lunes, 25 de marzo de 2019

Maestro de Nada Capítulo 20 - El día después de un día de beber


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada

Capítulo 20 - El día después de un día de beber


Le hice un gesto a Ness y me senté junto a él.

“¡Ho, Asagi! ¡Bebamos!”
“Parece que tú ya has bebido bastante...”
“¡Idiota! ¡Esto apenas cuenta!”

No estoy de acuerdo. Sus ojos no podían ni concentrarse en nada. Pero, de nuevo, estaba hablando muy bien, irritantemente.

“Así que, Asagi. ¿Cómo has estado?”
“¿Recientemente? Bueno, era casi lo peor hasta hace poco.”
“¡Buwajajajaja! ¡Claro que sí!”

Me pregunto de quién será la culpa. Yo no lo digo. Tengo una regla en contra de discutir mientras bebo.

“Bueno, tengo un buen presentimiento sobre lo que está por venir...”

Digo eso mientras le quito la bebida a Ness de un lado y me la bebo. No estaba muy fría, pero sabía muy bien. Daniela estaba comiendo el pollo al vapor que había pedido con la expresión más satisfecha. Supongo que le gustaba mucho la comida.

Seguimos bebiendo así por un tiempo, y periódicamente robaba lo que Ness estaba comiendo. Él estaba más o menos acabado. Ahora estaba medio dormido. Le robé su último trago y plato y me moví al asiento de Daniela. Mi vaso de cerveza choca ligeramente contra su taza de agua de frutas.

“Ese fue un día ocupado.”
“Sí, Asagi. Lo hiciste bien. Sigamos con esto mañana también.”
“Es muy alentador tenerte conmigo.”
“Jeje. Sabes, la adulación no te ganará puntos conmigo.”

Sonrió mientras alejaba su cabello corto y rubio platino de su cara. Podría ser bastante guapa...

“¿El color de tu cabello se deriva de tu raza?”
“¿Hmm? Oh, bueno, sí. Generalmente, ese es el caso de los elfos.”
“¿Entonces hay otros colores?”
“Hay morenas y las que tienen el pelo plateado.”

Así que el color del pelo no era un factor determinante para los elfos de luz. Pasé mis dedos por mi propio pelo. Como había trabajado el turno de noche durante tanto tiempo y dormido la mayor parte del día, rara vez iba al peluquero. Siempre que llegaba a una cierta longitud, el gerente empezaba a tocarlo por detrás, lo que era mi señal para que lo cortaran. La señal era un poco espeluznante, y siempre deseé que se detuviera. Aunque ahora me preguntaba cómo le iba.

“¿Tu cabello deriva de tu raza, Asagi?”
“Bueno, más o menos. No lo sé. Pero todos a mi alrededor tenían el pelo negro.”
“Hmm.... Cuando se trata de pelo negro, dicen que las tribus de ogros en los lugares más lejanos a menudo tienen pelo negro. Aunque esos cuentos son viejos y nunca los he visto en persona.”

Dijo mientras masticaba un bocado de pollo y verduras al vapor. ¿Así que había ogros? ¿También usaban ropa interior a rayas?

Me estaba imaginando cómo serían estos ogros escurridizos cuando sentí que alguien me tocaba el hombro. Fue Fiona.

“Asagi. Revisión terminada.”
“Hoy no estás muy formal.”
“Hmph.... ¿Por qué debería estarlo?”

Hizo un pequeño puchero. ¿Qué estaba pasando? Sentí un número incómodo de ojos sobre mí. ¿Era así como se sentía estar en el extremo receptor de dagas disparadas a través de los ojos? La mirada que venía de mi lado era especialmente incómoda.

“Asagi.”
“Sí.”
“Vamos.”
“Cierto...”

Daniela dijo mientras se ponía de pie y se alejaba rápidamente. La seguí a toda prisa. También dejé la cuenta de Daniela en la mesa de Ness cuando hice esto.

Recibimos la recompensa en el mostrador junto con una nota.

‘Colmillos de lobo del bosque...................... 160/1 pieza de oro, 60 piezas de plata.’

‘Recompensa por completar la misión.......... 30 piezas de plata.’

Una pieza de oro tenía el valor de 100 piezas de plata, una pieza de plata tenía el valor de 100 piezas de cobre. Estaba escrito en el mostrador. Así que de acuerdo a esto, necesitábamos dividir la recompensa en 95 piezas de plata. Había dejado los cálculos a la caja registradora, así que no era mi fuerte.

Pero probablemente tenía razón. Hasta ahora, no había tenido que pensar en tales cosas cuando recibía mi recompensa, pero ahora tendría que usar mi cabeza para repartirla. Sentí como si mis células cerebrales estuvieran saliendo de la hibernación. Así que hice cambiar el oro por 190 piezas de plata y lo repartí entre los dos.

“Toma, Daniela. Deberías contar lo tuyo.”
“Mmm... Sí, está bien.”
“No quiero peleas por dinero.”
“Ah, tienes razón.”

Ella asintió varias veces. Me preguntaba si había pasado algo en su pasado....

Después de eso, caminamos por las calles de Fhiraldo y regresamos juntos a la posada Viento de Primavera. Ahora que lo pienso, habíamos evitado los puestos de la calle pero terminamos cenando en el bar de todos modos. Necesitaba ser más moderado.

Al día siguiente, esperé en el comedor a Daniela, que era tan perezosa en la mañana como siempre, y comencé a hacer planes para el día. Podríamos volver a cazar lobos del bosque. Claro.

“Oh, ¿eres un cliente?”

Una voz me interrumpe de repente. Levanto la cabeza y veo que una mujer estaba allí de pie con una cálida sonrisa.

“Sí. Lo soy.”
“Gracias al cielo. Estabas en el comedor pero no comías nada. Pensé que una persona extraña había entrado.”

Fue muy valiente de su parte decirle algo así a un completo extraño. ¿Pero quién era ella?

“Oh, debería presentarme. Soy la hija de la posadera, Mizel.”
“Oh, de la Sra. Maris.”
“Sí, así es.”

Sí, la voz un poco lenta y la sonrisa suave eran una combinación perfecta. Al igual que la luz del sol de la mañana, te daba un poco de sueño.

“¿Aún no has comido?”
“No. Mi compañera se queda aquí conmigo, y estoy esperando a que se despierte.”
“¿De verdad? Bueno, entonces, tendremos la comida preparada por adelantado.”
“Uh, gracias.”

Había algo contagioso en la forma en que hablaba. Mientras me reía para mí mismo, Daniela llegó por la entrada.

“Buenas...”
“Buenos días. ¿Estás bien?”
“Sí....”

Se sentó y luego se desmayó sobre la mesa. Le llevaría un minuto poner el motor en marcha de nuevo. Lo primero que había que hacer era comer.

El desayuno básico en la Posada Viento de Primavera consistía en tostadas, huevos fritos y carnes ahumadas caseras. Era una especie de desayuno extranjero, y me gustaba bastante. Era muy elegante. Al menos para alguien como yo que normalmente duerme en vez de desayunar. Pero recientemente, me había vuelto bastante activo, comía más y dormía por la noche. ¿Era posible estar demasiado sano?

Mizel trajo tres platos de comida. ¿Tres?

“Aquí está su desayuno.”
“Gracias.”
“Gracias...”
“Hahh....”

Ella se sentó. ¿Eh? ¿Qué?

“Oh, ¿les importa si me uno a ustedes?”
“Bueno, ya lo has hecho.”

Daniela estaba mordiendo su pan con los ojos medio abiertos.

“Acabo de terminar de organizar todas las nuevas provisiones. Estoy tan cansada y...”
“¿Trabajaste toda la noche?”
“Hice exactamente eso. Llegué justo antes de que se cerraran las puertas, y sin embargo mi madre....oh, la posadera, me dice que termine todo esta noche...”

Seguimos comiendo así, y las quejas de Mizel también continuaron. Aparentemente, ella estaba a cargo de la compra de nuevos bienes. Cada mes se dirigía a la ciudad a la que se llegaba por las vías opuestas a la que yo había tomado al venir aquí. Me pregunto si el carruaje de Mizel había ayudado a crear esas huellas en el camino, y el mundo se siente mucho más pequeño.

Eventualmente, sus quejas fueron interrumpidas por los gritos de Maris y su expulsión forzosa de la habitación. Se despidió con la mano mientras la arrastraban por el cuello. Nosotros hicimos lo mismo mientras nos levantábamos de la mesa.

“Bueno, llegamos un poco tarde, pero deberíamos ir a la cede del gremio, aceptar una misión y dirigirnos al bosque.”
“Sobre eso, Asagi. Creo que primero deberíamos ir a comprar algunas cosas juntos.”
“Claro, pero ¿por qué?”

Daniela se cruzó de brazos y se rió con orgullo.

“Acamparemos afuera. ¡Tres días en el bosque!”


No hay comentarios.:

Publicar un comentario