miércoles, 22 de enero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 95 - El día que maté a un hombre por primera vez

Maestro de Nada

Capítulo 95 - El día que maté a un hombre por primera vez 


Con un destello azul oscuro, el torso del bandido sale volando. Una impactante cantidad de sangre brillante sale del cuerpo cortado. La sensación es muy diferente a cuando atravieso monstruos, e inmediatamente siento que mi estómago se revuelve y tengo que reprimir con fuerza las ganas de vomitar. Sigo avanzando, como si le diera la espalda a la realidad.

“Haghh... gg... maldita... maldita sea...”

Sentí que yo era el que estaba a punto de caer. Me habían asesinado a mí mismo, y aquí estaba ahora, matando a otros. Incluso si era para protegerme a mí mismo y a los demás, un cierto autodesprecio y desesperación ahora se apoderaba de mi corazón y no me dejaba ir. No me liberaría.


“¡Tú! ¡¡Pequeña mierda!!”

Uno de los bandidos miró a su caído camarada y me atacó con una expresión de furia no disimulada. Usé Patas del Lobo del Bosque para saltar en el aire y evitarle. Y desde esa posición, usé el impulso de mi caída para derribarlo. Él intenta bloquear el ataque con su espada, pero es inútil, y su hoja se rompe al impactar.

“¡¡¡Uhhhggg...!!!”

Su gemido es casi inhumano, como un fantasma. Me resultaba difícil mantener la mentalidad de que todo esto servía para algo. No importaba cuánto lo intentara, intentaba cambiar de marcha, intentaba dejar de pensar. Era lo que era.
No podía apagarme. No estaba preparado para esto. Así que blandí mi espada con la única intención de defenderme. Era lo correcto en cierto modo. Sin embargo, no podía dejar de verlo como algo malo.

“La matanza innecesaria es mala... pero esta si es necesaria... es necesaria...”

Repito las palabras de Daniela en mi cabeza para estar al tanto. Me aferré a esas palabras mientras continuaba moviéndome, y finalmente, no quedó nadie en pie, excepto Daniela y yo, que estábamos ambos empapados en sangre.

“Ughh… aghhgghh…”

No pude contenerlo por más tiempo, y todo salió apresuradamente de mis entrañas. La verdad de lo que había hecho. La verdad de que había matado.

“¡Hahh… hahh...!”

Me arrastro sobre mis manos y rodillas como si escapara de ese peso. Y lo primero que encontré al alejarme fue el torso cortado del primer bandido que había matado.

“Ah, hah.... ¡¡AAHHHH!!”
“¡Asagi!”

Escuché su voz, pero eso fue lo último que oí al perder toda conciencia.

□ □ □ □

“Lo siento, deberíamos haberlos ayudado antes...”
“No... por favor... Es un milagro que siga viva así...”

La chica que estaba delante de mí tenía lágrimas en los ojos mientras sostenía a un hombre cuyo pecho había sido atravesado por una espada. Probablemente su padre... Aparentemente había sido apuñalado antes de que llegáramos. La chica levantó la vista con ojos brillantes y se inclinó.

“Gracias, por salvarme...”
“Está bien. ¿Estás herida?”
“No, estoy bien... ¿E-Está su compañero bien ...?”

Dijo con incertidumbre al ver su cara mientras yo lo llevaba.

“Sí. Hoy fue la primera vez que mató a un hombre... Fue una situación inevitable, pero aún así fue mucho para él. Creo que su corazón no pudo soportarlo. Sin embargo, es un hombre fuerte. Seguramente se recuperará.”

Sí, Asagi. El hombre que amaba seguramente se pondría bien de nuevo.

Asagi había venido de un mundo que prohibía cualquier tipo de asesinato. Casi le había quebrantado el solo hecho de matar monstruos. Se había aferrado a las palabras que yo le había dado, sobre que matar innecesariamente era malo. ¿Entonces qué pasaría cuando un hombre así matase a otro hombre? La respuesta era obvia.

Así que había planeado aceptar una misión de supresión de bandidos algún día. Sería un día en el que Asagi se hubiese acostumbrado completamente a este mundo, cuando su corazón se hubiese vuelto fuerte. Pero cuando los bandidos hubieron aparecido así ante nosotros, no podía hacer la vista gorda solo por él. Saqué mi arco y lo arrastré a esta lucha.

El corazón de Asagi aún es débil. Solo recientemente se ha acostumbrado al acto de acabar con una vida. Y esos solo han sido monstruos. Es una mentalidad extraña para mí, como alguien cuyos padres fueron asesinados por monstruos, y como alguien que se ha ganado la vida cazándolos, pero puedo entenderlo hasta cierto punto. Después de todo, le temo a los dragones. Y llegará un momento en el que tendré que superar ese miedo. Cuando llegue ese momento, espero tener ahí a un Asagi más fuerte, protegiendo mi espalda mientras desafío a la bestia.

“Lo entiendo... lo siento mucho, sólo por nosotros... no, sólo por mí...”
“No te molestes. Se ha salvado una vida. Asagi se alegrará de ello.”

Cuando uno viaja, ser engañado por otros es, bueno, común. Yo no soy una excepción. Incluso hubo momentos en los que mi cuerpo fue casi contaminado. Y en esos tiempos, he matado gente.

Ese sentimiento, cuando desesperadamente extiendes tu mano, agarras esa espada corta y la metes en el pecho de tus enemigos. Golpeando contra el hueso duro. Recuerdo haber dado una segunda puñalada frenéticamente. Esos recuerdos nunca desaparecerán. Y si no desaparecen, debes aceptarlos.

Esas fueron acciones necesarias tomadas para protegerme. Tenía que hacerlo. Fue su culpa por engañarme. Maté porque estaba a punto de ser asesinada.

Aparté los ojos así durante un tiempo, pero el sentimiento de culpa se apoderó de mí y no me soltó.
Así que lo acepté. Todo eso sucedió. Sin embargo, es por esas acciones que estoy aquí hoy. Gracias a esas acciones, pude conocerlo a él.

Espero sinceramente que esta chica que sobrevivió se convierta en un bálsamo para aliviar su corazón. No yo, que soy amada por Asagi, sino la chica a la que él ayudó. Ella es la que puede salvarlo.
□ □ □ □

Está muy oscuro. Oscuro. Una oscuridad sin luz se extiende ante mis ojos. ¿Sigue para siempre? ¿O se detiene delante de mi nariz? No lo sé.

Pero puedo sentir que algo se está moviendo dentro de esa oscuridad. No lo noté al principio. Pero mis ojos se acostumbraron lentamente a la oscuridad, y luego me di cuenta de que era un cadáver en movimiento que era sólo un torso.

“¡¡Aghhh!!”

Grité con horror y me estrellé en un intento de escapar. Pero no pude moverme.

“Maldito seas... me mataste...”

Una realmente baja voz, que parecía sonar desde lo más profundo llegó a mis oídos.

“No tuve elección... eras tú quien estaba atacando...”
“Duele... duele...”

El bandido usó sus brazos para arrastrarse hasta mis pies.

“Detente. Detente. ¡No te acerques más!”
“Oooooooo……”

La cosa que estaba gimiendo ahora me había agarrado el pie. Y se estaba arrastrando hacia arriba.

“Hah... hhh...”

Agarró mi ropa mientras subía por mi cuerpo, y cuando terminó, la cosa me rodeó el cuello con sus brazos. Su mandíbula ahora estaba sobre mi hombro. El sonido de su respiración trajo una sensación de temor mientras decía:

“Pero te enfrentarás al mismo destino.”

“¡¡¡Aggghhhhhh!!!”

Cuando me di cuenta de que estaba gritando, estaba en el mismo campo sangriento en el que había estado antes de desmayarme. En un momento de pánico, miré a mi alrededor hasta que finalmente entendí la situación.

“Buenos días, Asagi.”
“Uh... ah... buenos... dias...”

Aunque tartamudeé, intercambiamos el mismo saludo que siempre hacíamos al despertar. Y entonces me di cuenta de que Daniela me estaba cargando.

“Lo siento... ahora puedo caminar.”
“¿Estás seguro? No me importa llevarte.”

Inmediatamente supe que no sólo hablaba de mí, sino de lo que yo estaba albergando. Después de todo, estábamos profundamente enamorados y con un solo corazón y una sola mente... je. Incluso hacer bromas como esa no me levantó el ánimo.

“Um, ¿está usted bien...?”

Una voz llamó de repente por detrás de mí. Miré para ver a una joven que me miraba con preocupación.

“¿Quién... eres tú...?”
“Me llamo Marie Elle. Gracias por ayudarme.”

Alguien estaba vivo entonces... Así que había alguien que había sobrevivido porque yo maté a los bandidos...
Daniela me bajó lentamente. Mis piernas aún temblaban, e inmediatamente caí de rodillas.

La chica que había sobrevivido, Marie Elle, se paró frente a mí. Una niña pequeña. Su pelo castaño oscuro estaba cubierto de un chorro de sangre. La forma en que sostenía sus manos frente a ella con incertidumbre la hacía parecer aún más pequeña.

Extendí una mano temblorosa y toqué su cabello castaño oscuro.

Estaba caliente. Podía sentir el calor. Llegó a un corazón que se había enfriado por la sangre. Cuando sentí ese calor, las lágrimas comenzaron a fluir.

“Esta niña, Asagi. La has salvado tú.”
“Yo…”
“Sí. Luchaste para salvar a otros, para salvar vidas. Luchaste y sobreviviste porque ganaste. Y es por eso por lo que Marie Elle está aquí, viviendo.”

“Viviendo.”

Escucho esa palabra y luego miro a la chica que está delante de mí. Ella debe haber parecido tan preocupada hasta ahora porque estaba preocupada por mí. Ahora sonrió suavemente.

“Es gracias a usted que estoy viva. Por favor, no se culpe.”
“Ah... ah...”

Fue una desgracia, pero lo que no pude expresar después de escuchar esas palabras, salió como un sonido. Y cuando las palabras finalmente salieron, la abracé fuertemente.

“Gracias... por vivir... gracias...”

Era todo lo que podía hacer. Agradecerle repetidamente por estar viva.

Esta gratitud que sentí se apoderó de todo mi cuerpo, y antes de que me diera cuenta, el temblor en mis miembros había disminuido. Aun así, no podía estar de pie. Me entregué mientras la mano de Marie Elle me sostenía suavemente y lloré.

1 comentario: