lunes, 10 de febrero de 2020

Maestro de Nada Capítulo 101 - Actualización, puestos callejeros, posada

Maestro de Nada

Capítulo 101 - Actualización, puestos callejeros, posada


“Gracias por su paciencia. Sus tarjetas de estado han terminado de actualizarse.”
“Gracias.”

Las tarjetas que recibimos se veían más o menos igual. Le di a Daniela la suya y volteé la mía para ver la parte de atrás. Era una tarjeta común y corriente.

“Entonces, ¿qué es diferente de esta?”
“Estas nuevas tarjetas contienen mucha más información. Como el nivel de sus habilidades y las habilidades generales que no se mostraban antes. También se muestra su alias.”
“¡Nivel de habilidad!”
Esa era la información que había estado esperando. ¡Ya se viene lo chido...!

“Deberían revisarla cuando tengan tiempo. Por favor, vuelvan si tienen alguna pregunta.”
“Sí, gracias.”
“Que tengan suerte y protección en sus aventuras.”

Dicho esto, la explicación había terminado, y nos alejamos del mostrador. Nos acercamos a una esquina y ambos comprobamos inmediatamente nuestros estados.

“Me pregunto cuánto ha cambiado. Hace tiempo que no lo compruebo. Esto va a ser divertido.”
“Mi nivel de habilidad... nunca antes me había importado. Pero ahora que está disponible, siento curiosidad.”
“Bueno, echemos un vistazo. Abrir estado.”
“Abrir estado.”


Nombre:     Asagi Kamiyashiro
Raza:          Humana
Trabajo:      Aventurero (Rango: B)
Alias:          Verdeplata
NV:   65
PS:    632/632
PM:   600/600
FUE: 308   VIT:  305
AGI:  684   DES: 331
INT:  304   SUE: 29
Habilidades: Aprendiz de Todo, Maestro de Nada(-), Patas del Lobo del Bosque(-), Espada de una mano(7/10), Espada corta(6/10), Lanza(2/10), Arco(2/10), Gran espada(2/10), Detección de presencia(6/10), Ojos Nocturnos(3/10)

Magia: Magia de hielo (8/10), Magia de agua (7/10), Magia de fuego (2/10)

Misiones: Ninguna

Grupo: Daniela Villesilf

Equipo:
Armadura
Cabeza –
Ninguna
Torso –
Placa Pectoral De Dragón De Hielo
Armas –
Guanteletes de Dragón de Hielo
Piernas –
Perneras de Dragón de Hielo
Pies –
Botas de Pantera de Aceleración
Armas –
Glampanzer
Ashikirimaru
Tempestad de Schwarz

Ropa –
Poncho de Dragón de Viento
Manto De Cintura De Dragón De Viento
Pantalones de Dragón de Viento

Accesorios –
Ninguno


Nombre:     Daniela Villesilf
Raza:          Elfo de Luz
Trabajo:      Aventurero (Rango: B)
Alias:          Viento Iluminado
NV:   79
PS:    943/943
PM:   638/638
FUE: 436   VIT:  351
AGI:  348   DES: 461
INT:  427   SUE: 31

Habilidades: Ojo Verde Fresco(-), Detección de Presencia(8/10), Espada de una mano(8/10), Arco(8/10), Espada Corta(6/10), Lanza(3/10)

Magia: Magia de Viento(10/10), Magia de Agua(6/10), Magia de Tierra(6/10)

Misiones: Ninguna

Grupo: Asagi Kamiyashiro

Equipo:
Cabeza –
Máscara de la Gente del Bosque
Cuerpo –
Armadura Ligera de la Gente del Bosque
Brazos –
Guantes de Lobo Parchado
Piernas –
Mallas de Garra de Acero
Pies –
Botas de Cuero de Lagarto del Bosque
Armas –
Estoque del Árbol de la Vida y la Muerte
Arco del Árbol de la Vida y la Muerte
Accesorios –
Abrigo de la Gente del Bosque
Colgante de la Gente del Bosque


Hmm... hm.... Ya veo, sí, ya veo...

“La cantidad de nueva información me está haciendo daño a los ojos...”
“Así que el nivel máximo de habilidad es de diez...”

Sí, los niveles de habilidad se detenían en 10. Pero parecía que las habilidades únicas ni siquiera tenían niveles, así que “Aprendiz de Todo, Maestro de Nada” nunca podría ser elevado. No había ningún ‘Maestro de todo’.

Como las habilidades más pequeñas también se mostraban ahora, pude tener una mejor idea de mi habilidad con diferentes armas. La espada de una sola mano que era mi arma principal había subido bastante. Mi arma secundaria, la espada corta también. El arco y la lanza aún estaban bajos, ya que apenas los había usado. Mi intención era mejorar luego mi habilidad de gran espada, con la esperanza de llegar al mismo nivel que la espada corta, al menos.

Bueno, parece que eso es todo lo que hay que comprobar.


Dejamos el gremio ahora que habíamos terminado, y salimos a la calle grande. Lo siguiente que hicimos fue buscar una posada. Buscar una posada ha sido mayormente una experiencia tranquila, pero no conocíamos a nadie aquí, así que decidimos ir y mirar alrededor.
No había ninguna oficina de información gratuita. De hecho, la mayoría de los edificios de aquí parecían vender armaduras y armas. Se podía oír el martilleo del metal y los gritos animados que resonaban en todas las direcciones. Muy apropiado para la ciudad de la aventura.

“Oye, Daniela.”
“¿Qué, Asagi?”
“¿No tienes hambre?”
“Estaba esperando que me lo preguntaras.”

Estábamos cansados de caminar e increíblemente hambrientos. Esta ciudad aparentemente tenía un distrito de puestos callejeros, y mucha de la gente en las calles llevaba comida. Esta era nuestra oportunidad. No tendré que hacer nada de comida. ¿Habilidad para cocinar? No me interesaban las habilidades que no se mostraban en mi tarjeta de estado. ¡No, no me sentía amargado por ello!

“Huelo algo muy bueno que viene de allí.”
“Si lo crees, probablemente sea cierto.”
“No te equivocas, pero ¿por qué siento que te estás burlando de mí?”
“Es un cumplido. Ahora, vamos.”

Giramos en un cruce y entramos en una calle tan ancha como la que habíamos recorrido. Y como Daniela había dicho, estaba repleta de puestos de comida. Una gran variedad de olores asaltaba nuestras narices y estómagos.

“Muy bien, empecemos desde este lado y vayamos bajando.”
“Sí, deberíamos decidirlo después de haberlo visto todo primero.”
“¿De qué estás hablando? Vamos a empezar a comprar desde este lado.”
“¿Qué clase de maldita desgraciada eres?”

Los tornillos de esta siempre tendían a aflojarse un poco cuando tenía hambre... Tenía que sujetar su mano con fuerza y vigilarla, o su cartera terminaría por completo vacía.

“Esto se ve bien.”
“Sí, deberíamos empezar con algo de carne.”
“¡Ah, tienes buen gusto, jovencita! ¡Son cinco monedas de plata por un pincho!”
“Tomaré dos.”
“¡Muy agradecido!”

Ya estaba comprando cosas. Bueno, se veía bien.

“Gracias.”
“¿Oh?”
“¿Qué? Pero, ¿no es eso para...?”
“Estaban destinados a ser míos... pero si realmente lo quieres... supongo que no tengo elección.”
“¡¡Gracias!!”

Ella era un desastre cuando tenía hambre. Bueno, nadie era perfecto. Y maldición, esta cosa estaba buena...

Ella continuó mostrando sus desafortunadas características después de eso. Y yo bebí un poco de agua de fruta y caminé con ella. Nos olvidamos de encontrar una posada hasta que el sol empezó a ponerse, y mientras buscábamos frenéticamente en la zona, no pudimos encontrar ninguna. Así que terminamos sentados junto a una fuente en la plaza central, preguntándonos qué hacer, cuando un anciano se acercó a nosotros. Al verlo de cerca, era el hombre que nos había vendido las brochetas de carne.

“Oh, pero si es la pareja de antes. ¿Qué es lo que pasa? Parecen preocupados.”
“Ah, bueno... estábamos un poco distraídos comprando comida y.… olvidamos buscar una posada...”
“¿Ustedes qué? ¿Cómo demonios...?”

Nos miró con exasperación. Realmente fue bastante patético.

“¡Bueno, deberían haberme preguntado! ¡Nosotros tenemos una posada!”
“¿Qué?”

Daniela agarró al viejo por los hombros.

“¿De verdad?”
“Por supuesto que sí. Mi hijo dirige el lugar ahora. Estoy seguro de que puede darles una habitación si se la pido.”
“¡De verdad! ¡Por favor, déjenos quedarnos! ¡Por favor!”
“¡Déjenmelo a mí!”

Ah... Dios, así no tendríamos que pasar la noche en las frías calles después de todo. Esto se debió a nuestras buenas acciones diarias, ¿no es así? No es que recuerde haber hecho algo.
En cualquier caso, después de mucho tiempo, pudimos encontrar una posada en la que quedarnos.
Nunca se sabía cuándo se iban a tener encuentros fortuitos como estos. Independientemente de la ciudad en la que estuviéramos, siempre nos salvaríamos por esos encuentros. Por la gente.
Deberías vivir cada día con gratitud. No había olvidado este importante truco para vivir, así que le di las gracias al viejo, y los tres marchamos a la posada.

2 comentarios: