martes, 24 de diciembre de 2019

Maestro de Nada Capítulo 89 - Adiós, Valdorf

Maestro de Nada


Capítulo 89 - Adiós, Valdorf


“Han sido cuatro días agitados aquí, ¿eh?”
“Y que lo digas. Ya hemos pagado la posada, así que sólo tenemos que recoger nuestras pertenencias e irnos.”
Habíamos llegado por la tarde, y el día siguiente lo pasé reemplazando mi equipo de kobold de asalto. Esto continuó hasta el tercer día, y también tuve que recuperar a la inmóvil Daniela del parque. Y eso nos lleva al día de hoy.

Habría sido agradable pasar el tiempo relajándose y haciendo algo de turismo... pero los problemas realmente llegaron inesperadamente. En este caso, de debajo de mis pies. Maldita sea, nunca podría bajar la guardia.
“Al menos pudiste comprar un buen equipo gracias a ello.”
“Bueno, supongo. Definitivamente estoy aliviado de que haya funcionado.”
La gran espada colgaba de mi hombro y la espada corta estaba atada a mi cinturón. Levanté la pierna y también enseñé las botas negras. Daniela se cruzó de brazos y las inspeccionó.
“Todo me parece bien. Pero, ¿realmente puedes blandir esa gran espada?”
“Tengo la intención de hacerlo. No te preocupes.”
Hago un puño seguro. La compra de nuevas armas siempre me ha animado un poco. Lucharía contra el primer monstruo que viera después de dejar esta ciudad.
Repostamos con algo de comida y eso fue todo. No había nada más que hacer para los preparativos. La comida era todo lo que necesitabas. No habíamos usado tanto nuestro otro equipo de campamento, y estaban en buenas condiciones. Tampoco había ningún otro lugar para visitar. Normalmente yo iría por ahí y me despediría de todos, pero no tenía sentido hacerlo aquí. Dorothea ni siquiera estaba en la posada, así que ni siquiera empezamos. Bueno, tal vez deberíamos al menos decirle algo a Kasil. No hay necesidad de comprobar a la pequeña mierda, sin embargo.
“Nos iremos tan pronto como nos despidamos de Kasil. ¿Te parece bien?”
“Ah, el herrero. Su tienda estaba en el lado del imperio, así que está en camino.”
Y así, fuimos a ver a Kasil.
“Hola.”
“Ah, aquí estás otra vez. ¿Qué pasa ahora?”
Kasil estaba sentado en una silla detrás del mostrador mientras pulía una espada corta. Me miró y suspiró.
“Sólo pensé en decir algo antes de dejar la ciudad. Gracias por todo.”
“Ah, así que eso era. ¡Sí, entonces viaja con seguridad!”
Envainó la espada corta y se levantó para extender su mano. Lo acepté con un apretón de manos. A esto le siguió un sofocante abrazo y una serie de dolorosas palmadas.
“Pero en realidad, tengo la suerte de haber podido adquirir tan buenas armas. ¿Por qué un herrero tan hábil como tú está en un lugar como éste?”
No pude evitar encontrarlo extraño. Ganaría mucho más dinero si trasladara su negocio lejos de esta ciudad de correos, y a una ciudad más animada.
“Ahh, sobre eso. Me preguntan esto constantemente. Pero es mi deseo dar buenas armas a la gente que viene al imperio, y a la gente que lo abandona. Al darles la espada que los protegerá, estoy rezando por su seguridad. Bueno, eso es lo que mi maestro creía, y yo sólo lo estoy siguiendo.”
Dijo eso con una risa avergonzada. Qué buen tipo.
“Espero que continúen rezando por la seguridad de tales viajeros.”
“Sí, y ustedes dos tengan cuidado. ¡Estaré rezando por ustedes!”
La tienda de armas de Kasil. Se lo recomendaría a cualquiera que viajara al imperio. El buen dueño está garantizado de dar el arma más fina. Bueno, a cambio de dinero.
□ □ □ □
Había una gran ciudad a la que se podía llegar después de dos días de viaje desde la puerta este de Valdorf y pasando por un pequeño pueblo.
Se llamaba la Ciudad de los Aventureros. Una ciudad que había dado nacimiento a numerosos y renombrados aventureros. Asesinos de Dragones. Exploradores de Mazmorras[1]. Trotamundos. No sabía mucho de todo esto, pero eran famosos. Y era esta bulliciosa ciudad, la que sería nuestro próximo destino.
Acabábamos de pasar la puerta este, y le pregunté a Daniela sobre este pueblo mientras caminábamos.
“Deberíamos ser capaces de obtener información precisa allí. Conocimiento sobre el imperio y sus monstruos.”
“Ya veo... supongo que nosotros también tenemos que ir, ya que Valdorf no tenía un gremio.” 
Aparentemente, eran los guardias de Valdorf los que se encargaban de exterminar a los monstruos. Para empezar, no era un pueblo que sufriera demasiado por los monstruos, por lo que no necesitaban un gremio. Estuvimos bastante decepcionados por esto cuando lo descubrimos.
Cuando ya era algo más del mediodía, Daniela detectó la presencia de lobos de hierba. Los lobos verde-amarillentos también habitaban este país y ahora venían directamente hacia nosotros. Saqué mi gran espada tan pronto como pude detectarlos yo también. Tempestad de Schwarz. El hueso índigo que había sido reforzado por el herrero hasta el punto de que parecía negro. Sólo cuando la luz del sol golpeaba la hoja, recordabas que era realmente azul.
“Es una hermosa espada.”
“Sí. La mejor espada hecha por el maestro de Kasil.”
La levanto delante de mí. Era pesada, pero ‘Aprendiz de Todo, Maestro de Nada’ me mostró cómo sostenerla y cómo mantener el equilibrio. No hubiera sido capaz de usar un arma tan poco familiar sin él. Me vería obligado a practicar primero con una de madera. Esto realmente era una habilidad trampa. Aun así, ser sólo un poco mejor que el promedio no era suficiente para ser imbatible. Era ‘Maestro de nada’ después de todo. Pero era todo lo que tenía, así que lo aprovecharía al máximo. Sólo tenías que usarlo bien, y serías capaz de hacer cualquier cosa bien.
“Aquí vienen.”
Daniela miró a los arbustos delante de nosotros. A juzgar por su presencia y sus movimientos, era obvio que saltarían de allí. Yo lo recibo todo, y luego corro hacia adelante mientras levanto la gran espada en el aire.
“¡RWAARGH!”
Con un aullido, el lobo de hierba salta de los arbustos, al igual que mi espada se mueve sin piedad. La espada dibuja un arco negro en el aire mientras cae a la tierra. El lobo de hierba se divide en dos sin ninguna resistencia.
“Woah.”
Había atacado tan fuerte que se estrelló contra el suelo y levantó una tormenta de polvo en el aire. Afortunadamente, un viento sopló desde atrás y se lo llevó. Era Daniela.
La Detección de Presencia me estaba diciendo que había un lobo de hierba más. Nos estaba espiando ahora que el primer lobo había sido asesinado, pero rápidamente se dio la vuelta y salió corriendo. Debe haber entendido que no era rival para nosotros. Puse la espada de nuevo en su vaina y la colgué sobre mi hombro.
“Eh...”
“¿Cómo estuvo? Tu nueva arma.”
“Ahh, gracias. Es buena. Un poco pesada, pero da un buen golpe por ello. Tengo muchas ganas de ver lo que pasa cuando tiene algo de magia fluyendo a través de ella.”
Magia azul en una espada azul. Probablemente activaría una magia basada en agua. No podía esperar, así que usé ‘Aprendiz de Todo, Maestro de Nada’ para reproducirlo en mi cabeza. La espada estaba cubierta de agua. El agua en sí era afilada como una cuchilla, y se extendía más allá de la espada original. La simulación mostró la gran espada cortando a través de un gran árbol. Era algo aterrador de ver.
Sacudí mi cabeza y apagué la grabación con un suspiro. Ese Kasil... me dio una buena arma.
“¿Qué pasa? Pareces muy satisfecho contigo mismo.”
“Oh, estaba pensando en lo increíble que es esto.”
“Jeje. Ya veo.”
Ella sonrió felizmente a mi lado. Caminamos juntos, sonriendo bajo el sol brillante. Era la paz misma.
Se acercaba la noche, así que decidimos buscar un lugar para acampar. Un área decentemente abierta que no se interpusiera en el camino de nadie. Eso era lo que queríamos. Alrededor de nosotros había una pradera abierta con algunos árboles aislados. Habíamos caminado durante siete horas desde que salimos de Valdorf, pero el paisaje aún no había cambiado. Siete horas, eh... yo era definitivamente más fuerte de lo que solía ser. Fue un gran cambio con respecto al tipo pálido que trabajaba en el turno de noche. Dudo que Matsumoto tuviera un cambio tan dramático, ya que era un estudiante atlético. Estaba pensando en cosas sin sentido cuando Daniela me llamó.
“Asagi, hay señales de que alguien ha acampado por allí. Nosotros hagamos lo mismo.”
“Eso es genial. No debería ser peligroso si otros están allí.”
También había señales de una hoguera. Aunque no había calor, así que habría sido de hace un tiempo. El pasto en el área había sido cortado, y sólo había tierra allí, así que no había posibilidad de causar un incendio. También había rocas planas perfectamente convenientes alrededor de donde había estado la hoguera. Era evidente que se iban a utilizar como sillas. Había tres de ellas. Un grupo de tres.
En cualquier caso, este sería nuestro campamento.
“Daniela, haz el fuego con esta madera.”
“Sí.”
Rápidamente nos preparamos para acampar. Daniela hizo el fuego. Yo puse la tienda. Usamos una herramienta mágica (con un precio de sesenta piezas de plata) para encender la montaña de leña. Se quemaría muy bien, siempre y cuando tuvieras cuidado de mantenerla.
La construcción de la tienda sólo implicó la colocación de la estructura y el lanzamiento de la cubierta sobre ella. Luego sólo se clavaron algunas estacas para mantenerla conectada a tierra. La instalación de un campamento debe ser rápida.
“Ahora, sólo tenemos que hacer la comida.”
“Asagi, creo que puedo morir de hambre.”
“Deja de jugar y ve a establecer la barrera mágica.”
“Grrr...”
Daniela me miró de reojo mientras recogía las cuatro herramientas de barrera de la bolsa (cincuenta piezas de oro por dispositivo) y desapareció en el campo. Ella regresaría muy pronto, así que saqué la olla y la llené con verduras cortadas y agua de magia. Luego puse la tapa y la puse sobre el fuego.
Daniela regresó y se sentó para mirar fijamente la olla. Sus ojos desenfocados parecían estar pensando en otra cosa. Una vez que el agua de la olla estaba hirviendo, quité la tapa y añadí un poco de sal y especias. Luego volví a poner la tapa y coloqué unos pinchos de carne alrededor del fuego. La cena estaría lista tan pronto como estos lo estuvieran.
“Toma, está hecho.”
“Hmm, gracias.”
Le pasé un pincho de carne y bebí un poco de sopa. Ahh, estuvo bien. Mis habilidades culinarias estaban mejorando...
Con un suspiro, miro hacia arriba, al cielo. Había una gradación de naranja y azul profundo y estrellas que lentamente se hacían visibles.
¿Cuántos días habían pasado desde que llegué a este mundo? ¿Atraparon a ese ladrón? ¿Cómo estaba el gerente? Mi mamá y mi papá deben estar muy preocupados. Hasta ahora, yo había estado demasiado ocupado como para siquiera pensar en estas cosas. Me gustaría volver si pudiera, pero nunca me iría y dejaría a Daniela atrás. Ahora creía que este mundo sería mi lugar de descanso final.
Era cuando consideraba tales ideas caprichosas, que el cielo se llenó de estrellas, y las tonalidades anaranjadas desaparecieron del horizonte.



[1] Aquí se utiliza las palabras dungeon crawler, las cuales realmente no conozco su significado aplicado en una persona. Pero si está relacionado al género de juegos, Maestro de la Mazmorra o Exploradores de Mazmorras es lo que más se le acercaría.

   Anterior | Índice | Siguiente

1 comentario: