miércoles, 22 de enero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 94 - El error de Daniela, y más allá en el bosque

Maestro de Nada

Capítulo 94 - El error de Daniela, y más allá en el bosque


“Hahh... Hahh... Hahh...”

Clavé la gran espada en el suelo y me apoyé en ella. Mi cuerpo se sentía muy pesado.

Habían pasado tres horas desde que los simios de sangre atacaron. Y ahora había casi cincuenta cadáveres esparcidos a nuestro alrededor. Maldita sea, Daniela. Tanto como diez más... Esto era cinco veces más... Estoy devastado mental y físicamente. Mis brazos no podían dejar de temblar.


“Ahh... bueno, rara vez, estas cosas pueden suceder.”
“...más vale que sea raro...”

No diría que he llegado a mis límites mentalmente, pero sí físicamente... Al menos sabía que si dormía ahora, no me despertaría hasta la mañana.

Pero no todo fue malo. Lo noté mientras estábamos peleando, pero la precisión de Detección de Presencia había aumentado bastante. Pude detectar algunos de los simios de sangre ocultos, lo que me permitió enfrentar los ataques que se avecinaban. Probablemente se debía a que se había convertido en una habilidad superior a su Bloquear Presencia. Aunque no pude ver los números para confirmar nada... La tarjeta de estado sólo mostraba las habilidades que tenías.

“Oye, Daniela.”
“¿Qué, Asagi?”
“Había algo que me ha estado molestando desde que nos atacaron... ¿por qué no se activó la barrera mágica?”

Fue Daniela quien dijo que no nos atacarían con las herramientas de barrera. O al menos, creo que ella dijo eso.

“No, no dije eso.”
“¿En serio? ¿De verdad? Pero la barrera...”
“La barrera sólo diluye nuestra presencia y nos ayuda a mezclarnos con nuestro entorno. No los mantiene alejados.”
“No sabía eso.”
“Pensé que sí.”

Bueno, se llama barrera. Así que esperaba que mantuviera las cosas fuera. Pero, de acuerdo... recuerdo que Beowulf nos había atacado cuando lo usamos... ¿Por qué las emboscadas siempre involucraban nuestras hogueras? Esa mierda era mala para mi corazón.
Pero, en otras palabras, los monstruos con habilidades avanzadas de detección eran capaces de encontrarnos. Así que teníamos que nosotros encontrarlos primero y aplastarlos. Es bueno saberlo. Nuestra barrera no era muy útil aquí.

Bien, bien. El cielo estaba empezando a brillar. Y aún así no había dormido mucho. Así que le dije una palabra a Daniela antes de quitarme la armadura y hundirme en la tienda. La ropa de cama era un desastre, ya que ella se había levantado con prisa.

“Maldita sea...”

Me sentí como una madre que hacía la cama de su hijo después de que se fuera a la escuela. Entonces mi dedo se enganchó en la tela. ¿Qué, está rasgada? La recojo frenéticamente. Ahhh, estaba completamente rasgada. Había elegido un material de calidad con la esperanza de que durara...

“¡Asagi!”

Daniela llamó. Metí la pieza arrancada en mi bolsillo y agarré mi equipo mientras salía de la tienda.

“¿Qué pasa?”
“Asagi, uh, lo siento. Olvidé algo en la tienda, así que, espera aquí un momento.”
“¿Eso es todo? ...me asustaste. Pensé que eran monstruos otra vez.”
“Lo siento... seré rápida. Espera aquí.”
“Ah, bien.”

De verdad. Asustarme así. No se podía evitar, así que me senté junto al fuego y miré las llamas. Ya estaba en mis límites, así que no tardé mucho en quedarme dormido.

“Asagi... Asagi...”
“Hmm...mmm...”
“Oye, despierta... Asagi...”
“Mm... ahh... ahh... Daniela. ¿Encontraste lo que buscabas...?”
“Sobre eso...”

Pensé vagamente en el sueño que había estado teniendo mientras me daba la vuelta para mirarla. Me sorprendió la forma en que se veía. Estaba roja. Casi me pregunto si no era por la luz del fuego. ¿Se había resfriado?

“Oye, Daniela. Tu cara está roja. ¿Estás bien?”
“Ah, sí... estoy bien. Estoy bien...”
“¿Pero...?”
“Yo, ah... no pude encontrar lo que estaba buscando...”
“¿Eh? Lo dejaste en la tienda, ¿verdad?”
“Eso hice...”

Daniela estaba más incómoda que de costumbre. Estaba extraña. Normalmente era bastante franca y decía rápidamente lo que quería. No sabía que tenía este tipo de lado. Aunque era algo lindo.

“Uh, me acabo de dar cuenta ahora, pero ¿qué es eso que sobresale de tu bolsillo...?”
“Ah, ¿esto? Es un pedazo de nuestra manta. Fue arrancado de alguna manera. Estaba muy disgustado porque esa manta salió muy cara. La puse en mi bolsillo cuando me llamaste.”
“Hmm... esto es muy, uh, difícil de decir... pero eso no es parte de nuestra manta...”
“¿Qué?”
Incliné mi cabeza con perplejidad mientras sacaba la cosa de mi bolsillo y la extendía a la luz del fuego. La cosa que no era un triángulo invertido de la manta era delgada, y al examinarla más de cerca, era un material completamente diferente. Al mismo tiempo, sabía lo que era. Lo sabía.

“Ahh... así que realmente no lo es entonces.”
“Sí... no lo es. Es... mi ropa interior...”

Era sorprendentemente moderna en su diseño, quizás hecha por elfos de luz... pero la pieza blanca de tela era definitivamente ropa interior. Recordé la imagen de mí mismo metiéndola rápidamente en el bolsillo y me di cuenta de que era un ladrón común. Qué decepción.

“Lo siento... toma, puedes tenerla de vuelta.”
“Está bien ... Me había olvidado de ellas...”

La puse en su mano. Ella la tomó y regresó a la tienda. Ja... esto fue tan agotador. Demasiadas cosas han pasado esta noche. Mi mente se sentía demasiado aguda.
Que se sintiera aguda me hizo darme cuenta de las cosas también. Entonces, ¿por qué tuvo que quitarse la ropa interior? ¿Por qué la ropa de cama estaba tan desordenada?
Lo sabía entonces. Yo no era el único que soportaba las noches solitarias.

Tendría que ser amable con ella. A pesar de lo cansado que estaba, me hice una promesa.

□ □ □ □

Empujé el error de Daniela al fondo de mi mente y lo guardé bajo llave. Hoy también caminaríamos por el bosque. Utilicé mis habilidades mejoradas de Detección de Presencia para revisar cuidadosamente en todas las direcciones mientras nos movíamos. Pero realmente estaba afectando a mi cansado cuerpo. Tomamos más descansos de lo habitual mientras atravesábamos el bosque.

“El truco de usar Detección de Presencia para el espacio que está encima de ti es imaginar que te estás mirando a ti mismo. Imagina que estás mirando hacia abajo, y aprende cómo se siente eso.”
“Hmm, hmm...”

Imaginar que me estoy mirando a mí mismo desde arriba... Afortunadamente, ese era un ángulo de cámara que un videojugador conocería bien. Había muchos juegos de acción con ese ángulo. Con un poco de ayuda de ‘Aprendiz de Todo, Maestro de Nada’, pude captar esa sensación de mirarme desde arriba y elevar más alto la Detección de Presencia.

“Hmm... sería algo... así...”
“Sería más fácil si hubiera algo ahí arriba que detectar. Pero ahora no hay nada a nuestro alrededor.”

De hecho, no pude encontrar nada. Bueno, era eso, o no lo estaba haciendo bien. Y mientras descansábamos, no tuvimos tiempo de subir a los árboles sólo para probar esto. Teníamos que salir de este bosque en el día, o las emboscadas infernales vendrían de nuevo. Sabía que no duraría una segunda noche. Definitivamente moriría.

“Sí, trata de mantener esa sensación hasta que salgamos de aquí. Sólo debería tomar dos horas más. Démonos prisa.”
“Claro, claro...”

Azotaba mi cuerpo cansado para que se pusiera de pie, y movía una pierna y luego la otra. Fue bueno que eso fuera todo lo que se necesitó para avanzar. Si yo fuera una bestia, tendría que usar mis manos también. Aunque, supongo que serías las patas delanteras.

Aparentemente había otros monstruos además de los simios de sangre, y ocasionalmente detectamos algunos goblins. No eran goblins de niebla, ya que no había niebla aquí. Sólo goblins normales. Pero los evitábamos silenciosamente, así que no hubo ninguna pelea.

Daniela lo había visto en mi cara. Era como si hubiera salido de excursión después de mi turno de noche sin haber dormido nunca. Si tuviera un espejo, estaba seguro de que vería una cara vieja y demacrada.

Sentía que me estaba muriendo, pero seguí caminando, y finalmente, escapamos de ese bosque. Era como si hubiéramos salido de un túnel largo y estrecho. Ahora podía dormir en un instante...

“Oye, Asagi. ¡No te duermas! ¡Mira!”
“¿Eh...?”
“¡No es momento de volverse senil! ¡Mira!”

Daniela me golpeó en la espalda. Sentí que el impacto me destrozaría como un papel, pero miré hacia arriba. Había algo en el suelo, y varias personas a caballo lo rodeaban.

“¿Es algún tipo de ritual...?”
“¡Idiota! ¡Son unos bandidos!”

Dijo Daniela mientras sacaba su arco y soltaba una flecha. Atrapó a uno de los jinetes y lo derribó de su caballo. ¡Ahh, la cosa en el suelo era un carruaje cubierto! Finalmente entendí lo que estaba pasando.

“Mierda, ¿bandidos?”
“¡Eso es lo que te he estado diciendo!”

Frenéticamente, desenvainé a Tempestad de Schwarz. Clavé la gran espada en el suelo mientras ponía la vaina en la bolsa hueca para que no se interpusiera en el camino.

“Podríamos usar los caballos, ¡tú sólo mata a los bandidos!”
“¡Puedes decir eso, pero nunca he matado humanos antes!”
“¡Tonto! ¡Ellos nos matarán a nosotros! ¡Y a la gente del carruaje también!”

Y me sorprendió. No era que sólo hubiera bandidos aquí. Había pasajeros en el carruaje. Yo tendría que matar para que esas personas vivieran.
Mi mente privada de sueño se aclaró entonces. Y con el propósito de salvarme a mí y a los demás, activé Patas del Lobo del Bosque. Con la velocidad del viento, corrí. Corrí hacia los bandidos que se volvieron hacia nosotros después del ataque sorpresa de Daniela.
Para salvar a la gente. Para salvarme a mí mismo. Eso fue todo lo que pensé mientras los bandidos desenvainaban sus espadas, maldiciendo, y corrían hacia mí mientras yo blandía la gran espada.

2 comentarios: