martes, 9 de octubre de 2018

Yuusha no Oshishou Epílogo al Interludio ~ Prólogo del Arco 3


Yuusha-sama no Oshishou-sama


Epílogo al Interludio ~ Prólogo del Arco 3


El enorme cuerpo de Veldaroth se desmoronó en pedazos.
Finalmente, el viento se llevó todas las piezas, y Wynn relajó el agarre de su espada.
Cayó de rodillas, sus pulmones jadeaban por aire, mientras la luz que envolvía su cuerpo se desvanecía.

“¡Onii-chan!” Leti lloró mientras corría hacia él y saltaba sobre su espalda.

“¡Whoa.... Ow! ¡Leti! ¡Eso duele!” Wynn se quejó mientras sus cuerpos caían por las llanuras cubiertas de hierba.
“Bueno, que me parta un rayo,” suspiró Oort mientras los miraba. “Esos chicos acapararon completamente la atención.”

“Sí. Tsk, no espero con interés el informe que tendré que escribir,” refunfuñó el mago.

Wynn se había enfrentado a Veldaroth solo. Toda la batalla pareció un baile intrincado. Los caballeros mostraron una sofisticada coordinación en sus ataques, y Wynn y Veldaroth se habían comprometido en un dúo mortal. Incluso un veterano aventurero como Oort había visto imposible intervenir. Si se hubieran tropezado torpemente en aquel baile, se hubieran arriesgado a interponerse en el camino de Wynn. Prácticamente no había lugar para la intervención. Más bien, las únicas que pudieron ayudar fueron las dos chicas, Leti y Evelina. Vergonzosamente, los adultos no pudieron hacer otra cosa que mirar.

Oort se rascó la cabeza mientras caminaba hacia donde Wynn y Leti estaban. Al ver que se acercaba, Wynn se sentó. De repente, el puño de Oort cayó sobre la cabeza de Wynn.

“¡Oww!”

“No corras por tu cuenta... El único buen aventurero es uno que está vivo. Mejor ser cobarde que estar muerto.”

Wynn se agarró la cabeza y Leti se levantó para protegerlo. A pesar de sus ojos llorosos, parecía que iba a regañar a Oort. La mirada de Oort se fundió en una sonrisa y despeinó el cabello de Wynn.

“Lo hiciste bien, chico.”

“Eheheh...” se rió Wynn mientras le daban palmaditas en la cabeza. Luego, volvió a caer al suelo.

La hierba debajo de él se sentía fría. Todo su cuerpo parecía arder después de esa pelea furiosa, así que el césped era muy cómodo. Con esos pensamientos, se desmayó.

“¿Onii-chan?”

Viendo que Wynn había cerrado los ojos y dejado de moverse, Leti intentó apresuradamente sacudirlo para despertarlo.

“Está bien, sólo está cansado,” aseguró Paul mientras dejaba de temblar.
Leti lo miró; luego, ella miró a Wynn y asintió con comprensión.

Cuando abrió los ojos, Wynn se encontró cubierto con una manta y tendido sobre sábanas suaves en lugar de hierba.

“¿H-huh?”

Por un momento, no supo dónde estaba. Tratando de recuperar su orientación, Wynn parpadeó y miró a su alrededor antes de darse cuenta finalmente de que estaba en casa de Laura. Un fuego crepitaba en la chimenea, chispas salían de la madera en llamas. Wynn notó que Leti estaba acurrucada a su lado, aún dormida.

“Oh oye, ¿estás despierto?”
“¿Paul?”
“¿Te duele algo? De repente te desmayaste, así que Leti estaba muy preocupada. Bueno, yo creo que estás bien, pero he oído de casos en los que lesiones de aspecto leve resultaron ser graves. Di algo si te sientes raro en alguna parte.”
“De acuerdo. Me duele todo el cuerpo, pero creo que estoy bien. ¿Dónde estamos?”
“Estamos en casa de Laura. Me dirigía a donde el mago está cocinando sopa.”
“El mago... ¡Oh, espera! ¡¿Qué hay del monstruo perro raro?!”

“Cálmate, tú lo derrotaste. Estamos bien.” Paul le dio a Wynn una taza de madera. “Bebe, te calentará.”

La taza estaba llena de leche caliente. Wynn se sentó a beber y le preguntó: “¿Y Leti?”

“Ella estaba despierta a tu lado hasta hace un rato. Usar magia probablemente la cansó. Trabajó muy duro.”

“Ya veo...” musitó Wynn. La leche envió una sensación de calor a través de su cuerpo, despertándolo. Los recuerdos de la lucha contra Veldaroth volvieron corriendo hacia él.

Recordó lo ligero que se sentía su cuerpo. Podía ver todos los ataques que se le acercaban, y se había vuelto fácil esquivar ataques que antes ni siquiera podía vislumbrar. La espada también se sentía ligera en sus manos, como si fuera una extensión de su cuerpo. Con cada paso, se movía grandes distancias, lo que le permitía acercarse a su objetivo en un instante.

Me pregunto si todo fue gracias a Leti, pensó mientras le acariciaba el pelo suavemente, tratando de evitar despertarla.

“...Mmm...” murmuró Leti mientras se movía un poco.

“U-um...” Wynn escuchó una pequeña voz que salía de la puerta. La cabeza de Evelina se asomaba por la entrada, aparentemente queriendo decir algo. Después de vacilar unos instantes, finalmente se armó de valor para enfrentarse a Wynn y Paul. “Muchas gracias.”

“No hay problema.”
“De nada.”

Paul torpemente extendió su mano hacia Evelina mientras Wynn le sonreía. Evelina le devolvió la sonrisa. Era una sonrisa que no se había visto desde antes de que su aldea fuera atacada hace medio año. Evelina se acercó de puntillas a Wynn. Hablaron un rato antes de salir a jugar un juego con guijarros. Evelina escuchó atentamente mientras Wynn le enseñaba las reglas.

Cuando Leti se despertó, se dio cuenta de que Wynn ya no dormía a su lado. “¿Dónde está Onii-chan?,” preguntó.

“Acaba de salir,” contestó Paul.

Ella escudriñó la habitación en busca de la figura de Wynn, pero rápidamente se dio cuenta de que no estaba dentro. Tal como Paul dijo, ella pudo encontrar a Wynn jugando con Evelina afuera.

“¡No es justo, Lina!” Las mejillas de Leti se hincharon de celos infantiles.

“¡Oh, estás despierta! ¡Juguemos juntos!”

A pesar de que Leti estaba molesta, se unió a los otros dos niños en su juego.
Laura y los aventureros vinieron para verlos jugar.

“Oort, yo... creo que adoptaré a la niña.”
“Ella es de una raza diferente, ¿sabes? ¿No crees que será difícil?”

“Estará bien. Avian o no, un niño es un niño. Míralos jugar juntos. Si pueden llevarse bien, entonces no hay razón para que no pueda adoptarla.”

Leti había olvidado sus celos y estaba absorta en el juego. Wynn había ganado la primera ronda. Con los ojos llorosos, Leti comenzó otro encuentro con Evelina mientras Wynn miraba desde el lateral.

“Espero que Evelina no vuelva a perder su sonrisa.”
“Yo también.”
Los alegres gritos de los niños que jugaban eran llevados a través de las llanuras por el viento.




“...Y eso fue lo que pasó.”
Un suspiro resonó por toda la habitación después de que Wynn terminó de contar su historia. En una de las muchas habitaciones de la Academia de Caballeros Simurgh, cinco personas escuchaban su historia: El príncipe Alfred de Lemmroussell, la princesa Cornelia, la gran elfa Tiara, y Royce, superior directo de Wynn.

El cuerpo de Wynn brillaba con una luz pálida. Tiara había pedido permiso a los demás para hacer magia de mejora sobre Wynn. El hechizo que ella lanzó fue Fortalecimiento Corporal, el hechizo preferido de los caballeros.

“¡Qué sorpresa! Nunca he visto a alguien con tan poco maná; que no tiene ninguna resistencia a la magia, amplificando así los efectos del hechizo.”

Cuando Tiara le preguntó si tenía alguna experiencia con la magia de mejora, Wynn les contó la historia de su primera batalla como aventurero.

“Ya veo,” dijo Alfred, asintiendo con satisfacción. “Así que su fuerza aumentaría tremendamente si es ayudado por alguien que pueda hacer magia de mejora.”

“Eso fue cuando tenía nueve años, y Leti—quiero decir—Lady Mavis, tenía siete años en ese momento.”

“¿Qué pasó después de que mataras al demonio cabeza de perro?” preguntó Alfred, curioso por lo que pasó después. Un demonio —un demonio de alto nivel llamado así— fue asesinado por niños tan pequeños. Uno de ellos finalmente se convirtió en el Valiente, y el otro era su maestro, pero aún así era una historia increíble.
Wynn continuó su historia.




Dos días después de la batalla, el grupo de Oort y los tres aventureros novatos regresaron al Gremio de Aventureros para dividir la recompensa. Al final, la mayor parte fue para Wynn. El grupo de Oort y Paul sólo se hicieron cargo de los gastos necesarios para el exterminio de los goblins, mientras que el resto fue transferido a Wynn. La recompensa que Laura había ofrecido obviamente no era suficiente para compensar la derrota de un demonio. Pero unos días después, el mago se acercó a Wynn con dinero adicional, con una cara de disculpa.

“Lo siento, pero esto es dinero por silencio. Quieren que finjas que este incidente nunca ocurrió.” Sería un escándalo de proporciones épicas si se corriese la voz de que el Imperio había hecho caso omiso de la información del Gremio de Aventureros y casi arruinado el país al permitir que un demonio, y uno de alto nivel en ese sentido, vagase libremente. El mago y el único caballero superviviente pronto serían enviados al frente para silenciarlos. Para los altos mandos, no había lugar en la capital para tales existencias inconvenientes. “Creo que pronto me enviarán al frente de batalla. Antes de eso, hice lo mejor que pude para conseguirte dinero de recompensa, pero sólo pude conseguirte esto. Lo siento mucho.”

Oort y el mago habían acordado mantener en secreto el hecho de que Wynn y Leti fueron los que habían derrotado al demonio. El poder de Leti, en particular, debía mantenerse en secreto. Era algo tan anormal que uno tendría que verlo para creerlo. Ante el temor de que niños tan pequeños pudieran ser fácilmente manipulados, la decisión fue unánime. Cuanto más se enteraban de los superiores del mago, más profundas se volvían las convicciones de los aventureros. Ni siquiera pensarían en hacer daño a los niños que los habían salvado. Después de investigar el incidente y a todos los involucrados, el mago llegó incluso a advertir a los aventureros que no se involucraran demasiado con Leti. Como resultado, sólo Lilia y el Maestro del Gremio sabían la verdad. Con la evaluación positiva de Oort de su desempeño durante el “exterminio de goblins,” Wynn y Leti fueron aprobados oficialmente para convertirse en aventureros.




“Ese aventurero llamado Oort parece muy listo. ¿Qué le pasó a ese mago?”
“Me disculpo, no sé...” Como Wynn era sólo un niño en ese entonces, no sabía el nombre del mago.

“Supongo que debería investigar este incidente. Me intriga,” dijo Alfred mientras Royce asintió con la cabeza.

“¿Y qué hay de la chica avian?”
“Laura terminó adoptándola. Creo que deberían seguir viviendo juntas.”

“Su Alteza. Creo que sería mejor no intentar reclutar a la Avian. Si intenta forzarla, nos arriesgaremos a empezar una guerra con los Avians.”

“Una guerra con los avians sería indeseable. Ni siquiera yo me entrometería en las vidas pacíficas de mis súbditos. Puede que ella sea un avian, pero todavía vive en este país, y por lo tanto es mi súbdita,” declaró Alfred. “Además, la chica avian conoce al Valiente. Si la fuerzo, el valiente puede volverse contra mí. Es un puente demasiado peligroso para cruzarlo.”

“Dejemos de lado el asunto de los Avians y volvamos al tema anterior. Usted pensaba que Wynn sería el caballero protector de mi hermana, pero ¿por qué? ¿Cree que es digno de servir a la princesa Cornelia?”

Wynn alternó su mirada entre el príncipe Alfred delante de él y el capitán Elstead detrás suya, su cuerpo aún resplandeciente por la magia fortalecedora de Tiara.

“La princesa Cornelia es una experta usuaria de magia de mejora. Es perfecta para alguien como Wynn, que apenas tiene maná.”
En un instante, Wynn comprendió por qué Royce le había pedido que se convirtiera en el caballero protector de la princesa Cornelia. Había dudado de sus oídos la primera vez que oyó hablar de ello. Estaba rodeado de personas de alto rango, lo que lo puso nervioso. Más bien, no fue sólo su estatus lo que lo puso nervioso. Después de todo, se sentía a gusto con Cornelia y Leticia. Sin embargo, el príncipe y la princesa elfa no eran personas que normalmente hubiera tenido la oportunidad de conocer.

Las siguientes palabras de Alfred borraron cualquier posibilidad de que Wynn hubiera escuchado mal. “Además de la magia de mejora, creo que su compatibilidad romántica es bastante alta.”

“¡¿Eh?!”
“¡Su Alteza!”
“¡Querido hermano!” La declaración escandalosa de Alfred sobresaltó una objeción de Cornelia. La princesa miró a Wynn, e inmediatamente miró al suelo, sonrojándose furiosamente.

“Haha, sólo estoy bromeando.”
“Alteza, le pido que por favor se abstenga de burlarse de mi subordinado.” Royce, que estaba de pie a un lado detrás de Alfred, suspiró antes de mirar al príncipe de reojo.

“Él ha estado actuando tan rígidamente que tuve que aliviar un poco la tensión,” se rió Alfred a carcajadas.

“No agite las cosas así,” murmuró Royce, agitado por la actitud del príncipe.

“Ninguna persona normal que conozca a la realeza por primera vez se sentiría a gusto.”
“Mis disculpas, Conde Elstead. Bueno, volvamos al tema. Wynn. Me gustaría que te convirtieras en el caballero protector de mi hermana.”
“¿Qué hace un caballero protector?” preguntó Wynn, “¿En qué se diferencia de ser un caballero normal?”
“En pocas palabras, escoltarías a la princesa. Piensa en ello como los guardias de élite de la princesa. Normalmente se seleccionan a mano entre los caballeros de la Guardia Imperial.”

“Guardias de élite...” Wynn miró a Cornelia por un momento. Ella era una princesa, pero aún así le permitía a él que la llamara a su amiga. Cornelia le miró en silencio. “¿Por qué fui elegido?”

“Primero, Cornelia confía en ti. Pero la razón más grande es que eres el Maestro del Valiente.”
“Wynn.” Los ojos azules de Tiara miraron directamente a Wynn. “Los elfos estamos muy interesados en la persona conocida como el Maestro del Valiente, el que se llama Wynn Bard. Otros países y razas no están menos curiosos.”

“Es como dijo la Gran Sabia,” estuvo de acuerdo Alfred, poniendo ambas manos sobre la mesa. “Tienes una gran influencia sobre el Valiente. Francamente, sería un gran problema para mí si te quedaras en la Orden de Caballeros.”

“Pero... yo sólo soy...” Wynn buscó a tientas palabras mientras miraba hacia abajo.
“Wynn Bard,” dijo Royce al joven. “A los ojos del Imperio, sólo eres un plebeyo que se convirtió en un caballero cadete. La mayoría piensa que tu título de Maestro del Valiente fue algo que recibiste al ser su amigo de la infancia. Sin embargo, fuera del Imperio, ese título tiene un gran peso. Eres la única persona ante la que el Héroe se arrodillará y se inclinará. Eso no debe tomarse a la ligera.”
(Me dieron escalofríos por la emoción de leer esa línea :S)

“Lo que piensas de ti mismo es una cosa, pero lo que Leticia piensa de ti es otra. Si lo desearas, Leticia ejercería su poder por ti. En esencia, esgrimes el poder del Valiente.”
“Estoy de acuerdo con Royce,” dijo Alfred, asintiendo. “Controlas un poder que podría sacudir los cimientos de este mundo. Me resisto a dejar ese poder en manos de la Orden de Caballeros. Para bien o para mal, la Orden de Caballeros opera bajo una estricta jerarquía. Es difícil rechazar una orden de alguien superior en la cadena de mando. Desearía que no fuera verdad, pero sería una tontería creer que todos en la Orden de Caballeros tienen buenos valores y son dignos de confianza. Como caballero protector de Cornelia, no estarás bajo tal control.”

“¿Me está ordenando que me convierta en su caballero protector?”
“No, esto no es una orden,” dijo Alfred con una sonrisa amarga, “Lo dije al principio. Aquí mismo, en este instante, no estás actuando como el Caballero Cadete Wynn — Ah, aunque si aceptas, tendría que añadir un ‘antiguo’ a eso — sino como el Maestro del Valiente, Wynn Bard. Respetaré tu decisión, sea cual sea tu elección.”

Royce miró al príncipe Alfred con desaprobación. Qué palabras tan vacías. Un plebeyo no puede rechazar a un rey.

“Cornelia no tiene todavía dieciocho años. Por lo tanto, sólo hay un número limitado de compromisos oficiales que la obligan a cumplir con su papel como realeza. Sin embargo, esto no significa que no tenga funciones obligatorias para asistir como realeza. Tú serás responsable de su seguridad durante esos eventos. Como su caballero protector, sólo Cornelia puede darte órdenes. También la ayudaría a interactuar con dignatarios extranjeros si el Maestro del Valiente estuviera a su lado.”

“Los elfos actuaremos como observadores neutrales para evitar que el Imperio te explote a ti y a tu título.”
“Como usuaria de magia de mejora, tiene una gran compatibilidad contigo. Aunque me gustaría establecer un grupo oficial, hay muchos preparativos que todavía tengo que hacer. Mientras tanto, serás tú solo.”

El caballero protector de Cornelia... En circunstancias normales, sería un gran honor que se le ofreciera tal puesto. Los caballeros que custodiaban a la Princesa Imperial de Lemmroussell solo podían venir de lo mejor de la cosecha, escogidos a mano de la Guardia Imperial. Como alguien que soñaba con ser caballero, sería un sueño hecho realidad. Bueno, la princesa era su amiga. Pero lo que le molestaba a Wynn era que estaba allí porque era el “Maestro del Valiente,” y no por ningún mérito personal. Sólo ganaría el puesto porque había tenido la suerte de conocer a Leticia en el pasado. Eso sería una bofetada en la cara para los otros caballeros que habían derramado su sangre, sudor y lágrimas en el lento ascenso de las filas.
¿Él estaba de acuerdo con eso? ¿Sería realmente un sueño hecho realidad?

“Wynn.” Viendo la vacilación de Wynn, Cornelia finalmente abrió la boca para hablar. “Anteriormente, me contaste cómo soñabas con convertirte en caballero. Me dijiste que los caballeros eran más fuertes, más sabios y más decididos que los demás. Sus espadas luchan por hacer justicia por los débiles, y sus escudos son la última defensa de sus señores.”

Cornelia tenía el mismo aspecto que la primera vez que se vieron en la Academia de Caballeros. Incapaz de encontrar una pareja, se veía sola e indefensa. Cornelia le preguntó implorante: “¿Me consideras una señora indigna de servir y proteger?”

2 comentarios:

  1. Mucha gracias por la traducción, siempre entro a ver si hay algun capítulo nuevo.

    ResponderBorrar
  2. Me dicen quien es cornelia que ya me olvidé?

    ResponderBorrar