martes, 9 de abril de 2019

Maestro de Nada Capítulo 25 - Resolución y lágrimas


Aprendiz de Todo, Maestro de Nada

Capítulo 25 - Resolución y lágrimas


El Beowulf se hundió en el flujo fangoso. Había sufrido el golpe más fuerte de Daniela y esta avalancha de escombros concentrados. ¿Qué clase de monstruo sería capaz de sobrevivir....?

“¿Está... muerto?”

Preguntó Daniela cuando vino a pararse a mi lado. Sin embargo, eso era una bandera de muerte. Fue casi milagrosamente óptimo que me preparara.

Porque antes de que me diera cuenta, mi cuerpo había roto a través de la pared de atrás.

“Hhha....ggg...”

No podía respirar. Tenía un zumbido agudo en los oídos. Mi visión era una nube de niebla blanca. Mi cuerpo se sentía tan pesado que estaba por encima de cualquier otra sensación.

“... gi... sagi... ¡Asagi....!”

Puedo oír a Daniela gritando mi nombre. O al menos, creo que puedo. Seguramente no había nadie más aquí que pudiera llamarme.

“Asagi, eh. Eso fue impresionante para un bastardo humano...”

¿Quién, qué...? La repentina voz me devuelve inmediatamente a la plena conciencia. Lo primero que veo es el techo. Luego una sombra. Luego me asalta el impacto y el peso de algo en mi pecho.

“¡Ggggaah, ahh.... maldita sea...!”

“Debo felicitarlos por ser capaces de herirme hasta tal punto.”

Dijo Beowulf mientras me presionaba con una sola pata.

“¡Maldito seas, libera a Asagi!”

Veo a Daniela preparar una flecha en la esquina de mi visión.

“Espera. Tu compañero morirá si sueltas esa flecha.”

“¡Agghhhh...!”

Beowulf inclinó más de su peso sobre mí. Era tan pesado que pensé que iba a morir.

“Tsk....”

Daniela apretó los dientes y devolvió la flecha a su carcaj. Pero mantuvo una mano sobre la espada en su cadera.

“Maldita sea.... ¿Qué estás...?”

“¿Qué esperaban? El número de mis manadas estaba disminuyendo. Tuve que venir a ver quién era el responsable. Eso es todo. Ahh, no me malinterpreten. No tengo enemistad contra ustedes.”

¿Qué quiso decir? ¿Estaba diciendo que esto no era venganza por los lobos del bosque que habíamos cazado?

“Estás asumiendo que esto es un contraataque de algún tipo, ¿no es así? No es así, Asagi. Sólo me interesaba porque eras fuerte. Mis camaradas murieron porque eran débiles.”

“Entonces, ¿quieres matarnos a nosotros también...?”

“Qué cosa tan extraña de decir. ¿No se mata porque se está dispuesto a morir también?”

Ciertamente. Sería un error volverse un cobarde cuando se está en peligro; después de que nosotros mismos hayamos matado a tantos lobos del bosque. El hecho de que fueran monstruos no era excusa. No sabía cómo responder, así que me quedé en silencio.

Pero era demasiado patético callarse y dejar que te mataran a ti también.

“Fui yo quien mató a tantos lobos del bosque y te empujó a este punto. Mátame a mí y sólo a mí.”

“¿¡Asagi...!?”

Daniela me había ayudado. Me había invitado a un equipo. Quería ayudarla de alguna manera. Ignoro su voz y miro fijamente a Beowulf.

“Parece que hablas en serio.”

“No puedo prepararme para morir como dices. Pero no me importa lo que me pase si puedo salvarla.”

Y lo decía en serio. No era como si un sermón de este tipo pudiera cambiar mi forma de pensar. No había manera de que pudiera aceptar tranquilamente mi propia muerte.

¿Pero si morir ayudara a salvar a Daniela? Eso cambiaría las cosas. Ya había muerto una vez. Decidiría por mí mismo cuánto valía esta segunda vida.

Beowulf me miró fijamente y luego sonrió.

“Jajaja. No hay mentira en tus ojos. Muy bien, entonces, te daré una muerte rápida.”

“¡¡¡Asagiiii!!!”

La voz de Daniela tembló mientras gritaba. Recé para que Beowulf se mantuviera fiel a su promesa al sonreírle. Entonces cierro los ojos y espero la muerte.

Ahh, al menos mi segunda muerte no implicaría hundirse dentro de esa sensación de calor y frío. No habrá dolor si mi cuerpo fuera aplastado instantáneamente por este pie gigante. Ahora que lo pienso, tuve unos momentos mucho más animados en este mundo que en el anterior.

Fue solitario trabajar solo en una época sin sol.

Fue divertido hablar con Daniela en una época con sol.

Fue duro saludar cada mañana con el cuerpo cansado.

Fue un saludo emocionante cada noche con un cuerpo cansado.

Pero ahora moriría. ¿Qué tan bueno sería si me despertara de nuevo en esa colina cubierta de niebla?

Con tan extravagantes esperanzas en mi pecho, esperé el golpe final.

“O no. Creo que he cambiado de opinión.”

“¿?”

“¿?”

El peso sobre mi pecho se levantó.

“¿Qué...? ¿No vas a matar...?”

“Te lo he dicho, he cambiado de opinión.”

Un cambio de opinión. Ya veo. Bueno, supongo que eso no se pudo evitar entonces.

“¡Bastardo! Quiero mi resolución de vuel...”

“¡¡¡¡Asagii!!!!”

La cara de Daniela estaba llena de lágrimas mientras me abrazaba. No podía ver nada mientras ella me cubría.

“¡Ah, pensé que estabas a punto de morir...! ¡Uuuu....!”

“Daniela...”

Ella había llorado tanto por mí. No pude evitar sentirme feliz. El truco era abrazar a las chicas en momentos como éste. Me digo a mí mismo, pero mi cuerpo no se mueve. El golpe que había sufrido anteriormente seguía siendo un gran daño.

“¿Por qué no me mataste?”

“No diré que eres más fuerte que yo, pero nadie más me ha hecho tanto daño como ustedes dos. Sería un desperdicio matarte.”

Al parecer, Beowulf había nacido dentro de este territorio forestal. En algún momento de su larga vida, había pasado de ser un lobo del bosque a ser un Beowulf. Dijo que conocía la razón de este cambio... Pero a pesar de todo, ni una sola vez en su larga existencia había sufrido tanto como esta noche.

“Ni siquiera cuando luché contra un guiverno. Bueno, son las criaturas más simplistas. El ataque de ustedes fue de lo más sorprendente.”

“Pero esta estrategia podría haber sido concebida por cualquier humano. Hay mucha gente en el mundo que es mucho más fuerte que yo.”

“Puede que sea así. Pero este lugar es todo lo que conozco. Por eso estoy pensando en hacer un viaje para entrenar. Debo buscar a alguien que sea más fuerte que yo.”

Dijo y luego sonrió. De alguna manera, eso lo hizo verse aún más aterrador.

“¿Estás seguro de que no me matarás sólo para conmemorarlo?”

“¿Tanto quieres morir?”

“Si matas a Asagi, te mataré yo. Aunque sea lo último que haga.”

La voz de Daniela resonó en las silenciosas ruinas.

“Me gusta vivir. Quizás he visto suficiente peligro por un día.”

“Hmph.... no sé nada de eso.”

Daniela miró fijamente a Beowulf, pero luego dio un paso atrás cuando le toqué el hombro.

“Bueno, si dices que no vas a matarme, con gusto lo aceptaré. Sería muy inconveniente para Daniela que yo muriera aquí.”

“Eso es verdad.”

Y así terminó la batalla con Beowulf. ...Al menos, eso parecía ser el caso.

“Hahhhh... Estoy aliviado, pero mucho más cansado ahora.”

Miré exhausto al techo. Parecía que el golpe anterior de Beowulf había causado el colapso de partes del techo, dejando que la luz de la luna inundara la habitación. Quizás las nubes se habían separado, porque la luz parecía mucho más brillante ahora.

En ese momento, una tenue luz brilló a través de una fisura en la pared de la esquina de la habitación. ¿Qué fue eso? ¿Había una habitación al otro lado? Me incliné hacia adelante para ver más de cerca. Entonces Daniela levantó la cabeza.

“Asagi.... ¿Qué es...?”

“... Mira hacia allá. Hay una luz...”

“Hmm... sí que la hay.”

Los dos miramos con atención la grieta.

“Ah, yo puedo explicarlo si quieren.”

Quizás Beowulf se sentía considerado, pateó un trozo de pared rota que estaba justo al lado de mi cabeza con su pierna. Siseé con sorpresa. Pensé que iba a morir.

El trozo de pared vuela directo a la fisura y, con un estruendoso choque, lleva la pared al suelo. La luz, una vez tenue, se combina con la luz de la luna cuando brilla sobre nosotros. Mi cuerpo finalmente pudo volver a moverse, así que me levanté para inspeccionar lo que había en el otro lado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario