jueves, 19 de marzo de 2020

Maestro de Nada Capítulo 110 - Verdeplata Salvaje, Viento Iluminado Salvaje

Maestro de Nada


Capítulo 110 – Verdeplata Salvaje, Viento Iluminado Salvaje

“Te he hecho esperar, ¿eh?”
“¿Fuiste maldecido a repetir eso cada vez?”

Bueno, tal vez sí.

“Descubrí dónde se están quedando estos tipos. Afortunadamente, ellos lo reportaron...”
“Tal vez deberíamos hacer lo mismo... pero vamos antes.”

Daniela se levantó del banco. Agarré la manija del carrito y la tiré mientras caminábamos. Fue un poco difícil hacerlo mientras llevaba la bolsa hueca, así que Daniela la llevó por mí. Nos dirigíamos a la “Cola de Lagarto”. Era tanto una posada como una cervecería. Algo así como ese lugar en el que nos quedamos en la ciudad minera de Alessa. A menudo eran baratos, aunque tenían un gran valor. Pero nosotros habíamos buscado específicamente una posada independiente, ya que queríamos quedarnos aquí por un tiempo, pero podríamos haber encontrado una posada antes si hubiéramos sido menos particulares... Esta era la Ciudad de la Aventura, después de todo. Probablemente había un montón de lugares excitantes y ligeramente peligrosos.

Tirar de un carro de hielo con ruedas tendía a llamar la atención en las calles más grandes, y así entramos en un callejón trasero. Pensé que sería cruel mostrarlos así al mundo. Bueno, todavía había gente en los callejones traseros, y los aventureros borrachos todavía señalaban y reían. Pero al menos Daniela pudo detenerlos y dejarlos fríos con una sola mirada.
La Cola de Lagarto estaba misericordiosamente cerca del parque. La noche parecía estar empezando allí, mientras una risa bulliciosa resonaba desde el interior. No estaba seguro de cómo alguien podría dormir ahí, pero Gardo y Ness parecían lo suficientemente borrachos como para asegurarse un sueño profundo hasta la mañana.

“Iré a llamar a alguien.”
“Te lo dejo a ti.”

No creí que ella fuera a ir, aunque se lo pidiera, así que subí y puse mi mano en la puerta... me tropecé y me caí. Hubo un gran estruendo y los ojos de todos se fijaron en mí. Me asusté por un segundo, pero me negué a permitir que se me notara en la cara. Aun así, no era como si no me importara en absoluto, así que les eché un vistazo rápido. Parecían ser en su mayoría aventureros.
Cuando llegué al mostrador del bar, el camarero me miró y me dijo que no le divertía mi entrada. Pero tenía asuntos aquí, así que me senté en el mostrador.

“¿Puedo preguntarle algo?”
“Señor, esto es un bar. ¿No va a comprar un trago?”
“Oh, no soy un cliente.”
“¿Eh?”

O-Oiga, relájese ahora... No soy un cliente, pero tengo negocios aquí.

“La cosa es que tengo dos de sus clientes y...”
“Usted...”
“Y yo...”

Estaba a punto de decir que quería que se los llevara, pero el sonido de las sillas chirriando en el suelo me detuvo. Miré detrás de mí para ver a los otros clientes que me miraban.

“Uh, que...”
“Ahh, estaba pensando en cómo Gardo y Ness llegan tarde.”
“Sí, y así...”
“Bastardo... ¿qué les hiciste?”
“¿Qué? Acabo de cenar con los dos...”
“¿Los estrangulaste a los dos? ¡Desgraciado...!”

La cara amenazante que tenía era intimidante, y no escuchaba lo que yo decía. Espera, ¿acaba de decir estrangular?

“¡Atrápenlo! ¡Debemos vengarnos por ellos!”
“¿Qué?”

Los otros se levantaron, desenvainaron sus espadas y dieron un paso adelante. ¿¡Estás bromeando!? Me levanté frenéticamente, pero no había ningún lugar donde moverse. Daniela todavía tenía la bolsa hueca. Mi única opción para resistirme era... sentí un escalofrío correr por mi espalda, y me tiré a un lado sin pensar. El choque de la madera astillada sonó detrás de mí entonces, y miré para ver que el puño del camarero había atravesado el mostrador. ¿Qué clase de nudillos de latón...? Incluso los otros parecieron detenerse con sorpresa ante esto. ¡Esta era mi oportunidad!
Aplané mis palmas en el suelo y permití que mi magia fluyera en el suelo. Todo, desde la entrada hasta las escaleras de atrás, estaba bajo mi control, y lo congelé en un instante. Como aquella vez en las minas con los kobolds. Ahora que lo pienso, aún no le había dado un nombre a este truco. Me quedo con alfombra de hielo. Es muy sencillo.
Quité las manos del suelo y exhalé un aliento blanco y pálido. Todos en el bar tenían hielo hasta sus botas, y estaban fijos en el suelo.

“Maldita sea, ¿qué es...?”
“E-Está frío...”
“¿Qué clase de magia?”
“¿Quién eres? ¿De dónde has salido?”

¡No puedo responder tantas preguntas a la vez! Maldita sea, por eso odio a los borrachos. Siempre eran una molestia cuando trabajaba en el turno de noche. Ah... sólo de pensarlo me molestaba.

“¡Está bien, ya he tenido suficiente! Yo soy el que trajo a Gardo y a Ness aquí. ¡Y aun así me amenazan con sus espadas sin escuchar! ¡Los voy a destrozar!”
“¿Oh? ¿Están vivos?”
“¿Pero no dijiste que los habías secuestrado?”
“Ah... yo pensé que tú...”

Por fin estaban empezando a entender, y suspiraron de alivio. Y tal vez fue porque estaban aliviados, que uno de ellos me señaló con un dedo acusador.

“¡Eh, tú! Entonces, ¿por qué no nos lo dijiste antes?”
“¿Eh? ¡Lo habría hecho si no hubieran intentado atacarme! ¡A la mierda ustedes!”

Grité, y se callaron.

Parecía bastante seguro ahora, así que desactivé la magia, y el hielo se rompió y desapareció inmediatamente. Y la habitación volvió a su temperatura original. Maldita sea. Hablando de un poco de emoción y peligro.

“De todos modos, si pueden quitarme a los dos borrachos de las manos...”
“Ah... sí, por supuesto. Perdón.”

Incluso el camarero parecía arrepentido con sus cejas inclinadas y su cara baja. Todo esto empezaba a parecer muy cómico, pero estaba muy cansado y sólo quería dormir un poco.

“Oye, Daniela.”

Llamé a Daniela, que se suponía que estaba esperando junto al carro. Pero no hubo respuesta.

“¿Daniela?”

Preocupado, salí para ver qué había pasado. Daniela estaba sentada a un lado del carrito y hablando con alguien. Aunque, en realidad no podía ver a nadie allí.

“Daniela.”
“...¿Hm? Ah, Asagi. Las cosas sonaban un poco ruidosas ahí dentro. ¿Está todo bien?”
“Podrías haber venido a ayudarme si estabas preocupada.”
“Como si fuera algo que no pudieras manejar.”

Bueno, al menos aprecié su confianza.

“Finalmente me comuniqué con ellos, y dijeron que nos los quitarían de las manos.”
“Ah, espléndido.”

Daniela agarró a Ness, y yo arrastré a Gardo al edificio. Los borrachos que estaban dentro vieron que estaban durmiendo y suspiraron de alivio. Malditos estúpidos idiotas.

“Tomen. Llévenlos a sus habitaciones o algo así.”
“Sí. Gracias por traerlos de vuelta. ¿Cómo te llamas?”
“Asagi.”

Le dije al camarero.

“Asagi, ¿eh? Ese nombre me suena familiar... Les diré que los trajiste de vuelta cuando se despierten.”
“Sí, gracias. Bueno, nos iremos ahora.”
“Gracias de nuevo. Pasen a tomar una copa la próxima vez. Será por cuenta de la casa, por supuesto.”
“Si se presenta la oportunidad.”

La cabeza de Daniela se giró cuando escuchó “por cuenta de la casa”, pero yo fingí que no lo había oído y me fui del edificio. Entonces desactivé la magia que corría por el carrito, y también se desvaneció como si fuera absorbida por el suelo.

Fue una gran noche. Regresamos, exhaustos a nuestra propia posada y dormimos hasta el mediodía del día siguiente.

Al día siguiente, tomamos un desayuno que fue realmente un almuerzo en un puesto callejero y decidimos explorar más de Replantación. El pueblo estaba lleno de calles que se cruzaban, y Daniela había declarado que seguramente encontraríamos tiendas interesantes si mirábamos alrededor.

Y así, con pinchos a la parrilla en la mano, caminamos por las calles y vagamos de callejón en callejón. Si nos daba hambre, entrábamos en un lugar al azar y seguíamos caminando después. Si teníamos sed, había muchos vendedores en las esquinas de las calles que vendían agua de frutas para saciar nuestra sed. Era el día más tranquilo.

Pasamos todo el día explorando... bueno, medio día. ¿Quién fue el que dijo que necesitábamos hacer dinero? No hicimos tal cosa y volvimos a la posada con los pies cansados.

“Ha... no he disfrutado de un día tan despreocupado en mucho tiempo.”
“Un marcado contraste con ayer.”
“Sí.”
“Y los bandidos...”
“...Ah, claro...”

La palabra “bandido” me llevó inmediatamente a ese día. Lo había aceptado a mi manera, pero aún podía palpitar, como una vieja herida.

“Oye, Daniela.”
“¿Qué, Asagi?”
“Esa cabeza... obviamente ya no la tenemos... ¿o sí?”

Estábamos sentados juntos en la cama. La miré a los ojos cuando le pregunté. Su expresión no cambió cuando asintió con la cabeza.

“No, ya no.”
“¿Desde cuándo?”
“En nuestra primera noche aquí. Mientras dormías. La entregué en el cuartel.”
“Daniela... ¿es por eso por lo que me emborrachaste?”
“No te quejes. Claramente lo estabas disfrutando.”
“No puedo evitarlo, idiota.”

Espera, eso no es de lo que quería hablar.

“Esa cabeza era del líder de un grupo de bandidos que aterrorizaban estas tierras. Un ex aventurero de rango C. Se llamaba Gargan Zeera.”

Ese nombre definitivamente apestaba a… algo…

“Tuvo repetidos actos de violencia y robo durante sus días de aventurero. Y finalmente fue enviado a trabajar en las minas después de atacar a una mujer.”
“Entonces, ¿cómo fue que...? Ah, las minas. Sí, no sería muy difícil escapar de ese lugar.”
“Y eso es lo que pasó. Escapó y siguió devastando la zona hasta que los aplastamos. Eso es lo que escuché.”
“Ya veo...”

No fue una matanza sin sentido. Esto no me hizo sentir particularmente bien de repente... pero me sentí más ligero. Los hombres que matamos eran malvados. Nosotros fuimos justos. Sí. ¿Pero eso era todo lo que había? No lo sabía.

“Asagi. Esto puede sonar frío, pero no tiene sentido insistir en ello. Una vida no tiene el mismo peso aquí que en tu mundo. Aunque todas las vidas sean iguales, el precio es bajo. La gente mala debe morir para que los buenos puedan vivir.”
“No es tan diferente. Sólo había paz donde yo vivía, pero innumerables personas morían diariamente en otros lugares. Esto sólo me preocupa porque fui yo quien estuve involucrado. Aquí.”

Apunté al centro de mi pecho.

“Bueno... supongo que sí. Pero eso es lo que es. Sólo puedo decirte que es algo a lo que debes acostumbrarte. Pero no se sentirá bien.”
“Sí, claro que no. Pero tú me ayudarás, ¿verdad? Así que, ¿no me desmoronaré?”
“Jeje. ¿Me estás subestimando entonces? Haré más que evitar que te desmorones.”
“Oye, ¿qué...?”

Daniela me puso una mano en el hombro y la otra alrededor de la cintura mientras me empujaba a la cama antes de que pudiera quejarme. Bueno, tal vez podría contar las manchas del techo... no, era blanco puro. Un hermoso techo.
Era inútil intentar callarse cuando Daniela te tenía en sus manos. Se estaba volviendo casi aterradora últimamente. Puede que tenga que poner más puntos en AGI pronto.

1 comentario: