lunes, 11 de junio de 2018

Mixed Bathing Vol.3 Primer Baño - La Especialidad del País del Fuego, Tofu Caliente


Mixed Bathing in Another Dimension

Volumen 3

Primer Baño
“La Especialidad del País del Fuego, Tofu Caliente”


Llegamos a Hefestópolis pocos días después de salir del túnel subterráneo.

Roni se sentaba en el asiento del conductor. Clena, Rium y Rakti estaban dentro del carruaje. Rulitora y yo estábamos armados, vigilando desde fuera del carruaje.

La región estaba llena de montañas teñidas de rojo hasta donde alcanzaba la vista. Los árboles de vez en cuando salpicaban el paisaje, pero a pesar de que apenas era el final del verano, también estaban cubiertos de un tono rojo como si fuera la mitad del otoño. En resumen, toda mi vista era de color rojo. El cielo aún estaba nublado hoy, así que tampoco podía ver nada azul.

Al principio pensé que las montañas rojas sobresalían aquí, pero no eran lo único de color rojo. Según Clena, la naturaleza aquí era así durante todo el año. A diferencia de las plantas caducas en Japón que cambiaban de color cada temporada, las plantas aquí eran rojas debido a todos los espíritus del fuego.

Ya veo, así que esto era lo que Rakti quería decir con “una sola mirada.” El color rojo puro ciertamente traía el fuego a la mente.

Sin mencionar que estaba caliente. Al menos no era tan malo como el vacío, ya que el sol no nos golpeaba fuerte. Pero Rulitora era el único que mantenía la cara seria en este momento.

Hefestópolis estaba situada al pie de una montaña con este tiempo abrasador. Como el país descansaba en una suave pendiente, podía ver casas blancas que se extendían más allá de la entrada de la ciudad. Más adentro, vi montones de humo que venían de ciertos edificios.

“¿Qué son esos? No un incendio, ¿verdad?”

“Creo que son talleres. Hefestópolis es particularmente conocida por sus herreros. Hay minas cerca del monte Lemnos en la distancia, luego talleres de herrería, luego casas más cercanas a donde estamos.”

Miré a la montaña mientras escuchaba la explicación de Roni. Hefestópolis. Esta era la ubicación del templo principal de la Diosa del Fuego, así como el lugar de partida para los herreros. La extensa ciudad blanca dejaba una clara impresión en el paisaje rojo. Los edificios blancos que descansaban en las laderas me recordaban al tofu.

Al acercarnos a la entrada de la ciudad, vimos una multitud de personas afuera. Rulitora fue el primero en darse cuenta con sus agudos ojos.

“Sir Touya. Hay un grupo de personas fuera de la entrada de la ciudad.”

“¿Personas? ¿Están armados?”

“No puedo decirlo desde aquí, pero no creo que estén...”

Por un momento me pregunté si eran turistas que venían a ver el templo principal de la Diosa del Fuego, pero luego recordé que eso no tendría sentido en este mundo. Sólo unas pocas personas viajaban en este mundo, ya que corrían el riesgo de ser atacadas por monstruos. Cuando nos acercamos un poco más, Rulitora notó algo más en la multitud.

“Hmm... la gente al frente del grupo son clérigos.”

“¿Qué? ¿Llevan túnicas de clérigos?”

“Sí. Se ven ligeramente diferentes, pero son similares a las túnicas que vimos en los templos de Júpiter y Ceres.”

Las túnicas de clérigo eran normalmente blancas, pero podían ser decoradas de forma diferente en los dobladillos dependiendo del templo. Las túnicas del templo de la luz estaban bordadas con hilo de oro, mientras que el templo de tierra usaba un color verde como una planta.

A medida que nos acercábamos, el resto de nosotros también pudo ver al grupo. No parecían estar esperando para entrar al país. Si lo estuvieran, estarían mirando hacia otro lado y hacia la entrada de la ciudad, pero estaban mirando hacia otro lado, hacia nosotros. Se dieron cuenta de nuestra presencia y un grupo de ellos en la vanguardia vino corriendo hacia nosotros.

“Tres rojas y una dorada.”

Cuatro personas corrieron hacia nosotros, todos ellos clérigos. El rojo probablemente significaba que eran del templo de la Diosa del Fuego.

Tenía alguna idea de lo que estaba pasando. Había contactado con Haruno después de derrotar al Clérigo Enmascarado, uno de los generales demonio. También le dije que iríamos a Hefestópolis. Haruno se estaba quedando con las peregrinas ahora mismo, así que deben haber contactado con el templo por nosotros. ¿Cómo supieron que yo era el héroe?

“Veo que tiene un lagarto de arena musculoso consigo... ¿Podría ser usted el Héroe de la Diosa, Sir Touya?”

Miré hacia Rulitora y al escuchar esas palabras. Por supuesto. Sería el identificador más fácil.

“Sí, lo soy. ¿Son ustedes los clérigos de este país?”

“Represento al templo de la Diosa de la L—”

“¡Nosotros representamos el templo de la Diosa del Fuego, por favor, déjenos asistirlo!”

El clérigo del templo de la luz se me acercó primero, sin aliento. Sin embargo, los tres restantes del templo del fuego le hicieron a un lado. Los tres clérigos del fuego eran hombres de mediana edad jadeando de cansancio, pero el clérigo de la luz era particularmente joven, delgado, y parecía poco confiable. Podría decir cómo era el equilibrio de poder en este país sólo de estos cuatro.

Yo había difundido noticias sobre la derrota del general demonio para mejorar mi reputación. No servía de nada esconderlo, así que les di mi tarjeta de estatus y les confirmé que yo realmente era el Héroe de la Diosa. Abrieron bien los ojos ante mis estadísticas de MP y MEN, pero eso dejó aún más claro que yo era un héroe.

“Vine a recibir una bendición de la Diosa del Fuego. Guíenme al templo del fuego.”

“¡Ooh!”

“¡No...! ¡¿Está desechando su fe hacia la Diosa de la Luz?!” Tres de los cuatro respondieron felices a mi proclamación. Sin embargo, el cuarto soltó un grito de desesperación.

“No, no,” le respondí. Yo apenas era devoto en primer lugar. “Ya tengo la bendición de la Diosa de la Tierra, aunque no es del templo principal. Planeo recibir todas las bendiciones de la diosa.”

“...¡!” Los cuatro se quedaron sin palabras por mi declaración. Probablemente recordaban al archiclérigo del grupo del primer rey sagrado, San Pilaca, que había sido bendecido por cinco diosas. También, yo había recibido la bendición de la Diosa de Oscuridad, pero guardé el secreto por ahora.

“En ese caso...” El clérigo de la luz retrocedió. Probablemente pensó que no era relevante para la situación. Yo estaba un poco preocupado por Rakti, pero no tenía ninguna razón para ser frío con un clérigo del templo de la luz, así que intenté hablar con él.

“Oh, ¿puedo pedirle que le entregue un mensaje al templo de Júpiter?”

“¿Qué...? Oh, sí! ¿Cuál es el mensaje?” El clérigo fue sorprendido con la guardia baja por un momento, pero luego se inclinó hacia delante con curiosidad.

“Derrotamos al general demonio llamado Clérigo Enmascarado en las ruinas del castillo del rey demonio. Quedan seis generales, los Cinco Grandes Generales Demonios y el Rey Bestia.”

“Diosa mía, ¿usted también derrotó a uno...?”

“... ¿’También’?” No podía ignorar esa palabra de la boca del clérigo. ¿Qué quiso decir con “también”?

“Recibimos un mensaje el otro día. Un héroe del rey sagrado, Natsuki, derrotó al rey bestia.”

¿Natsuki? Eso se refería a Kannami Natsuki. De vuelta en Jupiterópolis, él había derrotado a los candidatos de su grupo uno por uno, buscando a alguien a su altura en la batalla. Era el más listo para la batalla de todos los héroes convocados. Así que también había derrotado a un general.

“Bien, digales que sólo quedan los Cinco Grandes Generales Demonio.”

“Entendido. ¡Ahora mismo, señor!”

En cualquier caso, esto le daría al clérigo algo importante que hacer. El clérigo de la luz corrió de regreso a su templo a toda prisa, mientras que los clérigos del fuego nos guiaron hacia la ciudad.

Una vez que pasamos las puertas, nos reunimos con un grupo de caballeros y ravers del templo. Todos nos dirigimos al templo como un gran grupo. No había manera de que no destacáramos así.

“Allí está el templo del fuego.” El clérigo de aspecto más viejo señaló hacia un edificio con paredes de color tiza. Me preocupaba que el templo pudiera ser de un rojo brillante y herir mis ojos, pero mis temores eran infundados.

“¿Es posible llevar a cabo el ritual de bendición de inmediato?”

“Desafortunadamente no. Lleva un día prepararlo, así que podremos hacerlo mañana lo antes posible.”

“Bien, nos gustaría reparar nuestro equipo primero, entonces. ¿Le importaría presentarnos a un herrero experto?”

“Entendido. En ese caso...” El clérigo dejó de hablar y miró a los otros dos clérigos.

“¿Qué pasa?”

“Bueno, er...”

El clérigo miró a Rulitora, y luego dentro del carruaje. Miré hacia atrás para ver a Roni en el asiento del conductor. Lo más probable es que la estuvieran mirando.

“...Um, ¿le importa si el herrero es un semihumano, Sir Héroe?”

“¿Qué?”

“Bueno, muchos de los herreros aquí son semihumanos, no humanos...” Ladeé la cabeza ante los clérigos, que se mostraban terriblemente indecisos a la hora de seguir hablando.

“Estoy seguro de que lo sabe, pero fui convocado desde otro mundo. No tengo ni idea de lo que ustedes están preocupados.”

Los clérigos se miraron de nuevo. ¿Qué estaban deliberando?

“Bueno... entonces no debería haber problemas, si no le importa.”

“¿Qué quiere decir?”

“El problema suele estar del lado del cliente.”

“...Oh, lo entiendo.”

Ya entendí lo esencial. La cuestión no era que el herrero fuera un semihumano, sino si al cliente no le gustaban o no los semihumanos. Yo era un Héroe de la Diosa, pero eso era la abreviatura de Héroe del Templo de la Diosa de la Luz. Después de que Rakti fue sellada, los semihumanos tuvieron todo su poder extinguido. Tal vez los seguidores de la Diosa de la Luz tendieron a desaprobar a los semihumanos en el pasado. Pero el anciano del templo de Júpiter trató a Rulitora perfectamente normal. El prejuicio probablemente no era tan generalizado en estos días y variaba según el individuo. Si no hubiera tenido a Rulitora conmigo, el clérigo podría haberse saltado la pregunta y haberme presentado a un herrero humano.

“Estoy seguro de que lo entiende al mirar a Rulitora, pero no me importa, así que preséntame a alguien con habilidad.”

“¡Ohh...!” exclamaron los caballeros del templo en respuesta. ¿Por qué estaban tan impresionados?

“Oh, tengo otra petición. ¿Podría presentarnos a alguien que se ocupe de armas mágicas, o al menos sea capaz de analizarlas?”

Habíamos recogido una variedad de equipos en Hadesópolis, así que esto era importante.

“¿Le importaría si le recomendáramos a alguien diferente del hábil herrero?”

“Sí, está bien.”

Los clérigos respiraron aliviados, con las manos en el pecho. No se preocupen, no les pediría que encontraran a un superhombre para mí. ¿Cuál era la imagen de un “héroe” en sus mentes?

En cualquier caso, no queríamos ir directamente a los lugares recomendados por los clérigos. Nos dirigimos al templo, dejamos nuestras pertenencias sobrantes y nos separamos de los caballeros del templo.


“Ahh, finalmente puedo respirar el aire fuera del carruaje.”

No estábamos atrayendo tantas miradas ahora que nuestro grupo era más pequeño. Todavía había unas cuantas personas que miraban a Rulitora, pero eso no podía evitarse. Los lagartos de arena eran raros en la civilización humana.

Roni estaba en el asiento del conductor, mientras Rium cabalgaba sobre los hombros de Rulitora. Clena había salido del carruaje y caminaba a mi lado. Rakti permaneció dentro, quizás sin querer atraer miradas. La dejé al cuidado de Roni.

Teníamos un clérigo joven y dos caballeros del templo que nos acompañaban. La cohorte de antes estaba tratando de demostrar su autoridad sobre el templo de la luz. Aparentemente, normalmente no llegaban tan lejos para saludar a alguien.

“Por cierto, ¿qué clase de semihumano veremos?”

“Oh, son pequeños, pero no sea condescendiente. A muchos de ellos no les gusta si lo hace.”

“¿Así que son bajos?”

“Sí, se podría decir que sí. Pero son más fuertes de lo que parecen.” Herreros bajos pero fuertes. Podría imaginarme cómo eran.

“¿Tienen bigotes?”

“Por supuesto.”

“¿Incluso las mujeres?”

El clérigo asintió. Clena ladeó la cabeza en nuestro intercambio. “¿Has oído hablar de ellos, Touya?”

“¿Supongo que se podría decir eso?” Le di una vaga respuesta.

Por la descripción del clérigo y sabiendo que eran herreros, se me ocurrió el nombre de “enano.” Estos eran una raza famosa que comúnmente aparecía en historias de fantasía. El elfo que se había unido al grupo de Cosmos era otra raza famosa de la que había oído hablar. Me entusiasmé al conocer una raza de la que sólo había leído en el pasado. Aceleré un poco el paso mientras nos dirigíamos a la herrería.


“Miauvenidos a mi herrería.”

Llegamos a la herrería y el dueño nos saludó así. Quería hacer una broma, pero reprimí el impulso y mantuve la boca cerrada. El resto del grupo me miró confundido mientras me movía en mi lucha interna.

Sí, era bajito. Sólo llegaba hasta mi cintura. Estaba empuñando un gran martillo sobre su hombro, así que también parecía ser fuerte. Y supongo que se podría decir que tenía bigote. El que teníamos enfrente era un macho, pero estaba seguro de que las hembras también los tenían. Lo supe por su cara.

“¿Qué los trae por aquí a mí miaurrería?”

Estaba mirando la cara de un gato. Sí, el herrero que nos recomendaron no era un enano, sino un gato de dos patas. Aparentemente eran una raza de semihumanos llamados ketolts. No parecía muy musculoso, de hecho, sólo parecía de contextura pesada de la cintura para abajo. Pero todavía llevaba un gran martillo como si no fuera nada. Definitivamente era más fuerte de lo que parecía.

Ahora que lo pienso, Roni era más fuerte de lo que parecía. Rulitora parecía fuerte, pero en realidad era aún más fuerte. Tal vez todos los semihumanos eran así.

Entramos en la herrería y las paredes de hollín contrastaban con las paredes exteriores de color blanco tiza. A diferencia de Júpiter, aquí el taller y la recepción no estaban separados por ninguna pared. Había un mostrador tan pronto como entrabas por la puerta, y luego el horno y los bancos de trabajo con herramientas estaban esparcidas por todas partes justo detrás de eso.

“Purrr, tenemos algunos clientes jóvenes aquí hoy.”


El herrero ketolt me miró, con la cabeza inclinada hacia un lado. Tenía pelaje blanco, pero estaba lleno de hollín por su trabajo de herrero. Llevaba un chaleco de cuero marrón, pantalones y botas reforzadas con metal en los dedos. Los pantalones tenían un agujero para que su cola los atravesara. Esta también tenía hollín, ya no era de su color blanco original.

Se veía adorable, pero en realidad era un hombre de mediana edad de unos cuarenta años. Honestamente, se veía muy elegante. ¿Era esta la vibración que se suponía que debía emitir un hombre adulto?

Su nombre era Pardoe Paul. Era uno de los mejores herreros de Hefestópolis. No sólo eso, era uno de los menos de cinco herreros que sabían cómo lidiar con armas y armaduras mágicas. Aparentemente tener un apellido en este país también era prueba de que eras un herrero capaz.

“Bueno, estar de pie no nos llevará a ninguna parte, entren~”

Nos llevaron a otro ketolt con pelo blanco puro. Ella llevaba falda y delantal. Su cola se asomaba por debajo de su falda.

Su nombre era Crissa Paul, y.… era la hija de Pardoe. Así que a las mujeres les crecía bigotes después de todo. Si contaras los bigotes de gato como bigotes tal cual, eso es.

En ese sentido, Crissa era aparentemente bien conocida en el vecindario como una chica hermosa con una personalidad amable, y todo el mundo se preguntaba cómo una hija tan buena había nacido de un padre tan rudo. Bueno, no podría decir la diferencia entre ellos. Yo podía diferenciar entre Rulitora y Dokutora, pero apenas podía distinguir gatos con un físico similar. Pardoe era un poco más grande que su hija.

Crissa nos llevó a Clena, al clérigo y a mí a una mesa. Habíamos dejado a los otros cuatro esperando junto al carruaje afuera. Pardoe se sentó, con los brazos cruzados, y yo empecé a hablar.

“Encontramos una armadura con un hechizo mágico en ella, y nos preguntábamos que tipo de hechizo sería. Y si no es nada peligroso, me gustaría que la adaptara para mí.”

“Purr... Seguro, usted parece haber luchado en duras batallas.” Pardoe murmuró mientras miraba la brigantina que yo llevaba puesto.

Mi armadura había sido completamente desgarrada por las espadas voladoras que me había enviado Pez Dorado y ahora estaba arañada por todas partes. Ya que ruinas eran excavadas por todas partes hoy en día, tal vez era normal que esta se quedara malograda al encontrar equipo mágico. Había pensado que sería más fácil conseguir una nueva armadura en lugar de reparar la actual, y Pardoe probablemente adivinó lo mismo mientras asentía.

“¿Qué miaus encontraron?” Preguntó Pardoe, inclinándose hacia delante. Sus ojos brillaban con gran interés.

“Bueno... encontramos otras cosas, pero ¿podríamos tratar con esa armadura primero? Queremos asegurarnos de que estamos debidamente protegidos.”

“Miau~ Guardaremos el resto para encargarnos más tarde, entonces. ¿Y dónde está esa armiaudura?

“Está en el carruaje de enfrente. ¡Hey, Rulitora!”

Habíamos sacado la armadura del Baño Ilimitado de antemano, así que le grité a Rulitora que viniera. Muy pronto, este entró con toda la armadura en la mano.

Pardoe y Crissa abrieron bien los ojos ante la estatura gigante de Rulitora. Crissa incluso se escondió detrás de Pardoe, asustada. Pero Pardoe se recuperó rápidamente, y empezó a inspeccionar la armadura de inmediato.

Usó algo que parecía una lupa dorada, un círculo mágico dibujado en un pergamino, y una bola de cristal ligeramente teñida de carmesí. Todas ellas eran herramientas que nunca había visto antes. Probablemente le estaban ayudando a determinar qué tipo de hechizo había sido lanzado sobre la armadura.

Él tenía más o menos el tamaño de un niño humano, así que no pude evitar pensar que parecía un niño jugando con sus juguetes. También, sus ojos habían brillado como los de un niño cuando le hablé de la armadura mágica.

De todos modos, era la armadura negra con dos cuernos señalando desde el casco. Rakti había confirmado que la armadura tenía algún hechizo, pero no era capaz de decir qué. El diseño era suficiente para no sorprenderme si estuviera realmente maldito.

“¿Tomará tiempo?” Le pregunté al clérigo en voz baja.

“No, las inspecciones se pueden terminar casi inmediatamente. Para eso son todas esas herramientas.” Me contestó en voz igualmente baja, tapándose la boca.

El análisis no tomó mucho tiempo por sí solo, ya que las herramientas hicieron la mayor parte del trabajo. Era posible no usar herramientas y lanzar hechizos para analizar directamente el artículo, pero eso tomaba demasiado tiempo y desgastaría al practicante rápidamente. En esa nota, los hechizos usados eran categorizados bajo “magia artesanal” aquí, no magia clerical.

“Hmm...” Pardoe estaba profundamente pensativo mientras inspeccionaba la armadura.

“¿Pasa algo malo?”

“No malo, pero... ¿podrías decir que está maldita, en cierto sentido?”

“No me sorprendería si lo estuviera, pero ¿qué quiere decir con eso?”

“Bueno, en realidad no está miauldita. Tiene un hechizo como tal lanzado en ella.” Pardoe nos miró y empezó a explicarnos los detalles del hechizo. “Esta armadura puede disuadir todos los ataques.”

“¡Whoa! Es como una armadura legendaria, ¿no?” Clena se levantó y gritó sorprendida.

Incluso yo podría decir que era algo especial. Hablando en la terminología de juegos, era como un equipo que negaba todo tipo de daño. Sería algo que no podrías obtener hasta el final del juego.

“A cambio, chupa MP de su portador después de cada ataque.”

“...Así que, ¿cada vez que recibas daño?”

“La cantidad que absorbe depende de cada ataque también... si yo le diera a esta armadura una inscripción, sería la ‘Devoradora de Magia.’”

“...Bueno, entiendo que esto es una armadura bastante peligrosa, al menos.”

Entiendo por qué Pardoe dijo que estaba maldita en cierto sentido. Ahora podía decir por qué se había dejado en la armería sin usar. Después de todo, no podías controlar cuánto MP te absorbiera.

“Honestamente, podrías colapsar en cualquier momento si te pusieras esto. Yo no recomendaría esta armiaudura... Tomaría algún tiempo, pero también podría hacer un nuevo set para ti,” nos dijo Pardoe en tono preocupado. Pero en respuesta, le mostré mi tarjeta de estado.

“...No, no se preocupe. Trabaje en ella por mí.”

Pardoe y Crissa miraron mi tarjeta de estado uno al lado del otro, y luego sus colas se movieron hacia arriba. La cola de Crissa levantó la falda. Bueno, no fue una reacción sorprendente, viendo como mis estadísticas se disparaban en la propia tarjeta.

“...E-entendido. Yo me encargaré de eso. ¿Así que quiere que la adapte a su talla?”

Me preguntaba si era posible modificar una armadura con un hechizo, pero Pardoe no mostraba signos de ponerse nervioso a pesar de estar un poco desconcertado. Era un profesional.

“Debería llamar a Shakova para esto.”

“¿Shakova?”

“Shakova Remus. No tiene rival cuando se trata de tratar con equipo mágico.”

Según Pardoe, era otro herrero ketolt lo suficientemente bueno como para tener un apellido. Pardoe estaba en la cima en tasaciones mágicas y manejo, pero Shakova lo vencía en artesanía y ornamentación.

“Ya veo. Por favor, hágalo, entonces.”

“Así que sobre el precio...”

Después de que acordamos, Crissa se adelantó sosteniendo algo en sus manos. Se parecía a un ábaco con piedras redondas dentro del marco.

Ella estaba a cargo de todos los asuntos monetarios. Qué mujer tan honrada. Más bien, Pardoe parecía ser el típico tipo hábil adicto al trabajo que no se podía molestar en calcular nada.

En cualquier caso, el costo total terminó siendo bastante alto, tal vez porque se trataba de un artículo mágico. La sastrería en sí misma costó diez veces más que la brigantina que compré en Jupiterópolis. El honorario por traer los servicios de Shakova también contribuyó a la cantidad final. Era como una tarifa técnica.

Miré a Clena por si acaso, y ella me asintió en respuesta. Así que el precio era justo.

“¿Por qué no le pedimos que inspeccione esa cosa negra ya que estamos?”

“¿Te refieres al marcador metálico de tumbas?”

“Sí, eso. El marcador de tumbas.”

Pensamos que podría necesitar algún ajuste, así que hicimos que Pardoe le echara un vistazo también. Este confirmó que el marcador de tumbas había sido lanzado con un hechizo que desataba un tremendo poder contra los demonios. Definitivamente fue algo que el primer rey sagrado había usado, a juzgar por la inscripción “Rey Demonio del Sexto Cielo.”

Esto sería una prueba de que Hadesópolis fue una vez el hogar del rey demonio. Yo se lo contaría a ambos templos y haría que corrieran la voz.

Tenía algunas otras ideas sobre el marcador de tumbas también, pero quería centrarme en la armadura por ahora. Si esto salía bien, entonces les haríamos trabajar en nuestro otro equipo también. Acepté el precio sin tratar de regatear. Pagué una parte como depósito.

Clena sugirió también que le mostráramos uno de los cofres de monedas de oro que habíamos encontrado, y él confirmó que eran verdaderas.

Después de eso, Pardoe me tomó las medidas. Me preguntaba cómo lo haría con su pequeño cuerpo, pero sacó una escalera de mano. Sabía que era un hombre de mediana edad, pero no podía evitar sonreír mientras su cola se balanceaba de un lado a otro. Después de eso, dejamos la armadura “Devoradora de Magia” a Pardoe y regresamos al templo de la Diosa del Fuego. El anciano nos saludó cuando llegamos. Era un hombre bronceado y musculoso con una risa bulliciosa. Todos los otros templos eran lo suficientemente similares entre sí, pero el templo de la Diosa del Fuego se sentía particularmente abierto. Tenían una atmósfera de fuego, se podría decir.

Por supuesto que Rakti entró en el templo junto con nosotros, pero nadie se fijó en su verdadera identidad. Se lo pregunté y me dijo que esconderse era una tarea sencilla.

Como el ritual de bendición no era hasta mañana, fuimos guiados a nuestra habitación después de nuestro encuentro con el anciano. Esta era otra lujosa sala VIP reservada para los peregrinos. La habitación en sí era similar a en la que nos habíamos quedado en el templo de la tierra. Había un salón y dormitorios separados.

“Y por supuesto, está esto,” murmuré, mirando el relieve colgado en la columna sobre la chimenea. El relieve representaba a las cinco diosas, o mejor dicho a seis diosas, excepto que la última había sido cortada.

El fondo del relieve debería haber representado a la Diosa de la Oscuridad, Rakti, pero había sido roto. Rakti miró el relieve que yo tenía a mi lado con expresión compleja.

“Aunque es un poco raro mirarlo de nuevo.”

“¿Qué quieres decir?” preguntó Clena desde detrás de mí.

Continué mirando el relieve y dije asertivamente: “No se parecen en nada a las diosas de verdad.”

Sólo había visto a la Diosa de la Luz y a la Diosa de la Tierra en mi sueño, pero no se parecían en nada a estas representaciones. La Diosa de la Luz se veía más majestuosa y tenía una personalidad más dura, mientras que la Diosa de la Tierra era como una amable hermana mayor. Miré a Rakti, que estaba asintiendo de acuerdo con mis palabras. Ella tampoco creía que se parecieran.

“Por cierto, ¿están ordenadas por edad aquí?”

“Deberían estarlo.”

“Luz, Fuego, Viento, Agua, Tierra, ¿verdad? la Tierra no parecía ser la segunda más joven.”

“Así es. Ella es la más cercana a Rakti en edad.”

Ahora que lo pienso, ella había estado calmando a Rakti mientras la Diosa de la Luz la regañaba en mi sueño. Tal vez era del tipo maternal por naturaleza.

“Está bien que te sorprendas, Touya. La hermana Tierra es muy madura.”

“...Quien haya tallado esto nunca había visto a las diosas antes.”

“Es verdad. No nos hemos mostrado a los humanos desde hace mucho, mucho tiempo. Es la primera vez que oigo que alguien nos ve en un sueño.”

“¿Ni siquiera San Pilaca lo hizo?”

“Oh, el que recibió todas las bendiciones de mis hermanas... no, creo que tampoco conoció a mis hermanas. Además, siguieron ignorándome...”

Rakti tenía una mezcla de emociones en su cara. Eran enemigas en aquel entonces, así que no se podía haber hecho mucho al respecto.

Así que ni siquiera San Pilaca conoció a las diosas en un sueño. ¿Qué demonios fue ese sueño, de todos modos?

“¿Qué clase de persona es la Diosa del Fuego?” preguntó Roni.

“La Hermana Fuego es siempre muy alegre y enérgica...” Rakti la miró y contestó. Pareció animarse un poco. Debe haber sido buena amiga de la Diosa del Fuego.

“Apuesto a que tampoco se parece en nada a este relieve, ¿verdad?”

“Oh, no. Para nada.”

“Ahora quiero ver este relieve con las seis diosas en él. No es que las haga parecer más exactas o algo así.”

“No recuerdo haber visto nada en el templo de Hadesópolis...”

“En realidad, había un relieve de una sola persona en las ruinas del templo.” Rium y Rulitora se unieron a la conversación.

“Oh sí, creo que recuerdo eso...” Busqué en mis recuerdos y apenas recordé haber visto un relieve en el templo.

“Lo siento. Esa era yo.” Rakti empezó a disculparse por alguna razón. Pero no tenía porque para hacerlo. Me preguntaba si era sólo un hábito.

“...esa representación no podía estar más lejos, sin embargo.” Rakti ni siquiera era tan mayor, por ejemplo.

“Lo siento mucho...”

“Bien, detente ahí. La verdadera es mucho más linda, así que mantén la barbilla en alto.” Tenía que asegurarme de que Rakti no volviera a caer en uno de sus agujeros.


Me desperté en la sala VIP del templo de la Diosa del Fuego al día siguiente. La distribución de la sala era más o menos similar a la que habíamos visto en el templo de la Diosa de la Luz en Ceresópolis. Para los estándares de este mundo, este era esencialmente un hotel de cinco estrellas.

Mi cama era la segunda de la pared. Rulitora estaba acostado boca abajo en la cama más cercana a la pared. Su larga cola a rayas se derramaba desde el borde de la cama mientras dormía. Su postura era tan descuidada como siempre, como la de un padre que se tomaba un descanso muy necesario del trabajo el fin de semana. La ceremonia de bendición de la Diosa del Fuego no sería hasta la tarde. Como siempre confiábamos en Rulitora, lo dejé dormir por ahora.

Rium se había enterrado en mi cama. Originalmente ella había venido aquí para entregar la herramienta sagrada que necesitaba para comunicarme con el grupo de Haruno. Ella terminó apareciendo durante nuestra investigación sobre Hadesópolis, pero todavía no mostraba ninguna señal de regresar ahora que eso había terminado. Apenas era una molestia, sin mencionar que nos habíamos ido más al este y lejos de Atenea, donde estaba Haruno, después de cruzar el vacío, yo no iba a dejar que Rium volviera sola. Anoche le envié a Haruno un mensaje diciendo lo mismo, y recibí una respuesta pidiéndonos que nos ocupáramos de Rium por el momento.

Miré hacia la cama a mi lado para ver la cara dormida de Rakti. Se sentía un poco mal decir esto acerca de una diosa, pero ella realmente parecía un ángel mientras dormía.

Una cama más abajo de ella estaba Clena, que se había despertado y se estaba frotando los ojos, aún medio dormida. Se veía un poco recién despertada.

Roni debería haber estado durmiendo en la cama de al lado, pero no estaba en ninguna parte. Probablemente ya se había levantado. Aunque el templo se ocupaba de nuestras comidas, ella todavía tenía muchas tareas en su plato, como arreglar nuestra ropa. Era tan adicta al trabajo como siempre. Necesitaría agradecerle más tarde.

“Buenos días, Clena. Pareces soñolienta.”

“Buenos días. Supongo que sí, pero...”

“¿Qué pasa?”

Clena me miraba fijamente por alguna razón. ¿Eso era un indicio de celos en sus ojos, o yo estaba imaginando cosas?

“Me di cuenta de algo. Ni siquiera la sala VIP de un templo puede compararse con lo segura que me siento durmiendo en el Baño Ilimitado...”

“Oh...” Murmuré, entendiendo cómo se sentía.

No me quejaba, pero ahora que sabíamos que los templos escondían a la sexta diosa, este no era exactamente un lugar donde pudiéramos descansar tranquilamente. El hecho de que hubiéramos traído a Rakti Loa, la diosa de la oscuridad y la diosa hermana menor oculta por la historia, no estaba ayudando. En contraste, mi Baño Ilimitado, que bloqueaba toda interferencia con el mundo exterior, era un espacio donde podíamos descansar sin tener que preocuparnos de que nadie nos molestara. Aunque me había vuelto insensible al hecho de que la Diosa de la Oscuridad estaba justo a mi lado, había una cosa que no podía olvidar. La Alianza Olimpo había hecho todos los conocimientos y documentos relativos a esta diosa tabú.

“¿Preferirías dormir allí a partir de esta noche?”

“De todas formas, no me importa. También aprecio tener una cama de verdad.”

Era emocionante alojarse en una habitación en un país extranjero, pero también era perfectamente razonable preferir el Baño Ilimitado por su seguridad.

“Oh sí, ¿a quién deberíamos acudir para ir a por ropa de cama nueva?”

“La marca Ficus podría encargarse de eso.”

Según Clena, el legendario pervertido Ficus, que se había centrado exclusivamente en la confección de ropa interior femenina, también era el nombre en el que había que confiar para todas las cosas relacionadas con el sueño. Sería una historia diferente si tuviéramos que considerar viajar, pero eran los mejores en el negocio de la ropa de cama y las prendas de vestir para uso en interiores. Ahora que teníamos un dormitorio de estilo japonés, quería que tuviéramos mejor ropa de cama en lugar de dormir sobre las mantas que habíamos estado usando hasta ahora. Si era posible, quería un juego de futones japoneses.

Clena parecía que estaba a punto de cambiarse, así que abrí la puerta del baño ilimitado. En el pasado, las chicas se cambiaban mientras yo me quedaba afuera, pero ahora el Baño Ilimitado estaba dividido en unas pocas habitaciones. Había un gran vestuario, un baño y un dormitorio de estilo japonés. Clena solía usar el dormitorio, así que yo me vestía en el vestuario.

Rápidamente me puse la ropa y me lavé la cara para refrescarme, luego miré alrededor del vestuario, donde se había amontonado todo nuestro equipaje. Estaba lleno de los tesoros que habíamos recogido de Hadesópolis. Habíamos pensado en cambiarlas todas por gemas, pero ¿cómo nos acercaríamos a deshacernos de tantas? Era una locura, incluyendo lo que ya habíamos transportado fuera. Tanto que no cabrían todas dentro del carruaje por muy apretadas que las empaquetáramos. Si nos preguntaran cómo nos las arreglamos para llevar tanto, tendría que revelar al menos un poco sobre mi don. Por eso, tendríamos que encontrar a alguien de confianza.

Pensamos en vender una parte de ello nosotros mismos también, pero ¿quién sabía lo rápido que podríamos liberar espacio en nuestra habitación de esa manera? Quería liberar un poco de espacio lo más rápido posible, así que tendríamos que encontrar una forma de venderlo todo a la vez.

“¿Está libre el fregadero?”

Clena terminó de vestirse y volvió a salir. Llevaba un vestido blanco de aspecto claro. El vestido parecía bastante elegante, a juzgar por el complejo bordado alrededor del pecho. Lo trajo consigo después de huir de casa, pero no tuvo la oportunidad de ponérselo hasta ahora. Ella había querido evitar llamar la atención cuando viajaba, ya que el vestido parecía tan caro de un vistazo. Dos chicas viajando juntas, una con un vestido caro. Eso habría atraído algunas segundas miradas. Pero ahora que se alojaba en la sala VIP de un templo, el vestido ligero era perfecto para las calurosas temperaturas de Hefestópolis.

Ya había terminado de lavarme la cara, así que dejé que Clena usara el fregadero. Ella terminó de lavarse la cara también, luego agarró el bordado en el pecho y me dijo con una tímida sonrisa: “No me gustaba mucho este vestido en el pasado.”

“¿En serio? Yo creo que se ve lindo.”

“Pero acentúa tanto mi pecho,” dijo ella, haciendo pucheros. El vestido no tenía mangas.

Oh sí, ella había dicho que tenía un complejo sobre su figura porque las otras hijas de aristócratas eran mucho más delgadas que ella. Probablemente había evitado usar ropa que expusiera sus brazos. ¿Qué tan delgadas estaban las otras chicas?

Su reputación probablemente había sufrido ya que todos sabían que su padre estaba desaparecido, y la gente estaba más inclinada a burlarse de su figura debido a ello.

“...Bueno, si dices que es lindo, Touya, entonces supongo que está bien.” Ella dijo algo lindo.

“... ¿Por qué me miras así?”

“No, sólo pensaba que eras lindo.”

“¿Qué? Todavía estás medio dormida,” ella refunfuñó, pero sus mejillas enrojecieron.

Su cabello plateado estaba cortado en una melena corta que se rizaba hacia adentro. Puede que haya estado presumiendo, pero el champú hecho de mi MP había hecho gradualmente su pelo más brillante y le había dado un brillo saludable. Sí, ella es linda.

Ella actuaba con fuerza y tenía un aspecto orgulloso y apropiado, pero también tenía el encanto de una joven dama. Ahora finalmente podía usar un vestido sin mangas después de que yo le dijera que me gustaba su físico, y eso era algo de lo que debía estar orgullosa. Tal vez me equivocara al pensar esto, pero había una posibilidad de que algunas de las chicas entre las que molestaban a Clena simplemente estaban celosas de ella. Aunque eso podría haber sido un vacío en la forma en que yo, una persona de otro mundo, pensaba en comparación con ellas, así que opté por guardar silencio.

Yo pensaba que ella era linda y receptiva a esos sentimientos, y ahora se puso un vestido que nunca antes había usado por voluntad propia. No había ningún problema con eso.


Clena y yo salimos del baño ilimitado justo cuando Rium y Rakti despertaron. “...Buenos días,” Rium se me acercó soñolientamente y me abrazó.

Rakti estaba sosteniendo sus brazos detrás de Rium, pero no se movía ni un centímetro. Parecía que intentaba imitar a Rium, pero dudaba. Me alegraría si ella lanzara toda la precaución al viento y saltara hacia mí, pero esperar no ayudaría de ninguna manera.

“Buenos días...”

“Buenos días, Rakti.”

...Así que yo extendí mis brazos y le di un abrazo, y luego ella me saludó en un tono nervioso. Les acaricié la cabeza durante un tiempo corto y relajante, pero no podían empezar a cambiarse así. Cerré la puerta del Baño Ilimitado, luego me dirigí a la puerta del dormitorio y una vez más abrí la puerta del baño desde allí. Le dejé las chicas a Clena y fui a la sala de estar.

Una vez que se abriera la puerta del Baño Ilimitado, no podía alejarme mucho de él, pero al menos podía caminar alrededor de una habitación vecina si la puerta estaba cerca. Vi la parte posterior de la cabeza de Roni mientras estaba sentada en un sofá al lado de la chimenea.

“¡Oh, Sir Touya! ¡Buenos días!”

Sus oídos de lobo se levantaron ante el sonido de la apertura de la puerta, luego se dio la vuelta y me saludó con una enérgica sonrisa.

“¿Estabas arreglando nuestra ropa?”

“Sí, pero estas tres están un poco maltratadas.”

Seguí su mirada para ver tres juegos de ropa en una pequeña mesa. Estaban andrajosas y cubiertas de agujeros. Esa era la ropa que habíamos usado durante nuestra batalla contra Pez Dorado.

“No se le puede hacer nada. Vayamos a comprar más después de la ceremonia de bendición.”

“Oh, tenemos que comprar algo para Rium y Rakti también.”

“Oh sí, es cierto.”

Nos habíamos encontrado con Rium después de dejar Ceresópolis, y con Rakti durante nuestra búsqueda en Hadesópolis. Ninguna de las dos tenía mucha ropa de repuesto. Rakti aparte, Rium había hecho todos los preparativos para su viaje. Sin embargo, sus posesiones eran todavía escasas, comparadas con lo que habíamos estado cargando en el Baño Ilimitado. Todavía necesitábamos comprar nuestra ropa de cama en la tienda de la marca Ficus, para poder conseguir más ropa durante el mismo viaje.

“¿Dónde está el desayuno?”

“Ya ha sido entregado. en esa mesa de allí.” Roni dirigió su línea de visión hacia una gran mesa en medio de la sala de estar. En ella había varias tapas semicirculares que cubrían el alimento que había debajo. Fueron recién entregados.

También se habían colocado varias sillas alrededor de la mesa para nosotros, incluyendo una grande sin respaldo para Rulitora. Este templo debe haber estado acostumbrado a tratar con semihumanos, considerando cómo ellos habían preparado esto sin que nosotros tuviéramos que perdirlo.

“Muy bien, las otras saldrán pronto, así que vamos a desayunar.”

“¡Claro!”

Las chicas deberían necesitar un poco más de tiempo para cambiarse. También necesitaba tiempo para despertar a Rulitora. Puede que tenga que involucrarme personalmente en esto último, pero debo esperar hasta que Clena y las demás salgan primero del baño.

Me senté frente a Roni y la ayudé a doblar la ropa que había terminado de remendar. Ella estaba hábilmente cosiendo con su aguja dentro y fuera de la tela. Yo había aprendido a coser un poco en la escuela. Recordé que también aprendí a usar una máquina de coser, pero ya había olvidado por completo cómo hacerlo. Y, sin embargo, esta joven estaba cosiendo como si fuera la cosa más natural del mundo. No había nada espectacular en esta escena, nada extraño, pero me parecía muy misterioso.

Habían pasado unos meses desde que fui invocado a este mundo. No se trataba de aventuras o de luchar contra monstruos, sino más bien de la vida cotidiana como ésta la que trajo consigo esta sensación como de otro mundo. Ahora mismo también estaba sintiendo una sensación de nostalgia, casi como si extrañara mi casa. Esto tampoco era un mal sentimiento. Me dejé empapar en el cómodo humor mientras esperaba que la puerta del dormitorio se abriera.


Rulitora regresó al dormitorio después de que terminamos de desayunar. Volvería a dormir hasta la hora del almuerzo. Hasta entonces, pasamos el tiempo organizando todo nuestro botín dentro del Baño Ilimitado. Después de excluir el equipo con los hechizos lanzados en ellos y antigüedades que podrían tener algún valor, todo lo que quedaba eran sólo artículos viejos que necesitábamos vender.

Tuvimos la opción de reparar los artículos y hacer que se vieran un poco más atractivos, pero luego teníamos que considerar si valía la pena el esfuerzo. Roni y yo nos encargamos del trabajo físico, mientras que Clena, Rium y Rakti eran las encargadas de estimar el valor de las antigüedades. El almuerzo llegó antes de que nos diéramos cuenta, Rulitora se levantó y comimos juntos.

Mi ceremonia de bendición vino después de eso, pero debía llevarse a cabo en un túnel dentro del Monte Lemnos y no en el templo mismo. Llevé a Rulitora completamente armado como mi guardaespaldas, luego llegamos después de un viaje tambaleante en carruaje al túnel más grande que había para extraer “piedras de fuego.” Aparentemente este era el lugar con mayor concentración de espíritus de fuego en Hefestópolis.

Nuestro guía clérigo tomó una antorcha, la encendió con magia y entró al túnel. Probablemente había usado un hechizo de invocación de espíritus de fuego. El túnel oscuro gradualmente se hizo más brillante a medida que avanzábamos hasta que se hizo lo suficientemente brillante como para que no necesitáramos más la antorcha.

“Whoa...”

“Aquí es donde se llevará a cabo la ceremonia,” dijo nuestro clérigo guía mientras se volvía hacia nosotros, con una expresión de orgullo. Yo me había quedado sin habla.

Habíamos sido guiados a un espacio de ceremonia con innumerables pilares de cristal carmesí que asomaban de las paredes de piedra, cada uno de los cuales emitía una luz que coloreaba toda la habitación de rojo. Sin saberlo, dije lo anterior cuando vi el fantástico espectáculo...

“... ¡Está caliente!” No sabía si eran espíritus del fuego o sólo porque estábamos dentro de un volcán, pero el aire estaba increíblemente caliente. Me sentí inmediatamente desanimado al darme cuenta de que la ceremonia se llevaría a cabo aquí. Nunca le diría eso al clérigo, con lo engreído que se ve.


Y entonces la ceremonia en sí fue lo que se podría llamar una pesadilla. Ante mí estaban cinco clérigos, incluyendo al anciano del templo en el centro, flexionando sus músculos y bailando salvajemente. Esto ha estado pasando desde hace una hora. Las gotas de sudor que salían de sus cuerpos brillaban en la luz, lo que me deprimía. Y todo esto fue parte de la ceremonia oficial para concederme la bendición de la Diosa del Fuego.

La Diosa del Fuego era también la diosa de la pasión y el entusiasmo, por lo que sus ceremonias tendían a inspirar un montón de baile febril. Así que naturalmente, todos los ancianos del templo eran salvajes bailarines. Estaba seguro de que todos aquí eran las élites del templo del fuego.

Quiero decir, la ceremonia para la bendición de la Diosa de la Tierra fue sólo los ancianos recitando oraciones rituales en la atmósfera más relajante posible. Yo había sido bendecido por la Diosa de la Luz en el momento en que fui invocado, pero me preguntaba si la princesa, que estaba viajando ahora mismo con el héroe Cosmos, había bailado durante el ritual de invocación.

Aparentemente este grupo de bailarines de pesadilla incluía mujeres en el pasado.

El anciano tampoco tenía que participar necesariamente. Pero, aun así, ahora mismo habían estado bailando durante más de una hora en este calor sofocante que me tenía empapado en sudor, simplemente sentado allí. Apenas era tolerable para mí, el observador, pero para ellos debe haber sido lo suficientemente duro como para ser considerado tortura.

Como debe haber sido un trabajo prestigioso, estaba seguro de que mucha gente intentaba aceptar el reto, pero no era de extrañar que los pocos que podían sobrevivir en el duro entorno fueran hombres. Había oído que el anterior anciano del templo había escogido bailarinas a pesar de eso, así que debe haber dependido de la visión personal de cada anciano. Puesto que el propio anciano actual participaba en esta tortuosa ceremonia, debió tener un corazón particularmente noble. Aquel anciano estaba bailando ante mí medio desnudo, con los músculos brillantes y los dientes blancos brillando bajo las luces rojas. Me mostró una sonrisa tan fresca que quise darle un puñetazo en la cara. Bien, quizás me estaba irritando un poco por el calor.


Los clérigos bailaron como locos durante otros diez minutos más o menos, y entonces la ceremonia finalmente terminó. El calor era lo suficientemente doloroso como para lidiar con él, pero yo estaba más drenado mentalmente después de que mis ojos habían sido violados repetidamente. Salí tropezando del túnel y volví con Rulitora.

“... ¿Está usted bien?” me preguntó con expresión dudosa, pero eso era inevitable. Después de todo, los clérigos habían salido del túnel después de mí, sonrientes después de un trabajo bien hecho. Tuve que soportar otro tembloroso viaje en carruaje de vuelta al templo, donde me encontré de nuevo con las chicas en la sala VIP.

“¿Qué estás haciendo...?”

“Nada, sólo necesito un poco de curación...”

Abracé a Clena, luego a Roni, luego a Rium y a Rakti juntas tan pronto como vi sus caras. Todas parecían un poco sorprendidas, pero aun así me dejaron hacerlo, probablemente notando mi temperamento. Rium envolvió sus brazos alrededor de mi cintura, abrazándome.

“...Oh sí, la ceremonia de la hermana Fuego es un poco intensa.”

Rakti era la única que podía entender la prueba por la que pasé. Mientras abrazaba su pequeño cuerpo, ella extendió una mano para darme una palmadita en la cabeza. Ahh, ella estaba curando mi alma. También le di una palmadita en la cabeza a cambio.

“Muy bien, ahora que te has curado, vamos a actualizar nuestras tarjetas de estado,” dijo Clena, aplaudiendo con las manos. Fue lindo cómo sus mejillas se inflaban un poquito.

Ella había arreglado nuestra donación al templo mientras yo estaba en mi ceremonia de bendición. Era la norma contribuir con una donación al templo cada vez que hacían algo por ti. Este fue el caso de los dos templos en Ceresópolis también. Desde que nos quedamos aquí y les pedimos que condujeran la ceremonia de bendición, habíamos donado monedas de oro cuando nos reunimos por primera vez con el anciano del templo. La razón por la que esperamos para actualizar nuestras tarjetas de estado fue porque la actualización reflejaría nuestras condiciones en ese momento. Queríamos descansar de nuestros viajes primero, pero también considerábamos que la bendición de la Diosa del Fuego podría afectar las cosas, así que esperamos hasta que pudiéramos hacer una actualización de una vez.

La donación que Clena había preparado era carne. Ella había planeado comprar fruta primero, pero después de investigar un poco con los clérigos, aprendió que ellos estarían más felices de recibir carne como regalo. De hecho, podría imaginarlos más fácilmente masticando carne asada entera que comiendo delicadamente fruta. Yo tenía miedo de que algunos hombres de temple empezaran a bailar de nuevo para llevar a cabo las actualizaciones de las tarjetas de estado, pero afortunadamente el procedimiento fue el mismo que el de cualquier otro templo.

El nivel de Rulitora había subido a 30. Ese era el límite para cualquier persona normal, pero dudaba que esto fuera todo para Rulitora. Sus estadísticas habían mejorado ligeramente en todos los aspectos. Para un guerrero tan completo como él, tal vez sus estadísticas simplemente no cambiaron mucho.

Clena había subido al nivel 22, y Roni al nivel 21. Eras considerado de primera clase después de pasar el nivel 20, así que ahora no sólo tenía a Clena, sino también a Roni como miembros de grupo de primera clase. El MP y MEN de Clena habían crecido significativamente después de todo el tiempo que había pasado controlando los espíritus del viento mientras viajábamos por el túnel subterráneo. El TEC de Roni también había crecido bastante. Me preguntaba por qué, pero TEC representaba lo hábil que eras con tus manos. Durante nuestros viajes, ella se había esforzado por cocinar y lavar la ropa, despedazaba a todos los monstruos que derrotábamos y, sobre todo, aprendió a usar la lavadora de manera impecable. No era de extrañar que su TEC hubiera crecido tanto.

“Tu MP y MEN crecieron muy rápido, Clena.”

“Sé que no lo dices en ese sentido, pero eso suena condescendiente viniendo de ti.”

“Vamos...”

Sabía que no estaba enfadada, pero parecía un poco exasperada. Sin embargo, no era difícil saber de dónde venía, ya que mis propias estadísticas de MP y MEN salían fuera de los límites.

Las líneas del gráfico que mostraban mis estadísticas apenas se habían ensanchado un poco. Mis otras estadísticas también habían aumentado, pero honestamente no era nada impresionante. Clena debe haber encontrado difícil estar feliz por mi cumplido después de ver mis estadísticas.

En cuanto a mi nivel, había subido a 24. Había estado más bajo que el de Clena en nuestra última actualización, así que la había sobrepasado durante nuestra batalla en Hadesópolis. Nuestros niveles aumentaban al absorber una porción de las bendiciones que cada criatura viviente en este mundo poseía después de derrotarlos. Probablemente era correcto describirlo en términos de RPG como EXP. Eso hacía fácil entender por qué Rulitora sólo había aumentado un nivel también. Él ya era fuerte para empezar.

¿Pero por qué mi ganancia de EXP superó tanto a la de Clena y Roni? Claro, había usado mucha más magia que ellas. Sin embargo, eso sólo afectaba el crecimiento de las estadísticas, no necesariamente la ganancia de nivel. Había oído que ser bendecido por la Diosa de la Luz te permitía ganar EXP más rápido, pero la mayor diferencia debe haber llegado cuando le di el golpe final a Pez Dorado.

“...me ganaste.”

El nivel de Rium era sorprendentemente bajo. Sólo estaba en el nivel 15. Ella estaba notando cómo yo había sobrepasado su nivel, pero no le dije que ese había sido el caso desde Ceresópolis.

Su MP y MEN eran incluso más altos que los de Clena, y su TEC era bastante alto también, pero su HP, STR, y VIT eran todos increíblemente bajos. Había conseguido viajar sola de Atenea a Júpiter, luego de Atenea al vacío, pero aparentemente eso no tenía nada que ver con su nivel. En realidad, no parecía muy versada en viajar, por lo que debe haber evitado cuidadosamente cualquier posible peligro mientras viajaba en su disco volador. Siempre había sido de las que ignoraban todo lo que no le interesaba, aunque ese no era el caso con respecto a nosotros.

Rakti fue la última, pero como la habíamos recogido en medio de nuestro viaje, todavía no tenía una tarjeta de estado y tuvimos que hacer una nueva para ella. Se podría decir que era similar al granjero que había huido de su aldea para unirse a la heroína Ritsu Nakahana. Los clérigos no encontraron nada extraño con su presencia en nuestro grupo.

Ella terminó siendo sólo de nivel 1. Sus estadísticas no eran mejores que las de cualquier humano común. Esto era evidente, pero esas estadísticas reflejaban el cuerpo temporal que ella había creado después de que su sello fuera levantado, no sus estadísticas reales como la Diosa de la Oscuridad. No podíamos permitir que nadie descubriera su verdadera forma, así que todo salió bien.


“Deberíamos comprarle un uniforme de maid,” dijo Clena a primera hora después de que termináramos de actualizar nuestras tarjetas y regresáramos a nuestra habitación. Ella continuó explicando que era relativamente común que las familias fueran atacadas por monstruos o ladrones cuando viajaban, y que los niños a menudo apenas escapaban y luego eran acogidos por otros viajeros. También era común que los templos acogieran a esos niños. Eso explicaría por qué los clérigos no parecían sospechar nada de Rakti, a pesar de que no tenía ni un ápice de poder de lucha en ella.

“¿Quizás esperan que entreguemos a Rakti al templo?”

“¡¿Huuuuh?!” Rakti gritó a mi lado después de que le hice esa pregunta a Clena.

No te preocupes, no te dejaremos en el templo. Sin embargo, me hizo feliz saber que ella quería tanto quedarse con nosotros.

“Bueno, no hay forma de explicar que la hayamos añadido a nuestro grupo con estas estadísticas.”

“Sí, es una chica común y corriente... no, sus estadísticas son incluso más bajas que la media,” murmuró Rulitora mientras miraba la tarjeta de estado en la mano de Clena. Yo no sabía lo que se consideraba promedio, pero parecía que el cuerpo temporal de Rakti estaba en el extremo más débil de la escala. Aunque era temporal, este era todavía su único cuerpo en este mundo, y parecía difícil para ella reunir más fuerzas que las que tenía ahora.

“¡Puedo usar magia! ¡Magia de Oscuridad! ¡Es realmente genial!”

“No lo hagas. No puedes dejar que nadie más se entere.”

Rakti trató de objetar, pero Rium la rechazó de inmediato. Aunque era normal que los viajeros llevaran algunos secretos, yo llamaba la atención como Héroe de la Diosa, así que necesitaba mantener las apariencias.

“Así que estaba pensando— que podríamos registrarla como una raver obrera que maneja trabajos comunes para nosotros, lo que no haría extraño que viajara con nosotros.”

“Igual que yo entonces,” dijo Roni con el pecho en alto. Después de todo, era la raver de Clena.

“¡¿Lo mismo que Roni?! ¡¿Así que podré serte útil?! ¡Sí, por favor, hazlo por mí!” Rakti saltó con los brazos en alto. Ella había pensado que la íbamos a abandonar en el templo por nuestra conversación, así que parecía especialmente desesperada.

Ella misma lo deseaba, por lo que probablemente fue la decisión correcta traerla como una raver obrera que se ocupaba de trabajos comunes.

“¿Podemos realmente registrar a una diosa como una raver?”

“Se asegurarán de que no tenga antecedentes, y mientras no haya hecho nada particularmente atroz, sus antecedentes ni siquiera llegarán a un país vecino...”

“Para que no puedan investigarla demasiado a fondo. ¿Supongo que eso funciona...?”

“Sí, Rakti probablemente será considerada como alguien sin ciudadanía.”

Aparentemente era una situación común para los semihumanos, y no es raro que alguien naciera lejos de cualquier nación. No habría ningún problema en registrar a Rakti.

“¡Touya, vamos! ¡Vamos ahora mismo!” Rakti me tiró de la mano, aunque probablemente no tenía ni idea de a dónde deberíamos ir. ¿Estás de acuerdo con eso, Diosa de la Oscuridad?

Clena se rió, diciéndole a Rakti que se calmara. “No sabes dónde está el mercado, ¿verdad? Vamos a preguntarle a uno de los clérigos.”

“¡Oh, buena idea!” Rakti contestó enérgicamente, con un humor contrario de cómo era hace un momento.

Preguntamos al clérigo más cercano que vimos desde nuestra habitación, quien rápidamente nos guio a donde estaba el mercado de ravers. El proceso de registro fue aún más sencillo de lo esperado. Como no comprábamos en el mercado en sí, todo lo que teníamos que hacer era pagar una cuota de registro. Y así, Rakti se convirtió oficialmente en mi raver obrera.

“¿Tendría la tienda Ficus ropa que pudiera pasar por un uniforme de maid?”

“Cualquier cosa que necesite ser usada en el camino tendrá que ser ordenada a la medida.”

Así que las maids que se quedaban en la ciudad para trabajar eran diferentes. Habíamos planeado visitar la tienda del gran pervertido de todos modos, así que pedimos para Rakti algo de ropa en eso. También compramos algo de ropa de diario, y luego volvimos al templo.


Una vez que volvimos a nuestra habitación, invoqué la puerta del Baño Ilimitado e hice que la abrieran, pero luego me detuve.

“¿Qué pasa, Sir Touya?”

“¿La puerta se hizo más grande?”

“Es más alta y más ancha, ahora que lo mencionas...”

Era obvio una vez que lo comparé con el tamaño de Rulitora. En el pasado, él habría tenido que agacharse para atravesar la puerta. Pero ahora, a pesar de que estaba completamente vestido con armadura y parado recto, sería capaz de pasar por la puerta con espacio de sobra.

“Esperaba que el interior cambiara después de recibir la bendición de la Diosa del Fuego, pero...”

“Los cambios están comenzando con la puerta misma,” dijo Clena con una expresión de asombro mientras Rium asintió sin decir palabra a su lado.

“Rulitora, si alguien viene, confiaré en ti para que te encargues.”

“Entendido.”

No había razón para dudar. Dejé a Rulitora para que vigilara, luego giré la perilla de la puerta y abrí de una sola vez. La puerta no se sentía más pesada que antes.

“¡La puerta es pequeña!” exclamé inmediatamente después de entrar. Por un momento pensé que la puerta interior se había hecho más pequeña, pero estaba simplemente más lejos de lo que solía estar.

“¿Esta área ha crecido más del doble de lo que solía ser?” Preguntó Roni mientras miraba dentro.

La distancia desde la puerta exterior hasta el edificio interior parecía ser de unos tres estutos ahora. El montón de armas y armaduras que habíamos metido en el pasillo de un estuto únicamente antes, tenía casi otro estuto de espacio a ambos lados.

“Clena, ¿puedes revisar el lado izquierdo?”

“Lo tengo.” Clena y Roni caminaron a la izquierda. Me llevé a Rium y a Rakti conmigo a la derecha.

“Es tan ancho...”

“Las armas se han caído.”

“Tendremos que reorganizarlas más tarde. También hay muchas espadas sin vaina. Ten cuidado de no tropezarte con nada, Rakti.”

“¡¿Por qué sólo te dirigiste a mí?!”

“Mira a Rium.”

“¿Eh?”

Rakti miró hacia Rium para verla flotando en su disco volador. No había riesgo de que se tropezara con nada en su estado.

“Uhhhh...” Rakti parecía que quería decir algo, pero se aferró a mi espalda.

Ahora no tenía que preocuparme por que se hiriera mientras guardara todas las armas caídas a medida que avanzábamos.

“Aquí.”

“Oh, gracias.”

Me giré al oír la voz de Rium para ver que había conseguido encontrar mis guanteletes. Ahora podía recoger las espadas sin tener que preocuparme de cortarme.

Recogí las espadas y lanzas caídas hasta que llegamos al lado derecho del edificio. El corredor todavía continuaba con tres estutos de ancho. Seguimos caminando hasta que llegamos a la parte trasera del edificio, que también tenía tres estutos de ancho. El edificio en sí parecía que se había hecho más grande. La pila de armas que habíamos guardado había sido cortada en el centro y continuaba hacia el lado izquierdo.

“Creo que más allá de esto sería...”

“¿Hm? ¿Qué pasa, Rakti?”

“Na-nada... lo entenderás una vez que lo veas.” Rakti se escondió detrás de mí, con sus mejillas enrojecidas. No tuve otra opción que proceder hacia lo desconocido.

“Huh, ya veo...” Entendí a qué se refería una vez que doblamos la esquina. El lado izquierdo del edificio era más grande que el resto, midiendo cerca de seis estutos de ancho. Ahora era prácticamente un jardín. Había un altar en un rincón lejano, y sobre él descansaba una gigantesca piedra de fuego. Su forma era similar a la de los pilares de cristal carmesí de la ceremonia de bendición, pero era varias veces más grande en tamaño. Podría haber sido incluso más alto que yo. Estuve tentado de llamarla “columna de fuego” en lugar de “piedra de fuego.”

“¿Qué demonios es eso?”

“Ahh... Lo siento. A la hermana Fuego le encanta ser extravagante...”

¿Así que esto era ser extravagante? ¿Era este altar gigante sólo porque quería ser extravagante?

“¡Sir Touya!” Miré hacia atrás para ver a Clena y Roni caminando hacia nosotros.

También podía ver todo el lado izquierdo ahora. Era un pasillo de unos seis estutos de ancho... no, en este punto podría llamarlo un jardín. El lado más cercano a la puerta era cóncavo, o, mejor dicho, una parte del edificio ahora sobresalía. Parecía que había una habitación nueva.

No había nada más que el altar aquí, y la grava... no, el suelo estaba abierto de par en par. El suelo parecía provenir del monte Lemnos. Su textura se parecía a la que yo había visto durante la ceremonia de bendición. Algunas de las armas y armaduras se habían caído, así que las alineamos a todas a lo largo del edificio.

Había una puerta en el espacio que sospechábamos que era una habitación nueva, pero ahora mismo estaba enterrada con equipo. Deberíamos comprobarlo desde dentro del edificio por ahora.

Clena me preguntó mientras mirábamos alrededor del jardín, “¿Así que todo esto es de la bendición de la Diosa del Fuego?”

“Es lo más probable. La tierra aquí es similar a la del volcán.”

“Me pregunto si la parte del edificio que sobresale lo está influenciando.”

“Está cerca de ese altar de fuego, así que sí probablemente. Lo más probable es que sea una nueva habitación que la bendición creó.”

“La hermana Fuego es la segunda mayor, justo después de la hermana Luz.” Dijo Rakti mientras se asomaba por detrás de mí. Vamos, deja de esconderte y háblanos cara a cara.

Me di la vuelta, la tomé y la puse a mi lado. Era ligera como una pluma.

Rakti pareció sorprendida al principio, pero no intentó esconderse detrás de mí y se aferró a mi brazo. Un paso a la vez.

“De todos modos, ¿tienen algún tipo de orden, como los que tienen en los relieves?”

“La hermana Fuego es la segunda mayor, así que, si nos ordenáramos, la hermana Fuego estaría justo después de la hermana Luz.”

“Ya veo, así que hay un orden.” Clena y Roni miraron la nueva parte del edificio mientras escuchaban a Rakti.

“¿Por eso hay una nueva habitación al lado del baño?”

“Probablemente sea eso. Hemos terminado de inspeccionar el exterior, así que echemos un vistazo al interior.”

Todos entramos al edificio por sugerencia de Clena. La entrada y otras áreas no habían cambiado. La diferencia principal era la nueva puerta en la pared de la izquierda. Coincidía con el lugar donde habíamos visto el edificio desde el exterior.

“¿Esta es la nueva habitación creada con la bendición de la Diosa del Fuego?”

“No nos disparará tan pronto como abramos la puerta, ¿verdad?”

“La Hermana Fuego no es tan extravagante... ¿creo?” Rakti parecía nerviosa. Incluso ella dudaba de lo que decía.

Los cinco nos miramos. Nadie dijo una palabra. “...Apártense sólo para estar seguros, todas.”

Al final, abrí la puerta mientras las otras cuatro se quedaron atrás. Por supuesto, me aseguré de estar en la posición correcta para evitar ser golpeado por una explosión de fuego repentina.

“¡Listo, vamos!”

Abrí la puerta de golpe, pero no hubo fuego. Miré temerosamente dentro, pero entonces mis ojos se abrieron de par en par. Las chicas empezaron a acercarse y a mirar dentro también, pero ninguna de ellas sabía lo que era esta habitación. Podría imaginarme por qué.

“Por fin vino...” Murmuré sin aliento, mirando la habitación que tenía ante mis ojos: la bendición de la Diosa del Fuego había dado lugar a una cocina espaciosa y de aspecto profesional.

El fregadero y los gabinetes estaban hechos de piedra tallada y pulida, con un aspecto increíblemente lujoso. La cocina era similar a la que usábamos en el Japón moderno, así que primero le hice una inspección minuciosa. Después de todo, las cocinas podrían ser potencialmente peligrosas.

Roni y Rium no se atrevían a tocar nada, pero miraban todo a su alrededor con ojos agudos. Clena se quedó unos pasos atrás. Rakti se escondía detrás de Clena.

El fregadero había sido tallado en piedra natural. Yo conocía estos detalles como si hubiera sabido cómo usar mi don de repente. La piedra era granito, un tipo de piedra que el volcán producía.


No sólo había un fregadero y una cocina, sino también un gabinete abierto. Estaba en el centro de la habitación para que todos pudieran reunirse a su alrededor y cocinar juntos.

El grifo producía agua caliente y fría muy bien. Había un panel de control junto al fregadero. Habíamos estado lavando nuestros utensilios de cocina en el fregadero del vestuario antes, pero ahora podríamos moverlos aquí.

La cocina no era una cocina de inducción, sino una cocina a gas gracias a la influencia de la Diosa del Fuego. Aunque técnicamente estaba agotando mi MP, así que tampoco era exactamente una cocina a gas.

“... ¿Qué significa el ‘divino’ aquí?”

Las perillas que controlan la llama pasaban de ‘bajo’ a ‘medio’ a ‘alto,’ pero luego pasaban a ‘súper’ y ‘divino’. Estaba escrito en kanji. Intenté subirlo a un nivel mayor por ahora, pero no me atreví a ponerlo más alto. Los ojos de las chicas brillaron de sorpresa al ver cómo invocaba fuego con sólo girar una perilla, pero mi mente estaba en un lugar totalmente diferente. Les dije a las chicas lo que las palabras de la escala decían y que nunca pasara de “alto.”

“Si lo convirtiera en calor ‘divino,’ ¿llamaría a la Diosa del Fuego o algo así?”

“No creo que la Hermana Fuego hiciera eso... ¿probablemente?” Rakti no sonaba confiada, pero según ella, si el fuego fuera suficiente para convocar a la diosa, entonces ella estaría sacando su cabeza del Monte Lemnos ahora mismo.

Miré dentro de los estantes y encontré cuchillos de cocina, cucharones y un montón de otros utensilios de cocina. Junto a los cuchillos de cocina había un cuchillo de carnicero perfecto para preparar cualquier cosa que pudiéramos cazar y matar. Abrí un cajón grande y encontré otro juego de utensilios de cocina. Roni señaló a uno y preguntó: “Sir Touya, ¿qué es esto?”

“¿Hm? Oh, eso es una batidora.”

Incluso era eléctrica. Bueno, técnicamente era alimentada por magia. La tomé, la encendí, y el motor resonó cuando la batidora comenzó a girar a una velocidad vertiginosa. Roni saltó lejos de esta al mismo tiempo. Esto la sorprendió más que la cocina, ya que al menos sabía lo que era el fuego, a diferencia de este objeto completamente extraño.

Había otras herramientas con las que yo estaba familiarizado del Japón moderno. Las ollas y sartenes parecían antiadherentes, pero no vi nada más notable en ellas.

Por otro lado, no pude encontrar ni un solo utensilio. Había armarios en los que cabían, pero todos estaban vacíos. Esto no era un problema, ya que ya teníamos los nuestros.

“¿Y tú qué estás haciendo, Rium?”

Rium se había ido de mi lado y empezó a dar pequeños saltos y vueltas alrededor de la habitación. Para una maga de cristal como ella, esta colección de utensilios de cocina japoneses modernos debe haber sido como un tesoro escondido. Se veía linda haciendo eso, así que la dejé en paz por ahora. Rakti se unió al baile a lo largo del camino, lo cual me pareció muy divertido de ver. Después de un tiempo, empezamos a organizar nuestro equipaje de nuevo.

Nos habíamos movido cerca del altar de fuego. Esta se había convertido en la zona más espaciosa del nuevo y mejorado Baño Ilimitado.

Rulitora y yo nos encargamos el trabajo físico, mientras que Clena y Rakti trataron de hacer una evaluación básica de nuestros artículos. Como hija de una familia noble, Clena había aprendido acerca de las antigüedades como parte de su educación. Rakti no tenía un ojo tan perspicaz, pero podía decir si un objeto había sido hechizado con magia y lo fuerte que era ese hechizo. Llevamos todo lo que necesitábamos retocar afuera, donde Roni y Rium se encargaron tanto de eso como de hablar con quienquiera que viniera.

Alineamos las armas y armaduras en tres categorías: antigüedades valiosas, objetos mágicos y objetos antiguos normales. Roni y Rium estaban ayudando a limpiar los artículos viejos que estaban sucios, pero no particularmente oxidados. Se veían mucho más atractivas después de haberlas limpiado a fondo.

Mientras tanto, dos invitados nos visitaron.

El primero fue un clérigo que vino a entregar un libro de texto mágico. Roni me llamó para que saliera a la sala de estar, donde me reuní con el clérigo y recibí el libro.

El segundo invitado, sin embargo, era más bien un problema.

“¿Eh? ¿Crissa está aquí?”

Crissa, la hija de Pardoe, el herrero al que hacíamos afinar nuestra armadura “Devoradora de Magia,” había venido a visitarnos.

¿Ha pasado algo con nuestra orden? Decidimos reunirnos todos para escucharla. Un clérigo llevó a Crissa a nuestra sala VIP. Ella llevaba un vestido amarillo sobre su piel blanca pura.

“Siento haberles molestado tan pronto después de la orden. En realidad, hay algo que me gustaría discutir al respecto...” dijo, luego inclinó la cabeza. Así que realmente se encontraron con un problema.

Le pedimos que se sentara en el sofá y nos explicara de qué se trataba. Su pequeña complexión le permitía sentarse en un sofá humano sin que su cola se interpusiera en el camino, y casi parecía un animal de peluche al hacerlo. Quería mirarla fijamente con una sonrisa tonta, pero reprimí el impulso y la dejé hablar.

“Entonces, ¿de qué querías hablar?”

“La verdad es que... esa armadura es demasiado resistente para nosotros.”

Nos miramos mientras Crissa hablaba con expresión solemne. ¿No era bueno para la armadura ser robusta? Rulitora habló por mí, expresando lo que estaba pensando en un tono confuso.

“... ¿no es eso algo bueno?”

“Bueno... es un poco vergonzoso decirlo, pero la tarea está más allá de las capacidades de mi padre y del Señor Shakova...”

“¿Y tampoco pueden adaptarla?” Dijo Clena con expresión de perplejidad. Crissa bajó la cabeza y asintió en respuesta. Era tan pequeña que parecía que estábamos regañando a un niño, haciendo que me doliera el pecho.

“... ¿Cuál es el problema principal?”

“Las piedras de fuego. No pueden obtener suficiente calor de las piedras de fuego para poder modificar la armadura. Mi padre dijo que era la primera vez que veía un metal así.”

Así que el problema estaba en la fuente de combustible, las piedras de fuego. En otras palabras, no se resolvería llevando la armadura a otro herrero. Sin mencionar que nos lo habían presentado después de que enfatizáramos que no nos importaría un semihumano. Un mejor Herrero aquí en Hefestópolis sería difícil de encontrar.

“¿No tienen suficientes? ¿O necesitan algo más que sólo piedras de fuego para que funcione?”

“Necesitaríamos una piedra de fuego más grande, o quizás...”

Según Crissa, el tamaño de una piedra de fuego dependía de la fuerza de los espíritus de fuego que residían en su interior. Cuanto más grande es la piedra de fuego, mayor es el calor que puede producir. Sin embargo, para obtener una piedra de fuego más grande que la más grande que tenían ahora, necesitarían minar más profundamente en la montaña. Los espíritus del fuego estaban más concentrados cuanto más cerca estaban del centro. Sin embargo, no tenían forma de predecir lo que le sucedería al volcán aún inactivo si lo hacían. Era efectivamente una tarea imposible.

Así que, les falta calor... Recordé algo mientras pensaba. Le dije a Crissa que esperara un poco mientras reunía a los demás y discutía con ellos si podíamos o no usar mi donativo para ayudar a resolver el problema. Decidimos que estaría bien, o, mejor dicho, no teníamos otra opción. Si tuviéramos otra opción, sería abandonar la armadura por completo, pero sería una mala elección, teniendo en cuenta las pruebas que nos esperan. El único problema era si guardarían o no nuestro secreto. Puede que lo haya estado pensando demasiado, pero como mi don era más conveniente que fuerte, no podía predecir qué problemas lloverían si se difundiera su conocimiento. Había un montón de deméritos en que se corriera la voz de que mi don también era “débil.”

“Uhh, Crissa. ¿Te importaría enviarle un mensaje a Pardoe?”

“No, en absoluto, ¿qué es?” Crissa levantó la cabeza ante mi pregunta.

“Podríamos ser capaces de ayudar. Pero a cambio, tendrán que guardar un secreto nuestro. Por favor, díselo.”

“¿Ayudar...? Pero ¿cómo...?”

“No puedo contarte los detalles, pero solo tienes que saber que tiene algo que ver con mi poder como héroe.”

Crissa se puso tensa y asintió en respuesta. Por si acaso lo estás pensando, no estaba mintiendo.

Adelantándose un poco, Pardoe aceptó nuestra propuesta. Tal vez ese era su orgullo como artesano hablando que no podía abandonar su trabajo.

Le hicimos saber al anciano del templo que nos quedaríamos en el taller de Pardoe a partir de hoy. El anciano estaba decepcionado, pero de alguna manera se puso emocional y comprensivo cuando le dije que ayudaría a los herreros a afinar mi armadura, ya que necesitaban la ayuda de un héroe. Ojalá dejara de posar para expresarse.

En cuanto a mis lecciones de magia clerical de tipo fuego, ya conocía los fundamentos, así que decidí estudiar por mi cuenta por el momento. Si fuera necesario, volvería al templo a entrenar. El entrenamiento bajo este templo parecía ser especialmente sofocante, así que quise hacer todo lo que pudiera por mí mismo primero.

Vimos otros dos ketolts además de Pardoe cuando volvimos a la herrería.

Ambos eran atigrados, uno marrón y otro naranja, ambos con pelo blanco alrededor de la boca y las patas. Llevaban ropa de trabajo como Pardoe, pero a diferencia de su aspecto desordenado y carbonoso, estos dos parecían limpios y profesionales. No sabía qué tan viejos eran los gatos por su aspecto, pero el gato atigrado anaranjado era un poco más pequeño que el atigrado marrón y el gato blanco. Pero era más grande que Crissa.

Crissa nos presentó al marrón atigrado más grande como el amigo de Pardoe, Shakova Remus, y el naranja atigrado más pequeño como el hijo de Shakova, Mark Remus. Shakova nos saludó con un aire de confianza, levantando su pata para agitarla, pero Mark solo asintió en silencio. Pardoe y Shakova habían sido los mejores amigos desde que eran jóvenes, lo que a su vez hizo amigos de la infancia a Crissa y Mark.

Pardoe fue el primero en venir a hablar conmigo. “Escuché la historia de Crissa. No me gusta divulgar los secretos de la gente, pero ¿cómo planea crear una fuente de calor miaus fuerte que la de la piedra de fuego?”

“Es más fácil que usted lo vea de primera mano, pero eso en sí mismo es un secreto.”

Pardoe miró a los otros ketolts, que se asintieron unos a otros, y luego volvieron a mirarme. “Entendido. Guardaremos su secreto.”

“En ese caso...” Abrí la puerta a mi Baño Ilimitado, que hizo que Crissa se escondiera sorprendida detrás de su padre. Los otros tres abrieron los ojos de par en par, pero permanecieron tranquilos—o eso creí, pero todas sus colas estaban rígidas y erguidas.

“¿Qué... qué demonios...?” Pardoe se paró frente a todos. Su mente evaluadora se puso a trabajar mientras tocaba la puerta y observaba el interior.

“Aún no, la mejor parte sigue dentro.” Le di una palmadita a Pardoe en el hombro y lo invité a entrar. Clena y los demás también instaron al resto de los ketolts a que entraran, aunque todos parecían nerviosos.

Los llevamos al altar de fuego que habíamos descubierto. La piedra de fuego tenía forma de pilar de piedra y estaba un poco por encima de dos estutos de altura. Si él quería algo más grande, esto era lo mejor que nosotros podíamos ofrecer. No podíamos transportar la cocina que tenía el calor divino fuera de la habitación, así que decidí presentarles ésta en su lugar. Para ser completamente directo, pensé que los gabinetes en la cocina serían demasiado altos para los ketolts.

“Ooh, mira todo esto...” exclamó Pardoe, impresionado al ver las armas y armaduras que teníamos alineadas en el área del jardín.

“Hay algunos objetos más aquí con hechizos lanzados sobre ellos. También dentro del edificio. Bueno, les pediré que les echen un vistazo más tarde.”

“¡Purrfecto!” Contestó Pardoe, levantando una pata al cielo. Ahora él estaba aún más motivado.

Y entonces finalmente caminamos más allá de los montones de equipo y llegamos al altar de fuego.

“¡M-Mis Diosas...!”

“¡¿Una piedra de fuego de este tamaño...?!”

Los ketolts quedaron casi sin aliento al verla. Ellos podían apreciar lo grande que era la piedra aún más que nosotros, ya que la usaban como parte de su oficio.

Pardoe inmediatamente comenzó a inspeccionar el altar. Shakova y Mark le ayudaron, ambos con una mirada seria en sus caras. Crissa miraba a distancia junto con el resto de nosotros.

La columna de piedra de fuego que estaba sobre el altar tenía medio estuto de diámetro. El pedestal en sí era como de un estuto de alto. Delante de esta había una caja poco profunda que me recordaba a una caja de donaciones.

“Miau, ya veo...”

Pardoe se levantó lentamente y entró en su taller, luego regresó con un saco de arpillera con piedras negras adentro. Las piedras negras parecían carbón de un vistazo, pero en realidad eran piedras de fuego que habían perdido su poder espiritual. Se utilizaban como medio para transferir el calor de las piedras de fuego al metal de la forma más completa posible.

Pardoe esparce el contenido de la bolsa dentro de la caja. Se suponía que había que enterrar un objeto de metal entre las piedras, por lo que se habían aplastado hasta alcanzar aproximadamente el tamaño de guijarros y llenaron el interior de la caja. Me recordó cómo se asaban las batatas, pero me lo guardé para mí.

“Hay una conexión entre la piedra de fuego y la caja. Así que, si hacemos esto...” Pardoe señaló la columna de piedra de fuego, recitó algo, y entonces la columna empezó a brillar.

Rium, que estaba de pie a mi lado, me explicó esto que se trataba de un hechizo básico que utilizaba magia artesanal. Le permitía al lanzador controlar cuánta energía espiritual sacaban de la piedra de fuego y era un hechizo básico pero vital.

Al mismo tiempo, sentí como si mi energía estuviera siendo absorbida. Ya veo, así que la fuente del poder de esa columna de piedra no eran los espíritus de fuego, sino mi propio MP. Usaba una cantidad mayor en comparación con las otras instalaciones que usábamos dentro del Baño Ilimitado. Nada que no pudiera manejar. Mi MP había crecido más que suficiente para encargarse de esto.

Justo como Pardoe dijo, la piedra de fuego y la caja estaban conectadas, y las piedras negras dentro de la caja comenzaron a brillar de color rojo mientras emitían calor. Pardoe asintió con firmeza ante la cantidad de calor que se estaba produciendo, aunque la fuente de energía era mi MP y no la piedra de fuego. Tal vez su magia de artesano también le permitía saber cuánto calor se estaba produciendo.

“... ¡Bien! ¡Esto servirá!”

“¡Mark, empieza los preparativos! ¡Trae todas nuestras herramientas aquí!”

“¡Sí, padre!”

Los herreros comenzaron su trabajo muy ocupados. “Rulitora, ayúdalos a llevar sus cosas adentro.”

“Entendido.”

Rápidamente trajeron sus herramientas con la ayuda de Rulitora. Todavía podía sentir mi MP siendo absorbido mientras tanto, pero la sensación era similar a cuando usaba magia clerical. Se sentía como las veces que usaba hechizos de invocación espiritual, pero no se sentía como la magia de luz o la magia de tierra. ¿Era así como se sentían los espíritus de fuego? Así que, aunque era mi MP, la columna de piedra de fuego seguía usando el poder de los espíritus de fuego de alguna manera. En ese caso, esto sería una buena práctica para aprender magia clerical tipo fuego. Podía practicar los hechizos de mi nuevo libro de texto siempre y cuando me asegurara de no usar demasiado MP. También podíamos dejar las armas y la armadura con las que no sabíamos qué hacer con los herreros. Miré a Clena y al resto.

“Haremos de esta herrería nuestra base por ahora.”

“Supongo que podríamos llamarlo así, ya que parece que no te vas a mover por un tiempo.”

No podía evitarlo. Debería aprovechar el tiempo para practicar mi magia clerical.

“Bueno, te haré compañía. También quería leer los libros que recogimos de Hadesópolis.”

Oh, sí, todavía los teníamos. ¿Qué había pasado hace 500 años? ¿Qué se había borrado de la historia? La clave para descifrar los misterios podría estar en esos libros.

Incluso si no podemos salir, los próximos días no serán aburridos, pensé mientras miraba el animado jardín.


Vi otro sueño esa noche. Al igual que antes, no sabía si estaba de pie o acostado. Podría haber estado flotando en el cielo o enterrado bajo tierra. Sin embargo, no sentí el dolor o la asfixia que había sentido la última vez.

Rakti se aferraba a mi espalda. Frente a mí había una mujer con un vestido blanco puro, su cabello rubio estaba atado con una cola de caballo alta. ¿Estaba Rakti tratando de esconderse de ella?

Esta vez, sabía quién era. La Diosa de la Luz. Me había dado cuenta de que era alta antes, pero puede haber sido incluso más alta que yo. Parecía enfadada, pero no estaba regañando a Rakti como la última vez. Tal vez porque yo estaba entre ellas ahora.

La otra mujer de pelo verde ondulado debe haber sido la Diosa de la Tierra. Ella estaba parada junto a la Diosa de la Luz, tratando de calmarla. Ella también era bastante grande. No sólo su altura, que se veía aún más alta que la Diosa de la Luz, sino que cierta parte de su cuerpo cubría casi toda su cara desde mi punto de vista. Podría haber empezado a rezarle por instinto si pudiera moverme. No podía ver su cara ahora, pero imaginé que tenía una expresión muy gentil. Tenía un aire tan sereno.

Apenas empecé a darme cuenta, pero ella llevaba un vestido muy atrevido. La falda estaba compuesta de dos fajas de aproximadamente un tercio de un estuto de ancho cada una, decoradas con un patrón de aspecto tribal. La parte delantera de su vestido era bastante reveladora, y unas hendiduras pasaban por sus piernas. Podía ver indicios de su piel bronceada asomándose por debajo.

Tenía mucho que agradecerle. Yo había sido salvado por la invocación espiritual de tierra invocada múltiples veces desde que recibí la bendición en Ceresópolis. Mientras pensaba eso, la Diosa de la Tierra se me acercó con una alegre sonrisa y me acarició la cabeza. Se inclinó hacia mí, y sus gigantescos pechos que se balanceaban cerca de mi cara me hicieron sonrojar.

La Diosa de la Luz de repente se enojó de nuevo. Rakti se escondió aún más a mis espaldas. Debía estar asustada y trataba de esconderse detrás de mí. Sin embargo, no ayudó ni un poco, y la Diosa de la Luz continuó frunciendo el ceño en mi dirección. Parecía que estaba enfadada conmigo, no con Rakti. Tal vez me dijo que usara más magia de luz y que la apreciara más. Ella era más bien modesta comparada con la Diosa de la Tierra, más cercana a Rakti que cualquier otra persona, pero probablemente no estaba molesta por eso.

Su cara se puso roja cuando lo pensé y se enfadó aún más, pero no creí que estuviera relacionado. Con suerte.

Había una chica más en mi sueño esta vez. Ella estaba abrazando mis hombros a mi lado, riéndose de la Diosa de la Luz y de la Diosa de la Tierra de una manera animada.

Sí, era la Diosa del Fuego. Su pelo llegaba un poco más allá de sus hombros y se veía un poco desaliñado, como si lo hubiese peinado con sólo sus dedos. Llevaba un vestido de aspecto tropical, similar a un bikini y un pareo. Ella estaba mostrando la mayor cantidad de piel de todas las diosas aquí. En esa nota, ella era más grande que la Diosa de la Luz y más pequeña que la Diosa de la Tierra.

Ella estaba acariciando la cabeza de Rakti, abrazándonos a los dos, y básicamente haciendo lo que le placiera. No podía escuchar lo que decía, pero tenía una sonrisa cordial en la cara. Me abrazó mientras le sacaba la lengua a la Diosa de la Luz.

Recordé mi Baño Ilimitado y empecé a entender lo que la Diosa del Fuego podría haber estado pensando durante la actualización. Ella me estaba protegiendo de la misma manera que la Diosa de la Tierra. Ella quería protegerme del choque entre las bendiciones de la luz y la Oscuridad. Tal vez podía protegerme más de lo que la Diosa de la Tierra podía, ya que yo había recibido la bendición en su templo principal. Eso explicaría por qué estaba tan cerca ahora.

Ella también fue la razón por la que pudimos empezar a adaptar mi armadura devoradora de magia. Yo acababa de recibir su bendición, pero ella ya me estaba ayudando tanto.


No podía expresar mis pensamientos, pero traté de mirarla de una manera que expresara mi gratitud. Tal vez llegué a ella, porque sus ojos comenzaron a brillar y ella me dio un abrazo de oso con una sonrisa gigante en su cara. Me empujó hacia sus suaves pechos, y aunque no podía sentir nada en ese momento, podía imaginar su suavidad y una sonrisa se formó en mi cara. La Diosa de la Luz se veía aún más temible después de vernos así, pero probablemente no estaba relacionado... o al menos quería pensar que lo estaba.

¿Debería contarle a Haruno sobre esta fiesta de diosas la próxima vez que le envíe un mensaje? Pensé eso a medida que mi mente dejaba de estar consciente.

2 comentarios: