sábado, 6 de marzo de 2021

La Historia del Héroe Orco Vol. 1 Historia Secundaria: Judith, después

La Historia del Héroe Orco

Vol. 1 Historia Secundaria: Judith, después

 

Habían pasado once días desde el encuentro de Judith con Bash.

Aquella mañana en particular, la Caballero había recibido la orden de patrullar las calles junto con sus hombres.

El caso del incidente de la autopista se había cerrado, pero a ella le habían ordenado que vigilara el lugar, por si acaso se les había escapado algún rezagado de los bandidos de la cueva.

A los mismos que acababan de “resolver” el caso se les había encomendado una tarea inútil y aburrida.

En otras palabras, era un castigo.

Houston era racional por encima de todo. Necesitaba castigarlos por violar sus órdenes, pero también pensaba que el arresto domiciliario era una gran pérdida de tiempo y recursos.

Dos días de arresto domiciliario, y un solo día de trabajo inútil y servil.

 

“No los amonestaré más en este aspecto. El verdadero castigo es el trabajo duro todos los días a partir de ahora.”

 

Eso era lo que Houston intentaba decir con sus acciones.

Judith y sus hombres lo sabían, por lo que aceptaron solemnemente su misión, y se dirigieron a la carretera.

Todos pensaron que la misión terminaría sin problemas.

Pero no fue así. Casi tan pronto como Judith y los demás llegaron a su destino, un orco salió arrastrándose de entre los árboles.

Un orco verde de aspecto normal. Empuñaba un hacha de batalla en su mano derecha y llevaba un grueso palo en su espalda.

Si esto se reducía a una pelea, probablemente lucharía con un arma en cada mano.

 

“Un orco… Eh, tú, ¿qué haces aquí?”

 

Antes de conocer a Bash, lo habría detenido sin mediar palabra. Ahora, si hubiera sido cualquier otro día, quizás incluso habría dejado pasar a los orcos sin pestañear.

Desgraciadamente para el tipo verde, ella y sus hombres estaban trabajando. Tenían que vigilar el bosque, y todos los que salían de él eran sospechosos.

Después de todo, seguía siendo una Caballero de Krassel, y tenía responsabilidades que cumplir.

 

—Soy Judith, una Caballero de Krassel, y actualmente estoy vigilando este camino. Identifícate.

—¡¿Hrm?! Esa voz… ese nombre… una mujer caballero…

 

Al examinarlo más de cerca, este orco en particular era grueso y musculoso, pero a diferencia de Bash, sólo había hambre y lascivia en sus ojos, no el aura de intimidación pura y dura puesta por el Héroe.

 

El orco mostró una sonrisa vulgar.

El tipo de sonrisa que gritaba “Voy a golpearte hasta hacerte papilla y violarte hasta que quedes inconsciente”.

 

—…¿Eres un Orco vagabundo?

—Je, ¿qué otra cosa podría ser?

—Sólo preguntaba. Sólo quiero preguntarte ¿por qué ustedes no siguen el edicto del Rey Orco y abandonan su país?

—¡Ja, es obvio! Me fui porque no puedo soportar estar con esos perdedores. Los orcos están acabados. Acabados. Nuestro orgullo ha desaparecido, ¡y todos viven con la cabeza gacha como el ganado! Ustedes, los humanos… los he oído llamarnos cerdos… ¡Ni siquiera puedo enfadarme, porque tienen razón!

—Entonces, ¿dices que dejaste el país por tu propia voluntad?

—¡Claro que sí! ¡Y voy a enseñarle al resto de esos maricas un par de cosas sobre el orgullo orco! ¡Seré un héroe! Y por suerte, tú vas a ser mi primer trofeo. Te voy a coger y coger y coger, ¡y darás a luz a mi hijo!

 

Judith frunció el ceño profundamente.

Pensó en la cara, las palabras y las acciones del orco que había conocido hacía apenas tres días.

 

—Hay una diferencia entre ser un Héroe y ser… tú… un vagabundo.

—¿Héroe? ¿Qué diablos sabes tú del Sr. Bash?

—Lo conocí el otro día.

—…¿Qué?

—No era un vagabundo. No estaba desesperado. Él estaba realmente tratando de restaurar el orgullo Orco. A diferencia de… ti.

—¿El Sr. Bash estaba tratando de restaurar nuestro orgullo…?

—Ah…

 

Judith le transmitió amablemente los acontecimientos de hace unos días: cómo Bash había sido nada menos que el perfecto caballero, lo grosera que ella había sido con él como Humano, y cómo a él no le había importado. Le contó lo tonta que solía ser, y cómo Bash la había inspirado a cambiar. Habló de las ambiciones del Héroe y de sus objetivos.

Su monólogo fue una mezcla de verdad y especulación embellecida,

 

—Imposible… no hay manera de que el Sr. Bash haya actuado así… sin ni siquiera tomar a una mujer caballero, a pesar de que ella estaba justo ahí…

—Sir Bash es sabio. Sigue las reglas establecidas por el Rey Orco. Reprimió sus instintos y se esforzó por redimir a su pueblo. Él es la razón por la que incluso… tontos como yo han cambiado y han reconocido a los orcos como una raza orgullosa.

—Ah… Sr. Bash… por eso no le he visto estos últimos días…

—Si no puedes mantenerte dentro de los límites de las reglas humanas cuando estás en territorio humano, no tendré más remedio que arrestarte. ¿Por qué no sigues los pasos de Sir Bash?

 

Dijo Judith, mientras sacaba su espada.

Por mucho que pareciera aplacado, un orco vagabundo seguía siendo un orco vagabundo. Era más que probable que tomara las palabras de Judith como nada más que una provocación, las últimas palabras de una perra tonta antes de ser inevitablemente violada.

Hasta Bash, las cosas siempre habían sido así.

Judith tenía muy poca experiencia con orcos vagabundos, pero en todos los casos que había tenido que manejar, esto había sido la norma.

 

—…

—¿Hmm?

 

Pero el orco vagabundo acababa de darse la vuelta y comenzó a alejarse.

 

—¿Qué estás haciendo? ¿A dónde vas?

—Me voy a casa, obviamente.

—Huh… qué extraño. Todos los orcos vagabundos que he conocido se han enfadado y han atacado en cuanto me han visto…

—Geh, no me gusta retroceder mientras te burlas de mí, pero… si el Sr. Bash está luchando para recuperar nuestro orgullo… y si te dejó ir sin violar, entonces yo también lo haré. Soy tan orco como él, y lucharé a su lado. Por nuestro orgullo. Aunque eso no significa que no vaya a luchar si intentas detenerme ahora mismo.

—No, no te detendré si tratas de irte.

 

El orco soltó una risita mientras se adentraba en las profundidades del follaje, mientras Judith se limitaba a mirar, algo sorprendida.

Hasta ahora, se consideraba imposible razonar con los orcos vagabundos, y Judith los trataba como tales; además, las órdenes de Houston de matarlos inmediatamente seguían en pie.

Incluso este orco de ahora tenía la misma actitud que el resto.

Pero entonces su humor cambió en el acto.

En cuanto ella mencionó el nombre de Bash, los ojos de él pasaron de ser los de un depredador a los de un guerrero, y se marchó.

 

El “Héroe Orco”. Judith se sintió profundamente reverenciada por la influencia que tenía su nombre. Sus compañeros debían tener un altísimo grado de confianza en él.

 

—Hasta los orcos vagabundos se enderezan con la sola mención de su nombre… parece que hemos conocido a alguien mucho más importante de lo que creíamos…

 

Los soldados estaban aturdidos.

Judith sentía lo mismo. Comparado con los orcos vagabundos… no, incluso comparado con la mayoría de los humanos que ella conocía, Bash era la verdadera encarnación de la generosidad y el heroísmo.

 

—El hombre al que incluso Houston temía, eh.

—Y tú Judith, seguramente te esconderás de miedo la próxima vez que te encuentres con él, ¿no?

—¡La próxima vez que él le pida que dé a luz a su hijo, tal vez no pueda negarse!

 

Ella todavía odiaba a los orcos. Incluso el simple hecho de mirar a uno le daba asco, aunque ahora un poco menos.

 

—Muy bien, basta de bromas. Volvamos. Estoy segura de que Sir Houston tiene más trabajo duro preparado para nosotros mañana. Tendrán que trabajar duro para pagar su grosería hacia Sir Bash.

—Pft, Judith, tú eres la que fue grosera.

—Cállate. Vamos.

 

Pero incluso entre los orcos había excepciones, pensó Judith antes de marcharse.



Si te gusta esta novela y quieres apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, puedes apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario