sábado, 14 de agosto de 2021

La Historia del Héroe Orco Capítulo 19 - Una no propuesta

La Historia del Héroe Orco

Capítulo 19 - Una no propuesta

 

El Foso de Do Banga.

Así se llamaba el gigantesco cráter orientado hacia el cielo que se encontraba en la cima del monte Lind, situado geográficamente al norte del bosque Siwanasi.

Se creó cuando el monte Lind, un volcán inactivo, fue despertado por las ondas de choque que se propagaron en las profundidades del suelo durante el duelo entre el guerrero ogro Gugugora y el príncipe enano Bongo Bongo.

Bongo Bongo quedó atrapado en la erupción, y Gugugora acabó siendo el vencedor de su lucha.

Posteriormente, los ogros tomaron este cráter recién creado como su territorio, construyendo fortificaciones y refugios, y lo utilizaron como punta de lanza de sus operaciones.

En aquel entonces, se le llamaba la “Fortaleza de Lind”.

La Federación de las Siete Razas utilizó esta fortaleza recién levantada como campamento base para lanzar una invasión en lo más profundo del territorio de la Alianza, ganando muchas batallas como resultado.

 

Sin embargo, la fortaleza acabó cayendo.

El individuo que reclamó el bastión orco era un guerrero estupendamente hábil que más tarde sería apodado el “demonio de la guerra”.

Al frente de una pequeña banda de guerreros enanos, golpeó a los ogros de frente, con rapidez, dureza y sin trucos ni astucia.

En la penúltima batalla por la fortaleza, se enfrentó al General Ogro en combate uno a uno y lo derrotó decisivamente, ocupando el castillo.

 

El enano que logró capturar la fortaleza de los ogros venciendo todos los pronósticos…

…se llamaba Doradora Do Banga, el “Demonio de la Guerra”.

Más y más Enanos se asentaron en la Fortaleza de Lind, construyendo a su debido tiempo una ciudad dentro de sus muros naturales.

Con el tiempo, el cráter se convirtió formalmente en parte de los dominios de Doradora Do Banga y recibió el acertado nombre de “Foso de Do Banga”.

 

Bash y Zell se encontraban en ese momento en el camino que conducía a dicho Foso de Do Banga.

 

“Ahí está.”

 

Penachos blancos de humo espeso se elevaban sobre el horizonte, todos provenientes de la cima del Monte Lind.

Parecía que toda la montaña era un caldero en ebullición, con vapor flotando hacia arriba desde su amplia boca.

Aunque uno podría suponer que esto se debía a que el asentamiento estaba situado en un literal volcán, nada de este humo ondulante era natural.

 

Esta ciudad estaba habitada por una población mayoritariamente enana.

Casi todos los enanos eran herreros, como afición o como oficio, y cada familia tenía su propio taller.

El humo que flotaba desde la montaña se debía a sus forjas y hornos.

 

“Ah, he echado de menos este lugar. Solía perderme todo el tiempo aquí.”

 

Las ciudades enanas estaban construidas como hormigueros.

Esta gente de baja estatura se asentaba en (o más bien dentro) colinas y montañas, haciendo túneles en la tierra para construir sus hogares.

Como resultado de que cada habitante ahuecaba la tierra a su antojo, sus ciudades solían convertirse en laberintos en expansión y en posiciones defensivas naturales casi innavegables.

Al fin y al cabo, la seguridad a través de la oscuridad seguía siendo seguridad.

 

Bash había participado en varias batallas dentro del Foso de Do Banga, pero lo único que podía sacar de lo más profundo de su mente eran sus recuerdos de estar perdido.

Una vez, no había podido salir durante tres noches y días enteros. No tenía forma de contactar con el mundo exterior, y las tropas aliadas se habían dispersado por las batallas esporádicas. El Héroe Orco no tuvo más remedio que seguir luchando en un campo de batalla en el que ni siquiera sabía si sus compañeros de lucha seguían vivos.

Era un recuerdo bastante doloroso.

 

“¡¿Eh?! Señor, ¿te perdiste allí?”

 

Zell lo recordaba de forma diferente.

Desde su punto de vista, Bash siempre había podido regresar al campamento sin ninguna dificultad.

 

“Sí. Constantemente.”

“¡Vaya, siempre te las arreglabas para volver, y nunca parecía que tuvieras problemas, señor! ¡Siempre pensé que te sabías todo el trazado de memoria! ¡Como la palma de tu mano!”

“Es imposible que eso sea cierto.”

 

Por supuesto, Bash no sabía en absoluto todo sobre la estructura de la ciudad enana.

Siempre que estaba perdido, hambriento o en cualquier otra situación desesperada, el orco atravesaba los muros para escapar.

No importaba dónde o a qué profundidad se encontrara bajo tierra, al final llegaba a la superficie si cavaba en diagonal hacia arriba.

 

Por cierto, esto solía provocar catastróficos derrumbes estructurales, de ahí que los enanos hubieran apodado a Bash “El Destructor”.

 

“Lo han renovado y mejorado mucho recientemente, ¡y ahora tienen caminos fáciles de entender!”

“¿De verdad?”

“¡Sí! Sólo vine de visita una vez desde entonces, ¡pero era totalmente diferente! ¡Fue súper asombroso! Me sorprendió mucho, mucho, lo bien separadas que estaban las zonas residenciales y el centro de la ciudad, ¡cuando hace un par de años parecía un completo desorden! Señor, debería ver el centro de la ciudad, ¡era increíble! Había un lugar donde había diez bares enteros, ¡todos alineados en una fila recta! ¡Y estaban todos conectados entre sí! Vi a los enanos entrar por un extremo, beber hasta el final y salir por el otro. Y lo mejor de todo es que ya no se necesita una escalera para desplazarse. ¡Hurra por la planificación urbana!”

“Qué emocionante. Espero que tengan buena bebida.”

 

A los orcos también les gustaba beber, aunque no en la medida en que lo hacían los enanos.

Aunque eran una raza que se decía que vivía exclusivamente del pillaje y el robo, un producto que fabricaban a nivel doméstico era el alcohol.

Sin embargo, comparado con el licor enano, no era mucho mejor que agua de pantano.

 

Bash, como el más orco de todos los orcos, naturalmente disfrutaba de la bebida.

Tanto es así que iba a la taberna todas las noches para conseguir su dosis, a pesar de sus temores de que los jóvenes orcos le preguntaran sobre su historia con las mujeres.

La perspectiva de beber vino enano era suficiente para acelerar su corazón.

 

“¡Espero que puedas encontrar una esposa también!”

“…Sí.”

 

Aunque Zell estaba entusiasmada por la posibilidad de encontrar a la futura esposa de Bash aquí en el Foso de Do Banga, el otro compañero del Héroe Orco, de tamaño similar, Bash Jr. no tenía la misma opinión.

En lugar de estar rígido, recto y listo, estaba enfurruñado, cojo y triste.

 

“¿Eh? No tiene buen aspecto, señor. ¿Qué pasa?”

“¿Hm? ¿Te has dado cuenta?”

“¡Claro que sí! ¿Cuánto tiempo crees que hemos pasado juntos? ¿Has olvidado quién soy? Soy yo. ¡Y me enorgullece declarar que soy la número uno, la mejor del mundo en leer las emociones del señor! Entonces, ¿qué pasa? Quiero que me lo digas porque, aunque no sea gran cosa, ¡decírselo a alguien puede hacerte sentir mejor!”

“Hm… bueno, en realidad…”

 

Justo cuando Bash estaba a punto de confesar su turbación interior.

 

“¡Tú!”

“¡Suéltame! ¡Suéltame!”

 

La pareja escuchó de repente una discusión justo delante de ellos.

Cuando se giraron para ver qué ocurría, vieron un puente al final del camino, y en su centro, un grupo de enanos y elfos se miraban fijamente.

 

“Vaya, alguien está de mal humor…”

“Nada nuevo bajo el sol.”

 

Los elfos y los enanos se llevaban tan bien como el agua y el aceite.

Sus prácticas culturales y sus creencias eran total y absolutamente opuestas: los enanos talaban enormes extensiones de terreno boscoso, recogiendo madera para alimentar sus forjas, mientras que los elfos utilizaban esos mismos bosques como hogar, viviendo en armonía con la naturaleza.

 

“¿En serio? Aunque no parece que estén luchando.”

 

Sin embargo, cuando Bash y Zell se acercaron, notaron que la situación era bastante extraña.

En lugar de que los elfos y los enanos luchasen entre sí, los elfos estaban simplemente de pie, observando confusamente cómo los enanos se peleaban entre ellos.

 

“¡Escúchame! No te servirá de nada intentar conseguir algo tomando prestado el poder de otro.”

“Qué quieres que haga entonces, ¿eh? ¡¿Debo entrar yo misma y luchar con mi propia espada?! ¡Y no me vengas con esas! Tú también contrataste a un famoso guerrero, ¡hipócrita!”

“¡Eso no es lo que he dicho!”

 

Cuando la pareja se acercó aún más, pudo ver con más claridad la disputa.

Había dos mujeres enanas discutiendo entre ellas.

Una estaba agarrando el brazo de la otra, intentando tirar de ella hacia la ciudad enana.

La otra dama la desafiaba, tirando de ella, y pisando fuerte.

 

“¡Digo que necesitas perfeccionar tus habilidades de herrero!”

“¡¿Mis habilidades?! ¡Mis habilidades están lo suficientemente pulidas! ¡Estoy segura de que puedo hacer una armadura mucho mejor que la tuya!”

“¡Vuelve a decir eso cuando hayas hecho al menos mil espadas!”

“¡Claro que no! ¡No necesito hacer nada de eso! Te lo demostraré. ¡Se lo demostraré a todos en el Festival de Armamento!”

“Haaahh… deja de quejarte… No lo entiendes, ¿verdad? Te digo que es inútil. Es imposible para ti ahora mismo.”

“¡Eso no es cierto! Si mi hermana no se interpone en mi camino, ¡ganaré este asunto sin lugar a dudas!”

 

La mujer que sujetaba el brazo de la otra era musculosa, pero de baja estatura, con una nariz pastosa y una expresión feroz e intimidante.

Tenía la cara ancha, la frente amplia, la boca grande y las manos gruesas: una típica mujer enana, que se reía histéricamente mientras se sentaba con las piernas cruzadas en una silla.

 

“…”

 

Bash no pudo evitar sentirse decepcionado al observarla.

 

Mujeres enanas… después de todo…

 

La razón por la que el Héroe Orco sólo tenía esperanzas de un buen alcohol en la Nación Enana era debido a la apariencia de las mujeres enanas.

No eran… de su agrado, por decir lo menos.

 

Hay que decir que los estándares de Bash no eran para nada altos. No necesitaba que su futura pareja fuera una belleza agraciada.

Pero mira esa figura.

 

Parecía una roca que caminaba, hablaba y reía.

¿Qué orco en su sano juicio desearía una roca?

 

Por supuesto, mientras Bash pudiera perder su virginidad, no le importaba quién fuera.

Claro que no le gustaba el aspecto de las mujeres enanas, pero no eran tan malas como los hombres lagarto o las abejas asesinas.

 

Pero, de nuevo, Bash era un hombre.

Si era posible, quería que su primera vez fuera con alguien a quien apreciara.

 

“¿Ah? Quién demonios… ¿un Orco?”

 

La mujer enana se percató del Héroe, tal vez sintiendo su mirada, volviéndose hacia él.

Tenía el ceño descaradamente fruncido, sin molestarse en ocultar su desconfianza

 

“Soy un viajero.”

 

Dijo Bash, con indiferencia.

Era difícil saber la edad de un enano, pero apostaba que este individuo en particular no era tan viejo.

Aunque llevaba una expresión feroz, el Héroe Orco apenas podía sentir ninguna intimidación proveniente de ella, ni sus gestos eran agudos y refinados, como los de un veterano.

Concluyó que no era una guerrera.

Aunque mirando sus brazos, era evidente que se ejercitaba hasta cierto punto.

Una joven con un futuro prometedor, quizás.

 

“¿Eres un orco vagabundo?”

“No, no soy vagabundo. Mi nombre es Bash. Estoy viajando en busca de algo. Quiero entrar en el País de los Enanos.”

“¿Algo, eh…?”

 

La enana entornó los ojos, examinándolo de pies a cabeza.

Luego soltó una carcajada antes de señalar con la barbilla la entrada del pueblo.

 

“…Muy bien, entra entonces.”

“¡¿Qué?!”

 

Gritó uno de los guardias elfos, sorprendido.

Era una mujer hermosa.

Aunque delgada, tenía curvas en todos los lugares adecuados: caderas de bebé y un bonito y parado trasero.

Sus rasgos eran finos y delicados, y su rostro asustado hizo que el Héroe quisiera consolarla.

Bash ya podía imaginarse a sí mismo envolviéndola en sus brazos desde atrás, enterrando su nariz en su nuca y pasando sus dedos por su suave y flexible piel.

Su cabello rubio estaba atado en una prolija trenza francesa, y el orco podía incluso percibir un leve aroma floral desde su posición.

Era una pena que ya estuviera tomada, ya que llevaba una flor blanca en la cabeza.

 

En el momento en que vio a Bash, su rostro se tensó mientras daba un par de pasos hacia atrás, preparada y en guardia.

Esta elfa probablemente había luchado anteriormente contra los orcos, su experiencia pasada le decía que tuviera cuidado.

 

“¡Es un orco! ¿De verdad estás de acuerdo en dejarle entrar, así como así?”

“Eh… escucha, me importa un bledo si es un orco o no. Yo no hago las reglas, y a diferencia de ustedes, nosotros no restringimos la entrada a nuestro país según la raza de alguien. Todos son bienvenidos. …A menos que seas un criminal buscado. Oye, tú, ¿eres un criminal? ¿Planeas violar la ley en el País de los Enanos?”

 

En respuesta a la pregunta del enano, Bash negó con la cabeza.

 

“No.”

“¡Entonces eso es todo! Entra. Puedes buscar tu algo todo lo que quieras.”

“Tú… qué… no sabes qué clase de raza… son los orcos, ¿verdad?”

 

Dijo la elfa, temblando de miedo, a lo que la enana respondió con una carcajada.

 

“Sí que lo sé. También sé que los orcos no están interesados en las mujeres enanas en absoluto. Nuestro invitado aquí te está mirando a ti, no a mí.”

“¡Qué… qué…!”

 

La soldado elfa se rodeó el cuerpo con los brazos mientras daba otro paso hacia atrás.

Bash apartó lentamente sus ojos de ella.

En efecto, esta elfa era innegablemente atractiva.

Era inevitable que sus ojos se desviaran, atraídos por su aspecto.

 

La mujer enana, en cambio, parecía una roca.

Nada en ella atraía la mirada del héroe orco.

Abrazar a un individuo así sería más parecido a un concurso de fuerza que a una tierna caricia.

En el campo de batalla, se alegraría de tenerla como oponente, pero nunca querría llevarla a casa como su esposa.

 

“¡Escuchen! El señor aquí presente acaba de llegar de un pueblo absolutamente lleno de elfos que ama y quería entrar en el país de los enanos. ¡Está buscando algo importante! ¡Algo tan crítico que reemplaza su deseo por las mujeres! ¡Así de importante es!”

“Uh… bueno… hm…”

 

Bash no se atrevió a corregir a su compañera hada.

Era objetivamente innegable que su objetivo era cazar mujeres.

Había venido al País de los Enanos porque sabía a ciencia cierta que ya no podría encontrar esposa en el Bosque Siwanasi.

Pero entonces llegó a sus oídos la noticia de que aquí estaba ocurriendo algo similar a las circunstancias del País de los Elfos.

Y en el caso de los elfos, se trataba de un auge matrimonial.

Si era así, tenía que probar suerte en el País de los Enanos, pero todas las enanas que había visto hasta ahora estaban lejos de ser de su agrado.

 

Sin embargo, Bash era un hombre de vasta y extensa sabiduría.

En lo que podría llamarse una eternidad de batallas, había luchado a menudo contra los enanos.

Según sus experiencias, estaba seguro de que había algunas mujeres de buen aspecto entre esa gente rechoncha, incluso para los estándares orcos.

Aunque fueran pocas y no tan atractivas como las humanas o las elfas, existían.

Por eso tenía que ir, aunque no esperaba mucho de esta visita.

 

“Muy bien, de acuerdo, date prisa y sigue con ello que estoy en medio de algo aquí.”

“Lo haré.”

 

Bash comenzó a caminar junto a ella mientras concluían su conversación.

Y fue entonces cuando vio bien al individuo al que la guardia estaba sujetando antes.

 

¡Mu!

 

Era preciosa.

Su pelo era rojo, como es típico en un enano, y sus cejas gruesas y bien definidas, pero su cara no se parecía en nada a la de la mujer de al lado.

Tenía una nariz delicada y curvada y unos ojos claros de color azul cielo.

Aunque era curvilínea, y sus miembros eran gráciles y delgados, como los de un humano…

Era más alta que la media de los enanos, y sus pechos eran grandes y abundantes.

Bash se sintió instantáneamente sorprendido.

 

¡Nunca hubiera pensado que podría haber una mujer tan encantadora entre los Enanos!

 

El Héroe Orco se detuvo en su camino.

No sabía qué clase de “auge” estaba ocurriendo en el País de los Enanos.

Y si tenía que ser completamente franco, no anticipaba mucho.

Pero si había mujeres tan exquisitas como ésta, era otra historia.

Bash giró inmediatamente la cabeza, preparado para atacar.

 

Bueno, entonces… cuando estaba con los elfos, creo que necesitaba…

 

Bash refrescó, o más bien apresuró, su memoria, esforzándose por recordar qué debía hacer para seducirla.

En tierras humanas, mantenía su cuerpo limpio, actuando de forma masculina y misteriosa.

En tierras de los elfos, hizo alarde de su riqueza mediante la compra de un brillante collar de oro y se le propuso al llevar el atuendo tradicional de los elfos.

Ambos intentos habían fracasado, pero los métodos en sí no estaban mal.

¿Y en tierras enanas?

¿Cuál era la forma culturalmente apropiada de cortejar a una mujer enana? ¿Cuál era la etiqueta adecuada?

 

Ah, debería haberle preguntado a Zell sobre esto de antemano.

 

No esperaba descubrir a una mujer tan hermosa tan pronto y había descuidado reunir la información necesaria.

Cuando lo pensó, nunca le había pasado nada especialmente horrible cuando no se preparaba adecuadamente en cuanto a inteligencia.

No se puede decir lo mismo de su camarada, ahora muerto, Donzoi.

En una de las batallas en el Foso de Do Banga, le faltó información, se perdió en el campo de batalla y nunca volvió…

Por no hablar de lo que ocurrió durante la batalla de las Planicies Zarico…

 

“¡Tú ahí! Eres un guerrero, ¿verdad? ¡Y uno famoso, además!”

 

Gritó desesperadamente la chica mientras miraba hacia Bash con ojos suplicantes.

 

“Lo soy. ¿Y qué hay con eso?”

 

Bash respondió con naturalidad.

Al oír su respuesta, el rostro de la chica se iluminó de alegría.

 

Y entonces las dijo.

Esas fieles palabras que Bash nunca se había atrevido a soñar.

Una frase que el Héroe siempre había querido escuchar.

Su mente se detuvo en cada sílaba mientras la chica hablaba con su bonita voz…

 

Sí, era…

 

“¡Por favor, sé mi guerrero!”

 

…Una propuesta de matrimonio.


¿Te gustaría discutir de esta u otras novelas? ¡Entra a nuestro discord!

Si te gusta esta novela y quieres apoyar el tiempo y esfuerzo que hay detrás, considera apoyarme donando a través de Paypal por la plataforma Ko-fi: https://ko-fi.com/frizcop

No hay comentarios.:

Publicar un comentario