lunes, 25 de febrero de 2019

Maestro de Nada Capítulo 13 - Nos conocimos en un puesto de la calle


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada


Capítulo 13 - Nos conocimos en un puesto de la calle


 "Hola."

"Ho, Asagi. ¿Necesitas nuevas armas otra vez?"

El Jefe Aragira se estaba limpiando el sudor con una toalla mientras salía por la parte de atrás. Tan imponente como siempre.

"Sí. Quiero otras nuevas."

"¡Maldita sea, acabas de comprar unas pocas el otro día!"

"Pero la cosa es que.... las arruiné."

Fui con demasiado empeño en el bosque. Había empezado a escabullirme detrás de los goblins que encontré, y los apuñalé por la espalda....antes de que me diera cuenta había mellas y grietas en la hoja. Si hubiera peleado un poco más anoche, las cosas podrían haberse vuelto muy agrias.

"Y hoy me elevaron a ‘Cristal’, así que quería un arma bonita para conmemorarlo."

"¿Qué? ¿Cristal? ¡Pero si acabas de convertirte en un aventurero!"

"Mi nivel acaba de llegar a 20 después de matar a unos goblins. Y la trabajadora del gremio me dijo que a partir de hoy estaré en el puesto E.”

"Ahh....bueno, no te esfuerces demasiado, ¿de acuerdo...?"

Parecía más exasperado que impresionado. Es extraño.... este parecía un buen momento para felicitarme un poco.

"Así que quieres algo para conmemorar, eh... ¡muy bien! ¡Te haré un arma!"

¡Si! Las armas del jefe tenían una reputación increíble, y esperaba esto. Aunque el precio sería más alto, también lo sería la calidad y la nitidez, así que no me importaba. Estaba empezando a sentir que mis viejas armas ya no eran adecuadas.

"Aún así, sigues siendo un pajarillo bebé de Rango E. No puedo darte nada demasiado especial. ¿Entiendes?"

"Sí, por supuesto."

Él no estaba siendo malicioso por eso. La cosa era que, aunque derribase enemigos con las mejores espadas, no recibiría experiencia de ello. La debilidad de los enemigos, las partes que no dañarían tu espada cuando las cortaras, como las partes entre los huesos, esa era toda la información y experiencia que no aparecía en tu estado. Nunca aprenderías qué partes deben ser cortadas si puedes ignorar todo eso y cortar a través de caparazones y huesos desde el principio. A eso se refería el jefe.

 "Y así te daré una espada más fuerte que el hierro. Obtén más información. Experiencia. Si puedes traerla de vuelta antes de que se rompa, te la afilaré.”

"Gracias, Jefe."

Se cruzó de brazos y miró hacia otro lado.

"¡Bah!"

Con un cálido sentimiento en mi corazón, acepté la tarjeta de reserva para la fabricación de armas del Jefe. Tomaría 6 días para que fuera terminada. Me permitió tomar prestadas algunas de las armas de su aprendiz de forma gratuita hasta entonces.

Por supuesto, tomé las mejores.

Puse las espadas prestadas en mis vainas y dejé la herrería. Cansado de lo que me rodeaba, traté de verme normal mientras caminaba por el pueblo. El sol ya se había puesto, y el cielo se estaba convirtiendo en una noche llena de estrellas. Había puestos callejeros en la carretera principal cuyos olores estimulaban mi estómago y me invitaban. Debería comer afuera de vez en cuando....

Vagué un poco, buscando algo de comer para cenar cuando mi hombro chocó con un transeúnte. Vergonzosamente, los olores habían enturbiado un poco mi conciencia.

"Lo siento muchísimo.”

Me volví hacia la otra persona e incliné la cabeza. Cuando levanté la vista, vi a una persona que era más alta que yo y que llevaba una máscara en la cara. El patrón de la máscara....¿qué son? ¿Ojos?

"Yo también lo siento. No estaba mirando por donde iba."

"Oh... um, ¿puedes ver con eso puesto?"

No pude evitar preguntar. No sé, era muy interesante.

"Sí, está encantado. Pero la comida de allá se veía tan bien..."

Era el mismo puesto que yo había estado mirando. Los dos miramos al puesto donde se preparaba un plato de fideos fritos. Entonces el vientre del desconocido enmascarado refunfuñó. Era bastante audible.

"Ummph....mm...”

Fue seguido por una tos falsa que hizo poco para disimularlo... Fue algo lindo.

"Yo también tengo hambre. ¿Te unirías a mí?"

"¿No te importa...?"

"Como disculpa por chocar contigo. Déjame invitarte a cenar.”

"Pero, yo también me choqué contigo..."

"Está bien, está bien."

Vamos a comer. Podríamos discutir sobre dividir la cuenta más tarde si quisiéramos. Por supuesto, sería una discusión corta una vez que termináramos de comer.

"Nos llevaremos dos de estos.”

"¡Ahora mismo!"

Pagué después de recibir la comida. Luego caminamos un poco y nos instalamos en un parque que estaba lejos de la carretera principal.

A veces, mataba el tiempo aquí en días en los que una misión terminaba antes de lo normal. Era un bonito lugar.

"Toma."

"No debiste hacerlo, pero gracias."

"Está bien."

Nos sentamos en un banco con nuestra comida.

Y entonces sentí curiosidad. ¿Podría esta persona comer con la máscara puesta?

"Mmph, mmm..."

La máscara estaba siendo quitada ruidosamente. Hasta ahora había estado imaginando cosas, como ser un ‘limitador’ para suprimir un poder que era demasiado fuerte, o quizás había una tribu que usaba máscaras todos los días, o era el signo de una raza moribunda de gente que vivía en la frontera, o era algún tipo de entrenamiento. Me siento un poco estúpido ahora.

"Hahh.... Vamos a comer entonces."

Pero el rostro que apareció debajo de la máscara era el de una mujer muy hermosa.

***

Ya había terminado de comer. Nunca supe a qué sabía, y se veía tan apetitoso antes de comprarlo. La desconocida enmascarada, ahora una mujer desenmascarada, seguía masticando sus fideos. Su expresión mostraba el tipo de felicidad que uno tiene cuando come algo delicioso. Era linda. Seguí echando miradas a esa expresión cuando, de repente, nuestros ojos se encontraron.

"¿Hmm? ¿Pasa algo malo?"

"Uh, no.... Parecía que realmente lo estabas disfrutando."

"Ah, bueno, no deberías mirar tanto."

Luego se sonrojó. Linda.

Pero por otro lado, esta era una posición incómoda... No, no era como si quisiera huir, pero había algo muy angustioso en sentarse junto a alguien tan bella. Sentí que me estaba sofocando. No lo odiaba. ¿Quién no amaba a una mujer hermosa? Eran fáciles de ver, pero...

"Mmm... Bueno, eso estuvo delicioso. Gracias."

"¿De verdad lo fue?"

"Así es. Lo comería de nuevo mañana."

"Jeje. Menos mal que elegimos ese. Bueno, ahora que ya no tenemos hambre..."

Me levanto y estiro los miembros.

"Vamos a partiendo.”

"Lo siento mucho. Fue mi propio descuido, pero hasta me conseguiste cena".

"No, ni lo menciones. Es mucho mejor comer con compañía.”

"Oh, claro..."

Se sonrojó de nuevo. Tenía un rostro fresco y hermoso, pero parecía tener un lado tímido.

"Bueno, nos vemos.”

"Ah, uh. Gracias por la cena. Nos vemos."

"Sí. Buenas noches."

Casualmente hice un gesto con la mano y me alejé. Luego doblé la esquina y volví a la posada. Por supuesto, todavía tenía que estar alerta para evitar a la escoria que trataría de atraparme. Pero de nuevo, estaba muy nervioso y completamente desprevenido hasta hace un momento... Debería ser más cuidadoso. Agité la cabeza, cambié de marcha y continué caminando.

Entonces, hubo una voz débil pero definida que llegó a mis oídos.

"¿¡Qué, qué es lo que quieren!?"

Me doy la vuelta rápidamente. Era la voz de la mujer de la máscara. Corrí de vuelta a través del parque y a la plaza del pueblo. Allí la mujer estaba de pie, la máscara estaba a mitad de camino en su cara. Cinco o seis hombres la rodearon.

"¡Oigan, qué están haciendo!"

Grité mientras corría hacia ellos, mis manos estaban sobre los mangos de mis espadas mientras miraba. Todas las caras de los hombres que se volvieron a mirarme me eran muy familiares.

"Hola, Conejo Negro.”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario