lunes, 27 de enero de 2020

Erogenous Beauty Salon Vol. 2 Capítulo 5 - Masaje de Impregnación: Práctica


Erogenous Beauty Salon

Volumen 2 Capítulo 5 - Masaje de Impregnación: Práctica 


El sonido de un shishi-odoshi[1] hizo que Kazuki apartara la mirada del porche de una habitación de estilo japonés a la que había sido guiado hacia el gran jardín de más allá.
Estaba lleno de plantas que nunca antes había visto, pero la elegante y bella forma en que estaban recortadas y mantenidas era la viva imagen de un jardín japonés. No parecía haber animales viviendo allí, pero tenía un gran estanque con un puente que lo cruzaba y una gran casa construida con arquitectura de estilo japonés. Todo ello apelaba al sentido de la estética japonesa.
“Viejo, el mundo de los súcubos es realmente igual al mundo humano, ¿no?”

“Sólo esta parte. No has visto las otras partes de nuestro mundo, ¿verdad?”
Esa respuesta vino de Meguri, cuyo embarazo había sido confirmado recientemente.
Habían pasado diez días desde esa vez y las pruebas a las que se había sometido desde entonces no habían dejado ninguna duda sobre ese embarazo. Aunque había sonreído y dicho que podía decir que tenía un bebé dentro de ella sin ese tipo de pruebas.
“Más lejos, hay ciudades con estilos americanos y europeos. Aunque tienden a parecer bastante medievales. Ahora que lo pienso, la casa de los Sakuma se parece mucho a un castillo, ¿no?”
Cuando él preguntó de dónde venía la similitud con las culturas humanas, le dijeron que los súcubos, a través de los tiempos, se habían hecho amigos de los humanos y habían adoptado elementos humanos para ayudar a entenderlos. Eso había evitado cualquier confusión o incomodidad a Kazuki cuando llegó aquí. Pero la extrema similitud con el mundo humano había creado confusión a su manera.
“También, la familia Akana son súcubos Akaname, lo que nos convierte en un tradicional youkai[2] japonés. Nos sentimos más a gusto en edificios y entornos de estilo japonés.”
Aparentemente, esa fue parte de la razón por la que había elegido una ciudad termal llena de posadas y otras arquitecturas del estilo japonés cuando se había escapado de casa. Tenía sentido que su casa fuera una gran finca de estilo japonés.
“Ya es demasiado tarde, pero estoy empezando a ponerme nervioso. Tal vez debería haber traído un regalo de bienvenida.”
“Sí, es un poco tarde para eso. Pero, ¿qué importa? Ella te pidió que vinieras.”
Actuaba como un novio que saluda a los padres de su novia antes de casarse, y esa era una descripción algo acertada de la situación. Meguri había insistido en que nunca iba a volver aquí, pero aquí estaba de vuelta en la casa de la familia Akana con él y de hecho era su madre quien lo había sugerido.
“Sobre eso. ¿Estás segura de que estás de acuerdo con esto, Meguri-san?”
Ella había dicho que se había escapado de su casa porque estaba harta de lo opresiva que era su familia y de lo estricta que era su madre, así que ¿no sería peor volver ahora? Pero tan preocupada como estaba, parecía relajada y se frotó suavemente la barriga que aún no había crecido.
“Sí. Supongo que ahora que tengo este niño dentro de mí... estoy empezando a pensar en las diferentes cosas que tendré que enseñarle. No fue fácil ni divertido pasar por eso al crecer, pero tengo que agradecer por la felicidad que tengo ahora.”
Se sonrojó, entrecerró suavemente los ojos, y le miró dulcemente.
“Así que, aunque sea un poco difícil, sientes que tienes que enseñárselo. Por fin entiendo cómo se debió sentir mi madre en aquel entonces. Y todo gracias a ti ♥.”
“Meguri-san... me alegro de haber podido ser de ayuda.”
No iba a decir que no había hecho mucho. Darle un hijo fue más que suficiente para contar como una influencia importante. Si eso había cambiado su forma de pensar, entonces la mitad de la responsabilidad recaía en él. Ser consciente de ello y ayudarla en el futuro era su papel y su posición.
“Sí, así que voy a criarla bien y asegurarme de que pueda conseguir un marido tan bueno como tú ♪. Necesito enseñarle todas mis técnicas más sucias .”
“Me alegra oírte decir eso, pero como padre, no estoy seguro de cómo sentirme acerca de que mi hija sea buena en ese tipo de cosas.”
“No seas tonto. Eso es normal en una súcubo. De hecho, quiero asegurarme de que sea la mejor de las mejores. En términos humanos, es como ir a una buena universidad y ser contratado en una buena compañía.”
Él lo entendía, pero aun así le molestaba extrañamente pensar que su hija tendría una mejor técnica sexual que la mejor trabajadora sexual humana o estrella porno. Ciertamente nunca esperó sentir estas sensaciones mientras era estudiante, incluso si estaba en un descanso de la escuela.
“Jee, jee. Pero me alegra saber que te consideras un padre .”
Sonrió como si hubiera visto a través de él y se apoyó en su hombro. La cálida y suave sensación hizo que su corazón se acelerara y él, por reflejo, miró hacia ella para ver una coqueta mirada alzada. Esos ojos tenían una forma de encantarle incluso sin su poder hipnótico, así que se inclinó y ambos se tomaron de la mano y se besaron.
“Oh, vaya. Solo mira a esos jóvenes tortolitos. ¿Debería haber esperado un poco más?”
“– – – – – – – – – – – – – – –¿¡!?”
Ambos saltaron y se pusieron tensos ante la voz que venía de la puerta corrediza abierta. Rápidamente se volvieron hacia ella para ver a una mujer de estilo japonés con un kimono azul y su pelo negro recogido y sujetado con un kanzashi[3]. Era una mujer muy atractiva que se parecía a Meguri, con una sensualidad aún mayor.
“Ho-ho-ho-hol-hola.”
“Sí, hola, de hecho. Debería ser yo quien te visitara, así que me disculpo por hacerte venir aquí.”
En vez de reírse de su tartamudeo, ella se enderezó de forma digna y se inclinó en el suelo con una forma impecable.
“Soy Akana Shitone, líder de la familia Akana. Nunca podría expresar plenamente mi agradecimiento por lo que has hecho para ayudar al mundo de los súcubos en su conjunto. Y también estoy extremadamente agradecida por el honor que le has concedido a mi hija.”
“¿Ho-honor? ¡No, el honor es todo mío! ¿Cómo puedo disculparme por quitarle una hija tan maravillosa, um, e incluso hacerla quedar embarazada?”
“¡No seas absurdo! ¡Eso es algo maravilloso para nuestra familia!”
La madre de Meguri, Shitone, abrió los ojos de par en par mientras su tono de voz se elevaba. Él saltó por la intensidad, pero ella fue más allá apretando su mano y suplicándole con lágrimas en los ojos.
“¡Pensé que mi corazón se rompería cada vez que pensaba en mi hija fugitiva perdiendo su virginidad – y por lo tanto la oportunidad de tener un hijo – con algún humano al azar! Pero no sólo me la has devuelto, sino que la has impregnado con esa semilla de la que todo el mundo habla últimamente. Estoy tan, tan feliz.”
Las lágrimas cayeron en cascada por su cara. Entonces miró sorprendida a Meguri con una mirada de amor que llenaba sus ojos.
“Meguri, no te pediré que me perdones por ser tan estricta contigo sin considerar tus sentimientos. Lo siento de verdad. Y muchas gracias por regresar.”
Shitone se cubrió la cara y lloró mientras sus lágrimas empapaban su kimono. Los atónitos ojos de Meguri también se humedecieron cuando tomó la mano de su madre y se la acercó a ella.
“Ma-madre, yo también lo siento. No entendía nada y salí corriendo sin pensar. Lo siento por ser tan egoísta. De verdad que lo siento.”
Las lágrimas fluyeron de sus ojos también una vez que terminó. Sintiendo las lágrimas goteando en su mano debe haber informado a Shitone que su hija estaba llorando también porque miró hacia arriba y movió su cara hacia la de su amada hija.
“No tienes nada de que disculparte. Los niños siempre se comportan así con sus padres. El amor de un padre – mi amor – es suficiente para perdonarte por ello.”
“Madre... ugh, hgh... estoy tan contenta... de que seas mi madre. Gracias... sollozo, wahhhh.”
Cuando Meguri empezó a llorar como lo había hecho Shitone, se aferró a su madre y sollozó. Shitone le frotó suavemente la cabeza y habló como si la reprendiera o le dijera algo.
“Pensando en ello, rara vez te he dicho cuánto te quiero. Asegúrate de ser siempre honesta con ese hijo tuyo sobre cómo te sientes. Y no sólo tú. El padre necesita hacer eso también.”
“Sí, claro. Habré crecido mucho más para entonces, ¡así que haré todo lo que pueda para ser un padre fiable y amable!”
Se sorprendió de que la conversación se dirigiera hacia él, pero no necesitaba pensar dos veces en su respuesta. Ver esa hermosa escena de una madre y su hija reconciliadas le hizo querer convertirse en el tipo de adulto que podría mantener la cabeza alta una docena de años más tarde cuando su hijo naciera.
(Y no sólo con Meguri-san. También está Karen-san... y probablemente más por venir. No puedo hacer que se arrepientan de haber tenido hijos conmigo.)
Se sentiría mal por ellas y por los niños si eso sucediera. Todavía no estaba del todo seguro de por qué él les gustaba tanto, pero si se quedaba con todas y hacía todo lo que podía por ellas, dudaba que se arrepintieran de la decisión.
“Por cierto, ¿cómo está tu cuerpo, Koshigaya-sama?”
Justo cuando renovaba su resolución, la madre súcubo habló mientras abrazaba a su hija. Se preguntó qué quería decir, pero Meguri se dio cuenta y respondió por él.
“Los efectos de la droga lo han dejado y no hubo efectos duraderos. Un efecto secundario le convirtió en un tiro increíblemente rápido durante unos tres días, pero se hizo un chequeo en el laboratorio para la semana siguiente y los efectos han desaparecido por completo, y no hay signos de una dependencia o formación de resistencia.”
“Oh, sí, eso lo resume todo. Gracias a todos ustedes, los súcubos, estoy más saludable que nunca.”
Apretó el puño como para demostrarlo y Shitone sonrió aliviada.
“¿De verdad? Me alegra oírlo. Pero en ese caso, ¿tal vez tienes algún problema... con eso? Quiero decir, mi hija aquí está embarazada ahora.”
“..................¿Hm?”
Meguri notó algo raro en el comentario de su madre antes de que él lo hiciera. Su desconcertada voz le llevó a la misma conclusión, por lo que observó cuidadosamente la cara de Shitone. Esa seductora mujer que llevaba kimono tenía las mejillas ligeramente sonrojadas y sus ojos se veían derretidos de una forma mucho más seductora que por las primeras lágrimas.
“Um, quizás deberíamos irnos ahora,” dijo él.
“Sí-sí,” Estuvo de acuerdo Meguri. “No querríamos quedarnos más tiempo del necesario. De acuerdo, madre, estaremos—”
Tuvieron un mal presentimiento e intentaron irse inmediatamente, pero una poderosa fuerza les inmovilizó las piernas en el suelo. Miraron hacia abajo y vieron una lengua que desprendía un fuerte y dulce aroma que se extendía desde los labios suavemente sonrientes de Shitone y que se envolvía alrededor de sus muslos y canillas.
“Madre, ¿qué estás haciendo?”
Meguri palideció y protestó, pero Shitone puso una expresión aún más digna y respondió con un tono de voz muy serio.
“Ustedes dos van a tener un hijo, lo que significa que soy efectivamente la suegra de Koshigaya-sama, ¿no es así? Y si su esposa embarazada no puede hacer frente a su lujuria reprimida, es el deber de una suegra atender las necesidades de su yerno, ¿no es así?”
“¡Eso no tiene ningún sentido!”
“Así es. ¡Y si yo soy su yerno, entonces hay problemas éticos allí!”
Kazuki salió con un argumento muy humano, pero madre e hija ladearon sus cabezas.
“Así como es perfectamente natural que una hija desee la esperma de su padre, me parece que una madre también desearía la esperma de su hijo.”
“Sí, esa parte tiene sentido. ¡El problema es que afirmas falsamente que no puedo hacerlo yo misma! ¡Además, él tiene muchas otras esposas, así que no te necesitaría, aunque yo no pudiera!”
“¿Eh? Tienes que estar bromeando.”
Pero cuando lo pensó, sus futuros hijos no serían mitad súcubos y mitad humanos. Nacerían como súcubos puros al igual que sus madres. No habría ningún problema genético o de línea de sangre y, de hecho, la niña probablemente tendría gustos similares a los de la madre, por lo que probablemente les gustaría el sabor a semen de la pareja que la madre había elegido. Y en el caso de Kazuki, incluso podría ser posible que impregnara a sus propias hijas.
(E-Eso está cagado. Quiero decir, no voy a hacerlo. Definitivamente no lo haré, pero... es un poco ardiente de una manera extraña.)
Cuando se imaginó a una niña súcubo parecida a Shitone y Meguri, sintió que se formaba un bulto en sus pantalones. Y las dos súcubos de aquí notaron el olor casi inmediatamente.
“Vaya, oh vaya. Así que este es el Koshigaya-sama del que tanto he oído hablar ♥. ¿Incluso una mujer de mi edad puede hacerte sentir tan caliente y molesto? Me siento honrada por tu erección. Ahora, vayamos al grano.”
“¡No te apures! ¡Esa erección es para nuestra hija! ¡No para ti, madre!”
(¡Por favor, no! ¡La verdad es mucho peor en este caso!)
Su cuerpo ardía de vergüenza cuando su morbosa excitación fue identificada con precisión. La lengua atrapó su cuerpo que luchaba con más fuerza, sus brazos y piernas se mantuvieron en su lugar, y no tenía ninguna esperanza de escapar.
“Oh, no. ¡Kazuki, corre!”
“Me encantaría, pero... ¡gh, ohhh! Estoy un poco, uh, atado en este momento.”
“Jee, jee. No te preocupes. No te haré daño. Ahh, ¿cuántos siglos han pasado desde que lo hice con alguien tan joven como tú ? Esto es tan emocionante.”
La madre súcubo se quitó el kimono para mostrar una camiseta blanca que mostraba su figura. Al contrario que Meguri, su pecho parecía estar listo para salir de la prenda y la suave carne se sacudía con el menor movimiento. Terminó mirando esos grandes pechos y no se dio cuenta de la forma en que Meguri le miraba. Shitone sonrió, se acercó a él, y acercó su cara mientras respiraba pesadamente.
“Ahora, entonces, Koshigaya-sama. Me disculpo por no ser más joven, pero reuniré todas mis técnicas para complacerte. Por favor, relájate .”
(Oh, no. Me acabo de dar cuenta. Esta es la madre de Meguri-san, así que...)
Al igual que percibió el peligro en sus brillantes ojos, sintió que su mente se hundía en la oscuridad y la parte inferior de su cuerpo se volvía mucho más fiel a sus instintos. Sabía que había caído en el poder hipnótico de los ojos de la familia Akana, pero un humano como él no tenía forma de escapar de ello.
“Quieres que use la técnica de lengua para chupar tu polla hasta que haya drenado hasta la última gota de semen, ¿verdad?”
“Ah...sí-sí, eso quiero. Quiero que me la chupes.”
Atraído por el calmado sex appeal de la mujer mayor, respondió sin pensar realmente en su respuesta. Los labios sonrientes de ella se robaron los suyos mientras la lengua se deslizaba en sus pantalones y capturaba su polla. Meguri, atada por la lengua, sólo pudo apretar los dientes y derramar lágrimas de frustración mientras veía como las caderas de él se sacudían y su cuerpo se retorcía.
“¿Es esto lo que la sirvienta estaba sintiendo en ese momento?”
(¿Estaba? Oh, se refiere a cuando nos conocimos.)
Él había caído por primera vez en este hipnotismo en ese callejón trasero donde ella más o menos lo separó de Luca.
La voz de Meguri parecía distanciarse, pero aun así lo recordaba mientras su cuerpo se entregaba al soberbio placer que le proporcionaba Shitone y eyaculaba por primera vez ese día.

“Um, lo siento mucho. Pero no había nada que pudiera hacer.”
De camino a casa, los pies de Kazuki estaban inestables debido a la alucinante mamada, así que se inclinó en disculpa ante Meguri. Ella seguía pareciendo disgustada, pero no podía echarle la culpa, ya que ella había estado igual de desamparada al alcance de su madre.
“Yo también lo siento. Debería haber sido capaz de protegerte. No tienes que volver a visitarnos aquí. Si necesito algo, vendré sola.”
Shitone los había despedido mientras insistía en que los visitara de nuevo mientras se veía extremadamente satisfecha, pero estos dos habían decidido fingir que nunca había sucedido. Pero eso era difícil de hacer cuando la lujuria continuaba palpitando en el centro de su cuerpo, donde aún podía sentir ese placer que era como el que proporcionaba Meguri pero concentrado una docena de veces.
“Seguro que eres caliente, Kazuki. ¿Siempre eres así?”
“Lo siento. Pero, um, realmente se sintió bien.”
Se volvió a inclinar, pero ella rápidamente agitó sus manos para decir que no era eso lo que quería decir.
“No, no quise decir eso. Es solo que te enganchaste a las hermanas Sakuma, por lo que me imagino que también visitaste su casa familiar. Me preguntaba si algo parecido había pasado allí.”
“O-oh, eso es lo que quisiste decir. No, no he visitado la casa de la familia de Karen-san todavía. Pensé en ir a visitarla una vez, pero Karen-san insistió en que nunca lo hiciera. ...Después de hoy, creo que puedo adivinar por qué.”
“Hm, tiene sentido. Sabía que Karen era inteligente.”
Karen sabía cuántos súcubos querrían “conocer” a Kazuki como lo hizo Shitone. Recordó la pasión con la que Claudia le había presionado para que se trasladara al mundo de los súcubos y la fuerza con la que le había advertido de que tuviera cuidado al entrar en contacto con ellas.
“Puede que sea lento, pero ¿se me considera atractivo para los súcubos?”
“Quiero decir... sí. Digámoslo de esta manera: si estuvieras caminando por ahí fuera solo, hay aproximadamente un 500% de posibilidades de que alguien te arrastrara a algún lugar semi-privado y te cogiera hasta dejarte tonto.”
No era exactamente el tipo de atractivo que quería tener, pero le hacía feliz saber que Meguri lo encontraba atractivo. No se había recuperado del todo de que le hubiesen chupado hasta secarlo antes, pero él acercó las caderas de ella para mostrarle su aprecio.
“Gracias, Meguri-san.”
“Sí-sí. Pero tengo una idea. Ya que estamos, ¿qué tal si te enseño lo atractivo que eres? Esto te ayudará a defenderte también.”
Era cierto que estaría más en guardia mientras estuviera fuera si supiera exactamente cómo lo veía la gente. Por otra parte, tal vez no necesitaba defenderse si las “consecuencias” de ser atacado eran tan placenteras.
Por otro lado, si una súcubo virgen perdía el control y se salía con la suya, esta perdería su oportunidad de tener hijos. Si la investigación avanzaba lo suficiente, podría ser capaz de impregnarlas en todo momento, pero tal como estaban las cosas, su cuerpo y su semen no estaban ni de lejos cerca de los niveles vírgenes sin la droga y la técnica secreta. Tenía que concentrarse en defenderse por el bien de las súcubos que podrían atacarle, aunque solo fuera por eso.
“Primero... de acuerdo, tienes demasiada lujuria, ¿verdad? Para nosotras, alguien así equivale a lo que los humanos llamarían un chico ardiente o una chica linda. Y con tus niveles de lujuria fuera de lo común, es como alguien con la figura perfecta a quien te quieres tirar en el instante en que lo ves.”
Él lo entendió cuando ella añadió que, desde la perspectiva de la mirada masculina, era como ver a la modelo número uno de las pin-ups[4] caminando en un traje de baño sexy.
“Pero no se detiene ahí. También tienes ese sabroso semen. Ahora, eso no podemos saberlo hasta que lo probemos, así que supongo que es similar a... hm, ¿tal vez las habilidades de la persona o su salario?”
Él dudaba en estar de acuerdo en ese punto, pero cuando se pensaba en comenzar una familia con alguien, tenía sentido que las mujeres se centraran en el salario y las habilidades de su pareja. Los seres humanos y la sociedad humana tenían sus propias formas de evaluar a las personas, pero en el caso de los súcubos, todo se reducía a la calidad del semen.
“Incluso si es sólo un bocadillo rápido, cualquiera que pruebe ese semen nunca podrá olvidarlo. Es como si tus instintos lo exigieran. Tu vientre late como loco y quieres pasar el resto de tu vida con la polla de esa persona ♥.”
Ella dirigió una calurosa mirada hacia la cara de Kazuki... antes de que su mirada se arrastrase lentamente por su cuerpo hasta su entrepierna.
“Así es como los súcubos ven al macho llamado Koshigaya Kazuki. Por eso mi madre respondió de esa manera. ¿Ves ahora por qué todos los súcubos estamos haciendo tanto alboroto por ti?”
“Creo... creo que sí. Me han dado explicaciones similares antes, pero parece que ahora lo entiendo un poco más. Bueno, me alegro de que mi estúpida y fuerte lujuria sea útil para alguien.”
Pero aun así le entristeció pensar que todo su valor provenía de su polla. Incluso si se trataba de una cuestión de valores diferentes entre las especies, él todavía quería que les gustara por lo que era como persona.
(Bueno, tal vez no soy tan buena persona después de serles infiel a todas como loco.)
Él sabía lo que estaba haciendo, así que no tenía excusa. ¿Por qué este pensamiento siempre le hacía sudar los ojos? Sostuvo las esquinas sobrecalentadas de sus ojos para detener el sudor, pero...
“Jee, jee. Todavía me queda un punto muy importante, Kazuki ♪. ¿Me escucharás hasta el final?” Su amable nueva esposa sonrió como si hubiera visto a través de sus preocupaciones. “Los súcubos no son todo hambre y lujuria. Nosotras también sentimos amor. Y eso incluye el amor por un miembro de la familia y el amor por una pareja. Por supuesto, los súcubos son todas mujeres, así que sólo una de ellas se aplica a los hombres. Y creo que eso nos lleva a buscar algo similar a un amor integral en los hombres.”
Ella le echó una mirada maliciosa de reojo, pero a él le costaba entender a qué se refería. Cuando vio su mirada en blanco, ella se aferró a su brazo como si encontrase adorable su despiste. Presionó su delgado brazo y cuerpo contra él, tomó su mano, y enredó sus dedos con los suyos.
“Los súcubos quieren recibir mucho amor de un hombre. Y si él puede dar ese amor a muchas mujeres diferentes, eso sólo demuestra cuánto amor tiene.”
“¿No es eso ser infiel y dormir con todo lo que se mueve?”
Ella rechazó su muy humana opinión con un movimiento de cabeza.
“Los súcubos son sensibles al amor. Podemos ver lo que un hombre siente cuando mira e intenta acostarse con una mujer. Yo pude ver lo directo que era tu amor por mí cuando tuvimos sexo. Te preocupas por Karen lo suficiente como para no querer traicionarla, pero aun así tenías tanto amor para darme. ¿Cómo podría no enamorarme por eso ♥?”
Era embarazoso pensar en ello, pero definitivamente había amado a Meguri más que a nadie en ese momento. Y fue su capacidad de seguir amando a Karen al mismo tiempo lo que le permitió no traicionarla y hacer que Meguri lo aceptara.
“Y con todas las demás, realmente las amas y eyaculas por ellas, ¿verdad? Ser capaz de hacer eso con tantas parejas diferentes es considerado algo loable por nosotras. Es una señal de tu buena fe. Eres increíble como macho y como hombre .”
“¿Tú... sientes eso por mí?”
Puede que haya sido grosero dudar de sus sentimientos, pero, aunque sólo lo dijera, era más que suficiente para que se sintiera mejor. A veces se preocupaba de que sus sentimientos por los súcubos no fueran más que lujuria, pero esto le liberaba de sus dudas y le decía que era un amor apropiado.
“Así que... no estoy segura de cómo decirlo, pero creo que deberías tener más confianza. Nosotras te amamos y tú nos amas, ¿qué más necesitas? Si no fuera suficiente, te lo diríamos. Los súcubos somos fieles a nuestros instintos, así que, si no te lo decimos, significa que tus sentimientos nos están llegando. Puedes quedarte como estás.”
“¿Estás realmente de acuerdo con que no sea capaz de dejarme los pantalones puestos?”
Él dijo su última preocupación y ella asintió gentilmente.
“Sí. Quiero que te quedes como eres. Además, ¿dónde estaría la diversión si te dejaras los pantalones puestos ?”
De repente se dio cuenta de que la estaba abrazando fuertemente.
Se había enamorado de varias mujeres a la vez y les confesó su amor mientras eyaculaba por ellas. Se sintió avergonzado por ello, pero siempre lo había justificado en secreto diciendo que era lo que ellas querían.
(Amo a Karen-san, amo a Meguri-san, amo a Rumina y Claudia-san, amo a las otras chicas de MONM, amo a las mucamas de la mansión y amo a Luca.)
No importaba lo mal que se sintiera porque sus sentimientos se ramificaron sin fin de esa manera. Amaba a todas esas súcubos y quería que se amaran entre ellas. Por mucho que su ética humana tratara de rechazarlo, no podía detener el impulso instintivo que lo empujaba en esa dirección.
Antes, sólo había estado esquivando el tema y haciendo un espectáculo de preocupación por ello para hacer ver que no era así. Había asumido – temido – que ni siquiera los súcubos aceptarían a alguien así y, en última instancia, les echaba la culpa diciendo que las relaciones eran por su bien.
Pero ahora se estaba dando cuenta de que hacer eso era más vergonzoso y patético que simplemente salir del armario y admitir que las amaba a todas.
(Así es. Cuando te pones a ello, ¡soy un hijo de puta súper caliente!)
Se necesitaba valor para admitirlo, le costaba admitirlo incluso para sí mismo, y le hacía sentirse como una basura, pero las palabras de Meguri, la forma de pensar de los súcubos, y sus emociones le libraron de sus preocupaciones e hicieron que el mundo pareciera mucho más brillante.
(Entonces eso es suficiente para mí. No estoy haciendo esto sólo por ellas. Lo hago porque quiero hacerlo con todas ellas... y porque me apoyan en eso).
Quería hacer todo lo que pudiera por ellas, pero también quería quererlas él mismo. Quería mostrar cuánto las amaba con sus acciones y emociones y quería que lo reconocieran.
(Oh, ahora que lo pienso, ¿no es por eso que empecé los masajes?)
Su meta había sido diferente y había terminado en fracaso, pero había terminado trabajando hacia su meta actual y había sido un éxito increíble. El amor y la lujuria que tanto deleitaba a los súcubos era algo que ellas habían acumulado en su interior.
(Ja, ja. Es súper tarde, pero necesito escribir un informe una vez que regrese a MONM.)
Ahora tenía ganas de pensar en eso y la fuerza llenaba sus brazos.
“Muchas gracias, Meguri-san.”
“No tienes que agradecerme. Pero ahora que lo entiendes, asegúrate de mostrar lo mismo a las otras chicas con las que hagas bebés. Vas a estar ocupado una vez que el examen médico final esté hecho.”
“Sí, haré todo lo que pueda. Porque las quiero a todas ustedes.”
Ella estaba hablando de sus planes para el día siguiente.
Con sus asuntos con la familia Akana completos, sólo regresaron a MONM por el día, pero pasarían todo el día restante en un examen médico completo. Si no se descubrían problemas, finalmente sería el momento de que otras chicas utilizaran la droga y la técnica secreta para hacer bebés con él.
“Todas te queremos también, así que para asegurarnos de que nadie te ataque, asegúrate de no salir nunca solo o ceder a la seducción de alguien. Si dejas que eso ocurra, tendré que castigarte ♥.”
“Sí, por supuesto. Puedes contar conmigo.”
Ahora tenía una visión clara de lo que tenía que hacer y del camino que tenía que tomar. Es posible que por eso su lado masculino exhausto mostrara una recuperación notable y se endureciera y se pusiera erguido en sus pantalones.

Había seguido intercambiando un apasionado beso con Meguri antes de que se comprometieran a hacer el amor de forma intensa, pero habían pasado varios días desde entonces. El examen final en el laboratorio no había revelado ningún problema, por lo que se le dijo que permaneciera en un estado en el que pudiera tomar la droga en cualquier momento. Por supuesto no había ninguna restricción en su tarea diaria de ordeño y se le recomendó que se involucrara en cualquier acto sexual no lucrativo que deseara.
Pero una vez que se fijara una pareja y una fecha para la siguiente sesión de fabricación de bebés, necesitaba abstenerse por lo menos un día y preferiblemente dos días antes para poder recrear las condiciones en las que tuvo relaciones sexuales con Meguri. Sin embargo, nadie había hecho tal petición todavía porque las súcubos vírgenes todavía estaban trabajando para dominar la técnica secreta.
(Bueno, si tengo algo de tiempo, quiero entrenar mi propia “arma” tanto como pueda.)
Para ello, tuvo relaciones sexuales con una variedad de súcubos mientras recibía lecciones de ellas sobre cómo mejorar su resistencia y su técnica sexual. Lo que más le interesaba era pulir sus habilidades en los movimientos de cadera y buscar las partes más sensibles de la vagina, así que se acercó a madres súcubo que ya habían dado a luz y les pidió ayuda. Pidió a los súcubos que conocía que le presentaran a esas parejas, y Shitone era, por supuesto, una de las opciones disponibles.
Tal y como su hija le había advertido, las lecciones de Shitone eran increíblemente estrictas pero informativas, pero los altos estándares que ella le puso le hicieron sentir que estaba haciendo verdaderos progresos cuando los alcanzaba. Ella también tenía una gran variedad de conexiones, así que su promesa de tener sexo con ella una vez por presentación terminó con él teniendo mucho sexo con ella.
Él le había ocultado todo esto a Meguri porque le parecía incómodo, pero ella se dio cuenta inmediatamente de lo que estaba pasando cuando se reunieron en MONM y le exigió que le mostrara lo que había aprendido. Demostrar las técnicas que una madre le había enseñado en el cuerpo de su hija era increíblemente pecaminoso, pero esa técnica debía de ser algo muy importante porque Meguri parecía aún más satisfecha de lo normal. Ella había elegido no criticarle por encontrarse con su madre en secreto, e incluso le había dado autorización para recibir más entrenamiento de su madre.
Continuó usando su tiempo libre para entrenarse en las artes sexuales, pero algo le seguía molestando un poco. Después de llegar a casa y de desplomarse en la cama una noche, se perdió en un pensamiento agonizante.
Suspiro... Karen-san tampoco ha vuelto hoy.”
Se dio cuenta de que no la había visto desde la lección de técnica secreta y de hacer bebés con Meguri. Karen había estado en la habitación revisando la lección para empezar, pero después de tener sexo con Meguri, él había notado que ella no estaba.
Desde entonces, parecía como si nunca hubiera regresado a la mansión más y más a menudo. Le había preguntado a Luca y a las otras criadas sobre ello, pero ellas simplemente habían dicho que ella no estaría en casa ese día. Ella solía regresar tarde en la noche y salir temprano en la mañana, y él sólo se enteraba de ello después de despertarse.
Había preguntado en el laboratorio y en MONM también, pero como ella estaba tan ocupada, nadie sabía los detalles de dónde estaba en un momento dado y cualquier búsqueda llegaba rápidamente a un callejón sin salida. Y como el propio Kazuki tenía mucho que hacer, no tuvo mucho tiempo para preocuparse por ella. Una cosa sería que ella hubiera desaparecido, pero las sirvientas dirían que la habían visto y eso le convenció de que la podría ver muy pronto si esperaba a que pasara.
(Pero ha pasado demasiado tiempo. Tal vez hice algo malo.)
Pensando en el pasado, el día en que dejó de verla había sido bastante simbólico. Había susurrado su amor al oído de Meguri, se había corrido dentro de ella más de lo que nunca había hecho con Karen, y lo había hecho todo delante de tanta gente. No le sorprendería descubrir que eso la había disgustado.
(Ella dijo que no le importaba si lo hacía con otras personas y Meguri-san dice que es algo bueno si me llevo bien con muchos súcubos.)
Eso había cambiado su forma de ver las cosas, pero quizás se había dejado llevar un poco. Puede que no se haya centrado lo suficiente en alguien tan especial para él como Karen.
(Oh, no. Ahora que lo pienso, realmente quiero verla.)
Él había querido quedarse despierto hasta que ella regresara esta noche, pero lo había postergado ya que las sirvientas dijeron que ella no tuviera esperanzas en eso. Por eso se había desplomado en la cama y en su lugar empezó a dormirse.
(Bueno, mañana tengo que posponer cualquier trabajo y hacer algo de tiempo para verla.)
Su preocupación por Karen debe haber estado apareciendo en su cara hoy porque todos habían mantenido su distancia y él no se había corrido ni una sola vez en el laboratorio o en el salón. Así que, si decía que no se sentía bien, nadie lo encontraría sospechoso. Se sentía mal por engañarlas a todas, pero tenía que usar ese tiempo para encontrar alguna manera de reunirse con Karen cara a cara.
(Realmente me he enamorado de ella. Quiero verla en este mismo instante.)
Cerró los ojos mientras todo eso pasaba por su cabeza. A medida que su mente fue siendo gradualmente tragada por la oscuridad, la suavidad de la cama lo envolvió y se quedó dormido.

“Nh, ah, qué... ¿¡kh, hhh!?”
Sintió una sensación pegajosa como si alguien estuviera lamiendo todo su cuerpo, una sensación de succión caliente cubrió su piel, y sus caderas saltaron con placer. Sus dedos de las manos y de los pies estaban rodeados por un calor pegajoso, ya que algo los chupaba como si fueran penes. También sintió una pegajosidad que se arrastraba por sus brazos y piernas mientras lamía todo el sudor producido por el placer carnal.
“Hyahh... nh, khahhh... ahh, wow... khhh.”
Sus caderas se levantaron y su pene completamente erecto goteó líquido preseminal y se movió en todas direcciones, pero la estimulación nunca lo tocó. De hecho, parecía evitarlo intencionalmente mientras lamía todas las demás partes de su cuerpo.
Sintió lamidos y frotamientos en áreas sensibles como la base de sus brazos y piernas, la parte posterior de sus rodillas y sus axilas, y un placer tembloroso corrió a través de él. La pegajosa estimulación se deslizó desde sus axilas hasta sus clavículas, le hizo cosquillas en el cuello, le lamió las mejillas y luego le chupó los lóbulos de las orejas. Lo que parecía una lengua caliente se movía con la habilidad de unos dedos. Dos de esas sensaciones le agarraban las orejas y las acariciaban igual que a sus dedos de las manos y de los pies.
“Ohh, oh... nhhh, khhh... ghh, ahhh.”
La sensación de caricias y chupadas parecía existir sólo para cosquillear en su lado sensual y esa dulce sensación entró en sus oídos y se precipitó a su cerebro. Sus caderas empezaron a moverse más rápidamente mientras las agitaba con la esperanza de recibir un placer que sabía que no iba a llegar, esparciendo líquido preseminal por todas partes mientras lo hacía. Como si respondiera a sus patéticos movimientos, la sexy pegajosidad alrededor de sus dedos de las manos y de los pies se aceleró como si las mamadas artificiales estuvieran llegando a su clímax.
Con un calor y una presión que simulaban perfectamente el apretar de las mejillas, la succión de los labios y el movimiento de la lengua, sus dedos de las manos y de los pies se sentían perfectamente rodeados. Ese estímulo de apretar lamía y giraba alrededor de sus dedos mientras todo el tubo de pegajosidad se movía hacia arriba y hacia abajo mientras le chupaba sin cesar. Si su polla estuviera expuesta a eso, sabía que se avergonzaría de sí mismo en menos de un minuto.
(En realidad, si esto sigue así, todavía podría... ¡kh, ahhh!)
Una pequeña convulsión recorrió todo su cuerpo y su trasero se apretó con fuerza. Nada tocó su pene, las zonas erógenas de su trasero y pezones también fueron descuidadas, y sólo recibió la minuciosa lamida en el resto de su cuerpo. Cuando parecía que eso era suficiente para hacer que se corriera, su columna vertebral tembló con placer masoquista. Cuando imaginaba qué clase de abuso verbal debía estar lanzando esta persona, el semen se elevó dentro de la vara y él mental y físicamente se rendía a la dulce tentación.
“¡Agh... me estoy corriendo! ¡Karen-san!”
No sabía quién era porque la habitación estaba oscura y la manta le impedía ver, pero estaba seguro de ello. Sintió la misma caricia, estímulo, placer y amor que había recibido de ella, por lo que por reflejo la llamó por su nombre mientras levantaba las caderas y se preparaba para soltar su semilla. Sin embargo...
“¿Por qué estás diciendo el nombre de la señora Karen? Eres un amo muy grosero.”
“¿Eh? ¿Eh? Espera... ¿¡De verdad!?”
Todo el intenso movimiento que lo complacía se detuvo repentinamente y se encendió la lámpara de la cama. Al mismo tiempo, la manta voló cuando la otra persona que estaba debajo de ella se levantó.
“Sí, de verdad. Ahora, puedo perdonarte por decir el nombre de la Señora Karen, pero si hubiera sido el nombre de otra persona, habría arrancado esta cosa innecesariamente caliente y patéticamente rápida.”
“¿Luca? ¡Y por favor, deja de hacer amenazas tan espantosas!”
El corto y suave pelo plateado se balanceaba mientras los ojos verdes le miraban fijamente. La chica de piel marrón con el pecho abultado hasta el uniforme de doncella era sin duda Luca.
Su criada había enviado incontables tentáculos desde los huecos de su uniforme para enredarlos alrededor de su cuerpo y estaba produciendo sonidos lascivos y húmedos con ellos. Él podía ver que los tentáculos eran en realidad increíblemente delgados, pero se juntaban para formar tubos o cuerdas o se extendían como finas membranas para lamer toda su piel. Nada de esto era demasiado intenso, pero los recipientes tentáculo volvieron a moverse para chupar todos sus dedos de las manos y de los pies mientras que también chupaban en otros lugares con pequeñas ventosas para llenarlo de placer derretido.
“Luca, ¿por qué haces esto? Ah, ahhh... espera, déjame descansar por un...”
“No necesitas descansar. He venido a ti esta noche con algo que me gustaría pedirte.”
“¿Algo que pedirme? Qué... nhhhh... nhh, ahhh.”
Arqueó su espalda y se puso tenso y tembló hasta los dedos de los pies mientras que un líquido claro rezumaba de la punta de su pene. El placer, por supuesto, había dejado sus pezones dolorosamente erectos mientras se movían con la esperanza de que alguien los tocase. Cuando Luca le quitó la camisa y los vio, finalmente envió unos tentáculos allí y los lamió y frotó suavemente.
“Me gustaría tener tus bebés. Así que por favor bebe esto.”
“Eso es... espera, Luca... ngh, nhh.”
Antes de que él pudiera decir algo, los regordetes labios de ella tomaron la píldora y luego se movieron hacia su cara. Él sólo la había visto por un momento, pero basado en lo que ella dijo, estaba seguro de que era la píldora destinada a aumentar su vitalidad seminal. Intentó apartar la cabeza, pero los tentáculos de ella sostuvieron su cara en su lugar, lo forzaron a abrir sus labios y le taparon la boca.
La lengua de ella se convirtió en un tentáculo y lamió toda su boca mientras el tentáculo que sostenía la píldora se deslizaba hacia su garganta y la arroba adentro. Ella le proporcionó mucha saliva para ayudar a que pasara, por lo que él terminó tragando y la píldora llegó a salvo a su estómago. No sabía si usaba una capa de azúcar, pero lo que fuera se disolvió rápidamente, y el contenido impregnó su cuerpo.
“Nhhh, gh... ah, hhh... ¿qué crees que estás haciendo... khhh?”
La droga de acción rápida le hizo temblar las pelotas y pudo sentir el ardiente deseo masculino en lo más profundo de su cuerpo. Su polla creció tanto y tan dura que las venas sobresalían y se sentía como un globo mega-inflado que estallaría al más mínimo toque.
“Bien, parece que funciona. Ahora tengo que jugar contigo a fondo para aumentar tu vitalidad seminal a niveles virginales. Preferiría no escuchar tus espeluznantes gemidos, pero no te detendré esta noche. Siéntete libre de gemir y retorcerte como loco.”
Ella lo besó de nuevo y capturó su lengua con sus tentáculos y ventosas. Llenó la boca de Kazuki con su saliva afrodisíaca mientras los tentáculos delgados le frotaban la lengua y ella aspiraba su saliva. Las ventosas de sus tentáculos chuparon la lengua de él y sus labios también la chuparon en una especie de mamada de lengua que envió placer a través de su garganta y a su cerebro.
“Nhh, Nhh, lick, slurrrrrp. Suck, slup, slurrrp.. ¿Qué jal, jamo?”
Cuando hablaba, usaba sus tentáculos para acariciar su lengua y pulir sus encías y mejillas internas con un sonido pegajoso. Al mismo tiempo, continuó acariciando los dedos de las manos de Kazuki, de los pies y de los oídos, para que todo su cuerpo se sintiera cubierto por su pegajosidad. La pegajosidad que los tentáculos le frotaban significaba que el efecto afrodisíaco se empapó en su piel, por lo que sus bolas se hacían más pesadas y se hundían.
“Ahh, Luha... slurp... gh, pwahh... jadea, jadea, espera... espeda, jamos a jablar je jesto... ¿¡khhh!?”
Mientras el placer le derretía la cara, intentó hablar y detenerla entre sus besos. Ella lo miró con desagrado y enroscó los tentáculos de su pecho para apretar y retorcer las sensibles puntas erguidas que tenía.
“¿Esperas que me crea que a una fábrica de lujuria como tú no le gusta esto? Seguramente no vas a decir que no quieres embarazarme. Todos sabemos que no eres tan quisquilloso.”
“Slurp, nhh... pwahh, ahhhh... cálmate, yo nunca... nh, dije eso... hh, ahhh.”
El roce de sus pezones hizo que sus caderas se volvieran salvajes. Ella debía haber sentido el deseo del hombre en los lascivos movimientos de cadera de su amo porque su disgusto se desvaneció e inclinó la cabeza.
“Entonces, ¿por qué intentas resistirte? ¿No es mi técnica lo suficientemente buena para ti?”
“No es eso. Entiendes lo que esto significa, ¿no? Si falla, podrías perder para siempre tu oportunidad de tener hijos.”
Había oído que las súcubos vírgenes del mundo de los súcubos se estaban entrenando con ahínco para dominar las habilidades para jugar con los hombres necesarias para la técnica secreta. Si Luca no era una excepción, entonces la preocupación de Kazuki era que ella no hubiera alcanzado aún el nivel de Meguri y por lo tanto no podía aumentar suficientemente su vitalidad seminal.
“Eso no es un problema. Te lo he mantenido en secreto, pero en realidad he estado recibiendo un entrenamiento especial de la Señora Karen. No soy tan presuntuosa como para decir que he alcanzado su nivel, pero se podría decir que soy la segunda después de ella en este momento.”
(Oh, eso lo explica.)
Eso explicaba por qué Karen regresaba a casa tan raramente, por qué Luca había dejado de escabullirse en su cama por la noche, y por qué la caricia que acababa de sentir le recordaba tanto a Karen.
“Pero no puedes saber si eso es suficiente, ¿verdad?”
Meguri era todavía el único ejemplo de éxito. Los Akanames eran especialistas bien versados en técnicas para jugar con un hombre para exprimirle toda la vitalidad seminal posible. Era cierto que Luca podía tener una oportunidad ya que había visto la demostración, había recibido entrenamiento de Karen y tenía tentáculos que podían emular la lengua de Meguri, pero con tan poco tiempo para prepararse y tantas incógnitas que quedaban, se sentía imprudente apostar su única oportunidad en esto.
“¿Dirás lo mismo cuando otra súcubo venga a ti con la esperanza de hacer algunos bebés? ¿Le pedirás que practique más y que demuestre que hay una garantía del 100% de que funcionará? ¿Había tal garantía cuando lo hiciste con Lady Meguri?”
Tuvo problemas para responder a eso. Era verdad que no había habido garantías con Meguri, pero ella había insistido, y le había mostrado lo decidida que estaba a hacerlo, por lo que él había respondido a esa determinación.
“Por favor, dime cómo te sientes realmente. Esta obstinada negativa me sugiere que tienes una razón importante para ello. ...lo que quiero decir, es que escúpelo ya, que le des tantas vueltas al asunto de esta forma me molesta.”
“¿Te molesta? ¿Y mi razón? Um...”
Como para demostrar que no le dejaría salir de esto, movió su cara y sus ojos verdes se dirigieron directamente a los ojos de Kazuki. Su piel marrón estaba levemente enrojecida, y temblaba de una manera que mostraba su juventud. Sus labios brillaban con saliva y varios tentáculos sobresalían del hueco entre esa luz sexual mientras hacían señas a su deseo masculino.
(Kh, eso es tan caliente. ¡No-no, no puedo!)
Casi extendió una mano temblorosa, pero en su lugar sacudió la cabeza e intentó mantenerse en control de sí mismo. Todos sus actos sexuales y seducciones anteriores habían sido por su bien. Darle lo que ella quería aquí puede haber sido la mejor manera de compensarla por eso.
Pero no. Por eso tuvo que resistirse. En lugar de acercar su suave cuerpo, la empujó y le envió una mirada seria a sus ojos verdes.
“¡Realmente quiero tener bebés contigo, Luca! Te amo y quiero embarazarte. ¡Pero por eso quiero que tú también te enamores!”
“……………………¿Huh?”
La boca de Luca se abrió con sorpresa, pero él hablaba en serio.
Pensando en ello, sólo había podido resistir la seducción de Meguri en ese callejón porque se había sentido atraído por la devoción de Luca y la adoraba. Aunque sólo lo hacía como su deber como criada, nunca se había contenido, y él había percibido su personalidad diligente y honesta en ello. Incluso con su manera poco respetuosa de hablarle, su devoción lo había complacido y había comenzado a gustar de ella. Si alguien así lo había elegido como padre de sus hijos, él quería que fuera un acto nacido del amor, no de instintos de súcubo.
“Estoy agradecido de que te quedaras a mi lado, me protegieras y me ayudaras en la mansión y en el mundo. Me importas tanto como Karen-san, pero por eso quiero que hagas esto con alguien de quien te hayas enamorado.”
Era posible que ella fracasara con él, pero si no lo amaba realmente, terminaría lamentando la decisión, aunque tuviera éxito.
“Tal vez decidiste que querías hacer esto después de vernos a mí y a Meguri-san de cerca, pero realmente necesitas calmarte y pensar cuidadosamente sobre... ¿¡ngh!?”
Cuando dijo eso, sus labios y palabras fueron sellados por una sensación de calor.
“Mh, nh, slurrrp... lick, suuuuck.”
“Nmh, ghh. ¿Lu-Luca? Escucha... ngh, mhhh.”
Ella se tomó su tiempo para besarle y atacar cada parte de su boca antes de finalmente dejar que sus labios se separasen mientras ella respiraba pesadamente. Una clara cuerda se extendió entre ellos y ella la sorbió a su boca y le miró fijamente con sus ojos verdes.
“Pwah... ahh, uf. ¿Qué tan denso puedes ser, amo? Entiendo tus preocupaciones y lo aprecio. ¡Pero!
Ella hizo una fuerte muestra de emoción por una vez y lo agarró mientras tenía la cara roja.
“¿Crees que soy una especie de puta que se pondría cachonda por un hombre sin esperanza y abriría las piernas sólo porque mis instintos me lo dicen? Es cierto que eres el único hombre con el que tengo experiencia, pero con más razón no se me ocurriría reproducirme con alguien sólo porque fuera conveniente.”
“Um... espera... ¿quieres decir?”
Sorprendido por su intensidad, miró confundido. Ver eso debió de haber ayudado a calmarla porque respiró profundamente y dejó salir un suspiro que goteaba con exasperación.
Suspiro... deja de intentar pensar tanto, ya que claramente no eres muy bueno en ello. Sólo tienes que ponerte duro con esa polla caliente tuya como siempre lo haces.”
Cuando vio su expresión suavizarse en una gentil sonrisa, su corazón palpitó en su pecho.
(Espera, ¿desde cuándo puedes tener ese aspecto? ¡Oh, diablos! ¿¡Eso es lo que está pasando!?)
Esa dulce sonrisa fue suficiente para borrar instantáneamente sus preocupaciones y corregir su malentendido. Luca dio un suspiro de alivio cuando se dio cuenta de que sus sentimientos lo habían alcanzado.
“Si simplemente confías en mí y me encomiendas tu cuerpo, voy a jugar contigo y a provocar tu lujuria hasta que ordeñe toda la vitalidad seminal acumulada en tu polla después de no haberte corrido todo el día de ayer. Eso debería ser suficiente para darme docenas de bebés.”
(Ya lo entiendo. Todo eso fue preparado para esto.)
Los súcubos también podían estar preocupados por él, pero esto explicaba por qué nadie le había hecho eyacular sin importar a dónde fuera. El mundo entero de los súcubos había organizado las cosas, así que ahora sólo tenía que responder a sus sentimientos. Tan pronto como se dio cuenta de ello, se sintió avergonzado por resistirse.
(Esto significa que todos lo sabían. ¿Era yo el único en la oscuridad?)
Se sentía mal por ser tan increíblemente denso, pero sabía lo que podía hacer para compensarlo.
“Es cierto. Es mi culpa.”
Tenía que mostrar su determinación respondiendo a Luca y dándole todo el amor que pudiera.
“Luca, te amo. ¿Tendrás a mis bebés?”
“Sólo tengo una respuesta para eso: por supuesto. Debes haber sido inconsciente, pero la verdad es... te adoro desde el fondo de mi corazón .”

Durante unas horas después, Kazuki tuvo todo su cuerpo, excepto el pene, constantemente envuelto por la pegajosidad y atormentado por los tentáculos. Ventosas se pegaron a sus pezones y los tentáculos en forma de pincel que había dentro los frotaban, apretaban y acariciaban. Un palpitante calor se reunió en su base como si fueran penes y se llenaron de un dulce placer que le hacía a él pensar que iban a hacer erupción con leche, aunque fuera un chico.
Después de todo lo que habían jugado con su culo en la posada de aguas termales, nunca lo iba a descuidar aquí. Con la ayuda de Meguri, ella había aprendido a llevarlo a un orgasmo seco, así que le chupaba sin piedad la próstata como lo hacía con sus pezones. Le llevaba a un clímax no eyaculatorio cada docena de segundos más o menos, por lo que su mente se había quedado totalmente en blanco y era esclavo de ese placer impuro.
“Vamos, amo. Si vas a correrte, tienes que decírmelo primero.”
“Nh, ahhhh... ¡Luca, te amo, te amo... kh, me estoy corriendo!”
Ella le susurró y le sacó el tentáculo del culo, por lo que le tiró de la próstata. Esa estimulación y su voz actuaron como un reflejo condicionado. Ella sostuvo su propio cuerpo con fuerza y tembló en éxtasis mientras lo miraba, él le confesaba repetidamente su amor mientras ella utilizaba su tentáculo para ir de dentro hacia fuera. Cuando ella bajó maliciosamente su lengua tentáculo, él la tomó en su boca como si fuera un pez hambriento y la chupó.
“Nh, salivaaaa. Edes buedo ejto, amo. ¿Jo hay jada que quiedas je haga?”
“Ahh, ngh, slurp. Sí-síiiii... jadea, jadea, quiero correrme. Quiero eyacular.”
Volvió a chupar el tentáculo blando y derretido mientras sus caderas temblaban para mostrar lo mucho que quería eyacular. Sus bolas que se balanceaban debajo estaban hinchadas y levantadas en su deseo de liberar su contenido cada vez que Luca lamía el interior de sus labios mientras le chupaba la lengua.
“Nh, ahh... ¿Quieres eyacular, verdad, amo? ¿Dices que quieres penetrar mi coño, tomar mi virginidad y embarazarme? ¿Por qué querrías hacer eso?”
“Ahhh, sí, quiero... quiero eyacular, Luca... te amo, Luca... te amo, así que quiero hacer eso... ahh, por favor déjame correrme dentro de ti.”
Él tenía sus miembros atados y sujetos a la cama mientras ella se ponía a horcajadas en él, así que no podía ni siquiera tocarla hasta que ella lo dejara ir. Cuando ella le empujó los muslos para bajar sus caderas, él no pudo ni siquiera empujar sus caderas para tratar de escapar de las intensas palpitaciones de su interior.
“Je . Realmente eres el amo más vergonzosamente caliente que una criada podría tener. ¿De verdad me amas tanto ?”
La cama crujió y ella miró el rostro suplicante y lloroso de Kazuki con un brillo fascinante en sus ojos. Sus labios se separaron sobre él y mucha baba goteó en su cara mientras dejaba atrás unos lascivos y pegajosos hilos. El dulce aroma cubrió la cara de él y puso una mirada aturdida mientras abría la boca, sacaba la lengua, y se esforzaba por sorber su baba. El sabor fue suficiente para que su mente se entumeciera y para que su polla palpitara de placer y golpeara patéticamente contra su estómago. Cuando ella usó sus tentáculos para levantar su falda y revisar su pene, sus labios se enroscaron en una sonrisa y sus manos se movieron hacia su hendidura sexual.
“Mira esto, amo. Esta es mi vagina.”
Desató las cuerdas, se quitó las bragas y se las metió en la boca. El fragante néctar femenino derritió sus ojos mientras él miraba su coño.
La flor de carne se extiende abierta entre su suave piel marrón y sus suaves muslos. Resplandecía de un color rosa claro y estaba tan derretida que un néctar claro goteaba desde el interior. Su húmeda piel era seductora y el contraste con el brillante color de su vulva inspiraba la lujuria de Kazuki y mantenía sus ojos pegados a ella.
“Qué reacción tan increíblemente lasciva. Realmente has vuelto a algo como un virgen ♥. Tu polla virgen quiere quitarme la virginidad, ¿verdad?”
Reunió fuerza en sus dedos para extender su vulva aún más. La carne interior se tensó y produjo un sonido pegajoso y él pudo ver algún tipo de membrana carnosa dentro del agujero.
“Ah, ahh... Luca... el coño de Luca... el himen de Luca.”
“Jee, jee ♥. Se parece a uno, ¿no? Pero los súcubos no tienen himen. Esta es una imitación de himen que hice tejiendo mis tentáculos juntos. Por otra parte, nunca has visto un himen humano, así que no notarías la diferencia de todos modos ♪.”
Su risa burlona hizo que su erección palpitara de placer. Viendo que eso causó que más baba sexual fluyera de sus labios y goteara hacia la base de su pene. Pensó que sólo eso le iba a hacer volar su carga, pero lo soportó porque no podía imaginar hacer nada con este deseo más que entrar en ese pote de miel y bombear todo su semen dentro de ella.
“Ah, ahh... apúrate... Luca, po-por favor.”
“Jee, jee. Sí, sí, lo sé. Puedes fingir que te estás follando mi agujero virgen mientras yo te follo a ti y me llevo toda tu esperma para mí. Sé que eso es lo que quieres, amo pervertido y masoquista .”
Ella bajó sus caderas mientras que unos pocos tentáculos aparecieron alrededor y levantaron la polla de Kazuki en línea recta. Se frotaban pegajosamente contra esta vara y podía sentir un montón de esperma saliendo de sus bolas. Antes de que pudiera pensar en detenerlo, su uretra creció varias veces su tamaño habitual y su grueso deseo masculino se elevó más de la mitad de su pene.
“¡Ah... agh, khhhh! No, me voy a correr... Luca, me voy a correr... ¡rápido! No puedo detenerlo... ¡Está saliendo!”
“Mal amo. Debes correrte dentro de mí. Como prometiste antes .”
El semen brotó de la punta de su vara temblorosa cuando su corrida ascendente lo empujó hacia afuera y un espeso olor a macho salió a borbotones. Y justo antes de que el semen saliera...
“Ya, he tomado tu polla virgen dentro de mí ♥.”
“Gh, nhhh... kwahhhhhh! Yo-yo... ahhhh, ¡me estoy corriendo! Luca... te amo, ¡te amo tanto!”
Los tentáculos externos apoyaban su pene y los internos se separaron de su tubo de carne. Ambos lo guiaron hacia el interior como si fuera un virgen que no tenía idea de dónde ponerlo. Rugió como una bestia y gritó su amor por la criada. Eso era lo único que ella le había ordenado hacer. Ya sea por el culo, el pene, un beso o los pezones, él debía decir su amor por ella cuando llegara al clímax.
“Ahhh... más, amo. Dame más... khh .”
Ella siguió bajando sus caderas hasta que el pene de Kazuki siguió los rieles de los tentáculos hasta la parte más profunda de la vagina. Esa carne caliente, húmeda y suave masajeó su pene junto con los tentáculos. Sus caderas se elevaron lo suficiente como para levantarla a ella de la cama y la cabeza hinchada golpeó su cérvix. Ese anillo blando picoteaba en la punta sensible como labios mientras que los pequeños tentáculos del interior acariciaban la vara y rodeaban y chupaban la parte inferior. Toda su polla fue acariciada desde la base hasta la punta.
“¡Kh, ahhhhh, me estoy corriendo! ¡Luca, te amo, te amo, te amo!”
Gritó mientras un placer alucinante recorría su cuerpo, abría el esfínter de la base de su pene y dejaba salir la esperma. El placer desatado y la sensación de liberación adormecieron el centro de placer de su cerebro y el comando para tensar sus músculos no pudo pasar. El esfínter aflojado continuó dejando pasar el semen, por lo que su deseo masculino se aceleró y se bombeó en la vagina de ella.
“Nhh, ahhhhhh . Amo... ¡eso es increíble, nhhh! Está todo dentro de mí... ah, hee, kyah... anh, nhhh .”
Nunca había escuchado una voz tan sexual de ella, y la autodenominada leal sirvienta retorció indecentemente sus caderas sobre su entrepierna. Su tubo de carne lo llevó más allá del límite para que la suave carne y los tentáculos rodeasen su pene, se arrastrase repetidamente por él, y lo acariciaran como si bombease el deseo masculino hacia su útero.
Mientras tanto – en lo que pudo haber sido un movimiento subconsciente – ella movía repetidamente sus caderas hacia atrás y hacia delante, torciendo la base del pene de Kazuki de una manera que enviaba un cosquilleo de placer a través de su próstata y forzaba a salir aún más semen. El tentáculo que lo sujetaba había dejado de jugar con él y ahora lo follaba sin piedad y le aplicaba presión a la próstata para expulsar el semen impregnado.
“¡Ghh, ahhhh! ¡Luca, te amo! ¡Te amo y me estoy corriendo de nuevo! Te amo, te amo... Luca, Luca... ¡Te amo y no puedo parar!”
“Nh, ahhn, khhhhn . Ahh... a-amo... te amo. Te amo... nh, ahhh... como tú me amas a mí ♥.”
Cada vez que su amo le confesaba su amor por ella, un poderoso temblor recorría la parte inferior del estómago de Luca y su carne vaginal teniendo orgasmos se apretaba con fuerza para masajear y acariciar el pene. Ese simulacro hizo que las caderas de Kazuki saltaran, por lo que golpeó el útero de ella una y otra vez y coloreó el interior de blanco en un abrir y cerrar de ojos.
Cuando su semen fue aspirado en el agujero de carne que los súcubos utilizan para almacenar la semilla masculina, su vara estalló con aún más para llenar su vientre de nuevo con el semen fresco.
(Gh, hhh... ahhh, todavía me estoy corriendo... Luca es tan jodidamente ardiente. Y tan jodidamente linda. Luca, realmente te amo.)
El placer orgásmico era tan fuerte que se sentía como si le hubieran chupado el alma, pero se las arregló para levantar su cara derretida para ver la sexualidad de Luca. Esa cara que normalmente sólo lo molestaba e insultaba, ahora se había derretido y formaba la dulce sonrisa de una doncella enamorada mientras su mano frotaba amorosamente la parte inferior de su estómago. Parecía sentir la vara de carne dentro de ella y movía su mano al mismo tiempo que los tentáculos internos como una forma de decirle a su semen que saliera con aún más intensidad.
“Más... vente más, amo... Amo Kazuki ♥. Dame toda tu preciosa semilla. Nh, ahh, ¡me encanta tu polla! Me encanta tu semen, me encanta tanto. Ámame aún más. Me encanta tanto.”
Sus derretidos y calentados ojos le miraban fijamente con demasiado amor como para esconderlo. Parecía incapaz de controlar totalmente sus tentáculos que se extendían hacia él para picotear y rodar alrededor de sus pezones y también chupar y besar dulcemente sus labios y lóbulos de las orejas.
“Te amo, amo, te amo. Te amo mucho. Gracias... gracias por mantenerme a tu lado. Nh, ahhhhhh . Sí, nuevo semen... nhh, me encanta .”
Una nueva y poderosa eyaculación estalló en lo profundo de su interior. La hizo arquear su espalda y envió un anhelado temblor a través de su cuerpo mientras extendía suavemente sus manos hacia él. Él se dio cuenta de lo que ella quería, así que extendió la mano, entrecruzó sus dedos y los apretó para no soltarlos.
“Luca, te amo. Me correré todo lo que quieras, así que ten mis bebés. ¿Entendiste eso, Luca? Dime que tendrás mis bebés. Kh.”
“Nhhh, sí, síii ♥. Lo haré. Tendré tus bebés, amo. Haré muchos bebés de tu semilla, amo Kazuki ♥. Ah, mhhhh .”
Los tentáculos no debieron ser suficientes para él porque indicó que quería los labios de su amada doncella, así que se acostó sobre él y comenzó a chuparle los labios. Hacía mucho tiempo que no la besaba sin que ella separara su lengua en tentáculos, pero eso significaba que la lengua normal en realidad le traía más excitación y placer y una palpitación caliente corría a lo largo de su columna vertebral. Su apasionado ataque a la lengua del otro produjo un sonido indecentemente húmedo de sus bocas y la saliva espumosa cubrió los bordes de su boca y dejó salir un dulce aroma.
“Nmhh, sluck, slurp, slup, liiiick . Vente un montón... dentro de mí... y hazme una mami, amo .”
Ella apretó sus manos y amorosamente frotó su piel contra él. Sus dedos se frotaban con los de él, sus tentáculos se frotaban con sus dedos, y sus tentáculos y ventosas acariciaban y chupaban todas las demás zonas erógenas de él.
Su polla fue masajeada con una presión y suavidad que superó el resto del placer combinado. La vagina de Meguri se había sentido como si estuviera llena de innumerables puntas de lengua, pero el tubo de carne lleno de tentáculos de Luca era realmente como un nido de Escilas. Acariciaron toda la longitud de su vara y las ventosas la besaron sin cesar.
“Ah, gh, hhhh. Me corro, me corro de nuevo, Luca. Te amo. Nmh, slurp... te amo, Luca.”
“¡Hyah, ah, ahhhhh! ¡Sí, dámelo! ¡Estoy lista, así que dámelo! Nh, te amo.”
Ella lamió y besó toda su cara mientras que sus caderas rebotaron arriba y abajo y su gran trasero se golpeó contra su entrepierna. Casi parecía estar dando intencionadamente una bofetada tan fuerte como podía, y usaba el movimiento de toda la parte inferior de su cuerpo, así como el movimiento de su carne interior para exprimir hasta la última gota de semen. Él levantó sus caderas en respuesta y empujó su polla profundamente dentro de ella mientras liberaba todo el ardiente deseo masculino que ella le estaba succionando.
“¡Khh, ohhhhhh! ¡Me estoy corriendo! Luca, te amo.”
“Gh, khyahhhh . Sí... nhhh, me estoy corriendo, amo. Te amo, me estoy corriendo . ¡Ahhhhhh!”
Inundó su vagina con tanta lechosidad que podía sentirla regresar y golpear la cabeza de su pene. Todo su cuerpo convulsionó y su vagina se apretó más que nunca en el orgasmo.
“Gh, nh, ah, ohhh... puedo sentirlo... nhhh, sí... amo, te amo. Te amo. Es tan bueno, ahhhh .”
Las horas de preliminares y orgasmos secos le habían llenado las bolas de vitalidad seminal que ahora llenaba el útero y el corazón de la sirvienta Escila junto con su semen, derritiendo su mente racional y su deseo femenino. Sin embargo, su deseo masculino todavía tenía más de la mitad de su vitalidad seminal y ella no estaba dispuesta a pasarlo por alto.
“Más... dime que me amarás para siempre... y abrázame fuerte. Amo Kazuki, bésame. Nhhh...ah, bésame y dime que me amas ♥.”
“Nmh, beso, smack... ahh, te amo.”
Cuando movieron sus rostros juntos, los grandes pechos de Luca se aplastaron y se frotaron contra él, lo cual encendió la lujuria de Kazuki de nuevo. Su polla seguía estando tan dura como siempre, el bote de miel que la contenía la chupaba, y su trasero comenzó a ser follado de nuevo.
“Ahh, hahhhhh... tendré tus bebés... beso, beeeso... ahh, así que elógiame, amo... nhhh .”
Pidió un beso y sacó la lengua. Él la frotó con su propia lengua y le soltó una mano para frotarle la cabeza como alabanza por su apasionado servicio como criada, pero...
“Nh, no. No me sueltes la mano.”
“Nh, lo siento.”
Volvió a tomar su mano y en su lugar mostró su amor por ella besándola y frotando su mejilla contra ella. También la empujó desde abajo para revolver su voraz vagina, arrojó mucho semen dentro y mantuvo la eyaculación de fecundación.
“Nh, ahh, sí. Más jugo de polla... es tan espeso. Nh, nh, khhh ♥. Amo Kazuki, dime que me amas... y muéstrame con tu semen ♥.”
Dudaba de que hubiera dejado de follar con ella si la criada no hubiera dejado de pedirle más.

“Excelente trabajo, amo. Es casi seguro que me has dejado embarazada, así que te dejaré en paz por esta noche. Algo de eso fue un acto para ponerte de humor, por lo que me alegra que seas tan simple de engañar. Ya puedes dejar que tu polla se quede flácida. Esa erección ya no es necesaria.”
Trató de hablar con su calma habitual, pero se sonrojó en sus oídos y hubo un temblor y una nota sexual en su voz. Además, él la sostenía por detrás y jugaba con sus grandes pechos, pero ella no intentó detenerlo. Incluso él podía ver que ella sólo estaba dando excusas para ocultar su vergüenza.
“Eres tan linda, Luca. Siempre lo eres, pero esta noche lo eres más que nunca.”
“No... no seas ridículo. Y debo reiterar que no necesito que estés tan caliente ahora que el acto está hecho, así que... nh...”
Él deslizó su erección dentro de la falda de ella y disfrutó de la suave sensación de presionarla contra su trasero mientras que también buscó sus pezones erectos sin sostén a través de su uniforme de sirvienta y los enroscaba suavemente. Tal vez debido a que se había corrido dentro antes, su cuerpo se mantuvo en estado de excitación, por lo que ella reaccionó divertidamente bien, lo que deleitó su deseo masculino. Él pensó que ella nunca podría relajarse si no se deshacía de algo de ese deseo, así que empezó a quitarle el uniforme de doncella. Ella aún no hizo ningún intento de detenerlo.
“Honestamente, ¿es esto todo en lo que piensas? Una perra en celo tendría más control que tú.”
Se quejó, pero gimió dulcemente y por lo demás reaccionó positivamente a cada movimiento de sus dedos desnudos. Cuando él llevó un dedo a sus labios, ella lo rodeó con su lengua cubierta de saliva y lo chupó con fuerza.
“Mierda, estás intentando que te ame aún más, ¿verdad? Te amo demasiado.”
“E-Esas palabras dulces... no-no te llevarán a ninguna pa-parte. Y no debemos hacer esto. ¿Qué hay de Madam Karen?”
Su voz sonaba tensa y protestó, pero eso sólo lo llenó de más amor por ella.
“Ya veo. ¿Un juego de rol de infidelidad? Creo que realmente podría entrar en eso.”
“Oh, ya lo haces, ¿verdad? Entonces, ¿debo seguir con ese escenario de ahora en adelante?”
“No, creo que Karen-san preferiría que siguieras actuando como siempre lo haces. Y yo también prefiero que te comportes como siempre.”
Justo cuando dijo eso, su cabeza se sintió fría y todo su cuerpo se congeló. Miró nerviosamente hacia atrás para encontrar una diosa sonriente junto a la cama.
“……… Um, esto no es lo que parece. Hay una muy, muy buena explicación para todo esto.”
“Ya, ya. No te asustes. Yo fui quien envió a Luca-chan aquí en primer lugar. Y parece bastante natural que prefieras su verdadero yo .”
Tenía miedo de preguntar cuánto tiempo había estado mirando y escuchando. Un sudor frío brotaba de su piel y no podía moverse. Luca permaneció relajada en sus brazos y ella se inclinó hacia Karen como de costumbre y le habló aún más cortésmente que ella con él.
“Estoy siempre agradecida por su guía y por darme esta oportunidad.”
“Jee, jee ♪. Nada me haría más feliz que saber que estás contenta con los resultados.”
Karen respondió con una voz brillante y alegre, frotó la cabeza de Luca, y luego giró sólo su cabeza hacia Kazuki. Una mirada de desesperación llegó a su cara cuando se dio cuenta de que por fin había llegado el momento de pedir perdón.
“Um, ¿Kazuki-san? No estoy enfadada. De verdad.”
Dado lo que Meguri le había dicho sobre la naturaleza de los súcubos, eso era probablemente cierto, pero se sentía culpable por cómo había estado tratando de condimentar las cosas. Eso le hacía sentir una extraña combinación de torpeza y excitación, pero sobre todo quería encogerse en la nada.
“Eso estaría bien. Oh, ¡lo que me recuerda!” Aplaudió con las manos juntas como si intentara distraerla y le hizo una pregunta que le había estado rondando. “¿Por qué le diste a Luca un entrenamiento especial y armaste este plan? ¿Y por qué no me lo dijiste? Siento que eso habría simplificado las cosas.”
“¿Quieres decir que no habrías tenido tanto miedo?”
Karen se rio y probablemente no quiso decir nada con eso. Él confió en eso, pero el miedo se apoderó de su corazón cuando sintió la presión de su dulce sonrisa.
(Oh, ¿esto es lo que significa ser azotado?)
Se dio cuenta de cómo su propio padre debe haberse sentido muchas veces mientras sacudía suavemente la cabeza y respondía.
“No-no, eso no. Aunque habría sido menos impactante de esa manera.”
“Jee, jee. Entonces parece que la sorpresa fue un éxito ♪. Cuando Luca-chan se me acercó para hablar de ello, tuve el presentimiento de que sería una sorpresa para ti ♥.”
Su motivo no había sido nada más que causar problemas, pero era su otra respuesta la que realmente importaba. Él esperaba esa respuesta con una amarga sonrisa y ella finalmente se la dio mientras le miraba con alegría.
“Bueno, si debes saberlo, fue sobre todo mi propio egoísmo el que me llevó a ayudar a Luca-chan a adelantarse a las otras chicas entrenándola y creando esta oportunidad aquí.”
“¿Tu egoísmo? No es frecuente que hagas algo así.”
Aunque tenía un deseo un tanto fuerte de tener las cosas para sí misma, en general era racional, justa e imparcial en la forma en que manejaba las cosas. Como hombre que se había enamorado de ella, él tenía curiosidad por saber qué le había hecho desencadenar este egoísmo.
Ella debe haber notado la curiosidad en su cara porque se río en silencio y respondió honestamente.
“Sí, mi deseo egoísta aquí era enseñar a Luca-chan lo que es el verdadero amor.”
“¿Verdadero amor? ¿Qué quieres decir con eso?”
“Ella vivió sola desde muy joven y acabó en la familia Sakuma, donde la criamos. Ya lo he mencionado antes, ¿no?”
Karen comenzó a hablar de la raza Escila de Luca. Hace mucho tiempo, la raza Escila había comenzado una guerra en un intento de unificar el mundo de los súcubos, pero que había sido suprimida por una alianza de los otros súcubos y que fueron oprimidas durante mucho tiempo después.
“Por supuesto, todo eso sucedió hace milenios, así que a nadie le importa ya. No es más que una vieja historia.”
Ese no debe haber sido su punto principal porque continuó con su explicación.
Había sido olvidada, pero la opresión había sido real, y los números de la raza Escila habían bajado drásticamente durante los largos años. Por eso eran una minoría extrema entre los súcubos, así que sería como un milagro que Luca encontrara a otro de su misma especie.
“Para el caso, fue un milagro que nosotros la encontráramos en primer lugar. Pero hoy en día no hay barreras raciales en el mundo de los súcubos, así que traté de adorarla como a una hermana y cuidarla como lo hago con Rumina. Pero...”
“¿Terminó viéndote como su ama?”
Karen asintió con tristeza.
“Por supuesto, no negaré que es una forma de amor. Está claro para todos los involucrados que la amamos y que ella nos ama. Pero – y sé que esto es sólo mi propio deseo egoísta – quería que ella sintiera el amor de una familia.”
Aunque no hubiera barreras raciales, los vínculos dentro de una raza tenían que ser algo especial entre los súcubos. Tenía que proporcionar el mismo calor suave que los vínculos de amor entre un padre y un hijo o entre hermanos. ¿Y una súcubo solo podía sentir eso de un pariente de sangre o de otro miembro de su raza?
“Sigo creyendo que no es así, pero no sabía cómo hacerla entender. Así que el único método que se me ocurrió fue presentarle otra Escila.”
“¿¡Encontró otra!?”
Eran una minoría tan extrema que Luca podría ser la única que quedara, así que fue un golpe de buena suerte extremo, pero Karen sonrió suavemente y sacudió la cabeza.
“No, no lo hice. Pero encontraremos una. O tú y Luca-chan la harán .”
“.............Oh, eso es lo que quiere decir.”
“¿Eh? ¿Eh? ¿Qué quiere decir, Luca? ¿Qué quieres decir, Karen-san?”
Luca finalmente habló y asintió con la cabeza entre sus brazos, pero él aún estaba confundido y miró a las dos en busca de una explicación. Seguramente no les estaba pidiendo que salieran al vasto mundo de los súcubos en busca de una Escila como cuando encontraron a Meguri.
(En realidad, lo haría con gusto si fuera posible.)
Honestamente estaba preocupado de que eso no fuera posible antes de que su vida se acabara. No podía imaginar cómo resolver ese problema y simplemente las miraba confundido.
“Amo, ella dice que ‘encontraremos’ uno, pero eso no es del todo exacto. Ya lo hemos hecho. Justo aquí en mi vientre. ¿No es así?”
Ella apoyó su suave cuerpo contra él y frotó suavemente la parte inferior de su estómago. Eso fue finalmente suficiente para que Kazuki se diera cuenta y se sintiese muy denso.
“O-ohh. Eso es lo que quieres decir. ¡Ahora lo entiendo!”
“Sí, eso es lo que quiero decir . Es por eso que pasé tan dolorosamente lejos de ti dándole a Luca-chan lecciones individuales.”
Él no estaba seguro de cuánto tiempo ella había estado planeando esto, pero Karen pensó que la solitaria Luca aprendería el amor de la compañía de su propia raza si tenía un hijo Escila. Y nunca habría usado a Kazuki como pareja si Luca le hubiera odiado y se hubiera negado a estar con él. Esta era la mujer que ponía a los demás por encima de sí misma, tanto que se había ofrecido a dejar que Kazuki tomara la virginidad de su preciosa hermanita en lugar de la suya propia, así que si así era como ella veía la relación entre él y Luca, entonces él tenía aún menos razones para dudar de ello.
“Sí, y aparte del amor racial y familiar, también quería enseñarle lo que es el amor romántico . Aunque cuando vi lo rápido que se apegó a ti y se negó a apartarse de tu lado por un segundo, me preocupó un poco que se enamorara demasiado rápido de ti.”
“No podría haberme malinterpretado más, señora Karen. ...Amo, por favor, borre esa sonrisa de su cara.”
Esa reacción hizo que adorara a Luca aún más. Ella se encogió y luchó en sus brazos, pero él la sostuvo suavemente, enterró su cara en su pelo y le frotó la mejilla.
“Luca, te amo. No te dejaré ir, aunque me lo digas.”
“Ugh... ¿qué tan estúpido puedes ser? Por supuesto que no lo harás.”
Sus mejillas rojas se hinchaban de disgusto y lo miraba con ojos húmedos.
“Vas a ser el padre de esta niña...”
Se avergonzó y eligió una palabra más formal mientras intentaba distraerle de eso agarrándose a su brazo y frotándose contra él. Él la dejó hacerlo mientras la acariciaba, causando que su cuerpo caliente se relajara y se presionara amorosamente contra él.
“Vaya, vaya ♪. ¿No tienes suerte, Luca-chan? Tienes una familia maravillosa ahora ♥.”
“Sí, hermana Karen. Muchas gracias”.
“¡Luca-chan... Luca-chaaaaaaaaan!”
Ese la forma de dirigirse tomó a Karen por sorpresa y su medidor de complejo de hermana pareció sobrecargarse. Ella abrazó a los dos abrazadores al mismo tiempo.
“¡Gracias también, Luca-chan! Quería que fueras feliz desde hace tanto... sollozo... tanto tiempo.”
“Lo entiendo, así que... no... no puedo respirar.”
Luca luchó con su cara cubierta por enormes pechos, pero finalmente dejó de luchar o de moverse en absoluto. Kazuki intentó rescatarla, pero Karen le dio una sonrisa tranquilizadora, retrocedió un poco y frotó la cabeza de Luca mientras la chica dormía tranquilamente.
“Está cansada, así que déjala descansar. No ha dormido mucho últimamente con su trabajo en la mansión y su práctica de técnica secreta, por lo que no ha tenido muchas oportunidades de descansar.”
“¿No significa eso lo mismo para ti, ya que tienes tu trabajo y la estabas entrenando? Espera...”
Sintió que se olvidaba de algo, pero una sonrisa sexual apareció en el rostro de Karen, sus ojos brillaron seductoramente y ella movió su rostro de cerca.
“Así es. Pero a diferencia de Luca-chan, yo no usé toda la resistencia que me quedaba . Todavía me queda mucho. Je je. Eh je, je, je.”
“¿U-Um, Karen-san? Ngh, pwah, ah... nmhhhhh.”
Antes de que pudiera decir nada, su sabor llenó sus papilas gustativas y pensamientos por primera vez en un tiempo. Ella fue su primera mujer y la primera en enseñarle cómo era una súcubo, así que cuando lo besó y lo empujó a su espalda, no sintió ningún deseo de resistirse.
“Hiciste bebés con Meguri-san y has estado teniendo sexo con todo tipo de súcubos mientras te olvidabas de mí. Y ahora te divertiste con Luca-chan, así que sabes lo que esto significa, ¿verdad?”
“No me he olvidado de ti. Y no estoy completamente seguro de lo que significa, no.”
Ella le miró enfadada, pero se rio porque esperaba esta respuesta. Le extendió la mano a su mejilla y la frotó suavemente.
“Pasé todo el tiempo fuera pensando en las cosas increíbles que haríamos la próxima vez que te viera.”
Acababa de terminar su sesión de reproducción con Luca, pero su erección había vuelto con toda su fuerza. Se empujó contra su entrepierna y ella sonrió.
“Jee, jee. Ese es mi Kazuki-san ♥. Ahora, hagamos esto aún más maravilloso de lo que estaba imaginando. Sigamos hasta la mañana y desde ahí hasta mañana por la noche .”
La esposa sonrió ante el comportamiento de su marido y se quitó la ropa de forma sexy como si no pudiera esperar un segundo más para unirse a él.


[1] Se refiere a ese palo de bambú al que le cae agua por encima y que golpea el suelo al estar lo suficientemente lleno. Como curiosidad, estos “aparatos” eran/son usados para ahuyentar animales.
[2] Son una clase de criaturas pertenecientes al folclore japonés. Algunos tienen partes animales, partes humanas, o partes de los dos, tales como los Kappa y Tengu.
[3] Son ornamentos para el cabello utilizados en peinados tradicionales japoneses.
[4] Una pin-up es una fotografía u otro tipo de ilustración de una persona en actitud sugerente o simplemente sonriendo, saludando o mirando a la cámara fotográfica que suele figurar en las portadas de revistas, cómic-books o calendarios, etc.​ A las modelos que posan para estas obras se las denomina pin-up.


Anterior | Índice | Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario