon realmente no era bueno para dar explicaciones. Leo y Sarah lo escucharon mientras ordenaban las palabras en sus cabezas.
Así que ‘Raga’ es el nombre de un legendario espadachín de las montañas y, de generación en generación, han estado seleccionando al hombre más fuerte y respetuosamente le han dado ese título, ¿es eso lo que quiere decir?
—Aunque dijeron que Diu o yo podríamos ser el próximo Raga, si hubiera vencido a Diu, probablemente habrían encontrado todo tipo de razones para no reconocerme como Raga. Como que el alma de Raga no podía vivir en un mestizo como yo, o...
Habiéndolo hablado hasta ese momento, Kuon de repente pareció recuperarse.
—De todos modos, no se preocupen por mí, —casi escupió sus palabras—. Trabajaré para usted, Príncipe, si me da dinero. Si usted dice que lo haga, me parece bien entrenar reclutas. Pero es que, si no va a haber guerra, entonces no vale la pena.
Leo observó cuidadosamente su perfil.
Dado que Kuon había estado cada vez más irritado últimamente, sus pensamientos probablemente no coincidían con sus palabras. Él quería la guerra. Lo que Sara había dicho acerca de que él quería “ganarse la gloria” probablemente no estaba equivocado.
Leo no sabía cuál era su razón, pero –
—Ten paciencia un poco más, Kuon.
Leo Attiel se puso de pie mientras se daba palmaditas en el trasero, antes de decir algo que dejó a Sarah sorprendida.
—Sólo será por un corto tiempo. Pronto habrá una guerra en Atall.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario