martes, 14 de enero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 93 - Un error en el bosque nocturno

Maestro de Nada


Capítulo 93 - Un error en el bosque nocturno 



Pasado el pueblo minero de Alessa, entre las montañas, se extendía el bosque de Berulu. Ese bosque estaba oscuro durante el día, debido a que las ramas y las hojas crecieron tanto que cubrían el cielo. Pero el bosque en el que estábamos ahora era un lugar tranquilo donde la luz del sol se filtraba a través de las hojas. No estaba seguro de qué tipo de árboles eran, pero parecían coníferas[1]. La mayoría de ellos parecían estar a una distancia uniforme, sugiriendo que alguien los había plantado aquí. Pero eso también hacía que fuera más fácil perderse. Todo se veía igual. ¿No sería eso típico? Perderse en un bosque.

“Este bosque tiene una visión clara y debe ser seguro.”
“Saldrás lastimado si bajas la guardia así.”


Daniela me advirtió con un pequeño golpe de codo mientras caminaba tranquilamente a su lado. Bueno, crecí en un país relativamente tranquilo, por lo que venir a los bosques me hizo pensar en el baño en el bosque, los iones negativos y los puntos de curación. Pero sabía que ya no estaba allí. Ese no era un lugar donde pudiera pasear con una gran espada en mi hombro.
Una cosa de la que debes tener cuidado al luchar en el bosque es cuánto espacio tienes para mover tu espada. Usar una espada larga por aquí podría convertirte en un leñador. Cortar árboles en lugar de monstruos no es la mejor manera de mantenerse a salvo. Por supuesto, una gran espada como la mía sería casi inútil.
Sin embargo, debido a esta misma razón, ¿no significaría que, si de alguna manera lograra usarla aquí, podría usarla en cualquier lugar? Empecé a considerar seriamente esta posibilidad. Desafortunadamente, ni un solo monstruo había aparecido todavía. Era la paz misma.

“Creo que mañana podríamos salir si seguimos caminando así.”
“Si las cosas se mantienen así, sí.”

Daniela amplió su alcance de detección de presencia y constantemente miraba a su alrededor mientras caminaba. De un vistazo, podrías pensar que era una viajera que disfrutaba del paisaje, pero sabía que su mano podría alcanzar su espada en un instante. No estaba bajando la guardia en absoluto.
¿Estaba siendo demasiado cautelosa? No pude evitar preguntarme. Estaba empezando a ponerme nervioso. ¿Qué pasa si algo realmente sucediera? Bajé las manos que sostenía detrás de mi cabeza y decidí caminar como Daniela, para poder entrar en una posición defensiva en cualquier momento.
Sin embargo, no pasó nada ese día, y ahora era de noche. Escuché los sonidos familiares del crepitar de la leña cuando tomé el primer turno. Con una espada que recordaba a cierto mercenario experimentado, miré las llamas y extendí el alcance de Detección de presencia.

“Esto es muy aburrido... Prefiero estar besándome con Daniela...”

Ella estaba durmiendo en la tienda. Siempre nos turnamos para dormir cuando acampamos afuera. Nunca bajes la guardia. Esa era una cosa que nunca hacíamos.

“Ahhh... acostumbrarse a la vieja rutina hace que sea difícil...”

Murmuré, pero no había nadie con quien hablar. Realmente estaba bajando la guardia de alguna manera, recientemente. Fue lo mismo cuando trabajaba en el turno de noche. Estando solo allí sin nadie en quien confiar, había sido tan cauteloso que ni siquiera iba al baño hasta la mañana durante los primeros días.
Pero luego te acostumbras al trabajo, entiendes a qué hora es probable que haya clientes, y hubo una vez que estuve tan relajado que me quedé dormido en la oficina. No pudo haber sido mucho más de cinco minutos. Me desperté y revisé frenéticamente los monitores de seguridad para ver que alguien estaba esperando frente al mostrador. Mi mente se quedó en blanco entonces. Afortunadamente, si puedes llamarlo así, era un cliente habitual que tuvo la amabilidad de decir: “Está bien. Estás aquí solo, así que no se puede evitar.” Solo pude disculparme mientras se reía entre dientes.
Esperar solo un minuto en la caja se sentía demasiado tiempo. Había algunos clientes que se enojarían si los obligaran a esperar diez segundos. Si este hubiera sido un cliente diferente... eso me hizo estremecer.
Por supuesto, nunca permití que eso volviera a suceder.

“Estoy en la misma situación ahora ...”

Realmente lo estaba. Un nuevo lugar. Una nueva tarea. Y ahora estaba familiarizado con ella después de repetirlo tantas veces. Era justo en estos momentos donde era probable que fallara.
Me golpeé las mejillas con fuerza, para reponerme. Muy bien, me sentía despierto ahora. El truco para vivir una buena vida era no repetir tus errores.
Aun así, siempre había momentos en que los humanos cometen errores sobre los que tienen poco control. Y así fue cuando me recuperé, extendí el rango de detección de presencia y me concentré en aumentar su precisión...
...que no pude lidiar con la emboscada desde arriba.
De repente, un objeto grande cayó sobre la hoguera frente a mí con una explosión de chispas y madera. Las chispas me cubrieron por un instante.

“¡Gaah!”

Estaba tan sorprendido que levanté los brazos para cubrirme la cara. Y fue entonces cuando vi que había algo delante de mí. En el mismo instante, me concentro nuevamente en la detección de presencia para ver qué era. Sentí magia por eso. Y las longitudes de onda de esa magia eran las de un monstruo.

“¡DANIELAA!”

Bajé mi gran espada todavía envainada y llamé a mi confiable compañera. Eso fue todo lo que hizo falta. Sentí una fuerte reacción mágica que se extendía desde la tienda, y caí frenéticamente al suelo.
Inmediatamente, un remolino de viento que parecía miles de espadas salió disparado y se estrelló contra el monstruo. Los sonidos disonantes de viento cortante y los gritos de dolor del monstruo llegan a mis oídos. Intentó arrastrarse lejos. Fue entonces cuando finalmente desenvainé mi espada. Al mismo tiempo, Daniela salió de la tienda, con su espada también en la mano.

“¡Lo siento! ¡Vino de arriba!”
“Entonces atacó desde los árboles. Tú no tienes la culpa. Es muy difícil usar la detección de presencia hacia arriba.”

Quizás Daniela estaba haciendo eso mientras caminábamos durante el día. Si así fue, yo era un bastardo descuidado. Quería golpearme a mí mismo.

“No pude verlo con claridad. ¿Qué fue eso?”

Señalé con la mandíbula. Había sido destrozado por el viento y ahora estaba cubierto de sangre cuando se arrastró y nos fulminó con la mirada.

“Hmm. Es un simio de sangre... Luchan bien, pero son buenos con las emboscadas. Son uno de los pocos monstruos que pueden usar Bloquear Presencia.”
“Bloquear Presencia... eso apesta. Ni siquiera lo noté hasta que pude verlo.”
“Eso es lo que sucede cuando la habilidad de Detección de Presencia es menor que Bloquear Presencia. No había nada que pudieras haber hecho.”

Pero aun así... supongo. Esto sucedió justo cuando recuperé mi determinación de hacerlo mejor, de no fallar. Esto realmente estropeaba las cosas. Me hace enojar.
El simio de sangre pareció obligarse a ponerse de pie a pesar del dolor. Su cabello se erizó al gruñir. Levanté la gran espada y me concentré. Pero luego Daniela me tocó el hombro.

“Ese es el plan del simio de sangre. Quiere que te concentres en él...”

Dijo mientras se daba la vuelta y sacaba su espada. Un grito de dolor hizo eco.

“Y los otros atacan por detrás.”

El ojo derecho del otro simio de sangre había sido atravesado, y se estaba volviendo loco e intentaba quitarse la espada. Había estado tan cerca de nosotros, y no tenía idea... Este bosque era una locura.

“Ahora concéntrate. Los simios de sangre atacarán como grupo. Considera la probabilidad de que haya diez de ellos aquí.”
“Maldición. ¡No me atraparán...!”

Daniela sostuvo su espada mientras generaba cuchillas de viento a nuestro alrededor. Probablemente sería más peligroso permanecer en una posición y luchar. Permití que mi magia se vertiera en mi equipo, creando una armadura de viento.
Monstruos indetectables. Aun así, no era como si siempre hubiera tenido detección de presencia. Solo tenía que recordar cómo era entonces y matarlos a todos.

“¡¡AGGGHHH!”

Me recuperé una vez más. Había fallado repetidamente debido a mi descuido. Mis manos ahora agarraban el mango de mi gran espada con fuerza, mientras gritaba y la tenía alto. Primero mataría a este mono moribundo.



[1] Es una división de plantas vasculares terrestres que contienen una sola clase existente, Pinopsida. Son gimnospermas, plantas de semillas con forma de cono.


1 comentario: