lunes, 8 de marzo de 2021

Maestro de Nada Capítulo 204 - Bajo el gran árbol Místerioso

Maestro de Nada

Capítulo 204 - Bajo el gran árbol Místerioso

 

El carro cubierto de Míster se movía a toda velocidad por debajo de nosotros. Las nubes de polvo se elevaban en el aire cuando los cascos del caballo pateaban la tierra. Era como ver una carrera. Los caballos iban tan rápido que empecé a preocuparme por ellos mientras descendía. Cuando estuve a la altura del asiento del conductor, le llamé.

 

“Hola. Ya puedes bajar la velocidad.”

“¡¿Eh!? ¿Ah, señor Asagi?” Me miró dos veces con expresión de asombro. Luego redujo la velocidad y finalmente se detuvo.

 

El vagón detrás de nosotros siguió su camino.

 

“Um, ¿está todo bien entonces?”

“Sí. No hay ningún problema.”

“Pero recién estaban luchando contra el gigante…”

 

Parece que tengo bastante suerte. Murmuró Míster con una risa. Bueno, no quiero parecer engreído, pero probablemente era bastante raro que dos Aventureros de alto rango fueran a una misión de escolta. Pero siempre pensé que este tipo de encuentros sorprendentes era lo que hacía que viajar fuera tan maravilloso.

 

“Uf… Bueno, creo que nos hemos adelantado un poco a lo previsto, gracias a esa carrera. Pero ahora probablemente sea necesario que los caballos descansen.”

“No veo ningún problema en eso. Ya sé… Deberíamos acampar junto a ese árbol alto de allí.”

“Entendido.”

 

Obedecimos su sugerencia y nos acercamos lentamente al gran árbol. Era enorme. Pero ¿qué tipo de árbol era?

 

□ □ □ □

 

La conversación se desvió naturalmente hacia la lucha mientras caminábamos.

 

“Había oído los rumores sobre usted, señor Asagi. Dicen que cuando usa su habilidad para envolver el viento alrededor de sus piernas, lucha más rápido de lo que el ojo puede ver.”

“Definitivamente soy visible. Pero sí, es cierto.”

 

La notoriedad y los cuentos chinos se habían extendido por todas partes. Dicen que cuando el río suena, es porque piedras trae. Bueno, había muchas piedras.

 

“Entonces, ¿cómo mataron a ese monstruo gigante?”

“Uh, es un secreto comercial.”

 

Lo último que necesitaba era escuchar rumores exagerados sobre Niflheim.

 

“Jaja. La carta de triunfo de Verdeplata, ¿verdad? ¡Qué aterrador! ¡Muy aterrador!”

“Asagi es del tipo que hace todo lo que puede. La habilidad de velocidad divina y la espada. Y la magia. Con esas tres, un gigante es poco más que un bebé.” Dijo Daniela con jactancia.

 

Me resultaba bastante embarazoso que ella hiciera esto y esperaba que no lo llevara más lejos.

 

Al final, Daniela continuó con sus cuentos mientras nos dirigíamos al gran árbol. Yo me había retirado al vagón trasero para que nadie tuviera que mirar mis expresiones dolorosamente avergonzadas. Pero asomé la cabeza al oír las voces de Míster y Daniela. La conversación parecía haber cambiado.

 

“¿Qué pasa?”

“Asagi. Alguien se nos ha adelantado allí.”

“¿De verdad?”

 

En parte como práctica, salté y aterricé encima del carro de Míster y miré al pie del árbol. Ahora podía ver que una gran caravana de mercaderes la había rodeado y acampado.

Había unos cinco o seis carros y carretas. Habían montado tiendas de campaña y ardía una hoguera.

 

No podíamos hacer nada al respecto. Los caballos estaban cansados. Tendríamos que hacer que compartieran el lugar. Hablamos de ello con Míster y decidimos detenernos a un lado de ellos por ahora. Entonces Míster se bajó del asiento del conductor y habló con un hombre que parecía ser un guardia.

 

“Disculpe, pero ¿quién es el jefe de esta caravana de mercaderes?”

“En la tienda grande de allí.”

“Gracias.”

 

Supongo que él actuaba como intermediario además de guardia. Nos disculpamos con los demás al pasar junto a ellos y nos dirigimos a la tienda.

 

Estaba justo debajo del gran árbol, junto a las raíces. Era del tamaño de un pequeño pabellón de caza. Me recordó al tipo de tiendas que utilizaban los nómadas. Cuando miré hacia la entrada, vi a un hombre y una mujer que nos miraban con las manos en sus espadas. Estaban muy serios en su trabajo. Pensé con diversión mientras levantaba las manos para mostrar que no éramos de ninguna manera hostiles.

 

“Perdón por la repentina intrusión. Pero tenemos una petición que hacer a su jefe. ¿Puede ayudarnos?”

“…Esperen aquí.” El hombre murmuró mientras miraba a la mujer a su lado antes de entrar en la tienda.

 

La mujer se hizo a un lado para bloquear la entrada. Realmente se tomaban su trabajo en serio.

 

Tuvimos que esperar un buen rato después. Ningún comentario de “esta es una gran empresa…” pudo hacer que la mujer se fijara en nosotros. Míster empezó a inquietarse. Oye, jefe. Nos estás haciendo quedar mal.

 

Fue cuando empecé a escudriñar el resto del lugar por aburrimiento, que el hombre salió.

 

“Pueden entrar, pero dejarán sus armas aquí.”

“Entiendo.”

 

Duro golpe a la seguridad. ¿Era esta persona tan importante? Me pregunté mientras sacaba la Lanza de Cócito y la espada de armadura de demonio. Esas y la Ashikirimaru. También se las entregué con bastante brusquedad. Era una venganza por haber sido ignorado. La mujer chasqueó la lengua. Qué miedo.

Daniela, en cambio, declaró que no tenía intención de entregar sus armas y dijo que se quedaría en la puerta. Eran muy importantes para ella. Mis armas también eran importantes, pero alguien tenía que ir. Dejé la bolsa hueca con Daniela y Míster dejó dos cuchillos. Entonces ambos entramos en la tienda.

 

El interior era cálido y muy cómodo. Sin embargo, había un olor ridículamente fuerte a incienso que anulaba cualquier sensación de comodidad casi inmediatamente. También había un montón de decoraciones extravagantes que contribuyeron a que mi opinión sobre el interior cayera como una piedra.

Al fondo, había un gordo comerciante sentado en una silla que era demasiado grande para él.

 

“¿Y? ¿Quiénes son ustedes?”

“Soy dueño de una tienda llamada Antigüedades de Míster. Como usted está en este lugar que habíamos planeado acampar para pasar la noche, he venido a ver si nos permite quedarnos aquí con usted.”

“No hay más espacio. Deben ir a otro lugar.”

“…” Muy bien, entiendo a los de su tipo. Sí, sí. Lo conocía bien. “Oh, no hable tan pronto. Se lo ruego.”

“Ya les he dado mi respuesta. No me hagan enfadar.”

“Tuvimos que escapar a toda velocidad debido a un monstruo. Nuestros caballos están agotados.”

“No me importa. No tiene nada que ver conmigo.”

 

No parecía haber mucha esperanza aquí. Ugh, esto era molesto. Supongo que podría poner algún cebo…

 

“En serio… Sabe, no le pedimos que nos haga un hueco gratis.”

“¿Hmmm…? ¿Qué tienen?”

“Bueno, estaba pensando en los materiales obtenidos del monstruo que acabamos de matar. Era una cosa vieja y débil y probablemente no vale mucho. En cualquier caso, perdone que lo moleste. Iremos a buscar otro lugar. Disculpe.”

“Hmph… Entonces dense prisa y váyanse. Son un dolor de ojos.”

 

Mientras nos dirigíamos a la entrada, le murmuré a Míster.

 

“Míster. ¿Crees que los caballos se revitalizarán si les doy de comer el Grendel?”

“Eh, no… Bueno, no sé de esas cosas…”

“¡Esperen!”

 

Sonreí. Mordió el anzuelo.

 

“¿Sí?” Me giré con una expresión de puro desconcierto.

“¿Qué acabas de decir?”

“¿Eh? He dicho que iremos a buscar un lugar diferente.”

“¡Después de eso!”

“Uhh…” Incliné la cabeza inocentemente.

“¡Maldición! ¡¡Dijiste Grendel!!”

“¿Acaso lo hice?”

“¡¡Sí lo hiciste!!”

“Quizás tenga razón.”

“¡¿Tratas de ponerme en ridículo?!”

“Aunque lo haya dicho, ¿qué tiene que ver con usted? Debemos ir a buscar un lugar para acampar. Por favor, discúlpenos.”

“¡Tsk…!”

 

Pude ver que el gordo comerciante estaba ahora pensando desesperadamente en una forma de evitar que nos fuéramos. Pero yo podía verlo. Sí. Esa bolsa de cuero que estaba prácticamente a punto de reventar. Sí, le vi echarle un vistazo.

 

“¡Pueden acampar aquí! Y en cuanto a este Grendel…”

“¿Eh? ¿Quiere que solo le dé el monstruo después de todo lo que hemos pasado? No me haga reír. ¡Resulta que aquí nos tomamos nuestro trabajo muy en serio!” Agudicé la voz como si quisiera sugerir que estaba terriblemente ofendido. En momentos como éste me alegré de mi experiencia en el servicio de atención al cliente. Eran prácticamente clases de interpretación.

“Tsk… entonces…”

“¿Entonces?”

“Yo… Yo…” ¿Eso era ira o humillación? Sus manos temblaron mientras agarraba la bolsa de cuero y me la ofrecía.

“¿Y qué sería eso?”

“¡Oro…! ¡Ahora denme el Grendel! Por supuesto, ¡también pueden acampar aquí!”

“Huh… Míster. Nos está ofreciendo dinero. Por cierto, ¿cuánto vale este Grendel?”

 

Míster era consciente del precio de algo tan valioso, y parecía bastante engreído mientras lo decía.

 

“Cien piezas de oro y ochenta de plata.”

“Ahí lo tienes. ¿Y cuánto hay en esa bolsa?”

“Ggg…” El comerciante abrió la bolsa lentamente. No contenía más que monedas de plata.

“Esto es claramente una pérdida de tiempo. Vámonos.”

“¡Esperen… esperen!”

“¿Y ahora qué?”

 

El comerciante parecía bastante desesperado por el Grendel. Sacó otra bolsa de cuero de detrás de su silla.

 

“Esta es de oro… compruébalo.”

“¿Por qué no lo hacemos? Míster.”

 

Míster abrió la bolsa sobre la mesa y contó el contenido. Sí, era oro. Parecía haber unos doscientos. No era suficiente.

 

“El Grendel no tiene grandes heridas y fue congelado en un instante, lo que significa que está muy fresco. Sólo uno de sus brazos podría costar doscientas cincuenta piezas de oro. Esto no servirá.”

“Bien… ¡añadiré otra bolsa!”

“¿De oro?”

“¡De oro!”

 

El comerciante estaba actuando de forma bastante autodestructiva ahora. Míster y yo miramos dentro de la bolsa. Tenía casi la misma cantidad que la anterior.

 

“¡Vendido!”

“Tsk… ¡mejor que lo valga…!”

“Bueno, eso depende de usted, ¿no? Bueno, todo está ahí, así que úselo sabiamente. Ah, y gracias por el espacio.”

 

El comerciante parecía de repente muy cansado mientras sacudía la cabeza. Pero los mercaderes tienden a ser duros, y rápidamente recuperó la compostura y empezó a hacer cálculos.

 

Salí de la tienda junto con los dos mercaderes, tomé la bolsa de Daniela y saqué el Grendel. Ignoré los jadeos de los espectadores y lo infundí con magia de hielo. Según Aprendiz de Todo, Maestro de Nada, no se derretiría durante al menos dos días. Luego se lo entregué al mercader y acepté las dos bolsas.

El mercader hizo poner inmediatamente el Grendel dentro de su carro. También ordenó a sus hombres que hicieran espacio para que acampáramos. Fue entonces cuando todos nos miramos y sonreímos triunfalmente.


Gente, si les gusta esta novela y quieren apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, pueden apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario